28 de septiembre de 2022

Murrieta, una clásica historia estadounidense de insurrección antirracista

Pablo Neruda dejó cabalgando hasta hoy a Joaquín Murieta -

Joaquín Murieta, de un Robin Hood mexicano en California al ‘bad hombre’ de Trump, pasando por el Zorro y Batman

El escritor Hsuan L. Hsu analiza el libro Vida y aventuras de Joaquín Murrieta  (1854) de John Rollin Ridge (publicado bajo su nombre Cherokee, Yellow Bird), una de las novelas más influyentes e invisibles en la historia de la literatura estadounidense. 

La Leyenda de Joaquín Murrieta: un Historia de Violencia Racial

Por Hsuan L. Hsu

 9 de julio de 2018

ARTE Y CULTURA / The Paris Review

Como su escurridizo héroe, Vida y aventuras de Joaquín Murrieta  (1854) es difícil de precisar. Tiene la distinción de ser la primera novela publicada en California, la primera novela publicada por un nativo americano y la primera novela estadounidense que presenta un protagonista mexicano. 

Su historia reúne eventos transformadores en la historia de tres naciones, conectando la fiebre del oro de California con el Camino Cherokee de Lágrimas y la Guerra México-Estadounidense. Combina elementos de épica, cuento popular, tragedia de venganza y romance; sin embargo, los historiadores a menudo lo han tratado como un registro de hechos. 

Pin by Cayci M. 02 on ZORRO | The mask of zorro, Disney zorro, The last ship

Ha sido reutilizado y, a veces, plagiado en los EE. UU., México, Europa y América Latina; en publicaciones que van desde la Gaceta de la Policía de California hasta el popular Fulgor y muerte de Joaquín Murieta, obra del poeta chileno Pablo Neruda; y la película de Hollywood de 1998 La máscara del Zorro (en la que el hermano de Joaquín, interpretado por Antonio Banderas, toma la máscara del Zorro). Si bien hoy en día pocos estadounidenses reconocerían el nombre de Joaquín Murieta, la mayoría está familiarizada con figuras como el Zorro y Batman, cuyos creadores se inspiraron en este sensacional relato de justicia por mano propia y violencia justa. 

Paradójicamente, el libro de John Rollin Ridge (publicado bajo su nombre Cherokee, Yellow Bird) se ha convertido en una de las novelas más influyentes e invisibles en la historia de la literatura estadounidense. 

Además de su profunda y amplia influencia cultural, Joaquín Murrieta se distingue por las ambiciones formales y temáticas de Ridge. Formalmente, Ridge estira las convenciones de la novela policíaca sensacionalista para trazar no solo los rápidos y misteriosos movimientos de su protagonista a través de los paisajes escasamente poblados de California, sino también el carácter conflictivo de Murieta y las tensiones ideológicas entre los motivos individuales y colectivos. La idiosincrasia formal de la novela: interpolación de un poema paisajístico; saltando en el espacio y el tiempo; y el cambio entre las perspectivas de Murieta, los personajes menores que componen su organización y los hombres que intentan darle caza, expresan las fricciones sociales en el centro de las preocupaciones de Ridge. 

Por su parte, Joaquín Murrieta aborda algunos de los temas más complejos de la literatura estadounidense: la asimilación cultural, la violencia racista y antirracista, la tensión entre la acción ética y la política y, quizás lo más central, las cuestiones filosóficas sobre la legitimidad del estado y la violencia extralegal. Se encuentra junto a obras como The Confessions of Nat Turner (1831) de Nat Turner y Thomas Gray, «Eulogy on King Philip» (1836) de William Apess, «Benito Cereno» de Herman Melville (1855), The Heroic Slave, Harriet Beecher de Frederick Douglass. Dred: A Tale of the Great Dismal Swamp de Stowe y  Blake ; o The Huts of America (1859) como una clásica historia estadounidense de insurrección antirracista.

El prólogo de los editores a la edición de 1854 inaugura un modelo influyente para leer a Joaquín Murietaal sugerir que la novela refleja “los trágicos eventos” y la “conmoción civil” precipitada por la expulsión de la Nación Cherokee de sus tierras ancestrales por parte del gobierno federal. A raíz de las cuatro mil muertes Cherokee estimadas como resultado del Camino de las Lágrimas, las negociaciones con el gobierno de EE. UU. provocaron un intenso conflicto ideológico entre los Cherokee. El padre de Ridge (John Ridge), el abuelo (Major Ridge) y el primo (Elias Boudinot) eran líderes Cherokee prominentes que creían que la única forma de proteger los derechos de la Nación Cherokee era negociar un tratado con el gobierno federal. Sin la aprobación del Consejo Nacional Cherokee o el Jefe Principal John Ross, firmaron el Tratado de New Echota de 1835, que cedió el territorio de la Nación Cherokee en el sureste y estableció una base para la expulsión forzosa. En 1839, cuando Ridge tenía doce años, un grupo de partidarios de Ross asesinó al padre de Ridge, a su abuelo ya Boudinot por haber firmado el tratado; en los espeluznantes términos del prefacio de los editores, “mientras el cadáver sangrante de su padre aún yacía en la casa, rodeado de su familia llorando, llegó la noticia de que su abuelo, un distinguido jefe de guerra, también había sido asesinado; y, rápido con este informe, que otros de sus parientes cercanos fueron asesinados.” La madre de Ridge (Sarah Bird Northrup, una mujer blanca) huyó con sus hijos a Fayetteville, Arkansas, donde Ridge estudió derecho. En 1849, Ridge mató a un simpatizante de Ross llamado David Kell en una disputa de caballos y huyó del estado. Se mudó a California para unirse a la fiebre del oro en 1850, pero pronto abandonó la minería para trabajar como poeta, periodista y editor de varios periódicos.

En California, Ridge fue testigo de un estado joven atravesado por contradicciones y trastornos sociales. California había sido transferida a los EE. UU. bajo los términos del Tratado de Guadalupe Hidalgo, que concluyó la Guerra México-Estadounidense (1846–1848). El tratado estipulaba que los habitantes mexicanos del territorio podían optar por permanecer en California y recibir la ciudadanía estadounidense, y la mayoría de los habitantes mexicanos de California optaron por permanecer. Sin embargo, la constitución de California restringió los derechos de voto a los hombres blancos (privando así de sus derechos a los mexicanos de ascendencia negra o nativa), y el gobierno federal no respetó los derechos de propiedad de los ex ciudadanos mexicanos. En los mismos años, la fiebre del oro de California condujo a un rápido crecimiento a medida que los mineros de todo el mundo aumentaron la población no nativa de quince mil en 1848 a ciento sesenta y cinco mil en 1850. Por el contrario, esta afluencia de colonos provocó una caída catastrófica en el población nativa del estado. “De 1846 a 1873, las políticas de colonización, los secuestros, las enfermedades, los homicidios, las ejecuciones, las batallas, las masacres, la negligencia institucionalizada en las reservas federales y la destrucción deliberada de las aldeas indígenas y sus tiendas de alimentos parecen haber reducido el número de indígenas de California en al menos un 80 por ciento. , de quizás 150.000 a unos 30.000”, escribe Benjamin Madley en Un genocidio estadounidense: los Estados Unidos y los indios de California

El naciente gobierno estatal se movió rápidamente para legislar la supremacía blanca al imponer leyes racialmente específicas. En 1849, el general Persifor Smith, el gobernador militar estadounidense de California, sancionó el rumor de que era ilegal que los no ciudadanos excavaran oro en el estado.  Además, se retuvieron los derechos de voto, se prohibió que los testigos negros y (posteriormente) chinos testificaran en los tribunales, los nativos americanos acusados ​​de «vagabundeo» fueron sometidos a trabajos forzados y, en 1850, California instituyó un impuesto a los mineros extranjeros que era principalmente ( y a menudo violentamente) aplicadas contra los mineros mexicanos, sudamericanos y eventualmente chinos. (En la novela, Ridge se refiere al último de estos ultrajes cuando describe el robo de un grupo de alemanes por parte de Murieta como «recaudarles impuestos para las licencias de ‘mineros extranjeros’. ”)

Los linchamientos por motivos raciales y otras formas de violencia colectiva, como las que se describen en la novela de Ridge, eran hechos comunes. En 1851, los guerreros nativos Cahuilla y Cupeño realizaron una serie de incursiones en el sur de California antes de que su presunto líder, Antonio Garra, fuera capturado y ejecutado. Los relatos de los periódicos sobre el “levantamiento de Garra”, que informaron que el carismático líder fue ayudado en secreto por californianos, pueden haber informado el relato de Ridge sobre las actividades de Murieta.

CANTO DE JOHN ROLLIN.

Aunque Ridge abogó por los derechos de la Nación Cherokee y los mexicoamericanos en sus escritos, sus ideas sobre la raza y la identidad eran complejas y, a menudo, incoherentes. Ridge no creía en la igualdad de razas. Descendiente de una familia de dueños de esclavos (Ridge había tenido esclavos mientras vivía en Arkansas), se opuso tanto al abolicionismo como a la Guerra Civil. En Joaquín Murieta, describe a los indios de California como cobardes incivilizados y presenta descripciones excitantes de las brutales masacres de mineros chinos pasivos del conocido bandido Three-Fingered Jack. Incluso entre sus personajes de ascendencia mexicana, Ridge distingue entre la nobleza de Murieta (cuya “tez no era ni muy oscura ni muy clara”) y el carácter frecuentemente innoble e indisciplinado de sus seguidores. En sus escritos periodísticos, respaldó la fusión y la asimilación cultural como el mejor camino a seguir para los nativos americanos. Mientras que muchos nativos americanos enfatizaron la importancia de la soberanía y la autodeterminación, Ridge creía que los grupos nativos más «civilizados», como los cherokee, eran dignos de los derechos y privilegios de la ciudadanía estadounidense. También “compartió con muchos euroamericanos la suposición racista de que los matrimonios mixtos entre blancos y nativos eran una condición previa necesaria para ‘civilizar’ a los pueblos indígenas”. Esto puede explicar por qué, en contraste con los indios Tejon, los “mestizos” en Cherokee Flat brindan un apoyo tan efectivo (en forma de torturas y ejecuciones extrajudiciales) al Capitán Ellas en su búsqueda de los hombres de Murieta.

***

Vida y aventuras de Joaquín Murietaes la novelización de Ridge de una serie de relatos periodísticos sensacionalistas sobre bandidos mexicanos que robaron a mineros y viajeros blancos y asiáticos entre 1851 y 1853. El nombre Joaquín Murieta se refiere a uno de los muchos hombres acusados ​​de liderar estas organizaciones de bandidos. Hubo al menos cinco Joaquín que figuraron de manera prominente en los relatos de las incursiones de bandidos mexicanos. En 1853, la legislatura de California autorizó al Capitán Harry Love a organizar un grupo de veinte guardabosques y llevarlos a capturar “la partida o banda de ladrones comandada por los cinco Joaquines, cuyos nombres son Joaquín Muriati, Ocomorenia, Valenzuela, Botellier y Carrillo, y su banda de asociados.” 

Cuando Love y sus guardabosques mataron a varios ladrones de caballos mexicanos en un tiroteo el 25 de julio de ese año, decapitaron a uno de los cadáveres y conservaron la cabeza en alcohol junto con una mano supuestamente perteneciente a Three-Fingered Jack. La cabeza se mostró en todo el estado como la de “Joaquín Murrieta”. 

Si bien Love y sus guardabosques reclamaron seis mil dólares en recompensa por obtener este trofeo, algunos comentaristas cuestionaron su autenticidad. Por ejemplo, una reseña de la novela de Ridge en el Daily California Chronicle de San Frtancisco sugirió que “el libro puede ser una lectura muy entretenida para Joaquín Murrieta, en caso de que lo consiga, pues a pesar de todo lo que se ha dicho y publicado en contrario, tenemos poca fe en su muerte anunciada a manos de Love. Pero para aquellos que sí creyeron en las afirmaciones de Love, la cabeza preservada destacó retroactivamente a Murrieta como el más notorio de los cinco Joaquín y el más célebre de los bandidos mexicanos de California.

CARTEL DE 1853 QUE ANUNCIA LA EXHIBICIÓN DE LA CABEZA DEL BANDOLERO JOAQUÍN MURRIETA.

Tanto por razones estéticas como políticas, la novela de Ridge afirma que la cabeza conservada era de Murrieta e insiste en la responsabilidad individual de su héroe por los crímenes que ocurrieron en todo el estado. Condensando las actividades de grupos de bandidos dispersos en una sola organización dirigida por un hombre de capacidades extraordinarias, Ridge le da al desorden social una forma perceptible y una historia con un principio y un final. 

Al representar a Murieta y Three-Fingered Jack como figuras extraordinarias y míticas, los encaja en convenciones familiares como el joven romántico, el aventurero caballeresco y el asesino sádico. Esta doble representación de los bandidos mexicanos como una combinación de noble héroe (Murieta) y monstruo asesino (Three-Fingered Jack) suscita la simpatía de los lectores por Murieta al mismo tiempo que sugiere la necesidad de métodos vigilantes para reprimir a los bandidos. Lo que comienza como una historia sobre un insurreccional heroico contra la supremacía blanca se convierte en un argumento ambivalente para el despliegue juicioso de la violencia extralegal, una justificación de, como escribe Ridge en la novela, «poder discrecional, tan necesario para ser utilizado en tiempos peligrosos cuando el lento formas de ley… son totalmente inútiles e ineficientes”.

Llena de melodrama, fanfarronería, escapes audaces y violencia gráfica, la novela corta de Ridge (la primera edición, publicada por W. B. Cooke de San Francisco, tenía solo noventa páginas) rastrea la transformación de Murieta de un joven inmigrante mexicano a un legendario bandido e insurreccional. Murieta comienza como un joven “extremadamente guapo y atractivo” que llega a California “despedido por una entusiasta admiración por el carácter estadounidense”. Al igual que el joven Ridge, es desplazado, agredido y obligado a presenciar agresiones a su familia cuando los hombres blancos se saltan su reclamo, violan a su esposa, toman su granja, asesinan a su medio hermano y lo azotan públicamente. 

Después de numerosos intentos de vivir una vida honesta frente a la violencia racial, Murieta se vuelve fuera de la ley, mata a todos los hombres de la mafia que lo asaltaron, y organiza una red estatal de bandidos ayudados en secreto por civiles mexicanos. Un maestro del disfraz, un estratega brillante y un orador elocuente, desarrolla un plan para reclutar y proporcionar una banda de «mil quinientos o dos mil hombres» para una incursión masiva en el sur de California: «para matar a los estadounidenses al por mayor». quemar sus ranchos y huir de sus propiedades de un solo golpe tan rápido que no tendrán tiempo de reunir una fuerza opositora antes de que yo haya terminado el trabajo y encontrado seguridad en las montañas de Sonora”. Su propio sufrimiento a manos de los atacantes blancos representa la difícil situación de todos los mexicanos cuyos derechos quedaron desprotegidos después del Tratado de Guadalupe Hidalgo: “Mis hermanos, entonces seremos vengados por nuestros errores, y un poco, también, por los errores de nuestros país pobre y sangrante. Después de narrar una serie de aventuras, enfrentamientos con los militares, casi accidentes, masacres de chinos e incidentes que ilustran el carácter noble de Murieta, Ridge pasa a un relato de los numerosos esfuerzos para cazar a los bandidos. El resultado de la campaña de Harry Love, en la que la cabeza de Murieta y la mano de Three-Fingered Jack se conservan y exhiben por todo el estado, no habría sido una novedad para muchos de los lectores de la novela del siglo XIX. Lo que hubiera resultado más sorprendente es la interpretación que hace Ridge de la historia: “No hay nada tan peligroso en sus consecuencias como en el que la cabeza de Murieta y la mano de Three-Fingered Jack se conservan y exhiben por todo el estado, no habría sido una novedad para muchos de los lectores de la novela del siglo XIX. Lo que hubiera resultado más sorprendente es la interpretación que hace Ridge de la historia: “No hay nada tan peligroso en sus consecuencias como en el que la cabeza de Murieta y la mano de Three-Fingered Jack se conservan y exhiben por todo el estado, no habría sido una novedad para muchos de los lectores de la novela del siglo XIX. Lo que hubiera resultado más sorprendente es la interpretación que hace Ridge de la historia: “No hay nada tan peligroso en sus consecuencias comoinjusticia hacia las personas , ya sea que surja del prejuicio de color o de cualquier otra fuente… un mal hecho a un hombre es un mal para la sociedad y para el mundo”.

Al igual que los westerns y las narrativas vigilantes a las que influyó, Joaquín Murietapresenta un drama conflictivo sobre la legitimidad de la violencia en un tiempo y lugar donde el estado de derecho no estaba firmemente establecido. En la novela, los conflictos se resuelven mediante el gobierno de la mafia, «trenes» extrajudiciales, leyes injustas, vigilancia policial y linchamientos sumarios en lugar de los tribunales. Bajo tales condiciones caóticas, la justicia depende de la discreción de los justos. Por ejemplo, Murrieta se hace justicia cuando mata a los hombres que lo azotaron, cuando trama venganza por los agravios cometidos contra todos los mexicanos, cuando decide no robarle a un pobre, cuando un joven bien hablado lo convence para salvar a un grupo de cazadores, y cuando devuelve una mujer secuestrada a su madre y prometido. A veces, Ridge presenta las deliberaciones éticas de su héroe, los asesinatos retributivos, la recaudación forzosa de “tributos” de los mineros blancos y chinos, y el gobierno cauteloso de sus seguidores al margen de la ley como una especie de gobierno en la sombra que promulga la visión de justicia de Murieta en ausencia de leyes justas. 

 La creencia de Murieta de que el fin justifica los medios es difícil de distinguir de las tácticas vigilantes de sus perseguidores, quienes torturan y ejecutan a los mexicanos sospechosos de ayudar a los bandidos sin el debido proceso.

En la novela, Murieta se refleja en sus perseguidores más formidables, los capitanes Charles Ellas y Harry Love. Ellas surge como contrapeso a la intensificación de las actividades de los bandidos en 1853. “Sus operaciones eran tan diversas, tan numerosas y rápidas, que no intentaré dar un relato detallado de ellas”, escribe Ridge. Ellas, un «joven de buena apariencia» valiente, activo y honorable, es «considerado naturalmente como un líder» por la población aterrorizada. Sin embargo, al igual que Murieta, Ellas se encuentra dividida entre su carácter “caballero” y las exigencias de su misión. Se basa en la información adquirida a través de la detención arbitraria, la tortura y el asesinato de mexicanos de aspecto sospechoso y (como Murrieta) delega estos métodos a otros:

 “Una duda surgiendo en la mente de algunas personas… en cuanto a si era correcto dar muerte al tipo, Ellas lo dejó a cargo de los dos mestizos Cherokee con el pedido de que dieran una buena cuenta de él”. Las dos litografías incluidas en la primera edición, retratos de Murieta y Love, invitan al lector a comparar al bandolero con el hombre que lo mató. Ridge describe a Love como la contraparte de Murieta, un enérgico y “sigiloso perseguidor” cuyo “cerebro era tan fuerte y claro en medio de los peligros como el del atrevido ladrón contra el que fue enviado, y que poseía una mirada tan rápida y una mano como repentino en la ejecución de un propósito mortal.” 

Si los agentes de violencia discrecional del Estado parecen ayudar a establecer el estado de derecho, también propagan el caos y la inseguridad. Con grupos armados recorriendo el campo, “continuamente se hacían arrestos; tribunales populares establecidos en los bosques, el juez Lynch instalado en el estrado; criminales procesados, juzgados y ejecutados sobre la rama de un árbol; persecuciones, huidas, escaramuzas y una masa de eventos alborotados y alborotados que configuran una narración de desafío”. 

Incluso los presuntos “lugares de refugio y guaridas de los ladrones”, presumiblemente las casas de los no combatientes mexicanos, son sistemáticamente destruidos y quemados por una turba de ciudadanos enojados. Si bien Ridge generalmente usa las técnicas de distanciamiento del eufemismo y la voz pasiva para describir las atrocidades cometidas en nombre de la ley, en un momento interrumpe su narración para ofrecer un comentario irónico sobre la “costumbre” del linchamiento: “¡Bah! es un espectáculo que nunca me gusta ver, aunque he sido civilizado durante muchos años. tribunales populares establecidos en los bosques, el juez Lynch instalado en el estrado; criminales procesados, juzgados y ejecutados sobre la rama de un árbol; persecuciones, huidas, escaramuzas y una masa de eventos alborotados y alborotados que configuran una narración de desafío”. Incluso los presuntos “lugares de refugio y guaridas de los ladrones”, presumiblemente las casas de los no combatientes mexicanos, son sistemáticamente destruidos y quemados por una turba de ciudadanos enojados. Si bien Ridge generalmente usa las técnicas de distanciamiento del eufemismo y la voz pasiva para describir las atrocidades cometidas en nombre de la ley, en un momento interrumpe su narración para ofrecer un comentario irónico sobre la “costumbre” del linchamiento: “¡Bah! es un espectáculo que nunca me gusta ver, aunque he sido civilizado durante muchos años. tribunales populares establecidos en los bosques, el juez Lynch instalado en el estrado; criminales procesados, juzgados y ejecutados sobre la rama de un árbol; persecuciones, huidas, escaramuzas y una masa de eventos alborotados y alborotados que configuran una narración de desafío”. Incluso los presuntos “lugares de refugio y guaridas de los ladrones”, presumiblemente las casas de los no combatientes mexicanos, son sistemáticamente destruidos y quemados por una turba de ciudadanos enojados. 

Si bien Ridge generalmente usa las técnicas de distanciamiento del eufemismo y la voz pasiva para describir las atrocidades cometidas en nombre de la ley, en un momento interrumpe su narración para ofrecer un comentario irónico sobre la “costumbre” del linchamiento:

“¡Bah! es un espectáculo que nunca me gusta ver, aunque he sido civilizado durante muchos años. 

En los últimos sesenta y tantos años desde la reedición de la novela en 1955, los críticos han llegado a interpretar la novela de Ridge de diversas formas como una historia popular de un carismático bandido al estilo de Robin Hood, una protesta apasionada contra la injusticia racial, una justificación problemática de la violencia estatal, una trama velada de las fantasías de venganza personal de Ridge, una alegoría de las tensiones entre la asimilación étnica y la resistencia anticolonial, y una obra fundamental de la literatura nativa americana y californiana. 

Estas lecturas exploran preguntas importantes sobre el significado de la novela: ¿Murrieta representa al cuerpo político mexicano herido y vengativo, o desentraña la identidad del grupo mexicano al adoptar un individualismo elitista? ¿Su habilidad para moverse sin ser detectado por todo California lo empodera, ¿O da licencia al Estado para desplegar poderes extraordinarios de policía? Si la violencia y la falta de autocontrol de Three-Fingered Jack representan la antítesis del carácter noble de Murrieta, ¿qué vamos a hacer con el hecho de que los planes de Murrieta dependen de la brutalidad de Three-Fingered Jack? 

Si Joaquín Murieta alegoriza las injusticias experimentadas por los Cherokee, ¿por qué Ridge representa a los Cherokees torturando a los sospechosos para ayudar a cazar a los bandidos? ¿Evoca la novela la necesidad de una ley imparcial y una “administración pura” (en palabras del poema romántico de Ridge sobre Mount Shasta, incluido en la novela), o aboga por los derechos naturales y la ética individualista en oposición a la doctrina legal? ¿Representa Ridge a las mujeres como objetos y premios por los que luchan los hombres, o su representación del asesinato sigiloso de un bandido abusivo por parte de la esposa del bandido representa a una mujer que heroicamente hace justicia por sus propias manos?

Los críticos también han rastreado las diversas influencias de Joaquín Murieta a través de géneros, medios y fronteras nacionales. La intención de Ridge de “contribuir con mi óbolo a los materiales con los que algún día se compondrá la historia temprana de California” finalmente se hizo realidad cuando los historiadores, muchos de ellos influenciados por la Historia de California de Hubert Howe Bancroft (1882) , citaron su narrativa ficticia como un expediente de hechos. Aunque la novela no fue ampliamente reseñada en su publicación en 1854, la Gaceta de la Policía de California publicó una versión plagiada en 1859 con el título La vida de Joaquín Murieta, el jefe de bandidos de California.

Esta versión, que demonizaba a Murieta al omitir algunas de las explicaciones psicológicas y legales de Ridge sobre los motivos de Murieta, fue un éxito popular y se convirtió en la fuente de numerosas novelas de diez centavos, como Joaquin the Saddle King: A Romance of Murieta’s First Fight (1881) y The Pirata de los Placeres; o, La caza de la muerte de Joaquín (1882). 

En 1871, una “Tercera Edición” póstuma de  Vida y aventuras de Joaquín Murieta, revisado y ampliado por Ridge, fue publicado por Frederick MacCrellish; en su prefacio, Ridge afirma que su intención es corregir las tergiversaciones propagadas por estas versiones derivadas, a las que se refiere como “la obra espuria, con sus crudas interpolaciones, adiciones ficticias y distorsiones imperfectamente disimuladas de la fraseología del autor”). Publicado durante la Gran Depresión y adaptada como película por MGM en 1936, The Robin Hood of El Dorado (1932) de Walter Noble Burns ayudó a revivir la interpretación de Ridge de Murieta como un héroe que lucha por los pobres y los oprimidos. Este resurgimiento del interés en Murieta dio lugar a ambas manifestaciones populares, como una adaptación del cómic Western True Crime de 1949 y la película de George Sherman Murieta.(Pro Artis Ibérica, 1965), y la influyente edición de la University of Oklahoma Press de Joaquín Murieta , publicada en 1955.

La novela de Ridge también ha sido profundamente influyente como una representación inequívoca de la resistencia anticolonial y el resurgimiento del nacionalismo cultural en los mexicano-estadounidenses, mexicanos, y literatura y cultura sudamericana. La balada popular “El Corrido de Joaquín Murrieta”, por ejemplo, describe al jefe de los bandidos como un intrépido ejecutor de la ley superior que aparece en los salones “castigando a los anglosajones” mientras es injustamente condenado por las “leyes injustas” del estado:

 “ Ay, que leyes tan injustas / fue llamarme bandolero ”. 

En textos como la novela de Ireneo Paz Vida y aventuras del más célebre bandido sonorense, Joaquín Murrieta [ Life and Adventures of the Most Celebrate Sonoran Bandit, Joaquín Murrieta], publicado en la Ciudad de México en 1904; el poema “Yo Soy Joaquín” (1967), del activista y poeta chicano Rodolfo “Corky” Gonzáles; y la obra de Pablo Neruda de 1967 sobre él, Murieta surge como un héroe popular que se opone al racismo y el colonialismo estadounidenses. El poema de Gonzáles, que conecta a Murieta con otras figuras revolucionarias de la historia mexicana y chicanx, convirtió al bandolero en un ícono del movimiento chicano contra el imperialismo económico y cultural en la década de 1960:

“Nuestro arte, nuestra literatura, nuestra música, ignoraron / entonces se fueron las cosas reales de valor / y se aferraron a su propia destrucción / por su codicia y avaricia. / Pasaron por alto esa fuente purificadora de / naturaleza y hermandad / que es Joaquín”.

Los autores que han reescrito Joaquín Murrieta de Ridge con fines comerciales y políticos con frecuencia han simplificado la empatía interracial y las complejidades políticas de la novela. El trasfondo histórico del Tratado de Guadalupe Hidalgo y el desplazamiento y privación de derechos de muchos californianos queda completamente extirpado en las manifestaciones más populares de la leyenda de Murrieta. Mientras que Zorro, presentado por primera vez en The Curse of Capistrano de Johnston McCulley (1919)—hace eco del carácter romántico y caballeresco de Murrieta y sus métodos vigilantes, el escenario anterior a 1846 de las historias del Zorro convierte a los gobernantes mexicanos, en lugar de a los estadounidenses, en agentes de la injusticia. Bob Kane, el creador de Batman, reconoce al Zorro como una influencia importante en la personalidad de vigilante de Batman, pero los cómics de Batman transforman al vigilante enmascarado en un miembro de la élite blanca adinerada. Mientras que Zorro y Batman se enfocan en reparar las injusticias individuales, Ridge enfatiza la red de compañeros forajidos de Joaquín y su esfuerzo por vengar las injusticias raciales de Estados Unidos hacia todos los mexicanos. En esta trayectoria de héroes vigilantes populares, el Murrieta de Ridge se vuelve cada vez más rico, blanco y aislado del contexto social del racismo antimexicano.

El hecho de que las semillas de interpretaciones y reescrituras tan diversas (y a menudo contradictorias) estén contenidas en la breve novela llena de acción de Ridge atestigua tanto las capacidades de Ridge como escritor como su ambivalencia política como escritor de ascendencia cherokee que abogó tanto por los californianos privados de sus derechos como por “los imparciales”. La novela socava continuamente la sugerencia de Ridge de que la «administración pura» del gobierno estatal podría poner fin a la » injusticia hacia las personas «.” y “prejuicio de color”: si Mount Shasta simboliza el estado de derecho imparcial en el poema de Ridge dentro de la novela, nos enteramos en la página siguiente que los forajidos de Murrieta se escondieron “en las escarpadas fortalezas” de la montaña. La novela concluye con la grotesca exhibición en California de la cabeza cortada de Murrieta y la mano cortada de Three-Fingered Jack, una exhibición destinada a aterrorizar a los posibles forajidos mientras se publicita el monopolio estatal de la violencia. Aunque la novela de Ridge no resultó en el establecimiento de leyes imparciales, las historias sensacionalistas sobre bandidos mexicanos sin duda contribuyeron a la justificación de los poderes policiales en California. A un año del libro Joaquín Murrieta, California aprobó la Ley contra la Vagancia, comúnmente conocida como la «Ley Greaser», que apuntaba a «todas las personas que comúnmente se conocen como ‘Greasers’ o el tema de la sangre española e indígena… y que van armados y no están personas pacíficas y tranquilas.”

Joaquín Murrieta no es solo una narrativa fundacional del estado de California, sigue siendo una novela vital hoy en día, ya que la discriminación racial, las deportaciones, la criminalización, la violencia policial y el despojo racializado continúan devastando a las comunidades estadounidenses a pesar de las leyes supuestamente «ciegas al color». El comprensivo relato de Ridge sobre la formación de Murrieta por medio de leyes injustas y violencia racial ofrece una réplica vigorizante a las tasas de encarcelamiento desproporcionadas desde el punto de vista racial, la naturaleza sistémica de la brutalidad policial contra los negros y la militarización intensificada de la frontera entre Estados Unidos y México alimentada por estereotipos raciales como el del presidente Trump de “bad hombres”. Tanto a través de su retrato matizado psicológicamente de Murieta como de los paralelismos que presenta entre él y los hombres autorizados para hacer cumplir la ley, la novela de Ridge invita a los lectores a reconsiderar EE.UU.

Hsuan L. Hsu es profesor de inglés en la Universidad de California, Davis. Es el autor de Sentado en la oscuridad: Asia de Mark Twain y Racialización y geografía comparadas y la producción del espacio en la literatura estadounidense del siglo XIX.

SOBRE EL AUTOR

John Rollin Ridge  (1827-1867), también conocido como Yellow Bird, nació en Georgia de padre cherokee, quien fue asesinado por un líder cherokee por haber apoyado el tratado que condujo al Camino de las Lágrimas. Después de matar a un hombre que le había robado su caballo, Ridge huyó a California, donde se identificó con los mexicoamericanos que habían sido desplazados de sus tierras por los colonos blancos. Escribió para el  San Francisco Herald, entre otras publicaciones, y fue el primer editor del  Sacramento Bee.  Su única novela,  Vida y aventuras de Joaquín Murieta,  se publicó en 1854.

Te pueden interesar