4 de julio de 2022

Un operador ligado a Durazo se suma al búnker de Adán Augusto y crece la tensión con Ebrard

Se trata de Jesús Valencia. Se aceleran los preparativos rumbo a la contienda por la sucesión. Recuerdos de una traición de Valencia en CDMX.

por La Política Online

Entre algunos empresarios circula la idea que la nueva dicotomía en el rumbo sucesorio se cristaliza entre Claudia Sheinbaum (incondicional de la 4T) y Adán Augusto López Hernández (moderación). Bajo esta  lógica, el secretario de Gobernación buscaría desplazar al canciller Marcelo Ebrard como opción de «centro». Una creencia cimentada a partir de ciertos datos que dan cuenta de la prominencia que ha ganado el ex gobernador tabasqueño.

El último episodio es la incorporación de un hombre de Alfonso Durazo, su ex jefe de asesores Jesús Valencia Guzmán, al equipo de operadores de Adán Augusto. Valencia asume un cargo en Diconsa pero, al interior de Bucareli, domina la tesis de que en realidad será el operador de una eventual candidatura presidencial de Adán Augusto en los estados del noroeste. 

Adán Agusto promovió la consulta de revocación por 7 estados - El Sol de  México | Noticias, Deportes, Gossip, Columnas
Alfonso Durazo y Adán Augusto

En esas geografías el tabasqueño no tiene grandes aliados entre los gobernadores, salvo en el caso de Baja California Sur, donde Víctor Manuel Castro no destaca por su hiperactividad, ni mucho menos. Y hablamos de la circunscripción que coordinó justamente Ebrard en 2018.

Ebrard, Mancera y Valencia. La traición

El movimiento está empapado además de un elemento vibrante que es la enemistad de Valencia con Ebrard. El canciller lo tuvo como funcionario en su sexenio capitalino y lo promovió como delegado de Iztapalapa. Según la narración del búnker de Ebrard,  al llegar Miguel Ángel Mancera a la jefatura de CDMX en 2012, Valencia habría sido de los primeros en facilitar información al nuevo alcalde para que este encare su persecución contra Ebrard. «Es un traidor», sentencian los ebrardistas.

Valencia era el operador más rutilante de Durazo, su nexo con los alcaldes estatales, con la estructura de Morena en Sonora y con el legislativo local. Salió de su cargo en medio de una pelea con el jefe de la oficina del gobernador, Rodolfo Castro.