24 de abril de 2024

¡España es campeona de la Copa Mundial Femenil 2023!

España es campeona de la Copa Mundial Femenil Australia-Nueva Zelanda 2023 y consiguen la primera estrella en su historia

Las españolas consiguen su primer título del mundo y se alzan como las nuevas monarcas del futbol mundial tras un intenso partido que no dejó respirar a nadie.

El partido comenzó muy intenso, ambas escuadras buscaron el gol desde el primer minuto. Durante el inicio del encuentro las Leonas lucían más peligrosas que las ibéricas.

Al minuto 16, las inglesas organizaron una muy buena jugada ofensiva, sin embargo, para su mala suerte, el esférico impactó en el travesaño y después controló fácilmente la defensa española.

Al minuto 28, Lucy Bronze perdió la pelota en medio campo y las españolas armaron una gran jugada. Mariona Caldentey le dejó el esférico a Olga Carmona que entró sola en el área y definió raso para poner el 1 a 0 en favor de España.

Aunque las inglesas intentaron, España poco a poco tomó control del encuentro durante la primera mitad y se fueron con ventaja al medio tiempo.

SEGUNDO TIEMPO DEL MUNDIAL FEMENIL

Para la segunda parte, las inglesas intentaron ir hacia el frente pero España aprovechó los espacios que dejaron las rivales y el partido tuvo llegadas de ambos lados.

Al minuto 64 existió una mano dentro del área de Walsh y Jenni Hermoso tuvo la ventaja en sus pies con un penal, pero no pudo anotar el gol y Earps adivinó el penal para mantener a su equipo en el partido.

Pese al ímpetu inglés, España supo mantener un orden defensivo y aún tras los trece minutos que se agregaron, la furia roja fue sólida y se quedaron con el título mundial.

La selección española hace historia y se consagra campeona del mundo sub-17, sub-20 y mayor, uniéndose a Japón como las dos únicas en conseguirlo, Además, logran ser el segundo país después de Alemania en ser campeón en rama femenil y varonil mayor.

PREMIOS INDIVIDUALES

Mejor Jugadora Joven: Salma Paralluelo (España)

Guante de oro: Mary Earps (Inglaterra)

Balón de oro: Aitana Bonmatí (España)

Bota de oro: Hinata Miyazawa – 5 goles (Japón)

El título, fruto del trabajo de muchas generaciones

La hazaña de la selección femenina en el Mundial de Futbol de Australia y Nueva Zelanda ya es historia. Las jugadoras son las campeonas del mundo tras vencer este domingo la final contra Inglaterra 1-0, con gol de Olga Carmona.

España ya tiene su ansiada estrella, un premio fruto del trabajo de muchas generaciones de futbolistas, y Aitana Bonmatí se coronó como la mejor jugadora del campeonato. Salma Paralluelo recibió el premio a la mejor futbolista joven y Olga Carmona, por su parte, fue la mejor de la final.

A 18.000 kilómetros del Accor Stadium de Sydney, el partido sumó a millones de personas frente a sus televisores o en diferentes pantallas colocadas en ciudades como Barcelona, A Coruña, Madrid —con 7.000 entradas agotadas en el Wizink Center—, Cádiz o Zaragoza. Entre los espectadores, muchas niñas pequeñas que crecerán queriendo ser como Cata Coll, Olga Carmona, Salma Paralluelo o Alexia Putellas.

Ambiente en el Pabellón Siglo XXI en Zaragoza para seguir la final del Mundial de Fútbol EFE/ Javier Belver
Seguidores de la selección española congregados en Móstoles para seguir la final del Mundial

Solo 24 horas antes de la final, la futbolista española Irene Paredes recordó que ella y casi todas sus compañeras en la selección han crecido pensando que el fútbol era un lugar que no les “pertenecía”, con “pegas”, peores horarios y entrenadores poco preparados. “Si sirve para que vean que este lugar también es nuestro, que se puede jugar la final de un Mundial, que somos sus referentes… eso también es historia y nos hace verdaderamente felices”, dijo en rueda de prensa.

La celebración vio empañada cuando Luis Rubiales, presidente de la Federación de Futbol, besó a la jugadora Jennifer Hermoso cogiéndole la cara con las manos tras abrazarla. Las ministras en funciones de Igualdad, Irene Montero, y de Derechos Sociales y Agenda 2023, Ione Belarra, se sumaron a las críticas por el beso “sin consentimiento” y lo han tachado de “violencia sexual”. Posteriormente, en unas declaraciones facilitadas por la propia Federación Española de Fútbol a EFE, la jugadora aseguró que fue “un gesto mutuo espontáneo por la alegría inmensa de ganar un Mundial” y pidió que no se le “den más vueltas”.

La cuantía otorgada a la selección vencedora de la Copa del Mundo ha aumentado, pero seguirá siendo mucho más reducida que la de la competición masculina. La FIFA anunció que los premios del Mundial femenino acumularán 150 millones de dólares, en un claro incremento desde los 30 millones de la edición de 2019, aunque todavía lejos de los 440 millones de dólares repartidos entre las selecciones masculinas en Qatar el año pasado. Según la organización, ambas cifras deberían estar al mismo nivel para los mundiales de 2026 y 2027 respectivamente.

El reto: que la pelea siga el día después

El reto ahora, como decía Paloma del Río en una entrevista en elDiario.es, es el día después. “Después de la foto quiero ver cuántos siguen peleando el día a día, que es lo complicado. Cuando se apaguen los focos y vuelva la liga. Me gustaría que esto continuara y que no haya que estar permanentemente peleando”, manifestó la periodista sobre el futuro del deporte. En su opinión, sería inaudito que no se aprovechara esta corriente para que el futbol femenino “tenga la dignidad, la tendencia, el patrocinio que merece después del éxito que ha tenido”.

La primera vez que la selección femenina participó en un Mundial fue en 2015. Entonces fue todo un logro. “En solo ocho años hemos visto el crecimiento del futbol femenino. Es muy emocionante todo lo que hemos pasado y luchado por llegar hasta aquí”, recordó en TVE la futbolista Marta Corredera la semana pasada. 

Para Paloma del Río, el crecimiento desde entonces “ha sido brutal” pero “todo parte de la base, que en este momento son los clubes, con todos los problemas que tienen”. “Es inasumible que en un mismo club el equipo masculino viaje en avión y el femenino en autobús, como pasa en ocasiones. Me refiero a equidad en las condiciones con respecto a su categoría masculina: salarios más adecuados, condiciones de entrenamiento, equipamiento, alimentación… No puede ser que el equipo masculino entrene a primera hora de la tarde y el femenino a última hora, con un frío que pela. No puede ser si hablamos de una liga femenina profesional”, reclamó en la entrevista con elDiario.es.

.