23 de mayo de 2024

AMLO afirma que los grupos criminales ‘respetan a la ciudadanía’

La afirmación está en desacuerdo con la realidad de millones de mexicanos que viven en áreas dominadas por los cárteles de la droga, los que exigen pagos por protección a los residentes locales y los matan o secuestran si se niegan a pagar

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El presidente de México dijo el jueves que las violentas bandas criminales y los cárteles de la droga del país son esencialmente “gente respetuosa” que “respetan a la ciudadanía” y en su mayoría simplemente se matan entre sí.

Las afirmaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador están claramente en desacuerdo con la realidad de millones de mexicanos que viven en áreas dominadas por los cárteles de la droga. Los cárteles exigen habitualmente pagos por protección a los residentes locales y los matan o secuestran si se niegan a pagar.

Un periodista le preguntó a López Obrador si los cárteles de la droga se comportaban bien cuando visitó el municipio de Badiraguato, Sinaloa, la ciudad natal del narcotraficante encarcelado Joaquín “El Chapo” Guzmán, que ha visitado polémicamente como presidente alrededor de media docena de veces.

«¡Siempre!» López Obrador respondió y agregó que “a veces nos encontramos con personas extrañas, pero respetuosas”.

Continuando con el tema de los cárteles de la droga en su rueda de prensa matutina, López Obrador dijo: “Hay algo que la gente debería saber”.

“Afortunadamente los ataques que ocurren en este país generalmente ocurren entre grupos (criminales)”, dijo el presidente. “Respetan a la ciudadanía”.

López Obrador se ha negado durante mucho tiempo a confrontar directamente a los cárteles, quienes, según él, se vieron obligados a cometer actos criminales por falta de oportunidades. Su estrategia “Abrazos, no balas” ofrece programas de capacitación laboral para jóvenes para que no se conviertan en pistoleros de los cárteles.

En el pasado, también pareció normalizar la presencia de las pandillas, alentando a los mexicanos a negociar pactos de paz entre los cárteles.

Pero decir que los cárteles no atacan a los ciudadanos comunes lleva la cuestión a un nuevo nivel. Expertos y activistas de derechos humanos dicen que miles de mexicanos se han visto obligados a abandonar sus hogares por la violencia de los cárteles y la extorsión, y miles de empresarios, conductores de taxis y autobuses han sido asesinados por rechazar demandas de extorsión.

Las tumbas clandestinas en todo México están llenas de cuerpos de víctimas de los cárteles de la droga.

Las declaraciones del jueves de López Obrador se producen una semana después de que dijera que no luchará contra los cárteles de la droga mexicanos por orden de Estados Unidos . En lo que el presidente llamó una política de “México Primero”, dijo: “No vamos a actuar como policías de ningún gobierno extranjero. México Primero. Nuestro hogar es lo primero”.

A lo largo de los años, López Obrador ha presentado varias justificaciones para su política de evitar enfrentamientos con los cárteles. En el pasado ha dicho que “no se puede combatir la violencia con violencia” y en otras ocasiones ha argumentado que el gobierno tiene que abordar “las causas” de la violencia de los cárteles de la droga, atribuyéndolas a la pobreza o la falta de oportunidades.

López Obrador también ha alentado a los líderes de la iglesia católica a intentar negociar pactos de paz entre bandas en conflicto.

Al explicar por qué ordenó al ejército que no atacara a los pistoleros de los cárteles, dijo en 2022 que “también nos ocupamos de las vidas de los pandilleros, son seres humanos”.

En ocasiones también ha parecido no tomar en serio el tema de la violencia. En junio de 2023, dijo de una banda de narcotraficantes que había secuestrado a 14 agentes de policía: “Voy a contárselo a sus padres y a sus abuelos”, sugiriendo que deberían recibir una buena paliza.

Cuando se les preguntó sobre esos comentarios en ese momento, los residentes de un pueblo en el estado de Michoacán, en el oeste de México, que han vivido bajo el control de los carteles de la droga durante años, reaccionaron con disgusto e incredulidad.

“Se está burlando de nosotros”, dijo el propietario de un restaurante, que pidió permanecer en el anonimato porque él, como casi todos los demás en la ciudad, se ha visto obligado durante mucho tiempo a pagar dinero por protección al cártel local.

López Obrador también ha visitado el municipio de Badiraguato en el estado de Sinaloa al menos media docena de veces y se ha comprometido a hacerlo nuevamente antes de dejar el cargo en septiembre.

También es una postura relacionada con el nacionalismo espinoso y la independencia. Cuando se le preguntó en noviembre por qué había visitado tantas veces el municipio rural escasamente poblado, López Obrador citó una frase de una vieja y desafiante canción de borracheras, “porque quiero”.

El presidente también impuso límites estrictos a los agentes estadounidenses que operan en México y limitó el contacto que las autoridades mexicanas pueden tener con ellos.

.