23 de septiembre de 2021

Más de medio siglo después, la memoria de tres pueblos inundados sigue viva

tumbas e iglesia

Batuc fue un pueblo fundado por los jesuitas en 1629, y que desapareció en 1964 por la inundación provocada con la construcción de la presa del «El Novillo». Suaqui y Tepupa fueron los otros dos pueblos que también desaparecieron.

Por Murphy Woodhouse

MY FATHER JUAN ARNULFO IN BATUC SONORA, HE BUILT THIS AERO… | Flickr

Batuc fue un pueblo fundado por los jesuitas en 1629, y que desapareció en 1964 por la inundación provocada con la construcción de la presa del «El Novillo». Suaqui y Tepupa fueron los otros dos pueblos que también desaparecieron.

Haciendo honor a vestigios de nuestro pasado, presentamos las ruinas de la iglesia de Batuc que aun prevalecen y es testigo de lo que en ocasiones genera el desarrollo económico, cada vez mas frecuente, que amenaza tradiciones y costumbres de nuestros antepasados.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

El antiguo Templo de Batuc es una construcción del siglo XVII en Sonora, que aún se mantiene en pie.

La Iglesia de San Francisco Javier de Batuc pasa gran parte del año sumergida mayoritariamente en las aguas del embalse El Novillo en la zona rural y central de Sonora.

Sin embargo, en febrero, las ruinas de casi tres siglos de antigüedad se alzan sobre la línea de flotación, dando una vista impresionante a los visitantes que van al lugar cuando la presa tiene poca agua

“Aquí estamos, al borde de lo que fue el casco antiguo de Batuc”, dijo Ramón Ruibal mientras la lancha se acercaba a la orilla. «Solo se pueden ver las ruinas, y lo único que queda es la iglesia, el cementerio y la parte de la plaza del pueblo construida de hormigón».

Ruibal, un residente del cercano pueblo de San Pedro de la Cueva, dijo que su bisabuelo, junto con varios otros residentes de Batuc, todavía está enterrado allí.

Nos bajamos del bote y caminamos hacia la iglesia, donde lo seguí por los escalones hasta el coro del segundo piso. Y luego, muy lentamente, con mucho cuidado, subió la escalera desmoronada y expuesta a la torre nunca terminada que domina la ciudad.

“Se pueden ver los cimientos donde estaban las casas, las calles aún están trazadas”, dijo desde lo alto. «Allí, en la distancia, podemos ver el cementerio».

Era como un boceto de un plano de la vida real.

El precio del progreso

Batuc fue solo una de las tres ciudades arrasadas por la Plutarco Elias Calles, o presa El Novillo. Los restos de Tepupa y Suaqui también están cerca. Los tres fueron fundados originalmente a principios del siglo XVII por misioneros jesuitas en tierras ocupadas durante mucho tiempo por los Opata y otros pueblos indígenas.

De 1958 a 1964, la empresa de energía de México supervisó la construcción del proyecto, que fue parte de un esfuerzo nacional para la transición de una economía agrícola a la modernidad industrial. En opinión del gobierno, el desplazamiento fue el precio difícil pero necesario de esa transición. Ruval y otros antiguos residentes y sus descendientes comparten esa opinión. Otros están menos seguros.

“Cuando realmente hablas con los impactados, te das cuenta de lo difícil que fue esa etapa del desplazamiento”, dijo Suzette Celaya, autora de un libro sobre el evento. “Y cómo el gobierno fue insensible, no sé si la palabra es insensible. Simplemente no manejaron adecuadamente esta tarea tan difícil, de trasladar a 3.000 habitantes ”.

Murphy Woodhouse / KJZZ

Una vez que vuelvan las lluvias monzónicas, la Iglesia de San Francisco Javier de Batuc volverá a hundirse por debajo de la línea de flotación.

Los grandes terratenientes y otros residentes adinerados salieron bastante bien con el plan de compensación. Muchos otros recibieron muy poco, o nada en absoluto, para reiniciar sus vidas en lugares desconocidos, según Celaya.

“Los que no tenían casa ni tierra, no les dieron nada”, dijo Graciano Encinas Núñez, un ex residente de Batuc de 80 años que ahora vive en San Pedro. «Yo era uno de esos.»

“Rompió la dinámica social productiva de los lugares”, dijo Celaya, ahora estudiante de doctorado en el Colegio de Sonora, sobre las contundentes estrategias de desplazamiento y compensación.

A medida que llegaban las aguas, a veces se convertía en una situación de todos contra todos. Décadas más tarde, Encinas Núñez todavía siente que los beneficios superaron los costos, apuntando a la generación de energía y la industria pesquera que floreció en San Pedro. Pero cree que es importante recordar esos costos y quién los asumió.

“Son sacrificios de la gente, los que vivimos allí”, dijo. “Sacrificios por el progreso”.

Manteniendo viva la historia

En el extremo norte del embalse en San Pedro, artistas jóvenes han convertido un muro de 100 pies de largo y 6 pies de alto en un vibrante monumento a los tres pueblos.

Puede ver la iglesia en su gloria original, así como familias desamparadas que transportan sus posesiones mundanas lejos de las aguas crecientes.

“Es parte de nuestra ciudad”, dijo Rebecca García Figueroa, de 17 años, sobre la historia que se muestra en el mural. Sus abuelos estaban entre los desplazados en Batuc y cree que es una buena manera de asegurarse de que la historia no se pierda ni se olvide.

Pueblos sonorenses hundidos
Jóvenes residentes de San Pedro de la Cueva pintan un mural que conmemora la historia de los tres pueblos hundidos.

Algunos de sus compañeros no estaban tan versados ​​en la historia, y ese es exactamente el objetivo del proyecto, según la organizadora Maria Tarazon, cuyo padre también fue desplazado.

“Este proyecto es muy importante. Hay jóvenes aquí que quizás no conocen toda la historia ”, dijo. Pero también hay residentes adultos, así como turistas, que también podrían aprender mucho.

No todo estaba perdido

Quizás el esfuerzo de preservación histórica más impresionante fue el rescate de la fachada de la iglesia Batuc. Antes de que llegaran las aguas de la inundación, fue cuidadosamente desarmado pieza por pieza y luego reconstruido en el parque Plaza de los Tres Pueblos en Hermosillo.

El ambicioso esfuerzo fue encabezado por el destacado arquitecto de Hermosillo Gustavo Aguilar Beltrán, quien murió en marzo dos meses antes de cumplir 101 años.

tres pueblos - Hermosillo, Sonora

Juan Encinas Blanco se alza bajo el arco de la fachada de la Iglesia de San Francisco Javier de Batuc. En la década de 1960, fue desmontado antes de que llegaran las aguas de la inundación y reconstruido en el Parque Plaza de Tres Pueblos en Hermosillo.

“La iglesia en Batuc era muy especial, porque las iglesias en otros pueblos de Sonora estaban hechas de paredes de adobe y techos de madera”, dijo. «Este era el único que estaba hecho de roca, de piedra de cantera».

La mayor parte del trabajo se realizó entre 1744 y 1767, bajo la dirección del padre jesuita Alejandro Rapicani, según Encinas.

“Muchos historiadores consideran que es la mejor construida y la más hermosa” de las iglesias de la era misionera de Sonora, dijo.

Encinas, que nació en Batuc, espera que se pueda hacer más para proteger la iglesia que queda atrás. Algunas personas se llevan pedazos de la iglesia y el vandalismo ha sido un problema, dijo.

“Estos pueblos existieron, su gente vivió allí durante tres siglos, casi cuatro siglos desde su fundación”, dijo. «Su historia no se puede olvidar».

Tumbas desmoronadas, nombres que se desvanecen

A varios cientos de metros de las ruinas de la iglesia, en el viejo Batuc, Ruibal y yo buscábamos entre las lápidas el apellido de su familia.

“Mi bisabuelo está en uno de estos”, dijo. «Pero no recuerdo cuál».

Además del desafío, estaba la delgada película que cubría las lápidas después de años bajo el agua. Alguna información aún era legible.

“Dolores López, murió …”, leyó Ruibal en una lápida, pero no pudo distinguir la fecha.

Dijo que tendría que llevar un cepillo de alambre a las lápidas para avanzar, pero eso tendría que esperar otro día. Nos dimos por vencidos y regresamos a la lancha que nos esperaba.

Te pueden interesar