26 de octubre de 2021

La última columna del periodista Manuel Mejido

Entrevista || Manuel Mejido, andanzas de un viejo periodista - Indice  Político | Noticias México, Opinión, Internacional

La noche del viernes 17 de septiembre falleció a los 89 años el periodista Manuel Mejido Tejón, cuya trayectoria él mismo resumía así:

Estudié la carrera de químico metalúrgico, pero mi verdadera vocación fue el periodismo. Me inicié en un semanario de toros, deportes y espectáculos. Después, me convertí en amigo y colaborador del periodista Carlos Denegri, con quien compartí 2 viajes por el mundo y los mejores años de Excélsior. Fui subdirector de El Universal. En mis 68 años de carrera, he trabajado para radio, televisión y cine, siempre haciendo periodismo. Tuve la oportunidad de estar en grandes momentos del siglo XX y entrevistar a personajes que ahora son historia. Desde hace más de 25 años colaboro en la Organización Editorial Mexicana.

Hoy salió publicada su última columna de opinión:

AMLO falló al invitar a Díaz Canel

por Manuel Mejido

Gran escándalo causó la visita a México del presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, un títere más de la dictadura castrista que, tras la muerte de Fidel en 2016, ya nadie sabe quién lo maneja.

Resulta increíble que, por un lado, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidiera al gobierno estadounidense de Joe Biden, levantar el embargo económico que pesa sobre la isla y que, por otro, ignorara la represión que aún priva sobre el pueblo cubano.

Las protestas de julio pasado, son una clara muestra de que la democracia y libertad en Cuba son aún inexistentes, porque en cuanto aparecieron las primeras imágenes en las (benditas) redes sociales, el gobierno de Díaz Canel ordenó cortar toda señal con el exterior.

Al día siguiente, las denuncias de desaparecidos aumentaban a cada minuto y, como era de esperarse, el gobierno cubano guardo silencio, omitió cualquier declaración. Esa es la forma en que han mantenido la dictadura militar, fingiendo que no pasa nada.

Aunque no tuve la oportunidad de estar el día en que Fidel Castro concretó el golpe de Estado, llegué a la isla un par de días después, por lo que pude presenciar la imposición de la que, con el paso de los días, sería la peor dictadura.

Ese día, vi a un extranjero, de nombre Ernesto Guevara y apodado “el Che”, ordenar matar a los opositores cubanos, ante la súplica de decenas de madres que le rogaban al argentino un poco de piedad en una patria que no era la suya.

Ese es uno de los peores recuerdos que conservo en mi carrera como periodista, porque en el estadio donde se llevaban a cabo los asesinatos, se mezclaba un olor a sudor, lágrimas y el del puro que fumaba “el Che”, que resultaba tan repugnante como inhumano.

En repetidas ocasiones volví a la isla y poco o nada había cambiado la situación, hasta allá por principios del siglo XXI, cuando unos amigos regresaron asombrados porque predominaba una especie de “consumismo-contrabando” (porque todo estaba prohibido pero todo se puede conseguir), en donde el pueblo vivía en la miseria mientras los turistas se gozaban de todos los lujos.

Con el retiro de Fidel y el encargo que le dejó a su hermano Raúl, se pensó que habría más apertura, que implementaría una nueva forma de gobierno, sin embargo nada de eso ocurrió porque la pobreza se agravó ante la ausencia del ideólogo de esa revolución.

Después, con el retiro de Raúl Castro y el arribo de Díaz Canel, fue todo aún peor.

MI PRIMER ACERCAMIENTO CON AMLO

Aunque el nombre de Andrés Manuel López Obrador lo escuché en varias ocasiones, por amigos en común quienes veían en él a un ideólogo, tuve un primer contacto telefónico con el tabasqueño la tarde del 5 de febrero de 1996 para el noticiario que yo conducía en ABC Radio.

Ese día, junto a un grupo de seguidores, AMLO bloqueaba el acceso a los pozos petroleros en Guatacala, Tabasco, hasta donde llegaron militares con la orden de desintegrar la manifestación, en la trifulca, le dieron un macanazo que le abrió la frente al ahora Presidente de la República.

En ese entonces Andrés Manuel peleaba contra el fraude electoral que le robó la gubernatura y los bloqueos eran para exigir justicia. Fue Auldarico Hernández, en aquellos días senador por el PRD, quien aprovechó su fuero y rescató a López Obrador.

Esa tarde, presencié el nacimiento de un luchador social, con arraigo popular y con una ideología a favor del pueblo. Con esa formación política, el Primer Mandatario debe reconocer que, a pesar de todo el daño que hizo el PRI al país, de las represiones y abusos cometidos durante su dictadura de más de 70 años, venció al sistema y llegó al poder.

En cambio en Cuba, jamás habría podido acceder al palacio de gobierno porque los opositores son más que reprimidos, desaparecidos, asesinados, encarcelados o aplastados por un régimen que, obsoleto y añejo, pero aún tiene el control de todo, por ello aún no ha sido derrotado.

México debe ser reconocido como una nación que transitó del centro a la derecha y de derecha a la izquierda, sin derramar una sola gota de sangre y sin actos violentos, por lo que debe promover en el resto de los países acciones similares.

Durante la “docena trágica” que protagonizaron los panistas, la relación entre los gobiernos de México y Cuba fue pésima y hasta grosera. En cambio, durante el régimen priista fue de aparente respeto, sustentado en la tibieza que establece la Doctrina Estrada, que establece la libre autodeterminación de las naciones.

NI CON EU NI CON CUBA

Como Jefe del Ejecutivo, López Obrador tiene total libertad de conducir la política exterior de la manera que considere más conveniente para el país, pero siempre conciente del impacto que genera cada una de sus decisiones que adopte.

Por décadas, se criticó la sumisión del gobierno mexicano ante el poderío estadounidense, ahora se reprueba la aceptación a la violación de derechos humanos promovidos por el gobierno cubano.

Este siglo XXI obliga a los Jefes de Estado a dejar de lado la confrontación y promover el diálogo respetuoso, pero también a reprobar el abuso del poder.

Durante el grito del 15 de septiembre, el Presidente gritó vivas por la libertad y la justicia, dos derechos que son exigidos por los mexicanos, pero que en Cuba son inexistentes.

Y hasta la próxima semana, en este mismo espacio.

Trayectoria

Manuel Mejido Tejón es autor de varios libros de investigación periodística. México amargo reúne varios reportajes sobre su recorrido por la República Mexicana como reportero de Excélsior. Tratan asuntos como la miseria del campo, la marginación de los indígenas, problemas pesqueros y mineros, las relaciones fronterizas con los Estados Unidos y Guatemala y varios problemas rurales y urbanos de México. El camino de un reportero es la crónica de sus experiencias personales como corresponsal en varios países del mundo; da cuenta de su encuentro con personalidades como los mandatarios Eisenhower, Nikita Krushchev, Ronald Reagan, el Sha de Irán y Víctor Paz Estenssoro; los escritores Gabriel García Márquez, Pablo Neruda, Ciro Alegría y Henry Miller; y otros personajes como Pablo Picasso, Herbert Marcuse, Siqueiros, Tamayo y Jean Cocteau.

Estudió Ingeniería Química Metalúrgica en la Universidad Nacional Autónoma de México (unam). Se inició como cronista taurino en el semanario dominical Claridades (1954-1956), donde fungió como jefe de información. Colaboró en Ruedo de México y en Revista de Revistas, donde fue jefe de información (1960-1963). Trabajó en la revista francesa Paris-Match. Realizó numerosos reportajes sobre el país y fue corresponsal de guerra de Excélsior en Argelia, Vietnam, el Medio Oriente y reseñó el golpe de estado de Augusto Pinochet, en Chile. Fue subdirector de El Universal y de El Universal Gráfico, donde publicó sus columnas “Alto poder” y “Universo político”; columnista de El Sol de México y conductor de un programa noticioso en Radio abc. Ha participado en programas de televisión como “Charlas de Café” y “De cara al público”.

Te pueden interesar

47 min de lectura
31 min de lectura
35 min de lectura