27 de septiembre de 2022

LA POLÍTICA nacional

Domingo 11 de septiembre de 2022

.

Gana la hipocresía, pierde la política

El país parece vivir tiempo de enanos en nuestra vida pública. Y no solo del lado del oficialismo, incapaz de hacer valer la política sobre la imposición. O entre los jueces, sumisos e indignos. También en las filas de la oposición, poblada por la hipocresía y la mediocridad.

Roberto Rock L.

“He cambiado de opinión”, aceptó el presidente López Obrador al renegar de su compromiso de tantos años y campañas para regresar a los militares a sus cuarteles y reconstruir a la policía federal y a las corporaciones estatales y federales. Dijo que su gran viraje obedece al desastre que recibió, sin reparar en que abraza la misma fórmula que derivó en nuestra tragedia de violencia desbocada y creciente control sobre el territorio y las instituciones por parte de las mafias criminales.

Sin aceptarlo, también cambiaron de opinión los ministros de la Corte, el alto tribunal que hace 20 años arrancó una nueva era en la doctrina jurídica a favor de los derechos humanos y los compromisos ante convenciones internacionales en este campo, un proceso abortado por su reciente rechazo a matizar al menos la prisión preventiva oficiosa.

Igual mutaron de postura los políticos priístas y panistas que ayer —bajo Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto— defendieron el recurso militarista y hoy lo impugnan. La hipocresía de los morenistas encarna en el video de la actual secretaria de Energía, Rocío Nahle que, en diciembre de 2017, como coordinadora de los diputados federales de Morena, alertaba con el peligro de desgaste de la milicia a manos del narcotráfico.

La buena ley, dicen los politólogos, solo puede provenir de la buena política, pero en tiempos de canallas al parecer ya todo se vale: engolar la voz al mentir, o sonreír mientras se traiciona.

El caso de la pugna entre Alejandro “Alito” Moreno y Miguel Ángel Osorio Chong es emblemático. Este último fue el operador principal para que el siempre controvertido exgobernador de Campeche truncara su mandato en 2019 y se proyectara a la presidencia del PRI, arrojando a la cuneta la causa en favor de José Narro.

“A(m)lito”, como fue bautizado desde que se hizo del Institucional, fue colocado ahí para ser sumiso al gobierno López Obrador, condición que mutó brevemente solo por un año (durante elecciones de 2021 y 2022), para regresar al redil empedrando su camino con traiciones múltiples, entre ellas al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, que figuraría entre los más afectados por una ruptura del frente opositor cuando ya se avista el relevo gubernamental en su estado.

 Las huellas digitales de Moreno aparecen en la iniciativa de reforma constitucional que extiende la jettatura militar, firmada por Yolanda de la Torre, de Zacatecas, hija política de Arturo Yáñez Cuéllar, operador de “A(m)lito en aquella región. Sobre el tema, poco puede esperarse de San Lázaro, mientras en el Senado Ricardo Monreal seguirá caminando sobre el filo de la navaja. 

 Apuntes:

Dos momentos luminosos contrastaron con las horas bajas de la política en México. Un homenaje destacó este jueves las aportaciones de Cuauhtémoc Cárdenas, quien abrió el camino a las propuestas de reformas desde la izquierda en México. Fue objeto de un homenaje alentado por esta casa editorial y la UNAM, con un coloquio de voces congruentes, entre ellas la del propio político michoacano, las de Juan Francisco Ealy Ortiz, Sergio García Ramírez, María Marván, Rolando Cordera y José Woldenberg. Este último, casi en simultáneo, fue reconocido al cumplir 70 años con una vigencia plena que honra su espacio en estas páginas. 

 rockroberto@gmail.com

.

.

Templo Mayor

INTERESANTE estuvo la selección que hicieron en Palacio Nacional para representar al Presidente en el acto por el Primer Informe del gobernador de Querétaro, el panista Mauricio Kuri.

LA SELECCIONADA fue la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, ex militante blanquiazul que, además, lleva un apellido que sigue siendo muy relevante al interior de ese partido.

EL HECHO no pasó desapercibido entre los panistas, quienes ayer se preguntaban si la intención fue hacerle un guiño al mandatario queretano después de que pidiera públicamente al PAN romper su alianza con el PRI. ¿Será?

.

QUIEN anda bien entusiasmado con el Mundial Qatar 2022 y la salida del álbum de calcomanías de ese evento deportivo es el coordinador de los senadores de Morena, el zacatecano Ricardo Monreal.

TANTO ASÍ que hizo un video para compartir el momento en el que se compró el almanaque y sus primeros cuatro sobres con pegatinas de los jugadores de las selecciones que se disputarán en noviembre la copa de la FIFA.

INCLUSO invitó a través de sus redes sociales a quienes quieran intercambiar los cromos que les salgan repetidos todos los viernes en la puerta 4 de la sede del Senado.

DIRÁN los malpensados que el morenista quiere aprovechar la ocasión para promocionarse con miras a la elección de 2024, pero de seguro que no es cierto y nomás le ganó la emoción por las corcholatas, perdón… por las estampitas.

.

CON TAL de justificar la incorporación de la Guardia Nacional a la SedenaAndrés Manuel López Obrador reconoció ayer el poderío del crimen organizado en el país.

DURANTE su gira por Jalisco, dijo que la delincuencia tiene grupos “muy poderosos” y que por eso es importante que los estados puedan contar con el apoyo de las fuerzas federales para garantizar la seguridad de los ciudadanos.

EL DICHO del Presidente contrasta con su postura de junio pasado cuando, tras el asesinato de dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua, prácticamente deslindó al gobierno federal y dijo que eso era un asunto estatal.

NI QUÉ decir que su actual postura es diametralmente opuesta a sus promesas de campaña -campañas, porque fueron tres- de regresar al Ejército a los cuarteles y dejar la seguridad pública en manos de civiles.

LO QUE va quedando claro en medio de tanta chimoltrufiada es que el tabasqueño es un marxista consumado… y no porque siga las teorías de Karl Marx, pues lo suyo es emular a Groucho Marx creador de la frase: “Estos son mis principios, y si no les gustan… bueno, tengo otros”. (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p. 8)

Bajo Reserva

Le arman maratón nacional a Ebrard

El que está metiendo a fondo el acelerador en sus afanes por quedarse con la candidatura presidencial de Morena es el canciller Marcelo Ebrard. Nos cuentan que luego de que sostuvo una reunión con más de 70 simpatizantes morenistas que ocupan diputaciones federales, locales y alcaldías, su equipo decidió lanzar con todo lo que llaman el “ebrardorismo” y hoy realizarán, de manera simultánea, actividades de apoyo a don Marcelo en 125 municipios de las 32 entidades de la República. La idea de la estructura “ebrardorista” es demostrar que su fuerza es nacional. Nos detallan que en esta especie de maratón nacional, participan grupos que ya se decantaron por la campaña de Ebrard, como Diálogos Progresistas, Avanzada Nacional, Movimiento Progresista y el recién creado Jóvenes por Marcelo, además de senadores, diputados, figuras del deporte y organizaciones de taxistas, charros, mariachis, pescadores y estudiantes. Se intensifica, pues, la muy anticipada carrera dentro de Morena rumbo al 2024.

Lo que falta saber del Black Hawk desplomado

Aunque la Marina reservó por cinco años las bitácoras de los helicópteros que participaron en la captura del capo Rafael Caro Quintero, nos comentan que en el caso del Black Hawk siniestrado, en el que murieron 14 marinos de élite, la causa principal del desplome se mantiene en que la aeronave se quedó sin combustible y no fue derribada por el crimen organizado. Sin embargo, nos hacen ver, lo que muy difícilmente se sabrá es por qué el piloto decidió continuar con su ruta al aeropuerto de Los Mochis, Sinaloa, a su regreso de Choix, Sinaloa, sin combustible y no aterrizar de emergencia. Nos aseguran que la torre de control de la mencionada terminal aérea pidió en dos ocasiones al piloto descender de emergencia, lo que fue ignorado. Incluso, nos hacen ver, una de las tres aeronaves que participó en el operativo sí descendió, y regresó a buscar al helicóptero desplomado. Los últimos minutos de vuelo grabados en las cajas negras, analizadas en Estados Unidos, serán cruciales para dar más luz sobre lo que sucedió en julio pasado, nos hacen ver.

Fox logra su sueño cannábico

Nos cuentan que, finalmente, el expresidente Vicente Fox se salió con la suya, con su largamente anunciada intención de entrar al negocio legal de los productos relacionados con la marihuana. Asociado con el actor Roberto Palazuelos y otros empresarios, nos detallan, el exmandatario abrió por fin su negocio cannábico en León, Guanajuato, muy cerca de su rancho. Y ahí se puede encontrar desde lo básico para fumar marihuana, como papeles, “blunts”, “grinders” o moledores, vaporizadores, “bongs”, pipas; hasta cremas corporales, champús, acondicionadores y jabones hechos a base de “hemp”, como se le llama a las semillas de cáñamo. Dicen que don Chente anda como niño con juguete nuevo, como hace mucho no se le veía. (Bajo Reserva, El Universal, p. 2)

.

.

Sacapuntas

El Informe y la sucesión

El quinto Informe de Gobierno que rinde mañana el gobernador del Edomex, Alfredo del Mazo, será el banderazo de salida del proceso del PRI rumbo a la elección de 2023 en la entidad. El tricolor espera conformar una exitosa alianza, como en Durango, pero ante la posible ruptura de Va por México, se ve complicado. Por eso están muy atentos Enrique Vargas, virtual abanderado del PAN; la secretaria de Desarrollo Social mexiquense, Alejandra del Moral, y hasta un caballo negro.

Se movilizan a favor de Ebrard 

A mostrar músculo salen hoy los simpatizantes del canciller Marcelo Ebrard. Políticos, legisladores, organizaciones y ciudadanos que apoyan la aspiración del funcionario realizarán actos en más de 125 municipios de los 32 estados del país. Con esta movilización quieren dejar un referente rumbo a la encuesta de Morena que definirá al candidato presidencial.

Atendiendo a damnificados 

Muy discreta pero muy enfocada en su trabajo está la secretaria de Bienestar, Ariadna Montiel. Ante las afectaciones por las lluvias de los últimos días en el país, se reunió con diputadas de la bancada de Morena en el Congreso de Chihuahua, para coordinar labores tendientes a apoyar a las personas damnificadas, como entregarles de alimentos y colchonetas.

Festeja el embajador 

Hoy cumple Ken Salazar un año como embajador de EU en México. El diplomático está de plácemes, sobre todo porque en estos 365 días ya recorrió las 32 entidades del país y ha entablado diálogo con todas las fuerzas políticas, civiles y sociales mexicanas. Además, mañana viene su paisano Antony Blinken, secretario de Estado, a reunirse con el presidente López Obrador.   

Preparan controversia 

Es un hecho que aún no está dicha la última palabra sobre el traspaso de la Guardia Nacional a la Sedena. El PAN, presidido por Marko Cortés, interpondrá una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte. Es el líder de los senadores panistas, Julen Rementería, quien elabora el recurso, aunque todavía tendría que conseguir firmas de respaldo entre otros senadores. (El Heraldo de México, La 2, p. 2)

.

.

Contra las Cuerdas / A los tibios ni Dios los quiere

Lo que muchos interpretaron el jueves como una tregua al monrealismo con la vista de Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación, al Senado de la República, fue precisamente todo lo contrario: la declaración de guerra la dejó el funcionario federal en la mesa, frente a frente.

Entraba al recinto Parlamentario enpoderado y enrachado López Hernández después del arrodillamiento de Alejandro Moreno, quien tras ser emboscado siguió el guion que le escribieron para terminar rendido frente al general secretario de la Defensa al entregarse él y todos sus diputados y diputadas priistas con el compromiso de sacar la reforma que amplia el periodo de 5 a 9 años de las Fuerzas Armadas en las calles del país.

“Es momento de estar unidos en torno a un proyecto de nación y aunque pueda sonar autoritario e impositivo se los digo así con franqueza: el gobierno de nación no admite titubeos, un proyecto de nación como el que encabeza Andrés Manuel López Obrador requiere de la unidad y el compromiso de todos, de quienes estamos en puestos de gobierno, pero sobre todo de quienes nos representan en el Poder Legislativo”, advirtió el secretario de Gobernación en el Senado antes de que le pusiera la mano en el hombro a Ricardo Monreal, coordinador del grupo de Morena.

Estaba iniciando le sesión para discustir en el Senado pasar la Guardia Nacional a la Sedena. Monreal tomó acuse de recibo y tan solo unas horas después hizo justo lo que López no quería: el senador de Morena titubeó alebosamente al cambiar de última hora el sentido de su voto, lo que era un sí garantizado a la propuesta lopezobradorista terminó en abstención. La iniciativa no tuvo problemas con el resto, pero el titubeo de Monreal puso iracundo a Andrés Manuel López Obrador.

En la guerra desatada el misil salido desde el recinto de Reforma e Insurgentes al Palacio Nacional, abrió la refriega desde una zona estrategica para Monreal: el cañonazo a manera de contraataque se escuchó fuerta la mañana del viernes en Zacatecas.

“Es su libertad. No estoy de acuerdo con su postura. Está abalando la falsedad, hipicresía y plitiqueeia del conservadurismo de México pero somo libres”, dijo AMLO en Zacatecas, donde realizó una conferencia, en compañía de David Monreal, hermano del Ricardo. Ricardo Monreal no dejó que acabará el día y aprovechó una visita de estudiantes al Senado para usar el momento que volvió a abrir fuego: “Nunca regateen ni cambien sus principios por dádivas, amenazas u ofrecimientos de accesos. Defiendan en lo que creen, sean congruentes toda su vida, aunque vaya de por medio en ocasiones tropiezos y temporalmente ingratitudes o incluso incomprensiones. No les importe eso. Sigan adelante. Venzan obstáculos, resistencias”, les dijo a jóvenes.

El mensaje está claro: lo que confirman monrealistas es que no van a permitir al presidente que vuelva a elegir al candidato de la sucesión cuando en otros, el propio Monreal y Marcelo Ebrard han sacrificado sus aspiraciones en una lucha de 20 años apoyándolo para llegar al poder, siempre se trató de él, pero ya no.

Saben que López Obrador los puso a competir antes para que se destrozaran y así poder elegir a su sucesor, que en una de esas ni siquiera está entre los suspirantes abiertos.

UPPERCUT: ¿Irá a ser Beatriz la candidata? (Alejandro Sánchez, El Heraldo de México, Online)

.

.

La Esquina

La obra pública más importante del año en la Ciudad de México es el Trolebús Elevado, sobre todo cuando la caída L12 aún está fuera de servicio. La actual administración debe dar mucha atención a la movilidad citadina, algo que diariamente es el comienzo y final de las jornadas laborales y que marca si estas irán por un buen o mal sendero. (La Esquina, La Crónica de Hoy, P.p.)

.

.

Militarización: ¿negativa, nueva?

Salvador Guerrero Chiprés

En el debate sobre lo que se ha dado en llamar proceso de militarización de México y para separarnos de la polarización de quienes dicen que no la soportan pero la promueven, asumamos que, conceptualmente, no significa una noción negativa ni peligrosa, y, operativamente, desde hace muchos años tiene vigencia en el país y no solamente aquí.

La militarización ocurriría al permitirse o promoverse la participación del Ejército en seguridad pública. En México, los gobiernos de centro, derecha e izquierda han recurrido a esta práctica. Son tres las condiciones centrales.

En primer lugar, se utilizan instalaciones y recursos humanos de fuerzas armadas en tareas de seguridad pública y en ausencia de conflictos externos. En segundo, su equipamiento y capacitación buscan compensar la heterogeneidad de las policías estatales y municipales: su impreparación, corrupción, ineficacia o cuestionado profesionalismo, con el objetivo de nivelar tácticamente la lucha contra ciertos grupos y prácticas delincuenciales. Y tercero, las pocas probabilidades de corrupción y la calificación positiva —cercana al 90% en encuestas del INEGI— que la ciudadanía otorga a militares, Guardia Nacional y marinos.

A raíz de la propuesta del presidente López Obrador para hacer modificaciones legales que, entre otros aspectos, incorporen a la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional —aprobadas en la Cámara de Diputados y a discusión en el Senado—, el debate se ha centralizado en una noción negativa, frecuentemente visceral, de la militarización. Se omite mencionar el respaldo popular a esos cuerpos armados, especialmente en las regiones con mayor violencia, así como la ausencia de crítica a los momentos en que otros gobiernos acudieron para los mismos fines a dichas instituciones o semejantes.

Desde la oposición, principalmente de la democracia cristiana, se ha enfatizado el riesgo de violaciones a los derechos humanos, falta de transparencia y ausencia de resultados en el combate a la violencia por parte del Ejército, por ejemplo, o la corrupción que también sería posible, sostienen, en esa institución.

A finales de los 60 o principios de los 70; en los 90 o a principios de este siglo, los antecesores de esas voces, o ellas mismas, tenían una clara simpatía por la intervención de las fuerzas armadas en materia de seguridad e incluso en tareas abiertamente represivas contra organismos insurgentes y gremiales, poblaciones rurales o agrupamiento indígenas altamente politizados.

Desde 1995, las secretarías de Defensa y Marina forman parte del Consejo Nacional de Seguridad Pública y el Sistema Nacional de Seguridad Pública, órganos de decisión y administración de la seguridad pública.

El apoyo castrense ha sido vital en la provisión de cuadros, mandos, prácticas y tareas con mayor responsabilidad que muchas policías estatales desatendidas históricamente por sus respectivos gobiernos y comunidades. En la Ciudad de México, tanto la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, como el Secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, han reconocido esa necesaria presencia colaborativa que no interfiere con el mando, sino que aporta inteligencia y operación.

La intervención del Ejército ha permitido, en los primeros tres de años de la administración de López Obrador, incautar mil 047 fincas, decomisar 21 mil 786 armas, cerca de 429 mil kilos de marihuana y más de 22 mil de cocaína.

La dignidad y capacidad de las fuerzas armadas ha contribuido a la seguridad indispensable de áreas y actividades abandonadas por generaciones de políticos vociferantes sin capacidades para disminuir la incidencia delictiva.

@guerrerochipres

.

.

Baterías no incluidas

Eduardo Caccia

La pandemia de Covid-19 arrasó con el servicio al cliente y dejó en evidencia algunas contradicciones. Con anterioridad al uso generalizado de cubrebocas, la visión ecologista tenía un villano en la mira: el polietileno. Alguien tuvo la gloriosa idea de erradicar las bolsas de plástico de los autoservicios para hacernos miserable la vida, pero convertirnos en héroes verdes. Ir al súper se volvió una actividad extrema, sin bolsas ni empacadores. Convenientemente los autoservicios se ahorraron cientos de miles de pesos y algunos consumidores hicieron el hábito de cargar contenedores reciclables. El apocalipsis se vislumbraba como un mundo con virus, aunque sin plástico.

Al mismo tiempo que las malvadas bolsas desaparecieron de nuestra vida, llegaron las compras en línea con entrega a domicilio. Irónicamente, hemos multiplicado el consumo de material de empaque. Si pido un libro llega en una caja donde cabrían tres ejemplares. Para protegerlo, la compañía vendedora (esa que tiene nombre inspirada en el Amazonas) rellena la caja con almohadillas de aire y además envuelve el ejemplar en una bolsa de un plástico cuyo grosor evoca las cortinas de la regadera. Todo pedido a casa llega envuelto en abundante plástico y cartón. ¿Y el cambio ecológico?

Si hablamos de servicio al cliente, los estándares han caído a niveles no vistos. Acostumbro visitar un autoservicio (no diré la marca, baste saber que fue fundado por Sam Walton) donde no hay carritos disponibles en la entrada (ya es un patrón). Le pregunté al gerente qué sucedía, su respuesta habría que enmarcarla: «Están en el estacionamiento, si gusta vaya por uno». Ya no hablemos de pedirles que abran más cajas registradoras; esperar largas filas para pagar nos regresó a épocas donde el servicio al cliente era un favor. La tienda no parece preocupada por esto. Habitamos una especie de resignación.

Verdad inconveniente para algunos: los consumidores tenemos el poder. Si nos uniéramos, conseguiríamos cambios favorables. Podríamos exigir a los autoservicios que nos obsequien bolsas biodegradables, a través de boicots organizados (alguien debería sacar una aplicación para coordinar estas protestas), de modo que dejemos de consumir en determinados lugares, durante cierto tiempo, hasta que nos hagan caso. No se trata de abusar, sino de ser tratados con dignidad y justicia. Otro ejemplo: los centros comerciales que cobran el estacionamiento al consumidor. El punto no es dejar de cobrar lo que sin duda implica un gasto fuerte para los dueños, por permisos, infraestructura, vigilancia, mantenimiento, seguros y más, se trata de que no lo pague el consumidor. Los comercios podrían obsequiar el costo del estacionamiento en agradecimiento a la compra.

Los ejemplos del mal servicio al cliente abundan. ¿Qué me dicen de la torre de consultorios médicos donde hay 5 niveles subterráneos de estacionamiento y los tres primeros son para los médicos, cuando deberían ser para los visitantes? Ya entrados en maltrato al paciente: ¿costará mucho trabajo a los laboratorios clínicos enviar los resultados al médico ordenante? ¡No lo hacen! A pesar de que todos preguntan el nombre del galeno. En asuntos como del siglo pasado, reportar una línea telefónica en Telmex es una cátedra de cómo desquiciar la paciencia del usuario.

Antaño el consumidor veía con normalidad que, al estrenar un aparato que requería baterías, había que comprarlas y postergar la experiencia de uso, de ahí leyendas como «baterías no incluidas» o «cárguese antes de usar», hasta que alguien (Apple) decidió que sus productos serían empacados con carga, para abrirlos y experimentar sin demora. Pensar en los intereses del consumidor debería ser la regla, no la excepción.

La gran mayoría de negocios no tiene patentes como para vender algo único y diferenciado. La ventaja competitiva también se consigue por dos grandes fuentes: la filosofía del negocio inspirada no en lo que el producto es, sino en lo que la marca significa, y en el servicio al cliente, ése que hoy está en vías de extinción, a menos de que como consumidores nos unamos y lo que se extinga sea el maltrato.

La innovación del futuro suena prometedora: marcaremos el teléfono de servicio al cliente y nos contestará, sin dilación, un ser humano.

@eduardo_caccia

.

.

Gorbachev desde Oxford

Isabel Turrent

Ahora pienso que Archie Brown quería darme una lección preventiva: después de registrarme en St. Antony’s College había dedicado tres días a instalarme, rentar una bici y comprar una máquina de escribir eléctrica, instrumento indispensable en aquellos tiempos precomputarizados, antes de comunicarme con él. Esos no eran los modos académicos en Oxford. La respuesta que encontré ese mismo día en el pequeño casillero abierto con mi nombre a la entrada del College, no me daba una cita de introducción: me pedía parcamente desarrollar un tema por demás abstruso de filosofía política, incluía una lista de libros y la fecha de nuestra primera reunión. Me sorprendió la hora: a la una y tres minutos.

En Oxford, el destino de cada alumno dependía del reporte de su supervisor al final de cada term. Me puse a trabajar, escribí mi ensayo y toqué el timbre del profesor Brown a la una con tres minutos en punto de un glorioso martes otoñal. Sin Google y leyendo de sol a sol, lo único que había podido averiguar era que Archie Brown era escocés («Dios me ampare, no le voy a entender nada») y un sovietólogo ruso parlante que viajaba con frecuencia a Moscú. Al menos tendríamos mucho que hablar.

El ensayo le gustó, me hizo algunas correcciones y me dio las instrucciones para el siguiente: aún más indescifrable que el primero, y con una lista más larga de lecturas. No hablamos nada de la Unión Soviética. Pasaron cinco sesiones antes de que me encargara un tema ruso. Lo escribí, se lo leí -porque entonces no había manera de mandar un paper por correo electrónico-, y se lo entregué.

«Ya son las cinco -me dijo viendo su reloj- ¿te gustaría un sherry?». Y empezamos a hablar de Rusia. Así acabamos -familias ampliadas-, hablando más de Rusia y cenando pavo adobado y flan en mi flat oxoniense. Vino a México a un seminario en el Colmex y nos vimos en Washington en una conferencia de sovietólogos. Ahí fue la primera vez que lo oí hablar de Mijaíl Gorbachev -un líder en ascenso que podía cambiar la historia de la URSS, lo calificó Brown, que no era dado a las exageraciones-. En una larga sobremesa lo pintó de cuerpo entero -desde el carisma, la sonrisa y la mancha en la frente que ocuparían poco después las planas de la prensa mundial, hasta la sofisticación de sus ideas y la revolución reformista que planeaba y debía convertir a la URSS en una nación altamente desarrollada, con una economía moderna y un sistema político abierto y democrático. Ni plural ni multipartidista, por supuesto: Gorbachev -que enfrentaba el mismo dilema que los reformadores chinos- era un comunista convencido. Quería un socialismo con rostro humano, sin perder el monopolio del poder.

Lo que nunca me contó fue cómo había pasado de ser un académico a jugar un papel político clave en un seminario convocado por Margaret Thatcher en Chequers. Después de su triunfo electoral en junio de 1983, Thatcher había vuelto los ojos al exterior: quería entablar un diálogo con los soviéticos pero no quería consejos de los mandarines de la burocracia, necesitaba, y así lo dijo, gente que hubiera estudiado a fondo a Rusia, «que conozca el alma rusa». Acabó rodeada por profesores universitarios. Uno de ellos, Archie Brown, le propuso entrar en contacto con Mijaíl Gorbachev, el más flexible, joven y preparado de los miembros del Politburó. La convenció y, en diciembre de 1984, Thatcher recibió a Gorbachev en Inglaterra. El resto es historia: la de los acuerdos de desarme, la distensión con Occidente y la independencia de los países del campo socialista.

A mí también me había convencido: empecé a seguir a fondo la trayectoria de Mijaíl Gorbachev y a publicar un artículo tras otro durante los pocos años que estuvo en el poder. Brown enfatizaba los logros de la glasnost: Rusia vivía, en efecto, una libertad sin precedentes en su historia*. A mí me preocupaba más la parálisis de la reforma económica y la fuerza de los opositores de Gorbachev. En 1990, cuando regresé a Moscú, la carestía producto de la primera era evidente, y la libertad amenazaba con fragmentar al país. Rodeado de enemigos, la caída de Gorbachev era predecible. Lo inesperado, y Archie Brown ha dedicado su vida a tratar de explicarlo (publicó su último libro sobre el tema en 2020), fue el retorno de Rusia al peor de sus pasados: al gobierno de un tirano neoestalinista, que ha sepultado la libertad y pretende someter a sangre y fuego a sus vecinos. A Vladimir Putin en Ucrania.

* Brown, A Peaceful yet… 

en The Guardian.

.

.

Legislar

Carlos Elizondo Mayer-Serra

En 8 días se aprobó una reforma legal que transfiere la Guardia Nacional (GN) a la Sedena. Una iniciativa preferente es más lenta. No se le movió una coma, a pesar de la especulación sobre una ruptura dentro de Morena en el Senado.

En el proceso se hizo evidente el papel del secretario de Gobernación, Adán Augusto López, para en una visita al Senado mostrar la unidad de su partido, llamando con humor a Ricardo Monreal «compañero rebelde». Unos cuchicheos en la oreja a dos legisladores priistas en la Cámara de Diputados, Yolanda de la Torre y el presidente del partido, Alejandro Moreno, simbolizan la búsqueda de la posibilidad de hacer una reforma constitucional en esa Cámara, para darle cierta legalidad transitoria a la militarización de la seguridad pública.

En el camino vimos cuán poco importa la deliberación colectiva para encontrar las mejores soluciones al problema más grave del país: la inseguridad. No hubo un debate sobre cómo enfrentar este reto con base en la experiencia pasada y en particular la de los últimos tres años, desde que se creó la GN, la cual, se nos dijo, iba a resolver el problema de la inseguridad. Los resultados han estado muy por debajo de lo esperado. Con los niveles de homicidio doloso más altos de la historia del país, el gobierno actual puede presumir solo una ligera disminución desde diciembre del 2018.

Hay muchos expertos en seguridad en México. No se les consultó. Después del horror que fue el incremento en los homicidios del 2007 al 2022, ¿qué sí funcionó del 2011 al 2015, cuando, con la Policía Federal como pieza central, la tasa de homicidio doloso por 100 mil habitantes pasó de 19.42 en el 2011 a 12.95 en el 2014? ¿Qué se hizo mal entre el 2015 y el 2018, cuando se incrementó de 13.28 a 23.22? ¿Por qué no se ha logrado bajar de forma importante a pesar de que la GN tiene ya 114 mil efectivos, unos 90 mil más de los de la extinta Policía Federal. Peor aún, todo indica que el crimen organizado se ha expandido y se dedica cada vez más a extorsionar.

Tampoco se discutió cómo se va a articular la GN con las policías estatales y locales. Uno de los riesgos de la ampliada presencia militar es que para un gobernador lo fácil es entregarles las llaves de la seguridad de su estado. Esto no funciona. En las entidades donde la seguridad pública ha mejorado, ha sido con civiles a cargo del control y la operación de las policías estatales o municipales. El caso más evidente es el de la Ciudad de México, donde los homicidios dolosos han bajado de forma importante, de 3.7 por día en el 2018 a 1.8 hasta julio de este año. ¿Cómo han interactuado Fuerzas Armadas y civiles para lograr este éxito?

Si algo distinguió a AMLO y a su partido fue su crítica al militarismo. Ahora lo defienden porque están en el poder y creen que no se volverá a usar para reprimir movimientos sociales. Una supuesta izquierda que abre la puerta al mismo Ejército antes acusado de represor es inusual. No es un Ejército revolucionario en el poder, como en Cuba, o un militar en la Presidencia, como Chávez en Venezuela.

En la misma semana que AMLO y sus aliados criticaban a la Suprema Corte por querer cambiar la Constitución eliminando la prisión preventiva oficiosa -cuando lo discutido no se trataba de eso, sino de la tensión entre artículos constitucionales, dada la prioridad que debiera tener el artículo 1o. donde se estipulan nuestros derechos- aprobaron una ley contraria a ésta. No se hagan bolas. El artículo 21 señala que «las instituciones de seguridad pública, incluyendo la Guardia Nacional, serán de carácter civil».

AMLO tiene todo el poder para sacar sus leyes y poner en una encrucijada a la oposición. Pero no la paciencia para legislar con base en estudios sólidos que avizoren una solución al problema de la inseguridad. Ahora toda la responsabilidad será suya. Esperemos que rinda frutos.

Te pueden interesar