19 de septiembre de 2021

LA GRILLA DE HOY

Columnas de Opinión del sábado 5 de junio de 2021

Templo Mayor

A UN DÍA de las elecciones cuyas campañas estuvieron marcadas por los asesinatos de 35 candidatos, sorprende que a pesar de ese nivel de violencia todo siguió su curso sin mayor alteración, como si esas muertes fueran algo normal.

NO SE suspendieron las campañas, los partidos no hicieron actos para honrar a los caídos y exigir justicia, y las ejecuciones ni siquiera se convirtieron en el tema central de los debates electorales.

EN MUCHOS CASOS, tras el asesinato de un candidato, la atención se puso en quién lo iba a sustituir y no en quiénes ordenaron y cometieron el crimen. Es una pena, pero todo indica que, en la democracia mexicana, la violencia está normalizada, el crimen vota con balas y la muerte tiene licencia irrevocable.

-…-

MUY PREOCUPADOS están los ciudadanos de Valle de Bravo por la manera en la que el crimen organizado irrumpió en la elección para la alcaldía, alteró la equidad de la contienda y sentó un funesto precedente.

EL SECUESTRO y las amenazas de muerte en contra de Zudikey Rodríguez, candidata de la alianza PAN-PRI-PRD, frenaron de golpe sus actividades públicas y la privaron de tener contacto con los electores durante más de dos semanas y hasta el final de la campaña por cuestiones de seguridad, convenientemente impuesta por las autoridades locales.

EN CONTRASTE, Michelle Núñez, su rival de la alianza Morena-PT-Panal, siguió sus giras, tuvo eventos todos los días y hasta hizo un cierre de campaña masivo con una marcha por las calles de ese pueblo mágico del Edomex y sin vigilancia policiaca.

QUIZÁS lo peor es que, además de influir directamente en los resultados de la elección, los integrantes del grupo criminal que secuestró a la candidata ya vieron que pueden hacer lo que quieran en ese territorio sin enfrentar consecuencias.

-…-

¿SE ACUERDAN de la rifa del avión sin el avión? Pues resulta que al menos algunos de los premios fueron… ¡sin premio! Es el caso del Hospital General del ISSSTE en Tampico, que sigue sin recibir un solo peso de los 20 millones que supuestamente ganó en el sorteo.

HASTA AHORA, ni los directivos del hospital ni los empleados han recibido una explicación convincente sobre por qué la Lotería Nacional no ha pagado lo que les debe, luego de que saliera premiado su boleto con el número 1060378.

LO PEOR es que ese dinero lo querían para hacer reparaciones a las instalaciones del centro de salud, así como para comprar equipo de protección contra el Covid-19 para el personal médico… y siguen esperando. Como quien dice: confiaron en el gobierno y nomás les dieron el avión. (F. Bartolomé, Reforma, Opinión,,p.8)

Ávalos / Mañana

¿Vives mejor con AMLO?

El nombre del presidente Andrés Manuel López Obrador no aparecerá mañana en las papeletas de votación. Pero las elecciones son un referéndum sobre su gobierno. Millones de mexicanos juzgarán cómo él y su partido Morena han manejado la pandemia, la violencia, la economía y la confianza en el futuro. Y luego marcarán su voto.

Toda la política en México está centrada en el Presidente. López Obrador es un mandatario fuerte, que acumula poderes, en la vieja tradición presidencialista de México. Lo suyo no es el compartir la autoridad ni buscar un balance. En las elecciones de mañana -donde se elige al Congreso federal, gubernaturas y puestos locales en 32 entidades- veremos si ese poder sigue creciendo o si los votantes le ponen un alto. En Estados Unidos generalmente el Presidente pierde poder en las elecciones intermedias. Pero es difícil saber qué ocurrirá con AMLO.

La realidad es que no hay un contrapoder político efectivo en estos momentos en México. Es difícil contestar a la pregunta: ¿quién es el líder de la oposición? No hay respuestas claras. Y, por el contrario, se apunta frecuentemente a dos de sus principales aliados -la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el canciller Marcelo Ebrard- como posibles presidenciables para el 2024.

No soy de los que creen que la democracia está en peligro en México. Al contrario, nunca como ahora tenemos políticos, empresarios, artistas, periodistas y ciudadanos muy valientes que apoyan sus voces en las redes sociales y que nunca dejarían que el país cayera, otra vez, en un sistema autoritario. (Jorge Ramos Ávalos, Reforma, Opinión, p.8)

Linotipia / La entrevista con Guaidó

Juan Guaidó es un hombre enjuto, ojeroso, con granos en la cara, de los que tiene la gente que vive nerviosa. Parece imposible sacarlo de su calca de político joven, a quien su círculo llama “presidente de Venezuela” y a quien Nicolás Maduro le dice “líder de nada”.

Hace días, me propusieron en Reforma que lo entrevistara junto a otro editorialista del periódico, Francisco Martín Moreno. Sucedería unos días antes de las elecciones en México. Me permitiría abordar ese argumento fácil, simplón, de la oposición mexicana en las campañas diciendo que vamos a convertirnos en Venezuela. Preguntarle a Guaidó me pareció, y me parece, una valiosa oportunidad periodística.

Pregunté a amigos periodistas qué opinaban de Guaidó. Uno dijo que era vital saber si apoyaría un golpe militar estadounidense en Venezuela; uno más dijo que era un político pasado de moda. Concordaron: era un reto que la entrevista tuviera impacto.

En la primera parte, relató cómo Venezuela pasó de ser un país rico, con las mayores reservas de petróleo del mundo, a uno empobrecido, sin gasolina, donde la gente cocina con leña. Dijo que “el Estado desapareció”, que las dictaduras del siglo XXI pasan por la destrucción de organismos autónomos y el ataque a organizaciones civiles. Insistí para que aceptara un error propio. Con gesto incómodo, dijo que “pudimos haber hecho algunas cosas mucho mejor”, sin explicar qué. Relató que en el chavismo “el tejido social había sido muy atacado”. Pregunté cómo. Contestó que con el reparto masivo de ayudas sociales.

Guaidó cuenta su origen como líder estudiantil y sonríe cuando enumera que la OEA, la ONU, la Unión Europea, Estados Unidos, han dicho que él es el presidente de Venezuela. Pero en los hechos, nada ha cambiado mucho para los venezolanos con esos apoyos. Le preguntamos de qué le han servido. De poco, respondió en un lenguaje político: “Las herramientas del mundo libre son muy pocas para enfrentar este tipo de dictaduras”. (Peniley Ramírez, Reforma, Opinión, p.8)

Violencia y derechos electorales

El pasado miércoles terminaron las campañas electorales. Mañana la ciudadanía ejercerá uno de los derechos políticos más importantes en un sistema democrático representativo: el voto. Mediante este ejercicio, habrán de elegirse más de 20 mil cargos de los ámbitos federal, estatal y local. Y esto en el marco de los comicios más grandes en la historia de nuestro país, ya que, además, poco más de 93 millones de personas estaremos en posibilidad de participar mediante nuestro sufragio.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional Electoral (INE), entre los cargos a elegir destacan la renovación de la Cámara de Diputados; concretamente 300 curules por el principio de mayoría relativa y 200 por representación proporcional. En los ámbitos estatal y municipal, se decidirán 15 gubernaturas y se renovarán 30 congresos locales y mil 923 presidencias municipales; 2 mil 57 sindicaturas; 14 mil 222 regidurías y 204 concejalías, así como 431 cargos auxiliares.

Como señalan algunos especialistas, entre ellos el doctor Manuel Canto Chac, la participación democrática en esta jornada electoral deberá pasar de la delegación simple del poder, al ejercicio de la ciudadanía como poseedora de derechos. ¿Cómo? Sobresalen tres notas constitutivas: a través de la incidencia en las estructuras gubernamentales, en las políticas públicas, en la transformación del orden social y político, y en la exigibilidad de los derechos políticos y humanos en general.

Según Canto, el enfoque de derechos humanos implica el cambio de la lógica de los procesos de elaboración de políticas, para que el punto de partida no sea la existencia de personas con necesidades que deben ser asistidas, sino la de sujetos con derecho a demandar determinadas necesidades. (Miguel Concha, La Jornada, Opinión, p.18)

Serpientes y Escaleras / Del “Falso mesías” al mesías verdadero

En plena conferencia oficial, desde el recinto del Poder Ejecutivo federal y a dos días de las elecciones federales donde se juega la evaluación de la mitad de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador proclamó su cristianismo y su admiración por Jesucristo como un luchador social espiado, perseguido y crucificado por los poderosos por su amor por los más pobres y débiles. El discurso del mandatario tomó un tono mesiánico cuando un reportero, supuestamente de manera espontánea, le preguntó por la religión que profesa y, como si ya tuviera lista su respuesta, López Obrador soltó:

“El cristianismo, lo que yo practico, tiene que ver con Jesús Cristo porque yo soy seguidor del pensamiento y de la obra de Jesús. Creo que es el luchador social más importante que ha habido en el mundo, en la tierra. Por eso, los poderosos de su época lo seguían, lo espiaban y lo crucificaron. Porque él era amor y profesaba un profundo amor a los pobres, a los débiles y a los humildes. Si todos fuéramos cristianos en ese sentido, viviríamos en una sociedad mejor. Entonces porque hay la paradoja, como en todo, de quienes son seguidores de Jesus Cristo, pero no siguen su ejemplo”, dijo el mandatario, quien apenas hace una semana fue catalogado en la portada de la revista británica The Economist, como “El falso mesías de México”.

No es la primera vez que el Presidente habla de su religiosidad y de su admiración por Cristo. Lo ha hecho en cada campaña de las tres que encabezó y, siempre que tiene oportunidad, invoca su cristianismo y habla del mesías cristiano y católico en su condición de mártir, perseguido por el poder y atacado por defender a los más pobres. Es como si López Obrador, al hablar de la figura de Jesucristo como un “luchador social”, intentara, sin decirlo, establecer un paralelismo entre la doctrina cristiana y su doctrina política.

El pronunciamiento religioso del Presidente tiene, como siempre que lo invoca, un fin de provocación, pero también puede tener varias interpretaciones, de acuerdo al contexto en el que lo dijo. Lo primero es que López Obrador se presente, justo en vísperas de sus primeras elecciones intermedias, como un “luchador social” que igual que Cristo, es perseguido, espiado y “crucificado” por los poderosos que buscan derrotar y frenar a su gobierno. Eso puede entenderse como una crítica a la suma de sus adversarios políticos, pero también como un señalamiento directo a los poderosos empresarios que realizan activismo en su contra en las recientes campañas.

Hasta ahí los dichos religiosos del Presidente no pasarían de ser uno más de los desplantes y provocaciones domésticos a los que es tan afecto el Presidente, que fue el único actor político que se brincó, con sus conferencias mañaneras, la veda electoral que impone silencio en vísperas de las votaciones. Pero hay un elemento que parece referirse a otro tema que ayer incomodó y molestó al inquilino de Palacio Nacional: la respuesta indirecta que llegó desde Washington a la queja diplomática expresada por el Gobierno de México por el financiamiento que se otorga desde la Casa Blanca a organizaciones como Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, a los que la administración lopezobradorista ubica como “opositores” a su administración.

El Memorandum NSSM-1 que ayer emitió el gobierno de Joe Biden, en donde solo habla sobre la “Lucha contra la corrupción como un interés central para la Seguridad Nacional de los Estados Unidos”, establece con toda claridad que el gobierno estadunidense, a través de sus distintos departamentos y agencias seguirán financiado a gobiernos, organismos y periodistas de todo el mundo que se interesen en denunciar y combatir la corrupción en todas sus formas. En contra de lo que le pidió el gobierno de López Obrador, que dejara de financiar a organismos civiles mexicanos que exponen temas de corrupción y defensa de derechos y libertades, la administración Biden no sólo rechazó tácitamente esa petición sino que declaró de mayor prioridad para los intereses estadounidenses, seguir financiado y apoyando proyectos como el de Mexicanos contra la Corrupción.

A pesar de que ayer mismo el canciller Marcelo Ebrard salió a tratar de negar cualquier relación entre el memorando de Washington y la carta diplomática que él mismo redactó y entregó en la embajada estadunidense por instrucciones del presidente, es evidente que el contenido de ese documento no sólo fue la respuesta a la queja mexicana, sino también un fuerte mensaje para el gobierno lopezobradorista y sus ataques a la libertad de expresión y a catalogar como “enemigos políticos” a organismos de periodistas que se dedican a investigar y exponer la corrupción gubernamental.

Tal vez por eso, tras profesar su devoción cristiana y su admiración (que a veces parece obsesión) por el martirio y crucifixión del personaje al que los católicos y cristianos ven como un “redentor” y como el “camino a la salvación, mientras que él lo define como “el luchador social más grande”, López Obrador soltó al final un comentario que parece llevar dedicatoria para otro presidente que, como él, se ha confesado en público como un ferviente seguidor del cristianismo católico, que suele hacer invocaciones abiertamente religiosas en sus discursos políticos y a quien el diario The New York Times llamó “El ápostol político del movimiento cristiano”: el presidente de los Estados Unidos, Joseph Biden.

¿Será a Biden a quien se refiere López Obrador cuando dice: “Porque hay la paradoja, como en todo, de quienes son seguidores de Jesucristo, pero no siguen su ejemplo”? En todo caso lo que queda claro con el discurso mesiánico y abiertamente religioso del Presidente, pronunciado a unas horas de las elecciones, es que el Presidente está claramente preocupado por el resultado electoral de este domingo y una vez más recurre al discurso de victimización y de los “poderosos” que persiguen y atacan a su gobierno.

Y aunque casi todas las encuestas que se conocieron en la víspera de las votaciones de mañana dirían que no hay razón para que el Presidente se victimice y hable de crucifixión, tal vez los números que esperan en Palacio Nacional son demasiado exigentes o se niegan a aceptar que el Presidente, después del 7 de junio, ya no tendría la posibilidad de modificar la Constitución ni hacer más reformas que fortalezcan su poder y su proyecto. Es tanto el poder que ha acumulado, que la idea de empezar a soltar una parte de ese poder con una Cámara de Diputados más plural, parece tener muy preocupado al Presidente.

NOTAS INDISCRETAS…

A propósito de tanto que le molesta a López Obrador el que la Agencia para el Desarrollo Internacional del Gobierno de Estados Unidos financie a organizaciones civiles como MCCI y Artículo 19, estaría bien que alguien le dijera al Presidente que también hay áreas de su gobierno que reciben financiamiento económico de esa Agencia del Departamento de Estado estadunidense. Se trata de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, que depende de la Secretaría de Gobernación y concretamente del subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas.

Los mismo dólares de Washington que financian los reportajes e informes sobre corrupción y agresiones a periodistas de esas dos organizaciones civiles, también sirven para que el gobierno mexicano apoye a las más de 80 mil familias de desaparecidos en el país. Si en el caso de Mexicanos contra la Corrupción ese financiamiento es “injerencista”, ¿qué sucede con el dinero que recibe la Comisión de Busqueda de la Segob?…

Hablando de lo que venga mañana en las votaciones nacionales, un colaborador cercano de la Presidencia de la República nos decía que el parámetro que tienen en Palacio Nacional para medir si a López Obrador y a la 4T les va bien o mal en estos comicios es, primero, si conservan la mayoría absoluta, de la mitad más uno de la Cámara de Diputados, ya sea Morena solo o junto a sus aliados, porque está claro que la mayoría calificada ya no la tendrán. Y en el caso de las gubernaturas, la cifra para considerar un resultado “positivo” estaría entre 9 y 10 gubernaturas ganadas.

Cualquier cosa que salga de esos parámetros, reconocen en Palacio, sería un fracaso y un golpe para la continuidad del proyecto lopezobradorista, aunque también tienen claro que cualquier resultado este domingo depende del nivel de participación de los ciudadanos: entre más votantes salgan a las casillas, más podría haber un “voto de castigo” y a menor participación, el escenario se ve mejor para el gobierno.

En todo caso, en esta elección estarán a prueba qué tanto pesan los programas sociales y los apoyos directos que entrega el gobierno de López Obrador y también se medirá el efecto que siguen teniendo las “benditas redes sociales”, que en 2018 fueron decisivas para el triunfo del ahora Presidente. Veremos si en 2021 las redes le siguen ayudando o le perjudican…Todos a votar mañana. No hay mañana sin nuestro voto…Los dados mandan Escalera doble. Subida para la democracia. (Salvador García Soto, El Universal, Opinión, p.6)

México SA

México: petrolíferos y absurdos // De naranjas y jugo de ídem // Sin pretextos: todos a votar

El presidente López Obrador ha denunciado, y en la mañanera de ayer lo reiteró, que la estrategia de los ”neoliberales corruptos” fue convertir las refinerías mexicanas en chatarra para que todo el negocio de la compra de gasolina dependiera de las importaciones y se beneficiara a particulares, y por eso aumentaba constantemente el precio de las gasolinas; querían que se pudrieran, se les dejó en el abandono, no se invirtió, cada vez producían menos, perdieron capacidad de refinación. Era un plan deliberado, perverso, porque esas refinerías se construyeron a lo largo de la historia en nuestro país para que nosotros, los mexicanos, contáramos con los combustibles y no importarlos.

De ahí la decisión de su gobierno de levantarlas, porque cuando llegamos se estaban importando gasolinas y diésel en 70 por ciento de lo que consumimos. Eso se ha venido reduciendo y lo que queremos es ya no importar nada, que se produzca toda la gasolina en México, y por eso se están fortaleciendo las refinerías.

¿Exagera? Lejos está, porque la estadística del Sistema de Información Energética (SIE), con base en las cifras de Petróleos Mexicanos (Pemex) lo confirma a plenitud y permite fijar en el tiempo cuándo y quién decidió el plan deliberado, perverso (AMLO dixit) en materia de importación de petrolíferos, especialmente gasolinas y diésel, que llevó a nuestro país a convertirse en un importador neto de combustibles, a pesar de su riqueza petrolera, con la consecuente pérdida de soberanía.

¿Cuánto le costó al país esa brillante idea neoliberal? Más de 323 mil millones de dólares desde que, en 1990, a Carlos Salinas de Gortari y su pandilla de tecnócratas se le ocurrió armar otro jugoso negocio privado: iniciar la creciente importación masiva de combustibles (gasolina, diésel, turbosina, combustóleo, naftas, gas licuado y otros), a la vez que decretaba la paulatina decadencia de las refinerías mexicanas, como parte de su plan privatizador.

Hasta 1990 México fue autosuficiente en petrolíferos, pero a partir de ese año (con Salinas en Los Pinos) y hasta el cierre de 2018 (con Peña Nieto en el mismo sitio), el volumen de importación pasó de cero a 985 mil barriles diarios, lo que en el periodo significó una erogación acumulada de más de 323 mil millones de dólares. Y los neoliberales aseguraban que refinar en el país no es negocio y sí, decían, un desperdicio de recursos públicos. Sin duda, para México esa política no fue negocio, pero sí, y muy suculento, para quienes vendían esos productos a nuestro país. (Carlos Fernández-Vega, La Jornada, Opinión, p.20)

Sacapuntas

Logística presidencial

Nos platican que para dar seguimiento puntual a las elecciones de este domingo el presidente López Obrador armó un dream team para monitorear y un mega búnker con secretarías como Gobernación, Consejería Jurídica y Seguridad Pública. Además, se aumentó el patrullaje en zonas calientes, y hasta hay un grupo especial para cuidar a periodistas.

Se han portado bien

Nos hacen notar lo bien portaditos que están todos los candidatos y partidos políticos en estos días de veda electoral. Sobre todo, no hay guerra sucia en redes sociales, y las fake news son muy escasas. Sin embargo, en el INE, de Lorenzo Córdova, están atentos a lo que pueda ocurrir hoy y mañana, para atajar cualquier intento de ensuciar los comicios.

Cierran puerta a desvíos

Para evitar el uso de recursos con fines electorales este domingo, la Secretaría de Bienestar, de Javier May, desplegó grupos de trabajo en cada una de sus delegaciones para resguardar desde vehículos hasta inmuebles. Incluso ya se colocaron sellos en oficinas, bodegas, estacionamientos y automóviles. Más vale, dicen, pecar de exagerados que de confiados.

Fluye cooperación 

Es un hecho que hay colaboración con EU para que México recupere la Categoría 1 en seguridad aérea. La Secretaría de Comunicaciones, de Jorge Arganis, firmó un convenio con la estadounidense Administración Federal de Aviación para tener asistencia técnica que agilicen el retorno a la clasificación, lo que, se estima, sería en pocos meses(El Heraldo de México, Opinión, p.2)

Política Irremediable / Somos ciudadanos, no vasallos. ¡A votar!

Durante siglos enteros, los humanos no fueron ciudadanos: fueron vasallos, fueron súbditos o hasta esclavos. Sometidos a un señor feudal u oprimidos por un tirano absoluto, no ejercieron casi derecho alguno ni gozaron prácticamente de garantías salvo aquellas que aseguraban una mínima supervivencia en unas sociedades muy crueles.

Vivimos hoy una era de enojo universal, paradójicamente, siendo que hace apenas un centenar de años la inmensa mayoría de la población sobrellevaba unas condiciones de vida descomunalmente miserables y que la desigualdad, ahí sí, era la característica más distintiva del orden social.

Los nostálgicos del pasado no saben de lo que hablan cuando evocan unos tiempos marcados por la armónica quietud de la vida aldeana, una serena existencia regida por las buenas costumbres de siempre y el respeto a los valores ancestrales. Pues, no hubo casi nada de eso: lo que hubo fue violencia y abuso, suciedad y dolor, pobreza e ignorancia, injusticia y arbitrariedad, explotación y sometimiento… (Román Revueltas Retes, Milenio, Opinión, p.7)

Arsenal / Los riesgos de la elección

Mañana es el “día D” para México. Más de 94 millones de ciudadanos irán a las urnas a votar  por alrededor de 20 mil cargos, en medio de un clima político polarizado, envenenado y violento. La división entre mexicanos —unos a favor y otros en contra de la 4T— le da a estas elecciones intermedias un toque plebiscitario. El presidente López Obrador no va a estar en la boleta, pero sí en la mente de los ciudadanos a la hora de cruzar el voto.

Nos han repetido que son las elecciones más grandes de la historia, por el número de votantes y los cargos en juego. Pero también por lo que significa para la consolidación del controvertido modelo de López Obrador.

Se renueva la totalidad de la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 30 congresos locales, alcaldías, presidencias municipales y regidurías. Pero la atención, a nivel federal, está concentrada en la composición de la nueva Cámara baja. Tener mayoría absoluta significa tener mayor control sobre el presupuesto.

*Integralia Consultores, encabezada por el exconsejero presidente del IFE (hoy INE), Luis Carlos Ugalde, publicó ayer su segundo reporte de escenarios y riesgos del 6 de junio.

Entre los riesgos que percibe el mero día de la jornada electoral están:

1.-Que AMLO haga declaraciones de carácter político cuando acuda a emitir su voto: una convocatoria a sus seguidores a cuidar las casillas electorales o una invitación a votar “por el cambio verdadero”.

2.- Los conflictos que pudieran darse entre funcionarios de casilla y ciudadanos que se nieguen a portar el cubrebocas para emitir su voto. Eso incluye a AMLO. (Francisco Garfias, Excélsior, Opinión, p.4)

¿Eres feliz con Amlo?

La pregunta me la hacen últimamente muy seguido, porque la gente está reflexionando su voto. Me la hacen amigos y familiares –y desconocidos que por alguna razón saben que escribo sobre política.

Para ellos tengo dos respuestas. La corta y la larga, según de cuánto tiempo dispongamos. La respuesta corta es:

–Soy inmensamente feliz con Amlo, vota por la Izquierda.

La respuesta larga es más sincera y empieza con la lista de mis diferendos con el presidente, una lista larga como un recibo de supermercado o como el abecedario, cuyos puntos principales son los que siguen.

  1. Abandonar el magnífico Aeropuerto diseñado por Foster para suplirlo con otro rudimentario.
  2. La indiferencia de este gobierno a la Cultura.
  3. El rechazo al movimiento social más vivo del país, el Feminismo.
  4. La priorización durante la pandemia de la Macro economía sobre las vidas y la micro economía de los mexicanos.
  5. La todavía escaza cobertura de los Subsidios a la población que vive en la precariedad.

En suma, lamento que Amlo no haya sido hasta hoy más de Izquierda –y de una izquierda democrática.

Acá suelo interrumpir mis lamentos e introducir una afirmación.

–Y sin embargo, mi larga lista de diferendos no suma una repentina simpatía por la oferta de la Derecha en estas elecciones.

Y es que votar en estas elecciones por la Derecha, porque la Izquierda no ha cumplido a cabalidad su promesa, sería como comer sal a puños porque el azúcar que tengo en la alacena no endulza suficiente. Sería como cortarme la nariz de un navajazo, porque en la punta se ha detenido una mosca. Sería explotar mi casa, porque la tubería zumba cuando pasa el agua. (Sabina Berman, El Universal, Opinión, p.5)

Política Zoom / La justicia en manos de Gertz Manero

Laura, Laura, Laura”, soltó Federico Gertz Manero mientras lo sacaban de su casa rumbo al hospital.

Laura tomó a su cuñado de la solapa y reclamó:

“¿Por qué me haces esto?”

Alejandro Gertz Manero, entonces rector de la Universidad de las Américas de la Ciudad de México, respondió:

“Porque estás matando a mi hermano.”

La mujer de 88 años no podía creer lo que estaba oyendo:

“¿Cómo lo estoy matando, si lo estoy cuidando? Tú mismo lo viste, tus hijas (también) han estado aquí día y noche.”

Según el expediente judicial del caso Federico Gertz Manero y Laura Morán Servín se conocieron en 1965 y tres años después comenzaron a vivir juntos. Ella era seis años mayor que él y tenía dos hijas y un hijo, ninguno de los cuales habitó nunca en la casa de la pareja Gertz-Morán.

Federico y Laura sostuvieron una relación que duró 50 años, referida por su entorno como ejemplar por el amor que se profesaban.

En julio de 2015 Federico Gertz, quien entonces tenía 81 años, comenzó a exhibir un declive pronunciado en su salud. Según testimonios del personal que lo atendía perdió la vista, casi por completo. Sufría también síntomas de demencia que lo hacían padecer alucinaciones frecuentes.

El martes 4 de agosto, por la mañana, Federico tuvo una caída involuntaria en su recámara que le produjo una lesión en la cabeza. Sin embargo, cuenta Laura, esa misma mañana su hermano Alejandro pasó a buscarlo porque ambos tenían una reunión de trabajo.

Ella se atrevió a señalar la imprudencia y sin embargo salieron juntos a la calle.

La salud de Federico siguió deteriorándose durante los siguientes días. A pesar de su edad, Laura tomó las riendas y llevó a Federico a visitar tres médicos que atendieron las distintas dolencias. Contrató también a dos enfermeros para que le ayudaran a cuidarlo las veinticuatro horas del día.

Existe evidencia, también en el expediente, de que se hizo cargo de comprar los medicamentos y de que se practicaran los estudios clínicos solicitados. Rentó equipo de oxigenación y una cama hospitalaria que hizo instalar en la sala de su casa, porque después de la caída no hubo condiciones para que Federico regresara a su dormitorio.

Laura asegura que mantuvo informado a su cuñado sobre la evolución de Federico.

El lunes 24 de agosto ella llamó al rector de la Universidad de las Américas para insistir con el deterioro de su pareja. Ese mismo día Alejandro Gertz visitó a Federico y mandó llamar al médico Hugo Mancilla Nava, empleado de la referida universidad, para que lo atendiera. (Ricardo Raphael, Milenio, Opinión, p.15)

Doble Fondo / Ante la violencia y la política TikTok, votar es de chingones

Ante la violencia política de caciques municipales, estatales y regionales, que impunemente sesgan la vida de opositores; ante la violencia del crimen organizado, que a través de amenazas, secuestros y homicidios veta e impone candidatos sin que alguien lo impida; ante esta escalada de violencia que nos ha llevado a padecer el proceso electoral más violento en la historia reciente, solo superado en letalidad por el de 2018, todos los ciudadanos tienen, tenemos la obligación de votar mañana.

Estamos hartos de la frivolidad de la política, de la política TikTok, de la política de ocurrencias, de las campañas ridículas, estridentes y estériles que nos han asfixiado. Estamos hartos de la falta de propuestas a los problemas concretos de las comunidades, y dan ganas de no votar, pero la verdad es que en esta ocasión, ser indiferente o apático, no acudir a votar, es una especie de complicidad con los violentos. Es darles permiso y aval para que sigan “votando” a balazos.

Este 6 ese junio debemos reprobarlos de forma contundente, a punta de sufragios. Los caciques y criminales deben sentir el poder de un gran acto colectivo, deben palpar la fuerza de la sociedad pacífica, expresada en las urnas llenas de votos.

Cada punto porcentual de participación ciudadana este domingo será un emotivo coro para silenciar (aunque nunca olvidar) el estruendo de la violencia: las 33 tentativas de homicidio, las 278 amenazas, los 40 secuestros y levantones (y seis intentos de privación de la libertad); los 36 atentados contra familiares de candidatos y aspirante, los 53 ataques contra colaboradores de ellos, las 22 intimidaciones, los 45 daños en propiedad (coches quemados, casas baleadas); en fin, las 840 agresiones perpetradas durante el proceso electoral en 460 municipios de las 32 entidades, un promedio de tres casos por día desde septiembre, uno cada ocho horas, de acuerdo a la laboriosa recopilación que realizó la consultora Etellekt, dirigida por Ruben Salazar.

Así que hoy, cuando las balas de la violencia se han cobrado la vida de 54 políticos y de 35 candidatos y aspirantes, las urnas son los únicos parapetos eficientes para contrarrestar este envilecimiento que ha manchado de sangre los comicios. No podemos permitir que se instaure la normalización de la violencia política y que nos dediquemos a contar cadáveres. No debemos fomentar la impunidad, porque entonces los perpetradores lo volverán a hacer: hay que subrayar que el 75% de los agredidos era opositor a los gobiernos estatales, y el 90% de candidatos asesinados era opositor a los gobiernos municipales. (Juan Pablo Becerra-Acosta M., El Universal, Opinión, p.2)

Te pueden interesar

33 min de lectura
30 min de lectura
4 min de lectura