30 de septiembre de 2022

COLUMNAS POLÍTICAS

Videos: Grupo armado irrumpe en Caborca Sonora, desata balaceras y realiza  secuestros - Periódico Debate Político

Las columnas hoy, viernes 18 de febrero de 2022

La batalla de Caborca

¿Cómo pudo moverse sin ser detectado un convoy de 19 vehículos, transportando a casi un centenar de hombres armados? ¿Cómo es posible que haya ocurrido una balacera de varias horas sin que mediara una reacción de las autoridades?

Alejandro Hope / El Universal

Hace dos días, Caborca, un municipio ubicado en el norponiente de Sonora, fue escenario de hechos terribles.

Un grupo numeroso de hombres armados, moviéndose con total impunidad en un convoy de 19 camionetas, entró a la ciudad en horas de la madrugada, asesinó a cuatro personas y secuestró a nueve más. La balacera duró casi seis horas.

Este no es ni de lejos el único incidente grave que ha ocurrido en ese municipio en fechas recientes. La semana pasada, Francisco Javier Celaya Ibarra, comandante de la Policía de Tránsito municipal, y su pareja fueron asesinados a tiros al interior de su casa.

En agosto pasado, elementos de la Guardia Nacional tuvieron un enfrentamiento con un grupo armado, el cual dejó dos muertos y cuatro heridos.

En junio, otro enfrentamiento produjo la muerte de tres personas. En mayo, fue secuestrado y asesinado el periodista Benjamín Morales Hernández.

En marzo, otro periodista, Jorge Molontzin Centlal, fue reportado como desaparecido.

En total, se registraron 118 homicidios en Caborca en 2021, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal. Y el año previo, fue aún peor: de acuerdo a cifras de Inegi, 184 personas fueron asesinadas en Caborca en 2020. Considerando que se trata de un municipio de menos de 100 mil habitantes, la tasa de homicidio es casi cinco veces la tasa nacional y dos veces más que la tasa estatal.

Tanta violencia se explica en parte por la geografía. El municipio de Caborca hace frontera con Estados Unidos y es por tanto ruta de paso para diversas formas de tráfico ilícito: drogas, personas, armas, dinero. Ha sido zona de conflicto entre varios grupos armados desde hace ya un buen tiempo y la disputa parece haberse agudizado en los últimos dos años.

Y eso es lo que la presencia de la Guardia Nacional (GN) tendría que estar conteniendo. En julio pasado, en presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, se inauguró un cuartel de la GN en el municipio vecino de Pitiquito. En el evento, el presidente afirmó que “es una nueva estrategia que consiste básicamente en territorializar todo lo relacionado con la seguridad pública, tener estos cuarteles muy cerca de la gente para proteger a los ciudadanos”.

El cuartel en cuestión se encuentra, según Google Maps, a 13 minutos en vehículo del centro de la cabecera municipal de Caborca. No se entiende por tanto lo sucedido el miércoles pasado: ¿cómo pudo moverse sin ser detectado un convoy de 19 vehículos, transportando a casi un centenar de hombres armados? ¿Cómo es posible que haya ocurrido una balacera de varias horas sin que mediara una reacción de las autoridades?

Alejandra Díaz, vocera de la Secretaría de Seguridad Pública de Sonora, dio esta versión de los hechos:

“A las 12:05 am entra una llamada de emergencia ya en Caborca y aproximadamente a las 2:00 am se toma el control por parte de la fuerza del estado que es Sedena, Policía Estatal y Guardia Nacional en el suceso; fallecen 2 personas, hay 3 detenidos y hay 3 vehículos asegurados y armas de diferentes calibres”.

Es decir, en la propia versión oficial, pasaron dos horas entre la llamada de emergencia y la reacción de las autoridades, cuando había un cuartel de la GN ubicado a 13 minutos de donde ocurrieron los hechos.

La batalla de Caborca no es por tanto solo un asunto de geografía. Habla también de la ineficacia y la lentitud de las instituciones públicas. Aquí hay omisiones que se tienen que investigar.

alejandrohope@outlook.com

.

##

El asesinato de Heber

Estrictamente Personal

El asesinato busca el silencio y la autocensura, sabiendo que en las condiciones actuales del país, la impunidad se fortalece desde el Zócalo de la Ciudad de México.

El asesinato del periodista Heber López Vásquez, en las puertas de su casa-estudio en el puerto de Salina Cruz el miércoles 9 de febrero, ha recibido una atención en el mundo muy pocas veces vista. Puede ser que se deba a que fue el quinto crimen contra periodistas en las primeras seis semanas de este año, el periodo más mortal que ha tenido el gremio en un plazo tan corto, que galvanizó la atención y preocupación internacional. Pero lo que seguro no motivó la gran reacción es lo más grave de todo en el fondo. Su muerte muestra con enorme claridad la intervención de políticos y narcotraficantes actuando de manera abierta cuando un periodista se les cruza en el camino. El asesinato busca el silencio y la autocensura, sabiendo que en las condiciones actuales del país, la impunidad se fortalece desde el Zócalo de la Ciudad de México.

Para políticos y narcotraficantes, coludidos en amplias regiones de Oaxaca, López Vásquez era un estorbo, de acuerdo con la principal línea de investigación que se sigue. El periodista fue asesinado por al menos dos personas, que fueron detenidas poco después de ejecutarlo. Una de ellas, Ricardo Espinosa Cartas, es hermano de la ex agente municipal de Salina Cruz, Arminda Espinosa Cartas, contra quien, en vísperas de que lo mataran, publicó una denuncia por su presunta complicidad con un ejecutivo de la constructora del Grupo INDI, que está encargado del proyecto Rompeolas en ese puerto, una magna obra de infraestructura que incluye la construcción de múltiples muelles, que será el puerto de entrada de los productos de Asia al nuevo canal interoceánico en el istmo de Tehuantepec que conectará con Coatzacoalcos, en el Golfo de México, desde donde llegará la mercancía a la Costa Este de Estados Unidos.

El canal interoceánico, probablemente la obra de mayor trascendencia para el comercio mexicano en décadas, ha generado en este sexenio uno de los reacomodos más estratégicos del crimen organizado, que había dejado toda la zona del istmo de Tehuantepec a organizaciones filiales, con territorios bien definidos y asentados. El nuevo canal llevó a pelear a los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación a la región, por el control de lo que será una muy lucrativa ruta de paso de drogas, particularmente de fentanilo y precursores químicos para las metanfetaminas, así como armas.

Salina Cruz, de acuerdo con información de inteligencia, está bajo el control del Cártel de Sinaloa, que tiene como organizaciones filiales al Cártel del Golfo y a Los Ántrax, este último fundado en 2008 por José Rodrigo Aréchiga, apodado El Chino Ántrax, tras la separación de los hermanos Beltrán Leyva del Cártel de Sinaloa. Aréchiga, que se convirtió en uno de los principales sicarios del jefe de Sinaloa, Ismael El Mayo Zambada, hasta que fuera asesinado en Culiacán hace casi dos años. El Cártel de Sinaloa controla toda la región costera y del istmo de Tehuantepec de Oaxaca, desde el municipio de Tapanetepec –cuyo alcalde acaba de sufrir un atentado– hasta Guerrero.

El Cártel de Sinaloa y sus filiales están confrontados con el Cártel Jalisco Nueva Generación, que ha ido ganando terreno de la mano de políticos oaxaqueños, dentro de una red que incluye a abogados y notarios, que tiene su principal asiento en la cuenca del Papaloapan, en Veracruz, y extiende su control hasta Coatzacoalcos. El canal interoceánico los ha puesto a pelear por todo el territorio, y están buscando el control de los municipios, desde la frontera de Veracruz con Oaxaca, hacia el sur. No han podido vencer a sus adversarios y menos aún llegar a desafiarlos en la región costera. No obstante, el Cártel Jalisco Nueva Generación ha logrado reclutar a varios gobernantes y diputados locales en la zona de los sinaloenses, particularmente en Salina Cruz, de acuerdo con lo información de inteligencia.

López Vásquez se había convertido en un periodista incómodo. Aunque el nombre de Espinosa Cartas no figura en la relación de inteligencia sobre los políticos en las nóminas y estructuras de los cárteles, la atención que había logrado captar el periodista con su trabajo sobre los intereses detrás del Rompeolas lo colocó en medio de la reorganización criminal en la región. Ricardo, quien manejaba la camioneta donde se transportaron los asesinos del periodista, también fue esposo –está divorciado ahora– de la alcaldesa de Santa María Jalapa del Marqués, Joseline Esquivel Balseca, que se encuentra en el radio de influencia del Cártel de Sinaloa.

La penetración de narcotraficantes en la vida pública e institucional de Oaxaca ha tenido varias fases de evolución. Hay políticos que no han sido comprados por los cárteles de la droga porque son ya parte de sus estructuras criminales. Es el caso del corredor del istmo de Tehuantepec, donde un buen número de alcaldes, la mayoría de Morena, trabaja para el Cártel de Sinaloa o está sometido a él, de acuerdo con los reportes de inteligencia.

Lo que inquieta en algunos sectores del gobierno federal es el respaldo que ha tenido de ellos el precandidato al gobierno del estado, el senador Salomón Jara, quien no ha hecho ningún deslinde de ellos, ni se ha pronunciado en contra del narcotráfico. Peor aún, también ha recibido apoyos públicos de políticos identificados en los reportes de inteligencia como parte de las estructuras del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Para los intereses oscuros de la narcopolítica oaxaqueña, las miradas críticas de la prensa chocan con sus planes. López Vásquez, según la información obtenida, estaba incomodando con sus denuncias y colocando la atención en el Rompeolas. No hay una línea que conecte a Rosalinda Espinosa Cartas y al ejecutivo de INDI con el crimen organizado, pero en toda esa región el Cártel de Sinaloa tiene un control total de lo que sucede en las estructuras municipales. López Vásquez se metió, quizá sin saber, en esa mezcla de intereses políticos y criminales que está ampliándose en el país, que le costó la vida y amenaza la de muchos más.

#

La conspiración

Jorge Fernández Menéndez /Razones

En Palacio Nacional están convencidos de que existe una conspiración nacional e internacional contra el gobierno del presidente López Obrador y ven encabezando la misma a grupos de poder de Estados Unidos. En los viejos manuales del populismo, después de la denuncia, viene la victimización y, más tarde, la conspiración.

No hay ninguna conspiración, lo que hay es un mal manejo político de la agenda y de los objetivos políticos, complicado con proyectos que chocan contra las propias normas que se ha dado el Estado mexicano, interna y externamente.

En la izquierda latinoamericana, más aún en ésta que no se sabe muy bien en dónde se ubica, porque en su seno hay de todo, siempre ha dominado el afán revolucionario. Se lo piden los duros al Presidente un día sí y el otro también. Ahí están Epigmenio Ibarra o Paco Taibo III, proclamándolo a los cuatro vientos. Creen que esto no se trata de una transformación, sino de una revolución. Y la revolución y la democracia nunca han sido compatibles.

En su más reciente libro, El nuevo Barnum, el escritor italiano Alessandro Baricco (un hombre de izquierda y de convicciones democráticas) se pregunta si “¿privatizar una compañía municipalizada (estatal) y con ese dinero abrir guarderías, es de izquierda o derecha? Como no hay una respuesta, me he acostumbrado, dice, a pensar que, más allá de las etiquetas, hay soluciones que mejoran la vida de los ciudadanos y otras que no lo hacen: el resto es un lujo poético que ya no podemos permitirnos”.

Descubrir una conspiración de Estados Unidos para quitarle los reflectores a una denuncia periodística; poner en pausa las relaciones con España; hacer una reforma energética que no se basa en ningún criterio de eficiencia y ahorro, sino en fortalecer, volver monopólica, a una empresa estatal; romper lanzas con los medios y los comunicadores porque no gusta lo que se publica o porque no comparten la visión gubernamental; insistir en estrategias de seguridad que no tienen resultados porque partieron de un mal diagnóstico, basado más en la ideología que en la realidad; no comprender que la situación de la salud pública es de catástrofe por diferencias con empresas farmacéuticas o porque se quiere crear un nuevo sistema de atención que no está basado ni en la experiencia ni en el conocimiento, son precisamente esos lujos poéticos que, diría Baricco, como sociedad ya no podemos permitirnos.

Pero esos lujos, en nuestro caso, dejan de ser poéticos porque nos dejan un número récord de muertes, ya sea por la violencia o por la pandemia; aumentan dramáticamente el número de pobres; nos cierra las puertas de las inversiones y, por ende, de la creación de nuevos puestos de trabajo formales y mejor pagados; nos priva de medicinas para los niños con cáncer y, sobre todo, nos deja con un país dividido, polarizado, lastimado, con heridas que tardarán mucho más que lo que resta de este sexenio en restañar. Hay patriotas o traidores a la patria. Así se desgarra el tejido social, no se construye nada.

Detengámonos un momento en el tema de la conspiración. Desde la Unión Americana (o desde España) no existe ninguna conspiración contra el gobierno de la 4T: lo que existen son profundas diferencias que, en su mayoría, ha generado la propia administración federal.

¿Cuáles son esos temas? Comencemos por el más evidente: la reforma energética, que viola en forma evidente no sólo el T-MEC y las normas de competencia, sino también la seguridad jurídica de las empresas que invirtieron miles de millones de dólares en México y a las que ahora se quiere despojar de forma directa o indirecta de esos bienes. No se expropia, como dijo Rocío Nahle, simplemente se revocan permisos y a ver qué hacen esas empresas con sus bienes si no los pueden utilizar. ¿Qué se pretende? Que algunos desaparezcan y otros vendan la energía a los precios que quiera la CFE. Ésta ya tiene, con las leyes actuales, el monopolio de la distribución, pero quiere quedarse también con el de la generación y con el control del mercado nacional.

A eso es a lo que se oponen en Estados Unidos, en España, en Canadá, nuestros tres principales socios comerciales (insisto en la palabra: socios), sin los cuales nuestra economía se derrumba, incluyendo los más de 40 mil millones de dólares en remesas que envían nuestros paisanos desde la Unión Americana. Si se cometieron abusos, hay que castigarlos legalmente, pero la intención no es ésa: es cambiar el marco legal aprobado en nuestras leyes y en los convenios internacionales y sobre los cuales se realizaron esas inversiones.

Estados Unidos está preocupado por la falta de una política medioambiental coherente con los acuerdos comerciales y medioambientales que ha firmado México. Está preocupado porque sigue creciendo el tráfico de droga a la Unión Americana. Por supuesto que hay responsabilidades compartidas en ese tema, pero la demanda de reciprocidad debe pasar por otros ámbitos, por ejemplo, por medidas como la demanda contra los fabricantes de armas que presentó la SRE en Boston, no enfrentándose con el presidente Biden por un apoyo ínfimo a una ONG.

Dice la socióloga Kate Starbird, de la Universidad de Washington, que “nos resulta más fácil aceptar una teoría de la conspiración que la realidad, que es mucho más caótica, azarosa y difícil de asumir”. En eso estamos en estos días.

##

.

1,144 días y sigue el desabasto de medicamentos

Francisco Garfias / Arsenal. Exceslior.

El desabasto de medicamentos es el reflejo del desastre que ha sido el sistema de salud desde la llegada de la 4T al poder.  Amparado en el discurso anticorrupción, el gobierno federal destruyó el sistema de compras consolidadas y la distribución de los fármacos, sin tener un plan eficiente para reemplazarlo.

Recurrió a la UNOPS, organismo de la ONU, que nunca había realizado una tarea de ese tamaño, para comprar las medicinas, y al Ejército para distribuirlas Los resultados están a la vista. Luego de 1,143 días en el poder, el gobierno de López Obrador no ha podido resolver la escasez de medicamentos. 

“La gente sufre y los pacientes mueren”, escribió Xavier Tello, médico cirujano por la UNAM, autor del libro La tragedia del desabasto (Editorial Planeta).

Todavía en 2021 —luego de tres años de López Obrador en Palacio Nacional— el abasto de medicamentos fue de 67% en centros de salud y de 63% en hospitales. Los datos no son de conservadores que perdieron privilegios ni fueron divulgados por periodistas millonarios. Son de Juan Antonio Ferrer, director del Insabi. Los dio en una sesión conjunta de la Academia Mexicana de Cirugía y la Secretaría de Salud.

Lo que más ha faltado es la metformina, para el tratamiento de la diabetes; Losartán, para hipertensión, y los analgésicos.

* Caso aparte son los niños con cáncer. Los medicamentos para tratar la agresiva enfermedad cuestan muy caros. A la mayoría no les alcanza. No les queda más que tomar calles, aeropuertos, carreteras, sin que a la fecha se les haya resuelto su calvario. Todavía el martes pasado fueron a protestar frente a Palacio Nacional. En las pancartas aparecía con frecuencia el nombre de Hugo López-Gatell. No olvidan que el subsecretario de Salud los acusó de “golpistas” en un programa de televisión. 

Cito textual las palabras de López-Gatell: “Esta idea de los niños con cáncer que no tienen medicamentos cada vez la vemos más posicionada como parte de una campaña, más allá del país, de los grupos de derecha internacionales, que están buscando crear esta ola de simpatía en la ciudadanía, ya con una visión casi golpista”.

Tremenda pifia de un doctor que, reiteradamente, ha demostrado que prefiere quedar bien con su jefe de Palacio Nacional, que respetar el juramento de Hipócrates: no llevar otro propósito que el bien y la salud de los enfermos.

* ¿De qué tamaño es el problema? La Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC) dice, en su página web, que del 11 de diciembre de 2019 al 11 de diciembre del 2020 se habrían acumulado 2,190 decesos de menores de edad.

Pero aclara: “De forma imprecisa se atribuyeron estos decesos al recorte en los presupuestos en salud y al desabasto de medicamentos. Hemos señalado que la falta de registros actualizados, confiables y completos impide medir las consecuencias del desabasto”.

* En opinión de Arturo Morales, presidente de la Amelaf, el desabasto de medicinas en el sector público ha provocado que la gente utilice dinero de sus ahorros para sacar adelante la salud de la familia. Eso crea un círculo vicioso: buscan las medicinas en farmacias privadas, cuyos inventarios son insuficientes para satisfacer la demanda. Se agotan rápidamente y la gente se queda otra vez sin la medicina.

Morales, por cierto, deja la presidencia de la Amelaf en un mes. Cuando llegó eran 22 los laboratorios que integraban la asociación. La deja con 45.

* Del tema hablamos con el diputado emecista, Salomón Chertorivski, exsecretario de Salud. No se mostró optimista:

“El problema sigue y va a seguir hasta que no se sustituyan las capacidades que se necesitan. Y las capacidades que se necesitan están absolutamente encontradas con la forma de trabajar de este gobierno inepto. 

“Es mucho más complejo de lo que piensa un señor que dice que es como distribuir papitas y refrescos. Los medicamentos y las vacunas necesitan ir con ciertas condiciones sanitarias. Sin análisis y con prejuicios, destruyó el sistema de planeación, de compra y de distribución de medicamentos. Y cuando tú destruyes todo ese sistema y lo sustituyes con 4 funcionarios de la Oficialía Mayor de Hacienda que nunca han comprado medicamentos y no entienden la dimensión y la complejidad, armas un ¡desgarriate absoluto”.

* Ayer circuló en las redes sociales la versión de que la cancelación del Aeropuerto de Texcoco costó, en realidad, 465 mil millones de pesos. 

“¡Es una volada!”, escribió David Colmenares, titular de la Auditoría Superior de la Federación, en un WhatsApp que nos envió anoche.

“Se insiste en difundir algo que es incorrecto: que el costo del NAIM es mayor que las aclaraciones de seguimiento que realizó la ASF con el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México —el ente auditado— que se publicó en mayo de 2021. La cifra definitiva es de 113,327 millones de pesos”, aclara.

#

.

Regenta, ¡sí!; el título de jefa de Gobierno no le va…

Enrique Aranda / Excelsior.

Desde el momento en que anunció que había solicitado al Inai, que lidera Blanca Lilia Ibarra Cadena, comisionada presidenta, transparentara el ingreso salarial de comunicadores presuntamente opositores al régimen, Andrés Manuel López Obrador y su círculo cercano conocían con absoluta certeza el sentido de la respuesta a su publicitada solicitud.

El comentario que en su tradicional prédica mañanera hiciera ayer el tabasqueño sobre el particular es más que reveladora —“yo ya presentía que iban a responder (así)… no permiten que se den a conocer informes sobre lo que ganan los periodistas famosos”, dijo— de que, más allá que exhibir los ingresos de un crítico al gobierno, su intención no era otra que subir al instituto autónomo a un pleito (público) ajeno a su función o con miras a abrir un nuevo frente (un montaje mediático, otro), al exhibirlo como contrario a su administración.

Analistas y especialistas de diversos ámbitos incluso, advirtieron que, independientemente de la previsible y, finalmente, confirmada respuesta del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales a la petición del Ejecutivo, el asunto daría pie a la reactivación del embate de éste en contra del organismo que, con la ley en la mano, ha resistido desde el inicio del sexenio a la presión para actuar más como una instancia subordinada que como una instancia autónoma, cual es ¡por mandato constitucional!

Hoy, entonces, luego de que el Inai explicitara sus facultades en temas como el que nos ocupa, el futuro de confrontación de la relación entre las partes está “más que cantada”, lo que obliga a su titular a reconfirmar, en los hechos, una y otra vez, su particular compromiso de posibilitar el acceso a la información (pública) y, sin duda alguna, proteger contra todo tipo de intereses los datos personales de todos y cada uno de los mexicanos…

ASTERISCOS

* Prácticamente un hecho, a decir de no pocos, el arribo de una mujer a la Fiscalía de Justicia del Edomex, en lugar de Alejandro Gómez Sánchez. La nominada, en concreto, sería la exmagistrada, con 32 años de experiencia, María de la Luz Quiroz Carbajal, actual coordinadora para la Atención de Delitos Vinculados a Violencia de Género, en el Valle de Toluca

* Al final, como era de preverse, MC, de Dante Delgado Rannauro, le quitó la candidatura a gobernador de Quintana Roo al fanfarrón Roberto Palazuelos y se la dio al, hasta ayer, senador oficialista José Luis Pech, lo que, a la vista de la “pulverización” de la oposición, favorece a la morena Mara Lezama…

* Ayer, por cierto, el gobierno del expriista Carlos Joaquín instaló, con empresarios, autoridades diplomáticas y medios internacionales, la Mesa de Trabajo en Materia de Comunicación y Seguridad, a fin de promover la imagen y acciones en favor del turismo a nivel internacional…

Veámonos el domingo con otro asunto De naturaleza política.

#

.

Otra más de la maestra Delfina

Lourdes Mendoza/Sobremesa. El Financiero, febrero 18, 2022 | 

No me lo va a creer, pero el informe que entregará la ASF, todo parece indicar este domingo (fecha límite) –váyase por un pan, pues las penas con pan son menos–, vendrá sin los informes relativos a la SEP –sí, la dependencia dirigida por Delfina Gómez, la que siendo alcaldesa de Texcoco extorsionó a sus empleados–. ¡Así como lo está leyendo! Fueron omitidos, por presiones.

De acuerdo con mis fuentes, el deterioro de la ASF es desde hace años, pero ha escalado a niveles ‘alarmantes’ con la llegada de Colmenares.

¡Como si el horno estuviera para bollos!

El pasado 11 de febrero, el DOF publicó un acuerdo mediante el cual se dio de baja, entre otras, la Auditoría de Desempeño 1514-DS, correspondiente a la evaluación de los resultados que ha tenido la política educativa de la SEP.

Según la ASF, dicha evaluación fue dada de baja por concepto de “recalendarización”; el pero es que los plazos legales del Programa Anual de Auditorías para la Fiscalización no permiten esta posibilidad, pues no existe en el marco jurídico aplicable.

Aunque no están para saberlo, dichas evaluaciones tienen más de un año realizándose, con la participación de la SEP; empero, posterior a la presentación de observaciones y resultados, los subsecretarios de Educación Media Superior y Superior, Juan Pablo Arroyo y Luciano Concheiro, respectivamente, pidieron a Colmenares la reprogramación de dichas evaluaciones, lo cual, como le mencioné, era improcedente.

“En razón de los comentarios antes expuestos, respetuosamente las Subsecretarías de Educación Media Superior y Superior solicitan posponer la presentación del informe referido, agradeciendo incorporar las observaciones y/sugerencias expuestas”, señalaron en el documento enviado el 5 de enero pasado, con 27 observaciones.

Vergonzosamente Colmenares se doblegó, dañando a la institución, tal y como puede observarse en la publicación del DOF del 11 de febrero.

El actuar del auditor superior está en tela de juicio, pues mientras se está cediendo a la presión en las evaluaciones de política pública –en las cuales se hacen sugerencias– y en las auditorías de desempeño –donde se hacen recomendaciones–, la pregunta es qué pasará entonces respecto a las auditorías financieras.

¿Qué quisieron ocultar?

La eficiencia terminal (cada vez terminan menos personas la prepa) y concluir la carrera no garantiza tener capacidades para entrar al mundo laboral.

Súmele, además, que no han siquiera empezado con los trabajos para el nuevo modelo educativo.

A tres años de iniciado el gobierno, apenas están llevando a cabo las reuniones para delinearlo.

Detestan los modelos de competencias, pero ni siquiera han diseñado uno alternativo. Lo paradójico es que Juan Pablo Arroyo fue el impulsor del modelo de competencias en la Facultad de Economía de la UNAM y ahora reniega de ello.

Argumentan que la educación no debe verse con una finalidad de conseguir trabajo, sino humanista, pero no definen qué es eso.

Es decir, quieren llevar a las escuelas el dogma de las mañaneras. No importa que la educación no te ayude a mejorar tu calidad de vida material, mientras seas mejor humanísticamente. ¡Quihúboles!

Obvio, saldrán a decir que la recalendarizaron era para hacerla… “más mejor”.

Por ser un órgano técnico de la Cámara de Diputados, se espera que la Comisión de Vigilancia de la ASF, presidida por el diputado del PRI Pablo Angulo, tome nota sobre el tema.

Así pues, veremos de qué lado masca la iguana con Rubén Moreira y si en verdad es oposición y representante del pueblo o sólo es comparsa de AMLO, Morena y sus aliados, los impresentables del Verde y PT.

Es un escándalo…

A propósito de Santa Lucía, ¿sabían que la cancelación del NAIM nos costó 465 mmdp? Revisando la cuenta pública de 2019 y sumando las paginas 12 y 61, no fueron 331 mmdp. El capricho nos costó 134 mmdp más de lo que suponíamos. Todo está en documentos públicos y no hay una sola denuncia por corrupción ni carpeta de investigación alguna.

No están solos…

Es lo que en un video nos dijo el diputado panista Santiago Creel. En redes compartió un video asegurando que apoyará pro bono no sólo a Carlos Loret, sino a cualquier periodista que haya sido difamado o acosado por el gobierno. En entrevista, me dijo que cualquier periodista podría recibir su apoyo jurídico para emprender acciones contra las diatribas oficiales en la mañanera. Igualmente, respaldó la justificada e inédita manifestación que el martes hicieron los reporteros de la Cámara de Diputados, quienes gritaron por el respeto a la libertad de expresión y contra el asesinato de periodistas, pues sabe que para que un país sea democrático debe tener una prensa libre. Ah, por no dejar, también les cuento que Creel hizo otro video el miércoles respondiéndole a AMLO por alusiones en la mañanera, aclarándole asuntos relativos al desafuero de hace años.

#

.

Democracia limitada

René Delgado /Sobreaviso. El Universal, febrero 18, 2022 |

Si mérito del movimiento que encumbró a Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia de la República fue abrir el cerco de la democracia tutelada con margen de corrimiento del centro a la derecha, demérito de esa fuerza es verse tentada ahora por la idea de impulsar una democracia de cupo limitado, donde sólo quepan los afines a su causa.

Cuando en una democracia no cabe una nación en su conjunto es evidente que aquella ésta mal cimentada, fincada en la exclusión y con un fuerte ingrediente autoritario.

Es penoso, pero sobre todo peligroso que el Movimiento de Regeneración Nacional descalifique, hostigue y acose a quienes se oponen o cuestionen al presidente de la República. Esa postura, aunque se diga lo contrario, no difiere del pasado y menos lo supera. Por el contrario, lo ratifica porque insiste en reducir la política a un juego pendular de eliminación, donde se venera a los extremos y se aborrece al equilibrio que garantiza una convivencia plural, civilizada y pacífica.

Si, en verdad, el movimiento lopezobradorista considera traidores a la patria a quienes no concuerdan con sus postulados, erró la ruta: tenía que haber hecho una revolución en la ciudad y la montaña, no ganar una elección en las urnas de una democracia.

Ante la incapacidad de darse una estructura y una organización para ensanchar su margen de maniobra, entenderse entre sí y reducir su dependencia del liderazgo de Andrés Manuel López Obrador, creyendo apoyarlo, Morena le está fallando al presidente. Ante el temor de faltar a la lealtad ciega exigida por su jefe, haciendo gala de disciplina, cuadros suspirantes, gobernadores a prueba y colaboradores cercanos le están fallando al presidente. Ante la gana de contarse entre los primeros patriotas y más obedientes legisladores del Ejecutivo, un grupo de senadores morenistas (ya afloró de nuevo la división en la fracción) abdicó de su función parlamentaria y, cerrándose en vez de abrirse al diálogo, le está fallando al presidente.

Los tres pivotes de la fortaleza del mandatario le están fallado, sea porque el dogma los activa, la ambición los gobierna o el temor los paraliza. Quienes articulan el respaldo social, político y legislativo hacen eco en coro de la consigna presidencial de denunciar una campaña de desprestigio emprendida por quienes practican el periodismo de causa en su contra o, incluso, por quienes con legítimo derecho reclaman garantías a la libertad de expresión.

Lejos de advertir al mandatario del peligro de adentrarse en el callejón donde se ha metido, lo animan a llegar al fondo. No lo frenan, lo aceleran porque, en su lógica, el cuarto poder es nada frente al primero: el presidencialismo desbocado y desorientado.

En esa cruzada contra quienes se oponen al mandatario, dirigentes, gobernantes, colaboradores y legisladores de Morena no aperciben al Ejecutivo del peligro de ir más allá de donde puede, de engarzar y confundir problemas diferentes ni de estar llegando a un punto de no retorno, en medio de una circunstancia cada vez más complicada para él y su gobierno, así como para la nación en su conjunto. No, nada de eso. En vez de echarle agua, le echan más leña a la hoguera.

La circunstancia es complicada por múltiples razones. Al no calcular los pasos a dar el mandatario está violentando derechos fundamentales e involucrando a instancias e instituciones que, al final, en legítima defensa o manifiesto interés, pueden articular una resistencia superior a la vista hasta ahora. Al mezclar y confundir problemas, está alertando dentro y fuera del país a actores y factores de poder que pueden concluir que no sólo las inversiones están en riesgo, sino también importantes valores y principios de la democracia y el Estado de derecho. Al tensar en vez de distender la confrontación y la polarización política está alentando un desbocamiento que, más tarde, puede impactar incluso a la sucesión presidencial y la continuidad del proyecto que postula.

Melé desatada en un momento en el que quienes quieren cobrar cuentas a los periodistas o desestabilizar al propio gobierno perciben que están dadas las condiciones para hacerlo. Tan solo imaginar que se atentara físicamente contra algunos de los periodistas o intelectuales colocados en el estrado de la condena oficial sería suponer una debacle.

Más ayudaría y apoyaría al jefe del Ejecutivo que sus allegados revisaran críticamente el punto donde se encuentran, así como el alcance del mandato con que aún cuenta el presidente de la República.

Creer que el voto originalmente recibido se mantiene contante y sonante a lo largo de un sexenio es una quimera. Tanto así que los votos recibidos tres años y medio atrás, son menos que los obtenidos el año pasado. Al paso del tiempo, los sufragios se diluyen o cambian su sentido por el natural desgaste supuesto en el ejercicio del poder, porque los resultados quedan por debajo de las expectativas generadas, porque el discurso no empata con la práctica política, porque la desesperación le gana a la paciencia o porque simplemente la realidad contradice al deseo.

Creer que el voto mayoritario otorga un mandato ilimitado y anula al voto minoritario es repetir la historia de que, ya en el poder, el mandatario puede hacer lo que quiera y no siempre se puede lo que se quiere.

En tal virtud y condición, más valdría a quienes dicen estar con el presidente enfriar que sobrecalentar el ambiente político.

Pasar de una democracia tutelada a una democracia de cupo limitado, de un presidencialismo maniatado a uno desatado, de la elección a la eliminación no supone un avance y sí, en cambio, un retroceso. Transformar una realidad exige enorme cuidado e inteligencia.

#

.

AMLO: a las patadas con Sansón… perdón, con Biden

Enrique Quintana. oordenadas, El Universal, febrero 18, 2022 | 

Dice el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que el gobierno de Estados Unidos está realizando una acción injerencista al financiar a organismos como Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

“Si es necesario se lo voy a plantear al presidente Biden porque toda la campaña en contra nuestra está siendo financiada por traficantes de influencias de México que en el pasado vendían medicinas, y hacían jugosos negocios, empresarios que no pagaban impuestos y también por el gobierno de Estados Unidos, que les da dinero a estas asociaciones como la de Claudio X. González y otras”.

Y además, explicó:

“Eso es una actitud injerencista. Ningún gobierno extranjero debe intervenir en los asuntos de nuestro país, se debe respetar nuestra soberanía, no somos colonia, no somos protectorado, somos un país libre, independiente, soberano”.

No es un asunto nuevo. El 7 de mayo del año pasado, el presidente señaló en la conferencia mañanera que había enviado una nota diplomática al gobierno de Estados Unidos, pidiendo explicaciones por el financiamiento a MCCI:

“Sí hay ese financiamiento, desde el 2018 están financiando a este grupo. Es algo reprobable que un grupo opositor a nuestro gobierno, que se ha dedicado a obstaculizar todas las obras que se están llevando a cabo mediante la promoción de amparos, como fue en el caso del aeropuerto de la CDMX, el Tren Maya, se den estos financiamientos de un gobierno extranjero”.

Hace 11 días, el presidente López Obrador volvió a lo mismo y dijo en la conferencia cotidiana:

“No, no hemos tenido respuesta y ojalá y pronto se dé contestación a esta nota diplomática porque es indebido, es una intromisión a la vida pública de México el que el gobierno de Estados Unidos esté financiado a grupos opositores a un gobierno legalmente constituido, es una violación al derecho internacional, y este grupo sigue siendo financiado por el gobierno de Estados Unidos y por grandes corporaciones económicas, todos los que no pagaban impuestos, puros corruptos, que no les gusta lo que estamos haciendo, están en contra de la transformación”.

Es decir, van poco más de nueve meses de que se envió la nota referida y el gobierno de Biden no la ha respondido.

El mensaje diplomático está más claro que el agua… para quien quiera verlo.

Estados Unidos ni siquiera se va a dignar responder a una nota que considera completamente fuera de lugar.

El presidente López Obrador está en su pleno derecho de considerar a MCCI como un grupo opositor. El gobierno norteamericano lo considera como un organismo de la sociedad civil que califica para recibir recursos de la USAID, como decenas de otros organismos.

Sé perfectamente que los funcionarios de la Cancillería mexicana entienden la visión del gobierno norteamericano. Pero, el presidente transmite claramente que le tiene sin cuidado lo que piensen dichos funcionarios.

Está furioso nuevamente porque la información de la llamada ‘casa gris’, aunque fue difundida por Loret de Mola, fue investigada por MCCI.

Si AMLO no se serena, va a provocar un escalamiento de los conflictos.

Tal vez no le interese cumplir con las leyes mexicanas. Sabe que tiene poder como para brincarse normas sin tener consecuencias aquí, pero algo muy diferente es que quiera confrontarse con el gobierno de Biden.

Como en otros momentos, en Estados Unidos ni siquiera lo van a tomar en cuenta.

Las prioridades del gobierno de Biden hoy están en el conflicto con Rusia debido a Ucrania, como para estar perdiendo tiempo en lo que seguramente consideran reclamos sin ninguna base.

Habrá momento y forma para que el gobierno de Estados Unidos dé respuesta.

Lo sorprendente es que el presidente de la República se esté metiendo en un pleito en que lleva todas las de perder, pero en el que además, está poniendo en entredicho unas relaciones de las que depende el futuro del país.

¿O será que ya comenzó la campaña de Trump para regresar a la Casa Blanca?

#

.

AMLO y la izquierda

JAQUE MATE / Sergio Sarmiento en REFORMA

«El poder es como un violín. Se toma con la izquierda y se toca con la derecha». Eduardo Galeano

 La primera pregunta es: ¿qué significa ser de izquierda? La disputa sobre el significado de este término empezó en la Francia revolucionaria de 1789, cuando los grupos más liberales, los que argumentaban que el rey solo debía tener derecho de veto, pero no de decisión, tomaron los asientos de la izquierda en la Asamblea Nacional, mientras los conservadores se sentaban a la derecha. Una segunda pregunta importante hoy en México es si Andrés Manuel López Obrador es realmente un gobernante de izquierda.

Los primeros pensadores y políticos de izquierda eran liberales. Defendían los mercados libres; se oponían a los privilegios y monopolios de reyes y nobles; promovían la igualdad de derechos para todos y la elección democrática de los gobernantes. En contraste, los conservadores defendían un trato de preferencia a la nobleza; y en México, también uno de benevolencia a los «inferiores», como los indígenas, que querían encerrar en reservas bajo un régimen de usos y costumbres. La izquierda se enfocó después en la reducción de la pobreza, y más tarde de la desigualdad, que son condiciones diferentes.

El movimiento político de López Obrador se presentó primero como de izquierda, aunque en realidad él rara vez se ha definido como tal. De hecho, descalifica a «conservadores» y «neoliberales», confundiéndolos, a pesar de sus diferencias. Él mismo se ha caracterizado como «humanista» o incluso como «cristiano». Sus políticas como gobernante no han sido de izquierda. Su prudencia en el gasto público es conservadora; su respeto al libre comercio, reflejada en la firma del T-MEC, liberal; sus esfuerzos por concentrar el poder, eliminando contrapesos, y por militarizar al país, de derecha.

Quienes tradicionalmente han representado las posiciones progresistas en México rechazan que López Obrador sea de izquierda. En un artículo en El Universal el exconsejero presidente del IFE, José Woldenberg, preguntaba a quienes fueron sus compañeros en la izquierda: ¿De verdad quieren que los militares se encarguen no solo de la seguridad nacional sino de mil otras tareas? «¿No les alarma la descalificación sistemática de medios y periodistas críticos al gobierno?». ¿No se ruborizan cuando el presidente saca una estampa del Sagrado Corazón para hacerle frente a la pandemia o cuando afirma que el feminismo, el ecologismo o los derechos humanos «no son más que una invención del neoliberalismo»? Woldenberg concluye: «La izquierda se movilizó a favor de la equidad y la democracia. No puede ahora convalidar la edificación de un autoritarismo empobrecedor».

Otros representantes de la izquierda han cuestionado también el gobierno de López Obrador. En 2021 Cuauhtémoc Cárdenas declaró: «Difícilmente diría yo que tenemos un gobierno de izquierda, por más que se digan de izquierda». Hace unos días señaló en una entrevista para Proceso que, para enfrentar la inseguridad y la ingobernabilidad, el gobierno sigue aplicando la «misma medicina» de décadas. El antropólogo Roger Bartra ha declarado: «Soy una voz que viene de la izquierda y afirmo que el gobierno de AMLO es populista de derecha».

¿Importa si el gobierno es de izquierda o de derecha? No creo. José Ortega y Gasset escribió: «Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas son, en efecto, formas de la hemiplejia moral». Más importante sería saber si tenemos un buen gobierno. Ahí, me temo, el resultado ha sido negativo.

· LA LEY

El INAI respondió lo que ya sabíamos: que la ley no le da facultades para investigar a un ciudadano privado. AMLO lo sabía, pero aun así hizo la solicitud. Ahora tendremos que estar atentos a las represalias que el gobierno puede tomar contra el INAI por haber actuado conforme a la ley.

.

.

Templo Mayor/REFORMA

VAYA COCHINERO hubo en San Lázaro con la reforma sobre recursos de los partidos políticos. Pese a que los diputados sólo pueden votar de forma presencial o por medio de la plataforma digital que les crearon, el priista Rubén Moreira lo hizo… ¡por teléfono!

FUERA de toda norma, el coahuilense llamó al celular del presidente de la Mesa Directiva, Sergio Gutiérrez Luna, quien le tomó la votación en el altavoz. De inmediato protestaron Jorge Álvarez Máynez y Salomón Chertorivski, de Movimiento Ciudadano, por la tremenda ilegalidad ocurrida. El colmo fue que el acta de la votación fue ¡falsificada!, pues en ella se dice que Moreira votó vía Zoom, lo cual tooodos saben que es falso.

YA SE SUPO por qué Gustavo Madero y Josefina Vázquez Mota no estuvieron cuando se discutió en el Senado sobre la casa del hijo de AMLO. El chihuahuense dio positivo a Covid-19 y la panista también tuvo problemas de salud. Ambos ya mandaron decir que, de haber estado, habrían votado en favor de investigar la famosa casa gris.

POR INCREÍBLE que parezca, Humberto Moreira sigue creyendo que tiene honor y, una vez más, está demandando al escritor y académico Sergio Aguayo. Al ex gobernador al parecer le ofende que se sepa que, durante su mandato, en Coahuila se vivió un auténtico régimen de terror. No es casualidad que la nueva embestida de Moreira se da, precisamente, en estos días en que arrecia el acoso presidencial contra los periodistas. A reserva de volver a ganarle en tribunales, Aguayo ya advirtió que lo hace responsable de cualquier amenaza a su integridad física.

COMO un Hamlet color naranja, en Movimiento Ciudadano se debaten tronándose los dedos: mirrey o no mirrey, ¡esa es la cuestión! Si bien se da por hecho que Roberto Palazuelos no será su abanderado, hay quienes afirman que todavía se le mueve una patita, pues saben que es un candidato polémico pero dicen que, al menos en las encuestas, sí figura.

AUNQUE, del otro lado, si lo reemplazan con el senador José Luis Pech, seguramente en Morena lo verían con buenos ojos, pues la candidata oficial, Mara Lezama, ha provocado muchos conflictos internos por su cercanía al Partido Verde.

DE AHÍ el dilema de MC: mantener la postulación del mirrey… o acercarse un poco al Palacio.

BIEN DICE la fábula que en la naturaleza del alacrán está clavar el aguijón. De igual forma, en la naturaleza de los regímenes autoritarios está declarar la guerra a la prensa libre, amenazarla con represalias y creer que la verdad es cuestión de Estado. El rey anda sin ropa y pocos se atreven a decírselo.

##

.

Bajo Reserva/El Universal

 Pifia japonesa de Nahle

El miércoles pasado, Noriteru Fukushima, embajador de Japón en México, fue recibido por la secretaria de Energía del gobierno, Rocío Nahle, para, entre otras cosas, explicarle “en qué consiste la reforma eléctrica presentada por el presidente”, dijo la propia funcionaria en sus redes sociales. Lo que ni ella ni su equipo percibieron —pues la imagen seguía publicada hasta anoche— es que erraron el nombre del diplomático en su identificador, de tal forma que lo llamaron “Fuckushima”.  No importó que el dedazo fuera exhibido por usuarios en Twitter y se burlaran de su similitud con una palabra ofensiva en inglés. La imagen ahí sigue.

Dudas sobre el relevo en el CCE

A unas semanas de que se dé el relevo en la presidencia del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), hay muchas dudas sobre si quien asuma el cargo logrará articular el diálogo y la negociación con el gobierno federal. Por un lado figura Bosco de la Vega, propuesto por el Consejo Nacional Agropecuario (CNA), quien ha buscado discutir y enviar sus propuestas a la membresía del organismo cúpula. El otro contendiente es Francisco Cervantes, quien llega a la contienda por conducto de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin). Don Francisco, nos dicen, se ha negado a debatir con su adversario frente a los miembros del CCE, y ha evitado dar entrevistas a medios, para no hacer olas. Nos aseguran que Cervantes considera innecesario el debate y está confiado en que él estará sentado en la silla presidencial del Consejo, pues presume que cuenta con la mayoría de los votos necesarios para ser electo. La duda, nos comentan, es si en estos momentos el empresariado realmente necesita como su representante a alguien con un perfil que no quiere debate y que opta por el bajo perfil para no agitar las aguas.

Callejón sin salida para Karime Macías

En el gobierno mexicano hay confianza en la decisión del Juez de Distrito —y Presidente de la Corte de Magistrados de Londres, Reino Unido—, Paul Goldspring, de determinar procedente conceder a México la extradición de Karime Macías. Era el gran obstáculo que restaba para la pronta llegada de la exprimera dama de Veracruz a México. Nos comentan que el fallo se dio luego de que la Secretaría de Relaciones Exteriores y las fiscalías nacional y veracruzana trabajaron en conjunto para litigar el caso. Personal de la dirección General de asuntos jurídicos de la Cancillería se trasladó a Londres para tratar en persona el asunto. Ciertamente, la exesposa del exgobernador de Veracruz Javier Duarte puede todavía apelar la decisión, pero la expectativa en el sector diplomático mexicano es que en algunos meses habrá un fallo definitivo en contra de la señora.

Pedro Salmerón en Palacio Nacional

Esta semana estuvo en Palacio Nacional de manera discreta el escritor Pedro Salmerón, quien había sido propuesto como nuevo embajador en Panamá, pero fue rechazado por ese país. El presidente López Obrador, se dijo, le daría una nueva chamba como asesor para escribir la historia sobre fraudes electorales en México. Nos detallan que a las 11:48 horas del pasado martes 15 de febrero, Salmerón llegó al recinto histórico por la puerta de la calle Corregidora, en donde una joven integrante de la Ayudantía del Presidente ya lo esperaba. Pasadas las 13:00 horas, el escritor salió para perderse, con su mochila negra y su sombrero gris, entre la vendimia de las calles aledañas. Así, el frustrado diplomático es ahora el flamante asesor presidencial.

#

.

¿Y los ingresos de José Ramón? ¿Y los de Pío?/Carlos Loret de Mola..

El Universal, 18 de febrero

¿Cuándo va a publicar el presidente López Obrador de qué vivió los 13 años entre que fue jefe de Gobierno de la Ciudad de México y presidente del país? ¿Cuándo va a mostrar sus declaraciones fiscales? ¿Su declaración de ingresos va a incluir las “aportaciones” que sus hermanos Pío y Martín dijeron que eran para Andrés Manuel, mientras recogían clandestinamente los fajos de billetes? ¿Cuándo va a hacer públicos los ingresos y declaraciones fiscales de su hijo José Ramón, que justifiquen su lujoso estilo de vida en Houston? ¿Cuándo transparentará las declaraciones fiscales de Pío y Martín?

Ayer se cumplieron tres semanas de que salió el reportaje de la “casa gris” de José Ramón López Beltrán y el presidente sigue sin explicar de dónde sale el dinero de su hijo. Quiere que varios periodistas le digamos cuánto ganamos. El que está entrampado en conflictos de interés es él, pero trata de desviar la atención usando todo su poder para atacar a quienes divulgamos el reportaje y a quienes lo han reproducido.

El presidente de México está cuestionado hasta la médula. Ha vivido en la oscuridad financiera desde hace años, impunemente. Desde el periodismo hemos documentado cómo su entorno cercano, familiares, subordinados y aliados han llevado a cabo un esquema de financiamiento ilegal, de orígenes oscuros, durante por lo menos dos décadas para impulsar la carrera política de López Obrador.

Eso se llama corrupción en cualquier parte del mundo.

Y aún habría que contar los miles y miles de millones de pesos del erario que ha desviado o tirado a la basura para sostener sus caprichos, su ego descontrolado y su obsesión de poder. Eso también es corrupción.

El tema de la “casa gris” tiene a su gobierno entrampado. Ha escalado a nivel internacional. Reportajes en medios de comunicación de todo el mundo, posicionamientos políticos hasta en el Capitolio, identifican claramente lo que pasa en México: el presidente AMLO, por venganza, manda investigar a un periodista que reveló la inexplicable vida de lujos de su hijo en el extranjero y sus conflictos de interés. El desplante autoritario es evidente.

Pero el asunto va mucho más allá y es mucho más grave: en ningún gobierno anterior tantos periodistas habían sido asesinados como en los primeros tres años de López Obrador. Las protestas de reporteros —en el Senado, la Cámara de Diputados, Palacio Nacional, en varios estados— tuvieron ayer un punto climático en Tijuana, una bofetada al ego del presidente: los colegas corearon los nombres de los periodistas asesinados este año, frente al presidente que estaba de gira, en plena conferencia mañanera.

Mientras, los senadores del presidente dicen que publicar un reportaje es golpe de Estado y traición a la patria. A López Obrador siempre le ha encantado ese halo de soberbia: en 2006, Leonel Cota, entonces presidente del PRD, donde militaba AMLO, afirmaba que criticarlo era traicionar a la patria. Lo de hoy es una continuación de eso: la exigencia de que López Obrador sea tratado como un ser único que está por encima de la Constitución.

Están extraviados. No es que un reportaje sea un golpe de Estado. Es que este reportaje hizo que el presidente mostrara sin pudor su talante autocrático, su deseo de encabezar una dictadura en la que esté prohibido exigirle resultados, en la que todos los ciudadanos le aplaudan, le acaricien el ego y se tapen los ojos ante la corrupción que lo circunda y los nulos resultados de gobierno.

 historiasreportero@gmail.com

#

#

Trascendió

Que para cerrar el acuerdo que todo indica se formalizará este sábado, el aún senador morenista José Luis Pech se reunirá hoy con el dirigente de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, con el fin de concretar su candidatura en Quintana Roo, pues parece que la aventura del actor Roberto Palazuelos como político naranja ha llegado a su fin, muriendo por boca propia, pese a los buenos números en encuestas estatales. Siguiendo sus apariciones televisivas, habría que citarlo: “¡Apuesta bien, mirrey!”

Que durante la gira presidencial por Tijuana, Marcelo Ebrard actualizó a AMLO sobre la situación en Ucrania, tanto del debate en el Consejo de Seguridad como del operativo para mover a familias, y se dio tiempo para tuitear que “hace mucho no había tantos avances en la relación con EU” y felicitar al embajador Esteban Moctezuma por su respuesta a las críticas del legislador estadunidense Ted Cruz, quien ve “un colapso acelerado de las instituciones mexicanas”.

Que el titular de la Auditoría Superior de la Federación, David Colmenares Páramo, entregará el domingo a la Cámara de Diputados el tercer y último bloque de informes de fiscalización de la Cuenta Pública 2020, pero, gracias a Morena y PRI, tendrá otra vez un día de campo, pues la Comisión de Vigilancia de la ASF en San Lázaro encabezada por el priista Pablo Angulo, rechazó por mayoría de votos incluir una ronda de preguntas, lo que incluso la morenista Inés Parra calificó de formato “cortesano”.

Que la presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, se fue a Nueva York para hablar sobre la lucha de las mujeres con dos interrogantes a las que dio respuesta. “¿Ir a la Audiencia Parlamentaria Anual de Naciones Unidas e impulsar una mayor justicia social? Por supuesto. ¿Proponer un sistema de cuidados para apoyar a las mujeres? Ni dudarlo”. En compañía del presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Héctor Vasconcelos, la ministra en retiro compartió el proyecto de un sistema nacional que pueda compensar económicamente a ellas. (Milenio, Al Frente, p.2)

¿Cuál es la Historia? / Adiós CNDH

La tarde del 4 de febrero de 2021 la señora Laura Kabata estaba en un plantón afuera de la Secretaría de Gobernación, en la Ciudad de México, para exigir, junto con su hijo Óscar, la reparación de los daños que le causaron al haber sido secuestrado y torturado por el general Felipe de Jesús Espitia Hernández en Ciudad Juárez en 2009. Su historia es como una película de terror: el joven, entonces un menor de edad, fue levantado por soldados al ser confundido por sicario; vio cómo asesinaron a su mejor amigo y finalmente fue dejado en libertad con la orden de no acusar a sus torturadores.

Desde entonces Óscar vive con secuelas. Una vida que pasó de la adolescencia a la adultez con heridas y sin la posibilidad de integrarse al mundo laboral como cualquier otro. Su familia, especialmente su madre, ha luchado para que se procese al general que lo torturó, pero eso les ha costado amenazas y agresiones. Principalmente quieren eso: justicia. Aquel 4 de febrero la señora Laura junto con otras manifestantes, cansadas de no ser atendidas, cerraron las puertas del edificio de Segob para evitar que los empleados que iban llegando entraran, en protesta porque no las atendían. Entre reclamos y agresiones verbales de parte de policías para que dejaran de obstruir las entradas, la situación se agravó y varias de las denunciantes terminaron golpeadas incluyendo a Laura. Los hematomas, las heridas con profundidad y escoriaciones quedaron registradas en fotografías. Entonces ella pasó a ser víctima también. Un día después interpuso una queja ante la CNDH (Comisión Nacional de Derechos Humanos) y desde hace un año ha peregrinado para que se le resuelva. Según mensajes enviados a su celular por parte del personal de la Comisión, la emisión de una recomendación contra el Estado por esa agresión era algo inminente. En realidad, además, debería ser un escándalo: una ciudadana que pide ayuda al gobierno federal terminó golpeada y humillada por policías.

Mientras pasaban las semanas y meses en espera de un resultado por su queja, realizaron otro plantón frente a la CNDH. Pero en diciembre del año pasado su hijo —quien aún solicita atención por haber sido torturado por el Estado— fue amenazado y agredido por el Oficial Mayor, Ángel Gómez, de la misma Comisión, quien lo amenazó y llamó “maricón”, según se pudo ver en un video que quedó grabado y se viralizó en redes sociales el mes pasado, lo que derivó en el despido del funcionario. Pero las represalias no demoraron: días después Laura Kabata recibió la noticia de que no habría recomendación hacia la Segob por la agresión en su contra un año antes y también se cerró otra petición por abuso de poder en otro episodio de violencia de parte de policías. Así de fácil: no importaron los testimonios, las fotografías, los videos. Una víctima en México puede ser golpeada una y otra vez por el Estado sin que nadie haga nada.

Pero cuando un problema surge, lo más usual es que éste no sea más que la muestra de que hay algo mayor: realmente algo pasa dentro de la CNDH. Desde que Rosario Piedra Ibarra fue nombrada por Andrés Manuel López Obrador como presidenta de la CNDH en noviembre de 2019 nunca ha operado como tal, sino que es Francisco Estrada Correa, secretario ejecutivo, quien ha tomado las riendas, aseguran empleados y exempleados. Desde su silla él da órdenes de qué casos atender y cuáles no, quitando su autonomía a los visitadores; además de manejar la nómina a capricho. Varios extrabajadores aseguran que les llegaron mensajes vía WhatsApp o correo electrónico para amenazarlos con despidos o directamente notificarles su salida.

A la señora Kabata personal de la CNDH le reconoció haber acatado órdenes de “rasurar” el expediente para que no saliera la recomendación. A Estrada le molestó que el oficial mayor fuera exhibido en el video y —ante la presión pública— dado de baja.

Como si los derechos humanos dependieran del humor, filias o fobias de un funcionario. Como si no fuera triplemente vergonzoso ver que nuestras víctimas son maltratadas, agredidas y luego ignoradas por pedir justicia. Como si en México el Estado le hubiera dado una espalda definitiva a quienes recurren a las últimas instancias a exponer su dolor y solicitar ayuda. Una pena. (Sandra Romandía, El Universal, Nación, p.12)

Tema del Capitolio

La verdad es que no nos sorprende gran cosa el hecho de que las agresiones presidenciales en México a los comunicadores mexicanos se hayan convertido antier en un tema discutido en EL CAPITOLIO, el de Washington, D.C.

En una sesión del Comité de Relaciones Exteriores del Senado compareció el Subsecretario de Estado para este Hemisferio, Brian Nichols, y ¡bolas!, que el Senador texano, Ted Cruz, le suelta tremendas preguntas al funcionario, quien al responder dejó claras dos cosas:

1.- Considera que el problema de asesinatos a periodistas (y ciudadanos) en México “es un problema tremendo”.

2.- Que el Gobierno del Presidente Biden está en “permanente” contacto con el Gobierno mexicano, atento a las continuas agresiones a periodistas y ciudadanos, agregando que el Gobierno de Estados Unidos necesita tomar medidas para “proteger a esos miembros importantes de la sociedad mexicana”, considerando ésta una labor “crucial”.

El Senador Cruz no escatimó palabras para describir ante Nichols su preocupación sobre “la intimidación” que periodistas como Carlos Loret han sufrido por parte de nuestro Presidente. “López Obrador”, dijo Cruz, “parece estar permitiéndose abusar del poder sin importar el efecto en México o en las relaciones entre Estados Unidos y México”.

Nos queda claro que nuestros vecinos y socios comerciales no sólo NO DESCONOCEN los acontecimientos preocupantes violatorios de la ley que suceden en México, sino que NO ESTÁN DE ACUERDO, y es ya tema de conversaciones entre los dos Gobiernos. Lo confirma algo que en este espacio les dijimos hace tiempo: que el señor Presidente López no marcha al RITMO del mismo tambor que nuestros principales socios comerciales y vecinos poderosos.

Y ya no es la NOTA DISCORDANTE sólo el tema de la contrarreforma energética, sino que ahora debemos agregar la actitud totalitaria, absolutista, tiránica, que ha asumido el Presidente en lo que a libertad de expresión y libertades individuales constitucionales se refiere.

No resulta difícil entender que los vecinos no desean para nada tener a una Venezuela, con todo y su tirano, en la frontera sur. Es decir, a un Jefe de Gobierno que se pasa las leyes por el arco del pie y que flagrante e impunemente abusa de su poder para intimidar a la prensa libre mexicana, pero no sólo a sus miembros, sino que a cualquier ciudadano que ose disentir o criticar a su “Alteza Exaltadísima”, tan exaltada que pierde la cordura y dispara disparates como si en su boca operara una mortífera AK-47 o “cuerno de chivo”.

Lo paradójico es que un día después, o sea ayer, nuestro Presidente afirmó que le solicitará ayuda al Presidente Biden para que “pare” los ataques que está sufriendo.

Salta a la vista que lo que solicita nuestro Presidente no sólo no depende de Biden, sino que Biden se la regresará diciéndole, pues deja de despreciar las críticas, deja de insultar, de calumniar, de acusar falsamente, escucha, ejerce prudencia y no amenaces ni hagas el intento de intimidar violando la Constitución mexicana y las leyes que de ella emanan.

¡Vaya forma que tiene nuestro Presidente de voltear las cosas! Cuando el Gobierno de Biden le solicita respeto a la libertad de expresión, él se adelanta y le pide que le ayuden a frenar los ataques que sufre, bien ganados por su ruin actitud frente a la crítica.

Ya podrán el Senado, los Gobernadores morenistas y su seguidores rendirle SERVIL sumisión y declararlo la Nación encarnada. Nada de ello le servirá, entre más lo ensalcen y más lo alaben y le cuelguen ser el representante único del pueblo, más lo pintan como tirano. Sólo los Hitlers en boca de Goebbels, su ministro de propaganda, reciben tan abyecta ADULACIÓN.

Mientras él y sus súbditos que se tomaron el Kool-Aid no reconozcan que ellos no son México ni emperadores aztecas que presiden sacrificios humanos, y que no sólo es válido, sino saludable que haya crítica y disensión, nunca tendremos una vida pública sana, menos aún una buena relación con Estados Unidos. Tiene toda la razón el Senador Ted Cruz. (Manuel J. Jáuregui, Reforma, Opinión, p.9)

El Asalto a la Razón / ¿Cuánto más está dispuesta a perder?

Uno supondría que la inteligencia, la formación escolar, el compromiso social y la experiencia política de Claudia Sheinbaum le servirían de repelente a la supina ignorancia que desparraman muchos de sus correligionarios.

Apantallante carrera:

Licenciatura en Física por la Facultad de Ciencias de la UNAM (tesis Estudio termodinámico de una estufa doméstica de leña para uso rural), con maestría en Ingeniería Energética (Economía del uso eficiente de la energía eléctrica en la iluminación), doctorada en Ingeniería Ambiental (Tendencias y perspectivas de la energía residencial en México) en el Lawrence Berkeley Laboratory; egresada del Programa de Estudios Avanzados en Desarrollo Sustentable y Medio Ambiente del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales y del Programa de Estudios Avanzados en Desarrollo Sustentable de El Colegio de México; miembro del Sistema Nacional de Investigadores, de la Academia Mexicana de Ciencias, e investigadora titular del Instituto de Ingeniería de la UNAM. En 2007 se sumó al Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático de la ONU en el tema de energía e industria (como autora por contribución para el tema Mitigación del cambio climático del Cuarto Informe de Evaluación), y el grupo en que participó fue galardonado con el Nobel de la Paz.

Su desempeño en el servicio público empezó hace 22 años en el primer círculo de Andrés Manuel López Obrador; fue titular de la ex delegación (hoy alcaldía) de Tlalpan y desde hace tres años encabeza el gobierno de la entidad más importante del país.

Perfilada para la candidatura por la Presidencia en 2024, no sorprende que apoye a quien le debe tanto ni que prometa continuar el proyecto de la 4T.

Con méritos como la vacunación contra la peste y el combate a la inseguridad, empaña sin embargo su imagen suscribiendo patéticos, oportunistas y lambiscones manifiestos de innecesario apoyo al presidente López Obrador que avergonzarían a los porristas de las peores épocas del priato, como el firmado por otros 17 mandatarios plagado de ilegalidades y echado abajo por el INE.

Tanto le entusiasma la idea de ser ungida (es la “corcholata” mejor aquilatada por AMLO después del impresentable y majadero gobernador de Veracruz), que se sumó a las descalificaciones presidenciales a la UNAM (“Tengo mis propias críticas… Es una universidad de la nación y tiene que estar al servicio de la nación y del pueblo…”, disparó en el fragor del bombardeo).

Ayer se lanzó contra el INAI:

“Estoy de acuerdo con el Presidente. Me parece que es importante transparentar, particularmente en ciertos personajes, cuánto gana un reportero, una reportera… Hay quien dice que eso viola los datos personales, pero finalmente una persona que se dedica a difundir también es importante que pueda dar (se) la información y, si no tiene esas características, el INAI debería tener las atribuciones necesarias”.

¿Pero qué necesidad?

Nada que valga realmente la pena gana sacrificando su respetabilidad intelectual. (Carlos Marín, Milenio, Política, p.7)

.

.

El demagogo y la prensa

Chicago, Illinois. – El manual de cabecera de los demagogos-populistas incluye absorber todo el oxígeno de la discusión pública para que sean ellos quienes tengan la primera y última palabra. “Aló presidente”, fue el talk show con el que Hugo Chávez llevó a Venezuela donde hoy está; en México el presidente tiene sus “mañaneras”; y en Estados Unidos, Donald Trump utilizó Twitter para mandar más de 26,000 mensajes durante su presidencia.

En este lado de la frontera, los primeros tuits llegaban en la madrugada para influir en la cobertura noticiosa desde el amanecer. Con frecuencia, Trump escribía cosas escandalosas, casi indignas de un mandatario. Los medios mordían la carnada, sus expertos “analizaban” los dichos del presidente mientras el Ejecutivo gobernaba en silencio eliminando regulaciones ambientales o designaba a jueces conservadores —que determinarían la dirección de la impartición de la justicia por años.

Desde que Trump era candidato fue beligerante con la prensa. Los callaba, insultaba y les negaba acceso a fuentes y documentos. La postura del personaje tenía una explicación. En una conversación con la corresponsal del programa 60 Minutes, Lesley Stahl, Trump dijo con candidez porqué atacaba a los medios: “¿Sabes por qué lo hago? Lo hago para desacreditarlos y degradarlos a todos, para que cuando escriban historias negativas sobre mí, nadie les crea.”

El bombástico Trump cautivó a las audiencias quienes con más morbo que deseo de educarse seguían los embates del político gracias a una amplísima cobertura cortesía de los medios de comunicación. En un país donde los medios viven de la publicidad vendida, audiencia es sinónimo de dinero, aunque se cubran marranadas.

La prensa y sus gerentes fueron “idiotas funcionales” que contribuyeron al ascenso de este hombre a la presidencia. Pero ya en el poder, el manipulador en jefe gobernó dividiendo, estrategia que incluyó el trato a los medios.

Las empresas dóciles al poder recibieron acceso preferencial, mientras que los medios críticos fueron objeto de la furia del mandatario. Los corresponsales en la Casa Blanca recibían improperios y descortesías del presidente y de su equipo. Les decía “you are fake news,” (tú representas o haces noticias falsas), así como abandonó entrevistas cuando no le gustaron las preguntas.

El gobierno populista en Estados Unidos es como una máquina del tiempo que muestra con dos años de anticipación lo que depara a México, que es gobernado por otro populista de tácticas similares. Desafortunadamente, el pronóstico es desalentador.

La polarización dividió a la sociedad, dejando una tendencia entre los informadores para recurrir al escándalo. Presentar los hechos con la mayor objetividad posible es cosa del pasado. La beligerancia ya no viene desde la presidencia, sino que se da entre medios de comunicación militantes. Unos defienden a la administración demócrata y otros la atacan. Peor aún, cadenas como CNN pasaron de ser una autoridad informativa para dedicarse a criticar a sus competidores (opuestos ideológicamente) de Fox News. Esta es la muerte del periodismo a manos de la promoción de la discordia. Como dice la máxima del periodismo, “los reporteros no deben ser parte de la historia,” pero cuando ocurre no se trata de periodismo sino de activismo, agregaría yo.

México tiene la oportunidad de observar lo que ha ocurrido en Estados Unidos para que voces responsables trabajen para evitar que el país choque con el mismo iceberg. Estos mandatarios populistas tienen obsesiones irracionales para sacar adelante su agenda a cualquier costo. Lamentablemente, cuando se van dejan naciones despedazadas y confrontadas que tardarán años en sanar las heridas y encontrar de nuevo el rumbo. (Antonio Rosas-Landa, El Universal, Opinión, p.21)