26 de octubre de 2021

COLUMNAS DE OPINIÓN

de hoy, miércoles 22 de septiembre de 2021

Templo mayor

VAYA PARADOJA: la banda de “Los Puros” está que trina contra Mario Delgado porque cometió el terrible pecado de… ¡abrir Morena a la gente que quiera afiliarse! Para los que se sienten la casta divina lopezobradorista, este proceso de afiliación significa abrir la puerta a los “oportunistas, vividores y acarreados”. ¡Santo Niño de Macuspana!

LO INTERESANTE de la jugada del dirigente nacional morenista es que ha obligado a “Los Puros” a alzar la cabeza y dejarse ver con toda su ambición por controlar el partido de la 4T. En el grupo se encuentran lo mismo la presidenta del Consejo Nacional, Bertha Luján, que el estrafalario John Ackerman y la ex secretaria Irma Eréndira Sandoval; así como el vocero presidencial, Jesús Ramírez, por mencionar a algunos de los más conspicuos.

RESULTA extraño que el partido que fundó AMLO con todo tipo de cuadros y simpatizantes, de todos los partidos y corrientes, quiera ser privatizado por los talibanes de Morena.

***

¿ESCUCHAN ESO? Es el jaloneo que se está dando en San Lázaro por el reparto de las comisiones legislativas. El morenista Ignacio Mier pretende pasar por encima de la oposición, sacándose de la manga una fórmula mágica para que Morena y sus aliados agandallen la mayoría de las presidencias.

ACTUALMENTE existen 46 comisiones, pero todo indica que las y los diputados buscarán aumentar el número a, por lo menos, 50 o inclusive 52. Pero no todas las comisiones tienen el mismo peso ni la misma importancia, de ahí que los morenistas pretenden quedarse con las más relevantes. A ver si los dejan.

***

POR CIERTO que el emecista Salomón Chertorivski propuso la creación de una comisión que realmente hace falta: una que investigue y supervise el manejo de la pandemia de Covid-19 en México. La idea del diputado de Movimiento Ciudadano se sustenta en la necesidad de tener un “libro blanco” que permita entender qué se hizo, corregir lo que haya fallado y, sobre todo, preparar al país en caso de una nueva emergencia sanitaria. A Hugo López-Gatell seguramente no le gusta esto.

***

GRAN OVACIÓN se llevó Rosa Icela Rodríguez en el Senado.

CUANDO la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana afirmó que en la estrategia contra la delincuencia “no venimos a ganar la guerra”, se escuchó un sonoro grito de “¡bravo!, ¡bravísimo!”, de narcotraficantes, extorsionadores, huachicoleros, tomacasetas, secuestradores… (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p. 10)

Trascendió

Que como invitado de los diputados Jorge Álvarez Máynez y Mauro Garza, de MC, el presidente de la Coparmex, José Medina Mora, estuvo muy activo en el Palacio de San Lázaro, cabildeando las propuestas del sector privado para el paquete económico 2022, justo en vísperas de que el secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, comparezca mañana jueves ante el pleno de la Cámara de Diputados.

Que hoy en el Tribunal Electoral Samuel García saldrá limpio de las triangulaciones que su familia realizó con MC sin que el partido se libre de ser exhibido por beneficiarse de manera dolosa y ventajosa con 14 millones de pesos en campaña, aunque nada se diga de los 2 millones 296 mil pesos que el propio gobernador electo transfirió previo a la campaña, incluidos 300 mil pesos en Noche Buena.

Que en la elección de cuatro integrantes del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción se asoma una mano negra: Armando Hernández, ex magistrado del Tribunal Electoral capitalino y ahora miembro de la comisión que elegirá, advirtió que buscará declarar desierto el proceso a pesar de lo ya avanzado, lo que encendió focos rojos entre algunos de sus compañeros, que lo ven más como una amenaza de boicot pues entre los finalistas no están sus favoritos.

Que puntuales llegaron a la cita el secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval; de Marina, José Rafael Ojeda, y de Gobernación, Adán Augusto López, a la comparecencia de Rosa Icela Rodríguez en el Senado, donde todo fue saludos e intercambio de puntos de vista no solo con morenistas, sino con legisladores de oposición. (Milenio Diario, Al frente, p. 2)

Estrictamente personal // Los 17 muertos de Tula

La insensibilidad de la sociedad mexicana es asombrosa y patética. La muerte parece un producto perecedero cuyo final vemos sin inmutarnos. Sólo quien la vive de cerca reacciona. Quien la observa en boletines de prensa o en los medios parece que la viera de lejos, como en la televisión o el cine, sin que le provoque rechazo. Lo acabamos de ver. Hace casi tres semanas murieron 17 personas que estaban internadas en una clínica del Seguro Social en Tula, porque se desbordó el río por las tremendas lluvias, y el sistema de oxígeno en el hospital falló por el corte de energía eléctrica. Estupor momentáneo y luego, no pasó nada.

El personal médico en la clínica hizo hasta lo imposible por salvar más vidas, porque fue dejado a sus expensas por las autoridades federales, y no pasó nada. Familiares de los pacientes llegaron en lancha a rescatar a los suyos, ante la ausencia de las autoridades, y no pasó nada. Diecisiete personas murieron por negligencias y omisiones, y no pasó nada. Se documentó cómo las autoridades del Seguro Social no hicieron nada por prevenir a la clínica de la tormenta que la amenazaba, ni tomaron medidas de contingencia, y no pasó nada.

¿Qué se necesita para que pase algo? ¿Acaso la magnitud de las tragedias es tan grande que nos hemos vuelto insensibles como una forma intuitiva para protegernos emocionalmente? ¿Nuestra empatía penetra el muro de frialdad sólo cuando vemos, sentimos y olemos la muerte? ¿Somos una sociedad tan pasiva que requerimos que nos acarree una oposición incendiaria con agenda política, como sucedió con la tragedia de la guardería ABC de Hermosillo para que no quede en el olvido? ¿Somos incapaces de levantar la voz de manera espontánea, sin manipulación, para exigir cuentas a las autoridades y evitar la impunidad?

La semana pasada Azucena Uresti, una aguda periodista que no ha dejado de informar para impedir que el olvido cubra la tragedia, entrevistó en Radio Fórmula al director del Seguro Social, Zoé Robledo, un día después de haber logrado reconstruir el microcosmos de la tragedia a través del testimonio de Catalina, una pensionada cuyo esposo fue uno de los que murió por la falta de oxígeno.

“Es una tragedia y negligencia”, le dijo Uresti a Robledo, “y es una clase de homicidio culposo”.

“Eso les corresponde a las autoridades”, respondió el director del Seguro Social. Cierto, le toca a la Fiscalía de Hidalgo, donde está Tula, determinar si existen responsabilidades penales, pero él debió ordenar una investigación en el Seguro Social para deslindar responsabilidades y tener claro si no incurrieron en algún delito.

“Los pacientes se murieron sin oxígeno”, continuó Uresti. “La señora Catalina pudo llegar en una lancha de remos y la autoridad no pudo llegar en una lancha de remos…”.

Robledo trató de defenderse. “Adelantar un resultado de la investigación sin saber las partes de lo que ocurrió en el hospital, con los pacientes que el resto del personal pudo subir al segundo piso…”.

Uresti lo interrumpió. “Sí, y eso es un acto heroico del personal del hospital, nadie más llegó a apoyar, hasta el día siguiente a las 10 de la mañana”, le recordó.

“No, no es así”, espetó Robledo, a quien las crónicas y las imágenes de lo que sucedió en la clínica del Seguro Social el 7 de septiembre lo desmienten.

“Yo creo que ahorita estamos solicitando desde hace tiempo la investigación, estamos hablando con el personal desde entonces; aquí en Tula hay muchas cosas por hacer. Llegar a conclusiones anticipadamente no le sirve a nadie”, agregó el director del Seguro Social, una vez más, escondiendo en la Fiscalía hidalguense las deficiencias de su gestión.

Robledo no podía responder las preguntas directas de Uresti y buscaba escabullirse. “Cuántas personas de las que fallecieron eran de Tula, por ejemplo”, comenzó a argumentar en un sinsentido para explicar por qué, en materia de cumplimiento de promesas –que ha incumplido– de apoyos, y de las prestaciones que por ley deben recibir los familiares de las víctimas, tenía que haber un trato diferenciado.

“Sí, pero eso no importa”, atajó Uresti. “Estamos hablando de lo que te corresponde a ti como director del Seguro Social. Había pacientes internados ahí que murieron ahí, de donde fuesen”.

“¿No aceptan ningún error?”, le preguntó más adelante.

“Es que eso le corresponde a la investigación, no podemos ser juez y parte”, contestó Robledo.

“Pero eres el director del Seguro”.

“Y lo que a mí me consta es que el personal actuó de acuerdo al protocolo, y poniendo en resguardo a las personas que tenían, que podían subir a la unidad de medicina familiar en el segundo piso”.

“Les habían avisado desde el fin de semana anterior”.

“Eso es falso, si me lo puedes demostrar te lo agradeceré”.

“No lo digo yo, lo dijo la coordinadora de Protección Civil hasta en Palacio Nacional. Lo dijo el gobernador Omar Fayad, el alcalde de Tula. Lo sabían”.

Laura Velázquez, coordinadora nacional de Protección Civil, en efecto desmintió a Robledo, y aseguró que se realizó un alertamiento “muy puntual” a las autoridades municipales y del estado. La inundación se produjo entre 10 y 15 minutos, lo que provocó que la clínica quedara incomunicada, agregó Velázquez. El alcalde de Tula había advertido cuatro días antes que era inminente el desbordamiento del río, pero Robledo insiste que no sabían nada de lo que vendría. Tenía una clínica híbrida en Tula y la dejó abandonada a su suerte. El personal médico de la clínica hizo más de lo que estaba a su alcance, y la gente venció la incomunicación para acudir al rescate de sus familiares. Los bomberos y los policías municipales también lucharon por salvar vidas y rescatar a las personas afectadas. Diecisiete muertos no pueden quedar en el olvido por la pasividad de quienes ven todo a distancia, insensibles, sin exigir cuentas a quien debe rendirlas, hasta que la muerte los alcance a ellos. (Raymundo Riva Palacio, El Financiero, Nacional, p. 32)

Alhajero // Una participación hiriente

Airados, senadoras y senadores morenos saltaron de sus escaños. A gritos, manoteando, acusaron a Lilly Téllez de “mentirosa” y “traidora”.

En la tribuna, la sonorense alzó aún más la voz. Su tono era mordaz, hiriente: “Abrazos, no balazos, se convirtió en una frase grosera…, es equivalente a una aleación de incompetencia, cobardía y falta de humanidad”.

Lo decía frente al general secretario Luis Cresencio Sandoval, frente al secretario de la Marina, Rafael Ojeda; frente al comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio; frente a la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez.

Representando a la bancada panista, la exmorenista y exconductora de televisión exhibía la orden de “no hacer nada” de la Guardia Nacional.

Cuestionaba: ¿para qué tienen armas?, ¿para qué tienen uniformes, cuarteles, vehículos? “Estamos ante una desactivación frente al crimen organizado y la Guardia Nacional es el grupo de edecanes más caro que ha tenido este país”, seguía Téllez frente a los morenos y aliados que no lograban acallar el discurso.

Inmóviles, incómodos, sumidos en un silencio profundo, los militares —y todo el gabinete de seguridad— que por vez primera asistía en equipo a la comparecencia en el Senado de un titular del área de seguridad escucharían todavía decir a la senadora panista:

“Abrazos, no balazos, es la cínica confesión de que la 4T entregó la plaza a cambio de quedarse con el poder político, tanta era su ambición que doblaron las manos ante el crimen organizado”.

Para rematar, un obsequio —“un libro que trata sobre una relación entre el poder político y el poder del crimen organizado, precisamente ‘entre abrazos y balazos’”—, para los invitados y para la presidenta de la Mesa, Olga Sánchez Cordero: El Padrino, de Mario Puzo, con un “¡tengan para que se entretengan! (Martha Anaya, El Heraldo de México, País, p. 6)

Quebradero // ¿Cómo quiere que lo recuerden?

Por más lejos que se vea el fin del sexenio empieza a aparecerse. No se trata de que el Presidente piense en el final como destino único, sino más bien en cómo pretende y quiere llegar a ese momento, el cual será el de la evaluación de su gestión.

Por ahora lo que se diga cae en terrenos de luces y sombras. Es difícil tener el justo medio porque el ambiente se encuentra crispado. Sin embargo, se tiene que considerar también que, a pesar de la crispación, existe una convivencia política por más que a veces no sea muy civilizada que digamos.

Quizá se deba más a que la oposición está desarticulada, que a la voluntad del Presidente de entenderse con ella. López Obrador ha mandado algunos signos que bien se pueden interpretar como búsqueda de interlocución, pero también con estrategias que quizá intenten dividir a la oposición.

Habrá que ver qué significa el llamado a su equipo de exgobernadores y por lo que se ve el llamado que también hará a quienes el año que entra dejarán el cargo, señaladamente el caso de Oaxaca que con razón se reconoce como parte del PRI-Mor. (Javier Solórzano, La Razón, La dos, p. 2)

Duda razonable // Los líos de Gertz y el futuro de la justicia

En un país azotado por la violencia, con enormes territorios bajo el ataque de diferentes organizaciones del crimen organizado que quieren gobernarlos, sin una sola sentencia que importe, relacionada con los múltiples actos de corrupción de sexenios pasados, hoy qué escuchamos de la Fiscalía General de la República.

Dos asuntos en primera línea: el embate de las autoridades de justicia contra la familia del hermano del hoy fiscal, asunto que la Fiscalía de Ciudad de México había desechado antes de que llegara Alejandro Gertz a la Fiscalía General.

Y ahora la Fiscalía contra un grupo de científicos entre los que se cuentan quienes han criticado el nombramiento del mismo fiscal Gertz como miembro del Sistema Nacional de Investigadores, asunto que se le había negado y ahora, con este gobierno, se le ha concedido a pesar de denuncias de plagios y falta de requisitos. (Carlos Puig, Milenio Diario, Al frente, p. 2)

Detective // Chiapas, al borde de la guerra civil

El título de esta columna es el mismo que usó el EZLN para su comunicado más reciente. Amantes del lenguaje escrito, los zapatistas no suelen invocar en vano la palabra “guerra”, ya que conocen de manera directa su doloroso significado.

Por eso fue grave el secuestro de Sebastián Núñez y José Antonio Sánchez, ocurrido el 11 de septiembre, justo cuando una delegación aérea rebelde se alistaba para salir a Europa y estaba por volver el Escuadrón 421 que cruzó el Atlántico en La Montaña.

Aunque la Orcao —organización de corte paramilitar financiada con programas asistenciales— realizó el secuestro de los miembros de la Junta de Buen Gobierno, detrás se encuentra el gobernador Rutilio Escandón, quien busca desestabilizar Chiapas.

¿Desestabilizar Chiapas? Aquí unos elementos compartidos por el EZ:

-Represión violenta a normalistas rurales.

-Incumplimiento de acuerdos federales con el magisterio.

-Alianzas oficiales con narco que provocan surgimiento de grupos de autodefensa.

-Vacunación anticovid lenta y desordenada.

-Saqueo del presupuesto.

-Sabotajes de la Travesía por la Vida del EZLN.

Estos aparentes desatinos gubernamentales tendrían como objetivo generar un problema internacional en Chiapas y desestabilizar al régimen de la 4T en el poder. Si la Orcao actúa en función de Rutilio Escandón, Rutilio Escandón lo hace en función del Partido Verde. “El PVEM —explica el subcomandante Galeano— es uno de los nombres que el viejo priismo usa en estas tierras”. (Diego Enrique Osorno, Milenio Diario, Al frente, p. 2)

Razones // EZLN: “Chiapas, al borde de la guerra civil”

Hay muchos temas preocupantes en la agenda, pero probablemente los relacionados con la seguridad son y serán los más acuciantes en estos meses. Y el más peligroso de todos es el que gira en torno a la migración y la situación en las fronteras, sobre todo en Chiapas, donde se han conjurado todos los demonios.

El fin de semana pasado, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional dio a conocer un comunicado en el que advierte que Chiapas está al borde de una guerra civil. Parece una exageración, pero no lo es. Dice el comunicado que “el día 11 de septiembre de 2021, en horas de la mañana y encontrándose la delegación zapatista aérea en la Ciudad de México, miembros de la ORCAO, organización paramilitar al servicio del gobierno del estado de Chiapas, secuestraron a los compañeros Sebastián Núñez Pérez y José Antonio Sánchez Juárez, autoridades autónomas de la junta de buen gobierno de Patria Nueva, Chiapas”. Esos dos dirigentes zapatistas terminaron siendo liberados el día 19 de septiembre, en un episodio que, sostiene el comunicado, pudo haber terminado en una confrontación violenta y en una tragedia.

“La ORCAO, continúa el comunicado del EZLN, es una organización político-militar de corte paramilitar, tiene uniformes, equipos, armas y parque obtenidos con el dinero que reciben de los programas sociales. Se quedan con una parte y la otra la dan a los funcionarios para que publiquen que se está cumpliendo con el asistencialismo. Con esas armas disparan todas las noches contra la comunidad zapatista de Moisés y Gandhi.

El desgobierno de Rutilio Escandón está haciendo todo lo posible para que se desestabilice al suroriental estado mexicano de Chiapas: reprime con lujo de violencia a [email protected] normalistas rurales; sabotea los acuerdos tomados entre el magisterio democrático y el gobierno federal, orillando a los maestros a movilizarse radicalmente para que se cumplan dichos acuerdos; sus alianzas con el narcotráfico provocan que las comunidades originarias se vean obligadas a formar grupos de autodefensa, porque el gobierno nada hace para preservar la vida, libertad y bienes de los pobladores. (Jorge Fernández Menéndez, Excélsior, Nacional, p. 10)

Arsenal // ¡Tengan, para que se entretengan!

Rosa Icela Rodríguez, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, le volteó la cara a Lilly Téllez cuando, desde el pie de tribuna, la senadora del PAN le ofreció un ejemplar de El Padrino, la novela de Mario Puzo. Trata, le dijo, de las relaciones entre el poder político y el poder del crimen organizado. La funcionaria no estaba contenta con lo que acababa de escuchar. Ni ella ni los integrantes del gabinete de seguridad presentes en el salón de sesiones del Senado.

Las palabras de la exlegisladora de Morena alborotaban aún más a la enfurecida bancada guinda. Lucía Trasviña, reina del discurso pobre, no paraba de gritarle “fascista” a Lilly. Pero el insulto le hacía lo que el viento a Juárez.

Téllez ya había terminado una atrevida intervención, pero el bullicio guinda subía y subía. Regresó entonces al micrófono para prometer, a cada senador de la mayoría, un ejemplar del libro de Puzzo. “¡Tengan, para que se entretengan!”, restregó.

Presente en el salón de sesiones estaban, en esos momentos, el titular de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval. Pero también el de Marina, José Rafael Ojeda Duarte; el comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio y el titular de la UIF, Santiago Nieto. Nunca nadie se había atrevido a hablarles de la manera como Téllez lo hizo:

“¿No les da vergüenza, señores? Los invito a que porten ese uniforme no sólo con gallardía, sino con lealtad a la patria; las prendas y las estrellas no significan nada si quien las viste no tiene carácter para defender a los mexicanos”.

La oradora, ahora del PAN, evocó también el encuentro que tuvieron en Sonora integrantes de la Guardia Nacional con criminales armados. Se saludaron y cada quien siguió su camino. “¿La orden a la Guardia Nacional es no hacer nada? ¿Para qué tienen armas? ¿Para qué tienen uniformes, cuarteles, vehículos?”, preguntó. Dijo más: “bien lo señalan periodistas mexicanos: estamos ante una desactivación frente al crimen organizado y la Guardia Nacional es el grupo de edecanes más caro que ha tenido este país. Los militares no pudieron defenderse. Se había acordado que no hablaran. (Francisco Garfias, Excélsior, Nacional, p. 4)

Las sucursales “patito” del Banco del Bienestar

Una sucursal bancaria sin luz, drenaje, agua ni barda perimetral, ubicada en un lugar remoto en medio del campo o una carretera. Que no tiene bóveda, cajero automático y prácticamente no tiene personal. No cuenta con el sistema de “core bancario” para realizar las operaciones y hasta le falta internet. Así están cientos de sucursales del Banco del Bienestar, creado por el presidente Andrés Manuel López Obrador para distribuir sus programas sociales entre casi 40 millones de mexicanos, después de que el propio banco, la Coordinación General de Programas Integrales de Desarrollo y la Secretaría del Bienestar no fueron capaces de equiparlas.

El Banco arrancó usando las 350 sucursales que eran del extinto Bansefi. Pero el que era su director, Rabindranath Salazar, tuvo un sagaz lance político: a finales de 2019, embelleció una de esas sucursales en Palenque para que la viera el presidente AMLO en una gira. El presidente la vio de reojo en un traslado, pero su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, la recorrió y quedó fascinada. Lo siguiente fue el anuncio oficial: se construirían 2,700 sucursales nuevas, la mitad en 2020 y la otra mitad en 2021.

Todo se fue pudriendo por un tejemaneje de negocios e intereses dentro de Palacio Nacional. Y otra vez, tuvo que entrar el Ejército al rescate: no sólo tenían que construir las sucursales sino además equiparlas. Contra reloj, según fuentes castrenses, para fines de este año no estarán las 2,700 sucursales prometidas sino entre 800 y mil, de las cuales, la mitad van a ser el puro cascarón.

Están en lugares remotos porque en Palacio Nacional no pudieron conseguir terrenos gratis que esperaban que les donaran los ciudadanos, y terminaron construyendo muchas en medio de carreteras, del campo, etcétera.

Según fuentes oficiales, al inicio del proyecto los ingenieros de la Secretaría de la Defensa Nacional presentaron tres modelos de sucursal: desde la más equipada hasta la más básica. Los encargados de tomar la decisión escogieron el modelo más barato: prácticamente un cascarón. Eso le pidieron al Ejército y eso les va a entregar. Se quisieron reservar el equipamiento de las sucursales para darlo en contratos privados, pero no lo lograron por las pugnas intestinas en Palacio, y el cruce de acusaciones y sospechas sobre quién estaba haciendo negocio con todo esto.

Uno de los desafíos estructurales de las nuevas “sucursales” tiene que ver con el core bancario. El que están usando es el de Bansefi, que sólo alcanza para 3 millones de clientes. Y la idea del Banco del Bienestar es llegar a casi 40 millones. Les queda chico el sistema. Del core se iba a encargar la oficina gubernamental de tecnologías de la información, Infotec. Pero Infotec… ¡quebró! (muy 4T). Estuvo a cargo de Emiliano “El Bicho” Calderón, coordinador de estrategia digital del gobierno, de la mano de Gabriel García, el alicaído encargado de los programas sociales, el que no pudo conseguir los terrenos gratis, el que quiso entregar el contrato del equipamiento de las sucursales a sus empresarios amigos (Del Valle, Cabal…), el que buscó que los trabajadores de los bancos fueran “servidores de la nación” y chavos del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

Mis fuentes me revelan que cuando el SAT interviene el quebrado Infotec, García se lleva a los directivos (bajo investigación de la ASF) a trabajar a la Secretaría del Bienestar, donde seguía teniendo poder e influencia. Desde esa dependencia, sus operadores podían mantener el control de los nada confiables padrones de beneficiarios de los programas sociales (como explicamos hace unos días en estas Historias de Reportero). Pero luego García fue despedido de Palacio Nacional y regresado al Senado, y ahora se dice que sus operadores quieren aterrizar en Financiera Rural y el INEA.

Hay muchos millones en esto. Dinero de todos los mexicanos, manejado con una insultante discrecionalidad. El Banco del Bienestar con sus miles de relucientes sucursales sigue siendo una de esas quimeras que sólo existen en la imaginación de presidente. (Carlos Loret de Mola, El Universal, Nación, p. 2)

Serpientes y escaleras // El regreso de Julio

Quienes piensan que, al salir de la Consejería Jurídica de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra salió también del ánimo del presidente y de lo que llaman la 4T, se equivocan. Si bien ya no tiene el cargo que lo posicionó como uno de los operadores y asesores políticos más cercanos e influyentes de este gobierno, el abogado al que López Obrador se refirió “como mi hermano” sigue teniendo acceso y comunicación directa con el inquilino de Palacio Nacional y, según comentan en el primer círculo presidencial, “Julio podría regresar en cualquier momento a un cargo importante en el gabinete”.

El comentario lo hacen fuentes directas de Palacio, a propósito de las versiones de quienes han esparcido que el exconsejero jurídico fue “expulsado o apestado” del círculo de amigos del presidente. Y es que las y los malquerientes de Scherer, tanto en el Congreso como en el mismo gabinete, difunden la idea de que éste no sólo perdió el cargo sino también la amistad y confianza de más de 20 años que tiene con López Obrador, algo que no es real y que se demostrará, dicen, con una futura invitación desde Palacio a ocupar una nueva posición en el gobierno.

Según esas fuentes, aún fuera del gabinete, Julio Scherer mantiene su relación cercana y afectiva con López Obrador quien le sigue hablando y consultando al abogado sobre algunos temas y no se ha interrumpido la comunicación entre ambos. “Lejos de interrumpirse, la relación se ha mejorado sin las tensiones del gobierno y el presidente mantiene a Julio entre sus amigos de mayor confianza”, comenta el colaborador de Palacio.

Aunque por ahora se dedica a sus asuntos y negocios personales, Julio Scherer Ibarra sigue no sólo en contacto con el presidente, sino también con la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, con quien mantiene una cercana relación, al grado de que lo han visto en los últimos días en reuniones con empresarios y periodistas cabildeando a favor de su amiga la gobernante capitalina, con motivo de su tercer informe de gobierno.

Recientemente en el Senado, aunque nunca lo mencionaron por su nombre, el pleito a muerte que siempre tuvieron él y la exsecretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, volvió a aflorar cuando la hoy presidenta del Senado aprovechó su intervención ante el nuevo titular de la Segob, Adán Augusto López, quien acudió el lunes al recinto senatorial para dialogar con todas las fracciones parlamentarias, para mencionarle al tabasqueño que a ella “le daba mucho gusto que el presidente López Obrador por fin haya definido un solo conducto y lo haya designado a él para hablar y dialogar con el Poder Legislativo y para hacer la operación política, tal y como le correspondía a la Ley Orgánica y a las Facultades de la Secretaría de Gobernación”.

Es decir, que sin llamarlo por su nombre, Sánchez Cordero se refería al exconsejero Jurídico que siempre le hizo sombra a ella en la Segob porque López Obrador le encargó parte de la operación política y la relación y el diálogo con los otros poderes, especialmente con la Suprema Corte de Justicia, algo que doña Olga nunca pudo superar que el presidente le haya encargado esa interlocución a Julio Scherer, y de ahí el origen del enfrentamiento que prevaleció por tres años hasta que el presidente los movió a los dos de sus cargos.

Hoy cada uno de ellos ha tomado su camino, doña Olga en la Presidencia del Senado y Scherer Ibarra en sus asuntos personales y apoyando a Claudia Sheinbaum. Pero parece que al menos uno de ellos no ha superado las diferencias y aún fuera de los cargos sigue echando leña al fuego y atizando ese pleito. Veremos si la confrontación sigue, pero por ahora lo que está claro es que mientras Sánchez Cordero terminará su encargo en el Legislativo, Julio Scherer tiene, según dicen en Palacio, un boleto de regreso al gabinete o al menos a algún cargo importante dentro del gobierno. (Salvador García Soto, El Universal, Nación, p. 11)

Plata o plomo // ¿Terrorismo en Guanajuato?

En la tarde del domingo, un repartidor arribó en moto a un restaurante de la ciudad de Salamanca, Guanajuato. Traía como encargo la entrega de un paquete, que parecía regalo, al dueño del establecimiento. Este salió a recibirlo con uno de sus empleados. Al abrirlo, se disparó un dispositivo explosivo que iba en la caja. Las dos personas murieron al instante y cuatro más quedaron gravemente heridas.

Este hecho conmocionó al país. Por su audacia. Por su sofisticación. Por su brutalidad. Por su parecido con el terrorismo puro y duro.

De hecho, así lo describió el gobernador Diego Sinhue, como “acto terrorista”. Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó en la mañanera del lunes que el uso de explosivos era para “tratar de crear terror, miedo.”

¿Entonces, ante eso estamos, ante terrorismo? En términos de la definición legal, puede ser. En el Código Penal Federal, se castiga por el delito de terrorismo “a quien utilizando sustancias tóxicas, armas químicas, biológicas o similares, material radioactivo, material nuclear, combustible nuclear, mineral radiactivo, fuente de radiación o instrumentos que emitan radiaciones, explosivos, o armas de fuego, o por incendio, inundación o por cualquier otro medio violento, intencionalmente realice actos en contra de bienes o servicios, ya sea públicos o privados, o bien, en contra de la integridad física, emocional, o la vida de personas, que produzcan alarma, temor o terror en la población o en un grupo o sector de ella, para atentar contra la seguridad nacional o presionar a la autoridad o a un particular, u obligar a éste para que tome una determinación.”

En Salamanca parecen cubrirse los requisitos para tipificar el hecho como terrorista. Fue un ataque con explosivos que ciertamente produjo alarma y temor en la población. Y, según apuntan las primeras investigaciones, el atentado parece estar conectado a la extorsión del restaurante. Es decir, los asesinos buscaban obligar a los dueños del establecimiento a tomar una determinación (pagar la cuota) e intimidar a otras víctimas actuales o potenciales.

Poniéndose purista, se puede alegar que un acto terrorista debe de tener algún tipo de motivación política, que debe ser un ataque indiscriminado en contra de la población civil, y que las autoridades deben ser el destinatario del mensaje terrorista.

Pero, a final de cuentas, eso no es más que una discusión académica. Los que enviaron el paquete bomba pueden o no ser considerados terroristas, pero ciertamente son unos asesinos desalmados que operan sin mayor límite que su imaginación destructiva. Además, en condiciones de impunidad generalizada, estos actos acaban siendo replicados o superados. Al explosivo dirigido en contra de una víctima específica, puede seguirle una bomba en un establecimiento lleno. O un nuevo Casino Royale.

El atentado de Salamanca debería de poner el combate a la extorsión en una prioridad distinta. Las consecuencias de permitir el cobro generalizado de un impuesto criminal pueden ser extraordinariamente letales. Aquí no se trata solo de proteger inversiones o empleos, sino (sobre todo) de salvar vidas.

Este tema ya es impostergable. Existen además buenas prácticas en la materia (documentadas recientemente por México Evalúa) que podrían ayudar a prevenir hechos como los de Salamanca.

El país no se puede permitir que unos delincuentes manden bombas sin que haya algún tipo de reacción. Sea o no terrorismo lo que hicieron. (Alejandro Hope, El Universal, Nación, p. 9)

Coordenadas // Lo que revela el dinero de los empresarios

Hay un adagio muy popular en inglés que dice “put your money where your mouth is” y que se puede traducir libremente como: pon tu dinero donde dice tu boca.

O, dicho de otra manera, una cosa es lo que muchos inversionistas dicen y otra diferente es lo que hacen. Y aquí nos referimos no solo a aquellos que invierten en diversos instrumentos financieros sino a los empresarios, a quienes invierten en plantas, maquinaria, equipo y demás.

En diferentes momentos han planteado lanzar sus inversiones este sexenio. Se han lanzado proyectos de infraestructura. ¿Qué es lo que las cifras revelan?

Esta semana, el INEGI dio a conocer sus datos respecto a la inversión privada en el segundo trimestre del presente año y nos dio una mala noticia: se estancó respecto al nivel del primer trimestre.

Aquí le hemos comentado que muy diversos indicadores económicos hablan de un freno a la economía en el tercer trimestre. El estancamiento de las exportaciones de manufacturas producido por los problemas de suministro, así como el freno del mercado interno asociado con la tercera ola del covid fueron los factores que ya se reflejaron en un ligero retroceso de la economía en el mes de agosto.

Pero pareciera que los problemas ya venían desde atrás por el estancamiento de la inversión privada que se aprecia en el periodo marzo-junio.

Sin embargo, la problemática de la inversión de los empresarios privados no es reciente. Ya dura todo el sexenio y un poco más. (Enrique Quintana, El financiero, Pagina Dos, p.2)

 

Globali… ¿Qué? // Marcelo Ebrard usa a la OEA para construir su candidatura

Las falsas expectativas en diplomacia son raras porque generalmente ella trabaja con actos previsibles.

Por lo anterior, sorprendió que uno de los periodistas consentidos del secretario Marcelo Ebrard publicara en su columna de El Universal el 15 de septiembre la filtración siguiente: “(…) Empezando por el anfitrión de México, Andrés Manuel López Obrador, el venezolano Nicolás Maduro, el presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, y el mandatario de Argentina, Alberto Fernández, además del uruguayo Luis Lacalle, el ecuatoriano Guillermo Lasso y el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, anunciarán su decisión de abandonar la Organización de Estados Americanos (OEA)”.

Eliminando los sesgos que aporta el desconocimiento de quien lo escribe (Cuba fue expulsada de la OEA en 1962 y Venezuela la abandonó en 2019), en pocas líneas el periodista prácticamente desapareció a la OEA, según su fuente, y ocurriría el pasado sábado durante la reunión de presidentes y primeros ministros del foro de diálogo de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) celebrada en Palacio Nacional.

¿Cómo es posible que 72 horas antes de la reunión de presidentes existía la idea desde la cancillería que la OEA recibiría el tiro de gracia el sábado 18 desde Palacio Nacional?

Fue el secretario Marcelo Ebrard quien reveló desde Washington el contenido de la ruta crítica a seguir respecto al futuro de la OEA. “Tenemos que preparar la propuesta que les vamos a hacer a Estados Unidos y Canadá: ¿Cuál sería el futuro distinto de la Organización de Estados Americanos? ¿Se reemplazaría por otra organización? ¿Qué rasgos tendría? ¿Cómo funcionaría? Eso se haría el 18 de septiembre (en la reunión de la Celac)”. Así lo dijo el secretario de Relaciones Exteriores en la embajada de México en Washington el pasado 9 de septiembre.

La periodista Dolia Estévez, presente en la conferencia, le pregunta: “Pero la propuesta no la van a hacer ustedes hasta el 2022?” A la que el secretario Ebrard responde: “Una vez que haya un consenso en América Latina y el Caribe. No podríamos nosotros hablar a nombre de todos si no ha participado en la elaboración. Pero sí se espera que para el 2022, primer semestre, se haga esa propuesta”.

Es evidente que los consensos sobre la desaparición de la OEA no existieron y no existirán con Luis Lacalle (Uruguay), Guillermo Lasso (Ecuador) y Carlos Alvarado (Costa Rica).

El propio Marcelo Ebrard mencionó el año pasado que bajo la presidencia de la Celac es prácticamente imposible llegar a acuerdos políticos por el ambiente “polarizado” que existe en la región. ¿Qué le hizo cambiar de opinión para empujar a la agenda la desaparición de la OEA si no ha cambiado para bien el clima de polarización?

La respuesta es sencilla: su deseo de trabajar un perfil presidencial desde la cancillería.

Existen elementos naturales entre los cancilleres a pensarse como presidentes. Quienes ocupan el puesto no son un secretario más; representan al país en el exterior donde les ponen alfombras rojas, hablan en nombre del presidente, y en el caso de Marcelo Ebrard, sus pares son los presidentes o los primeros ministros.

Algunos embajadores han comentado que, al entregarle las credenciales al presidente López Obrador en Palacio Nacional, él les menciona que será Marcelo Ebrard y no él, quien se encargue de la política exterior debido a que el presidente le dedica el 100% de su tiempo a la política doméstica.

Marcelo Ebrard se encuentra construyéndose un perfil de izquierdista bolivariano para obtener el apoyo del segmento de la población mexicana más fanatizada y menos politizada; un segmento anti OEA y a favor de las dictaduras con sonido a trova.

Ebrard ha elegido a la OEA como fetiche anti imperial. Lo importante es generar expectativas sobre su eventual desaparición. Otra cosa es que no vaya a ocurrir. (Fausto Pretelin Muñoz de Cote, El Economista, Geoplitica, p. 49)

Hasta 2023 mejora de turismo de reunión, 460,000 empleos menos y empresas en jaque

A estas alturas de la crisis y la pandemia, queda claro que la recuperación económica será prolongada particularmente para rubros como el turismo.

La determinación del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de no implementar medidas contra cíclicas, para no alterar las finanzas públicas, tuvo costos. Miles de empresas cerraron sus puertas y se perdieron empleos.

Una actividad que se cansó de solicitar alguna ayuda fue el turismo de reunión. Vía el Consejo Mexicano de Reuniones (COMIR) primero conJaime Salazar y desde abril con Alejandro Ramírez Tabche, todas sus gestiones fracasaron. Poco pudieron hacer Economía de Tatiana Clouthier y Sectur de MiguelTorruco.

En consecuencia cerraron o están en suspensión 25% de las300 compañías que operan en ese ámbito y el otro 75% camina al mínimo de su capacidad y con números rojos. Está a prueba su resistencia. Viene lo peor y no se descarta la quiebra de otras. (Alberto Aguilar, El Sol de México, Finanzas, p. 17)

Astillero

Ayotzinapa: intacto, lo militar // El tema incomoda en Palacio // Los frenos, en FGR y Sedena // Delgado, AMLO y neomorenismo

A unos días de que se cumplan siete años de la desaparición en Iguala de 43 estudiantes de Ayot­zinapa, la administración obradorista avanza fatigosamente en las investigaciones judiciales relacionadas con el ámbito civil, pero sigue sin mejoría ni apertura en cuanto a lo militar.

Hay más órdenes de aprehensión y diligencias judiciales y periciales relacionadas con lo civil, y se difunden hechos y pruebas que hunden a la desahuciada verdad histórica construida mafiosa y mentirosamente por el entonces procurador Jesús Murillo Karam y el ocupante de Los Pinos, Enrique Peña Nieto, pero no se escala en el punto clave de la Secretaría de la Defensa Nacional, de cuyos soldados y mandos en el cuartel de Iguala hay indicios y testimonios de que tuvieron conocimiento de lo sucedido y participación complicitaria.

Vidulfo Rosales, abogado de los familiares de los desaparecidos, asegura que hay responsabilidad cuando menos en los mandos del 27 batallón de infantería de Iguala y en la zona militar de Guerrero. ¿Cuál es la actitud del presidente López Obrador cuando en las mesas de trabajo se habla de esa responsabilidad de los militares? “Cuando el tema se toca –responde Rosales–, obviamente no se quiere abordar; vemos nosotros a menudo una tendencia de querer proteger, de no querer conflictuarse con esta institución”. (Julio Hernández López, La Jornada, Política, p. 10)

Bajo Reserva/ el Universal

Adormecidos, así fue como el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que podrían estar tres de sus “gallos” enviados al Poder Judicial. Ayer, su amigo, excolaborador y actual consejero de la Judicatura Federal,  Bernardo Bátiz Vázquez, recibió una llamada de atención por parte del mandatario, quien le reprochó que no diga nada sobre la corrupción, que asegura, hay en el Poder Judicial. Los reclamos también alcanzaron a Loretta Ortiz Ahlf y a Eva Verónica De Gyves Zárate, consejeras que, al igual que don Bernardo, él propuso. El reclamo es que ninguno de los tres se ha pronunciado sobre la devolución de mil millones de pesos que autorizó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a favor de Carmela Azcárraga ni sobre la necesidad de una limpia y reforma el Poder Judicial. “Un Llamado respetuoso fraterno, a los miembros del Consejo que me tocó a mí proponer, tres de primera, dos mujeres y el maestro Bátiz, un hombre íntegro, pero no los escucho, no sé nada de ellos… a lo mejor en ese ambiente los adormecen”, dijo. Habrá que ver si los consejeros escucharon la campana del despertador que sonó en Palacio Nacional y pronto le mandan una señal al Presidente.

En México el fiscal general de Colombia

Esta semana, nos informan, estará en México el Fiscal General de la Nación de Colombia Francisco Barbosa Delgado. Durante su visita, don Francisco tratará con autoridades mexicanas dos temas fundamentales: el tráfico de migrantes y el narcotráfico. Se espera, nos dicen, que el fiscal colombiano sostenga una reunión con su homólogo mexicano, Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República, y con algunos otros funcionarios y diplomáticos con quienes revisará el estado de la  cooperación y la coordinación de estrategias entre los dos países contra las organizaciones delincuenciales del crimen trasnacional.

Llega un diablito a Palacio Nacional

Nos comentan que a los elementos militares que cuidan las puertas de Palacio Nacional poco les importa si son cercanos a la familia del presidente Andrés Manuel López Obrador, si ellos no los conocen o no están en la lista de invitados, no los dejan pasar y no importa que pasen varios minutos bajo el sol, mientras se autoriza su ingreso. Por ejemplo, ayer martes, Eduardo Villegas Megías, coordinador de Memoria Histórica y Cultural de México, y José Alfonso Suárez del Real, jefe de la oficina de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, pasaron varios minutos esperando que su ingreso fuera autorizado. Sin embargo, nos hacen notar que don José Alfonso llegó a la puerta de Palacio con un diablito de carga. ¿Será que Suárez del Real está practicando por si en algunos años tiene que ayudar a alguien que él conoce muy bien a mudarse a ese inmueble?

Ceden el micrófono a Ebrard

La 76 Asamblea General de la ONU ya inició sus trabajos, a los que acuden jefes de Estado. En esta ocasión Naciones Unidas dio la opción de que los gobernantes enviaran su participación mediante un mensaje grabado. En el caso de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador, decidió no enviar un mensaje y delegar todo en el canciller Marcelo Ebrard, quien dará un discurso con las posturas de México en temas globales el próximo sábado, obviamente en la sesión de ministros.

##

¿Terrorismo en Guanajuato?

/Alejandro Hope/El Universal

En la tarde del domingo, un repartidor arribó en moto a un restaurante de la ciudad de Salamanca, Guanajuato. Traía como encargo la entrega de un paquete, que parecía regalo, al dueño del establecimiento. Este salió a recibirlo con uno de sus empleados. Al abrirlo, se disparó un dispositivo explosivo que iba en la caja. Las dos personas murieron al instante y cuatro más quedaron gravemente heridas.
Este hecho conmocionó al país. Por su audacia. Por su sofisticación. Por su brutalidad. Por su parecido con el terrorismo puro y duro.
De hecho, así lo describió el gobernador Diego Sinhue, como “acto terrorista”. Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó en la mañanera del lunes que el uso de explosivos era para “tratar de crear terror, miedo.”¿Entonces, ante eso estamos, ante terrorismo? En términos de la definición legal, puede ser. En el Código Penal Federal, se castiga por el delito de terrorismo “a quien utilizando sustancias tóxicas, armas químicas, biológicas o similares, material radioactivo, material nuclear, combustible nuclear, mineral radiactivo, fuente de radiación o instrumentos que emitan radiaciones, explosivos, o armas de fuego, o por incendio, inundación o por cualquier otro medio violento, intencionalmente realice actos en contra de bienes o servicios, ya sea públicos o privados, o bien, en contra de la integridad física, emocional, o la vida de personas, que produzcan alarma, temor o terror en la población o en un grupo o sector de ella, para atentar contra la seguridad nacional o presionar a la autoridad o a un particular, u obligar a éste para que tome una determinación.”En Salamanca parecen cubrirse los requisitos para tipificar el hecho como terrorista. Fue un ataque con explosivos que ciertamente produjo alarma y temor en la población. Y, según apuntan las primeras investigaciones, el atentado parece estar conectado a la extorsión del restaurante. Es decir, los asesinos buscaban obligar a los dueños del establecimiento a tomar una determinación (pagar la cuota) e intimidar a otras víctimas actuales o potenciales.Poniéndose purista, se puede alegar que un acto terrorista debe de tener algún tipo de motivación política, que debe ser un ataque indiscriminado en contra de la población civil, y que las autoridades deben ser el destinatario del mensaje terrorista.
Pero, a final de cuentas, eso no es más que una discusión académica. Los que enviaron el paquete bomba pueden o no ser considerados terroristas, pero ciertamente son unos asesinos desalmados que operan sin mayor límite que su imaginación destructiva. Además, en condiciones de impunidad generalizada, estos actos acaban siendo replicados o superados. Al explosivo dirigido en contra de una víctima específica, puede seguirle una bomba en un establecimiento lleno. O un nuevo Casino Royale.
El atentado de Salamanca debería de poner el combate a la extorsión en una prioridad distinta. Las consecuencias de permitir el cobro generalizado de un impuesto criminal pueden ser extraordinariamente letales. Aquí no se trata solo de proteger inversiones o empleos, sino (sobre todo) de salvar vidas.
Este tema ya es impostergable. Existen además buenas prácticas en la materia (documentadas recientemente por México Evalúa) que podrían ayudar a prevenir hechos como los de Salamanca.
El país no se puede permitir que unos delincuentes manden bombas sin que haya algún tipo de reacción. Sea o no terrorismo lo que hicieron.
[email protected]: @ahope71

Frentes políticos

Piso parejo. Para que no queden dudas en cuanto a los colores partidistas con los que se pintaron las alcaldías en la Ciudad de México, tras las elecciones, queda garantizada la seguridad para todos. Omar García Harfuch, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, señaló que se trabajará con todas las alcaldías en la disminución de la incidencia delictiva, sin importar el partido político. Indicó que en este tercer año de gobierno se han tenido muchos avances significativos, sin embargo, no están satisfechos todavía. El funcionario señaló que el objetivo es mejorar la percepción ciudadana, pero no hacerlo con cifras, sino con la baja de índices delictivos, y el programa de cuadrantes es la herramienta. Trabajo al 100%, y más, el del equipo García Harfuch.

Escribiendo la historia. Lo acontecido ayer en el Senado es un parteaguas. Nunca antes habían comparecido los encargados de la seguridad nacional. Y fue toda una revelación, gracias a que el Senado promueve mayor transparencia. Revisar las políticas de seguridad con cuatro secretarios de Estado, era, hasta ayer, algo inusual, por no decir inaudito. Sin embargo, la capacidad de convocatoria del líder de la Jucopo, Ricardo Monreal, permitió el encuentro del Legislativo con los titulares de Gobernación, de la SSPC, Sedena y Semar, Adán Augusto López, Rosa Icela Rodríguez, Luis Cresencio Sandoval y José Rafael Ojeda. Hay voluntad, coordinación, y esmero por ser transparentes. Como nunca antes.

Soporte fundamental. Mujer incansable, Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, compareció ante los legisladores, a quienes explicó los alcances de la estrategia de seguridad. “Los cárteles no nacieron en este sexenio”, respondió ante los cuestionamientos. Y tiene razón, fue hace muchos sexenios, y muchos los han protegido. Por fortuna, quedó atrás el tiempo en que los gobernantes y sus secretarios de Seguridad fingían estar ganando una guerra sangrienta e inútil. “No encontrarán en la titular ni en los directivos vínculos o acuerdos con grupos criminales. No tenemos compromisos oscuros o por debajo de la mesa”. Hoy por lo que lucha es por ganar la paz. Y se construye día a día.

Fuego interno. Al defender la Alianza Popular que la dirigencia de Morena lanzó para impulsar una afiliación masiva, el jefe de los diputados del partido, Ignacio Mier Velazco, sostuvo que se trata de una medida necesaria para afianzar el respaldo social que el cambio de régimen requiere y que tomará unos 18 años. Cuestionado sobre las críticas que John Ackerman lanzó a la alianza, al decir es un pacto que margina a la militancia fundadora y convierte a Morena en una especie de nuevo PRI y en un partido de Estado, Mier Velazco ironizó que, seguramente, hace unos meses el académico no habría tenido la misma actitud. “Porque no es lo mismo ser borracho que cantinero”, comentó. Tómala.

Oportunidad de oro. Hoy miércoles se realizará el Primer Foro Virtual Internacional, La mujer, nueva cara del sindicalismo en México y Latinoamérica, encabezado por Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajo y Previsión Social, y el director de la OIT en México, Pedro Furtado de Oliveira. Habrá la presencia de líderes sindicales y empresariales de México, Argentina, Colombia, Canadá y Estados Unidos, así como por legisladores de la Cámara de Diputados y el Senado, quienes presiden las comisiones del Trabajo, Economía, Relaciones Exteriores y Derechos Humanos. ¿No les parece el momento perfecto para resolver ciertas huelgas pendientes? Acciones más que palabras. ¿Ya es hora, no? (Excélsior, Nacional, p. 13)

Te pueden interesar

47 min de lectura
31 min de lectura
35 min de lectura