16 de enero de 2022

Columnas políticas

Columnas del sábado 25 de diciembre de 2021

Amarga Navidad

Raúl Cremoux / Otros ángulos

Vivimos cambios, pero los cambios no son necesariamente progreso. Veamos, en 2018, el litro de aceite costaba 24 pesos, hoy cuesta 41; un kg de tortilla costaba 10.45, hoy cuesta 18.20; el kg de pollo costaba 36 pesos, hoy cuesta 65. Y así todos los productos básicos.

Los militares recorrían algunos sectores, pero regresaban a sus cuarteles, hoy están a cargo de 246 actividades que estaban en manos de civiles; antes, la UNAM era la mayor de nuestras casas de conocimiento, enseñanza y difusora de cultura; ahora “necesita una sacudida, pues se ha aburguesado”; se nos dijo que, en los cambios, los pobres serían los primeros beneficiados, hoy tenemos cuatro y medio millones más bajo esa calificación.

Cuando el soldado, el funcionario, el burócrata forman el tejido principal de cualquier sociedad, el espíritu nacional se encoge, languidece y se extiende hasta permear zonas tan decisivas como la ciencia y la cultura.

Vivimos el tiempo del desmantelamiento: el programa de abastecimiento de medicinas se vino abajo porque se decía que era un nido de corrupción. Ahora carecemos de los medicamentos indispensables. Al Seguro Social le falta comprar el 91% de las medicinas, obtiene apenas el 9% de lo que necesita para comenzar el 2022. Niños con cáncer y enfermos del corazón, el hígado, los pulmones, el aparato digestivo siguen muriendo sin tener acceso a sus medicinas.

El Insabi es una entelequia. 17 millones de vacunas están desaparecidas. Las obras públicas se hacen sin concursarlas y son asignadas directamente para “ganar tiempo”, saltándose así todo tipo de leyes, reglamentos y procesos que antes permitían saber quién hace qué y con qué costo. Se han liquidado organismos autónomos que regulaban los procesos públicos y evaluaban sus resultados.

Destruir una obra que tenía un adelanto de 35%, que era urgente para el desarrollo de nuevos alientos bajo el dicho de que había corrupción sin nunca probar lo afirmado, se hermana con el símbolo icónico de un avión presidencial que se ha vendido varias veces, se ha rifado y aún se sigue pagando un mantenimiento costoso e inútil.

Tampoco basta con nombrar las causas de un problema para que éste se resuelva; no basta con decir que el crimen encuentra su fuente en las injusticias sociales para que éste se resuelva. Necesitamos que los culpables sean castigados y que el gobierno dé prueba de su autoridad. Rebasa el centenar de miles de asesinatos lo que, con su hedor, clama justicia.

¿Cómo gozar del espíritu navideño cuando todos los días —en promedio— hay más de 90 asesinatos? Y este factor letal se hace gigantesco cuando nuestro país ocupa el cuarto lugar de fallecimientos en el mundo por causa de la pandemia, rebasando los 600 mil muertos.

Sin rumbo en el campo ni programas para contribuir a un mejoramiento ambiental, lo mismo en alimentos que en transporte individual y público, vemos cómo el tiempo de calidad se dedica a realizar ataques contra la Suprema Corte de Justicia, el CIDE, el Inai y el INE y a cualquier entidad autónoma que permita y auspicie los equilibrios tan necesarios para conducir la nación a buen puerto.

Entre nosotros hay un peligro grave: “el pueblo” busca la figura de quien cotidianamente habla a la parte visceral de su ser. Sólo Él puede salvarnos, guiarnos y, de la mano, llevarnos a eso que tanto anhelamos, aunque el precio sea estar rodeados de enfermos sin medicinas, alimentos cada vez más caros, escuelas semiderruidas y el olor de los muertos amontonándose en cifras cada vez mayores.

Trascendió

Milenio Diario

Que más tardaron los detractores de Ricardo Monreal en redes sociales en cuestionar su permanencia al frente de la coordinación de Morena en el Senado, que Gerardo Fernández Noroña en salir a defender al legislador y asegurar que en la cuarta transformación se respeta la discrepancia de opiniones y la crítica. 

Por separado, el canciller Marcelo Ebrard reconoció la “calidad humana e integridad” del morenista por no abandonar ni en Navidad a sus compañeros por la visita al penal de Pacho Viejo, Veracruz, donde se encuentra preso José Manuel del Río Virgen, secretario técnico de la Junta de Coordinación Política.

Que en más de Ebrard, el titular de Relaciones Exteriores no dejó pasar la oportunidad de felicitar a la Fundación Carlos Slim por el apoyo que dio desde el principio de la pandemia para hacer posible que México y Argentina produjeran y envasaran la primera vacuna anticovid elaborada en América Latina. 

La felicitación se hizo extensiva a las farmacéuticas AstraZeneca, mAbxience y Liomont tras el aval de la OMS para el uso de emergencia del biológico; lo que sigue es su distribución en toda la región, sobre todo en países pobres. 

Que  hoy concluye el plazo para que el INE reciba las firmas de apoyo a la consulta de revocación de mandato del Presidente y hasta ahora cerca de 40 por ciento del total requerido está validado, sobre todo la parte que llegó por vía digital; falta revisar más de 6 millones de rúbricas que la organización Que Siga la Democracia recopiló en papel y entregó en decenas de cajas al instituto para completar los 2.8 millones que mandata la ley para el ejercicio, aunque parece que lograrlo no será mayor problema.

Que mediante edictos publicados en el Diario Oficial de la Federación se dio a conocer que la cantante Belinda Peregrin Schull mantiene un pleito contra el SAT, encabezado por Raquel Buenrostro, que pretende cobrarle un crédito fiscal de más de 7 millones de pesos, para lo que ha recurrido al Tribunal Federal de Justicia Administrativa en su intento de frenar la medida. El juicio llegará a tribunales en las primeras semanas de 2022.

GEMAS del 2021 (y II)

Algunas de las joyas de este año fueron fuego amigo ¿y qué creen?, algunas de ellas se las dedicaron… ¡a sus propios dirigentes!

Martha Anaya / Alhajero / Opinión El Heraldo de México

Buena parte de los actores políticos nos regalaron frases agudas, incisivas, dignas joyas del Alhajero de este año 2021. Va aquí una breve selección de esas perlas con las que hoy recordamos a Nikito Nipongo.

El coordinador de los diputados del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, inició el año con una petición y no precisamente sobre el COVID-19 que aún nos persigue: “Necesitamos tres vacunas: contra la incompetencia, contra la soberbia y contra la frivolidad”.

Aunque su candidatura fue fallida, el obispo emérito de Ecatepec, Onésimo Cepeda, nos regaló una probadita de su florido léxico: “¿Ustedes se preguntarán que por qué acepto yo ser candidato? La primera porque quiero a México, y, la fundamental, porque estoy harto de tanto pendejo que gobierna y que se sienta en curules por todos lados”.

Al ver caer su candidatura para gobernador de Guerrero, el senador Félix Salgado Macedonio, no se quedó atrás: “A ellos se les olvidó que soy senador con licencia y van a oír mi pico en la tribuna y ahora sí me los voy a chingar, me los voy a chingar y bonito, bonito, ahí nos vamos a ver las caras”.

Ricardo Anaya, excandidato presidencial del PAN, se deleitó con una respuesta a López Obrador, luego de los resultados de las elecciones del 6 de junio: “Presidente, ¿cómo está? Permiso concedido para que se tome su caguama. Yo me estoy tomando una Victoria aquí en el poniente de la CDMX y posiblemente me tome otra en Querétaro. Y feliz, feliz de que ya no tienen mayoría para desaparecer al INE. ¡Salud! Nos vemos en el 24”.

El obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, lanzó descarnada advertencia: “Como obispo se los digo con mucha tristeza y se los digo con mucha responsabilidad: creo que viene un tiempo en que vamos a ser gobernados, no por los políticos, sino por los narcos, porque ya se han hecho muchos arreglos”.

Tamaño regalote de la Secretaría de Salud exhibió el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, para enfrentar la pandemia: “Este es el paquetote que nos manda federación para, según ellos, hacerle frente a la pandemia por COVID-19: 3 termómetros, 30 cajitas de cubrebocas, 3 bidones de jabón, 3 cubetas de sanitizante y 3 cubetas de gel”.

De lo que es y hace el dirigente nacional PAN, describió con significativa precisión el senador Gustavo Madero:

“Lo que más hace (Marko Cortés) es ser irrelevante: ni se pronuncia, ni hace, ni dirige”.

Uno de los tuits más reveladores del año, provino del empresario Claudio X González Guajardo: “La llamada 4T, una gran farsa, acabará mal, muy mal. Hay que tomar nota de todos aquellos que, por acción o por omisión, alentaron las acciones y hechos de la actual administración y lastimaron a México. Que no se olvide quién se puso del lado del autoritarismo populista y destructor”.

Una de las mejores gemas del año se la debemos al diputado de Morena, Óscar Cantón Zetina, en la comparecencia de Lorenzo Córdova, titular del INE: “No me toques ¿Qué te crees, igualado?”

Convertido en la conciencia de Morena, Porfirio Muñoz Ledo advierte: “Algo teme (AMLO) y lo lamento; yo creo que está sintiendo el vacío del abandono del poder, sabiendo además que el nivel de concentración de poder que existe en México no es eterno; que por fuerza de la política, de la economía, de la sociedad y de las ambiciones, este régimen tenderá a desgajarse en los próximos años”.

Dante Delgado, dirigente de MC, envía saludo al dirigente del PRI: “Los que andamos en esto debemos tener piel dura de hipopótamo, y él (Alejandro Moreno) tiene piel de pájaro chiquito, de colibrí”. (Aquí cerramos el año 2021 en El Alhajero. Que pasen unas fiestas entrañables, cuídense y nos reencontramos el 10 de enero).

•••

GEMA DE GEMAS: Una imagen inolvidable: Emilio Lozoya cenando pato laqueado en el Hunan.

La pregunta más importante del sexenio

Para rematar 2021, nos enteramos de que las quejas por desabasto de medicinas aumentaron un 1200% en los tres años de 4T

Julio Patán / Malos Modos / Opinión El Heraldo de México

El sexenio abrió con el presidente en el acto de decirle a un ciudadano que no, no iba a mandar a la tropa: que los del crimen organizado son seres humanos y por lo tanto seres que merecen amor. Que a aguantar vara. Que abrazos, no balazos. Congruentemente, ha permitido que el narco actúe en plena libertad, del culiacanazo pal`real, con el reguero de muertes que conocemos. Desde luego, la cosa no va a cambiar. El otro día, el titular del Ejecutivo dijo sin titubeos que la estrategia funciona a todo dar. Que el humanismo paga. Que nada que agradecer. Que felices fiestas.

Luego está el desabasto de medicamentos, que tampoco tardó en manifestarse. Empezamos con los antirretrovirales, esos que antes sí había y que desaparecieron con la 4T, lo que mandó a protestar a las calles a las personas con VIH. Luego, los oncológicos, que también había, que dejó de haber y que siguen sin aparecer, como pueden confirmarles esos niños enfermos. Pero no son solo las quimios. Es que en las clínicas pobres no hay ya ni comida, esos desayunos que en el neoliberalismo le daban a las criaturas antes del tratamiento. Para rematar 2021, nos enteramos de que las quejas por desabasto de medicinas aumentaron un 1200% en los tres años de 4T. De entrada, digamos que ya se les hizo tarde con lo del sistema escandinavo de salud. Tardísimo: 15.6 millones de personas se quedaron sin servicios de salud desde 2018, servicios que sí disfrutaban. Gracias, Insabi. Pero, sobre todo, tampoco es probable que esto cambie. A fin de cuentas, el presidente dijo con todas sus letras que estaban luchando contra la corrupción, una forma de decir que con la pena: alguien tiene que pagar el precio. Que abrazotes a los daños colaterales y a sus deudos.

De la pandemia, ni hablar. 650 mil cadáveres después, Gatell sigue tan campante. Que no hay bronca con la ómicron, dice. Que las recomendaciones de la OMS son para los güeros. Que aquí, fiesta en el Zócalo. Lo que es congruente con la línea presidencial: el Supremo sigue sin usar cubrebocas, luego del Mordisco Tour, las tlayudas en pleno pico de contagios y los detentes. Por supuesto, nada de vacunar a los niños. Bueno: ni a los niños, ni, en adelante, a casi nadie. Antes de irse de vacaciones, parece que Muerte ganó el debate en el equipo de presidente y la 4T no renovó el contrato para vacunas. Son carísimas. Esas refinerías no se van a pagar solas. Así que fritangueen despreocupadamente y confíen en sus genes prehispánicos.

Dicho lo anterior, está claro cuál es la pregunta más importante del sexenio. No, la pregunta no es a qué hora van a despertar en esta administración y cambiar la estrategia en cualquiera de esos ámbitos, o cosa parecida. No, por Dios. A estas alturas, hay que preguntar, sin más, por qué tienen tantas ganas de vernos muertos a todos.

UNA CHAIRA EN EL HERALDO

Mi AMLO dicharachero

Sin duda una frase que ahora se ha convertido uno de los lemas de mi vida, es la de “no sudar calenturas ajenas

Fernanda Tapia

Para deleite de nosotros los chairos y por qué no, también de los derechairos, aquí les va una selección de lo más “enlevado” del lenguaje en la mañanera, elegido por el maestro Marco Zapata. Para que se den un quemón y vean por qué las mañaneras son tan populares:

1.“Me canso ganso”. Sin duda alguna, su sello, y que muchos le aplaudimos, aunque otros lo utilizaron hasta para hacer memes. Pero como dijera Calderón haiga sido como haiga sido esta ya se inscribió entre los clásicos no sólo de este sexenio sino para la posteridad. 

2.“Me rayé”. (Cuando presentó su primer recibo de pago) transparente hasta las cachas, esta frase hizo reír a propios y extraños cuando recibió su primera quincena mi cabecita de algodón. ¿Apoco no lo ama?

3.“Cuentas claras, chocolate espeso”, según el portal CAPITAL, “dicen los historiadores que ciertas monjas de Oaxaca, en la época de la conquista, tuvieron la idea de agregar azúcar al cacao y fue entonces cuando, al llevarla al viejo continente, aquella deliciosa bebida causó furor en España y Europa. Fue entonces cuando el debate comenzó: ¿El chocolate debía tomarse espeso o claro, es decir, con una consistencia más líquida? Al final los gustosos del chocolate espeso ganaron y se decidió que la mejor forma de tomar chocolate era con una consistencia espesa”. Yo por eso ni me peine cuando la Corte exigió que dentro del acuerdo o como algunos otros llamaron, decretazo, se transparentaran las cuentas. Y sin embargo que nadie tenga la fuerza para impedir que sigan las megaobras de AMLO.

4.“Cúmplase la ley en los bueyes de mi compadre”. En esta, la mera verdad, yo creo que todos hemos incurrido de mayor o menor forma. Es tan bonito que todos cumplan las leyes y que nosotros, nos resbalen. Nos las pasemos por el arco del triunfo. Y eso es lo que creemos que adquirimos cuando subimos de status por nuestra cartera, color de piel, apellido o puesto político como si cualquiera de estas cosas viniera con canonjías especiales incluidas.

5.“¡Toma tu Champotón!”. A 500 años de resistencia de Tenochtitlán y durante las conmemoraciones, esta frase es mencionada recordando la batalla que perdieron en Champotón los españoles.

6.Ese tianguis es de “puro Roberto”.  ¿Acaso un Presidente no tiene derecho de hablar como lo hace cualquiera? Para aquellos que de plano no entendieron esto, significa “de robado“. 

7.“De lo que se pierden los fifís”. Sobre todo, cuando habla de la comida mexicana de esa que hay que detenerse a la orilla de la carretera para saborearla o de plano de pie frente al taquero.

8. Y sin duda otra frase que ahora se ha convertido uno de los lemas de mi vida, es la de “no sudar calenturas ajenas”. Yo acostumbraba hasta cargar con broncas que ni eran mías…, ¿y usted?

Me retiro deseándole una feliz Navidad por si acaso no logra una Noche-buena.

El circo de Morena y la consulta que se perfila

Francisco Garfias /Arsenal

AMLO y sus morenos quieren destruir al INE, convertido en el “villano favorito” en tiempos de la 4T. En su ofensiva contra el árbitro electoral, buscan llevarse entre las patas su autonomía. Poner consejeros electorales que se sometan a los dictados de Palacio Nacional. De otra forma no tendría sentido haber presentado una denuncia penal en la FGR contra los seis consejeros que votaron a favor de posponer la consulta de revocación de mandato por falta de financiamiento.

Si la denuncia procede, la Fiscalía podría pedir a la Cámara de Diputados el desafuero de los seis: Lorenzo CórdovaCiro MurayamaDania RavelJaime RiveraJosé Roberto Ruiz y Beatriz Claudia Zavala. El delito que les imputan es coalición de servidores públicos.

Los morenos no quieren la consulta para la revocación de mandato por pérdida de confianza, como dice la Constitución. Lo que anhelan es un espejito muy caro —3 mil 800 millones de pesos— que le diga al Presidente que es el más popular. Las cosas, sin embargo, no le han salido a López Obrador como él quería. Algún exconsejero electoral me hizo notar que el Presidente ya veía a Claudio X. González, a Frena y a toda la oposición recolectando firmas para echarlo. No sucedió. “Una votación baja, en abril, puede ser decepcionante. El circo de AMLO puede acabar con una consulta al pueblo con 5 mil casillas y ya”, puntualizó.

El INE, por cierto, informó ayer que acatará la resolución de la Comisión de Receso de la SCJN, que mandata continuar con el proceso de revocación de mandato con el presupuesto existente. En un comunicado destaca que la resolución de la Comisión de Receso del máximo tribunal —integrada por Yasmín Esquivel y Margarita Ríos-Farjat— es provisional y que el instituto se mantendrá atento a la resolución de fondo que adopte el máximo tribunal.

AMLO ya tomó partido en el conflicto que enfrenta al gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, con Ricardo Monreal y Dante Delgado, por la detención de José Manuel del Río Virgen, secretario técnico de la Junta de Coordinación Política del Senado. Acusan al funcionario, de origen emecista, del asesinato de un excandidato a presidente municipal.

Sin mucho pensarlo, y luego de admitir que a lo mejor no es objetivo, dijo que Cuitláhuac es de los “mejores gobernadores” que ha tenido Veracruz y que es “incapaz de cometer una injusticia”. ¿Lo es? En el Senado, por lo pronto, ya no se habla de desaparición de poderes en Veracruz por el rompimiento del orden constitucional que le achacan a Cuitláhuac.

Un grupo plural de senadores, encabezados por Monreal, convocaron a rueda de prensa para posicionarse frente al “uso faccioso de las instituciones con fines de persecución política” en la entidad. No permitieron preguntas. Tampoco hubo una sola mención por su nombre al gobernador de la entidad, Cuitláhuac García. Sólo el anuncio de que será creada una Comisión Especial Plural para determinar la existencia de probables abusos de autoridad y violaciones al Estado de derecho en Veracruz. La comisión será presidida por Dante Delgado. Los secretarios generales serán Julen Rementería, coordinador de la bancada del PAN, y el morenista Eduardo Ramírez, expresidente de la Mesa Directiva del Senado. La integran también Beatriz ParedesMiguel ManceraRaúl Bolaños, y Sasil de León. Una fuente de la Jucopo nos dijo que se optó por bajar el tono y privilegiar los buenos oficios del secretario de Gobernación, Adán Augusto López, para sacar de la cárcel a Del Río Virgen.

Monreal se entrevistó el jueves con el titular de la Segob apenas se enteró de que Del Río Virgen, su mano derecha, pasará Nochebuena y Año Nuevo tras las rejas. Ese día, un juez de control dictó prisión preventiva en contra de Del Río Virgen por el asesinato de René Tovar, candidato del partido naranja a la presidencia municipal de Cazones, Veracruz.

Monreal y Dante han denunciado reiteradamente el uso indiscriminado, en Veracruz, del delito de “ultraje a la autoridad” por parte del gobierno del estado. Los dos senadores fueron arropados anoche por coordinadores parlamentarios e integrantes de las distintas bancadas en el Senado.

En la sala de conferencias estaban las panistas Kenia López y Xóchitl Gálvez. En silla de ruedas —convalece de una lesión en la pierna— llegó la emblemática priista Beatriz Paredes.

No faltaron tampoco los coordinadores de la bancada verde, Manuel Velasco, y del PRD, Miguel Mancera. Los senadores Alejandro Armenta, de Morena, y Raúl Bolaños, del PVEM.

Sasil de León, PES, no estaba presente, pero formará parte de la comisión. Fue notoria la ausencia de legisladores del PT.

* “Hay que saber perdonar o perdonarnos, no odiar”. Así comenzó su mañanera de ayer el hombre que ha recurrido a la división para vencer. Hablamos del rey de los discursos de odio: YSQ.

La risa de Santa Claus

Sergio García Ramírez

Concluyó 2021 con una caída en picada, pese a la promesa de que un futuro luminoso sustituiría al pasado sombrío. En el alba del 2021 confiábamos en que llegaría el final de la pandemia, anunciado por autoridades “competentes”. El “sector salud” operaría prodigios. No escasearían los remedios que una eficiente administración pondría al alcance de todos los mexicanos. También creímos que el crimen declinaría, abatido con discursos y jaculatorias. Igualmente esperamos la resurrección de la economía: habría nuevas fuentes de trabajo y mejoraría la suerte de las familias, redimidas. Y entendimos, ilusionados, que un viento democrático impulsaría las velas de la República.

Esa fue la oferta de las alegres matinées que sembraron de ilusiones nuestra vida y condenaron a los causantes de tantos quebrantos y retrocesos, condenados al último círculo del infierno republicano (ya sabemos quiénes fueron). Con esa oferta nos fuimos durante doce meses que pasaron de prisa. ¿Y qué sucedió? No ocurrieron los milagros anunciados. Ni hubo la transformación que soñamos ni progresó la democracia ni mejoró la suerte de millones de mexicanos. Rugió la tierra y abundaron los hundimientos. Nos ganó el carajo, para decirlo con las palabras que el profeta lanza de cuando en cuando.

Al final del 2021 levantamos el fruto de la siembra. ¡Y qué fruto! Todavía hay creyentes que escuchan, absortos, la oratoria rupestre y suponen que México remontó la cuesta. Pero también hay quienes formulan con seriedad el balance de doce meses de agravios e incumplimientos. Estos observadores miran el año sin concesiones ni alegatos que escombren el pasado (que ya pasó, ¿no es cierto?) y no encuentran los milagros anunciados en la catequesis matinal, donde abundaron otros datos. Más allá de las palabras y las sonrisas, descubren la multiplicación de los pesares y el fracaso de las promesas.

Las cifras de la pandemia nos colocan a la cabeza de las naciones vulneradas: varios millones de contagios y centenares de millares de fallecimientos. El crimen se ha desbocado, con crueldad inaudita. Hoy impera sobre territorios cada vez más extensos y preside comunidades cada vez más desvalidas. Se han multiplicado las legiones de autodefensa que desafían la regla de oro de los Estados modernos: deben ser éstos, no los ciudadanos, los depositarios de la fuerza. La pobreza cunde más allá de paliativos que atemperan los síntomas de la decadencia, pero no la resuelven. Y la democracia retrocede, mientras el poder se concentra y vulnera el sistema de frenos y contrapesos que debiera mantener el equilibrio en la sociedad política.

Llegamos a la Navidad. Las matinées siguen colmadas de sonrisas y rebosan ofrecimientos. En estas festividades hemos recordado otros tiempos, que podemos cotejar con el presente milagroso. Algunos compatriotas de mayor edad echaron de menos al jocundo Santa Claus que hace muchos años se instalaba tras un gran aparador de la tienda Sears en Insurgentes, atrayendo a la audiencia infantil con sonoras carcajadas. Por supuesto, la risa era tan falsa como el risueño personaje, ambos movidos por una inagotable cuerda providencial. Pero alegraba.

Entre aquel espectáculo y la fiesta de ahora hay notables coincidencias. No tenemos por qué sentir nostalgia del viejo Santa, tan orondo. Fue relevado por otro personaje jocundo, instalado en el corazón de una feria que bate nuestros días y dotado de la misma cuerda inagotable. El nuevo Santa ríe sin pausa, alegrando a los creyentes que lo observan, audiencia estupefacta. Al tiempo que ríe, proclama la transformación de México. Mientras el público mira y el actor declama, la nave naufraga.

Te pueden interesar

38 min de lectura
45 min de lectura
3 min de lectura