2 de marzo de 2024

De Obregón a Tucsón con sus churros

Pareja de Ciudad Obregón continúa en Tucsón la tradición familiar de hacer churros sonorenses

Susan Barnett / Arizona Daily Star

.

Un churro tradicional es difícil de conseguir hoy en día.

Al menos eso es según Blanca Inzunza y Rodrigo Carillo, propietarios de Inzunza Churros, un negocio local de churros en Tucsón que tiene sus raíces en Ciudad Obregón, Sonora.

«Muchas veces, las personas muerden un churro como si estuvieran mordiendo algo duro, y se sorprenden cuando el churro se desmoran en su boca», dijo Rodrigo.

Churros Inzunza 

Lo que hace que Churros Inzunza sea diferente de cualquier otro churro que encontrarás es el hecho de que se hace de manera tradicional; todo se prepara en una cocina comercial (conocida como comisaría o economato) con ingredientes reales.

«Los churros que la gente compra ahora están fabricados, no hay receta. Los nuestros están hechos a mano», dijo Rodrigo.

«Y los hacemos de la manera en que mis padres nos enseñaron», agrega Blanca.

Muchos churros manufacturados contienen huevo o leche, lo que lo convierte en un churro que se endurece una vez que entra en contacto con el frío. Inzunza Churros tiene opciones sin gluten y veganas: sin huevo y sin leche.

Blanca aprendió que los churros que hacía eran veganos por pura casualidad. Ella estaba trabajando en un evento del mercado de agricultores y le ofreció a otra persona que trabajaba en el evento un churro. Esa persona se negó, diciendo que era vegana.

«‘Bueno, ¿qué es eso?'», le preguntó Blanca. El veganismo apenas estaba ganando popularidad y Blanca nunca había oído hablar de él.

La señora explicó que no consumía nada hecho con productos animales. Blanca se dio cuenta de que sus churros no llevaban ningún producto animal.

«Da la casualidad de que el churro que hacemos siempre ha sido vegano y yo no lo sabía», dijo Blanca.

Esa misma señora le dijo que pusiera un letrero en su puesto con una pequeña ‘V’ verde.

«Los veganos sabrán que tus churros son veganos y vendrán a ti», recuerda Blanca que dijo la señora.

Ahora, todo en su menú es vegano y sin gluten, o tiene alternativas veganas y sin gluten.

También venden rollos de canela, horchata de coco, choco-flan, plátanos fritos, capirotada, champurrado y otros productos. Muchas de las delicias están inspiradas en sus raíces mexicanas y españolas, como el champurrado y la capirotada, que esta disponible todo el año, con nueces, pasas, canela y queso.

Ser inclusivo incluye crear antojitos que todos puedan disfrutar.

La hija de Blanca y Rodrigo fue diagnosticada como alérgica al gluten y Blanca y su hermana Sandra, que también es chef, comenzaron a experimentar con diferentes harinas para crear una receta de churro sin gluten.

Utilizaron diferentes tipos de harina como harina de avena, harina de boba, harina de almendra y muchas más para tratar de imitar la consistencia de su masa. Se necesitaron 15 muestras diferentes antes de que finalmente estuvieran satisfechos con lo que venden ahora.

«Luchamos mucho. Mucho, no tienes idea», dijo Blanca. «La cantidad de una cosa a otra es muy importante. Necesita una cantidad equivalente de cada harina para crear una masa y así el churro puede salir como está».

La recompensa por su trabajo en revolucionar su receta de churro es abrumadora, dijo Blanca.

«Comencé a hacerlo por mi hija y luego reconocí la necesidad de otras personas con celiaquía [e intolerancia al gluten]», dijo.

Y ha visto de primera mano el impacto de su receta sin gluten con docenas de otras personas.

«Hemos tenido personas que tienen alergia al gluten que prueban su primer churro con nosotros», dijo Blanca.

Ella recuerda a una mujer joven que dijo que desarrolló una alergia al gluten y no había tenido un churro en una década, y otra mujer que nunca había tenido un churro debido a su alergia al gluten.

«Creo que estamos haciendo un buen trabajo».

La Jornada 

La pareja ha tenido un negocio de churros en Tucson durante los últimos diez años, pero la historia de su negocio familiar se extiende a través de múltiples generaciones.

Todo comenzó con unos tíos abuelos en Sinaloa, por lo que Blanca puede recordar. El negocio familiar pasó a su madre padre cuando Blanca recuerda haber hecho churros desde los siete años para ayudar al negocio familiar.

Blanca lleva 38 años haciendo churros y es una maestra de su oficio. Era solo cuestión de tiempo antes de que su esposo, Rodrigo, se uniera.

«Cuando nos casamos y las cosas no iban bien financieramente fue cuando mi padre me dijo: ‘Haz churros, mija. ustedes saben cómo hacer eso'», dijo Bianca. Ella sabía cómo hacer la mitad de lo que se necesitaba para hacer churros. «[Mis padres] les enseñaron a mi esposo la otra mitad y ahora juntos, aquí estamos».

Blanca y Rodrigo han estado casados por 24 años. Los dos se mudaron a los Estados Unidos cinco años después de casarse en 1998 en busca de un futuro mejor.

«México ya no daba más», dijo Rodrigo.

No había trabajo para el negocio de churros con su padre, había un aumento de la violencia y la pareja necesitaba algo más.

«Vinimos a buscar algo mejor que lo que teníamos, y realmente lo encontramos, gracias a Dios», dijo Blanca.

Pero aún así, pasarían nueve largos años antes de que los dos pudieran vender churros en los Estados Unidos; primero necesitaban obtener los permisos de comida correctos para preparar y vender los churros como se les enseñaba.

Los permisos de alimentos son muy diferentes entre México y los Estados Unidos. Existen reglas y regulaciones más estrictas que los dueños de negocios de camiones de comida y puestos deben cumplir antes de poder vender algo.

Si querían continuar con el negocio familiar en los Estados Unidos, tenían que adaptarse manteniendo un estilo tradicional. En un momento dado, se les dijo que modificaran su churrera, el artilugio similar a una jeringa que sostiene la masa y crea el largo churro en forma de estrella, pero se negaron, diciendo que no se puede modificar. «Es el estilo español», dijo Blanca.

«Fue un momento grandioso cuando finalmente nos dieron ese permiso», dijo Blanca.

A partir de ahí, se pusieron a trabajar en la construcción de su clientela. Blanca recuerda que fue difícil al principio ya que muchas personas realmente no conocían el churro tradicional.

«Los latinos conocen muy bien este churro, pero muchos estadounidenses no», dijo Blanca. «Incluso otras personas que no son estadounidenses realmente no conocían este tipo de churro».

Poco a poco construyeron su clientela, atrayendo nuevos clientes con sus opciones veganas y sin gluten. Ahora, el negocio prospera en los mercados de agricultores y otros eventos emergentes.

Inzunza Churros ha estado en Tucson durante casi una década, y no planean irse pronto. 

Orígenes

Estos churros son técnicamente sonorenses. Son preparados por las manos de dos personas nacidas y criadas en Ciudad Obregón, Sonora.

«Pero también son sinaloenses [debido a mis tíos], y también son españoles», dijo Blanca.

El churro ha existido durante siglos, y la invención de los churros se remonta a España, Portugal y China según este artículo de la BBC. Muchas tradiciones e influencias españolas viven en México todavía.

El apellido Inzunza es un apellido español, señala Blanca.

«Tenemos gente que viene de España que viene al mercado de agricultores de Rillito Rivers porque hay churros que son similares a los de España», dijo Blanca. «No es lo mismo, pero cuando la gente los prueba, dicen que les recuerda a su tierra natal … Y ese sentimiento no tiene ningún valor».

Inzunza Churros está en Santa Cruz Farmer’s Market los jueves y en Rillito River Farmer’s Market los domingos. Los otros días están en eventos donde están contratados, como bodas y mercados. Para mantenerse al día sobre dónde estarán, sígalos en Instagram @churrosinzunza