4 de julio de 2022

Texas: Lágrimas e ira en Uvalde y un festejo de las armas en Houston

En Uvalde, Texas, las lágrimas y la ira no cesan ante el dolor por la ausencia de 19 niños y dos maestras asesinados por un joven con un rifle legalmente adquirido y donde las autoridades tardaron más de una hora para frenar la matanza, mientras que en Houston, se realiza un festejo nacional de las armas (en actos “para toda la familia”).

David Brooks /La Jornada

El Departamento de Seguridad Pública de Texas, luego de dos días de mentir o evadir lo que todos sabían, fueron obligados a confesar que hubo “errores” al no dar la orden de responder de inmediato e ingresar a la primaria mientras el joven pistolero tuvo más de una hora -de hecho 78 minutos- para asesinar a 19 niños y dos maestras el martes antes de que las autoridades intervinieran.

Según explicó Steven McCraw, director del departamento, el oficial encargado decidió esperar a que llegaran refuerzos y equipo. Las autoridades explicaron que pensaban que el pistolero estaba escondido y que ya no corrían peligro los niños. “Esa fue la decisión equivocada”, aceptó, reportó el Texas Tribune.

Persisten las interrogantes sobre cómo fue posible pensar que los niños ya no corrían riesgo cuando durante todo ese tiempo hubo repetidas llamadas a los números de emergencia de maestros y niños dentro de la escuela, rogando que la policía acudiera y en cuyas llamadas se podían escuchar los balazos.

Había unos 19 policías armados en el pasillo del aula donde estaba el asesino poco después de que ingresó a la escuela y empezó a disparar, pero decidieron no ingresar, y esperaron 48 minutos hasta que llegó un equipo de agentes de la Patrulla Fronteriza, quienes fueron los que entraron y mataron al asesino.

En Houston, la convención nacional de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) que inició este viernes y durará el fin de semana, y donde se presentarán entre otros Donald Trump y el senador federal texano Ted Cruz, en lo que califica como “un fin de semana repleto de libertad para toda la familia”, se exhiben y se pueden manejar todo tipo de armas -rifles, pistolas, escopetas y rifles de asalto como los empleados en los recientes tiroteos.

El presidente de la NRA, Wayne LaPierre, inauguró la convención deplorando la “maldad” en el incidente en Uvalde pero advirtió que el gobierno federal no puede legislar contra la maldad y acusó que las modestas propuestas del presidente Joe Biden para un mayor control de armas dañarían “el derecho humano fundamental de estadunidenses que cumplen con las leyes de defenderse”.

Pero en las afueras de la convención hubo otro tipo de bienvenida a los miles de asistentes, en inglés y en español, con un grupo de madres cargando un ataúd de tamaño infantil, y junto a ellos unos 500 manifestantes coreando “NRA vete de aquí”.

Cerca de ahí una fila de niños y jóvenes con las fotos de las víctimas sobre sus camisas, una de las cuales decía “¿Seré el próximo?”.

Miles de manifestantes latinos, afroestadunidenses y blancos con pancartas diciendo “ya basta”, “vergüenza” y “alto a las matanzas”, daban la bienvenida a un lado de la convención, y uno de ellos con altoparlanete coreando “Ted Cruz, asesino. Greg Abbott [gobernador de Texas y promotor de anular los controles sobre armas], asesino. Asesinos, asesinos”.

Uno de los asistentes a la convención, un ex marine, descalificó las protestas afuera, afirmando que “esa gente son títeres y ovejas de los medios, no cambiarán la opinión de nadie”, reportó Reuters.

Mientras tanto, un comité de la cámara baja del Congreso federal con el liderazgo de la diputada Carolyn Maloney ha iniciado una investigación contra cinco fabricantes de armas de fuego solicitando información de las empresas sobre la fabricación, venta y mercadeo de rifles semiautomáticos como el tipo AR-15 que han sido empleados en algunos de los peores tiroteos masivos en Estados Unidos. Maloney, en las cartas oficiales que envío a cada empresa, afirmó que “a pesar de décadas de crecientes muertes por armas y asesinatos masivos usando armas de asalto, su empresa ha continuado comercializando armas de asalto a civiles, cosechando ganancias de las muertes de estadunidenses inocentes”.

En Estados Unidos hay más armas (unos 400 millones) que población (335 millones), un país con el 4 por ciento de la población mundial pero un 40 por ciento de las armas en manos civiles a nivel planetario, donde casi uno de cada cuatro hogares contiene armas de fuego, con más tiroteos masivos que el resto de los países avanzados combinados, y donde más de 34 mil 500 menores de edad han muerto o han sido heridos por balas desde 2014 hasta la fecha.

Pero la masacre de niños en Uvalde y todas estas cifras que se repiten después de cada incidente de tiroteos en escuelas por ahora parece no estar cambiando nada en el gran debate sobre cómo controlar la violencia armada dentro del país más miedoso del mundo (donde la mayoría de los que adquieren armas dice que es por razones de “protección personal”).

Los jóvenes siguen exigiendo un cambio y esta semana miles en preparatorias, secundarias y algunas universidades en diversos puntos del país realizaron huelgas al abandonar sus aulas en solidaridad con las familias de Uvalde y para demandar mayores controles a las armas. “Ya basta…Necesitamos más que sus condolencias y oraciones. Exigimos acción de nuestros legisladores”, declaró Estudiantes Exigen Acción, que ayudó a coordinar las huelgas.