24 de abril de 2024

Opinión Nacional

AMLOFEST

Acarreo, Amlitos y lluvia marcan el AMLOFest

La 4t no sabe gobernar pero sí sabe mover gente, llevarla a mitines y a votar…

EL UNIVERSAL

El acarreo de miles de simpatizantes de todos los puntos de la capital y el país, así como la venta de souvenirs, principalmente los muñecos parlantes conocidos como Amlitos, marcaron el ambiente previo al llamado AMLOFest para festejar el quinto aniversario del triunfo electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Una vez más, simpatizantes de Morena demostraron su capacidad de movilización. La noche anterior, decenas de camiones y camionetas se trasladaron al corazón de la Ciudad de México, como lo hacen usualmente en los eventos multitudinarios insignia de la Cuarta Transformación.

Retratos del mandatario, banderas de Morena, partidos aliados de los guindas y una que otra manta en apoyo a las corcholatas pasaban de mano en mano.

Por igual, adultos, jóvenes, niños y personas de la tercera edad vitoreaban: “¡Es un honor estar con Obrador!” y se enfilaban hacia Palacio Nacional.

Los rayos del sol no afectaron a las centenas de personas provenientes de comunidades indígenas que usaron con orgullo sus trajes típicos, con los que bailaron al ritmo de la tambora.

También las estructuras políticas y grupos morenistas de cada entidad mostraron músculo portando gorras, chalecos, camisas y distintivos del partido.

“¡Honrado y valiente, este es mi Presidente!”, retumbó a mil voces que pronto abarrotaron las calles Eje Central, 5 de Mayo, Madero y 20 de Noviembre.

En el camino, vendedores hicieron su agosto al ofrecer llaveros, gorras, sandalias, mantas y los famosos Amlitos parlantes con un precio de hasta 600 pesos que se agotaron rápidamente.

Según el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, 250 mil personas asistieron al evento en el Zócalo.

.

.

Era celebración y termina en mitin contra la oposición

Antonio Baranda y Claudia Guerrero/ Reforma

Con una arenga contra la oposición, el presidente Andrés Manuel López Obrador cerró ayer su mitin de aniversario del triunfo electoral de Morena en 2018.

AMLO dedicó el final de su mensaje a tundir a la oposición, a la que calificó de racista, clasista, corrupta, oligarca, descarada y hasta ridícula, y personalizó su crítica en Claudio X. González.

«Se han constituido en una especie de supremo poder conservador. El gerente de ese grupo peculiar es Claudio X. González hijo. A él lo apoyan los traficantes de influencia y políticos corruptos del más alto nivel del antiguo régimen, y a él le obedecen los encargados de los partidos, muchos abogados marrulleros del Poder Judicial, intelectuales acomodaticios y periodistas alquilados o vendidos», dijo.

Ante un Zócalo lleno –aunque una parte de los asistentes se retiró cuando el presidente aún daba su discurso-, advirtió a partidos políticos y sociedad civil que, si no cambian su manera de pensar, no llegarán lejos. Dijo que las élites que encabeza Claudio X. González no apoyarán «al pueblo».

La presencia de contingentes de gremios sindicales y de comerciantes se hizo
notar en la plancha del Zócalo con grupos de personas movilizadas en centenas de autobuses.

El jefe de Gobierno interino, Martí Batres, calculó la asistencia en 250 mil personas.

«No es sentencia, ni siquiera advertencia, ni mucho menos amenaza, pero les digo desde el Zócalo, la principal plaza pública de México: poco lograrán si no abandonan su egoísmo y aprenden a respetar y amar a sus semejantes.

«No llegarán lejos si no comprenden e internalizan que el dinero y lo material es efímero, que la felicidad verdadera está asociada a la bondad y a la fraternidad. Mientras ellos no acepten y practiquen estos preceptos y nosotros los mantengamos y los reafirmemos, nada ni nadie podrá vencernos», aseveró.

En un discurso de más de una hora, aconsejó a sus opositores pedir disculpas por los delitos que cometieron en el pasado, cuando ostentaron el poder.

En su informe número 20, en lo que va del sexenio, el Mandatario cerró con una arenga dedicada al pueblo.

«Si nos preguntamos ¿Quién es nuestro mejor aliado?, ¿qué contestamos?, el pueblo. ¿Por quién estamos aquí? ¿A quién hay que servirle primero? ¿Con quién transformar? ¿En quién confiar? ¿Quién nos protege? ¿Qué somos? ¡Pueblo! No se oye. ¡Pueblo! Muchas veces. ¡Pueblo, pueblo, pueblo! Gracias, pueblo», gritó.

.

.

Ojo por ojo

Cinco años del triunfo de AMLO

Álvaro Cueva

Milenio, Ciudad de México / 02.07.2023 

Algo bueno debe estar haciendo Andrés Manuel López Obrador como para generar acontecimientos históricos como el de ayer en el Zócalo de la Ciudad de México.

Sí, yo sé que no hay gobierno perfecto, que hubo incidentes de color y que todavía falta mucho por hacer pero precisamente por eso este informe número 18 fue particularmente valioso.

El futuro está en la continuidad, en terminar la Cuarta Transformación. ¿Así o más impresionante?

Seamos sinceros: siempre que estábamos a estas alturas del sexenio, ya fuera con Peña Nieto, con Calderón, Fox, Zedillo o con cualquiera de los otros, todo era espantoso.

Si no eran los fracasos era el cinismo, si no era la desaprobación de las multitudes eran las ganas de que esa administración terminara. Por eso llegábamos con tanta rabia a las campañas. Estábamos hartos. Siempre estábamos hartos. Era como una especie de ciclo sexenal.

Hoy las cosas son distintas. Falta un año para las elecciones, el presidente ha iniciado algo así como una gira de despedida y muchísimas personas están conmovidas, realizadas, felices. Es auténtico.

En términos periodísticos esto es insólito. Si las notas no están con AMLO, están con “las corcholatas”. La oposición es irrelevante. No interesa. No vende.

Jamás habíamos vivido algo así y, por supuesto, muchos medios y muchas personas están desconcertadas. No saben qué hacer.

Hay un punto en que los memes ya no destacan, en que los ataques sólo funcionan en nichos muy pequeños de Twitter o WhatsApp.

Bueno, ya, el colmo: a falta de argumentos para desprestigiar esto, ahora están atacando a las personas que están trabajando el proyecto de nación 2024-2030 con el argumento de que tienen más de 50 años.

O sea, si usted tiene más de 50 años, mejor retírese porque ya no sirve para nada.

¿Pero quiere que le diga lo más chistoso? Que los que lo están diciendo tienen más de 50 años. ¡Autogol! ¡No, por favor! ¡Mejor cállense! ¡Edadismo a todo lo que da!

A lo mejor usted es fan del presidente. A lo mejor, no. Está en su derecho. Vivimos en democracia. Lo que no podemos negar es la genialidad de Andrés Manuel López Obrador.

¿Qué otro presidente se había atrevido a construir una narrativa como ésta?

¿Qué otro presidente había organizado estos festivales para celebrar su triunfo electoral precisamente con el electorado, con el pueblo?

Esto es de una generosidad, de una empatía y de una congruencia admirables. No estamos hablando de bodas sorpresa, de cumpleaños con las cámaras de televisión o de fiestas privadas como antes.

El AMLO Fest fue una fiesta popular, de todos para todos, el éxito de una elección, el recordatorio de algo que fue construido por las mayorías respaldado por un gran discurso.

Los mensajes son muy claros: valió la pena. Gracias por todo. Sí se pudo. Todos ganamos. Queremos más.

A López Obrador, a diferencia de otros presidentes, no le urge irse. No se tiene que ir corriendo. No se tiene que ir huyendo.

Le urge que no se olvide que esto está funcionando, que todavía no termina y que debe continuar más allá del fin de su administración.

Qué grandes momentos. Qué gran narrativa. Qué gran liderazgo. Por eso los hashtags dicen #ElTriunfoDelPueblo y #5AñosDeLaVictoriaDelPueblo.

No me quiero ni imaginar el pachangón cuando se dé el último informe, cuando veamos el pase de estafeta, cuando la fiesta sea la del deber cumplido sumada a la bienvenida de una nueva administración. ¿O usted qué opina?

.

.

Templo Mayor

LA CIFRA es oficial y es contundente: 2 mil 303 homicidios dolosos en junio de 2023, lo que lo convierte en el mes más violento del año.

A PESAR de la evidencia, Andrés Manuel López Obrador insiste en que la culpa la tienen los gobiernos anteriores, que su estrategia es la correcta y que los asesinatos van a la baja.

Y VAYA que esas diferencias entre la terca realidad y los aún más tercos “otros datos” que se empeña en difundir el gobierno federal resultan incómodas en Palacio Nacional.

A VER si no resulta que así como el Cenace dejó de hacer públicas las cifras sobre la demanda de electricidad porque al Presidente no le gustaban, ahora el Sistema Nacional de Seguridad Pública deja de informar sobre las muertes que contradicen el triunfalista discurso oficial.

..

OJALÁ no se haya mordido muy fuerte la lengua Yasmín Esquivel después de decir que jueces, magistrados y ministros de la Suprema Corte están obligados a la autocrítica porque la sociedad no confía en la justicia.

Y POR ESO, la ministra acusada de plagiar su tesis de licenciatura afirma que urge una reforma estructural del Poder Judicial para hacerlo más cercano a la gente.

COMO seguramente está de acuerdo con la “ideota” de Palacio Nacional de que los ministros de la Corte sean elegidos por voto popular, ya nada más falta que entre sus propuestas se incluya que el único requisito académico para acceder a la toga sea tener la preparatoria terminada.

..

CUENTAN que en Movimiento Ciudadano está creciendo una corriente que opina que si las figuras de ese partido, como Samuel García, Luis Donaldo Colosio y Enrique Alfaro, aplazan sus aspiraciones presidenciales para 2030, sería mejor no postular candidato en 2024.

LA IDEA sería repetir lo que hicieron en el Estado de México este año, donde no compitieron por la gubernatura y, en cambio, apostar todos sus recursos y esfuerzos a mantener el gobierno en Jalisco y hacer crecer su presencia en el Congreso federal.

DE HECHO, dicen que no les preocupa perder el registro ante el INE, pues consideran que lo tienen asegurado con la votación para diputados y senadores que obtendrán en tierras jaliscienses y en otras entidades como Nuevo León y la CDMX. Ya se verá si esa idea prospera.

..

DICE la alcaldesa en Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, que en materia de seguridad pública le encanta lo que ha hecho el presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

¿SI SABRÁ que incluso la ONU ha expresado su preocupación por la sistemática violación de los derechos humanos en esa nación? Es pregunta derecha y humana. (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p. 8)

.

.

Bajo Reserva

Ven a AMLO como jefe de campaña contra el “supremo poder conservador”

El festejo por el quinto año de la victoria electoral del presidente Andrés Manuel López Obrador, nos hacen ver, se ajustó a lo que es ya un guion conocido: danza de millones al recitar obras, proyectos y logros, y la insistencia en que se va a erradicar la violencia y habrá un sistema de salud como los mejores del mundo. Nos cuentan que, ya echadas a andar las corcholatas para la sucesión del año entrante, el remate del discurso pronunciado ya bajo la lluvia en el Zócalo, fue para la oposición: Supremo Poder Conservador, le llamó, y “coronó” a Claudio X. González como el supuesto jefe, al que “obedecen” los aspirantes de la alianza. “Hipócritas, corruptos y ridículos”, entre otros calificativos, les endilgó el mandatario. Desde la oposición, nos cuentan, el mensaje fue tomado como normal: es la señal de que si en cinco años el Presidente se ha manejado como jefe de partido, en el último de su gestión no va a cambiar y, al contrario, señalan los opositores, abrazará su papel como jefe de campaña.

Selfie de corcholatas en la zona VIP

Nos cuentan que antes de los discursos en el Zócalo, las corcholatas morenistas que ya se habían acomodado con familiares y acompañantes en la zona VIP dispuesta abajo del templete, se juntaron para la foto, con el líder nacional del partido, Mario Delgado, al centro. Así, muy sonrientes, Claudia Sheinbaum, Marcelo EbrardAdán Augusto LópezRicardo Monreal, Gerardo Fernández Ñoroña y Manuel Velasco cumplieron la encomienda del presidente López Obrador, que les pidió no hacer duelo de porras en su festejo. Eso sí, nos cuentan que hubo algunos desobedientes que comenzaron a abuchear a don Marcelo a su llegada, pero no encontraron mayor eco y ahí quedó.

Ruptura cantada

Nos cuentan que este lunes se sabrá si los anuncios velados de un grupo importante del priismo hidalguense se convierten en realidad y, además de los diputados locales que ya hicieron desbandada en el estado, se suman las renuncias de una veintena de cuadros más conocidos, incluido el exsecretario de Gobernación y exgobernador de Hidalgo, Miguel Ángel Osorio Chong. Nos hacen ver que lo que queda por ver es el número de personajes que se despiden del PRI, porque la ruptura entre ese grupo y el líder nacional, Alito Moreno, está consumada desde hace meses.

Anuncian libro contra Bonilla frente a sus oficinas

Nos cuentan que esta semana apareció frente al Senado de la República, justo frente a la torre de oficinas de los legisladores, un anuncio espectacular para promocionar un libro titulado “Jaime Bonilla, el impostor”, en el que se muestra, en la portada, una credencial del exgobernador de Baja California de su presunto pasado como agente del FBI. El expriista Jaime Martínez Veloz es el autor de la obra y de esa afirmación, pero se desconoce de parte de quién fue el anuncio colocado en las narices del exmorenista y ahora senador del Partido del Trabajo. (Bajo Reserva, El Universal, p. 2)

.

.

Xóchitl: a confesión de parte

Raúl Rodríguez Cortés

EL UNIVERSAL

“No quiero ser presidenta, nunca me lo he planteado”, aseguraba Xóchitl Gálvez apenas el 15 de marzo pasado y en su fraseo reconocía no estar preparada para aspirar a la primera magistratura.

“Esas cosas se tienen que tomar con seriedad, son palabras mayores; yo he visto candidatos que le han batallado para ser reconocidos, yo no creo que a mí me conozcan en el país, apenas estoy logrando que me reconozcan en la ciudad razonablemente”, le comentaba en la radio a Ciro Gómez Leyva, luego de afirmar que lo que ella buscaba era la jefatura de gobierno de la CDMX.

Y con encomiable sensatez decía a quienes hablaban de su posible candidatura presidencial: “hay que domar el ego como políticos y en ese sentido estoy consciente de lo que sí puedo, y sí puedo ser una gran jefa de gobierno”.

Pero ocurrió que poco más de 105 días después, la senadora Gálvez se auto destapó como aspirante a la candidatura presidencial de la alianza Va por México (en vías de convertirse en Frente Amplio) y el pasado martes 27 de junio dijo en un video subido a sus redes sociales que va a ser la próxima presidenta.

¿Dispondrá para serlo de la capacidad que hace tres meses reconocía no tener? ¿En ese lapso la obtuvo y creció el nivel de reconocimiento nacional que ella dudaba poseer? ¿No pudo domar al ego? ¿Qué poderosos intereses la respaldan para que proclame desde ya su victoria?

Xóchitl Gálvez cumplirá 61 años en febrero próximo. Sin duda ha crecido en la cultura del esfuerzo. Salió de su natal Tepatepec, en el depauperado valle hidalguense de El Mezquital, para recibirse de ingeniera en computación y fundar una empresa constructora de edificios inteligentes de la que fue directora general. Su ascendencia otomí la impulsó a crear en 1995 la Fundación Porvenir dedicada a atender la desnutrición de niños indígenas. Esa ha sido, por cierto, su bandera política. Se incorporó al servicio público en 2000 durante el gobierno de Vicente Fox en el que fue la comisionada nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. No milita en ningún partido, pero su vida política ha estado asociada al PAN. Perdió en 2010 la gubernatura de Hidalgo y fue jefa delegacional en Miguel Hidalgo del 2015 al 2018. Su experiencia de gobierno se limita a esa demarcación capitalina. Contendería contra quienes han gobernado la capital de la república, pero en torno a ella se construye la narrativa de ser una ciudadana apartidista, de cuna indígena y mujer, poseedora además de un estilo burlón, provocador y pendenciero.

Con ese supuesto perfil ciudadano, más blanquiazul que neutro, la oposición aliancista alimentaría el sofisma del acercamiento a la gente del PAN, el PRI y el PRD. Su origen otomí la acercaría a la justicia social para los pueblos originarios y su condición de mujer, respondería a la necesidad de oponer una candidatura del mismo género a quien encabeza las preferencias electorales por el lado de Morena y el gobierno.

Poco ha dejado ver Xóchitl Gálvez de su profundidad ideológica y política o de talentos administrativos, pero su estilo rijoso (incluidos el uso de botargas, encadenamientos a curules legislativas o el rociar desinfectante a guardias de seguridad del Senado porque por ahí había pasado supuestamente contagiado de COVID Alejandro Armenta, presidente de la cámara alta), es para AMLO sopa de su propio chocolate.

Porque sí se acepta que los modos de López Obrador son los de un populista de izquierda, deberá aceptarse también que los de Xóchitl Gálvez son los de una populista de derecha, estilo que arrojaría muy buenos réditos de los no pocos mexicanos que despotrican contra el actual gobierno, lo que ha encendido alarmas en Palacio Nacional y entre las “corcholatas” morenas.

Lo que es inocultable es que la que termina fue para Xóchitl Gálvez su gran semana en redes sociales, donde los antiobradoristas mostraron furor por ella, lo que no quiere decir que ya haya alcanzado el reconocimiento nacional que dudaba tener hace tres meses.

En ese trimestre se definió el método de selección del Frente Amplio por México (FAM), nuevo nombre de la aliancista “Va por México”. Luego de conocer sus términos Xóchitl alzó la mano, mientras que cuatro suspirantes (los también senadores Germán Martínez, Lilly Téllez y Claudia Ruiz Massieu, y el gobernador yucateco Mauricio Vila) renunciaron a la carrera.

En términos generales lo consideraron una simulación, copia del proceso de Morena. De manera que el FAM no tenía ni dos días de nacido cuando recibió su primera abolladura y, dicen los que saben, se esperan otras más, incluida una desbandada priista que se espera mañana con el senador Miguel Ángel Osorio Chong a la cabeza.

Entre la cúpula panista, por otra parte, el líder nacional Marko Cortés y su jefe, Santiago Creel, no se ha asimilado muy bien esta especie de neo cargada a favor de Xóchitl Gálvez.

Resulta ahora que al dubitativo presidente de la Cámara de Diputados (“¿renuncio o no renuncio?”) le resta apoyos a su proyecto de alzarse con la candidatura presidencial de “Va por México” una política a la que él invitó y animó a unirse al proyecto aliancista, pero para buscar la jefatura del gobierno capitalino.

Parece, sin embargo, que en la simulada conformación del FAM decidirán al final los grandes grupos de poder, titiriteros de la alianza. Gálvez tiene con ellos una innegable y fluida relación. Baste recordar la video balconeada que les dio el 14 de marzo de 2016 en la ya inexistente red social Periscope, durante la fiesta del cumpleaños 75 de Diego Fernández de Cevallos celebrada en su rancho de Jerécuaro, Guanajuato. Ahí estaba la entonces jefa delegacional transmitiendo en vivo los saludos de sus amigos los expresidentes Carlos Salinas y Felipe Calderón, de los empresarios Carlos Slim y Germán Larrea, del cardenal Norberto Rivera Carrera y de políticos como José María Córdova Montoya y Porfirio Muñoz Ledo, entre otros.

Y por todo eso le decía que, a confesión de parte, relevo de pruebas.

Instantáneas:

1. HERMANA INCÓMODA. Una de las decenas de reclusas que llevan años en espera de sentencia es Jaqueline Malinali Gálvez Ruiz, hermana de Xóchitl. El próximo 24 de julio cumplirá once años encarcelada en el penal de Santa Marta Acatitla y sigue sin ser sentenciada. Jaqueline Malinali, de 52 años, fue detenida en 2012 acusada de formar parte de una banda de secuestradores llamada “Los Tolmex”. Hasta antes de ser capturada, la hermana de la senadora y aspirante a la candidatura presidencial de la alianza “Va por México”, había sido candidata a gobernadora y a senadora.

2. EL PASADO NO DUERME. Quienes bien conocen el día a día en la Cámara de Senadores aseguran que Ricardo Monreal, antes de irse a buscar la candidatura presidencial de Morena, dejó todo muy bien atado en la legisladora. Dicen que en el Senado no parece moverse la hoja de un árbol de las estructuras y grupos que dejó. Dentro de ellas está Andrés Lozano, contralor impulsado desde un principio por Monreal. Parece no importarle a nadie que Lozano tiene en su historia haber expedido la licencia de funcionamiento del tristemente célebre bar capitalino News Divine, que hace unos días cumplió quince años de la estampida que mató a trece muchachos, víctimas de la torpeza de autoridades y policías.

3. DOS BOCAS. Van dos datos respecto a la refinería Olmeca de Dos Bocas, Tabasco, una de las obras insignia del gobierno: 1. AMLO ya no pudo presumir que desde ayer estaría produciendo gasolina, como lo prometió. Ya está cargando petróleo crudo, pero la generación de refinados será, si bien van las cosas, hasta marzo próximo. Y 2. La explosión registrada en sus instalaciones el pasado 21 de junio no fue ocasionada por el incendio de las llantas de una pipa, como se informó oficialmente. Según los propios trabajadores fue ocasionado por un chispazo de soldadura que alcanzó diesel regado por una fuga. Acusan que los soldadores de la empresa Manufactura Especial y Proyectos Industriales (MEPI) de Juan Carlos Tapia Vargas, no suspendieron los trabajos que realizaban durante la carga de combustible de la pipa a los compresores.

rrodriguezangular@hotmail.com

.

.

El modus operandi del negocio de la justicia

Hernán Gómez Bruera

Seguimos siendo hoy un país en el que los potentados compran su impunidad y los casos de gran dinero suelen resolverse a favor de quien paga más.

El Universal, 

No escribí “Traición en Palacio” –mi más reciente libro sobre el todo poderoso exconsejero jurídico de López Obrador— porque me preocupe en demasía Julio Scherer.

Lo que me animó principalmente fue develar la forma en que opera el negocio de la justicia en México, un mecanismo que sirve para conservar esos privilegios que la 4T quiso combatir, con éxito limitado.

Limitado porque ni el gobierno de AMLO ni el de Sheinbaum se plantearon una verdadera reforma al sistema de justicia.

Seguimos siendo hoy un país en el que los potentados compran su impunidad y los casos que involucran grandes sumas de dinero suelen resolverse a favor de quien paga más. Un país donde los abogados de élite y “brokers” de la Justicia con mucha facilidad logran acceder a jueces, magistrados y ministros para obtener favores y trato preferencial.

La muy fluida relación de Julio Scherer Ibarra con Arturo Zaldívar, cuando era presidente de la Corte, o con el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Rafael Guerra —uno de sus mayores facilitadores—, tan es solo una muestra de ese tipo de vínculos.

Varios incentivos en nuestro sistema de justicia son generadores de una corrupción que seguirá existiendo a menos de que avancemos hacia una reforma de verdad. Menciono solo algunos rubros:

Primero, la falta de una auténtica carrera judicial, pues coloca a jueces y magistrados a merced de las lealtades políticas y redes clientelares dentro del propio Poder Judicial.

Segundo, el excesivo poder que tienen los presidentes de los tribunales superiores de justicia en los estados, y a nivel federal el presidente de la SCJN, quienes encabezan los consejos de la judicatura, donde se vigila y controla a los juzgadores, siendo juez y parte.

Tercero, los diversos mecanismos de control y presión que existen sobre quienes imparten justicia, pues es fácil presionarlos a través de los mecanismos de quejas y sanciones administrativas que el presidente de la Corte o de los tribunales superiores de justicia pueden dar celeridad o archivar, según le convenga.

Cuarto, la facilidad para cambiar a juzgadores de adscripción, modificar la composición de los tribunales y apartar, con cualquier pretexto, a quienes toca resolver determinado asunto, a fin de que el caso sea turnado a otro juez.

Quinto, la forma en que se asignan los turnos de los casos. Uno de los vicios del sistema es la facilidad con la que pueden direccionarse litigios específicos hacia jueces de consigna con los que abogados y “brokers” tienen una “relación especial” y pueden anticipar sentencias favorables.

En teoría, los casos que llegan a la justicia federal y local se asignan por sorteo o a través de un algoritmo. En la práctica, el sistema es fácilmente manipulable. Así parece lo hizo a sus anchas Carlos Alpízar, ex secretario general del Consejo de la Judicatura Federal y hombre fuerte de Zaldívar, con la gran cantidad de asuntos que eran de interés para el exconsejero jurídico.

Cuando uno observa con detenimiento, cómo los casos que preocupaban personalmente a Scherer y sus socios –como lo detallo en mi investigación— tuvieron un trato a tal punto prioritario en el Poder Judicial Federal y de la Ciudad de México, no puede sino levantar las cejas ante tantas “coincidencias”.

Traición en Palacio: El negocio de la justicia en la 4T se presenta este jueves 6 de julio a las 19 hrs en Casa Lamm.

.

.

El error de Xóchitl

Emilio Lezama

EL UNIVERSAL

A la oposición le urge un estratega. Le urge una estrategia. Parece muy tarde para ganar, pero al menos se puede evitar una catástrofe. En la Alianza, la contienda interna es un caos y esa misma imagen denota al público. Nunca iba a ser fácil organizar los restos de lo que apenas hace un sexenio eran las tres fuerzas políticas más grandes del país, pero a estas alturas tener orden y estrategia no es un asunto de organización sino de supervivencia. En la encuesta de mayo publicada por Enkoll/El País, Morena subió 6 puntos con respecto al mes anterior y todos los partidos de oposición registraron una caída. Más preocupante aún, en un ejercicio hipotético en el que esta encuesta plantea a Luis Donaldo Colosio como candidato de MC, la Alianza PRI-PAN-PRD queda en tercer lugar con cualquiera de sus candidatos.

En ese contexto resulta sumamente confuso entender la decisión de Xóchitl Gálvez. ¿Quién la está asesorando? Xóchitl es el mejor perfil entre la oposición, y por ello mismo estaba colocada en una posición firme para ganar la CDMX. Hace unos meses, un reporte que llegó a manos del presidente, lo informó de que Xóchitl estaba arriba en la capital y que si ella era la candidata había riesgo de perder la ciudad. Esto generó preocupación en el gobierno; el único candidato que compite con Xóchitl en la Ciudad es García Harfuch, pero no es del agrado del presidente. Sin Xóchitl, las aspiraciones de la oposición en la capital disminuyen estrepitosamente. Ganar la CDMX es el golpe más fuerte al que —de forma realista— la Alianza aspira en las próximas elecciones. La CDMX fue la plataforma que catapultó a AMLO a la presidencia, pero también puede ser, a largo plazo, el lugar donde inicie el fin de su movimiento: para que eso suceda, hay que arrebatárselo.

En política nada está escrito, pero las probabilidades de que la Alianza gane la presidencia son demasiado bajas como para sacrificar la posibilidad de ganar la CDMX. Xóchitl acaba de sacrificar un posible triunfo en la capital por una probable derrota a nivel Federal.

Si la nominan para presidenta, la Alianza tiene posibilidades de recortar los márgenes e impedir una mayoría de Morena en el Congreso, pero pierden la posibilidad de gobernar la capital del país. Esto no es menor, la CDMX no es solo el segundo padrón electoral más grande del país, sino la plataforma que construyó a López Obrador, Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, las tres figuras más importantes del morenismo.

A veces es difícil interpretar, y después aceptar, las coyunturas históricas, pero estás suelen ser determinantes. No hay ningún indicio de que el 2024 pueda ser el año en el que la oposición recupere la presidencia: los números, las narrativas y su propia historia y pugnas internas juegan en contra de ello. En cambio, hace 3 años, la oposición le dio el golpe electoral más fuerte a la izquierda desde que ésta tomó control de la Ciudad en 1997; hay un camino por construir sobre ello.

El cortoplacismo suele ser un mal enemigo de los políticos. Es evidente que la posibilidad de una candidatura presidencial seduce a cualquiera, pero los tiempos en la política lo son todo: hace 6 años Anaya se apresuró, Colosio en cambio parece entender que no tiene nada que ganar en 2024, y es mejor esperar.

Por ello lo de Xóchitl sorprende, en lugar de ser la candidata que ganó la CDMX, podría convertirse en la candidata que perdió la presidencia. Desde la capital, tendría que tener una gestión tan desastrosa como la de Mancera para no ser una candidata fuerte y natural en 2030. En cambio, solo AMLO ha ganado la presidencia después de haberla perdido en otra elección. Jugar a ser AMLO, es una mala apuesta para cualquiera.

Hay caos en la Alianza y eso se nota. Xóchitl podría calibrar, aprovechar la exposición mediática de su supuesta campaña presidencial para luego empujar su aspiración a la CDMX. Pero en política los símbolos importan, y no es lo mismo ser la candidata que va adelante en la capital, a ser la candidata que perdió la candidatura presidencial de su propio partido y como premio de consolación irá por la ciudad. No es lo mismo llegar con todo por ganar, que intentar ganar una vez perdido.

En el camino a la presidencia la oposición no tiene narrativa, no tiene proyecto y no tiene estrategia: el caos es un mal aliado de los que buscan la victoria. Lo que la Alianza carece, Xóchitl tiene el potencial de tener; su carrera tiene una narrativa que se puede construir, hay también una visión en ella, pero su estrategia parece estar defraudándola. El potencial comunicacional de su figura es enorme, y cualquier estratega reconocerá en ello una verdadera posibilidad de construir una campaña exitosa, pero el contexto importa.

Hoy, los mejores perfiles de la oposición son mujeres. Beatriz Paredes es una política congruente, culta y preparada, pero su partido juega en contra de sus aspiraciones. Xóchitl Gálvez es la mejor carta que tiene la oposición para ganar la capital y en seis años pelear la presidencia. Quemarla ahora, en una lucha fútil, es un error. Si la oposición quiere recortar distancias para evitar una mayoría de Morena en el Congreso deben preparar una extraordinaria campaña, pero no sacrificar a su mejor perfil.

.

.

Sacapuntas

Habló de todo el presidente 

A todos los temas le entró el presidente López Obrador, ayer en la celebración del quinto aniversario de su triunfo electoral. Dio un balance de sus obras de gobierno, de las familias beneficiadas por sus programas sociales y de lo que falta por terminar en su gestión. Por supuesto, también se dio tiempo para descalificar a la oposición y achacó a Claudio X. González ser el jefe máximo de lo que llamó “el supremo poder conservador”.

Luisa María y Delfina, las teloneras

Muy simbólico resultó que, previo al discurso del presidente López Obrador, en su festejo por el quinto aniversario de su triunfo electoral, dos mujeres hicieran uso de la palabra. Primero, la recién designada secretaria de Gobernación, Luisa María Alcalde. Luego, la gobernadora electa del Estado de México, Delfina Gómez.

Rosa Icela, la más buscada 

Nos cuentan que la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, fue una de las más buscadas para saludarla y tomarse selfies, durante el festejo por el quinto aniversario del triunfo electoral del presidente López Obrador. Gobernadores y varios de sus compañeros de gabinete se acercaban a ella para charlar y pedirle una foto.

Más renuncias en el PRI 

Ahora 150 mujeres de Hidalgo renunciaron al PRI. El grupo, encabezado por Yarely Melo Rodríguez, ex secretaria general del partido en la entidad, indicó que se va porque el tricolor que lidera Alejandro Moreno ha violado los estatutos, incurre en imposiciones y actúa sin paridad de género. Y mañana renuncia otro destacado hidalguense: Miguel Osorio.  

INE, abierto a reuniones 

Nos cuentan que en el Instituto Nacional Electoral, presidido por Guadalupe Taddei, hay voluntad de reunirse con todos los actores políticos. Ayer, Va por México solicitó un encuentro con el Consejo General y se espera la respuesta del INE. Nos adelantan que sería cosa de checar agendas y acordar qué lugar sería ideal, además de definir los asuntos a tratar.  (El Heraldo de México, La 2, p. 2)

.

.

Contra las Cuerdas

La terquedad de Xóchitl Gálvez

Salió “raspada” Xóchitl Gálvez en su primer enfrentamiento con AMLO cuando fue a tocar la puerta de Palacio para que le abriera espacio en la “mañanera” con el propósito de desmentir al Presidente, quien acusó a la senadora de querer desaparecer los programas de apoyo a personas de la tercera edad.

Cerca de 200 mil comentarios viralizaron el tema. 58 por ciento en contra de ella y 42 por ciento a favor, según MW Group, que analiza conversaciones sociodigitales. La mayoría demérito a la panista y respaldó al presidente. Si bien, las tendencias no significan votos, sí generan percepción. Dos semanas después, durante la presentación del Frente Amplio por México, las redes cambiaron la suerte de Gálvez. Ocho millones 480 mil personas se metieron en la conversación, apenas 500 mil menos de las que hablaron sobre el Consejo Nacional de Morena, dos semanas antes.

Quien se llevó los reflectores ahí fue Gálvez y esta vez le fue muy bien. De los ocho millones 480 mil personas, 58 por ciento le favorecieron con comentarios como que conoce los problemas de país y que tiene liderazgo; mientras que 42 por ciento criticó su personalidad porque representa una versión “chafa” de la lucha de clases.

La conclusión personal es que el Presidente, sin proponérselo, empoderó a la senadora, y lo sigue haciendo cada mañana. Ya se vio que esta vez no necesariamente está ganando la narrativa presidencial. Ya hay preocupación en Palacio y al Frente Amplio llegó la esperanza, a pesar de todo.

Con la brocha en mano

Santiago Nieto apoya a Marcelo Ebrard en su camino rumbo a la Presidencia. No estaría mal de no ser porque es encargado de la Fiscalía de Hidalgo y anda pintando bardas para promover la figura del excanciller en medio del proceso de la aplicación de las encuestas internas de Morena para elegir a quien va a ser el candidato o candidata presidencial.

Fotografías en poder de esta columna muestran el momento en que Nieto pinta una barda callejera y posa para la cámara sin temor a ser sancionado por anticiparse en los tiempos electorales. Nieto es el encargado de llevarle la precampaña a Ebrard en Hidalgo y Querétaro, por lo que su actividad anticipada se ha intensificado.

Que amanezcan bardas pintadas y los grupos políticos o aspirantes se deslinden más tarde se ha vuelto una estrategia, pues es la táctica fácil de adelantarse de manera anónima para evitar cualquier tipo de sanciones, es como “aventar la piedra y esconder la mano”. Pero otra cosa muy comprometedora es lanzar la brocha en la cubeta de pintura y luego deslizarla en los muros para dejar evidencia de lo que, “con la mano en la cintura”, puede considerarse delito electoral.

Santiago Nieto está incluso más obligado a respetar la ley porque su esposa, Carla Humphrey, es consejera del INE, a quien coloca en un predicamento debido a que la queja va a llegar a las oficinas electorales de Tlalpan y Viaducto.

Uppercut: La venganza de Osorio Chong llegó al PRI. Se volvió tan personal la batalla que no se iba a quedar cruzado de brazos: además de que ya hubo desbandada en el PRI de Hidalgo, como se adelantó aquí, se van cuatro senadores (Osorio, Nuvia, Ruiz Massieu y Eruviel), y seguirán renuncias en otros estados. (Alejandro Sánchez, El Heraldo de México, País, p. 6)

.