17 de agosto de 2022

COLUMNAS POLÍTICAS

Domingo 31 de julio de 2022

.

Templo Mayor

MÁS ALLÁ del tremendo cochinero en el que se convirtió el primer día de la elección de los delegados al Congreso Nacional de Morena, detrás de las malas prácticas que fueron desde la violencia y quema de urnas hasta la entrega de despensas, se alcanzaron a ver profundas grietas en ese partido.

POR UN LADO, el senador Ricardo Monreal de plano renegó del proceso y decidió no participar y, por otro, los cercanos a la ex secretaria de la Función Pública Irma Eréndira Sandoval y su marido, John Ackerman, organizaron brigadas de “cazamapaches” para balconear a sus adversarios.

EN CONTRASTE, gobernadores morenistas, como la campechana Layda Sansores, y la dirigencia nacional encabezada por Mario Delgado presumieron que su proceso interno fue democrático, limpio, abierto, plural y ordenado.

Y CON TODO y que Delgado insistió en lanzar mensajes de unidad, lo que se ve venir es que la discordia sembrada ayer entre las facciones morenistas va que vuela para fracturar el movimiento que ganó la elección presidencial de 2018.

..

MIENTRAS hay quienes tienen un pie fuera del morenismo en medio de los cocolazos internos por la candidatura presidencial de 2024, llamó la atención que Marcelo Ebrard por fin se afilió a ese partido para poder participar en la elección de delegados que arrancó ayer.

ASÍ ES QUE el canciller, que comenzó su carrera política en el PRI, luego fue diputado federal por el PVEM, fundó y encabezó el PCD, ganó la Jefatura de Gobierno abanderando al PRD e intentó ser candidato a San Lázaro por MC, ya es formalmente militante de Morena.

Y LO HIZO ante la envidia de los jugadores de la Selección Nacional de futbol que tienen como meta en Qatar llegar al quinto partido… ¡cuando Ebrard ya va en el sexto!

..

MAESTRO, por favor, acérquele un micrófono al dirigente del PVEM en el Edomex, José “Pepe” Couttolenc, y arránquese con aquella arrabalera y llegadora canción que dice: “vendeee caro tu amooor…”.

CUENTAN que por más que el ex legislador pevemista diga que su partido irá solo en la elección para gobernador de 2023, lo que en realidad está haciendo es subirle el costo a la negociación para sumarse a uno de los dos bloques de partidos que se están conformando en la entidad.

PORQUE, viendo cómo pintan las encuestas, el partido del tucán podría ser el que aportara los votos que harían la diferencia en un virtual empate técnico entre la alianza PRI-PAN-PRD y la conformada por Morena-PT-Panal. Ahora sí que ¿quién da más? (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p. 8)

.

.

PRI-Morena: los mañosos hermanastros

Roberto Rock L.

Hijos dispersos de una misma familia fracturada, obsesionados en desconocerse mutuamente, pero herederos de una cultura de sumisión ante un líder de clan, PRI y Morena viven crisis paralelas con síntomas de la misma enfermedad: la falta de democracia interna.

La mayor condición que los identifica hoy es que las voces disidentes son desdeñadas porque, aun sin ellas, quedan suficientes cuotas de poder para repartir entre los incondicionales. Toda proporción guardada, el dirigente del tricolor, Alejandro “Alito” Moreno, pudo rediseñar los estatutos de su organización para volverse inamovible aun en su actual crisis de legitimidad y autoridad moral. Morena, por la vía de Mario Delgado, arranca su propio diseño interno rumbo al 2024 con un modelo tramposo que incluye una virtual purga de bloques políticos completos de la organización. “Tengan para que aprendan”.

De acuerdo con información surgida de discretos cónclaves en ambas agrupaciones partidistas, lo que viene hará que las cosas se pongan más rasposas de frente a una sociedad que cada vez se siente menos representada por el sistema de partidos y más orientada a seguir a personajes iluminados antisistema. Una ruta segura hacia el desastre.

El choque final en el PRI parece ya dibujado: una coalición entre operadores políticos de los expresidentes Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari, para construir un golpe que derroque a “Alito’ Moreno. Miguel Ángel Osorio Chong, exsecretario de Gobernación peñista, sería el orquestador de una transición que llevaría a la cabeza del Institucional a la también senadora Claudia Ruiz Massieu, canciller peñista, aliada del hidalguense Osorio y sobrina de Salinas.

Una alineación de este tipo impondría una nueva estrategia ante el gobierno López Obrador, con un pronóstico reservado tanto por la fragilidad orgánica del PRI como por sus numerosos cadáveres en el armario. Esta historia podría acabar lo mismo con el surgimiento de un contrapeso real frente al oficialismo, que con la extinción final del que fuera uno de los partidos más sólidos y longevos en el mundo. Heredero de esa historia, el anhelo oculto de López Obrador parece ser eliminar sus resabios y erigirse como cabeza del nuevo partido casi único.

Antes de ir por la cabeza de Moreno Cárdenas en el entorno de una asamblea nacional cada vez más impredecible, el tándem Osorio-Ruiz Massieu está intentando sellar un pacto con la facción que controlan Rubén Moreira, coordinador de la bancada del PRI en San Lázaro; su esposa, Carolina Viggiano, fallida candidata a la gubernatura de Hidalgo —abandonada a su suerte por el citado Osorio, el influyente exmandatario de ese estado. El grupo lo complementa el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, que el próximo año enfrentará su relevo, y un error en este periodo le puede resultar de enorme costo.

Hasta donde se puede conocer de sus discretas negociaciones, Osorio Chong ya fracasó en una propuesta colocada en la mesa de los coahuilenses para que Viggiano fuera presidenta interina del PRI.

En la acera de enfrente, el dirigente morenista Mario Delgado resiente un golpe en la línea de flotación de su credibilidad y en la gobernanza del partido, en el contexto tercer Congreso Nacional.

El brazo ejecutor de lo que parece un amplio bloque de Morena, que él aspira seguramente a conducir, fue el líder parlamentario del propio partido oficial en el Senado, Ricardo Monreal. Un personaje puesto contra las cuerdas por Palacio desde abril del año pasado, pero que parece crecer bajo condiciones adversas. Lo que sea que resulte, marcará el destino de Morena y de López Obrador hacia 2024.

[email protected]

.

.

La austeridad que sí urge

Sara Sefchovich

La semana pasada hablé en este espacio de cómo nos quieren convencer desde el poder, de que la austeridad es lo mejor para las personas y expliqué por qué eso no es cierto.

Pues lo mismo sucede con la austeridad que el poder supuestamente ha impuesto para el país. Los economistas más importantes del mundo como el Nobel Angus Deaton o la ONG Oxfam, la condenan rotundamente: “Con la austeridad se reducen los ingresos, se recortan los beneficios y se destruyen empleos”. Paul Krugman dice que hay que “renunciar a la destructiva austeridad” y Joseph Stiglitz afirma que «La austeridad es peligrosa y casi nunca ha funcionado».

Sin embargo, en México la austeridad no existe más que en el discurso, porque el dinero se derrocha a manos llenas, aunque solo para lo que le interesa al Presidente, mientras que a todo lo demás se le hacen tales recortes, que impiden funcionar a las instituciones, universidades, escuelas, tribunales, hospitales, gobiernos municipales. No se le da mantenimiento a nada: ni aeropuertos ni escuelas ni banquetas, no se compran aparatos médicos ni vehículos, el apoyo a la ciencia y la cultura han dejado de existir.

La paradoja de esto es que, frente al discurso a favor de la austeridad, donde menos hay austeridad es en las palabras. Todos en el gobierno hablan mucho y hablan todo el tiempo. Derrochan palabras el Presidente de la República y el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, la Jefa de Gobierno de la CDMX y la gobernadora de Campeche, el secretario de gobernación y el subsecretario de Salud, el dirigente del partido oficial y el comunicador personal de AMLO.

Por ejemplo, sobre el informe de una empresa extranjera que Sheinbaum contrató para investigar el accidente de la línea 12 del metro, dijo que era deficiente, tendencioso, falso; sobre el monumento que construyó el PAN para las víctimas de ese accidente dijo que era ruin, poco ético, inmoral. El encargado de los libros de texto de la SEP dice que la educación escolarizada es neoliberal, patriarcal, clasista, meritocrática, punitiva, eurocéntrica, colonial, conductista, racista, elitista, mientras que la que él propone es humanista, libertaria, no clasista, no racista. En una conferencia se habló de la academia como androcéntrica, generizada, miope, patriarcal, individualista, competitiva. Los intelectuales orgánicos de la 4T viven lanzando adjetivos contra todo y todos, no han dejado un solo calificativo del diccionario sin utilizar.

Nuestros poderosos se comportan como adolescentes: Te reto a que demuestres lo que dices. No, yo te reto a ti a que demuestres que es falso. Te exijo que presentes pruebas. No, yo te exijo a ti que presentes pruebas. Ellos mienten, nosotros decimos la verdad. No, ustedes mienten, yo soy la verdad. A mí me quiere el pueblo. A mí me quieren los pensantes. Eres un conservador. Y tú un nostálgico del poder.

Entre adjetivos y bravuconadas, mentidos y desmentidos, descalificaciones, acusaciones y amenazas, lecciones de moralina y discursos morales, se mueven las palabras del poder. Y los demás escuchamos y ponemos nuestra parte en las redes y los medios, con la familia y los amigos, en el trabajo y la calle. El resultado es que el ruido se ha vuelto insoportable.

Así que bien haríamos en aceptar la propuesta de austeridad, pero en las palabras. Porque mucho bien nos haría a todos un poco de silencio. Sí, de silencio.

Escritora e investigadora en la UNAM. [email protected]

www.sarasefchovich.com

#

Baches en calles y aceras

Gabriel Zaid

Los baches pueden causar accidentes graves y hasta fatales. También daños costosos a los vehículos.

Según el Informe sobre el estado mundial de la seguridad vial 2018 de la Organización Mundial de la Salud (en la web), cada año mueren 1.35 millones de personas en accidentes viales y sufren traumatismos graves 50 millones más. Las cifras se refieren a colisiones y atropellamientos, sin distinguir las causas ni referirse a baches.

Según la misma OMS («Nota descriptiva» Caídas, 2021), cada año hay 37 millones de caídas que requieren atención médica; por las cuales mueren 700 mil personas. No dice cuántas son en calles y aceras.

Para la cuenta mundial, la Secretaría de Salud aportó el Informe sobre la situación de la seguridad vial México 2018 (también en la web). En 2017, hubo 15,866 muertos en accidentes viales (43 diarios). Casi todos (97%) en zonas urbanas y suburbanas (el 3% en carreteras). Los muertos fueron sobre todo peatones (41%), seguidos por conductores y pasajeros de autos, autobuses y camiones (35%), motociclistas (22%) y ciclistas (2%). Las causas de cada accidente se registran, pero tan mal que resultan inservibles. Tampoco hay un buen registro de lesionados.

Según el INEGI, los «Accidentes de tránsito terrestre en zonas urbanas y suburbanas» han venido bajando de 427 mil (2010) a 382 mil (2015) a 302 mil (2020). El último bajón tiene que ver con el inicio de la pandemia que impuso restricciones a la circulación.

No parece haber cifras de los accidentes causados por los baches de calles y aceras: ni cuántos son, ni cuánto cuestan a los accidentados y al país.

Los baches se abren por el uso vial normal, y más aún por la carga excesiva que llevan algunos transportistas. Por las granizadas y los sismos. Por el crecimiento de los árboles, que rompe las aceras y las vuelve intransitables, sobre todo para sillas de ruedas y carriolas. Por el hundimiento del subsuelo. También por las reparaciones incompletas de las tuberías subterráneas que dejan baches y tiraderos de escombro en calles y aceras. Y por la falta de mantenimiento urbano, que vuelve grandes los baches pequeños.

Los registros que se destapan (para hacer inspecciones o reparaciones) y se dejan abiertos no son baches, pero tienen el mismo efecto. Así como las rampas transversales (accesos de la calle a las cocheras) que desnivelan las aceras y hacen tropezar a los peatones.

En los Estados Unidos, un vecino puede rellenar un bache frente a su casa, para lo cual hay productos de venta en las tiendas. En México, está prohibido, y puede ser multado. Todo lo que el vecino puede hacer es improvisar letreros de aviso o poner conos anaranjados (de venta en tiendas), reportar el bache a las autoridades y esperar días, semanas o meses para que lo tapen. Desgraciadamente, las autoridades mexicanas ni hacen ni dejan hacer.

El servicio voluntario de avisar de los baches puede mejorar creando una página web que sea una especie de registro público de baches, por colonias y calles de cada ciudad. Tendría la dirección completa del bache, con opción para comentarios, fotos y fecha de aviso. Si hay más de un reporte sobre el mismo bache, pueden dejarse. Pero los baches reparados se darían de baja.

También hace falta una evaluación independiente y seria del costo humano y económico de los baches, para ilustrar a las autoridades. Los baches les parecen poca cosa, porque tienen cosas más importantes que hacer: su carrera política. Convertir los baches en un costo político ayudaría a que se tapen.

Mejorar el alumbrado público aumenta la seguridad en todo sentido. Ver los baches de noche, ayuda a evitarlos.

Los tráileres gigantescos complican el tránsito y destruyen el pavimento. No deberían cruzar la ciudad, sino circunvalarla, si van de paso a otra. Tampoco deberían entrar a cargar o descargar. Hace falta una red de depósitos en las entradas a la ciudad, donde se haga el trasvase de carga con unidades de transporte más pequeñas.

Las rampas de acceso a las cocheras no deberían desnivelar toda la acera, sino dejar al menos un metro libre para el paso de los peatones.

Legalmente, se puede demandar a las autoridades por los daños causados por los baches; pero pocos tienen fe en la justicia mexicana, ni el tiempo y el dinero necesarios para un proceso que puede ser largo.

.

.

Alternativas

Luis Rubio

Parafraseando a Marx y Engels, un fantasma recorre al mundo, el fantasma del populismo. Se trata de la lucha entre distintos modelos de desarrollo y formas de conducir la política. Hoy se enfrentan dos modelos que aceptan la ortodoxia económica: el modelo de democracia de mercado que caracteriza a prácticamente todas las naciones ricas alrededor del mundo, con el modelo de capitalismo autoritario chino. Pero también hay otra disputa, la de los liderazgos políticos: hay jefes de Estado que siguen formas institucionales (lo que Weber denominó «dominación legal»), en tanto que otros han desarrollado perfiles carismáticos, igual de izquierda que de derecha (Trump, Bolsonaro, Chávez, Erdogan), todos los cuales caen bajo el rubro de populismo. Detrás de todo esto hay una batalla entre dos formas radicalmente distintas de concebir al mundo y de adaptarse (o no) al entorno internacional y tecnológico predominante.

La contienda se presenta en dos niveles: por un lado, el anhelo de innumerables líderes políticos por romper con los impedimentos impuestos por la economía globalizada y el estrechamiento del mundo debido al avance tecnológico. Por otro lado, la lógica avasalladora de la producción descentralizada a lo largo y ancho del mundo, la ubicuidad de la información y, especialmente, la revolución de las expectativas que se deriva de los dos factores anteriores. La pregunta clave que todo líder político enfrenta es si realmente hay opción. Margaret Thatcher inauguró la frase de «no hay alternativa» para explicar la necesidad imperiosa de reformar la economía británica. Esté o no uno de acuerdo con la filosofía de la llamada «dama de hierro», la frase que ella empleaba resume la naturaleza de la disputa que sigue caracterizando al mundo.

Ernesto Laclau* escribió que «normalmente se suele recurrir a la globalización para justificar el dogma de ‘no hay alternativa’ y el argumento más corriente contra las políticas de redistribución es que las constricciones fiscales a las que se enfrentan los gobiernos son la única posibilidad realista en un mundo donde los mercados no permiten ni la más mínima desviación de la ortodoxia neoliberal». A partir de este planteamiento, Laclau propone pasar por encima de las instituciones republicanas para transformar la realidad.

Tan atractivo es este planteamiento que innumerables líderes políticos alrededor del mundo y de ideologías tan diversas han intentado romper con los marcos institucionales como propone Laclau. El grito de guerra de Trump era acabar con el «pantano», noción no distinta, en un sentido conceptual, a lo que propone Podemos en España o que han procurado los Kirchner en Argentina, Correa en Ecuador o López Obrador en nuestro país.

El problema de los proyectos voluntaristas, aquellos en que el gobernante desafía la ortodoxia e intenta imponer sus propias preferencias, es que usualmente chocan con la pared. México vivió severas crisis en la segunda mitad del siglo pasado precisamente porque diversos presidentes se sintieron libres de hacer de las suyas. Eso mismo ocurriría de adoptar el gobierno una línea de choque ahora con la consulta en materia eléctrica.

El fenómeno se ha agudizado en la era del conocimiento por dos razones: primero, con un par de excepciones (como Cuba y Corea del Norte), el mundo se ha integrado debido a las comunicaciones que hacen sumamente difícil que un país se abstraiga del resto del mundo. Antes, cuando no existían esas circunstancias, los presidentes festinaban la producción integral de automóviles o refinados del petróleo en su nación, sin inscribirlo en el contexto global. Hoy eso es imposible porque ya no existen plantas en que se fabrique la totalidad de un producto y, más importante, porque la población reclama satisfactores de alta calidad y de inmediato. La idea de que es posible ignorar lo que ocurre en el resto del mundo es inconcebible no por el mentado neoliberalismo, sino porque el electorado ya no lo tolera: al revés, espera respuestas aquí y ahora.

El planteamiento de Laclau y sus seguidores es muy bonito en términos políticos y anímicos, pero es disfuncional en el mundo de la realidad. Lo único certero que se puede afirmar de los proyectos voluntaristas (aquellos que no han sido constreñidos por la fortaleza de las instituciones, como fue el caso de Trump) es que han sido un desastre en términos de crecimiento económico y disminución de la pobreza. Aunque muchos del grupo gobernante discurren sobre los éxitos del régimen venezolano, la evidencia del desastre que es esa nación es abrumadora. La retórica puede ser generosa, pero la realidad es absoluta.

Como ha argumentado Jan-Werner Mueller**, la evidencia muestra que los ciudadanos que sostienen a gobiernos voluntaristas-populistas no son una mayoría silenciosa, sino una minoría vociferante. Es por ello que prácticamente todos los intentos por desafiar la realidad en la era del conocimiento acaban mal. Bill Hicks, un cómico, soñaba con un partido político para «personas que odian a otras personas». Su problema era que no lograba juntar a su base para integrar el partido: al movimiento egoísta lo destruía su principio nodal. La realidad no se puede desafiar y eso es lo que acaba con estos voluntarismos insostenibles.

* Hegemonía y estrategia socialista.

** The Myth of the Nationalist Resurgence.

.

.

Déficit petrolero

Carlos Elizondo Mayer-Serra

El déficit de la balanza comercial de petrolíferos en el primer semestre fue de 15 mil 909 millones de dólares. Las exportaciones de crudo valen mucho menos que los petrolíferos importados. Con datos a mayo del 2022, se habían importado 12 mil 618 millones de dólares de combustibles automotrices y 4 mil 881 millones de gas.

La prometida autosuficiencia de gasolinas y diesel no ha llegado y difícilmente lo hará. Al subsidiar las gasolinas, todos los meses sube su consumo. Salvo que hubiera una recesión muy profunda, no bajará la demanda y la producción mexicana es limitada e inconstante. En mayo se produjeron 456 mil barriles diarios de combustibles automotrices, frente al millón 51 mil que consumimos. En junio fueron 322 mil, frente a un consumo de un millón 73 mil.

Dos Bocas difícilmente procesará crudo este sexenio. Cuando lo logre, no bastará para ser autosuficientes, salvo si el retraso es monumental y para entonces ya predominan los autos eléctricos.

Si llegara la autosuficiencia, el déficit comercial de petrolíferos sería seguramente peor. Para refinar más gasolina debemos dejar de exportar crudo. Al estar nuestras refinerías mal diseñadas y peor operadas, generan como desperdicio el combustóleo, cuyo valor es menor al del crudo. Por ejemplo, en junio, la refinería de Minatitlán consumió 84 mil barriles diarios de crudo para producir 39 mil barriles de gasolinas y diesel y 25 mil de combustóleo.

Durante esta administración, las pérdidas acumuladas de Pemex Transformación Industrial son ya de 457 mil 56 millones de pesos. Es una buena noticia los 254 mil millones de pesos de utilidad de Pemex en el primer semestre del año, pero incluso en este entorno Pemex Transformación Industrial perdió 2 mil 100 millones de pesos.

En el 2019, Pemex prometió llegar a una plataforma de producción de 2.3 millones de barriles diarios para este año. Según datos de la CNH en la primera mitad del año produjo 1.6 millones de barriles diarios. Anualizado, el diferencial entre lo prometido y lo producido es de 253 millones de barriles. A un precio promedio de 98 dólares por barril estamos hablando de casi 25 mil millones de dólares de exportaciones que no se dieron.

Además, se dejaron de licitar reservas de crudo. Pemex no las puede desarrollar solo, pero el gobierno no permite a otros hacerlo. Zama, el campo más importante descubierto tras las licitaciones del gobierno anterior, no se ha desarrollado por la decisión del gobierno actual de darle a Pemex la responsabilidad de hacerlo. Se estima que producirá 180 mil barriles diarios en su pico.

Necesitamos consumir menos hidrocarburos. Con la guerra en Ucrania, esto es aún más urgente por la incertidumbre en el suministro ruso. Por ello Estados Unidos acaba de aprobar una ley para impulsar el cambio tecnológico y la descarbonización del país.

Para nuestro gobierno eso no es prioridad. México tiene el privilegio de contar con mucho sol y buen viento. Una parte del gas importado podría ser sustituido por energías limpias. Podríamos estimular los autos eléctricos y así consumir menos gasolinas. Este gobierno ha obstaculizado la inauguración de plantas de electricidad limpia ya listas para ser operadas. Tantas restricciones han casi secado la inversión privada en el sector, salvo en paneles solares para uso residencial.

La promesa hidroeléctrica es eso, una promesa. Este año se han generado, en promedio, mil 922 gigavatios por hora mediante esa vía, frente a 2 mil 336 en el mismo periodo del año pasado. A diferencia de otras fuentes de energía renovables, el agua de las presas se utiliza para distintas actividades. En épocas de sequía, cuidarla y no gastarla generando electricidad es una obligación.

Mirar al pasado no permite construir el futuro. México debería estar impulsando la manufactura, la cual genera muchas más divisas que el crudo, y promover la descarbonización de nuestra economía.

@carloselizondom

.

.

Estado, patrimonio perdido

Eduardo Caccia

Uno de los argumentos más efectivos que usan los populistas para ganar el apoyo de las mayorías es aludir al patrimonio nacional victimizado. En el fondo se trata de un simple argumento: esto es tuyo (nuestro) y nos lo quieren quitar (o bien ya nos lo quitaron y debemos recuperarlo). Por supuesto, caben aquí el nacionalismo y la soberanía, territorios proclives al fuego en sociedades con alto nivel contestatario (como la nuestra).

Ser mexicano es aprender en los libros de historia que los invasores europeos (antes de que naciera España como tal) atentaron contra «nuestro» patrimonio cultural, económico, religioso: saquearon y destruyeron «nuestra» forma de vida. Es decir, todavía no éramos México y ya habíamos sido saqueados, ofendidos patrimonialmente. Si se trata de decirlo al modo populista para generar rencor y odio: «el español enemigo pisoteó la gloriosa soberanía azteca». Y qué decir del episodio independentista donde «los héroes nos dieron patria y libertad» y nos convertimos en nación independiente y (muy importante) soberana. Ser mexicano es sentir al patrimonio nacional como tu teléfono celular en la bolsa trasera del pantalón cuando viajas en Metro, en cualquier momento lo pierdes. Así hemos aprendido.

Qué decir de la Guerra de Reforma que enfrentó a conservadores y liberales, y que en el fondo fue una lucha de intereses patrimoniales. Y así podemos seguir con la Revolución, revuelta para tratar de equilibrar un país sumamente desigual, con consignas patrimonialistas como «la tierra es de quien la trabaja». Y luego, la expropiación petrolera, el altar indiscutible del patrimonio mexicano donde recuperamos lo «nuestro» de manos extranjeras (el ser de otro país ofende más, ofende mejor).

Como puede verse, somos víctimas de un determinismo cultural fatal: en la narrativa nacional el tema patrimonial es como Pedro Páramo, un rencor vivo. Una llaga siempre abierta de la que se lucra políticamente. Ser mexicano es sentirse orgulloso de que el petróleo sea «nuestro» aunque tengamos un pueblo jodido. Tenemos pobreza, pero tenemos petróleo. No debería extrañarnos que ahora se hable de recuperar o defender la soberanía energética del país a costa de potenciales sanciones por incumplir acuerdos de Estado. Abundan los análisis que demuestran que de nada nos sirve el discurso nacionalista y soberano si esa anhelada propiedad no se traduce en prosperidad para las mayorías en el país.

Y tampoco perdemos la oportunidad para protestar por las subastas de arte prehispánico en el extranjero, en lugar de invertir energía y recursos en mejorar las condiciones del sistema de salud, por ejemplo. En la visión populista, el Estado debe ser grande y debe ser todo para todos. Es un ente insaciable. También es un ente simbólico, un invento humano hecho para intentar vivir en armonía.

Lo que no hemos visto (al menos yo no lo he visto) es considerar al Estado como patrimonio. Se ha hablado y hasta legislado sobre el patrimonio del Estado, pero no se ve al Estado como activo patrimonial. Si yo vivo en un país donde el Estado es fuerte (hay Estado de derecho) y ejerce su función primaria: salvaguardar la seguridad de sus ciudadanos, mi calidad de vida es mejor que si vivo en un país donde el Estado es débil. Visto así, el Estado es también patrimonio de los ciudadanos. Cuando el Estado es endeble, deja de ocupar posiciones clave, como el monopolio legítimo de la violencia, que es cooptado por grupos delincuenciales, quienes empiezan, con el uso de la violencia, a cobrar derechos de piso y ejercer su dominio territorial y político. Un Estado débil es pérdida de patrimonio nacional.

Tenemos un mandatario obnubilado con recuperar la soberanía y el patrimonio energético (sin pensar en las consecuencias económicas negativas para la población), pero descuidando el patrimonio que sí afecta la calidad de vida de las mayorías: el Estado mismo, pues al debilitarlo por obra u omisión, está impactando negativamente las condiciones de vida de millones de personas. Claro, la situación de delincuencia e inseguridad ya era delicada cuando él llegó, ahora es peor.

El sucesor presidencial tendrá una ineludible y urgente tarea, recuperar la soberanía más importante, el patrimonio más valioso de los mexicanos: el Estado.

@eduardo_caccia

.

.

DIPUTADO 501 MORENA ¿GUIA PARA CONSEJEROS?

Antonio TENORIO ADAME

El Movimiento de Renovación Nacional celebró la elección interna de Consejeros cuya responsabilidad consistirá en nombrar a los Comités directivos de sus propias entidades, y ¿éstos para qué servirán?    Se advierte que su aplicación registra resultados diversos y contradictorios desde distintos flancos:

POR LA NEGATIVA

         Primero: Es un ejercicio de formación ciudadana en la aplicación del sistema electoral de modo indirecto; se nombran electores que después tomarán decisiones.

         Segundo: Fortalece la disciplina militante, ofrece oportunidades a sus integrantes, pero también escinde a quienes son excluidos; para evitar su emigración hay que abrir alternativas con fórmulas proporcionales.

         Tercero: El sistema de elección indirecta no es novedoso, se registran antecedentes en las primeras elecciones celebradas en México durante el transcurso del siglo XIX. Fueron el tipo de elección con las que nació el país; sin embargo, la formación del PNR , el abuelo del PRI, derivó a una estructura de partido de estado, base sustantiva del partido hegemónico dominante como brazo principal del presidencialismo mexicano.

         Cuarto: Hasta ahora  Morena se ha hecho llamar movimiento/partido, una ambigüedad al servicio de decisiones verticales o autoritarias, encubre alianzas de fondo corruptelas, y aun pactos con fuerzas antagónicas con empresarios de giros negros y aun acuerdos con caciques regionales; aún despierta sospechas el encubrir intereses de la delincuencia organizada.

         Quinto: La formación de un partido con bases participativas en segundo grado abre la posibilidad de frenar los acuerdos cupulares con los que se llegó al poder; en la fase primera fue un movimiento  que tuvo la capacidad de una alianza para formar gobierno, con tal motivo, la breña electoral abierta; sin embargo, una vez ganadas  las elecciones no se depuró y el macizo electoral fue el que tomó asiento en el gobierno..

         Sexto: Hasta ahora los esfuerzos de definir a Morena como partido no logran alcanzar la magnitud necesaria como plantear a  los militantes mejor concientizados.

–      Tampoco la formación de cuadros ideologizados (Fisgón);

–       Ni la estructura electoral con base en la sección (Ramírez);

–      Falta referencia de la identidad Latinoamericana (Bartra);

–      Ausente la definición del supra  liderazgo basado en el choque del mayoriteo auto – adjudicado (Ackerman) .

 Estos modelos de organización no han logrado vertebrar a Morena; son esfuerzos aislados y acotados.

POR LA AFIRMATIVA

Los alcances y aportaciones posibles que transmiten las elecciones de Consejeros de Morena abren la perspectiva de un partido democrático basado en un control de dirección sin agotar la autonomía de grupos o personas,  pero, a la vez, sin permitir corrientes que dobleguen el interés del partido.

La pregunta sorprende: Para qué sirve un partido organizado, cuyos orígenes se elaboran en la designación de Consejeros para nombrar Comités, y éstos a su vez nombrar candidatos que serán electos para ocupar cargos del Poder Ejecutivo o Legislativo.

Se requiere una organización definida de partido con sustento de bases,  pero que sean capaces de superar el control dominante de : poderes fácticos, o como es común, eviten caer bajo del dominio de  los gobernadores en turno, verdaderos ejecutores de políticas verticales de un gran poder decisivo, sin dejar de reconocer el gran riesgo de servir de entrada a políticas del pasado.

Al parecer se ha elegido un modelo de partido que se apoya en los Gobiernos locales. Este modelo es posible se encuentre en la elección secundaria[CM1] , más aún si el financiamiento de su designación proviene de su fuente, un tanto a semejanza del tricolor.

Volver al pasado que aún está presente, en todas las latitudes del país, como sucede en el Michoacán, Puebla, Tamaulipas o cualquier Congreso de los estados. Véase lo que sucede en Michoacán, solo para dar el primer bocado

En el Congreso de Michoacán funciona bien como un prisma donde se revelan los demás Congreso del país, donde se registran hechos bochornosos,  como relata el indiscutido militante histórico de la lucha social, Mario Enzástiga, quien la define como  “una crisis, en decadencia y perversión de la clase política local”, y lo mismo ocurre a nivel nacional.

Esos hechos bochornosos son:

–       La aprobación de la cuenta pública de Silvano Aureoles, un régimen de excesos cubierto con la sombra de la corrupción, <<donde la deuda pública aumentó considerablemente con el apoyo de votos de diputados de Morena,  que fueron previamente sobornados>>,

–      El vergonzoso carpetazo a 500 expedientes de corrupción,

–       Por su parte,  el líder del Congreso, Fidel Calderón,  obtuvo su nominación por vía de  la usurpación de una candidatura de cuota de acción afirmativa reservada a LGBT y más.

–      Así como la compra a sobreprecio de un software en términos de impunidad. Así como promover la regresión de los derechos de la mujer a decidir de su cuerpo al promover leyes que acotan y reducen el ejercicio de sus derechos.

Estas conductas antisociales no deben aplicarse por la formación de una nueva mentalidad política superior, porque Morena no debe volver al pasado aunque aún esté presente.

.

.

Bajo Reserva

¿Regresará contratista favorita de AMLO?

La noche de este 15 de septiembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador retomará sus eventos masivos en el Zócalo. Nos cuentan que muchos de sus seguidores están contentos pues desde hace dos años se suspendió la verbena popular del Grito de Independencia como medida para prevenir contagios por Covid. Entre los más complacidos con el anuncio, nos comentan, está Yazmín Adriana Bolaños, conocida como “la contratista favorita de la 4T”, pues hasta antes de la pandemia, era la empresaria a quien en adjudicación directa se entregaban todos los contratos para la organización de los actos masivos del Presidente, incluyendo las ceremonias del Grito, por lo que llegó a ganar más de 70 millones de pesos. ¿Será que este regreso de eventos masivo también esté acompañado por doña Yazmín Adriana?

La astronauta mexicana en Palacio Nacional

Nos comentan que el próximo martes 2 de agosto el presidente López Obrador recibirá en Palacio Nacional a Katya Echazarreta, la primera mexicana y latina que viaja al espacio exterior. Nos detallan que esta reunión ha sido impulsada por el canciller Marcelo Ebrard, desde su reciente viaje a Los Ángeles al asistir a la Cumbre de las Américas. ¿Será que esta reunión con la astronauta tapatía servirá para que el gobierno federal tenga a la ciencia y la tecnología como algo prioritario? Nos recuerdan que en el último informe del mandatario, el 1 de julio, esas dos palabras, “ciencia” y “tecnología”, brillaron por su ausencia.

No me apoyes, compadre

Entre las muestras de apoyo que ha recibido el senador Ricardo Monreal en sus aspiraciones presidenciales, sorprendió a muchos la expresada por el exgobernador de Michoacán, Silvano Aureoles. El exmandatario estatal subió a las redes sociales una foto de su visita al presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado y destacó su coincidencia con las líneas del proyecto de nación que el morenista dio a conocer recientemente. Hace unos días fue el presidente del PRD, Jesús Zambrano, el que elogió al líder de los senadores de Morena, quien suma adeptos fuera de su partido. Así que mientras dentro de Morena y desde Palacio Nacional ningunean las aspiraciones del zacatecano y sus planes de ser “el presidente de la reconciliación”, en el perredismo suben sus bonos. Después de la reunión entre el actual gobernador michoacano, Alfredo Ramírez Bedolla, y el procurador general Alejandro Gertz, para revisar denuncias contra don Silvano por presuntos actos de corrupción, algunos cercanos a don Ricardo expresaron: ¡no me apoyes, compadre!

De los despidos en la Plataforma Nacional de Transparencia 

Nos cuentan que las intermitencias en el funcionamiento de la Plataforma Nacional de Transparencia, que dificultan el acceso de los ciudadanos a la forma en que se usan en la administración pública los recursos provenientes de sus impuestos, se deben a millones de intentos de ataques cibernéticos. Desde la dirección de comunicación del INAI nos hacen ver que en diferentes etapas del año se intensifican las intentonas por tirarla pero nos aseguran que no han logrado afectarla de manera sustancial. De paso también nos comentan que la comisionada presidenta del instituto, Blanca Lilia Ibarra, no ha participado en el despido de personal del área de tecnologías e información porque está a cargo de la comisionada Norma Julieta del Río. (Bajo Reserva, El Universal, p. 2)

.

.

Frentes Políticos

El reaparecido. Demetrio Sodi, exdelegado de la alcaldía Miguel Hidalgo, y para poner como referencia su trayectoria política, se dijo exdirector de la Comisión Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo), se destapó para una candidatura ciudadana a la Presidencia de la República en 2024. El exlegislador dijo que buscará el apoyo de Va por México, por lo que llamó al PRI, PAN y PRD a abrir sus convocatorias a la ciudadanía. En sus primeros discursos, afirmó que los programas sociales del gobierno del presidente López Obrador “son un Alka Seltzer para el dolor de la pobreza”, y precisó que su principal propuesta es fortalecer el Estado de derecho para atraer inversiones al país. Hay quien dice “yo”, y merecimientos los tiene, pero ¿arrastre?

El desatado. Uno de los políticos que a base de gritos y sombrerazos quiere hacerse notar es el, de todos conocido, diputado del Partido del Trabajo, Gerardo Fernández Noroña. Conforme se acerca 2024, se encienden sus deseos de convertirse en candidato para sustituir a quien él llama “compañero Presidente”. En los días recientes, ha dejado entrever, en un soliloquio, que él podría ser la mejor elección que las mencionadas corcholatas, y hasta acusa una campaña de la misma 4T en su contra, a la que agradece, porque, según él, “mientras más miserables son sus ataques, más me posiciono en las encuestas”. En este desfile de nombres rumbo a las elecciones, veremos perfiles como éste, queriendo la silla. Espejito, espejito… ¿quién es el más bonito?

El heredero. Luis Donaldo Colosio Riojas dice tener “los pies en la tierra, la mirada en lo alto”, y también apunta hacia una posible postulación por su partido, Movimiento Ciudadano, o acaso como emblema de la oposición. Entre el escepticismo que genera su inserción en la política, ya lo presentan como el joven alcalde que puede destronar a Morena en 2024. Es un oponente inesperado y tendría de su lado a las llamadas nuevas generaciones. Con los principales partidos de oposición estancados, las encuestas sugieren que el hijo de Luis Donaldo Colosio Murrieta y Diana Laura Riojas podría dar la batalla. Los tiempos cambian, y en la democracia mexicana tienen cabida todas las opciones. Vienen días de ajetreo político. ¿Usted, por cuál vota?

4 Talacha. El líder nacional de Morena, Mario Delgado, aseguró que el partido cancelará las elecciones en los distritos en los que se compruebe el acarreo y compra de votos en la jornada de elección de congresistas nacionales. Durante el primer día se evidenciaron prácticas como el traslado de morenistas en camiones y la entrega de despensas. Delgado declaró que en los casos que existan pruebas de dichas actividades, serán anuladas las elecciones en los distritos correspondientes. Dijo que los reportes se investigarán junto con la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia, y se va evaluar si se cumplió con la convocatoria y si fueron elecciones libres o no. Organizados, están. Para bien o para mal. (Frentes Políticos, Excélsior, Nacional, p. 15)

.

.

Sacapuntas

Hablando se entienden 

Logró un acuerdo el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, con el presidente López Obrador y el secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, sobre el destino del predio La Plancha, en Mérida. Originalmente se planeó construir ahí un complejo de viviendas para militares y un nuevo cuartel de la Guardia Nacional, pero ayer se decidió que sea un parque público, para el cual se invertirán $400 millones. A cambio, la entidad donará otros terrenos a las Fuerzas Armadas.

Delgado vio “fiesta democrática”  

Sufrió muchas abolladuras la aspiración de Mario Delgado para mantenerse como dirigente nacional de Morena hasta 2024. Las irregularidades y golpes que se dieron ayer en el primer día de elección de congresistas nacionales lo dejaron muy mal parado, pues lo que se vio fue una verdadera batalla campal, mientras él decía que era “una fiesta democrática”.

Alito, blindado  

Será casi imposible para Morena destituir al priista Alejandro Moreno de la presidencia de la Comisión de Gobernación de San Lázaro. El presidente de la Jucopo, Rubén Moreira, hizo saber que no tiene facultades para la remoción solicitada por morenistas, pues al ser una comisión asignada al PRI, ese partido debe nombrar o relevar a su presidente.

Sin acuerdos, en el Senado  

Nos adelantan que esta semana se reunirá la Junta de Coordinación Política del Senado para abordar el tema de la elección de presidente de la Mesa Directiva. El líder de ese órgano, Ricardo Monreal, admitió que aún no hay acuerdo. Y es que el supuesto apoyo mayoritario que presume el senador José Narro parece no ser tal, y está muy emparejado a Alejandro Armenta.

Corral ya tiene quién lo defienda 

Nos cuentan que el ex gobernador de Chihuahua, Javier Corral, investigado por el gobierno de Maru Campos, estaría siendo cobijado por Movimiento Ciudadano. De hecho, se dice que el dirigente nacional, Dante Delgado, y el líder de la bancada en San Lázaro, Jorge Álvarez Máynez, acordaron defenderlo de las eventuales imputaciones que se le formulen en la entidad. (El Heraldo de México, La 2, p. 2)

.

.

Reino Unido: piratería imperial

El Tribunal Supremo de Reino Unido determinó que las reservas de oro depositadas por el Banco Central de Venezuela (BCV) en territorio británico sean entregadas al líder opositor Juan Guaidó.

La disputa por las 31 toneladas de este recurso, valuadas en más de mil 900 millones de dólares, tiene sus orígenes a inicios de 2019, cuando Londres se unió a Washington en sus maquinaciones golpistas contra la nación caribeña desconociendo al gobierno constitucional de Nicolás Maduro y respaldando la autoproclamación como jefe de Estado de Guaidó, entonces diputado y hoy sin cargo alguno en su país. Desde entonces, el jefe del golpismo venezolano ha contado con la complicidad de Estados Unidos, sus aliados y satélites para suplantar a Caracas ante instancias internacionales y nombrar autoridades espurias, entre ellas una Junta Directiva del BCV, a través de la cual se dedica a saquear los activos de Venezuela ubicados en el extranjero.

En un intento por proteger los bienes del Estado, el Tribunal Supremo de Justicia venezolano invalidó los nombramientos hechos por Guaidó, los cuales carecen del mínimo sustento legal, y el BCV instruyó la devolución de sus reservas auríferas, pero este viernes la jueza británica Sara Cockerill ordenó ignorar las resoluciones del Poder Judicial de Caracas, al considerar que no pueden ser reconocidas por la justicia del Reino Unido.

Más allá de la insólita situación en que un tribunal pretende poseer la facultad para desautorizar a sus contrapartes de otro Estado, la sentencia de la división comercial de la Alta Corte de Londres sienta un precedente nefasto y sumamente peligroso para todas las naciones del orbe. Su fallo significa, llanamente, que las potencias occidentales cesan cualquier disimulo en la propensión a utilizar su poderío económico y militar para apoderarse de los recursos de cualquier país cuyo gobierno se niegue a rendirles pleitesía, además de que ya dieron con el mecanismo para llevar adelante sus actos de pillaje: desconocer a los gobiernos legítimos, respaldar a cualquier aventurero dispuesto a ponerse a sus órdenes y, a través de esta clase de marionetas, desviar los fondos a los que puedan echar mano.

Queda claro que estamos no sólo ante una advertencia, sino una amenaza directa a todos los gobernantes que en su programa incluyan la defensa de la soberanía, la búsqueda de alternativas al capitalismo salvaje, la autonomía frente a las pretensiones hegemónicas de Occidente, y el uso de la riqueza nacional para impulsar procesos de transformación. Por ello, el robo que busca consumarse a través del tribunal británico debe recibir el más enérgico rechazo de la comunidad internacional, y debería mover a reflexión incluso a varios de los regímenes que han dado su apoyo a los esfuerzos desestabilizadores coordinados desde la Casa Blanca. (Editorial, La Jornada, p.2)

Te pueden interesar