2 de marzo de 2024

Casi la mitad de los mexicanos recurrió a salud privada

Los habitantes que prefirieron atender problemas de salud en servicios privados y no en públicos creció de 43 a 49% este sexenio, según Ensanut.

Pese a que México cuenta con un sistema nacional de salud gratuito, casi la mitad de las necesidades de salud que se presentan en el país (48.8%) son atendidas por el sector privado, el cual se maneja sin regulación y ante un posible conflicto de interés con farmacias.

Agencias

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2022, la cual permite conocer cuál es el estado de salud y las condiciones nutricionales de los diversos grupos que conforman la población mexicana, identificó, por segundo año consecutivo, que el uso de servicios privados sigue siendo elevado entre los mexicanos, principalmente entre pacientes sin derechohabiencia (60.5%) e incluso en alguna proporción de personas con seguridad social.

Entre los hallazgos se observó que de 24.6% de la población que informó haber tenido una necesidad de salud en los últimos tres meses, sólo 44% recibió atención en servicios públicos como el IMSS, ISSSTE o aquellos pertenecientes a la Secretaría de Salud.

En tanto, el uso de servicios privados es extensivo a toda la población, ya que 48.8% de las atenciones médicas fueron en lugares como: consultorios privados (22.4%); consultorios adyacentes a farmacias (17.7%) y consultas en hospitales privados (3.3%).

Conflictos de intereses

La encuesta resalta que desde que las autoridades mexicanas regularon en 2010 la prescripción de antibióticos, los consultorios adyacentes a farmacias (CAF) han crecido sostenidamente, sin importar que este tipo de establecimientos a menudo cuentan con instalaciones muy básicas, y el hecho de ser anexos que pertenecen a las farmacias plantea un potencial conflicto de interés para los médicos que atienden en ellos.

Incluso 13.1% de beneficiarios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) (sector formal privado) y 10.4% del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) (empleados del gobierno), reportaron haber acudido a un CAF la última vez que tuvieron una necesidad de salud.

La encuesta abundó que 71% de los motivos por los que las personas no se atendieran en el lugar que les correspondía de acuerdo con su derechohabiencia tuvo que ver con el acceso y 21% con la percepción de calidad.

Asimismo, se encontró que en 2022 las atenciones en el sector público aumentaron con respecto a años anteriores de 41% en 2018 y 34% en 2021 a 44% para 2022, sin embargo, el uso de servicios públicos sigue siendo bajo.

Por estas razones, las y los expertos señalaron que con el fin de reducir la desigualdad de acceso y el gasto de bolsillo asociado con un mayor uso de servicios privados, sobre todo entre la población sin seguridad social, se debe mejorar el acceso (como la distancia, los horarios de atención y las barreras burocráticas) en las instituciones públicas.