3 de diciembre de 2021

Trump buscó enviar 250 mil soldados a la frontera con México

Abren proceso a 'La Parka' por masacre en Bavispe

Colaboradores de seguridad nacional de alto rango del expresidente Trump también lo disuadieron de incursionar en México en operativos contra los cárteles.

La administración del presidente Donald Trump discutió en la primavera de 2020 con un alto mando militar y en el Departamento de Seguridad Nacional enviar 250,000 soldados a la frontera con México, según una investigación del periódico New York Times.

Eso hubiera significado mandar a más de la mitad de los soldados activos y una sexta parte de las fuerzas armadas estadounidenses, lo que significaría el mayor uso del Ejército dentro de Estados Unidos desde la Guerra Civil.

Stephen Miller, el encargado de llevar la agenda de inmigración de Trump, fue el responsable de insistir al Departamento de Seguridad Nacional en el desarrollo de un plan para analizar la cantidad de tropas que se necesitarían para cerrar la frontera sur del país.

Aunque esta idea no se presentó formalmente ante el presidente Trump, sí se llegó a discutir en la Casa Blanca. No fue hasta que el secretario de Defensa, Mark T. Esper, mostró su indignación ante la idea que se le puso fin al plan de Miller.

Durante años Trump insistió en que era necesario enviar más tropas a la frontera sur, sin embargo, los comandantes del Ejército desviaron varías veces su insistencia con el argumento de que las fuerzas armadas estaban al límite.

También se dio a conocer que después de la muerte de los LeBarón, Trump presionó a sus principales asesores para que enviarán tropas a México para cazar cárteles de la droga. El mandatario buscaba que se realizará un plan similar a los que se hacen en lugares como Afganistán o Pakistán, donde han rastreado y asesinado a terroristas.

Sin embargo, sus asesores le señalaron que para la mayor parte del mundo podría parecer que Estados Unidos cometía un acto de guerra contra su aliado más cercano.

Al final, la administración de Trump optó por una medida que sigue vigente: negar el asilo y cerrar la entrada a Estados Unidos desde México.

Stephen Miller quería enviar un cuarto de millón de tropas a la frontera. Trump tuvo una idea aún más tonta

Los racistas de la administración querían utilizar al ejército para cerrar la frontera y enviar tropas a México para cazar a los cárteles de la droga, según un nuevo informe de ‘The New York Times’.

Por RYAN BORT 

La política de inmigración de Trump fue insondablemente cruel. Fue tan insondablemente estúpido.

El New York Times informó el martes que Stephen Miller , el insondable gurú racista de la inmigración de Trump, presionó al Departamento de Seguridad Nacional para que proporcionara una estimación de la cantidad de tropas que se necesitarían para cerrar y asegurar toda la frontera sur a fin de evitar que los migrantes llevando la enfermedad a los Estados Unidos a medida que el coronavirus se propagaba en marzo anterior.

El número resultó ser 250.000, más de la mitad de todo el Ejército de Estados Unidos.

La idea se tomó lo suficientemente en serio como para discutirla entre los principales mandos militares de Estados Unidos, lo que llevó al entonces secretario de Defensa, Mark Esper, a romper una junta, según se informa. Rechazó la idea después de «un breve pero polémico enfrentamiento» con Miller en la Oficina Oval. El posible plan de enviar un cuarto de millón de soldados a la frontera se discutió en una reunión en la Casa Blanca, pero según el Times, nunca se presentó formalmente a Trump.

Sin embargo, Trump tenía sus propias ideas.

Meses antes, el ex presidente tuiteó que era hora de «librar la GUERRA contra los carteles de la droga y borrarlos de la faz de la Tierra» después de que nueve estadounidenses fueran asesinados por los carteles en México. No estaba bromeando. Según el Times, Trump preguntó repetidamente sobre el envío de tropas a México para perseguir a los cárteles, y algunos dentro de la Casa Blanca se preocuparon de que quisiera hacerlo de manera unilateral, sin el permiso de México.

La insistencia de Trump de que se enviaran tropas a México persistió hasta aproximadamente la época en que Miller estaba presionando para que se desplegaran 250.000 soldados en la frontera. Finalmente, se convenció a Trump de que literalmente no invadiera México después de que sus asesores le informaron acertadamente que parecería que Estados Unidos iba a la guerra contra uno de sus aliados más cercanos.

Miller y Trump no vieron que sus ideas se concretaran, pero pudieron ganar un premio de consolación. En marzo, la administración implementó el Título 42, una disposición de salud pública que les permitió esencialmente cerrar la frontera a los solicitantes de asilo. La disposición se basa en la idea de que los migrantes representaban un riesgo único para la salud pública mientras Estados Unidos intentaba sofocar la pandemia.

La idea de que los refugiados agravarían la pandemia más que, digamos, decenas de millones de estadounidenses que se niegan a vacunarse, ha sido rotundamente desacreditada por expertos en salud pública . Sin embargo, la administración Biden ha defendido repetidamente la política y el mes pasado la utilizó para deportar a miles de refugiados haitianos que esperaban solicitar asilo en la frontera.

Después de la masacre de Bavispe, Trump quería enviar tropas para perseguir a los carteles mexicanos

Te pueden interesar

40 min de lectura
55 min de lectura
14 min de lectura