23 de mayo de 2024

‘Topo Gigio’, de la gloria del box al infierno de las drogas

Después de tenerlo todo económicamente pasó a quedarse sin un peso, comenta Manuel “Topo Gigio” Vázquez, pues lo gastó todo en vicios y francachelas

HERMOSILLO.- Manuel “Topo Gigio” Vázquez recuerda con emoción y orgullo los triunfos que tuvo como boxeador en los años setenta, luego su voz quiebra y las lágrimas invaden sus ojos: “Hoy no tengo nada, ni casa, ni carros, ni dinero, estoy solo”.

“Al Topo” como le dicen de cariño los vecinos de la colonia Norberto Ortega, quien se enfrentó a Julio César Chávez, Lupe Pintor y otros grandes del ring, se le ve caminar por las calles con una bolsa donde lleva sus manoplas y una sudadera, por si le agarra la noche no pasar frío.

“Tengo unas manoplas que yo hice, son de manta y esponja, aquí entreno a los chavalos, les enseño los ganchos, izquierdazos, cabeceos, estoy cambiando los entrenamientos por comida”, explica el ex pugilista de 69 años.

LO TUVO TODO

Después de tenerlo todo económicamente pasó a quedarse sin un peso comenta Vázquez , pero da gracias a Dios de seguir con vida, por eso busca la manera de salir adelante al realizar trabajos a los vecinos y compartir los conocimientos con los jóvenes.

“No tengo pensión del box, ni del gobierno, estoy sin un peso, los que se decían amigos cuando fui campeón boxeador se fueron, gracias a mi Dios la gente de aquí se porta bien conmigo me brinda un taco y duermo en una casa prestada que cuido”, manifiesta Manuel Vázquez.

Sus padres ya fallecieron y él visita regularmente a sus hermanos, contó, además de que tiene una hija que vive en Ensenada.

CONSEJO PARA LOS JÓVENES

El ex boxeador aconseja a la juventud para que se dedique al deporte, alejarse de los vicios y tomar buenas decisiones.

Su deseo es seguir enseñando a las nuevas generaciones, pero le falta equipo como manoplas, la pera y costales para mejorar los entrenamientos.

¿PUEDE APOYARLO?

Si desea apoyarlo puede comunicarse al 66-21-77-48-92

Acudir a la colonia Norberto Ortega con los vecinos de la casa Pedro Rosas #95, esquina Emancipación.