17 de mayo de 2022

Tolerancia no es indiferencia: Gabriel Zaid

La tolerancia no significa indiferencia (Tolerancia pasiva?) - Awareness's  blog

Tolerar todas las convicciones parece razonable, hasta que alguien defiende el abuso de menores («es bueno para su desarrollo») o la poligamia («no tiene nada de malo»), y pretende pasar a la práctica.

.

Tolerancia

Gabriel Zaid

La tolerancia no es indiferencia. Si prefiero A, no B, puedo ser tolerante o intolerante con B. Si me dan igual, no soy tolerante: me son indiferentes. Tolerar es aceptar la presencia de alguien o algo que no gusta: personas, grupos raciales o sociales, modas, conductas, palabras, ideas, creencias.

«La tolerancia es el privilegio de la humanidad. Estamos todos llenos de errores y debilidades. Perdonemos nuestras tonterías, recíprocamente» (Voltaire, Diccionario filosófico).

Hay que distinguir la tolerancia como rasgo personal de la tolerancia como institución social. La tolerancia como bondad o paciencia es milenaria (la de Job es de hace 4,000 años) y ha despertado admiración. También repugnancia, cuando se tolera lo degradante (servilismo convenenciero) o imperdonable (asesinato).

La tolerancia como institución social es moderna. Surge por los millones de muertos de las guerras de religión del siglo XVI en Europa; a raíz de la Reforma impulsada por Lutero que fracturó el Sacro Imperio Romano Germánico.

La Paz de Augsburgo (1555) fue la solución política: tolerar la coexistencia de Estados católicos y Estados protestantes. Pero, en los Estados católicos, todos tenían que ser católicos; y en los protestantes, protestantes.

El integrismo es una nostalgia de las comunidades donde todos compartían genes, lengua, creencias, fiestas, formas de vivir y pensar. Fue lo normal en el mundo nómada y campesino, durante milenios. Todavía hoy, algunas comunidades indígenas expulsan a los que se convierten a otra religión. Y, en el Reino Unido, la reina preside el Estado al mismo tiempo que la Iglesia anglicana; aunque su poder sea simbólico.

La Paz de Augsburgo fue un pluralismo, pero no interno. Todas las familias tuvieron que adoptar la religión de su príncipe o emigrar. La religión oficial no toleraba otras.

El pluralismo interno tardó en alcanzarse, y llegó como legislación antes de que fuera una realidad cotidiana. La mutua tolerancia de los diferentes requiere madurez social.

En México, liberales y conservadores prefirieron la guerra civil, no tolerarse. En los Estados Unidos, los estados racistas prefirieron separarse de la Unión y los antiesclavistas prefirieron la guerra civil antes que tolerarlo. En ambos países, todavía hoy, la sociedad tolera prácticas discriminatorias, aunque sean ilegales.

La tolerancia moderna es de origen cristiano: «Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer» (Epístola a los Gálatas 3:28). Pero los cristianos, cuando dejaron de ser una minoría perseguida y llegaron al poder (Constantino impuso el cristianismo como religión del Imperio romano), no fueron tolerantes con otras religiones ni con los cristianos reformistas.

Finalmente, las nuevas minorías, dentro y fuera del cristianismo, fueron imponiendo la tolerancia hacia ellas, a veces de manera intolerante.

El mayor progreso moral del siglo XX fue el desprestigio de la guerra, después de la matanza de las guerras mundiales y la bomba atómica. El pacifismo, que era visto como intolerable: una doctrina de cobardes, poco patriotas, poco respetables y hasta asesinables; se volvió lo decente.

Vladímir Putin, que lleva un crucifijo colgando de su cuello, no sabe en qué siglo vive. No esperaba que miles de rusos salieran a manifestarse contra su invasión triunfal de Ucrania.

En la sociedad, persiste un profundo deseo de comunión en un Nosotros público, que ya no es posible. El integrismo sólo es viable a escala microscópica. La única solución (decepcionante para los integristas) es el pluralismo dentro de un Estado agnóstico, que no se mete en cuestiones religiosas o de valores, y se reduce a la administración pública.

Pero no acaba de ser cierto. Tolerar todas las convicciones parece razonable, hasta que alguien defiende el abuso de menores («es bueno para su desarrollo») o la poligamia («no tiene nada de malo»), y pretende pasar a la práctica. Las democracias liberales se engañan creyendo que prohibir la poligamia no es imponer valores cristianos.

Paradójicamente, no hay que tolerar a los intolerantes. Parece inconsistente, y lo es. Pero no es lo mismo tolerar esto o aquello que tolerar cualquier cosa o todo. Tolerarlo todo implicaría que todo da igual, que nada es mejor. La tolerancia no es indiferencia.

Te pueden interesar

37 min de lectura
72 min de lectura
32 min de lectura