28 de enero de 2023

La Política nacional

Columnas de Opinión del 4 de diciembre de 2022

.

Señalan al sucesor de Caro Quintero

Bajo Reserva/ El Universal

Nos cuentan en el Senado que familias de Sonora afectadas por la violencia se reunieron con legisladores de varias bancadas para exponer la grave situación que se vive tras la captura del capo Rafael Caro Quintero y les señalaron que quien habría quedado al mando de la plaza es José Gil Caro Quintero, conocido como “Don José”, “El Pelo Chino” o “Jogil”, y familiar del viejo capo reaprehendido este año con miras a su extradición. Con un bajo perfil, El Pelo Chino estaría al frente del llamado Cártel de Caborca, que trafica drogas provenientes de Sudamérica a través del territorio de Quintana Roo, Oaxaca y Chiapas, para transportarla finalmente a Estados Unidos. Los agricultores y comerciantes de Caborca, Guaymas y Empalme pidieron a los senadores su intervención y gestión ante la FGR y de la Guardia Nacional para frenar el clima de inseguridad, secuestros, cobro de piso y asesinatos en esa región.

¿Apapachos a Layda?

En medio de la disputa entre la gobernadora de Campeche, Layda Sansores San Román, y el senador de Morena, Ricardo Monreal Ávila, el presidente Andrés Manuel López Obrador realizará mañana una gira de trabajo por el estado que gobierna doña Layda, donde encabeza la reunión de seguridad y luego la presentación de los avances del programa de Salud IMSS-Bienestar. Lo interesante, nos dicen, es ver si habrá apapacho presidencial a la mandataria local, quien en público y en privado ha recibido muestras de que tiene todos los afectos del titular del Ejecutivo, mientras se ahonda el distanciamiento con don Ricardo. ¿Se sumará el Presidente a la campaña interna contra el zacatecano para que ya mejor se vaya de Morena o hará un llamado a la calma dentro de su movimiento?

La otra batalla de corcholatas… en TikTok

Quien se va consolidando como tiktokero es el canciller Marcelo Ebrard, una de las corcholatas que pelea la candidatura de Morena a la Presidencia de la República, pues hasta el momento es quien cuenta con más seguidores, arriba de los 670 mil. Y aunque usted no lo crea, le sigue el zacatecano y líder de la fracción guinda en la Cámara alta, Ricardo Monreal, quien ya rebasa los 493 mil; después se ubica la jefa del Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, con casi 371 mil seguidores. El que se está quedando atrás es el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, quien sigue negando su cariño a esta red social, a la que muchos ven como una herramienta muy útil para conquistar el corazón de los jóvenes rumbo al 2024.

Reunión naranja entre fricciones

Nos cuentan que hoy arrancan dos días de Convención Nacional de Movimiento Ciudadano, en la que quiere mostrar músculo y, quizá también limar algunas asperezas internas que traen por ahí las huestes naranjas. Los trabajos serán presididos por el coordinador nacional, Dante Delgado, quien convoca a la militancia a velar armas con miras a las contiendas electorales de 2023 y 2024, para las que consideran no necesitará alianzas con otros partidos. Nos cuentan que además de la presencia de los jaladores de reflector Luis Donaldo Colosio y Samuel García, se espera también la del alcalde de Guadalajara, Pablo Lemus, enfrascado en una polémica por no haberse sumado al boicot a la FIL que promovió el grupo de Enrique Alfaro, su gabinete y legisladores federales y locales. ¿Servirá esta reunión naranja para que el grupo Jalisco de MC supere sus pleitos internos y no lleguen a convertirse en factor para una posible pérdida de su bastión en 2024?

.

.

Combate a la corrupción, otro fracaso…

Enrique Aranda / De naturaleza política

EXCELSIOR

Constituido en una de las promesas centrales del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el combate a la corrupción apunta a convertirse, es ya, otro de los grandes fracasos de la administración del tabasqueño, como evidencian múltiples denuncias y las más recientes mediciones realizadas sobre el particular a nivel mundial.

Ello, al menos, es lo que revela el más reciente Índice Global de Estado de Derecho de World Justice Project (WJP), la fuente internacional de datos independientes más confiable sobre el punto, a decir de especialistas, en el que México se ubica en el “sótano”, literal, entre los 140 países considerados, sólo arriba de Bolivia, Haití, Gabón, Camerún, Camboya y el Congo, que es el último de todos.

Por lo que hace a vigencia y apego a la legislación aplicable, el Índice ubica al país como el 115 a nivel internacional, y 27 entre las 32 naciones del área latinoamericana, donde Uruguay se encuentra en la primera posición y Venezuela ocupa la última debido, argumenta, al evidente retroceso registrado en materia de operatividad y aplicación de la justicia civil, la consistente embestida de la autoridad en contra de los entes no gubernamentales, contra los medios y la libertad de prensa de manera destacada.

Vale subrayar que, conforme al reporte dado a conocer al cierre de octubre por Reforma, Dinamarca se ubica como el país líder en Estado de derecho –con una calificación de 9– en tanto México alcanza sólo 4.2 y Canadá y Estados Unidos se ubican en la posición 12 y 26, respectivamente, con calificaciones de 8 y 7.1, igual que Uruguay, como los mejores a nivel continental.

Al margen consideraciones de otra índole, nada, a la vista del informe citado, parece claro que el combate y eventual superación de un problema tan complejo, cual es la corrupción a nivel gobierno y social, excede con mucho al solo discurso oficial, por reiterativo que éste sea, y, más, a afirmaciones sin evidencias comprobables sobre su erradicación, como resultado del ascenso de un grupo político en particular. Así de claro…

ASTERISCOS

* Por cierto que, si bien en Palacio seguramente se insistirá en que ahí se tienen otros datos, a más de uno preocupó el que el llamado Índice de Normandía, elaborado por la Eurocámara, colocara a México como el peor de 137 países en el rubro de violencia y conflictividad, junto con Afganistán, Sudán del Sur y Corea del Norte, entre otros. Ufff…

* Inexplicable a decir de los más, la supuesta pretensión del gobierno de Alfredo del Mazo de “empujar” la aprobación de un nuevo impuesto al comercio digital antes de dejar la gubernatura, en una acción que a nadie beneficiaría tanto como a sus opositores. ¿Será que en el Estado de México, el priismo acabará haciendo el “trabajo sucio” al lopezobradorismo?…

* Luego de ganar el juicio de amparo contra la “ilegal” inhabilitación por 18 años promovida en su contra por el impresentable Ricardo Gallardo Juárez y su padre, el exalcalde de la capital potosina Xavier Nava Palacios retó al gobernador en funciones y al Congreso, cuya mayoría morena controla, a promover un nuevo juicio político en su contra ¡para evidenciarlos!…

Veámonos el domingo, con otro asunto De naturaleza política.

.

.

OJO POR OJO

FIL Guadalajara 2022

ÁLVARO CUEVAS / MILENIO

Amé regresar a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) después de dos años de miedo, de modelos virtuales, de esquemas híbridos.

Me volví a sentir vivo luchando, una vez más, contra las multitudes, haciendo filas interminables y peleando por los libros en la Venta Nocturna.

Es mi idea de la felicidad perfecta: libros, amigos, autores, conferencias, espectáculos, descubrimientos.

La FIL es tan grande que no hay manera de verlo todo, de hacerlo todo ni de comprarlo todo, pero con lo poquito que uno mira, hace y compra, créame, recupera la fe en la humanidad.

Como usted sabe, es el segunda feria del libro más grande del mundo, la primera en nuestro idioma. Es un parque de diversiones monumental que vuelve a brillar después de los peores años de la pandemia.

Y no sé qué me emocionó más, si el entusiasmo de todos esos miles de lectores, la emoción de esos cientos de autores o la ilusión de los nuevos creadores que fueron por primera vez a mover sus ilustraciones, sus comics y sus ediciones independientes.

Sí, me interesa mucho escribirle de esto porque la amargura peor que nunca y un montón de personas insisten en que en México no se lee, que somos el peor de los países y que la FIL es una mugre.

Perdón pero si no se leyera, este evento, que es sólo uno de los muchísimos de este tipo que se hacen todo el tiempo en cualquier cantidad de puntos de nuestra nación, no se llenaría como se llena.

Si México fuera el peor de los países no convocaría, ahí, a todos las instituciones, a todas las empresas, a todos los autores y a todos los personajes globales que convoca durante tantos días.

Y si la FIL fuera una mugre, no tendría el éxito que tiene, esa admirable capacidad de reinvención permanente ni esa alegría que contagia y que invita a leer, a crecer.

En efecto, cuando hablamos de lectura nunca es suficiente y hay una crisis económica mundial, pero la FIL es una caricia para el alma cuando se trata de inspiración, de encontrar soluciones

¡Caminé tanto! Primero, utilizando el buscador de libros de la App de la FIL. ¡Qué gran invento! ¡Dios! No sé cómo le hicieron para alimentar ese apartado, pero sólo así pude localizar obras que de otra manera jamás hubiera encontrado.

Luego me fui pasillo por pasillo, salón por salón, editorial por editorial, tema por tema. ¡Estuvo increíble!

Por un lado están las grandes corporaciones editoriales del mundo, pero por el otro las pequeñas editoriales independientes, las librerías de viejo, las representaciones internacionales, el salón del comic y la novela gráfica, los libros de las universidades, los sellos editoriales de los gobiernos de los estados, las tiendas.

Y si no son librerías especializadas en poesía son espacios donde escritores que se publican a sí mismos buscan un lugar en la preferencia de los visitantes más los medios de comunicación como Grupo Multimedios que volvió a sacar la casta y a demostrar su vocación cubriendo aquello de una manera admirable, aportando. ¡Felicidades!

Siempre que voy a la FIL hay momentos que me tocan el alma. En esta ocasión floté de amor con los moneros de Monterrey, de Xalapa y de muchas otras ciudades que llevaron lo mejor de sus historietas para darlas a conocer de persona en persona.

La idea que más me enloqueció fue la de “Cita a ciegas con un libro”, un local que vende puros libros misteriosos, envueltos con auténtico cariño, a un precio ridículo, donde la gente compraba sin saber lo que se estaba llevando pero comprometiéndose a leerlo como en una cita amorosa.

¡Y qué le digo de los niños! Desde los más importantes fenómenos mundiales de siempre como “Ardilla miedosa” hasta los más adorables textos regionales, pasando por cualquier cantidad de actividades, juegos y eventos, aquello es divino.

¿De qué quiere que le hable? ¿De los libros de arquitectura, de los de ciencia o de los de superación personal? ¿De las tiendas religiosas, de las jugueterías o de los “souvenirs”? ¿De los libros esotéricos, de los gastronómicos o los de leyes?

Me llena de orgullo que exista la FIL de Guadalajara, que esté tan bien organizada y que triunfe incluso en estos tiempos tan oscuros.

¡Felicidades a todos los involucrados! ¡Felicidades a todos los asistentes! ¡Así se hace! ¡Vamos por más! ¡Viva la FIL!

.

.

Antoni ya se decepcionó de Claudia

Claudio Ochoa Huerta

El Universal, 

No lo grita a los cuatro vientos. Prácticamente no se lo ha dicho a nadie, más que a su propia cabeza y a un par de sus más cercanos. No piensa tirar la toalla porque mancharía su buen historial. No dejará el encargo porque la paga es más que buena, pero Antoni Gutiérrez-Rubí ya se decepcionó de Claudia Sheinbaum.

Su llegada al equipo de la jefa de gobierno de la Ciudad de México generó un tremendo ruido mediático. El diario español El País reveló la primicia y en cascada siguieron los medios nacionales. Todos hacían el recuento en el mismo tono para presentarlo: Antoni Gutiérrez-Rubí, el hombre que llevó a Gustavo Petro a la presidencia de Colombia, como si tuviera un toque divino.

El asesor de comunicación y consultor político español, reconocido por trabajar de la mano de otros políticos de izquierda, como Alberto Fernández, presidente de Argentina, se integró al equipo de Sheinbaum en agosto

Aunque ella negó estar en campaña, no se podía ocultar lo obvio y hasta desató burlas de compañeros de partido como el senador Ricardo Monreal, quien dijo que él no necesitaba de extranjeros, que podía solito con su equipo de mexicanos.

Tres meses después, Antoni sabe que está frente al reto más difícil de su carrera. Y no es porque la jefa de gobierno no le haga caso a sus consejos. De hecho, ha seguido todos al pie de la letra, aunque no se sienta cómoda con varios de ellos. Antoni está decepcionado por lo desangelado que es el personaje al que aceptó ayudar. En cierta parte, dicen que Antoni está decepcionado de él mismo por no haber analizado bien el reto que se le venía antes de dar el sí.

El anuncio de que Claudia Sheinbaum se casará con su pareja Jesús María Tarriba fue la gota que derramó el vaso. Obviamente Antoni lo avaló. Todo estaba calculado. Dónde, cuándo, cómo, con quién decirlo.

Pero la realidad los alcanzó cuando la feliz noticia regresó como un boomerang que comparaba a la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum y a su novio con Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera.

Antoni, con toda su experiencia, no la vio venir. Y en el Palacio del Ayuntamiento, el ambiente se puso tenso. La simple insinuación de que se trata de un matrimonio forzado para no presentar a una mujer soltera como candidata a la presidencia de la República, molestó a Sheinbaum.

De inmediato la estrategia cambió. Por ahora, más reserva en el tema de la boda. Pero alguien desobedeció la orden. En la cuenta de TikTok de Claudia Sheinbaum decidieron que era buena idea insinuar que ya buscaba su vestido de novia en la calle de República de Chile, del Centro Histórico de la Ciudad de México. Más tarde, el video desapareció por arte de magia.

Stent:

Tienen plenamente identificada a la persona que le escupió a Marcelo Ebrard, en la marcha organizada por el presidente López Obrador.

claudio8ah@gmail.com

.

.

Sin evidencia

Carlos Elizondo Mayer-Serra

Un gobernante incapaz de entender su entorno puede conducir a su país a un callejón sin salida. Entre más autoritario sea el gobierno, más alto es el riesgo de tomar decisiones sin evidencia o continuar con ellas, aun cuando la realidad cambie.

El premier chino Xi Jinping no calculó las implicaciones de una variante del coronavirus tan contagiosa como Ómicron. Encerrar a la gente dejó de funcionar, pero regresar a la normalidad puede llevar a cientos de miles de muertos, al no haber suficiente inmunidad entre la población. Al ver las gradas del Mundial con espectadores sin tapabocas, los chinos entendieron que hay otras rutas posibles y se atrevieron a protestar.

En las democracias también hay graves errores de juicio, como la invasión de George W. Bush a Iraq en 2003, y políticos oportunistas pueden impulsar en una campaña electoral medidas contrarias a la evidencia presentada por los expertos, pero populares, como sucedió con Brexit. Boris Johnson sabía que vendía ilusiones. El precio ha sido alto, incluido un menor crecimiento respecto a los países del continente. Nada de lo prometido se ha logrado. Bueno, sí: ya casi no reciben inmigrantes europeos, aunque éstos han sido sobradamente compensados por no europeos.

AMLO gobierna desde sus intuiciones. Por ello impulsa políticas públicas sin fundamentos técnicos y que ni siquiera son demandadas por una parte relevante del electorado. Las dos más evidentes son la cancelación del aeropuerto de Texcoco y la incesante búsqueda de regresarle a la CFE la dominancia en el sector eléctrico. Ambas políticas han costado muchos recursos fiscales y un menor crecimiento.

Nuestra estabilidad económica está apuntalada gracias a Carlos Salinas, quien, con base en evidencia, al ver que Europa se expandiría tras la caída del Muro de Berlín, optó por concentrarse en América del Norte. Con ese fin negoció y firmó un tratado de libre comercio con la región.

La economía de Estados Unidos es el principal motor de la mexicana. La relocalización de inversiones de China a lugares más cercanos o seguros geopolíticamente que ese país, el nearshoring, le da a México una oportunidad histórica de atraer inversión manufacturera y transformar al país.

China pasó de tener el 21.6 por ciento del mercado de importaciones de Estados Unidos en el 2017 al 17 por ciento ahora. La mayor parte de esa pérdida ha sido capturada por Vietnam, que ha doblado su participación en ese periodo. México solo aumentó medio punto porcentual.

A pesar de los obstáculos que representa la insuficiencia de suministro eléctrico, y la incertidumbre de si es genuinamente verde, varias ciudades del norte del país están en franca expansión. Por eso la inversión extranjera directa ha llegado a récords históricos. Pero se podría atraer mucho más y a mayores zonas del país si el gobierno mexicano siguiera políticas energéticas basadas en las mejores prácticas en la materia. También ayudaría mucho usar la enorme capacidad de este gobierno para hacer obras invirtiendo en infraestructura que acerque a Estados Unidos, en términos logísticos, a nuestros estados más rezagados. En nada ayudan en ese objetivo las ocurrencias de Dos Bocas o el Tren Maya. En el mediano plazo mucho más se podría lograr con una estrategia educativa que incrementara la calidad de nuestros egresados y una política de salud inteligente que les permitiera a los mexicanos una vida más larga, sana y productiva.

Ahogados en lo inmediato y ya en la grilla del 2024, no estamos entendiendo los profundos cambios en el mundo. AMLO, concentrado en la sucesión presidencial y atado por las decisiones pasadas, difícilmente va a cambiar de dirección. Lo debe percibir como un signo de debilidad. Esto a pesar de que para manejar mejor la sucesión y el siempre complicado fin de sexenio, sería mejor una economía en expansión.

@carloselizondom

.

.

La FIL y el absurdo mexicano

Eduardo Caccia

Vivo en un país maravilloso cuya identidad se disputan el absurdo y el surrealismo. Aquí suceden cosas que pintan la contradictoria nación que somos. Va una breve antología. Sólo en México un Presidente cancela un aeropuerto con más del 30 por ciento de avance, para refrendar su autoridad, acusando actos de corrupción que en cuatro años no ha probado ni denunciado. Es en México donde una sociedad clama por el Estado de derecho, pero en su mayoría es incapaz de respetar el reglamento de vialidad. Tenemos una liga de futbol profesional en cuya fase final califican 12 de 18 equipos, es decir, premiamos la mediocridad y luego nos quejamos de los miserables resultados en el Mundial. Sólo en México el Presidente pide abrazos para los delincuentes, y a los científicos e intelectuales los desacredita e insulta. En este país se inventó la torta de tamal, aberración calórica para unos, solución energética para otros. Es aquí donde gobiernos de los tres niveles glorifican la inversión extranjera directa, y desprecian la nacional. Sólo en México un líder empresarial aparece en primera fila en la marcha presidencial del pueblo, y la mayoría de los empresarios no se sienten representados por él.

Sólo en México tenemos la feria del libro (de habla hispana) más importante del mundo, reconocida internacionalmente con galardones como el Premio Princesa de Asturias, y los secretarios de Educación, estatal (Jalisco) y federal, no asisten para no molestar a sus jefes (y conservar su chamba). Sólo en México un partido político protesta contra la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y demuestra que la ciudadanía, a la que dice representar y de donde dice emanar, le importa menos que la grilla. No es extraño que André Breton y Salvador Dalí se sintieran superados en el país donde la gente a todo le pone limón y canta que la vida no vale nada.

En sus 36 años la FIL ha sido un éxito rotundo, un activo de la ciudad, orgullo de los tapatíos y de los mexicanos (bueno, de casi todos). Más de 15 millones de personas han recorrido sus pasillos. Convoca editoriales, autores, promotores de la lectura y la cultura, lectores de todas las edades, agentes, actividades artísticas, foros académicos y literarios, premios, homenajes, patrocinadores, países invitados y más. Es un ejemplo de que la economía cultural es un motor de desarrollo que ha posicionado a Guadalajara dentro del radar internacional de eventos culturales y es quizá el suceso del año que más derrama económica le deja a la ciudad. Sólo en México, por ambición política, se ataca al creador de la FIL, despreciando logros que ninguno de sus críticos estará cerca de conseguir.

Dice Clotaire Rapaille que un suceso es un punto en un espacio. Dos eventos (unidos con una recta) son una dirección. Y tres de ellos son una trayectoria. El éxito de la FIL no es casual. El modelo de economía cultural que impulsa la Universidad de Guadalajara tiene resultados notables. Si sumamos el Festival Internacional de Cine de Guadalajara (precursor a la FIL) y el Centro Cultural Universitario (un complejo sin comparación en México, donde han intervenido profesionales mexicanos y extranjeros de nivel internacional), que ofrece eventos de alta calidad en escenarios de talla mundial, tenemos la muestra irrefutable de que la economía cultural genera empleos, oportunidades, atrae talento e inversión, visitantes nacionales y extranjeros, con una gran derrama económica para la ciudad. Ningún gobierno federal, estatal o municipal ha logrado esto.

Hace tiempo, en la FIL, se presentó el libro de mi coautoría: ¡Es la reforma cultural, Presidente!, impulsado por Grupo de Reflexión Cultural y Económica de la Universidad Autónoma Metropolitana, con la intención de influir en las políticas públicas en este sexenio. Entonces dije que la cultura no sólo era de artistas, también de estadistas. No sólo fuimos ignorados, la autollamada 4T ha minado al sector cultural. Es un absurdo que, teniendo los poderes públicos la obligación de impulsar la cultura como medio de desarrollo, boicoteen a la FIL.

Presagio (políticamente hablando): en el país donde hay un día dedicado a festejar a los muertos, y a los vivos se les hacen epitafios en rima, quien ataca la cultura encuentra su sepultura.

.

.

Revista R

Aciertos y carencias de la Cuarta Transformación

Carlos A. Pérez Ricart

Guadalajara, México(04 diciembre 2022).- 

«¿Ha logrado el gobierno de López Obrador realizar las posibilidades históricas que estaban latentes la noche del primero de julio de 2018?; ¿hemos presenciado un rompimiento con el pasado, la redención de las luchas de generaciones anteriores, la inauguración del futuro?; o, en cambio, ¿estamos atestiguando una enorme traición, un regreso de lo reprimido, una radicalización de las mismas dinámicas funestas que llevaron a millones de personas a buscar un cambio, a suspender el fatalismo y cantar en lugar de llorar?».

A responder esas preguntas nos convocó Nicolás Medina Mora en un foro celebrado en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara hace apenas unos días.

No tengo respuestas definitivas a las interrogantes. Diría, más bien, a modo de preámbulo, que, en muchos aspectos -muchos-, el país se ha transformado para bien; en otros, el país se ha transformado para mal y, en algunos más, quizás en los que hay que poner más atención, México navega en un proceso transformador hacia un rumbo todavía ambivalente. Más allá de posicionarme en los naturales ejes de la discusión entre obradoristas y no obradoristas, me interesa dilucidar precisamente aquellos aspectos que la polarización política ha renunciado a explicar.

I

En muchos aspectos, más de los que me gustaría admitir, el gobierno del presidente López Obrador no entregará buenos resultados al terminar su sexenio. Más allá de algunos ejemplos puntuales, es difícil encontrar métricas que puedan presumirse con holgura. ¿Dónde están las causas de este -llamémoslo así- fracaso?

En primer lugar, en una pandemia de la que se olvidan la mayor parte de los análisis críticos al gobierno. Es muy difícil, casi imposible, hacer un balance comparado de esta administración. No irían tan lejos para afirmar que la pandemia eliminó cualquier ejecución posible del plan presidencial, pero sí estrechó el margen de maniobra. (Y hay que admitir que lejos de pretender llevar a cabo el proyecto a toda costa con base en un endeudamiento irresponsable, el presidente optó por la prudencia fiscal). La pandemia es, también, la razón obvia -aunque no suficiente- por la cual no se promovió una reforma fiscal progresista, uno de los varios reproches que acertadamente se hacen al Gobierno.

No todo es resultado de la pandemia, por supuesto. Es innegable que la austeridad mal entendida, la falta de experiencia de muchos cuadros y el desinterés por la técnica, generó políticas públicas deficientes en su planeación y ejecución. Ahí están, como botón de muestra, los retrocesos en educación y salud.

En segundo lugar, el presidente ha sido incapaz de rectificar ahí donde era necesario. En incontables ocasiones López Obrador ha preferido negar la evidencia, inventar excusas y acusar al enemigo político como causa de sus fracasos. Los ejemplos son muchos; no insisto en el tema porque la evidencia es conocida; los costos también.

Por último, estimo necesario hacer eco, aunque suene ya a lugar común, de la política de despojo que caracterizó al país en los últimos cuarenta años. La ola de privatizaciones, concesiones ilegales y desigualdades generadas hace imposible conseguir victorias fáciles en muchas de las métricas que (acertadamente) se exigen al gobierno. El País recibido por López Obrador el primero de diciembre de 2018 ya estaba polarizado entre pocos ricos y muchos pobres, ya sufría un problema de seguridad bestial con márgenes mínimos de maniobra para la política pública y muchas de sus instituciones estatales ya estaban total o parcialmente cooptadas por intereses criminales. Las dolencias del elefante reumático estaban ahí sembradas mucho antes de 2018. No éramos Dinamarca -y tampoco íbamos hacia allá.

En resumen: considero que el régimen en el México de la postransición dejará mucho a deber en el renglón de las categorías empíricas favoritas de la tecnocracia. Sin embargo -y llego aquí al punto central del argumento que intentaré desarrollar- veo grandes posibilidades de que la narrativa del obradorismo continúe presente en la política mexicana al menos por una generación. Y esa no es una mala noticia.

Al menos en el eje de lo social, la narrativa obradorista será el motor de un proyecto político que, afinando, aprendiendo y tomando mejores decisiones podrá ofrecer mejores oportunidades de vida a los y las mexicanas; esto es, podrá ser exitoso en las métricas que ultimadamente son las que justifican la existencia del Estado.

II.

Es improbable, y hoy por demás inverosímil, pensar que un nuevo gobierno, así sea de oposición, deje de priorizar proyectos de infraestructura en el Sur del país tal como lo ha hecho el obradorismo. Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Tabasco no volverán a pertenecer al País de segunda al que fueron relegados por décadas, por no decir, siglos.

En un escenario de transición electoral permanecerán, incluso en el peor de los escenarios electorales para el presidente, las políticas sociales de carácter universal que aseguran -ancladas con rango constitucional- que el crecimiento económico no vuelva a estar desfasado de la idea de inclusión, tantas veces olvidada por gobiernos anteriores. Al menos en ese aspecto el obradorismo pervivirá más allá de 2024.

Cierto es: el obradorismo como «estilo personal de gobernar» no podrá ser repetido. Quien lo intente estará destinado a las dos, la farsa y la tragedia. Y, sin embargo, juzgo que rasgos de ese estilo no podrán -ni deberían- perderse del todo. Estimo que se ha desterrado la posibilidad de un Poder Ejecutivo resolviendo los problemas del país desde el lujoso jardín de los Pinos; visitar cada rincón del país una y otra vez será no solo una posibilidad electoral, sino una obligación política. En la gran era de las redes sociales, el obradorismo ha reivindicado la necesidad de ver a lo local y viajar a lo local; hacer política desde allí. No es poca cosa.

No veo en el futuro a un presidente ofreciendo parcas entrevistas en ambientes controlados o viajando a Europa cada dos meses con un séquito de ochenta periodistas a su lado. Tampoco veo a una sociedad permitiéndolo.

¿Quién se va a atrever a presentar un programa político ajeno al principio de austeridad republicana? ¿Habrá un futuro gobierno que se resista a continuar con los planes de justicia y restitución de tierras de pueblos originarios como lo ha hecho éste con respecto a los pueblos yaquis y seris? ¿Habrá quien detenga los planes de apertura de archivos históricos militares y reivindique la lucha política de los militantes de izquierda asesinados durante la guerra sucia?

Dudo que vuelva a implantarse aquella retórica que defendía el cuento de hadas de la industria eléctrica incluyente o aquella que sostenía, sin ir más lejos, que el petróleo, más que una posibilidad de desarrollo era poco menos que una sucia mezcla de hidrocarburos de la que había que deshacerse con rapidez. El discurso privatizador continuará existiendo, pero sus carencias ideológicas ya han sido expuestas con nitidez; su fuerza ideológica fue desarmada por el obradorismo.

No parece posible que en el futuro cercano vuelva a instalarse en nuestra vida pública el continuo desfile de servidores públicos que iban y venían de las puertas giratorias promovidas por la iniciativa privada, dinámica que permitía la cooptación parcial o total de muchas de las entidades supuestamente autónomas que habilitan, todavía hoy, que algunos personajes sigan defendiendo desde las instituciones del Estado mexicano el modelo económico que fue repudiado en la elección de 2018.

Es improbable, muy improbable, que en 2024 o en 2030 alguien vuelva a señalar que el «salario mínimo» no importa para nada, sino apenas como indicador útil para fijar multas. No. La Comisión Nacional del Salario Mínimo no será otra vez un cementerio de elefantes. Considero que el incremento de casi 90 por ciento del salario mínimo en apenas cuatro años es el comienzo de una nueva política laboral que promueva que las ganancias de los empresarios se repartan de manera más equilibrada entre el capital y el trabajo. Para ello no hay vuelta atrás.

Después de lo vivido los últimos cuatro años será complicado dar vuelta en U a los ejercicios de democracia sindical motivados sí, quizás, por el Tratado de Libre Comercio, pero defendidos con entereza desde la Secretaría del Trabajo. ¿Es una métrica intangible, pregunto, el respeto a la vida interna del magisterio y los principales sindicatos del país? En ese rango de ideas, vuelvo a preguntar, ¿creemos que volverá la época en la que se promovían desde la Secretaría de Economía los programas de contratación tipo outsourcing?; ¿volverá a regatearse el reparto de utilidades a trabajadores que tan solo en el último año se duplicó? Mi apuesta es que no, que mucha de la narrativa que defiende el obradorismo -al menos en su eje social y laboral- permanecerá más allá de su sexenio.

Una parte fundamental del obradorismo defiende una narrativa acorde a las necesidades y retos que enfrenta un país como México. Se trata de una narrativa que pone énfasis en la inclusión de las grandes mayorías, empezando por aquellas que viven en el sur del País o que están especialmente vulnerables a los vaivenes políticos; es una narrativa que apuesta al crecimiento igualitario y que señala, con claridad inaudita, que la corrupción no es un rasgo cultural de los y las mexicanas, sino un flagelo estructural alimentado por y desde las élites nacionales.

III.

Sí, es verdad: el 2024 se verá muy distinto al que acaso imaginábamos en 2018. En muchos aspectos México estará mucho más lejos del lugar mítico que trazábamos mientras festejábamos el triunfo electoral aquella noche del primero de julio. Este gobierno no representa, en definitiva, la redención definitiva de las luchas históricas de izquierda. La política es, sin embargo, entre otras cosas, la administración de expectativas y decepciones. Admitirlo no es traición.

Y, sin embargo, a cuatro años del triunfo electoral de López Obrador, México no es la dictadura militar que pintan algunos, ni vive el cuarto «golpe de estado» en una misma semana como imaginan nuestros más ilustres columnistas. México sigue en su tránsito frágil por el mundo, con profundas necesidades y urgencias, pero con un panorama menos gris que el que plantean las alternativas políticas que hoy se presentan como oposición, pero que representan, esta vez de verdad, y quizás de manera definitiva, una vuelta al pasado.

*Texto presentado por el autor en el panel «Instrucciones para desarmar una democracia: El cambio de régimen en el México postransición» celebrado el 30 de noviembre de 2022 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Esta versión incluye cambios menores al discurso original.

Templo Mayor

DICEN que nadie experimenta en cabeza ajena y vaya que ese dicho le viene como anillo al dedo al canciller Marcelo Ebrard.

MIENTRAS la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, cumplía ayer a regañadientes con la orden del INE de deslindarse públicamente de la campaña de bardas con la etiqueta #EsClaudia, el titular de la SRE protagonizó un abierto acto de precampaña en el WTC.

USANDO la etiqueta #ConMarceloSí y bajo el título “¿Qué sigue para México?”, Ebrard dijo estar listo para ganar la encuesta interna de Morena para la candidatura presidencial y hasta les tomó protesta a sus promotores.

POR CIERTO, en un enorme letrero la “M” de México estaba remarcada como para recordarles a los presentes que también es la “M” de Marcelo.

A como van las cosas, ya nada más falta que el secretario use en su propaganda al T-MEC por aquello de que esas siglas coinciden ¡con sus iniciales!

AL GOBERNADOR de Zacatecas, David Monreal, se le está incendiando la entidad y no se ve cómo puede acabar o por lo menos frenar la escalada de violencia.

AL ASESINATO la semana pasada del general José Silvestre Urzúa, quien estaba al mando de la Guardia Nacional en ese estado, se sumaron enfrentamientos y bloqueos carreteros la noche del viernes en los límites con Jalisco.

Y AYER, sacudió la noticia del atentado a balazos contra el juez Roberto Elías Martínez en el municipio de Guadalupe, sitio en el que se han concentrado acciones violentas de los últimos meses.

QUIZÁS lo peor es que en la administración estatal hay quienes aseguran que el gobierno federal los está dejando morir solos debido al distanciamiento político entre el hermano del gobernador, Ricardo Monreal, y Palacio Nacional. ¿Será?

ARRANCA la contienda por la presidencia de la Suprema Corte de Justicia que deberá quedar decidida antes de fin de año y mucho se especula sobre la participación en el proceso de la ministra Margarita Ríos-Farjat.

AUNQUE no ha dicho si aspira o no a suceder a Arturo Zaldívar, hay quienes la ven como una de las mejores opciones para conciliar a las dos facciones en las que está dividido el pleno.

SI RECIBIERA el apoyo de Palacio Nacional, los ministros alineados con la 4T, como Yasmín Esquivel Mossa, votarían por ella aunque eso significara renunciar a sus propias aspiraciones.

Y DEL LADO de quienes no comulgan con el actual gobierno federal, consideran que Ríos-Farjat es la más moderada e independiente entre los ministros que han sido nominados por Andrés Manuel López Obrador.

AHORA SÍ que es cuestión de que la ministra se decida a dejar de deshojar la margarita. (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p. 8)

.

.

Sacapuntas

Arranca sucesión en la Suprema Corte 

Este lunes vence el plazo para que se registren los ministros interesados en relevar al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, quien concluye su encargo el último día de este mes. Las y los aspirantes deben entregar un documento con sus propuestas de trabajo, para que el martes el Pleno haga públicos los nombres y proyectos de los que se registraron. La elección se prevé para el 2 de enero del año entrante.

Preparan relevo de Lorenzo 

Nos cuentan que Morena en San Lázaro prevé iniciar este mes el proceso para elegir a cuatro consejeros del INE, entre ellos su presidente Lorenzo Córdova, y Ciro Murayama, que terminan su periodo el 4 de abril de 2023. Sería el 13 de diciembre cuando se emita la convocatoria, con lo que se intensificará la batalla por el Instituto.

Misoginia, en gobierno de Corral  

Vaya revelación hizo la gobernadora de Chihuahua, Maru Campos. En el foro “No más violencia contra las mujeres” refirió que, siendo alcaldesa de la capital, un funcionario del gobierno de Javier Corral le pidió “apapachar” al gobernador, mandarle “un regalito” una vez a la semana y “pórtate como mujer”. Misoginia, se llama.

Ganó la FIL al boicot

Fracasó el intento del gobierno de Jalisco, encabezado por Enrique Alfaro, para boicotear a la FIL, organizada por la Universidad de Guadalajara, que encabeza Ricardo Villanueva Lomelí. La instrucción a funcionarios de su gabinete y políticos de MC para no asistir al magno evento no afectó su buen desarrollo. Al contrario, fue un todo un éxito y nadie los extrañó.

Murat, debuta como autor  

Por cierto, en la FIL se estrenó como autor Alejandro Murat, quien apenas el jueves cedió el gobierno de Oaxaca a Salomón Jara. Presentó su libro Más de Oaxaca en el Mundo, las bases del Corredor Interoceánico, mismo que presentará en varios estados del país. Por supuesto, esa gira coincide con el inicio de su carrera por la candidatura presidencial del PRI.  (El Heraldo de México, La 2, p. 2)

.

.

La Esquina

Trump refleja esa deriva de quien se obstina en apostar y apostar cuando es claro que debe retirarse. El Partido Republicano le ha abandonado, opta por rutas institucionales, pero el magnate se niega a aceptar la derrota interna así como se negó a aceptar la derrota en urnas ante Biden. Su cena con neonazis refleja el fin lastimoso de una opción política que siempre fue fallida. (La Esquina, La Crónica de Hoy, P.p.)

.

.

Contra las Cuerdas / MC, no a las coaliciones

Este domingo se lleva a cabo el Consejo Nacional de Movimiento Ciudadano, y el lunes, la Convención Nacional para definir la ruta política del partido de cara a 2024. Mucho se ha especulado sobre la posibilidad de aprobar las alianzas para las elecciones de Coahuila y Estado de México de 2023, con el objetivo de abrir la puerta a la gran coalición de 2024 con PRI, PAN y PRD; más ahora que, en su estrategia, Ricardo Monreal se ha dedicado a hablar en corto sobre la posibilidad de concretar él tal escenario como candidato opositor.

Sin embargo, el plan de Dante Delgado se mantiene firme para no aprobar ninguna alianza electoral, porque su proyecto contempla que el partido naranja se vuelva una opción real y con posibilidades de triunfo en 2030; el cálculo es que eso sólo se puede lograr si MC se mantiene distante de partidos y personajes con problemas de corrupción.

Otro tema importante, y sobre el que se deben esperar señales, es el caso Jalisco. La guerra política abierta entre Enrique Alfaro, gobernador del estado, y el grupo de la Universidad de Guadalajara, no necesariamente es un pleito que busque comprarse Dante Delgado, líder nacional de MC. La distancia entre Delgado y Alfaro, precisamente comenzó a partir de la negativa de Dante de una alianza en el estado con el PAN, a pesar de que el gobernador se había comprometido con la cúpula del albiazul, y terminó de enfriarse cuando el presidente López Obrador comenzó a viajar a Jalisco y sedujo políticamente al mandatario, quien empezó a  romper acuerdos y a confrontarse con el Grupo Universidad, a cargo de Raúl Padilla. El propio López Obrador, en su mañanera del miércoles, aprovechó el pleito para irse contra la UdeG y su grupo político.

La tozudez del gobernador lo llevó a tomar una decisión tirana: impedir a todos los diputados locales y federales, así como senadores de MC, cualquier reunión o visita en la FIL de Guadalajara. No sólo eso, los mandó a marchar el día de la inauguración en contra de la FIL. Hubo reacciones en contra: Pablo Lemus, alcalde de Guadalajara, no pudo ocultar su descuerdo y públicamente rechazó a Alfaro y su orden dictatorial.

Lemus dijo que a la FIL “hay que cuidarla entre todos”, porque tiene una importancia mayor a cualquier conflicto político, y consideró un error que MC y el gobernador la hayan politizado. De paso reiteró sus intenciones políticas: “Voy a buscar la candidatura al Gobierno del Estado por parte de Movimiento Ciudadano y lo voy a hacer de la mano de Dante Delgado y de la mano de Enrique Alfaro”, aseguró.

Al mencionar a Dante Delgado por delante del gobernador, se dijo entre los emecistas que conocen al partido y sus líderes, que el mensaje de Lemus es claro y determinante para que Alfaro se serene y entienda quién manda aún en MC.

  • ••

Uppercut: En la FIL, Javier Corral se victimiza y denuncia que lo querrán meter a la cárcel. Es lo que hizo él con su antecesora para impedir que fuera candidata, pero no le salió. (Alejandro Sánchez, El Heraldo de México, País, p. 5)