27 de septiembre de 2022

LA POLÍTICA NACIONAL

Columnas de Opinión del viernes 16 de septiembre de 2022

.

Reclaman mamás por militarización en Estela de Luz

Tras casi 12 horas de maniobras en lo alto de Estela de Luz, madres y familiares de desaparecidos desplegaron manta contra militarización. Foto: Elizabeth Ruiz.

Después de casi 12 horas de maniobras en lo alto de la Estela de Luz, activistas del Colectivo Hasta Encontrarte, integrado por madres y familiares de desaparecidos, desplegaron una manta monumental con el mensaje: «16 años de impunidad militar, no al golpe militar».

Fue su manera de protestar contra la estrategia de militarización y la guerra contra el narcotráfico, iniciada en 2006 durante el sexenio de Felipe Calderón y continuada por las siguientes administraciones federales.

«¡Viva México, vivan los 100 mil desaparecidos!», fue el grito que dieron los activistas, mientras sus compañeras subieron 104 metros de altura para fijar la manta que pesa 70 kilos en el monumento.

La mayoría en el Colectivo son mujeres y se apostaron frente a los cimientos del monumento para desgarrarse la garganta por sus desaparecidos y en contra de la militarización.

Los escaladores iniciaron el ascenso a las 6:20 horas y casi seis horas después tocaron la punta. Pero las labores para colocar la manta en contra de la militarización, les llevó muchas horas más.

Seis meses de entrenamiento llevó a una mujer y un hombre, que forman el colectivo, y que no rebasan los 30 años, prepararse para su ascenso a la Estela, según algunos de sus compañeros. (Reforma Pp).

.

.

Templo Mayor

BUENO, bueno y a todo esto, ¿ya le avisaron al Papa, al primer ministro de la India y al secretario general de la ONU que AMLO los quiere embarcar con la paz entre Ucrania y Rusia? Ni modo de pensar que México va a hacer el oso de postularlos ¡sin haberlos consultado!

UNA COSA es pedir lo imposible para alcanzar lo posible… y otra muy distinta andar lanzando ocurrencias diplomáticas, nomás para presumir que se tiene estatura de estadista. No es la primera vez que Andrés Manuel López Obrador se saca de la manga una graaan propuesta que hasta a los suyos les da risa.

COSA DE RECORDAR que el año pasado, en la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, propuso hacer una cooperacha internacional para combatir la pobreza, pidiéndole 4 por ciento de su dinero -así nomás- a las mil personas más ricas y a las mil empresas más grandes.

EN AQUELLA ocasión el representante ruso le dio una palmadita al presidente mexicano, le dijo que estaba muy bonita su idea, pero que ese no era el foro ni el momento para hacerla… y que le buscara por otro lado.

.

A PROPÓSITO de la ONU, en Ginebra inició la sesión del Consejo de Derechos Humanos. Y uno de los temas será la preocupante situación de Nicaragua, donde Daniel Ortega no sólo pisotea las garantías individuales, sino que busca acabar con todo tipo de organización ciudadana, académica o religiosa. Si no está bajo su control absoluto, simplemente no puede existir. Es una de las dictaduras más intolerantes que ha conocido América Latina. Hay quienes piden que México deje de ser cómplice y haga gala de la tradición diplomática que tanto presume, poniéndose del lado de las víctimas y no del victimario sandinista.

.

¿VIVA MÉXICO? Ahora que tanto se celebra la esencia mexicana, ¿qué es realmente ser mexicano en tiempos de la 4T? Por ejemplo, mexicanas son las autoridades que ignoran el reclamo de madres (también mexicanas) que buscan a sus hijas e hijos desaparecidos, que ya suman 33 mil en lo que va del sexenio.

HOY ser mexicano es debatir si el chile en nogada va capeado o sin capear, pero también lo es preguntar “¿y ahora qué dijo este señor?” y que todos sepan a quién se refieren. Mexicano que se respeta ya se la sabe: necesita un celular verdadero y uno falso, para darle éste a los rateros.

EN ESTE México de 2022, ya es tradición ver al PRI doblarse ante Morena, sobre todo para salvar el pellejo de sus dirigentes. Comer mole en los cumpleaños es toda una tradición, pero descubrir cada semana un nuevo abuso del fiscal general de la República ya de plano se volvió costumbre.

SER MEXICANO es vivir en un país donde el Presidente ordena atender de inmediato los problemas de salud de un capo del narco y no hace lo mismo por los niños con cáncer. En fin, sea como sea, México es más grande que cualquier sexenio, así que… ¡Sobreviva México! (Fray Bartolomé, Reforma, Opinión, p.10)

.

.

Bajo Reserva

Diputados irán a Palacio Nacional por su estrellita

Nos platican que con la aprobación de la reforma para ampliar la presencia del Ejército en las calles hasta 2028, los diputados morenistas, principalmente los cuadros que han ocupado posiciones de liderazgo, se sacudieron el fracaso que tuvieron con la reforma eléctrica, y que les costó una reprimenda del presidente López Obrador. Ahora, con la reforma aprobada en San Lázaro, en la bancada guinda se maneja la versión de que Ignacio Mier, coordinador del grupo parlamentario, y Sergio Gutiérrez Luna, expresidente de la Mesa Directiva, serán llamados a Palacio Nacional para recibir una felicitación del mandatario. Nos comentan que ambos están esperanzados en que además de salir con la estrellita en la frente les den también la venia presidencial a sus aspiraciones para ser los candidatos a las gubernaturas de Puebla y Veracruz, respectivamente. Sin embargo, nos hacen ver, que, por justicia, la estrellita se la merece más otro Moreno, aquél que fue el verdadero artífice de la reforma constitucional, sí, desde luego, que se trata de “Alito” Moreno. ¿Lo invitarán a Palacio para agradecerle?

Aún no entregan la presea a médicos, y van por nueva Belisario Domínguez

Nos cuentan que esta semana la Comisión de la Medalla Belisario Domínguez del Senado emitió la convocatoria para recibir propuestas de posibles galardonados en este 2022. Sin embargo, nos recuerdan que dicha instancia legislativa que preside la senadora del Partido Encuentro Solidario (PES), Sasil de León, aún no entrega la presea correspondiente a su edición 2020 al personal médico que luchó contra la pandemia de Covid-19. Hace dos años el debate era porque los legisladores oficialistas defendían que el subsecretario Hugo López-Gatell fuera quien acudiera a recibirla y la oposición repudió esa posibilidad. Pues siguen sin acuerdo. Y sin reconocimiento a médicos y enfermeras.

El AIFA, casi sin vuelos, pero sede de ensayos del desfile

Vecinos del municipio de Tecámac nos cuentan que tienen la primicia de parte de lo que será el espectáculo aéreo del desfile del 16 de septiembre, que se realizará hoy en la Ciudad de México. Comentan que desde hace dos semanas y durante varias horas al día, helicópteros de la Fuerza Aérea sobrevuelan esa población cercana al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles con grandes banderas nacionales, de la Sedena y alusivas a los héroes patrios. Lo bueno, comentan, es que como casi no hay llegadas ni salidas de aviones comerciales, en la obra prioritaria presidencial, las aeronaves militares pueden ir y venir por los cielos mexiquenses sin riesgo de una colisión.

Insisten en la creación de una ley general de cáncer

Debido a la falta de políticas públicas para atender los casos de cáncer en México, nos dicen que organizaciones de la sociedad civil están impulsando crear la Ley General de Cáncer, que tiene como objetivo la creación de un Plan Nacional de Atención, con presupuesto específico para la prevención y otorgamiento de tratamientos oncológicos. Esperan que el Congreso de la Unión la respalde y apruebe, pero, se sabe, la luz verde primero debe salir de Palacio (El Universal, A2, p.2)

.

.

Trascendió

Que en el gobierno federal aseguran que la Secretaría de la Defensa Nacional, que encabeza el general Luis Cresencio Sandoval, colabora estrechamente con la Fiscalía General de la República, a cargo de Alejandro Gertz, para poner a disposición de la justicia a los militares señalados de tener algún grado de responsabilidad en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa y parte de esa coordinación implica que el personal castrense detenido o presentado por esos hechos sea trasladado primero a la prisión militar de Ciudad de México para salvaguardar su integridad mientras se resuelven sus procesos.

Que en la toma posesión de Esteban Villegas como gobernador de Durango se hizo oficial la ruptura de la alianza Va por México, una vez que el líder nacional del PAN, Marko Cortés, declaró que no habrá más comunicación con Alito Moreno; sin embargo, la verdadera tensión durante la ceremonia la padecieron el cantante Julión Álvarez, a quien los organizadores colocaron entre priistas y perredistas, y el subsecretario de Gobernación, César Yáñez, quien tuvo que sentarse entre panistas y tricolores. Eso sí, desde ambas trincheras no hubo algo parecido a miradas de desprecio o guiños de reconciliación.

Que a la hora de celebrar la aprobación de la reforma que extiende hasta 2028 la presencia militar en las calles, diputados de Morena provocaron la molestia de sus propios aliados, pues mientras Yeidckol Polevnsky escribió en redes sociales “Felices fiestas patrias, Primores” y el líder de la bancada en San Lázaro, Ignacio Mier, compartió el mensaje del presidente Andrés Manuel López Obrador en el que se dice muy contento con la votación y lo acompañó con fotos del festejo, el petista Gerardo Fernández Noroña reprochó a su camarada: “Inchi compañero, ni una imagen del PT y del PVEM. ¡Ta bueno!” No solo en el PRI-PAN-PRD hay dramas, pues.

Que anoche, mientras Miguel Ángel Félix Gallardo esperaba en Puente Grande obtener el beneficio de la prisión domiciliaria, en el Zócalo Los Tigres del Norte encabezaban el espectáculo principal de la noche del Grito. La canción “El jefe de jefes” retumbaba en el primer cuadro de la ciudad, mientras en el penal de Jalisco la fiesta se apagaba para el otro El jefe de jefes, quien recibía la noticia de que será hasta el 23 de septiembre cuando se sepa si puede seguir cumpliendo su condena en casa. (Milenio, Al Frente, p.2)

.

.

Sacapuntas

Las estrellas del desfile

Día estelar tendrá este viernes el gabinete de Seguridad del gobierno federal. En el desfile conmemorativo del 212 aniversario de la Independencia de México, harán uso de la palabra los secretarios de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval; de la Marina, Rafael Ojeda; y la titular de Seguridad Pública, Rosa Icela Rodríguez. Por supuesto, la estrella del evento será la Guardia Nacional, porque además el presidente López Obrador hará oficial su incorporación a la Sedena.

A disgusto, con Tatiana

Por cierto, nos cuentan que hay gran molestia en los mandos militares con la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, por sus declaraciones en contra de que los cuerpos militares continúen realizando tareas de seguridad pública. Nos dicen que el disgusto no es porque ejerza su libertad de expresión, sino por usar el tema para empujar sus proyectos políticos.

Deja de ser izquierda

Este fin de semana, el partido Morena, encabezado por Mario Delgado, realiza su Congreso Nacional, en el que 3 mil congresistas modificarán sus documentos básicos. Nos cuentan que algunos de los cambios son: eliminar el concepto de izquierda para definir políticamente al partido y permitir una participación más activa del presidente y los gobernadores.

Le retiran el saludo

Hace apenas un mes, los dirigentes del PAN, Marko Cortés; y del PRD, Jesús Zambrano, defendieron con uñas y dientes a su homólogo del PRI, Alejandro Alito Moreno, por el proceso de desafuero que le inició Morena. Pero ayer, en la toma de protesta de Esteban Villegas como gobernador de Durango, ni lo saludaron. Le aplicaron ley del hielo y rompieron relaciones con él.

Viene fin del Horario de Verano

En la Cámara de Diputados ahora pasarán el rasero al Horario de Verano. El próximo miércoles, la Comisión de Energía, presidida por Manuel Rodríguez González, se reunirá para discutir y dictaminar la iniciativa enviada por el presidente López Obrador. Nos adelantan que sería aprobada sin problemas, sobre todo ahora que el PRI ya se entiende con Morena. (El Heraldo de México, La 2, p.2)

.

.

Plata o Plomo /

Las Fuerzas Armadas y los misterios de la fe

Los partidarios de la seguridad pública militarizada llegaron con todo a la Cámara de Diputados. En el largo debate del miércoles sobre la extensión del plazo del traído y llevado artículo quinto transitorio, morenistas, priistas y aliados diversos desplegaron gritos, pancartas, imágenes apocalípticas, referencias patrióticas, profesiones de amor a los institutos armados, comentarios sueltos sobre Genaro García Luna, y hasta algunas teorías de la conspiración.

Todo, menos argumentos.

En once horas de debate, ninguno de los promotores de la iniciativa fue capaz de responder a una sencilla pregunta: ¿qué pasaría en concreto si no se extiende la autorización para la participación de las Fuerzas Armadas en seguridad pública? ¿Qué sucedería a partir de marzo de 2024 si deja de existir una base constitucional para que los militares hagan directamente (insisto en el adverbio) funciones de policía?

Algunas diputadas y diputados —incluyendo a la proponente de la iniciativa, la priísta Yolanda de la Torre— balbucearon que sin “acompañamiento” militar, los estados y municipios quedarían “secuestrados por el crimen”. Ninguno se tomó la molestia de definir el término ni de describir las diferencias con la situación existente. Solo colocaron la imagen de horror sin aventurar un solo número. ¿Cuánto delitos más habría sin militares patrullando las calles? Misterio.

De hecho, toda la retórica del “sí” partió de la premisa de la eficacia militar en el combate a la inseguridad. Nadie ofreció un dato, un estudio, un informe, un caso o una estadística que demostrara la supuesta relación entre mayor despliegue militar y menor incidencia delictiva. El asunto se tomó como axioma, como si fuera perfectamente evidente que más botas equivalen a menos delitos.

Después de 16 años de despliegue militar creciente y victimización al alza, uno supondría que ya habría razones de sobra para cuestionar esa relación. Uno se equivocaría: la fe se mantiene incólume

¿Para qué señalar que, según el propio Informe de Gobierno, la Sedena y la Semar detuvieron en todo 2021 a 6,466 personas, como parte del “Esfuerzo Nacional contra el Narcotráfico”, incluyendo, además de delitos contra la salud, violaciones en materia de armas de fuego? ¿Para qué detallar que eso equivale a 17 personas al día (o menos de una por estado cada dos días en promedio)?

Varios de los promotores de la iniciativa señalaron que las policías estatales y municipales no se encuentran “listas para combatir el crimen”. Tampoco aquí hubo un intento de definir el término (salvo referencias sueltas a sueldos, prestaciones y capacitación), ni de establecer métricas precisas para medir el avance hacia la Tierra Prometida. Ni para que solicitar matices o distinciones. “No están listas” y punto.

La pièce de resistance del debate fue la sugerencia de que la Guardia Nacional tampoco está lista o, en buroñol, “no está consolidada”. Nadie, por supuesto, ofreció alguna definición o criterio para medir la mentada consolidación. Ni nadie de los que lamentaron la supuesta falta de consolidación reparó en el hecho de que la iniciativa recién adoptada para pasar la Guardia Nacional a la Sedena le quitó todas las plazas presupuestales a la corporación. Pero lo más simpático es que quisieran hacer una distinción entre Guardia Nacional y Fuerzas Armadas, como si no fuesen exactamente la misma cosa con uniformes distintos.

En resumen, esto se movió donde siempre se mueve cualquier cosa que tenga que ver con la seguridad, en el terreno de la fe y la consigna, en un espacio libre de evidencia.

Es una pena, pero no es una sorpresa. (Alejandro Hope, El Universal, Nación, p.5)

.

.

Bidenismo vs. trumpismo

A menos de dos meses de las elecciones intermedias en Estados Unidos, el electorado parece estar cada vez más preocupado por la integridad democrática del país. Así lo reveló una encuesta reciente de NBC News, en la que los votantes clasificaron las “amenazas a la democracia” como el principal problema, por encima del “costo de vida” y la “economía”. Hay un reconocimiento creciente de que el ataque al sistema electoral y al Estado de Derecho podría llevar a la democracia misma a la boleta del próximo martes 8 de noviembre, cuando se renovarán un tercio del Senado y la totalidad de la Cámara de Representantes.

De imponerse esta percepción en las urnas, podría modificarse el guion predecible de los comicios de medio término. Lo que los politólogos consideran un castigo o referéndum presidencial. Es decir, que el partido en el poder -en este caso el Demócrata- pierde posiciones en el Senado y en la Cámara de Representantes. Estaríamos ante un escenario inusual en la política estadounidense. Desde 1945, el partido gobernante ha perdido asientos en la Cámara de Representantes en todas las elecciones intermedias, con excepción de la del 2002 y la de 1998. En cuanto al Senado, ha ganado o evitado una pérdida de escaños en 6 de 19 elecciones intermedias.

La preocupación por la democracia, como un tema clave que podría influir en los comicios legislativos, está siendo alimentada -con la complicidad y omisión del Partido Republicano- por la toxicidad pública del expresidente Trump, quien sigue afirmando que le robaron la elección presidencial de 2020. Además de que está siendo investigado por su papel en el asalto al Capitolio y por la retención de documentos clasificados.

El presidente Joe Biden entendió la señal y claramente se ha movido en esta dirección. Parece estar dispuesto a dejar atrás su lenguaje moderado y su agenda programática, en la cual ha sumado puntos en las últimas semanas, para erigirse -con un lenguaje emocional y una agenda confrontadora- como el líder de una batalla ideológica frente a la que considera como la mayor amenaza a la democracia de Estados Unidos: Donald Trump.

Si bien todavía es una incógnita cómo Biden podría lograr articular con éxito su nueva apuesta, en parte por lo que Anne Applebaum apuntó recientemente en The Atlantic: “cómo energizar a los ciudadanos para que defiendan la moderación, cómo crear entusiasmo sobre instituciones que fueron diseñadas para no ser emocionantes, cómo generar entusiasmo por el centro político (personas de todas las creencias políticas que todavía respetan las reglas y entienden su importancia)”, lo cierto es que el veterano mandatario ya dio el primer paso para intentar hacer ver a los estadounidenses que el desafío que presentan el expresidente y su movimiento, los “republicanos MAGA” (Make America Great Again, por sus siglas en inglés), no es un reto político normal.

“Donald Trump y los republicanos MAGA representan un extremismo que amenaza los cimientos mismos de nuestra República”, sentenció Biden recientemente -con todas sus letras y como nunca lo había hecho- en un discurso desde el Salón de la Independencia en Filadelfia. Agregó: “La democracia perdura solo si nosotros, el pueblo, respetamos las barandillas de la República. Solo si nosotros, el pueblo, aceptamos los resultados de elecciones libres y justas. Solo si nosotros, el pueblo, vemos la política, no como una guerra total, sino como una mediación de nuestras diferencias”. Al utilizar repetidamente la expresión “nosotros, el pueblo”, Biden apela a que, en su llamado a favor de la democracia, aún le está hablando a una mayoría en el país.

Y, así, frente al trumpismo inmortal, que se niega a desaparecer, se proyecta el bidenismo incipiente. Son -en esencia- los extremos de una nación dividida. Son -en presencia- la ubicuidad de dos presidentes que se consideran salvadores de un pueblo polarizado. (Diego Bonet Galaz, Reforma, Opinión, p.10)

.

.

Arsenal /

Expulsa la coalición a Alito

Los dirigentes del PAN y, el PRD ya no quieren saber nada de Alito Moreno, presidente nacional del PRI. Tanto Marko Cortés como Jesús Zambrano buscan un nuevo interlocutor del tricolor que salve la alianza Va por México.

No confían en el exgobernador de Campeche, quien, descaradamente, desconoció la moratoria constitucional acordada por los tres líderes de la coalición a cambio de que no le quiten el fuero ni lo procesen.

Fue notoria, ayer, la distancia de los dos con Alejandro Moreno en la toma de protesta del priista Esteban Villegas, primer gobernador de la alianza Va por México.

Apenas un quihúbole del panista y ni un saludo del perredista.

Y es que los diputados del PRI, encabezados por su dirigente nacional, votaron a favor de modificar la Ley Suprema para que las Fuerzas Armadas se mantengan en las calles hasta el 2028.

Eso bastó para que se alcanzara la mayoría calificada requerida y la minuta con la reforma a la Constitución pase al Senado. La bola ya está en la cancha de la bancada del PRI en la Cámara alta. Todo indica que no será lo mismo que con los diputados del tándem Alito-Moreira. Ricardo Monreal ha admitido que le falta el voto de 11 o 12 senadores del bloque opositor para que se apruebe.

Hasta donde sabemos, hay diez integrantes de la bancada tricolor en el Senado que van a votar en contra de la permanencia de los militares en las calles.

Si lo anterior se refleja en el tablero el día de la votación, el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea tendrían que regresar a sus cuarteles y bases navales y aéreas en marzo de 2024.

La cosa pinta peor si la SCJN valida la inconstitucionalidad de las cuatro leyes militares aprobadas por la mayoría presidencial —por encima de la ley de leyes— para que la Guardia Nacional pase a control de la Sedena.

* Chucho Zambrano le aseguró a Claudia Flores, esa gran reportera de Televisa (N+), que tiene información de que la dirigencia del tricolor se reunió con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, para negociar que no le quiten el fuero a Alito a cambio del voto del PRI en San Lázaro.

Dijo más: “Yo no me voy a sentar con Alejandro Moreno a firmar un acuerdo y a hacerlo público… Espero que el PRI resuelva pronto su diferendo interno y que con un nuevo interlocutor podamos continuar”.

Marko no se quedó atrás. Habló de “traición”.

En la toma de protesta de Esteban Villegas dijo que ya no habrá relación con la dirigencia de Moreno Cárdenas. “Se perdió la confianza”, subrayó.

* En el seno del tricolor hay muchos lastimados. Saben que sin la alianza con el PAN y el PRD se juegan el registro en algunas entidades. Un distinguido priista, Heriberto Galindo, resume en siete palabras el sentimiento que lo invade: “En el PRI, no todos somos Alito”.

Heriberto fue parte del CEN del tricolor con Luis Donaldo Colosio, María de los Ángeles Moreno, Beatriz Paredes, Genaro Borrego, Fernando Ortiz Arana y Mariano Palacios Alcocer. Trae el partido en sus genes.

Sin pregunta de por medio, nos dijo: “Me siento muy triste, muy mal. Más que deprimido, estoy decepcionado por lo que está pasando en el PRI y por lo que vimos ayer. Pudimos haber esperado hasta enero de 2024 sin problema.

“Urge un movimiento por la dignificación del PRI y su militancia si queremos salvar al partido y congraciarnos con la sociedad que está tan molesta. Debemos decirles que en el PRI no todos somos Alito”.

* Marcelo Ebrard, una de las tres corcholatas del presidente López Obrador para sucederlo, está invitado a inaugurar, junto con Lorenzo Córdova, la Cumbre Global sobre la Democracia Electoral, que organiza el INE, entre otras organizaciones.

No ha confirmado su asistencia.

Interesante saber si va el canciller. Todos sabemos que el presidente López Obrador quiere desaparecer el INE que conocemos y crear uno a modo, a través de la “elección” de los consejeros.

Ebrard tiene la oportunidad de demostrar de qué está hecho. Su presencia en ese foro avalaría la permanencia del INE que, indudablemente, ha hecho un buen trabajo, pero incomodaría a su jefe. Veremos…

El canciller tiene excusa para disculparse. Su chamba es muy demandante. Pero, si va, reflejaría una señal muy positiva. (Francisco Garfias, Excélsior, Nacional, p.4)

.

.

De naturaleza política /

¿Renunciará para hacer campaña?

De concretarse en las próximas horas, mañana, la incorporación formal de Andrés Manuel López Obrador al consejo del partido del gobierno que él mismo fundó, controla y dirige a través de “peones acríticos” liderados por el impresentable Mario Delgado, alentará toda suerte de suspicacias y expectativas de cara a la elección de 2024, de su personal participación en la misma en concreto.

En los últimos días, en efecto, ante la cada vez más evidente incapacidad de una eventual candidatura de Claudia Sheinbaum Pardo para emocionar (al menos) a sus más cercanos y luego de que el portal digital SinEmbargoMx difundiera las primeras versiones sobre la eventual renuncia del tabasqueño a la Presidencia para ser él, de manera directa, quien encabece la campaña de la regenta eco, especulaciones de toda índole ganaron espacio en corrillos políticos y partidistas.

Conforme a las mismas, que, en el supuesto de concretarse, no lo serían sino hasta octubre de 2023, después de que en un postrer acto el inquilino de Palacio impusiera a su consentida como abanderada de Morena y responsable de llevar adelante el fallido proyecto de la 4T, sería complementada con la designación de Adán Augusto López Hernández para concluir el periodo sexenal en calidad de interino y, claro, como controlador y garante de la postulada…

Es verdad que, aun no siendo finalmente consejero partidista, no son pocas las opciones que aún podrían abrírsele a medida que se acerque el cierre del sexenio para garantizar un relevo ordenado y a satisfacción, la que se apunta no ha sido ni desmentida ni negada siquiera cuando, “en corto”, se intenta hablar sobre la misma entre algunos de quienes aseguran encontrarse cerca y operar incluso para López Obrador o algún otro de los directos implicados.

Si bien los próximos días y semanas, entonces, serán definitivos para definir el rumbo a seguir por el fracasado gobierno sexenal, no es factible aún descartar ninguna de las opciones, ni en cuanto a destinatarios a implicar o actividades específicas a realizar, puesto que, huelga decirlo, el cotidiano quehacer político de unos y otros irá definiendo el qué hacer… siempre y cuando se mantenga el objetivo final del jefe y sus más cercanos colaboradores: mantener vigente el proceso de supuesta transformación…

ASTERISCOS

* Si bien generó cierta confusión, pues se daba por hecho que iría al Fonatur o a la Sectur, la nominación del expriista Carlos Joaquín como embajador en Canadá cobró sentido al evidenciarse que más de 70-80% de las firmas energéticas, parte ahora de diferendos en el marco del T-MEC, son de ese país, segundo socio comercial y origen de miles de visitantes a la Riviera Maya…

* Lamentable y revelador el que entre los países integrantes del G20 sólo el Producto Interno Bruto (PIB) de México y Sudáfrica se mantenga debajo de los niveles de prepandemia al cierre del segundo trimestre del 2022. Falta inversión y políticas orientadas a imprimir mayor celeridad a la actividad económica y, en consecuencia, al crecimiento… (Enrique Aranda, Excélsior, Nacional, p.14)

.

.

Razones /

De Abarca a Rodríguez Pérez: justicia selectiva

El expresidente municipal de Iguala, José Luis Abarca, puede ser el próximo liberado del caso Ayotzinapa. Sigue en prisión por delincuencia organizada, pero fue exonerado del delito respecto al secuestro de los jóvenes. Ayer decíamos que era una resolución judicial incomprensible. El miércoles fue detenido el general José Rodríguez Pérez acusado, sin una sola prueba en su contra por parte de la Fiscalía especializada y del subsecretario Alejandro Encinas, de haber participado y ordenado el secuestro y asesinato de los jóvenes de Ayotzinapa. El martes y el miércoles, por cierto, un grupo de supuestos estudiantes de Ayotzinapa atacaron los cuarteles militares de Iguala y Chilpancingo, cometiendo todo tipo de actos vandálicos, como lo han hecho antes, durante y después de los hechos del 26 de septiembre de 2014, con absoluta impunidad y sin sufrir ni siquiera una declaración en su contra.

La historia de Abarca, que iniciamos ayer, la contamos con detalle en el libro La noche de Iguala (Cal y Arena, 2018). Para el matrimonio Abarca-María de los Ángeles Pineda, la presencia de los estudiantes en el municipio no era nueva: el 3 de junio de 2013, los normalistas habían tomado violentamente el Palacio Municipal para exigir la presentación con vida del entonces desaparecido Arturo Hernández Cardona, dirigente de la organización Unidad Popular de Guerrero, de la que los alumnos de la normal se habían hecho aliados políticos.

Ese día prendieron fuego al edificio, derribaron puertas y pintarrajearon paredes. Abarca era el principal sospechoso de la desaparición de Hernández Cardona, quien había sido levantado cuatro días atrás, el 30 de mayo de 2013, junto con Félix Rafael Banderas Román y Ángel Román Ramírez, quienes formaban parte, además, de la corriente Izquierda Democrática Nacional del Partido de la Revolución Democrática (de la que René Bejarano es fundador).

Fueron encontrados muertos a balazos y con huellas de tortura en el municipio de Tepecoacuilco. Otras cuatro personas que estaban con ellos, Héctor Arroyo Delgado, Efraín Amates Luna, Gregorio Dante Cervantes y Nicolás Mendoza Villa lograron escapar de sus captores.

El punto de quiebre entre Hernández Cardona y Abarca tuvo lugar el 1 de abril de 2013, en una reunión con el cabildo. Ese día, la Unidad Popular, que aglutinaba a 15 asociaciones de campesinos y colonos de asentamientos irregulares en Iguala, exigió la renuncia de los familiares de Abarca (había más de 30 trabajando en el municipio). La reunión terminó mal. Ambos protagonizaron otra acalorada discusión la noche del 29 de mayo de 2013, también en el salón del cabildo. La agrupación reclamaba la entrega de 100 toneladas de fertilizante a las organizaciones campesinas. El ayuntamiento aseguraba que el producto ya había sido entregado. Hernández Cardona y sus acompañantes acusaron a Abarca de corrupto y mercenario.

Furioso, José Luis Abarca abandonó la reunión mentando madres y amenazando a Hernández Cardona, que volvió a responsabilizar al alcalde de Iguala por lo que pudiera ocurrirle en el futuro.

Terminada la reunión, Hernández Cardona organizó una manifestación en la Autopista del Sol para que se atendieran sus demandas. Fue el último lugar donde familiares y amigos vieron con vida a Hernández Cardona, el jueves 30 de mayo de 2013. Ese día fue secuestrado con sus colaboradores.

Según una reconstrucción realizada a partir de la declaración ministerial del sobreviviente Nicolás Mendoza Villa, Abarca, auxiliado por su entonces secretario de Seguridad Pública, Felipe Flores Velázquez, asesinó a Hernández Cardona. Félix Rafael Balderas Román trató de escapar, pero se atoró en una alambrada y los cómplices de Abarca lo asesinaron a golpes y pedradas.

El resto de los sobrevivientes fue sometido a torturas e interrogatorios. Tras una llamada que recibió la gente de Flores Velázquez, sacaron los cuerpos y los subieron a una camioneta junto con los otros secuestrados. “A nosotros nos pusieron encima de los cuerpos y nos colocaron una cobija de cuadros… nos llevaron a Mezcala (a 55 kilómetros de Iguala), ahí tiraron los cuerpos… cuando nos bajaban de la camioneta, Ángel Román Ramírez trató de escapar, pero uno de los sujetos le dio un balazo y cayó muerto”, declaró Mendoza Villa. Exactamente el mismo modo de operación que con los jóvenes de Ayotzinapa.

El 12 de junio de 2013, la PGR inició una averiguación previa contra Abarca y remitió tres tomos a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada para que se hiciera cargo de la indagatoria. Desde entonces se indagó el hecho de que supuestos integrantes de Los Rojos, la banda rival de Guerreros Unidos, estuviera infiltrada en las protestas que realizaba la Unidad Popular contra el gobierno municipal, infiltrado por Guerreros Unidos. No pasó nada. Un año después fue la Noche de Iguala.

Hoy, Abarca ha sido exonerado del secuestro de los jóvenes. La Fiscalía especializada, que ayer lamentó esa exoneración, no hizo nada por evitarlo, como tampoco evitó la liberación de otros 70 responsables del secuestro, ya liberados, incluyendo el Cabo Gil, reconvertido en testigo estrella de esa Fiscalía. El general Rodríguez Pérez fue detenido, aunque no haya pruebas en su contra. Los cuarteles siguen siendo vandalizados. Y mañana será el desfile militar, donde algunos seguirán pensando, quizá, que no se ha cometido un solo agravio contra las Fuerzas Armadas en las últimas semanas. (Jorge Fernández Menéndez, Excélsior, Nacional, p.8)

.

.

México y la ONU

Durante los primeros días de su gobierno, el Presidente López Obrador parecía vivir una especie de luna de miel con la ONU. Sus discursos estaban llenos de elogios por la máxima organización de concertación internacional y varias veces propuso que ella realizara labores de mediación para resolver diversos conflictos. Aunque el trabajo de cabildeo diplomático para que México se convirtiera en uno de los miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU fue del Gobierno del Presidente Peña Nieto, a López Obrador no le pareció mala idea. Y justamente en el marco del Consejo de Seguridad, fue donde nuestro Jefe de Estado acudió al edificio icónico en Turtle Bay, para hablar de su visión de la seguridad internacional. 

Sin embargo, el romance político pronto se vio accidentado, debido a las críticas que, desde diversas instancias del sistema de Naciones Unidas, se comenzaron a esgrimir en contra de diversas políticas del gobierno actual, en particular en contra del proceso de militarización del país. A juzgar por recientes declaraciones, tanto del Presidente de la República como de funcionarios de la ONU, la relación podría evolucionar hacia la rispidez.

Apenas el mes pasado, el titular del Poder Ejecutivo hizo un duro reclamo al Fondo Global para Vacunas contra la Covid-19 que administra la ONU por, aparentemente, no haber distribuido las dosis estipuladas a México. Antes había acusado a organismos internacionales por actos de corrupción que, según él, terminan afectando a los países más pobres.

Recientemente, en una de sus conferencias mañaneras, el Presidente fustigó a la ONU, a la que calificó como poco profesional, tendenciosa y conservadora. La razón de la ira del inquilino de Palacio Nacional tuvo que ver con las continuas críticas a la política de militarización que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha hecho al gobierno mexicano. Las invectivas del Presidente no pasaron desapercibidas. Como reacción a los dichos de López Obrador, la jefa del servicio de información del organismo en Ginebra, Alessandra Vellucci, invitó al Presidente mexicano a acudir a una reunión de la Asamblea General de la ONU, con el fin de que expresara su opinión. Para los estándares de la diplomacia internacional el tono de la funcionaria no fue suave. 

El conflicto entre la ONU y el gobierno mexicano está destinado a seguirse agravando mientras persistan los desapegos a resoluciones y convenios internacionales suscritos por México, en asuntos tan graves como la militarización de la seguridad pública y se multipliquen las violaciones a derechos humanos plasmados en acuerdos internacionales, en materias como la prisión preventiva oficiosa. Es preocupante que México haya abandonado su liderazgo y acción propositiva en muchos espacios internacionales relevantes.  Pero es más lamentable que las noticias que ahora se tienen de México en el sistema de Naciones Unidas se refieran a un Presidente que no cesa en descalificar a la máxima instancia de gobernanza global. (Gustavo de Hoyos Walther El Heraldo de México, La 2, p.2)

.

.

Historias de negoCEOs /

Adán Augusto, el gran operador

Adán Augusto López es el gran operador de Andrés Manuel López Obrador. Desde que llegó a la Secretaría de Gobernación, el presidente le ha encargado todos los asuntos relevantes de su gobierno: en los que tiene interés personal. La mano suave del tabasqueño y su imagen bonachona, que contrasta con la dureza y estridencia de su paisano y “hermano”, le han permitido lograr, hasta ahora, resultados positivos.

En casi un año que lleva como secretario y mano derecha de AMLO, Adán Augusto ha conseguido algunos triunfos en el Poder Legislativo y Judicial; también se ha metido en la operación electoral, además de que se ve y se siente presidenciable.

Uno de sus primeros cabildeos exitosos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación fue para mantener vigente la Ley de la Industria Eléctrica que privilegia a la CFE sobre las empresas privadas. Apenas logró que no se declarara inconstitucional con cuatro votos. Previo a la votación, el secretario se reunió en privado con cada uno de los ministros. Terminaba sus reuniones con un: “Esto es muy importante para el presidente”.

Más recientemente, Adán Augusto también operó para evitar que pasara el proyecto del ministro Luis María Aguilar –apoyado por el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar–, que pretendía eliminar la prisión preventiva oficiosa y obligaba a los ministerios públicos a justificar la medida cautelar ante los jueces. Si bien la negociación no recayó por completo en el secretario de Gobernación y se rechazó el proyecto con más de cuatro votos, el titular de Gobernación sí influyó en la decisión de algunos ministros y ministras.

Al tabasqueño también se le puede atribuir la propuesta del PRI para extender hasta el 2028 el mando militar de la Guardia Nacional y la votación favorable de la mayoría de los diputados y diputadas del partido supuestamente opositor. En este caso, la mano suave de Adán Augusto se convirtió en una que ofreció impunidad momentánea al presidente del PRI, Alejandro Moreno. A sabiendas de los escandalosos audios que estaba por exhibir la gobernadora Layda Sansores contra Alito, este decidió aceptar el pacto y doblegarse.

La próxima gran operación es en el Senado. En esta cámara, Adán Augusto la tiene más difícil, pues la mayoría de los legisladores priistas no obedecen las órdenes de Alito; al contrario: lo quieren fuera de la presidencia del tricolor y le han hecho el vacío en reuniones plenarias. El coordinador de los senadores del PRI, Miguel Osorio Chong, lleva la voz cantante de la disidencia, a pesar de que desde el gobierno ya le han enviado varios mensajes sobre investigaciones.

La semana pasada el secretario de Gobernación se reunió con Ricardo Monreal, el líder rebelde de Morena, con quien buscó limar asperezas a nombre de su jefe, el presidente López Obrador. ¿El objetivo? Que le ayude a convencer a los 11 o 13 legisladores que se calcula necesitan de la oposición para sacar la reforma constitucional de la Guardia Nacional.

Hasta hoy no se ha logrado convencer a los legisladores priistas. Los más reacios a apoyar la iniciativa que propuso el PRI son Miguel Osorio Chong, Claudia Ruiz Massieu, Nuvia Mayorga, Sylvana Beltrones y Beatriz Paredes. De las dos últimas se cree que pueden sumarse al bloque a favor; la primera porque a pesar de que su padre Manlio Fabio Beltrones no está contento con Alito, le debe el escaño; y la segunda, si bien en su momento fue cercana al presidente del PRI, hoy aspira de nueva cuenta a convertirse en su lideresa.

El resultado de esta operación y la que vendrá con la reforma electoral será definitorias para el futuro del hijo del notario Payambé López Falconi, quien en los años 80 apoyó a López Obrador en la fundación del PRD de Tabasco.

Adán Augusto López, no se tenga duda, quiere quedarse la candidatura de Morena y competir en el 2024. El presidente le ha puesto varias tareas antes de dejarlo correr libre tras ese sueño. (Mario Maldonado, El Universal, Nación, p.7)

.

.

En Privado /

No saben qué hacer

Tras la traición de la que PAN y PRD acusan a Alejandro Moreno por aliarse a Morena para subir y darle la mayoría calificada a la ampliación hasta 2028 de las fuerzas armadas en funciones de seguridad pública, ya no saben qué hacer: si anunciar ya la ruptura del frente legislativo-electoral o dejar la decisión al voto del bloque de contención en el Senado, el miércoles próximo.

Hay que apuntar que la mayoría calificada del jueves en la Cámara de Diputados fue apenas por dos votos. La vara estaba en 334 y el Primor apenas logró 335, lo que deja aventurar que en el Senado no va a pasar a menos que se sumara, como en San Lázaro, la bancada del PRI, encabezada por Miguel Ángel Osorio Chong, el más señalado opositor de Moreno, cuya salida ha exigido una y otra vez, y que no veo.

En el Senado el oficialismo suma 75 votos: 60 de Morena, seis del Verde, cinco del PT y cuatro del PES, y el bloque de contención los restantes 53: 21 del PAN, 13 del PRI, 11 de MC, tres del PRD y cinco del Grupo Plural.

Es decir, al bloque morenista le faltan 10 votos, tiene 75, para lograr la calificada de 85. El frente opositor con sus 53 votos tendría que aportarle al menos 10, tres si acaban de apretar al PRD y al menos otros siete de priistas afines a Moreno, que tampoco veo.

El Senado dio entrada ayer a la minuta de la Cámara de Diputados y citó a sesión para el martes, cuando se dictaminará en comisiones para subirlo al pleno el miércoles.

Y del resultado, dice ahora Marko Cortés, dependerá la continuidad de la alianza, ya no de la traición de la que acusan a Moreno, como habían amenazado.

Así es la política.

RETALES

  1. TRATO. Apenas aprobaron los diputados la iniciativa priista, Ignacio Mier confirmó a Alejandro Moreno en la presidencia de la Comisión de Gobernación, que le habían quitado, y olvidó que la Sección Instructora iba a proponer su desafuero para ser procesado. Dando y dando;
  2. URBANIDAD. El Presidente reiteró que seguirá dando el trato de señor al narcotraficante Miguel Ángel Félix Gallardo, así como lo hizo con el señor Guzmán Loera, y el también señor Caro Quintero, porque, dijo, tiene que respetar a todos. En la víspera tachó a quienes se oponen a su proyecto militar de retrógradas, facciosos, corruptos, obnubilados, irracionales, hipócritas y admiradores de fascistas. El respeto, pues, no es para todos. ¿Por?; y
  3. NON. La diputada poblana Inés Parra fue la única integrante de la bancada de Morena en San Lázaro que votó contra la iniciativa priista. Ayer me dijo que su fracción había violado los estatutos del partido y reiteró la pregunta al presidente López Obrador sobre los motivos de negociar con el dirigente del PRI a cambio del perdón y olvido en sus denuncias de corrupción. Ya se lo cobrarán. (Joaquín López-Dóriga, Milenio, Al Frente, p.3)

.

.

El Asalto a la razón /

En el oprobio, las fuerzas armadas

Paradoja tras paradoja: nunca las fuerzas armadas, en especial el Ejército, habían sido tan aquilatadas y apapachadas por los gobiernos anteriores a la 4T, pero tampoco fueron tan agraviadas como lo son ahora desde la Secretaría de Gobernación y la Fiscalía General de la República.

Como la charrita del cuadrante con sus complacencias, la comisión del subsecretario Alejandro Encinas, en mancuerna con la fiscalía especial a cargo del ex achichincle del venenoso Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, Omar Gómez Trejo, y con las intrigas de uno de los machuchones de Guerreros Unidos convertido en “testigo protegido” (con la clave Juan), Gildardo López Astudillo, El Gil o El Cabo Gil, inspiraron los ataques y actos de vandalismo en las instalaciones de la 35 Zona Militar en Chilpancingo y el 27 Batallón de Infantería en Iguala, perpetrados el 13 y 14 de septiembre.

Y ojo: los vividores del dolor ajeno que “acompañan” a los deudos de Los 43 anuncian que habrá más “protestas pacíficas”, una de ellas en o ante la meca del Ejército: el Campo Militar Número Uno.

Pero no solo: también se irá contra dos altos mandos de la Marina Armada.

El desconcierto al interior de las fuerzas armadas es mayúsculo porque de nada han servido las insólitas declaraciones políticas del general secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, en apoyo del proyecto cuatroteista (cuando el único proyecto de nación válido es el que mandata la Constitución), ni la reiterada confianza del presidente López Obrador en los militares a partir de su declarado sospechosismo sobre la honorabilidad de las dependencias civiles a su cargo, sobre todo las secretarías de Seguridad y Comunicaciones, así como del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (por este prejuicio endosó la Guardia Nacional a la Defensa, a quien le cedió el negocio de los aeropuertos y del Tren Maya.

Para mayor agravio, el asedio a los militares coincide con la exoneración judicial de haber participado en el crimen de hace ocho años, dizque “por falta de elementos”, del ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca; de su ex jefe de la policía y otros 18 agentes municipales.

Felipe Flores Velázquez era director de Seguridad Pública de Iguala cuando, hacia las diez de la noche del 26 de septiembre de 2014, mientras sus subordinados levantaban a los jóvenes para entregarlos a sus asesinos, el comandante del 27 Batallón, coronel José Rodríguez Pérez, le preguntó si había algún problema con los estudiantes, y la respuesta fue que “no…”.

Acusado ahora de ordenar el asesinato de seis de los 43, el ya general brigadier ha sido detenido.

Paradoja de paradojas: en vez de perseguir y castigar a los asesinos, la Federación los libera y los consiente, volcando su descocada política criminal contra los ex servidores públicos que contribuyeron a resolver el caso… (Carlos Marín, Milenio, Política, p.7)

.

,

Confidencial/El Financiero

Escenarios en banca de desarrollo

Los habitantes de la zona sur de la Ciudad de México sufrieron esta semana el bloqueo de los trabajadores de Nafin en la avenida Insurgentes. El tema son las prestaciones de la banca de desarrollo, muy generosas desde hace muchos años. Más allá del enojo natural por homologarse a otras áreas del gobierno, se percibe que la administración de este banco de desarrollo, a cargo de Luis Antonio Ramírez, tiene el talento necesario para desactivar el conflicto. Los enterados apuestan a que terminará en pocos días.

Chapulines en el Senado

La bancada de MC en el Senado, que lidera el jalisciense Clemente Castañeda, sumará a sus filas a un integrante más, con lo cual pasará a 12 escaños. Resulta que la bajacaliforniana Alejandra del Carmen León Gastélum dejará las filas del grupo plural para sumarse a la facción naranja. Y eso no es todo, se prevé que en los próximos días se conozcan otros movimientos de senadores que posiblemente se sumen al grupo plural, el cual por ahora se quedará con Emilio Álvarez Icaza, Nancy de la Sierra, Gustavo Madero y Germán Martínez.

Los dardos de Lorenzo

Lorenzo Córdova, presidente del INE, llamó a estudiantes tabasqueños a evaluar en las urnas si fue adecuado que Adán Augusto López, quien fue votado como gobernador por seis años, dejó el cargo para irse al gabinete presidencial. El consejero destacó que al ser una acción constitucional no deja de ser democrática, pero los electores, “perdón que lo diga así, deberán valorar para bien o para mal y podrán juzgar ejerciendo su voto”. No fue el único raspón hacia el funcionario, pues también reprochó que han pedido a la Segob avanzar juntos para credencializar a menores, pero “parece que las prioridades están en otro lado”, dijo, y resaltó que la dependencia “no tiene la infraestructura ni la credibilidad pública que nosotros sí tenemos”.

Ideología y patanería

Por cierto, al estar en una universidad tabasqueña, no faltó quien quisiera confrontar a Lorenzo Córdova, pero ante los intentos el consejero presidente recordó que “mamé de la izquierda”, pues sus padres eran de izquierda e incluso su padre, Arnoldo, fue fundador de Morena, hoy partido en el gobierno. De paso resaltó que ser de izquierda “no significa ser patán”.

¿Continúa la alianza?

En la Cámara de Diputados, llamó la atención que, entre los legisladores priistas, Ana Lilia Herrera votó en abstención y José Francisco Yunes Zorrilla votó en contra de la reforma constitucional, impulsada desde su bancada, para ampliar la labor de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública hasta 2028. Resulta que ambos quieren ser candidatos de la coalición Va por México a las gubernaturas de sus respectivos estados: el Estado de México y Veracruz. Éste es quizá un pequeño resquicio de que la alianza no está muerta.

Haciendo maletas

Ya le falta poco a Marcelo Ebrard para ser la cara oficial de México en Gran Bretaña. El canciller se encuentra preparando su viaje. “Asistiré al Funeral de Estado de S.M. la Reina Isabel II, el lunes en Londres; también a la Recepción que ofrece S.M. el Rey Carlos III, en Buckingham Palace, y la del secretario de Relaciones Exteriores en la Abadía de Westminster”, compartió en su Twitter, y agregó que “será un gran honor” representar al país.

Reclamo al aire

Asociaciones civiles piden a la Comisión de Medio Ambiente del Senado llamar a comparecer a los titulares de Semarnat, Profepa y Fonatur por la construcción del tramo 5 del Tren Maya. “Exigimos que realicen su trabajo con la responsabilidad, conciencia y compromiso con el que juraron ante México y la ciudadanía”, demandaron los colectivos que reclaman la construcción de la obra. Parece difícil que les hagan caso, sobre todo cuando el presidente de la comisión es del Partido Verde menos ecologista del mundo.

.

.

Estrictamente Personal

Cruje Ayotzinapa

Raymundo Riva Palacio

El Financiero..

Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación y responsable principal de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa, tuvo un miércoles agridulce. Logró que cuatro militares a quienes acusa de haber participado en asesinato y desaparición de normalistas de Ayotzinapa se encuentren detenidos, pero no logró lo mismo para otros 16 soldados a quienes también había imputado, al tiempo de que al que identificó como autor intelectual del crimen, el ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, un juez federal lo absolvió por falta de pruebas. Los claroscuros son tan grandes que arrojan serias dudas sobre la solidez del informe preliminar donde planteó las acusaciones.

Encinas identificó a Abarca la persona que dio la orden de desaparecer a los 43 normalistas de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre de 2013, que presuntamente habían ido a Iguala a sabotear un evento político de su esposa. Según el subsecretario, el ex alcalde había actuado en colusión con la banda criminal de Guerreros Unidos y con otras autoridades en diversos órdenes de gobierno. Seis de los que sobrevivieron, dijo en otro momento, fueron asesinados por órdenes del entonces coronel José Rodríguez, comandante del 27 Batallón de Infantería, ubicado en esa ciudad.

El subsecretario imputó a 20 militares y quería que la Fiscalía General solicitara las órdenes de aprehensión. Sin embargo, los fiscales no encontraron suficiente evidencia para pedirle a un juez las órdenes para 16 de esos militares, y sólo encontraros base para cuatro, el capitán José Martínez Crespo, acusado por delincuencia organizada, no por desaparicion forzada; el sargento Eduardo Mora; el subteniente Fabián Alejandro Pirita, y el hoy general brigadier Rodríguez. Ninguno de ellos fue detenido; los cuatro se entregaron en el Campo Militar Numero 1.

El general brigadier Rodríguez señaló al momento de entregarse, que Encinas estaba mintiendo y negó responsabilidad en la desaparición. El subsecretario, que no ha mostrado las pruebas para acusarlo del crimen de seis normalistas, tampoco ha presentado la evidencia que murieron días después de la desaparición de la mayoría de los jóvenes. Hasta ahora, sólo ha expuesto como prueba que sus teléfonos celulares seguían activos después de la noche del 26 de septiembre, lo cual es sumanente endeble, pues un teléfono activo de una víctima no significa mecánicamente que esté viva.

En todo caso, Encinas abrió una línea de confrontación con los militares, que tienen sus propias pruebas de descargo y deslinde de responsabilidad de la desaparición de los normalistas, pero que está en sintonía con el deseo que ha mantenido antes incluso de ser gobierno, de acusarlos del crimen de los normalistas.

Esta ha sido la obsesión del subsecretario, que para ello reclutó al jefe de plaza de Guerreros Unidos en Iguala, Gildardo López Astudillo, El Gil o El Cabo Gil, a quien la Procuraduría General del gobierno de Enrique Peña Nieto, identificó como una pieza central en la desaparición de los normalistas, y de haber sido quien informó al entonces jefe de la banda, Sidronio Casarrubias, que los normalistas, a quienes identificó como miembros del grupo criminal rival, Los Rojos, se estaban enfrentando esa noche con la policía de Iguala.

Casarrubias y López Astudillo fueron liberados en septiembre de 2019 por un juez del Primer Tribunal Colegiado en Reynosa, Tamaulipas, junto con dos decenas de Guerreros Unidos, tras dar como válidos sus argumentos de que las acusaciones donde se habían declarado culpables de la desaparición de los normalistas, habían sido obtenidas bajo torturas. La Fiscalía General, en ese momento ya bajo la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador, no presentó pruebas adicionales para evitar su liberación.

López Astudillo, que fue identificado por diversos testigos como uno de los tres líderes de Guerreros Unidos que jugaron un papel fundamental en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, se ha convertido en el testigo estrella de Encinas. Identificado como “Juan”, las declaraciones de López Astudillo al equipo del subsecretario, cuya unidad que investiga el caso la encabeza Omar Gómez Trejo, han inculpado a las corporaciones locales, federales y el Ejército en el crimen, y señalado que un grupo de estudiantes fue llevado la noche del 26 de septiembre al 27 Batallón de Infantería, donde los interrogaron y horas después los entregaron a Guerreros Unidos.

“Juan”, o “Romeo”, como aparece en las grabaciones de la DEA de esa noche, realizadas como parte de una larga investigación sobre Guerreros Unidos, vive actualmente en una casa pagada por la Fiscalía General, que le proporcionó un vehículo y escoltas, a cambio de estar disponible para que aporte su versión de lo que sucedió en Iguala. También ha ido persuadiendo a otros criminales de la misma banda, que hagan lo mismo. Gómez Trejo y Encinas han encontrado en él la puerta de entrada para dirigir sus acusaciones contra los militares del 27 Batallón de Infantería.

López Astudillo, según la Procuraduría General en el gobierno de Peña Nieto, era el enlace directo de Guerreros Unidos con el ex alcalde Abarca. Esta aseveración no fue cuestionada en el informe preliminar que dio a conocer Encinas en agosto, y cuya reacción ante la absolución del ex alcalde por la desaparición de los normalistas, choca con el trato que le ha dado a El Gil. El argumento de Abarca para ser liberado por ese crimen es exactamente el mismo que emplearon López Astudillo y los Guerreros Unidos liberados en 2019: las acusaciones en su contra fueron obtenidas mediante tortura.

Ni a Encinas ni al gobierno les gustó el fallo sobre Abarca, que figura de manera predominante en el informe de la Comisión de la Verdad como el autor intelectual del crimen, mientras que su cómplice, López Astudillo, que de acuerdo con las investigaciones previas debería estar en la misma categoría del ex alcalde, es el testigo estrella del subsecretario porque ha sido por la vía para poder concretar su anhelo político: meter a la cárcel a militares. Ahora, el problema para la Fiscalía General será probar su culpabilidad sobre la base de lo entregado por Encinas.

,

,

El borrego

Juan Villoro

Mi amistad con Jerónimo ha sobrevivido a tantos desencuentros que quizá se funde en ellos. Hace unos días me pidió que lo acompañara a Texcoco para cerrar un negocio en el que yo no tenía nada que ver. No quería aburrirse en la carretera y necesitaba que alguien lo mantuviera despierto en el camino de regreso, después de beber un tornillo de pulque. «Yo pago la barbacoa», anunció, como si dijera lo que todos esperan oír.

Nuestra relación ha sobrevivido a una herida original de la que fui totalmente responsable. Hace cuarenta años rayé su disco favorito. Le había costado un esfuerzo enorme conseguir ese ejemplar de Blind Faith, me lo prestó y lo devolví como si lo hubiera escuchado con aguja de pedernal. En forma inaudita me perdonó. El título de aquel álbum se convirtió en un símbolo: la amistad puede depender de una fe ciega.

A partir de entonces, Jerónimo cometió toda clase de imprudencias sin que yo protestara en exceso, pues le debía un inmerecido perdón inicial.

Cuando pasó por mí para ir a Texcoco llevaba puesto su suéter blanco. Aquella prenda había sido mía. Se la presté, olvidando que su cabeza es del tamaño ideal para acabar con cualquier cuello de tortuga. Lo devolvió convertido en un tejido amorfo. «Quédatelo», dije con dignidad (décadas después debo confesar que no me gusta el color blanco).

A media carretera, el suéter se convirtió en tema de conversación. Jerónimo se acaba de casar por tercera vez y ha cambiado de gustos televisivos. En una serie francesa, él y su mujer se enteraron de los «coordinadores de intimidad» que dirigen los movimientos eróticos de los actores para evitar que alguno se sobrepase. «Se me antojó algo», dijo ella. Con una mezcla de ilusión y temor, Jerónimo pensó que contrataría a alguien para coreografiar sus cuerpos. Nada de eso: su mujer decidió coordinar la intimidad de su clóset.

Así encontró el suéter blanco, desgastado por los años y la gran cabeza de su marido. «¿Y esto?», preguntó. Jerónimo contó la historia. «¡Tiene más años que yo!», ella habló como si viniera de un planeta donde los textiles caducan.

«Es tuyo», Jerónimo me dijo en la carretera. El viaje era un rodeo para devolver algo que había envejecido entre sus manos.

Empezó a llover, como una expansión de sus palabras.

Al pasar por las ruinas del nuevo aeropuerto perdimos la oportunidad de decir que también el futuro caduca. Guardamos silencio hasta que descubrí dos arcoíris en el cielo. Nunca había presenciado algo igual. «¡Mira!», señalé el prodigio al fondo del horizonte. Un segundo después ocurrió el golpe.

«¡Me distrajiste!», protestó Jerónimo. Con una lógica que sólo nosotros entendemos, contesté: «Quédate con el suéter».

Bajamos a ver qué sucedía. Un borrego yacía sobre la tira de asfalto, los ojos cerrados y una gota de sangre en el hocico. Había muerto en el acto, dejando un rastro de lana en la defensa del coche.

Ya había escampado, pero unas gotas frías cayeron sobre nosotros. Nos quedamos inmóviles hasta que alguien gritó: «¡Roberto!».

Era el dueño del borrego, un anciano que venía acompañado de tres o cuatro personas. Jerónimo sacó su cartera para resarcir el daño, pero el hombre dijo: «Era mi amigo, tú dinero no vale». Se arrodilló frente al cadáver, limpiando sus lágrimas con manos encallecidas.

Una mujer me explicó que Roberto era un animal de compañía. Señaló una pequeña casa de monoblocs y techo de lámina a unos metros de la carretera, y emprendió el camino hacia ahí. La seguí maquinalmente.

Vi el cuarto del borrego, decorado con el mural de un campo florido que desembocaba en los volcanes. Jerónimo había atropellado lo más valioso de esa modesta vivienda. Y yo lo había distraído.

No llegamos a Texcoco. Pasamos la tarde velando al borrego. Varias personas llegaron a dar el pésame y a todas les pedimos perdón. De modo generoso, mitigaron nuestra culpa diciendo: «Roberto era muy correlón». Alguien amable agregó: «y ya estaba viejo».

El hombre había sido pastor de ovejas. En cada rebaño, salvaba a un ejemplar de la barbacoa. Roberto era el último de esa dinastía.

Entrada la tarde, nos ofrecieron caldo de borrego con toda naturalidad. A nadie se le ocurrió que Roberto pudiera servir para eso. Lo enterramos en forma solemne.

Al regresar a mi casa, Jerónimo me devolvió el suéter («Lana virgen», decía la etiqueta).

Supe que no lo volvería a usar, pero me dio un extraño gusto tenerlo.

Te pueden interesar