28 de enero de 2023

LA POLÍTICA nacional

Bajo Reserva

Durazo y el gran negocio de saliva

A cinco meses de que se creó la empresa estatal LitioMex y sin que haya sido extraído un solo gramo, el gobernador de Sonora, Alfonso Durazo, designado presidencial para el tema, ya adelantó que empresas de Canadá y Estados Unidos, tendrán preferencia en la explotación de lo que se ha presumido como “el oro de la 4T” porque LitioMex “no tiene tanto dinero como el que se requiere”. Expertos en la materia nos dicen que la pregunta que cabe hacer en este contexto si es entonces falso lo que se dijo acerca de que se trataba de un recurso tan importante como el de los yacimientos de petróleo en México y que permitiría al país ganar dinero a manos llenas. Don Alfonso, quien se vendió como un experto en seguridad pública, fracasó en el cargo federal, y ahora, solo es responsable de la inseguridad en Sonora.  Será que el experto en litio también fracase en este nuevo proyecto, que hasta el momento es un negociazo de saliva.

El complot contra los amlitos

Nos hacen ver que, para eso de la victimización y la denuncia de complots en su contra, la autollamada Cuarta Transformación se pinta sola. Ahora, los simpatizantes de Morena, incluyendo a legisladores, ya se sumaron a la campaña #YoConMiAmlito en respuesta a una la resolución del Tribunal Electoral, que esta semana fue retomada y criticada por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, nos explican, que la determinación del tribunal se ha distorsionado con el paso de los días, hasta asegurar que las figuras de peluche que representan al presidente Andrés Manuel López Obrador son ilegales. La realidad, nos detallan, es que sólo se prohibió su uso para campañas electorales, así que estos “amlitos” no incumplen ninguna ley.

Marcelo y Adán, en territorio de Claudia

Mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador encabezará la reunión del Gabinete de Seguridad en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento de la Ciudad de México, junto con la jefa de Gobierno. En la sesión, nos dicen, se hará una evaluación de la estrategia de seguridad capitalina y el análisis de los primeros resultados del despliegue de la Guardia Nacional en el Metro, tras la tragedia y los “casos atípicos” de fallas registradas en las últimas semanas. Nos recuerdan que por lo menos en privado estarán las tres “corcholatas presidenciales”: Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard y Adán Augusto López, pero en público solo la mandataria capitalina, por ser la anfitriona, tiene garantizada su participación. Será que buscarán nivelar el piso invitando a la conferencia al canciller Ebrard y al secretario López.

Nadie sabe de dónde salió dinero para gastos de la marcha e informe de AMLO

Nos comentan que si hay algo que llamó la atención de la gran marcha y el informe, en el Zócalo que el presidente López Obrador dio el 27 de noviembre para festejar cuatro años de gobierno, fue la instalación de cientos de sillas para invitados VIP que fueron celosamente resguardadas por elementos militares, así como el escenario, los cientos de vallas metálicas, el sistema de sonido y pantallas enormes desplegadas. Sin embargo, nos detallan que, luego de que un particular, por la vía de Ley de Transparencia pidió información a Presidencia de la República sobre el costo, la dependencia, como es habitual, respondió que, tras una “exhaustiva búsqueda” no encontró ningún documento sobre el gasto por este servicio. Al preguntarle al gobierno de la CDMX y a la Secretaría de Gobernación si ellos habían hecho este gasto, respondieron que no y patearon la bola hacia la oficina de la Presidencia. Quizá, nos hacen ver, este gasto lo hicieron los mismos benefactores anónimos que de manera generosa pintan bardas, pagan espectaculares y promocionan a los aspirantes de Morena a la candidatura presidencial. (El Universal, Nación, p. 2)

.

.

Templo mayor

AL MORENISTA Ricardo Monreal se le atragantó el pan de elote con crema catalana cuando le reclamaron ayer haber dejado pasar en el Senado el llamado “Plan B” de la reforma electoral.

EL HECHO ocurrió en la comida del Consejo Nacional de Coparmex, a la que el morenista acudió como invitado principal. Ahí le hicieron el reclamo de que, si bien votó en contra de la iniciativa presidencial, no operó lo suficiente para frenar ese atropello a las reglas democráticas. La respuesta de Monreal causó sorpresa, pues dijo que enfrentó la presión directamente del secretario de Gobernación y que no podía arrastrar a sus compañeros de bancada al infierno de la 4T, por lo que decidió dejarlos en el purgatorio votando a favor.

QUIENES asistieron al encuentro dicen que, al final, Ricardo Monreal salió con un balance muy positivo, pues demostró que conoce y se interesa por los temas empresariales, pero sobre todo porque es de las pocas voces en Morena que hablan de reconciliación y no sólo de confrontación.

***

ARRANCÓ en Madrid la Feria Internacional de Turismo y la participación de México es bastante numerosa, pues se instaló un mega pabellón que agrupa a 105 destinos y empresas nacionales. Hasta ahí todo bien.

DONDE las cosas ya no son como echarse a la hamaca es en lo referente a los dineros para la participación en Fitur 2023. Resulta que la Secretaría de Turismo, que encabeza Miguel Torruco, contrató a una subsidiaria de CIE (los mismos de Ocesa) para que compraran el espacio en el tianguis y, a su vez, ¡se lo revendieran a los operadores mexicanos! Para colmo, no está claro si Sectur recuperará lo invertido o qué se hará con los ingresos que se generaron.

OTRO ASUNTO que llama la atención es que una de las principales ofertas del gobierno mexicano y del de Quintana Roo es la promoción del Tren Maya, que no está terminado… y que ni siquiera es seguro que este año empiece a funcionar. Alguien debería explicarles a Miguel Torruco y a Mara Lezama que a una feria de negocios se va a vender realidad y no otros datos.

***

COMO abejas alrededor de girasoles, así revolotean las ocurrencias sobre la cabeza de Andrés Manuel López Obrador. La nueva gran idea del Presidente está causando más preocupación que alegría.

EN SU AFÁN por lograr que el AIFA despegue, el mandatario pretende prohibir los vuelos de carga en el AICM, que en 2022 movió 570 mil toneladas. Da la impresión de que en Palacio Nacional no se entienden bien los procesos económicos, pues los afectados no son sólo los vuelos, sino una larga cadena productiva que incluye a empresas de carga, transportistas, almacenes, agentes aduanales y, por supuesto, a las empresas que tienen diseñada toda su logística de abastecimiento por medio del aeropuerto capitalino. Queda claro que la “i” de AIFA no es de “internacional”, sino de imposición. (Fray Bartolomé, Reforma, Opinión, p. 8)

.

.

Trascendió

Que la Secretaría de Relaciones Exteriores confirmó que Marcelo Ebrard será quien asista la próxima semana a la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que se realizará en Buenos Aires, en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador. En otro cuartel corcholata, más tardó Morena en considerar a Ricardo Monreal Ávila entre los presidenciables que la organización Juventud Real en convocar a una rueda de prensa para presentar su estructura nacional de apoyo al líder de la mayoría en el Senado rumbo a la contienda de 2024.

Que el presidente de la Cámara de Diputados, Santiago Creel, intentará ser el primero en registrarse como aspirante a la Presidencia de la República por la coalición Va por México, una vez que se abra la convocatoria. “Estoy listo, decidido a cambiarle el rumbo a este país, un rumbo de desastre, y volverlo a encauzar en uno de prosperidad”, afirmó el panista.

Que la mayoría de Morena en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión frenó ayer el punto de acuerdo para condenar el atentado del pasado 15 de diciembre contra el periodista Ciro Gómez Leyva y pedir a la fiscalía capitalina, encabezada por Ernestina Godoy, continuar las investigaciones del caso y castigar a los responsables materiales e intelectuales del ataque. Aunque los morenistas y sus aliados votaron un día antes a favor del dictamen en comisiones, tan solo unas horas después dijeron “siempre no” y el pronunciamiento quedó en el aire con apenas una sesión pendiente antes de iniciar el nuevo periodo ordinario de sesiones.

Que prosiguen las diferencias entre el alcalde de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava Suárez, y la alianza opositora, pues este miércoles el priista criticó los mecanismos de selección de candidatos de PAN-PRI-PRD de cara a las elecciones para la Jefatura de Gobierno en 2024, por lo que Morena, por conducto del diputado Janecarlo Lozano, abrió las puertas al inconforme para unirse a la 4T “y así seguir con la transformación del país”. (Milenio Diario, Al frente, p. 2)

.

.

Sacapuntas

Sheinbaum se ve ganando

“Voy a ganar la encuesta”, sostuvo la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, en referencia al proceso de Morena para elegir candidato presidencial. Anoche en Referente, conducido por Javier Solórzano en Heraldo TV, la mandataria también se vio como la primera presidenta de México, por lo que dijo que no será factor de divisiones en el partido, y adelantó que continuará con la cuarta transformación iniciada por el presidente López Obrador.

Kuri, en Gobernación

Anduvo ayer en el Palacio de Cobián el gobernador de Querétaro, Mauricio Kuri, quien se reunió con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López. Nos dicen que hablaron sobre el abasto de agua en el estado, y respecto a los avances del proyecto ejecutivo del Acueducto III, para garantizar la distribución a la población.

Dirigente del PES tira la piedra

Se calentó la plaza política en Morelos. Resulta que el dirigente del PES, Hugo Éric Flores, rompió con el gobernador Cuauhtémoc Blanco, pues lo señala de corrupción y de querer imponer a su hermano, Ulises Blanco, en la dirigencia estatal. El caso es que no tiene pruebas de ello y pide que la FGR indague por su cuenta.

Las propuestas de Osorio

Dando la batalla en el PRI está su coordinador de senadores, Miguel Ángel Osorio Chong. Tras aplaudir que su partido haya concretado la alianza con PAN y PRD, propuso que la elección del candidato presidencial del bloque opositor se abra la población. También planteó que se busque integrar a Movimiento Ciudadano, al que califica como fundamental.

Apostaron por la continuidad

Sin sorpresas, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión eligió a Leopoldo Vicente Melchi García, para repetir como comisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía. Fueron 33 votos a favor de él y dos abstenciones, por lo que el funcionario estará siete años más al frente de ese órgano regulador. Es decir, la 4T apostó a la continuidad. (El Heraldo de México, La dos, p. 2)

.

.

Confidencial

¿Noticias en caso Ayotzinapa?

Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, y dos integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes para el caso Ayotzinapa se reunieron ayer con el presidente López Obrador, de forma privada. Ahí, se podrían haber definido posibles nuevas fechas de encuentro con familiares, pues esas reuniones no se hacen si no hay nada nuevo. 

En defensa, ya no del INE, sino “de la democracia”

Los consejeros electorales Lorenzo Córdova Ciro Murayama andan de manteles largos, estrenando su libro La democracia no se toca, el cual se calificó como un manual para entenderla y defenderla de los riesgos de la reforma impulsada por el presidente López Obrador. 

Se logró lo de vacaciones, ahora van por un #MetroDignoYa

Nos cuentan que en MC el grupo que presentó e impulsó la iniciativa #VacacionesDignasYa alista un nuevo frente de batalla. Resulta que preparan una acción colectiva nada menos que contra el Sistema de Transporte Colectivo Metro. La idea –argumentan– es exigir ahora un #MetroDignoYa, para lo cual están en la tarea de recabar firmas a fin de interponer este instrumento y “que nadie más pierda la vida o resulte lesionado” al usar este transporte. Faltaría ver cómo se podría garantizar esa exigencia, pero la iniciativa, a la luz de los hechos recientes, cobra sentido. 

La ridiculez ante un espejo

Como “ridícula” calificó el coordinador de los diputados de Morena, Ignacio Mier, la prohibición del Tribunal Electoral del uso de la figura Amlito en la propaganda de Morena. Sin embargo, lo verdaderamente ridículo no sólo es que los morenistas no respeten la ley y los fallos judiciales, sino que, como los memes donde aparecen dos figuras de Spiderman señalándose mutuamente, la oposición haga exactamente lo mismo. Ejemplo, ayer los morenistas pidieron a los góbers del Edomex y Coahuila “sacar las manos” de los procesos electorales, mientras que el PRI urgió al INE a investigar el cónclave morenista en Gobernación. Ambas partes se acusan de violar el artículo 134 de la Constitución. Es decir, señalan y hacen lo mismo. 

La UNAM y las dos varas

Está bien que la UNAM cancele el contrato a Martha Rodríguez Ortiz, quien asesoró la tesis de Yasmín Esquivel, por “falta de probidad y honradez”, tras el escándalo de plagio. Este miércoles, la universidad incluso afirmó que la profesora admitió haber pasado trabajos entre alumnos. Pero, ¿y la ministra? ¿Nada? ¿No amerita sanción alguna? Ojalá que no se imparta ‘cátedra de impunidad’ en la Máxima Casa de Estudios. 

‘Fuego’ en Conafor

Durante lo más rudo de la pandemia de Covid era común ver protestas de personal de la salud exigiendo equipos de protección. Ahora tocó el turno a trabajadores de la Comisión Nacional Forestal, quienes ayer realizaron un paro nacional para exigir mejores condiciones laborales y que las autoridades del organismo les brinden el equipo adecuado para combatir incendios en los bosques. Según cifras del gremio, fueron cerca de 2 mil 400 empleados en las 32 entidades quienes llevaron a cabo la protesta durante varias horas. Y es que cuando está de por medio la vida, no hay austeridad que valga. 

La opción Monreal

Vaya giro ha tomado la carrera por la sucesión presidencial, con la inclusión de Ricardo Monreal como precandidato morenista, y es que el levantamiento del veto al zacatecano, tras año y medio de ninguneo desde Palacio Nacional y de golpeteo por sus aspiraciones, permitirá que la militancia guinda escuche libremente los proyectos de quien ha sido el mejor operador legislativo del régimen. En ese tenor, a partir de que lo reconocen como aspirante, después del maltrato oficial, el mensaje a la base social morenista es que el fresnillense puede ser una opción real, pues no sólo resistió los embates de Layda Sansores, por ejemplo, sino que cuenta con propuestas concretas a través de su plan de la reconciliación. Veremos. (Confidencial, El Financiero, Nacional, Política y Sociedad, p. 29)

.

.

Rozones

Música para los Guzmán

Y quienes ayer tuvieron música en sus oídos fueron dos integrantes de la familia Guzmán. Y es que resulta que el Presidente aceptó que se revise la petición que hizo, a través de su abogado, Joaquín Guzmán Loera, quien busca ser regresado a México, pues acusa que en el penal donde se encuentra en EU recibe malos tratos. “Hay que ver si procede o no, si tenemos posibilidades de hacerlo, si tenemos facultad para hacerlo, pero siempre hay que dejar la puerta abierta cuando se trata de derechos humanos”, refirió el mandatario en su mañanera. Y ayer mismo un juez concedió una nueva suspensión a Ovidio Guzmán para evitar un traslado inmediato a Estados Unidos. “Se concede dicha medida cautelar, para el efecto de que el directo quejoso no sea extraditado”, refiere el resolutivo. Ahí el dato.

Y todos se fueron a Yucatán

Y aún en estos días se sigue comentando la convocatoria que tuvo a su más reciente informe el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, porque resulta que hubo personajes de prácticamente todas las filiaciones políticas y también del sector empresarial. Entre ellos, claramente no podía faltar Marko Cortés, pero además en la lista se cuenta a Dulce María Sauri, Enrique de la Madrid, Rubén Moreira, Alejandro Moreno, Layda Sansores, Olga Sánchez Cordero, Jorge Álvarez Máynez, Ivonne Ortega, Jesús Zambrano, Luis Espinosa Cházaro… Pero además hubo líderes empresariales como Daniel Becker, José Antonio Abugaber, José Antonio Centeno. Y líderes empresariales, presidentes municipales, exgobernadores de diversas entidades y líderes sindicales. Así las cosas con Vila.

Se aplican en Quintana Roo

Donde se están aplicando para poner orden en la casa, la cual recibieron no en las mejores condiciones, según se ha informado, es en Quintana Roo, y en particular en las dependencias encargadas de la seguridad. Y es que ayer la Secretaría de Seguridad Ciudadana de esa entidad informó de la detención de un elemento municipal de Cancún involucrado en un caso de violencia de género. El sujeto, se aseguró, fue puesto ya a disposición de las autoridades ministeriales y las dependencias a cargo del contralmirante Rubén Oyarvide y el capitán José Pablo Mathey, expresaron su compromiso para que se dé una pronta investigación del caso y un esclarecimiento del mismo. Ahí el tema.

¿Revocación en Xochimilco?

Quien debe estar pegado a una calculadora es el alcalde de Xochimilco, José Carlos Acosta, contra el cual ya fue presentada una demanda de revocación de mandato. La ley en la materia establece que este procedimiento se puede realizar cuando haya pasado la mitad del mandato, que en el caso de Acosta, se cumple a mediados de este año. Y que para sustentar la petición, se deben juntar firmas por el equivalente a por lo menos el 10 por ciento de la lista nominal de la demarcación correspondiente. Es cosa de hacer cuentas para saber cuántas firmas se necesitan, tomando en cuenta que en Xochimilco no es muy grande la población. Ayer el PAN se sumó a la recolección de apoyos para que el Instituto Electoral de la Ciudad de México lleve a cabo la consulta de revocación. Si los pobladores juntan las firmas, habrá consulta. Y en una de ésas… bueno, ya veremos qué pasa.

Felices los cuatro

Luego de que incluyeron al senador Ricardo Monreal entre los presidenciables de Morena y se reunió con Mario Delgado para hacer las paces, en la plenaria de los legisladores del guinda, programada para el 31 de enero, convivirán todos amigablemente, dejando atrás las épocas —apenas de la plenaria anterior— en las que los funcionarios de la 4T dejaron plantado al coordinador de la bancada morenista en la Cámara alta. Ahora, todas las “corcholatas” y Monreal se placearán libremente ante los senadores y todos, Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard y Adán Augusto López, podrán lucirse, al trazar la agenda legislativa de prioridades que seguirán para el próximo periodo ordinario de sesiones. Nos cuentan que el hecho hizo recordar a varios un viejo éxito del cantante Maluma: “Vamo’ a ser feliz, felices los cuatro”.

Vienen los incendios y…

Y resulta que en pleno inicio de la temporada de incendios forestales en México, brigadistas de la Comisión Nacional Forestal se fueron ayer a paro nacional y tomaron oficinas de varias entidades federativas, entre ellas Tabasco, Colima, Quintana Roo, Tlaxcala y Jalisco. Lo anterior porque, acusan, no tienen herramientas ni insumos para poder hacerle frente a la época de sequía, que está a la vuelta de la esquina. Nos cuentan desde el interior de la dependencia que les faltan palas, picos, mochilas y diferentes insumos que son básicos para realizar su labor, muchos de los cuales tenían que haberles entregado en octubre. También tienen déficit de vehículos para trasladarse a los sitios en donde ocurren las conflagraciones, porque muchas unidades carecen de mantenimiento. Nos dicen que más vale que tomen nota del tema en la Semarnat, a cargo de María Luisa Albores, para que luego no la “quemen” en Palacio si las cosas no se resuelven(La Razón, La dos, p. 2)

.

.

Duda razonable // ¿De dónde salió el cheque de El-Mann para Gertz?

Ahora que ha vuelto a la discusión pública, vale la pena recordar que la enredada, ilegal, extraña historia de aquel cheque (que no tenía fondos) por 2 mil millones de pesos que supuestamente había conseguido la Fiscalía General de la República para la rifa de un avión, está contada a fondo y con información verificada en el número 2351 del semanario Proceso del 21 de noviembre de 2021. Fue una investigación de muchos meses de un grupo de alumnos de la maestría de Periodismo del CIDE.

Aquel falso cheque era resultado de una extorsión a empresarios que habían recibido en el sexenio de Enrique Peña Nieto y la dirección de David Penchyna en el Infonavit una compensación de 5 mil millones de pesos por la cancelación de un contrato que se había firmado con la administración de Alejandro Murat para dar alguna solución al problema de las casas abandonadas. Los detalles están en ese reportaje.

Al actual gobierno aquello le pareció que era corrupción y comenzaron a presionar a los dos socios de aquel emprendimiento: la familia Zaga y los ElMann. Los Zaga dijeron: no hicimos nada ilegal, y los El-Mann, de Fibra Uno, de los mayores inversionistas de bienes inmuebles del país, si no que el más grande, decidieron aceptar la extorsión. En un criterio de oportunidad se declararon inocentes, pero pagaron 2 mil millones de pesos. Cosas raras. Y la Fiscalía se lanzó contra los Zaga, uno de ellos está en prisión y el otro prófugo. Ninguna acusación se ha probado.

En estos días nos hemos enterado de otras cosas.

Los El-Mann no utilizaron su dinero —tontos no son— sino el de los Zaga para fondear el cheque (otro, ese no sirvió nunca). En 2017, los Zaga y los El-Mann, que por años habían hecho negocios juntos, habían constituido un fideicomiso para invertir en un desarrollo en EU. Cuando los El-Mann decidieron dar aquel cheque para quitarse de encima a Gertz y su arbitrariedad usaron ese dinero. A espaldas de Zaga y con complicidad del banco, sacaron la lana de aquel fideicomiso. Eso dice la sentencia de hace un mes del Juez Vigésimo Séptimo de lo Civil de Proceso Oral y de Extinción de Dominio en la Ciudad de México, que manda a Actinver división Fiduciaria a devolverle a los Zaga los mil millones y cien millones de pesos más por daños punitivos.

Los otros mil millones salieron de otra inversión conjunta y está pendiente una demanda directa de los Zaga a los El-Mann. Todo por salir en una foto en la mañanera. (Carlos Puig, Milenio Diario, Al frente, p. 2)

.

.

Día con día // La ministra Esquivel: caída, pero inamovible

En unas cuantas líneas, MILENIO obtuvo de la ministra Yasmín Esquivel Mossa un autorretrato tan claro como el plagio de su tesis (https://bit.ly/3XjCwaC).

“Tengo una carrera en la que no tengo de qué avergonzarme”, dijo la ministra. Y añadió: “Rechazo absolutamente la determinación del Comité de Integridad de la FES Aragón”.

Estas frases retratan una cabeza interesadamente ciega a los hechos y una moral blindada contra la percepción de los propios errores.

Los hechos que pesan sobre la reputación de la ministra Esquivel Mossa están probados materialmente por la identidad del texto de su tesis con la tesis previa que copió.

Ese plagio fue el inicio de su carrera, no hay cómo negarlo, y lo demuestra la determinación a la que llegó la FES Aragón, al cotejar las tesis y comprobar su identidad sustancial, física, tangible, innegable a la mirada.

Que la ministra rechace esta evidencia flagrante muestra una cabeza impermeable a los hechos que no le convienen y una moral impermeable a la vergüenza y la responsabilidad por los propios errores.

Para negar el hecho del plagio, que mancha su carrera desde su origen, la ministra incurrió en una conducta que mancha su carrera presente.

Fabricó una demanda judicial basada en declaraciones falsas donde hacía confesar al autor de la tesis primera, ante notario, que el autor del plagio era él. 

La Fiscalía de la Ciudad de México admitió la demanda, pero la desconoció cuando el acusado en persona negó las declaraciones notariadas. 

La ministra se quedó en el aire, asida sólo al clavo de la impunidad. Pero el clavo de su impunidad es sólido.

He preguntado esto a conocedores:

No puede ser removida de su condición de ministra de la Corte sino por un juicio político del Congreso.

Por más que se diga, la UNAM no tiene facultad de quitarle unilateralmente el título, ni sus pares pueden desconocerla y destituirla, como creen y esperan muchos.

El hecho es que no se ve por ningún lado el proceso que podría conducir al juicio político del Congreso en su contra.

Mientras la apoye el Presidente, la ministra podrá quedarse en la Corte cuanto quiera, impermeable a los hechos y a la responsabilidad por sus errores:

Caída en su reputación pero inamovible en su puesto. (Héctor Aguilar Camín, Milenio Diario, Al frente, p. 3)

.

.

En tercera persona // La derrota que marcó el sexenio de AMLO

En medio de una euforia triunfalista nunca antes vista, el 18 de enero de 2019 el país se convulsionó con imágenes que procedían de un pequeño pueblo en el estado de Hidalgo: gente corriendo en la oscuridad convertida en piras humanas; gente quemándose viva, y gritando: “¡Ayúdenme, güey, me muero!”.

Habían picado un tramo del ducto Tuxpan-Tula, a la altura de Tlahuelilpan. Un testigo declaró a EL UNIVERSAL que la gente del poblado llevaba varios días sin poder llenar sus tanques de combustible.

Aunque en Tlahuelilpan la ordeña de ductos era práctica común entre grupos delictivos al menos desde 2017 –el año del llamado “gasolinazo” –, en aquella ocasión una buena parte de los habitantes de la comunidad se acercó al campo de San Primitivo para llenar autos y camionetas con bidones, cubetas y todo tipo de recipientes.

La reportera Jocelyn Sánchez relató cómo la gente se mojaba bajo el chorro del combustible “y les parecía gracioso”. Ejército y Policía Federal se acercaron: “Hey, señores, aléjense, les va a hacer daño respirar tanto eso”.

El entonces secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, dijo que Pemex recibió el reporte de la fuga a las 14:30 de aquel día. Dijo que “no fue considerada una fuga relevante”.

Pemex no cerró las válvulas sino hasta las 18:50.

Más de cuatro horas después del reporte, y a dos horas de distancia de la llegada de los militares –que decidieron replegarse, según la orden presidencial vigente, “para evitar confrontaciones” con la población.

Vino entonces una pavorosa explosión y el campo de San Primitivo se convirtió en el campo de la muerte.

137 muertos. La mayor parte de ellos, quemados vivos.

Ayer se cumplieron cuatro años. En el país acababa de desatarse un desabasto histórico de gasolina. Miles de automovilistas de Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Nuevo León, Coahuila, Puebla, Tamaulipas, el Edomex y la Ciudad de México hacían enormes filas en las gasolineras.

Para poder cargar, el tiempo de espera era de hasta cinco horas. Y eso, en donde aún quedaba combustible dado que muy pronto las estaciones comenzaron a cerrar: en Guanajuato solo funcionaba el 15%; en Toluca dejó de dar servicio el 54% de las estaciones.

Hubo compras de pánico. El caos se prolongó durante dos semanas. La explicación oficial: se habían cerrado ductos dañados por el robo de hidrocarburos. Al mismo tiempo, se había dejado de comprar combustible para tirar el negocio, decía el presidente, de los huachicoleros de “cuello blanco”: en los puertos había barcos varados que no podían descargar.

Crecían las pérdidas en todos los sectores. El descontento social era evidente. López Obrador decía entonces tener soluciones para todo. Le pedía a la gente resistir “y tener confianza” mientras “se desenmaraña la red de complicidades”.

Decía que había un plan. Que su “estrategia” iba a dar resultados “evidentes” a partir del 21 de diciembre. Pronto anunció que su plan “aparentemente” estaba dando resultados porque el robo de combustible se había reducido prácticamente a la mitad. Era obvio que se había reducido porque los ductos estaban cerrados. Pero eso no lo dijo y tampoco lo dijeron sus entonces todavía eufóricos paleros.

El presidente insistía que había gasolina suficiente para abastecer a la población. Claudia Sheinbaum negaba el desabasto: decía que ni Pemex ni nadie se lo había reportado. 

Se hablaba de detenidos, de cuentas congeladas: “Tenemos el control”, decía AMLO.

El 16 de enero de 2019 su gobierno anunció que había dado con la solución: se iban a comprar mil pipas para llevar el combustible a las estaciones, a fin de que “en dos meses el país cuente con un sistema alterno de distribución”. 

“Tenemos todo un plan”, decía López Obrador. Y anunciaba que el despliegue de 10 mil efectivos militares garantizaría el abasto y terminaría con el huachicol.

En eso vino la explosión de Tlahuelilpan.

En septiembre de ese año, al dar su Primer Informe, el presidente afirmó que, con todo el dolor de Tlahuelilpan “a cuestas”, el robo de combustible se había reducido en un 94% y que eso permitiría recuperar 50 mil millones de pesos en 2019: “Se acabó el huachicol arriba y abajo”.

A cuatro años de Tlahuelilpan lo que se está acabando en realidad es el sexenio (la euforia se fue hace mucho), porque el robo de combustible no se ha acabado y continúa arrasando en Tamaulipas, Puebla, Jalisco, Hidalgo, Guanajuato, Sinaloa, Veracruz, Chihuahua, Tabasco, Querétaro, el Estado de México y Nuevo León. 

El fenómeno, según los expertos, sigue asociado al alza de los combustibles –que según las promesas de campaña de López Obrador bajarían de precio al tercer año de su gobierno.

Cuatro años después de Tlahuelilpan, cuatro años después del anuncio del fin del huachicol, el número de tomas clandestinas en el México de López Obrador (45, 254) ha superado ya a las del sexenio completo de Enrique Peña Nieto (43,598). Y faltan todavía dos años.

No. No se acabó el huachicol. Tampoco en esto “la estrategia está dando resultados”. (Héctor de Mauleón, El Universal, On line)

.

.

Historias de reportero // El plagio y la maroma histórica del obradorato

Es un montaje. Es politiquería. Prefiero equivocarme con la ministra que darle la razón a los intelectuales, dijo el Presidente. Aunque sea verdad, no lo creo, dijo un propagandista del régimen. Es “totalmente falso”, dijo la ministra. Es un complot de los conservadores porque quieren desprestigiar a una mujer que cree en la transformación, dijo el Presidente. Todo es una mentira y se va a demostrar. Es un linchamiento mediático. Es un ataque misógino. Es parte del odio dirigido a AMLO. Sheridan “le ha hecho mucho daño a México”. Loret es peor.

Segundo acto

Bueno, sí hubo un plagio, pero yo no plagié. Yo no copié, me copiaron. “No tengo nada que ocultar”. La ministra escribió la tesis antes, pero la presentó después. Es que son muchas tesis copiadas. Bueno, sí copió, pero poquito. La escribió en 1985, pero tiene citas de 1987. Siempre sí la escribió toda en 1985 y su asesora la compartió. La culpa es de la asesora de tesis. Que las autoridades académicas investiguen y se pronuncien.

Tercer acto.

Bueno, la ministra sí plagió. Y también mintió en sus respuestas cuando se reveló el escándalo. Hizo mal, se equivocó, pero la verdad no es tan grave. “Ojalá y los problemas de México fuesen por plagio”. ¿Quién no comete un error en su juventud? El que nunca haya copiado en un examen, que tire la primera piedra. Son cosas que sucedieron hace más de 40 años. El plagio es lo de menos, lo importante es el espacio en el Poder Judicial. Son cosas que no le importan al pueblo, sólo le importan a la élite. Hay problemas mucho más importantes. La FES y la UNAM se vendieron a los conservadores, se derechizaron. Estuvo mal lo que investigaron y dictaminaron. ¿Por qué no le quitaron el título? Evadieron su responsabilidad y le lanzaron la papa caliente a la SEP.

Epílogo

El 21 de diciembre del año pasado, el investigador Guillermo Sheridan en reportaje publicado en Latinus, expuso a la ministra de la Suprema Corte, Yasmín Esquivel, por haber plagiado su tesis de licenciatura para titularse como abogada. Desde ese día, esta ha sido la divertida evolución de las reacciones del obradorato. El recuento los exhibe.

Hoy ya prácticamente nadie duda que la ministra plagió. Hoy el debate es sobre cuál debe ser el castigo (si es que merece alguno) y quién se lo debe imponer. El descaro como política de Estado.

SACIAMORBOS

Un dirigente de partido. Un gobernador. Un alto funcionario de inteligencia. Un integrante de la poderosa familia. Y el fallecido Rey del Huachicol. Todos, engarzados en una investigación internacional sobre tráfico de combustibles en México. (Carlos Loret de Mola, El Universal, Nación, p. 5)

.

.

Historias de NegoCEOs // El Waterloo de la secretaria Rocío Nahle

El tiempo se agota para Rocío Nahle. A menos de un año del momento en que deba oficializar sus aspiraciones a la gubernatura de Veracruz, su trampolín electoral se ha convertido en su Waterloo. Sus correligionarios confirman que el proyecto de construcción de la refinería Dos Bocas es un desastre, lo cual no sólo amenaza con marginarla de la carrera, sino que la obliga a buscar cualquier tipo de fuero para evitar que las responsabilidades administrativas se conviertan en problemas de tipo penal.

Frente al incumplimiento en tiempos y presupuestos de la refinería, el presidente Andrés Manuel López Obrador y la actual secretaria de Energía ven señalamientos de omisiones o irregularidades por parte de autoridades hacendarias, además de reclamos por falta de coordinación con proveedores y encargados de la construcción. Por si fuera poco, afrontan las críticas y la guerra sucia de algunos veracruzanos que integran su propio “movimiento”, quienes también tienen la mira puesta en el próximo proceso electoral.

Dos Bocas es un fracaso desde cualquier enfoque: se proyectó un presupuesto de construcción de 8 mil millones de dólares y hoy las estimaciones rondan los 20 mil millones, si el proyecto llega a terminarse. Si bien las fechas de entrega nunca han sido del todo claras, se han rebasado los tiempos pronosticados por el presidente López Obrador, quien soñaba con que la refinería estaría produciendo actualmente unos 160 mil barriles diarios de gasolina magna y premium.

Al mismo tiempo, el proyecto se ha convertido en un foco de corrupción. El único proyecto prioritario que administrativamente no está en manos de la Marina o el Ejército, por lo que no alcanza el manto de incorruptibilidad de las Fuerzas Armadas para cubrir a Rocío Nahle. Los efectivos militares –casi 2 mil elementos– están dispuestos en los alrededores del complejo para evitar sabotajes, pero las decisiones de presupuesto y contrataciones son responsabilidad exclusiva de la titular de Energía.

Vemos entonces que entre los constructores y proveedores principales de la Refinería Olmeca se encuentran firmas con un pasado cuestionable, como la mexicana Manufactura Especial y Proyectos Industriales, la italiana Techint y la acusada de corrupción en Corea, Samsung. La primera, mejor conocida como MEPI, se encuentra directamente ligada a la familia de Juan Carlos Tapia, involucrado en la trama de corrupción y sobornos de Pemex en los tiempos de Emilio Lozoya, a través de su razón social Construcciones Industriales Tapia.

En el caso de Grupo Techint, se trata de otro socio de la brasileña Odebrecht, como integrante del consorcio AOT (Arendal-Odebrecht-Techint) para la construcción por casi mil millones de dólares del gasoducto Los Ramones II. Odebrecht es una empresa más que conocida. Arendal, de Jesús García Pons, que también fue señalada e investigada por participar en presuntos actos de corrupción. Pese a todo, Techint fue invitada a participar en el Paquete 4 de Dos Bocas, el cual contempla la construcción de plantas de tratamiento de gases para cogeneración de energía.

La buena relación del Presidente y Rocío Nahle con el CEO de Techint, Paolo Rocca, tiene mucho que ver en estas deferencias. En este espacio hemos comentado la trayectoria que esa familia italiana tiene desde mediados del siglo pasado en Veracruz y de las conexiones que los descendientes de Agostino Rocca lograron tender con la 4T a través del exgobernador Miguel Alemán Velasco, antes de que la familia del último cayera en desgracia por el caso Interjet.

Posdata

La secretaria Rocío Nahle, de origen zacatecano, va a competir por la gubernatura de Veracruz contra el expresidente de la Cámara de Diputados, Sergio Gutiérrez Luna. Les espera un largo y sinuoso camino para materializar el sueño de gobernar esa entidad. En esa misma ruta tendrá que enfrentarse a perfiles técnicos como el del alcalde de Xalapa, Ricardo Ahued, o a otros más rudos como el del diputado morenista favorito de Mario Delgado.  (Mario Maldonado, El Universal, On line)

.

.

Estrictamente Personal / García Luna y las razones de Estado

El juicio de Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Felipe Calderón, se ha vuelto un asunto de Estado para el presidente Andrés Manuel López Obrador. Quiere que en la opinión pública mexicana no haya tema más importante que el juicio que apenas comienza, y que la Corte del Distrito Este en Brooklyn lo encuentre culpable de colaborar con el Cártel de Sinaloa. López Obrador está comprometiendo cosas impensables, en una clara necesidad política para cobrarle a Calderón la factura por haberlo derrotado en las elecciones presidenciales en 2006, y darle un motivo para perseguirlo penalmente. No hay semana donde no se refiera a los dos, y acuse a García Luna de corrupción, usándolo como símbolo y esencia de aquel sexenio.

Es tal la ansiedad de López Obrador que ayer pidió a la Corte –donde no tiene voz ni voto– lo que sería ideal para sus objetivos: que el juez Brian Cogan permita que García Luna muestre su amplia colaboración con funcionarios y exfuncionarios de Estados Unidos en el combate al narcotráfico, como prueba de inocencia de recibir sobornos del narcotráfico, como pide su defensa, y que aprueba que se den a conocer sus ingresos y el origen de ellos después de fungir como secretario, como lo desea la fiscalía. Para las partes que litigan en Brooklyn, las posturas son excluyentes.

Pero para López Obrador es fundamental, para que al explicar la “doble vida” que llevaba García Luna, donde “por un lado se le premia, se le reconoce, y por otro lado él tiene una relación de protección a la delincuencia organizada”, se pueda saber hasta dónde “estaban metidas” las autoridades estadounidenses con el exsecretario, que le reforzaría su narrativa y aumentaría la presión pública contra Calderón, asumiendo que comprobaría que las agencias y servicios de inteligencia de Estados Unidos, como lo ha especulado, tenían una autorización amplia del gobierno para intervenir a sus anchas en México.

El gobierno de Calderón, como supone López Obrador, sí estableció una relación sin precedentes con el gobierno estadounidense en materia de seguridad, que provocó tensiones dentro de su gabinete de seguridad y conflictos entre García Luna y el procurador general Eduardo Medina Mora –que podría ser uno de los testigos que hablen en contra del exsecretario–, que también causaron choques entre las agencias de ese país, en particular con la DEA, que se inclinó hacia el lado del exfiscal mexicano a cambio de privilegios en los interrogatorios de narcotraficantes.

Lo paradójico es que López Obrador está dispuesto a hacer exactamente lo que critica del pasado, a cambio de que la Corte del Distrito Este encuentre culpable a García Luna. En semanas recientes hubo una petición directa, al más alto nivel, para, a cambio de que el gobierno de Joe Biden cabildeara con el juez Cogan para llegar a esa conclusión en el juicio, colaborar ampliamente en materia de seguridad, en los términos como ha venido solicitándole Washington. Ese quid pro quo es posible, aunque se ve poco probable porque, a diferencia de la experiencia de López Obrador con el Poder Judicial mexicano, la autonomía de los jueces está por encima de las presiones políticas en ese país.

El mensaje a Washington fue que, para López Obrador, la condena de García Luna es un asunto de Estado, sin aclarar que con ello vincularía penalmente a Calderón en México a partir de las razones por las que sentenciaran al exsecretario. Políticamente sería un manjar que, para imaginar la dimensión de su impacto, basta ver cómo ha capitalizado la Operación Rápido y Furioso, donde, pese a no estar involucrado, existe una orden de aprehensión, que mantienen en stand by contra el expresidente por esa polémica iniciativa, y que, pese a que no se sostendría en un juicio, lo empujó a irse a vivir a España.

Se desconoce cómo recibieron el mensaje en la Casa Blanca, porque esto implicaría la voluntad política de López Obrador para cumplir las tres principales exigencias de Estados Unidos en la materia: las extradiciones de Rafael Caro Quintero y de Ovidio Guzmán López, y acciones efectivas para reducir el tráfico de fentanilo a Estados Unidos. Esto, sin embargo, difícilmente lo cumpliría el Presidente, quien ha dado señales claras de que no quiere extraditarlos, y que tampoco desea mejorar la cooperación en seguridad con el gobierno de Biden.

La deficiente comprensión de López Obrador sobre cómo funcionan las cosas en Estados Unidos dificulta la materialización de sus deseos. Ayer, por ejemplo, para reforzar su crítica a los funcionarios de Estados Unidos por no haber visto o haber tolerado la “doble vida” de García Luna, mostró una fotografía hace tiempo difundida, pero publicada esta semana en The New York Times, de la visita en 2009 de la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, al Centro de Mando de la Policía Federal en Iztapalapa, acompañada por García Luna, cuando el vicepresidente en ese momento era Biden.

A diferencia de lo que cree López Obrador en México, los gobiernos en Estados Unidos no se manejan a través de los paradigmas del antes y el después. En México, López Obrador se ha deslindado de las políticas del pasado y las ha demolido. En otras naciones no se destruye todo lo que hicieron otros gobiernos, ni a nadie se le ocurre que el pasado marcó un fin y el presente un nuevo amanecer. Hay líneas continuas, no necesariamente idénticas en todos los campos, incluso cuando los gobiernos pertenecen al mismo partido, y hay políticas de Estado que marcan cuáles son las razones que definen a una nación.

Para López Obrador la única razón de Estado, al menos en este tema, es lo que juega en beneficio de sus creencias y fobias. No le importa que se haga justicia en Brooklyn, ni da margen a la presunción de inocencia de García Luna. Necesita su condena para iniciar una persecución penal contra Calderón y acabar, de manera definitiva, con él. (Raymundo Riva Palacio, El Financiero, Nacional, Política y Sociedad, p. 32)

.

.

Desde San Lázaro // El ocaso del presidente

Faltan poco menos de 22 meses para que termine el sexenio del presidente López Obrador y por lo que se juzga, está en pleno ocaso, a pesar de pretender consolidar una figura presidencial fuerte con la cooptación, entre otras medidas de control, de varios organismos públicos autónomos como la Comisión Nacional de Derechos Humanos o la misma Fiscalía General de la República, por citar tan solo algunos ejemplos.

Esa fuerza que pretende tener el jefe del Ejecutivo federal ha sido golpeada por uno de sus exsubalternos que lo acompañaba cada semana en las mañaneras, me refiero al exsubsecretario de Seguridad, hasta hace dos semanas, Ricardo Mejía, quien no obstante haberse comprometido a respetar los resultados de las encuestas de Morena para medir la popularidad de los aspirantes a la gubernatura de Coahuila, le valió queso ese compromiso cuando perdió ante el senador Armando Guadiana, y le votó la chamba al presidente de forma grosera, ya que solo le envió “un papel” para anunciarle su dimisión.

Con la fractura del bloque oficialista en Coahuila, Morena perderá en esa entidad y con ello romperá la inercia ganadora que traía ese partido en el territorio nacional.

Lo grave del asunto es que la derrota del partido oficial contaminará la elección en el Estado de México, en donde los aliancistas conformados por el PRI, PAN, PRD y Nueva Alianza, han cerrado filas a pesar de la eventual traición de dos de sus aliados más notables, me refiero a Alejandro Moreno, líder nacional de los tricolores y el gobernador Alfredo del Mazo, para alzarse con el triunfo con Alejandra del Moral.

En la entidad mexiquense se asienta uno de los grupos políticos más relevantes del país, conformado por priistas de cepa y, por si fuera poco, también existe un bloque empresarial de relevancia que ya decidió apostar con todo para que el Revolucionario Institucional no pierda su bastión más importante.

El ocaso de AMLO comenzó con la marcha ciudadana del 13 de noviembre en defensa del INE y de la democracia, porque luego se sucedieron diversos acontecimientos que resultaron en dolorosas derrotas para el principal huésped de Palacio Nacional.

El rechazo en el Congreso de la reforma electoral de AMLO, obligó a diseñar un plan B para reformar seis leyes electorales secundarias y que en estos momentos están listas para ser activadas cuando los legisladores regresen a la actividad con su nuevo periodo ordinario de sesiones, aunque al final del día el asunto terminará en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al prosperar la controversia constitucional impulsada por los opositores, ya que a la nueva presidenta, la ministra Norma Lucía Piña, no le tiembla la mano para respetar el orden constitucional.

Luego vino la elección del nuevo presidente del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, Guillermo Valls, personaje que luchó contra la nomenclatura oficialista que buscaba imponer a uno de sus incondicionales en esa posición.

En la última etapa del 2022 y arranque de este año, se desgastó en demasía la figura presidencial al defender a la ministra plagiaria Jazmín Esquivel y a su esposo, uno de sus constructores favoritos, José María Rioboó; además de entrarle al quite en la sucesión al tirarle una tabla de salvación a Claudia Sheinbaum ante su Waterloo, léase el Metro, con el envío de 6 mil elementos de la Guardia Nacional.

Desde luego, la reunión de los líderes de América del Norte, celebrada en México, fue adversa al presidente López Obrador, porque se dobló ante sus contrapartes de Estados Unidos y Canadá, al aceptar sus condiciones en temas muy sensibles como son: la aprehensión de Ovidio Guzmán, la persecución en serio de los capos de la droga; convertir a México como “Tercer País” en temas migratorios; e impulsar las energías limpias, entre otros temas, aunque le cabe la satisfacción a AMLO de lograr una victoria pírrica con la aceptación de Joe Biden de aterrizar en el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles.

La falta de liquidez en las arcas federales ante la caída internacional de los precios del petróleo y el déficit en las finanzas públicas, aunado a la baja en la recaudación tributaria y el exorbitante gasto por los intereses de la deuda, las pensiones, los programas de política social con tintes electorales y el sobre costo de las tres obras insignia de AMLO: la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el aeropuerto Felipe Ángeles, han puesto contra la pared al presidente porque carece del margen de maniobra presupuestal para fortalecer su presidencia y asegurar el triunfo en Edomex y la elección presidencial en el 2024.

Con el paso del tiempo, sus corcholatas crecerán proporcionalmente a su declive y si surge un candidato único de la oposición, pues las cosas se complicarán aún más para el presidente López Obrador, en la última etapa de su administración. (Alejo Sánchez Cano, El Financiero, Opinión, p. 27)

.

.

Arsenal // Dudas y desconfianza en el pacto Marko-Alito

El reparto de candidaturas en el seno de la alianza Va por México ha producido un descontento enorme no sólo en el PRD —el menor de los tres partidos de la coalición—, sino entre priistas convencidos de que ya se entregó la candidatura presidencial al PAN, a cambio de encabezar el Edomex y Coahuila.

No confían en que Acción Nacional, el partido más fuerte de la coalición, vaya a soltar la candidatura presidencial, después de ceder al PRI las dos entidades con elecciones este año.

El pacto Alito-Marko, acordado el pasado mes de diciembre, dice que los herederos de Manuel Gómez Morin van a conducir y “siglar” el proceso para la elección del abanderado presidencial y el de la CDMX.

El senador Miguel Osorio habló ayer por primera vez de ese acuerdo apenas anunciado por Marko Cortés y Alito Moreno. El extitular de Gobernación celebró el pacto, pero advirtió que se adelantaron a los tiempos. “Hay que platicar con MC, que para mí es fundamental que esté en la alianza”, dijo.

Añadió: “La elección se debe abrir a la población para que puedan determinar al candidato presidencial de la alianza. Por supuesto que no estoy de acuerdo que solamente los militantes de un partido político sean los que determinen al próximo candidato de la alianza. 

“Se debe abrir el proceso para que sea la población en general la que determine el candidato de cualquier partido político o de la propia sociedad civil”.

Beatriz Paredes y Claudia Ruiz Massieu, ambas exdirigentes del tricolor, también rechazaron el pacto Marko-Alito. Las dos senadoras se pronuncian a favor de que el candidato presidencial se defina en un proceso abierto en el que participen militantes de los partidos y la sociedad civil. (Francisco Garfias, Excélsior, Nacional, p. 4)

.

.

Razones // México y las lecciones de la mafia siciliana

La detención de Matteo Messina Denaro, el único gran jefe de la mafia siciliana que sobrevivía a una búsqueda de más de 30 años, responsable de innumerables crímenes, incluyendo el asesinato del fiscal Giovanni Falcone, sirve para recordar la operación de los tres grandes grupos italianos: la mafia siciliana, la camorra napolitana y la ‘Ndrangheta calabresa, con sus similitudes y diferencias con nuestras organizaciones criminales.

Según cifras de la Asociación Empresarial de Italia, la mafia (con sus tres grandes grupos) controla en ese país el 20% de las compañías, sobre todo las pequeñas; sus utilidades son equivalentes, al año, al 15% del PIB italiano; sus bienes de capital superan los 800 mil millones de dólares en todo el mundo, de los cuales 11 mil millones están invertidos en bienes raíces y otro tanto en el sector financiero, mientras que las operaciones de falsificación de productos de marca y mercado negro les deja utilidades netas de 15 mil 500 millones de dólares al año.

La Confesercenti, la asociación que agrupa a los comerciantes en Italia, estima, a su vez, que la mafia factura unos 90 mil millones de euros al año, lo que equivale al 7% del Producto Interno Bruto del país, y eso la convierte en la industria más rentable de la península. De esa cantidad, 10 mil millones de euros provienen de la extorsión; 30 mil millones de la usura; 4 mil 600 millones del contrabando; 7 mil millones de hurtos y robos y 13 mil millones de euros de edificación ilegal. Lo más preocupante de este proceso, dice la central de comercio, es la enorme capacidad de la mafia para reinvertir esas utilidades en la economía formal y, de esa manera, legalizarla.

Usan tres métodos, según el mismo informe empresarial, los empresarios que quieren abrir nuevos negocios son contactados y se les imponen reglas y sociedades: en otras palabras, se les obliga a aceptar una participación minoritaria de la mafia en sus negocios; los propios mafiosos han ido haciendo pasar sus empresas de pequeños comercios a grandes industrias, “aceptando” capitales legítimos que se asocien con ellos y, tercero, muchas de las grandes empresas han pactado con la mafia para tener una suerte de seguro preventivo.

No es una especulación. Con base en una investigación contra la mafia calabresa, Italcementi, el quinto productor mundial de cemento, una empresa con 22 mil empleados y que factura más de 6 mil millones de euros al año sólo en Italia, aceptó pactar con la mafia calabresa para no sufrir secuestros, atentados o sabotajes, asumió costos mayores (vía también acuerdos sindicales) y favoreció a esa organización en el proceso de comercialización del cemento. Cuando el líder de la mafia calabresa fue detenido, meses atrás, se descubrió que, por lo menos, 120 millones de euros provenían de ese acuerdo con la empresa cementera, la cual se limitó a decir que no tenía comentarios al respecto. Hay que poner atención en cómo, ante las mayores presiones del Estado, la mafia no ha abandonado el tráfico de drogas, pero lo ha dejado en sectores muy específicos, mientras se ha volcado a ampliar su poder político y económico. (Jorge Fernández Menéndez, Excélsior, Nacional, p. 6)

.

.

De crisis mayores

Por más que nos empeñemos, las crisis de este mundo nos sobrepasan, se multiplican y se convierten en lo que se ha empezado a calificar de “policrisis”. Abigarrados fenómenos en los que se funden y confunden las secuelas e implicaciones de la crisis sanitaria, en la salud, pero sin duda en la economía y en la política poniendo de relieve las muchas y profundas fallas que han acosado y acosan al Estado y a nuestro modo de vida comunitario y personal. Entre temores y desconciertos las incertidumbres, personales y colectiva, se retroalimentan. Las tristes, vergonzosas habría que decir, penalidades que a diario pasan las familias de los miles de mexicanos desaparecidos, resume con crueldad inclemente el orden perforado de nuestra convivencia y, claramente, de las leyes y el Estado, deterioro que, intuimos, está en el fondo de la cuestión existencial que define la época.

Nunca como ahora, la humanidad había vivido bajo un régimen único cuyos poderes dominantes querían ser exclusivos. De ahí las repetidas y destructivas embestidas de los capitalismos imperantes sobre los “pueblos sin historia” que no podían sino resistir las bárbaras invasiones e intervenciones, so pretexto de llevarles la civilización que, además, tenía que ser cristiana y comercial.

Los colonialismos de toda especie nos cuentan con claridad descarnada esas historias, también los esfuerzos de los pueblos por resistir y reclamar de sus elites compromisos mayores de construcción estatal y nacional, así como de unas formas de producir que portaran promesas de mejoramiento social, individual y colectivo.

La construcción de nuevas y hasta novedosas formas de producir y distribuir, de “hacer economía”, fue socorrida como misión de muchos, hasta que las Naciones Unidas la decretaron causa universal y planetaria. El desarrollo, más que la modernización o la modernidad, tendría que ser la consigna de orden, universal y planetario mediante un comercio amplio y vinculado con las necesidades del desarrollo y de una cooperación internacional respetuosa de las proclamas soberanas de los pueblos que emergían y se volvían naciones a costos muy altos y pocas veces exitosos.

Llegó la globalización que los poderes volvieron “híper”, a decir de Dani Rodrik, y el mundo parecía descubrir senderos promisorios hacia otro orden global. Serían el libre comercio, hasta erigir un mercado mundial unificado, y la implantación de la democracia representativa, las guías para navegar hacia esas playas que muy pocos habían podido alcanzar y traducir en riqueza, consumo, creatividad y, en fin, en desarrollo y progreso para todos.

Nuevo y glorioso amanecer que el profesor John Gray de la London School of Economics, no tardó mucho en calificar de “falso”. El mundo no conoció ni un comercio amplio y libre, ni paraíso terrestre y global alguno para mover dinero y capitales; tampoco una democracia plenamente desarrollada, asentada en las sociedades.

Las avenidas hacia un crecimiento económico que, al menos, prometiera empezar a alcanzar a los países y economías más avanzadas, no aparecían transitables. Sólo Corea y China, como ocurriese antes con Japón, dieron el salto y se inscribieron en el minoritario círculo de las grandes empresas y proezas en el comercio y la inversión, auspiciando renovaciones e innovaciones institucionales en favor de mejorías significativas en materia de bienestar y seguridad.

Hoy tenemos que constatar, en medio de una post pandemia poco definida y con una recuperación precaria, que el Tercer Mundo vuelve a la escena mundial no para mostrar logros sobre el atraso o la pobreza, sino como fuente inagotable de migrantes que buscan sobrevivir. El tsunami migratorio del sur no solo presiona a los vulnerables sistemas de bienestar y salud, sino que se le usa como argumento para “justificar” los más rancios odios nacionalistas y racistas contra los migrantes, los diferentes.

De esto sabemos los mexicanos y suponemos que también los gobernantes. Nuestras ganancias externas, fruto de las exportaciones masivas y primordiales para la industria, no se han transferido eficazmente al sistema económico y social interno. Es en buena medida por ello, que simplemente la desigualdad se reproduce y la pobreza masiva no se conmueve mayormente ante las vanas presunciones del gobierno y su presidente.

Cada quien su sur, pero hemos de reconocer que nos las hemos arreglado para tener un “sur” en cada pedazo de nuestros epidérmicos nortes, donde tiende a ubicarse e implantarse otra pobreza, una que ya no proviene inmediatamente del decaído campo, sino de urbes medianas también aquejadas por el fantasma del empobrecimiento, los endeudamientos insolutos, el mal empleo y, de nuevo, la inseguridad y el temor como males de muchos hogares desvalidos y periféricos sin seguridad pública alguna.

Un plan de reconstrucción nacional está por formularse y ponerse en práctica, como lo ha propuesto Cuauhtémoc Cárdenas. Claramente tendrá que ser tarea de unidad nacional, y los absolutismos que hacen de las divisiones su modus operandi tendrán que ceder su puesto a quienes estén dispuestos a encarar las durezas e incomprensiones que requieren compromiso y no regodeo con vanidades; mucho menos de soberbias que, al amparo del vacío político en que recaló nuestra de por sí débil democracia, quieren salir a escena. (Rolando Cordera Campos, El Financiero, Economía, p. 10)

.

.

GN en el Metro: un ridículo tras otro

El asalto a la razón/Carlos Marín

Milenio

No es la primera vez, pero ayer, con todo y seis mil soldados de la Guardia Nacional, amaneció grafiteado un vagón del Metro en la estación Cuauhtémoc de la Línea Uno.

En los días previos habían sido detenidas (y no todas consignadas) seis personas, algunas de las cuales sortearán su proceso en libertad, acusadas de “ataque a las vías de comunicación”.

Se trata de tres mujeres y tres hombres:

Una de las “saboteadoras” es identificada por la Fiscalía como Viviana N, capturada por dejar caer a las vías (parece no haber video, se ignora si voluntaria o involuntariamente) unas aspas de plástico dizque provocando un corte de energía (el material no es conductor de electricidad); otra señora por una bufanda y una más por una lata de refresco.

También fueron aprehendidos, esposados y liberados Cristhian M, Iván G y José B por “arrojar” teléfonos celulares.

La pinta descubierta este miércoles contiene lo que pudiera ser un mensaje: CZCR, con la firma SkR.

Para un hilarante catálogo del ridículo circulan en redes las imágenes de dos vigilantes y un fotógrafo ataviados de civil; cuatro militares con uniforme de fajina y la palabra Ejército en sus chalecos antibalas, y tres policías vestidos de azul que, sin permiso y retrasando la circulación de convoyes, aseguran lo que parece una lata chamuscada de Coca-Cola tan peligrosa que se escucha con claridad: “¡Apúrenle porque este es oro, oro molido!”. El primero de los dos soldados que descienden toma fotos del bote, se coloca profilácticos guantes azules para no contaminarlo con sus huellas y deposita en una bolsa transparente la evidencia para su inútil y carcajeante análisis forense.

El valiente operativo se llevó casi tres minutos.

De pura vergüenza está siendo el paranoide despliegue de militares, policías y vigilantes del Metro (en total unos 12 mil), ya que, en todo el mundo, los andenes de este medio de transporte, suelen ser depósitos de una gran variedad de desechos.

Tan solo el año pasado, en el de Ciudad de México, del total de objetos encontrados, 51 por ciento fue de teléfonos celulares (muchas veces tirados por ladrones descubiertos para negar su delito), 588 en total.

El porcentaje restante fue de 114 audífonos, 67 bastones o muletas, 49 anteojos, 41 zapatos, 35 carteras, 30 documentos, 30 paraguas, 26 bolsas, 24 alhajas, 19 objetos metálicos y 16 mochilas o maletas que totalizan mil 39 cosas, algunas de las cuales, en opinión de los gobiernos capitalino y federal, pudieran motivar los “atípicos” incidentes, accidentes y tragedias ocurridas en el Metro.

Si de verdad se tratara de prevenir “sabotajes”, los usuarios del Sistema de Transporte Colectivo han estado en riesgo, no por lo que es echado a las vías, sino porque las administraciones de los últimos 25 años han permitido que se convierta en tianguis y que “el pueblo” suba inclusive con bicicletas, pero sobre todo por las graves deficiencias de mantenimiento… 

cmarin@milenio.com

.

.

¿Derecho a la vida del Chapo?, ¿y sus miles de víctimas, presidente?

Salvador García Soto

El Universal, 

Nadie sabe a ciencia cierta a cuántos seres humanos asesinó, torturó, mutiló y desapareció violentamente Joaquín “El Chapo” Guzmán, personalmente o a través de sus sicarios, en su larga carrera criminal antes de ser extraditado y sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos. Los cálculos de los fiscales estadunidenses que lo acusaron ante la Corte Federal de Brooklyn, con base en las declaraciones de 56 testigos, videos, fotografías y mensajes de texto interceptados, llegaron a hablar de 70 mil asesinatos violentos ordenados y cometidos por el narcotraficante mexicano, descrito como “sanguinario y violento” por sus propios sicarios que testificaron en su contra.

Secuestros, asesinatos, decapitaciones contadas por miles a cargo de los escuadrones de la muerte que comandaba El Chapo. Un antiguo sicario del Cártel de Sinaloa, que trabajó directamente bajo las órdenes del narco sinaloense, declaró en el juicio que Guzmán Loera les ordenaba secuestrar, interrogar, torturar y disparar contra miembros de organizaciones rivales, a veces llevando a cabo él mismo los actos de violencia. Isaías Valdez Ríos, quien llegó a ser guardia personal del capo, tras haber sido soldado del Ejército mexicano en las fuerzas especiales, narró cómo su jefe golpeó a dos hombres con la rama de un árbol hasta que sus cuerpos “quedaron como muñecas de trapo”, antes de dispararles a ambos en la cabeza y ordenar a sus hombres que lanzaran los cuerpos al fuego. “Pónganlos en la hoguera, no quiero que queden huesos”, ordenó Guzmán.

Hoy, el que fuera por mucho tiempo el narcotraficante más temido y buscado del mundo, el mismo que se burlara en dos ocasiones del gobierno mexicano y su corrompido sistema carcelario al fugarse en dos ocasiones de penales “de máxima seguridad” como Puente Grande, Jalisco, y La Palma en Almoloya, Estado de México, pasa sus días en una celda de la impenetrable cárcel Supermax en Colorado, temida y definida en el mundo carcelario como el Alcatraz de las Rocosas. Apenas cumple tres años de la sentencia de cadena perpetua de hasta 30 años que le dictara el implacable juez Bryan Cogan y el sanguinario Guzmán Loera ya se queja, a través de sus abogados en México, de “tratos inhumanos”, “aislamiento” y “tortura sicológica” por lo que pide al gobierno mexicano que le ayude para ser devuelto por los Estados Unidos y repatriado a su país para purgar su sentencia en una cárcel mexicana.

La petición, que se hizo primero a la embajada mexicana en Washington a través de un correo electrónico y que luego difundieron mediáticamente los abogados encabezados por José Refugio Rodríguez, ya fue derivada a la Secretaría de Relaciones Exteriores, aunque en principio el canciller Marcelo Ebrard dijo que no veía “posibilidades” de que la repatriación fuera viable. Pero ayer le preguntaron al presidente López Obrador, en su conferencia mañanera qué pensaba de la solicitud del Chapo Guzmán y, con la extraña y rara debilidad que siempre ha mostrado por “el señor Guzmán Loera” –como él lo llama–, el mandatario dijo: “Cuando se trata de derechos humanos hay vías y hay instancias internacionales, entonces no es descartar porque el principal de los derechos humanos es el derecho a la vida, entonces a cualquier persona se le tiene que garantizar este derecho”.

 El presidente dijo que la cancillería revisaría el asunto para ver si procede, pero pidió que, tratándose de los derechos humanos del narcotraficante “siempre hay que dejar la puerta abierta”. No es la primera vez que López Obrador se compadece del Chapo Guzmán en particular y de los narcotraficantes en general argumentando que “también son seres humanos y tienen derechos”. De hecho, el lloriqueo de los abogados del narco sinaloense es el segundo intento por repatriarlo a México, el primero lo hizo la madre del capo, María Consuelo Loera, en una carta que le mandó al presidente en 2019 y que éste hizo pública.

 No es nada nuevo que López Obrador pondere y defienda públicamente los derechos humanos de los criminales y narcotraficantes, pero no deja de ser indignante e inexplicable que el presidente se preocupe más por delincuentes sanguinarios como Joaquín Guzmán que por los miles de víctimas que asesinó, torturó y desapareció el narco sentenciado en Estados Unidos. Le conmueve al presidente saber que “don Joaquín Guzmán Loera”, porque él se niega a decirle “Chapo”, está triste y desolado en una celda en Colorado, con dolores de muelas que no le atienden, pero no le conmueve que durante sus cuatro años de gobierno hayan asesinado ya, violentamente, a más de 170 mil mexicanos, según las cifras oficiales de su propio gobierno.

 Esos cientos de miles de mexicanos muertos por una violencia despiadada e inhumana que no ha podido frenar su gobierno, que en su mayoría eran jóvenes, familias enteras masacradas, niños baleados, mujeres e hijos desaparecidos, secuestrados y asesinados por los narcos y luego tirados sus cuerpos en fosas clandestinas ¿no tenían derecho a la vida? ¿No importaban sus derechos humanos más que los de los criminales que los asesinaron? ¿Todos esos mexicanos jóvenes, mujeres, profesionistas, campesinos, estudiantes, padres de familia, niños y niñas no merecen la compasión y la defensa que el presidente de México le otorga a un capo juzgado y sentenciado? ¿Sus vidas no merecían también que López Obrador les dejara “la puerta abierta” a sus derechos humanos?

 Hace tiempo es claro e inocultable que el presidente mexicano extravió y perdió el rumbo cuando su estrategia de seguridad privilegió abrazar a los criminales y violentos en lugar de combatirlos. Pero lo que cada vez es más difícil de entender es el porqué de su reiterada defensa a los grupos que tienen asolados y asustados a los mexicanos en amplias regiones del país en donde, cuando no los matan o los desaparecen los expulsan de sus tierras y propiedades.

 Tantas deferencias, tanto replegarse ante el poder fáctico del narco, hace pensar en que sí hay pactos de impunidad de este gobierno hacia el crimen organizado. Porque aun en el único golpe real que ha dado su gobierno, con la reciente captura de Ovidio Guzmán, no queda claro por qué razón no lo quiso entregar de inmediato a los Estados Unidos, cuando su captura se hizo con una orden de detención con fines de extradición librada por la justicia de ese país. ¿Será que igual que en el caso del padre, López Obrador también se preocupa por los derechos humanos de Ovidio? Ojalá algún día se preocupe igual por los derechos de los cientos de miles de víctimas en este país.

 NOTAS INDISCRETAS… La carta que ayer le dirigieron 33 académicos, investigadores y directivos de las Facultades, escuelas e Institutos de la UNAM al Consejo General Universitario no tiene desperdicio. Los prestigiados catedráticos e investigadores unamitas exigen que el Consejo, a través de su Comisión de Honor y Justicia ejerza la autonomía que le concede la Constitución y resuelva de fondo el tema del plagio cometido por la exalumna Yasmín Esquivel Mossa, quien dicen, incurrió en una conducta que violenta las normas internas de la Universidad y amerita la anulación de su título de licenciatura. “No hacerlo afectaría la credibilidad de todos los títulos emitidos por nuestra Alma Mater”, dicen los académicos, que cuestionan la actuación del abogado general de la UNAM, Alfredo Sánchez Castañeda, que califican de “extraña” y desmienten su argumento de que “no hay normatividad” para sancionar a Esquivel Mossa por haber plagiado su tesis. ¿Será que el rector Graue y los órganos universitarios seguirán rehuyendo su responsabilidad en este penoso asunto?…

Hoy en Madrid, el Rey Felipe VI recibirá a la delegación de empresarios mexicanos de la cúpula nacional que participaron en el Foro Empresarial México-España. La recepción que les dará el monarca a los dirigentes del CCE, Coparmex, Concanaco, Concamín, ABM y de la Industria de Autopartes será conjunta con los líderes de la patronal española agrupados en la CEOE, y demuestra la importancia que el gobierno español le está dando a la relación con México y al intercambio comercial con nuestro país. Muy distinta la actitud de las autoridades españolas a la del presidente mexicano que sigue ofendido porque no le pidieron disculpas y habla de una “pausa” en las relaciones con España. La pausa estará en su cabeza y en la burocracia de su gobierno, porque en la realidad la relación comercial, cultural y diplomática con España sigue viento en popa… Los dados mandan Serpiente Doble. Mala racha.

,

,

Los protegidos del Presidente

Guadalupe Loaeza

Vaya líos en los que se meten el presidente López Obrador y sus protegidos. Después del zafarrancho del fiscal Alejandro Gertz con la hija de la viuda de su hermano, Alejandra Cuevas, ahora surge un nuevo «thriller» con un reparto más nutrido: José María Riobóo; la nuera de éste, María Isabel Cal y Mayor, y no podía faltar la sinvergüenza de la ministra Yasmín Esquivel.

Gracias a nuestro periódico nos enteramos que Riobóo -con bigote estilo hitleriano, esposo de la ministra cuestionada por el ya conocido plagio de una tesis- pretende encarcelar a su nuera por «proporcionar durante ocho años de matrimonio las comidas y bebidas que propiciaron la muerte de su hijo Rodrigo Riobóo Talayero». Éste murió de 34 años en un hospital de Cádiz, España. Reforma reporta que «a los pocos meses de iniciada la averiguación, la Fiscalía capitalina pidió la captura de la viuda y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) le congeló sus cuentas bancarias, confirman distintos documentos judiciales de México y España». No hay que olvidar que Riobóo es el contratista más cercano y amigo personal de López Obrador, según él, «uno de los mejores ingenieros del mundo», aunque no es la mejor persona del mundo, y no hay que olvidar tampoco que Yasmín Esquivel sigue siendo ministra de la Corte y que sus «chicharrones» todavía truenan, especialmente en casos como este. Como bien dice la nuera de Riobóo: esta situación «ha hecho difícil que la justicia mexicana opere con imparcialidad en mi caso, es decir, es muy probable que exista un conflicto de intereses».

Y por si este enredo no fuera suficiente, siempre gracias a nuestro periódico supimos que: «Da Sheinbaum ‘regalo’ a Riobóo», es decir, tres contratos por más de 50 millones de pesos entre 2020 y 2022. Es evidente que, dada esta relación, la ministra se quedará en su silla, muy contenta y más rica, por el solo hecho de que el Presidente los protege y los consiente. «Eres mi contratista favorito; tu esposa, mi ministra predilecta, y tú, Claudia, mi ‘corcholata’ incondicional. Los cuatro estamos unidos por una misma razón: ¡el poder! No te preocupes, José María, ya tienes firmados tus contratos, vamos a insistir con la extradición de España para que tu nuera termine en la cárcel. Yasmín, tranquila, vamos a reeditar tu tesis para que sea libro de texto. Y para ti, Claudia, organizaremos la campaña para Presidenta más intensiva de que se tenga memoria». Los involucrados indirectos en este complot son, naturalmente, lo quieran o no, Marcelo Ebrard, como secretario de Relaciones Exteriores; la fiscal Ernestina Godoy y el rector de la UNAM, Enrique Graue, cuya actitud tibia ante el evidente fraude de la ministra deja mucho que desear. Al final, la que pagó los platos rotos fue la asesora de tesis de la ministra Esquivel, Martha Rodríguez Ortiz, a quien se le canceló el contrato de profesora. Ciertamente, no es una palomita blanca, pero al no tener influencias fue la única víctima. Claro, a ella ni la conoce el Presidente…

Decía mi madre que con la edad se te pone la cara del oficio; el rostro de la ministra Esquivel es más que revelador. Su expresión de mentirosa y mustia la delata. Por más que se peine con pistola de aire, por más que se arregle, por más que se maquille, por más que se ponga pestañas postizas y mascaditas alrededor del cuello, su cara en realidad es una máscara que oculta muchos secretos, dramas y frustraciones. Haga lo que haga, gracias a sus influencias presidenciales, a su dinero, a su marido y a su desvergüenza, su prestigio ya está por los suelos. Ayer Reforma publicó que «Docentes, investigadores, alumnos y egresados de la UNAM exigen la anulación del título a la Ministra Yasmín Esquivel al considerar que de no hacerlo, se pondría en riesgo la credibilidad por no actuar ante un plagio comprobado».

Nadie se salva en este escándalo: «Riobóo pelea por la herencia de su hijo y reclama a su nuera dos propiedades en EE UU» (El País), además, le adjudicaron «un fideicomiso con 14 inmuebles y sus respectivos derechos de cobro, valuados en 77 millones» (Reforma). Por su parte, la ministra quiere conservar su puesto a como dé lugar; Claudia Sheinbaum seguirá contratando a Riobóo, y López Obrador no dejará de repetir: «Que no me vengan a mí con ese cuento de que la ley es la ley».