16 de enero de 2022

Gaspar Zaragoza, un terco gestor de su pueblo

Puede ser una imagen de 3 personas

Gaspar se atrevió, fue terco, obsesivo y persistente en sus gestiones, y logró en tres años lo que muchos han considerado una verdadera proeza para hacer progresar a Guaymas. ¿Como lo logró?

por Bulmaro Pacheco

GASPAR ZARAGOZA: IN MEMORIAM

Bulmaro Pacheco

Apenas ayer sábado 11 a mediodía lo busqué telefónicamente. Contestó su celular alguien que seguramente ayuda en su casa de Miramar y me dijo que Don Gaspar no estaba, que se lo habían llevado a un hospital de Ciudad Obregón. Me entraron las dudas, sentí frío, e indagué con amigos comunes que me manifestaron que su estado de salud se había agravado.

Trataba yo de pasarle a Gaspar al teléfono a su amigo de muchos años, Jorge de la Vega Domínguez —ex secretario de comercio, gobernador de Chiapas y muchos cargos públicos más— un verdadero amigo personal de Don Gaspar que me preguntó por él, en la Ciudad de México donde nos encontramos en un evento político. Me pidió lo comunicara con él para ponerse de acuerdo sobre un encuentro cercano, quizá su próximo cumpleaños 94, (9 de febrero de 1928)

Don Jorge nunca faltaba a los cumpleaños de Don Gaspar, desde enero hablaba para hacer presencia o por teléfono. Se quisieron mucho.

Había yo hablado con Don Gaspar a media semana para saludarlo, ponernos de acuerdo para su cumpleaños, y que me sacara de una duda sobre los orígenes del diputado por Jalisco David Alarcón Zaragoza, nacido en Guaymas en 1926 hijo—Gaspar me lo aclaró—, de Josefina Zaragoza hermana de su padre Gaspar Zaragoza Maytorena. En esa breve llamada, lo noté con dificultades para hablar.

Ya no tratamos los otros temas, porque se sentía mal y cansado dijo, y se disculpó, le pasó el teléfono a la enfermera que comedidamente lo disculpó. No sabía yo que esa sería la última vez que hablara con el gran amigo y el referente político de Guaymas de los últimos años.

¿Que decir de un hombre como Gaspar Zaragoza Yberri que ha sido calificado por tirios y troyanos como el mejor Presidente municipal del puerto en los últimos 60 años?

¿Que decir de quien se atrevió a seguir al Presidente de la República Luis Echeverría en sus giras para recordarle a cada rato su compromiso de crear el aeropuerto Internacional de Guaymas, donde Gaspar personalmente se encargó de todos los trámites locales?

O insistirle al gobernador Faustino Félix Serna sobre la necesidad de construir un nuevo auditorio cívico (hoy Fray Ivo T) y una plaza pública (los tres presidentes) una nueva presa (Ignacio Alatorre o Punta de Agua) un nuevo parque industrial pesquero (Sánchez Taboada) el boulevard Porfirio Hernández y un nuevo rastro municipal (San José), obras que en aquél entonces requerían de la activa participación del sector privado y los gobiernos estatal y federal. No le sacó a la responsabilidad.

Gaspar se atrevió, fue terco, obsesivo y persistente en sus gestiones, y logró en tres años lo que muchos han considerado una verdadera proeza para hacer progresar a Guaymas. ¿Como lo logró?

Hizo buenas relaciones con el gobierno federal. Ahí le ayudó Jorge de la Vega a quien trató con frecuencia cuando este último era el director de la Conasupo. Gaspar canalizó u participación política a través de las organizaciones empresariales del sector agropecuario.

¿Y como convenciste a Don Faustino para que te apoyara en la candidatura? Le pregunté un día.

“Al final de una entrevista con el gobernador en asuntos agrícolas, le comenté, que ahora que se venían las sucesiones municipales (1970) tuvieran mucho cuidado en el PRI en postular para Guaymas a alguien que valiera la pena, que fuera capaz y que hiciera cosas por el puerto y sus pueblos”.

Y me dijo el gobernador: “Y porqué no le entras tú?”

“Porque yo la jugué con Enrique Cubillas en el pasado proceso le contesté”.

¿Y quien te está preguntado? Ándale anímate, Guaymas necesita a alguien como tú, a ver si es cierto», le dijo el gobernador.

Y así fue como Gaspar llegó a la presidencia municipal para el período 1970-1973 un trienio que ha sido calificado por los guaymenses y la historia como el mejor hasta ahora, por las gestiones realizadas para darle impulso al Puerto y avanzar en su desarrollo. Hizo mucho Gaspar en educación, seguridad, salud y el medio rural. Tuvo muy buen equipo de trabajo y sus relaciones con el Estado y la Federación fueron óptimas.

No hizo negocios al amparo del poder y salió como entró del ayuntamiento; el mismo carro, la misma casa, los mismos negocios.

Al terminar se dedicó a sus asuntos privados y se emocionaba cada vez que se le hablaba de política y de su partido. Nunca abdicó de sus lealtades políticas, ni sacrificó por simpatías efímeras y falsas o componendas sexenales, sus arraigadas convicciones. Fue un hombre leal, de alto calibre y de una sola pieza con amigos duraderos y de toda la vida. Un hombre agradecido, noble y firme con un fuerte compromiso social. Hubo varios homenajes del ayuntamiento hacia él. Recuerdo los que promovieron Otto Clausen un 12 de diciembre del 2014 y Sara Valle el año pasado dando el nombre de Gaspar a una avenida del Puerto en el viejo camino a Miramar.

Descanse en paz un gran hombre. El gran amigo Gaspar Zaragoza Yberri.

Te pueden interesar

38 min de lectura
45 min de lectura
3 min de lectura