19 de septiembre de 2021

EL DESPRESTIGIO

Afirmar que la “delincuencia de cuello blanco se portó más mal que la delincuencia organizada”, es un insulto a miles de mexicanos que asistieron a emitir su sufragio y rechazar a un gobierno que no los representa, o que ya rechazan sus políticas públicas.

por Dante Pinal


Para saber ganar hay que saber perder. En las contiendas electorales no debe haber enemigos, al contrario solo hay adversarios. El enfrentamiento y la descalificación son contrarios a la democracia, como gobierno también hay que estar preparados para digerir la derrota.
El discurso desde el Palacio Nacional y en la sede de la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, fue el mismo: “los partidos corruptos de oposición fueron los que ganaron en más de la mitad de alcaldías de la Ciudad de México”.

A las personas que se nieguen a usar cubrebocas en casillas no se les  permitirá votar, advierte el INE «
La violencia en México bate récords en los primeros meses del Gobierno de  López Obrador | Internacional | EL PAÍS


El porcentaje de participación ciudadana en las elecciones del pasado domingo fue ejemplar. Filas y filas de ciudadanos deseosos de ejercer su derecho al voto, se vio en las diversas casillas electorales.
Pero de ahí a afirmar que la “delincuencia de cuello blanco se portó más mal que la delincuencia organizada”, es un insulto a miles de mexicanos que asistieron a emitir su sufragio y rechazar a un gobierno que no los representa, o que ya rechazan sus políticas públicas.
La otra cita de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México: “en la capital del país se ha implementado una campaña de desprestigió en contra del movimiento de la 4ª. Transformación”.
En ambas culpan a los medios de un equis bombardeo y una supuesta guerra sucia que se realizó a través de periódicos, radio y televisión.
¿Y la población no cuenta, los mexicanos que ya están cansados de falsedades, enfrentamientos estériles, de mentiras, su decisión electoral fue manipulada por los medios de comunicación, están seguros?
No debe considerarse así, miles de mexicanos participaron en esa gran encuesta nacional que fueron las elecciones del domingo, donde reprobaron las formas de gobernar asistencialista, que no convencen a una gran parte de la población que aun sigue buscando tener oportunidades de trabajo y un salario digno.

La oposición si debe reconocer sus derrotas, si tiene que callar cuando en diversos estados de la República salieron triunfantes los morenistas, pero las autoridades federal y de la Ciudad de México no pueden reconocer que la mitad de su territorio esta rechazando su forma de gobierno.
En 1997 inicio el declive del gobierno en las elecciones donde el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas triunfo sobre el aparato priísta de esos años. Es posible que con los triunfos de la oposición en la capital del país, sea el inicio, a la inversa, de ese movimiento que en próximos años le ganará al partido en el poder.

Te pueden interesar

33 min de lectura
30 min de lectura
4 min de lectura