26 de octubre de 2021

Desaladora ¿solución o problemón para el gobierno entrante?

El agua de la desaladora costaría casi el triple de la actual tarifa, no se ha rehabilitado el sistema de distribución y otros problemas enfrenta la obra para surtir de agua a Guaymas y Empalme, a la que le seguiría una obra similar para Hermosillo

Aunque el gobierno de Claudia Pavlovich quiere echar a andar la planta desaladora de Guaymas-Empalme este mes de julio, la obra que busca cubrir el déficit en el suministro de agua para los usos doméstico, comercial, industrial y público de Guaymas y Empalme, en beneficio de 225 mil habitantes, enfrenta varios problemas, empezando por lo alto de las tarifas para uso doméstico.

El pasado domingo, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) entregó un título de asignación de uso público urbano a la Comisión Estatal del Agua (CEA) de esa entidad, misma que podrá iniciar con las pruebas y, posteriormente, poner en operación la planta desaladora de Guaymas-Empalme.

Con dicho título, se brinda certeza jurídica para el aprovechamiento de más de 12 millones de metros cúbicos al año (m3/año) de aguas saladas de pozos costeros, que podrán ser desalinizadas mediante filtración por ósmosis inversa y potabilizadas, para complementar el abastecimiento a las ciudades de Guaymas y Empalme, Sonora.

ALTO COSTO

Varios lectores de Quid Sonora nos preguntaron sobre el costo del agua de la desaladora para uso doméstico y si ya se se ha rehabilitado la red de distribución de agua.

El reconocido periodista guaymense Agustín Rodríguez nos informó al respecto:

“Se supone que al menos, 18 pesos M3 sería el costo y para uso doméstico, es una cifra altísima, considerando la baja recuperación pese a que hoy la tarifa es de 6.60 pesos por M3.

“Se ha sugerido usar el agua de la desalinizadora para uso industrial y comercial, para cobrarla a 26 pesos M3”

Agustín agregó:

“Y no, no hay trabajo en rehabilitación del sistema de distribución, por el cual dicen estudios ya divulgados, que se pierden alrededor del 56% del agua que se recibe; es decir, falta agua en Guaymas, pero sobraría si arreglan esas fugas, renovando las antiguas líneas.

“Luego entrarle también al colapsado drenaje. Es un circo.Hhay documentos que el sector empresarial expuso a cada uno de los candidatos en reuniones, por ejemplo, del Consejo Promotor Guaymas 21, donde hay técnicos, científicos y cabezas empresariales como Antonio Llano, Luis Rodolfo Caballero, Luis Felipe Seldner, etc.

“Incluso al propio Rogelio Sánchez, quien no ganó la alcaldía ahora que lo propuso la alianza y que era presidente del Consejo Consultivo del Agua en CEA Guaymas” fueron quienes plantearon la problemática, indica..

Señala que no se podrá poner en operación la planta en julio:

“Mira: la desalinizadora la quieren inaugurar antes de terminar este sexenio estatal, pero no han terminado el acueducto que debe llevar el agua desde el Cochórit, en la playa de Empalme, hasta la pila de la Comisión Nacional del Agua en el centro de esta población; ahora que están tramitando suelos para cruzarlo rápidamente, la gente está pidiendo dinerales. No podrían terminarlo. Vamos a ver qué harán entonces, porque no podrán disponer del agua sin un tubo que la lleve a ese sitio desde donde se rebombea a Guaymas”

Cómo funciona

El proyecto de la desaladora se compone por un proceso de captación de agua salada en pozos costeros, desalación, potabilización, conducción y entrega de 200 litros por segundo para el suministro de agua potable.

La Conagua acordó con la CEA de Sonora trabajar conjuntamente en el monitoreo de esta planta, para asegurar que la extracción de aguas subterráneas costeras no resulte en la intrusión salina, y para asegurar que el sistema de dispersión del salmuero no genere daños en los ecosistemas marinos de la costa.

Finalmente, esta Comisión refrenda el compromiso e interés del Gobierno de México de garantizar la certeza jurídica en el aprovechamiento de las aguas nacionales, así como contribuir a la total concreción de obras que permitan garantizar el abasto de agua potable a la población que, por su ubicación geográfica, padece escasez del recurso hídrico.

El alcalde de Empalme había detenido la obra

A mediados del año pasado la construcción de la Desaladora de Sonora, en el municipio de Empalme, tuvo una pausa de cuatro meses debido a diferencias que tuvo el Ayuntamiento con la empresa responsable de la obra.

En aquel entonces el alcalde, Francisco Genesta Sesma, declaró que la compañía española Aqualia tenía una deuda de hasta 10 millones de pesos, por la falta de pago de licencias de construcción, derecho de vía, entre otros permisos.

Sin embargo, la empresa llevó el caso a los tribunales y al poco tiempo recibieron el fallo a favor, tal y como lo había adelantado el director de Proyecto de Aqualia México, Mario Barreto.

Pelea por el agua

Alberto Vizcarra Osuna, líder del Movimiento Ciudadano por el Agua, reprobó que el alcalde de Empalme haya impulsado el paro de labores, pese a que resolvería un conflicto que lleva años en el tema del agua.

Mencionó que la planta abastecería del líquido vital a los municipios de Empalme y Guaymas, además, que se construirá un segundo módulo para Cajeme y Hermosillo.

Asimismo, recordó que la operación del acueducto Independencia se encuentra en una incertidumbre legal debido a los amparos promovidos por la tribu Yaqui, que de darles la razón, dejarían de trasladar agua de la presa “El Novillo” hacia la capital sonorense.

“El acueducto Independencia se encuentra en la incertidumbre jurídica, entonces para nosotros es muy importante que el Gobierno del Estado esté reconociendo la condición de incertidumbre en el que se encuentra el acueducto y que no deje a la ciudad de Hermosillo a la espera de lo que pudiera ocurrir con los procesos judiciales, para salir de este episodio absurdo, yo diría hasta patético de estarnos peleando por el agua que no alcanza”, expresó.

Inversión

Foto: Cortesía | CEA Sonora

La Desaladora de Sonora cuenta con una inversión total de 766 millones 991 mil 773 pesos, del cual el 51% es de participación privada y el resto de un subsidio federal.

En lo que más se ha gastado del recurso total fue en la línea de conducción de agua de rechazo, con una inversión de 107.7 millones de pesos, además en tanques de almacenamiento de agua potable y otras construcciones, con un costo de 107.5 millones.

En obras civiles y membranas para la planta desaladora se destinaron 106 millones de pesos; en líneas eléctricas, subestación y control fueron 97.9, mientras que en las plantas de bombeo de alta presión junto con equipo complementario fueron 58.8.

La línea de conducción de agua potable a presión, la planta de pretratamiento, las obras de captación del agua desde la fuente, y el pos tratamiento, tuvieron inversiones de 61.4, 43.7, 40.1 y 33.1 millones de pesos respectivamente.

El resto del dinero invertido podrá ser consultado en la página www.fonadin.gob.mx, mientras que el seguimiento de la construcción podrá ser visto en desaladora.sonora.gob.mx

Te pueden interesar

47 min de lectura
31 min de lectura
35 min de lectura