18 de mayo de 2022

Columnas Políticas

Columnas del sábado 19 de febrero de 2022

.

La Casa Gris y el punto de quiebre en Estados Unidos

Salvador García Soto. El Universal

En los últimos 15 días la relación entre México y Estados Unidos entró en un punto de quiebre, en el que Washington pasó del diálogo “amable y constructivo” que había tenido con la administración del presidente López Obrador, a tomar acciones concretas y a mandar mensajes que claramente expresan la “preocupación y molestia” que existe en la Casa Blanca por el nulo avance del gobierno mexicano en temas que se definieron en octubre de 2021 durante la visita del secretario de Estado, Antony Blinken, y el de Seguridad, Alejandro Mayorkas, para instaurar el “Diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad” en la relación bilateral.

 El combate y contención al narcotráfico, la migración ilegal, el contrabando ilegal en las aduanas mexicanas y los temas de derechos humanos y estado de derecho, que quedaron definidos en ese encuentro entre los gabinetes de seguridad de Estados Unidos y México, con la participación personal del presidente mexicano, fueron desde entonces prioridades que la administración Biden exigió atender, sobre todo en la seguridad transfronteriza y en las afectaciones que la política de seguridad y combate al tráfico de drogas letales, como el fentanilo, provocan en los Estados Unidos.

Y todo indica que, cuatro meses después de aquellos acuerdos, desde la Casa Blanca empezaron a ejercer presión por la falta de acciones eficaces del gobierno mexicano, lo que ya comenzó a afectar y a tensar la relación bilateral. Primero, la cancelación de las importaciones de aguacate a Estados Unidos, justo unos días antes del Super Bowl, a partir de una queja de amenazas a un inspector estadounidense en Michoacán, fue un aviso de que la descomposición causada por el crimen organizado en el occidente mexicano, zona de influencia de Nemesio Oseguera “El Mencho” y su CJNG, estaba siendo registrada desde Washington, ante la apatía e inacción del gobierno de López Obrador.

 No fue casualidad que justo cuatro días antes de que se decretara el veto al aguacate michoacano en Estados Unidos, el 10 de febrero, el Ejército mexicano entrara finalmente a Aguililla y desmantelara, después de meses de desesperadas peticiones de auxilio de los pobladores de esa zona, el bloque territorial que el CJNG había instalado en ese y varios municipios aledaños, que convirtieron en el territorio a donde presuntamente fue “El Mencho” a recuperarse o a vivir el estado crítico de una enfermedad que lo aquejaba. La liberación de los militares de esa zona sitiada, coincidió con el mensaje desde Washington al bloquear al aguacate mexicano justo en las fechas de mayor consumo de los estadunidenses.

 Pero antes de eso hubo dos momentos clave que detonaron la decisión de Washington de poner en la mira al gobierno de López Obrador y a su falta de cumplimiento de los acuerdos en materia de seguridad. El primero ocurrió tras la revelación de la Casa Gris que habitó en Houston, Texas, el hijo mayor del presidente mexicano, el 27 de enero pasado, que fue un golpe claramente dirigido al círculo familiar del presidente y a exhibir la falsedad del discurso anticorrupción de este gobierno. El origen del expediente que documentó las relaciones de un posible conflicto de interés por parte de José Ramón López Beltrán y su esposa Carolyn Adams, con la empresa texana Baker Hughes, tenía que ver también con investigaciones realizadas por agencias estadunidenses que ya habían realizado un seguimiento al estilo de vida del primogénito del mandatario mexicano.

 Y apenas unos días después de que se publicara ese reportaje y justo cuando empezaron las reacciones emocionales y soberbias del presidente López Obrador, que lejos de dar una explicación o transparentar la actividad y los ingresos de su hijo en Estados Unidos, optó por emprender una cacería brutal e ilegal contra los autores de esa investigación periodística, ocurrió otro hecho que tuvo lugar en el mismo condado de Conroe, Texas, en donde se ubica la mansión utilizada por la familia López-Adams: el expresidente Donald Trump, principal enemigo político de la administración Biden, se presentó en esa localidad texana para lanzar un duro discurso en contra del presidente Biden, al que acusó de estar defendiendo a Ucrania, mientras no defiende su frontera sur, por donde siguen entrando “drogas, migrantes, criminales y cárteles mexicanos”.

 La unión de esos dos hechos hizo que desde la Casa Blanca tomaran la decisión de “apretar” a la administración de López Obrador y exigirle cuentas sobre los acuerdos que él mismo aceptó y firmó en Palacio Nacional el pasado mes de octubre durante la visita de la delegación de halcones encabezada por Blinken y Mayorkas. Y en eso, la radicalización del presidente mexicano, ante las revelaciones periodísticas sobre la vida de su hijo, y sus ataques abiertos a periodistas con la exhibición de ingresos y datos fiscales como una forma de venganza contra los que difundieron el reportaje de la Casa Gris, le abrió otro frente no sólo con Washington, sino con organizaciones de periodistas en otros países, y por supuesto con la propia prensa mexicana que protestó por la violencia presidencial hacia el periodismo.

Las recientes declaraciones del subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, en las que calificó nuevamente el asesinato de periodistas y miembros de la sociedad civil en México como un problema tremendo, fueron el aviso de que el inquilino de Palacio Nacional estaba en la mira de Washington.  «(Es) una mancha para los que trabajamos en defensa y apoyo a #LibertadDePrensa», escribió Nichols en su cuenta de Twitter. «Necesitamos demandar rendición de cuentas y acciones para proteger a estos importantes miembros de la sociedad».

Apenas el miércoles pasado, durante una audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Nichols fue cuestionado sobre el tema por el senador republicano por Texas, Ted Cruz. «Creemos que el asesinato de periodistas y el asesinato de miembros de la sociedad civil (mexicana) es un problema tremendo y una mancha para todos nosotros», respondió. «Necesitamos tomar medidas para proteger a esos miembros importantes de la sociedad mexicana. Es crucial para nosotros redoblar nuestros esfuerzos para proteger a los políticos, periodistas, miembros de la sociedad civil. Es vital y hablamos de eso con nuestros colegas mexicanos todo el tiempo», dijo el subsecretario de Estado norteamericano.

 La presión de Washington también se sintió en Palacio Nacional, cuando el propio presidente reclamó el miércoles que el Gobierno de Estados Unidos “siga financiando a organizaciones que me atacan”, en alusión a Mexicanos contra la Corrupción y su participación en los reportajes que documentan el posible tráfico de influencias y conflictos de interés de sus hijos

 Paradójicamente, mientras acusaba “injerencismo y violación a la soberanía” por esos financiamientos a críticos de su gobierno que otorga la USAID, el presidente mexicano viajó a la frontera norte, a Tijuana, desde donde inició una gira para “supervisar los avances” en las Aduanas mexicanas, en donde la corrupción no ha disminuido a pesar de su plan para darle al Ejército mexicano el control de las garitas aduanales, cuya corrupción y contrabando ilegal, lo mismo de armas, que de mercancías, gasolinas y por supuesto drogas como el fentanilo, fueron uno de los principales temas de los acuerdos firmados en octubre dentro del “Diálogo de Alto Nivel en Seguridad”.

Las aduanas mexicanas siguen siendo uno de los temas que más preocupan en Estados Unidos, en donde tienen perfectamente documentado los tipos de contrabando ilegal que suceden en el sistema aduanal mexicano y saben que por ahí, no sólo se filtran los precursores químicos provenientes de China que se utilizan para fabricar en laboratorios de México y de la frontera el fentanilo, la droga que está matando a los estadounidenses; en el país vecino registraron un brutal incremento en la muerte por sobredosis de este opioide sintético, que mató a 100 mil estadunidenses entre abril de 2020 y mayo de 2021.

Pero también saben las autoridades estadunidenses que la corrupción de las aduanas mexicanas ha sido una fuente de financiamiento ilegal para el partido Morena, que recibió apoyos del empresario asesinado en noviembre pasado, Sergio Carmona, quien a partir de los recursos que obtuvo del tráfico ilegal de combustibles y otras mercancías, realizó aportaciones millonarias a las campañas de los candidatos del partido lopezobradorista en los comicios de junio de 2021. Por eso no fue casualidad que López Obrador fuera estos días a supervisar las aduanas, en las que ni la presencia de los militares han podido acabar con la corrupción millonaria y la evasión fiscal que afecta tanto a México como a Estados Unidos.

 Eso es quizá lo más fuerte para López Obrador: que la peor crisis política y de imagen que ha enfrentado su gobierno en los tres años que lleva en el poder, generada a partir de un reportaje periodístico que documentaba un posible conflicto de interés, y ahondada por el manejo errático, soberbio y emocional que le dio su gobierno, ya no sólo le está afectando internamente, con la caída que inicia en las encuestas de popularidad y un creciente clima de tensión y presión por su guerra contra los medios de comunicación; ahora la crisis se le extendió al presidente mexicano hasta el otro lado del Río Bravo, en donde tienen puesta en la mira a su administración. 

Y si en los meses por venir el gobierno mexicano no reporta y documenta avances concretos en sus compromisos y acuerdos de seguridad con Estados Unidos, cualquier tema de la relación bilateral, desde los aguacates, hasta la defensa de los periodistas y la libertad de prensa, la migración ilegal o la seguridad de las fronteras comunes por el tema del fentanilo y el narcotráfico, será un pretexto para escalar la presión desde Washington al gobierno de López Obrador, lo mismo declarando “terroristas” a los cárteles de la droga, que argumentando un clima de violaciones graves a los derechos humanos y las libertades. ¿Cómo saldrá de esta doble crisis, la interna y la externa, el presidente? Habrá que verlo.

NOTAS INDISCRETAS… 

La caída del “diamante negro” de la candidatura de MC al gobierno de Quintana Roo tiene dos lecturas: la primera, que Dante Delgado sopesó los riesgos y el desgaste a su marca, con la postulación de Roberto Palazuelos, por encima del pragmatismo de que el popular y controvertido actor y empresario le pudiera haber dado una gubernatura más a su partido. Esa es la que ven dentro de MC en donde interpretan que su dirigente atendió los reclamos airados de dirigentes, diputados y senadores del partido que consideraban “inviable” e “incongruente” la postulación de Palazuelos. Pero fuera hay otra interpretación y esa proviene del círculo cercano del candidato defenestrado, en donde aseguran que MC utilizó a Palazuelos para llegar a una “jugosa negociación” con el gobernador Carlos Joaquín González, a su vez aliado del Niño Verde, Jorge Emilio González, para “limpiarle completamente el camino” a la candidata verde-morenista Mara Lezama. Sea cual sea la realidad, el hecho es que Dante invitó a cenar a Palazuelos el jueves por la tarde y cuando éste llegó procedente de Cancún y se sentó con el líder nacional de MC, escuchó la preocupación de la dirigencia por un “daño a la marca” y decidió, ahí mismo, bajarse él mismo de la candidatura, antes de que lo bajaran, según narró el propio empresario. Lo que no dijo Palazuelos es que Dante Delgado le ofreció una diputación local a cambio de que se quedara y apoyara la candidatura del morenista José Luis Pech algo a lo que se negó el diamante negro. Veremos de aquí al día de registro de candidatos cómo queda MC y su pérdida de competitividad en Quintana Roo… Los dados mandan Escalera Doble. Semana de altibajos. 

#

#

Templo Mayor

MUCHO ha llamado la atención que en medio de la que probablemente sea la crisis diplomática más grave en lo que va del siglo, por la inminente invasión de Rusia a Ucrania, en el Departamento de Estado de EU no quitan el dedo del renglón en el tema de las amenazas a la prensa y los asesinatos de periodistas en México.

POR SEGUNDO día consecutivo, el subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Brian Nichols, se pronunció sobre del asunto demandando rendición de cuentas y acciones del gobierno mexicano, además de calificar esos hechos como una mancha para quienes defienden la libertad de prensa.

DICEN que en la SRE, que encabeza Marcelo Ebrard, estiman que si no fuera porque Estados Unidos tiene, como dicen los americanos, “peces más grandes que freír”, el asunto ya hubiera sido abordado por el secretario de Estado, Antony Blinken, e incluso por el mismísimo presidente Joe Biden.

COMO SEA, en la Cancillería andan preocupados, pues consideran que una vez que termine la crisis por Ucrania, la violencia contra periodistas en México se podría convertir en uno de los ejes centrales de la campaña presidencial de 2024 en la Unión Americana.

-…-

QUIÉN diría que Roberto Palazuelos, tan de armas tomar (literalmente) y tan echado pa’ adelante, acabaría aplicando aquello de que “antes de que me corran, renuncio” y ahora diga que fue él quien decidió bajarse de la candidatura de Movimiento Ciudadano en Quintana Roo. ¡Qué ternurita, Mirrey!

-…-

QUE Claudia Sheinbaum defienda a Andrés Manuel López Obrador desde su puesto como jefa de Gobierno de la CDMX no es novedad, pues lleva haciéndolo desde que asumió el cargo en diciembre de 2018.

PERO que avale la supuesta legalidad de las acciones de “asociaciones civiles” que están preparando el acarreo masivo de votantes para la consulta de revocación de mandato de abril, se sale del ámbito del servicio público y entra en el plano del activismo político ejercido desde el poder.

TAL PARECE que la morenista no entendió -o nomás no quiere entender- el mensaje claro del INE que la obligó a bajar de sus redes sociales el desplegado de apoyo al Presidente, firmado por ella y los 17 gobernadores de la 4T, por violar la veda previa a la consulta ciudadana.

-…-

VAN 10 días desde que Palacio Nacional puso “en pausa” las relaciones con España, y hay embajadores de otros países en México que siguen preguntando -medio en broma, medio en serio- cuál es ese estatus diplomático… porque, hasta donde ellos saben, es un concepto inexistente en las relaciones internacionales. ¡Ups! (F. Bartolomé, Reforma, Opinión,p.8)

Bajo Reserva

Mensajes desde Estados Unidos

Hay dos formas de analizar lo que pasó con la suspensión de las exportaciones de aguacate michoacano a Estados Unidos. Por una parte, el gobierno federal y el de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, se manifestaron confiados de que el tema se resolvería en corto tiempo, como al final pasó. Sin embargo, desde la trinchera opositora lo que se percibe es cada vez más frecuentes reclamos en aquel país contra asuntos que ocurren dentro de México, desde temas medioambientales hasta el asesinato de periodistas. Ayer mismo, Brian A. Nichols, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, emitió un mensaje en Twitter en el que condena las agresiones en contra de los comunicadores mexicanos y señaló que es necesario demandar acciones para protegerlos. ¿Son sólo coincidencias temporales o el poderoso vecino quiere mandar un mensaje velado?

La izquierda de Maru Campos

El presidente Andrés Manuel López Obrador demostró ayer en su gira de trabajo por Ciudad Juárez, Chihuahua, junto con la gobernadora María Eugenia Campos (PAN), que no solo con los gobernadores de Morena tiene buena relación y trabajo coordinado, al presumir ese mismo trato con la mandataria panista. Pero eso no fue todo, el Ejecutivo federal le hizo un “guiño” político: “Ahora que está malita de la derecha (por una lesión en la mano) me da más gusto, porque está muy bien de la izquierda”, dijo entre risas. Falta ver cómo interpretan ese guiño en la dirigencia nacional de PAN, que encabeza Marko Cortés Mendoza.

Desafío a la ley electoral

En la bancada morenista en el Senado, sobre todo entre los más vocales, no cayó nada bien la orden del Instituto Nacional Electoral de bajar el comunicado de apoyo al presidente López Obrador, donde llaman traidores a la oposición. El vocero y senador, César Cravioto, incluso invitó a sus seguidores a difundir en sus redes social el boletín donde llaman “traidores a la patria” a los que se oponen a la 4T, antes de bajarlo ellos de sus cuentas. Hasta la tarde-noche del viernes, varios mantenían el documento en cuestión intacto en Twitter y Facebook. ¿Tendrá el INE los “dientes” para reforzar la ley electoral? ¿Vale la pena?

La pasarela que viene

Nos cuentan que senadores de todos los partidos, incluidos de Morena y del PT, alistan para la próxima semana la pasarela del gabinete de seguridad nacional donde se pondrá a examen la estrategia presidencial en la materia. “Yo creo en la revisión puntual de toda la estrategia”, adelantó en corto Ricardo Monreal, quien reconoció que por las actuales circunstancias de inseguridad del país ameritan el examen del Senado. Del trato que reciban los funcionarios se sacarán muchas conclusiones, no sólo de la relación de Morena con la oposición, sino consigo misma. (El Universal, A 2, p.2)

Rozones

La sonrisa de David Monreal

Pues finalmente apareció el gobernador David Monreal en un acto, pero, nos comentan, no el que algunos esperaban, o sea no se presentó para dar la cara ante los padres de los jóvenes universitarios que fueron levantados y asesinados por criminales. Por lo que hasta el momento no les ha ofrecido la garantía de que se hará justicia en su caso. Antes de eso lo que ocurrió fue que se encontró sin vida a la joven Valeria Landeros. Nos hacen ver que en este caso, que ya no sólo ha impactado en Zacatecas sino en todo el país, no ha habido hasta ahora una señal de que no hay vacío de autoridad y de que las capacidades institucionales de la entidad a cargo del mandatario morenista no se verán superadas. Ayer se difundieron imágenes de Monreal en la parte superior de un vehículo militar tras una acción de quema de 124 kilos de enervantes que se llevó a cabo en las instalaciones del 97 Batallón de la Sedena en Fresnillo. En la imagen sonríe.

  • MALTRATO ANIMAL DE ALCALDES

Ahora sí quedaron en ridículo, nos comentan, seis alcaldes morenistas que el pasado 16 de febrero quisieron hacer un supuesto acto ecológico al “liberar” ajolotes en los canales de Xochimilco. Y es que, en lugar de ayudar a la preservación de la especie, lo que se supone que buscaban, de acuerdo con expertos se trató de un acto irresponsable y un maltrato animal. De pena, nos comentan, toda la parafernalia del “ajolotón” —humo de incienso y música ceremonial— que hicieron Clara Brugada, Francisco Chíguil, José Carlos Acosta, Armando Quintero, Berenice Hernández y Judith Vanegas, quienes manipularon a los animales y no repararon en que la mala calidad del agua a la que los lanzaron podría matarlos. Por cierto, nos comentan, investigadores de la UNAM, que pretendían ser involucrados como avales de la acción, ya también se deslindaron. ¡Qué oso!

  • DE SENADOR GUINDA A CANDIDATO NARANJA

Nos cuentan que al proceso de sustitución del candidato de Movimiento Ciudadano al gobierno de Quintana Roo ya sólo le falta la cereza que se pone encima. Y es que luego de que se confirmara que el polémico actor y empresario Roberto Palazuelos ya no era el elegido, éste mismo reveló que tras una charla con el jefe emecista, Dante Delgado, optó por bajarse antes de que lo bajaran. Y así, ya sólo falta que el senador morenista José Luis Pech se ponga encima de la playera guinda la de color naranja. Ayer mismo, la Comisión Operativa Nacional de ese partido le hizo una “formal invitación” para que sea considerado como “candidato ciudadano” a la gubernatura. “Esta decisión está sustentada en la intachable trayectoria de vida del doctor Pech, el trabajo incansable que ha realizado, en diferentes espacios, por el bien de su estado y en que ha demostrado, una y otra vez, que tiene el valor necesario para anteponer el bienestar de la gente frente a cualquier interés partidista”. Y con esas palabras ¿a poco va a decir que no?

  • EU, EL MENSAJE REITERADO

Más de una ceja, nos cuentan, se levantó entre analistas y funcionarios que revisan o ejecutan la política exterior de nuestro país con el vecino del norte. Y es que Brian Nichols, subsecretario de Estado para el hemisferio occidental del gobierno de Estados Unidos, repitió ayer que los homicidios de periodistas en México son un “problema tremendo”. Esa expresión ya la había hecho antes, en una audiencia en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, pero pues resulta que la reiteración la hizo el funcionario del gobierno de Joe Biden ahora en las benditas redes. “El asesinato de periodistas y miembros de la Sociedad Civil en México es un problema tremendo y una mancha para los que trabajamos en defensa y apoyo a la libertad de prensa. Necesitamos demandar rendición de cuentas y acciones para proteger a estos importantes miembros de la sociedad”. Por cierto que en su mensaje incluyó una foto: la de veladoras puestas sobre sillas vacías en cuyos respaldos se aprecian imágenes de los rostros de los periodistas asesinados en el país. Y encima la leyenda: “Tiempo mortal para el periodismo”. Uf.

  • INSTITUCIÓN LEAL

Nos platican que como parte de la conmemoración del 109 Aniversario del Día del Ejército Mexicano, el Presidente hará una parada en su viaje por los estados fronterizos del país para acudir a la Exhacienda Plan de Guadalupe, en Ramos Arizpe, Coahuila. Ahí encabezará la ceremonia donde seguramente reiterará, como lo hizo este viernes, que el Ejército es leal a las instituciones y al pueblo de México. “Este Ejército es un Ejército revolucionario surgido del pueblo. Las manchas que tiene no son atribuibles a los mandos militares, sino a los gobiernos civiles, porque no olvidemos que el comandante supremo de las Fuerzas Armadas es el Presidente de la República. Entonces, en el 68 no fue Marcelino García Barragán, que era el secretario de la Defensa, él actuó por órdenes del Presidente, y así en todos los casos”. A lo largo de la semana, el mandatario ha señalado que los militares ayudan como nunca en el desarrollo del país.

  • UNA BUENA, EL AGUACATE

Buena noticia, nos comentan, la de que será el próximo lunes cuando se reanuden la inspecciones del aguacate en Michoacán, con lo que se podrá reanudar la exportación del fruto mexicano a Estados Unidos. A diferencia de otros problemas en los que los puntos de vista distintos de autoridades y gobiernos impiden un trabajo conjunto, en el del conflicto por el llamado “oro verde” se notó, nos cuentan, una acción coordinada de dependencias e instituciones, además de disposición de las autoridades norteamericanas. Ayer, el embajador Ken Salazar comentó que ya hay condiciones de seguridad para los inspectores de la USDA y agradeció por ello al gobernador Alfredo Ramírez Bedolla y al Gobierno federal. Del lado de éste último, el titular de la Sader, Víctor Villalobos, celebró que se hubiera dado muestra de los resultados que trae “la sólida cooperación bilateral, en beneficio de productores y consumidores de nuestros pueblos”. Y es que, efectivamente, la resolución del problema fue más rápida de lo que muchos suponían. (La Razón, La Dos, p.2)

.

.

Sacapuntas

Auditorías esperadas

La expectativa para este domingo está puesta en la tercera entrega que hará la Auditoría Superior de la Federación, encabezada por David Colmenares, de la fiscalización de la Cuenta Pública 2020. Son 647 auditorías a instancias federales, locales, y organismos autónomos. El ojo, por supuesto, está dirigido a los costos de las obras emblemáticas del gobierno.

No les ha confirmado

Hay preocupación en los banqueros del país, porque el presidente López Obrador no ha confirmado su asistencia a la Convención Bancaria, a realizarse en Acapulco los próximos 24 y 25 de marzo. Hasta el momento, la oficina del presidente de la ABM, Daniel Becker, sólo tiene certeza de la participación del secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O.

Visita de eurodiputados 

Pláticas sobre el tratado comercial México-Unión Europea se tendrán del 22 al 24 de este mes. Una delegación de seis eurodiputados, liderada por Bernd Lange, se reunirá con autoridades mexicanas, legisladores, empresas, organismos sindicales y sociedad civil para revisar temas comerciales, derechos humanos y la iniciativa de reforma eléctrica.

Piden esquina a Martí

Nos cuentan que los panistas de la CDMX andan pidiendo al secretario de Gobierno, Martí Batres, intervenir ante la tunda que les ha puesto la bancada de Morena en los debates en el Congreso local. Sin embargo, también debe decirse que ellos atizaron el fuego desde que inició el año, lanzando hasta ofensas a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Ahí pa’ la otra

De último minuto Roberto Palazuelos evitó el bochorno de que Movimiento Ciudadano le negara la candidatura al gobierno de Quintana Roo. Él mismo se bajó de la contienda luego de una cena con Dante Delgado, el pasado jueves. Pero no se va a dar por vencido, pues adelantó a Heraldo Media Group que buscará ser gobernador independiente más adelante. (El Heraldo de México, La 2, p.2)

.

.

AMLO y el abuso de poder

El viernes 11 de febrero en su “mañanera” el Presidente mostró una pantalla gigante con faltas de ortografía y con el supuesto salario del periodista Carlos Loret de Mola. Esto ocurría poco después de que él y la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad mostraran un posible conflicto de interés en la familia presidencial. Vimos desde Palacio el ataque a un periodista que lo había cuestionado. Y a un Presidente que, por primera vez en sus tres años de gobierno, perdía el control de la conversación en el país.

El Presidente ha negado en múltiples ocasiones que haya “conflicto de intereses” en su familia. “No es conmigo, ni tampoco mis hijos, es una reacción conservadora, golpista, en contra de que se lleve a cabo un verdadero cambio en el país”. Sus familiares también han negado categóricamente las acusaciones.

AMLO tiene el derecho a réplica, a defenderse y, por supuesto, a cumplir sus seis años en la Presidencia. Pero no se vale utilizar los recursos del Estado y de su posición para atacar a un periodista publicando datos personales protegidos por la ley. Eso es abuso de poder. Expertos fiscalistas consultados por Reforma aseguraron que AMLO “violó el secreto fiscal que obliga a los funcionarios a guardar secrecía sobre información de los contribuyentes del país”.

Además, AMLO ha tratado de distraer la atención de toda esta controversia atacando a otros periodistas que cuestionan su gobierno, aun cuando los cuestionamientos no tengan que ver con asuntos de su familia. Esta técnica de comunicación no es nueva. Es lo que en inglés se llama block and circle. Bloqueas o evades un tema, le das la vuelta y hablas de otra cosa. AMLO se ha vuelto el maestro de esta técnica.

Pero al final siempre fracasa. Si algo he aprendido de periodismo en cuatro décadas es que si un gobernante trata de evadir un tema y distraer la atención con otras cosas, los periodistas insistirán con sus preguntas hasta que haya una explicación clara y convincente. Y si algo debe saber AMLO de política es que la única manera de resolver una crisis es de frente, no negándola o escondiéndose.

Sus ataques a la prensa ocurren en un momento terrible. Desde que López Obrador llegó al poder han asesinado a 30 periodistas, según el grupo Artículo 19. De seguir así, será el sexenio más violento del siglo para los reporteros mexicanos. Por eso la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) le pidió al Presidente que “evite ataques, agresiones e insultos que terminen otorgando carta blanca a la delincuencia para acallar a quienes denuncian el avance del narco y la corrupción”.

Las recientes protestas de periodistas ante el Presidente -negándose a hacerle preguntas en el Palacio Nacional y gritando “¡Presente!” tras nombrar a los periodistas asesinados en Tijuana- son una reacción a la incapacidad del gobierno para protegerlos. Y un valiente reto. Algo se rompió en México.

AMLO ha fracasado en su principal responsabilidad como Presidente, que es proteger la vida de los mexicanos. Ya van más de 105 mil asesinatos durante su gobierno. Somos muchos los periodistas que criticamos duramente a los gobiernos que precedieron a AMLO y ahora nos toca mantener la misma actitud con él. Así es el periodismo independiente.

El Presidente no comprende que la labor de la prensa es ser contrapoder. Cuando él era oposición, estuvo de nuestro mismo lado. Pero ya no. Tengo esa vaga sospecha de que si AMLO fuera oposición se estaría quejando de lo mismo que nosotros. Pero el poder lo cambia todo.

El abuso de poder de los presidentes ha plagado la historia de México. Y AMLO no es la excepción. Quizás porque nadie les dice que no. Pero así como AMLO quiere cambiar la historia, los mexicanos también queremos un cambio y ese consiste en evitar que otro Presidente más abuse flagrantemente de su autoridad.

A nadie se nos olvida de dónde venimos. Bastante tuvimos con los brutales 71 años del PRI. No más. Por eso ha sido tan masiva y alentadora la reacción a los excesos autoritarios de AMLO, al menos en redes sociales. La democracia les ha salido muy cara a los mexicanos y ya no hay espacio ni tolerancia para abusos. Todos la queremos cuidar.

Todos somos México. (Jorge Ramos Ávalos, Reforma, Opinión, p.8)

.

.

Liberales y Conservadores / ¿A dónde vamos a parar? (*)

El conflicto que vivimos hoy comenzó el pasado 27 de enero, ¡hace 23 días!

La denuncia periodística fue impactante pero no alcanzamos a apreciar su verdadera dimensión hasta que transcurrieron las semanas.

La insistencia, la terquedad y la emoción del presidente de México para intentar, sin éxito, aclarar el tema han sido devastadoras para él, aunque por momentos ha conseguido desviar el debate del motivo original que es, no hay que olvidarlo, cómo vive su hijo mayor en Houston, lejos de lo que pregona su padre, y las posibles responsabilidades en que habría incurrido.

En su defensa, el presidente ha ido cada vez a más, a más, a más, mostrando una debilidad, una vulnerabilidad que no le conocíamos.

Por momentos luce rebasado, acorralado, al grado de conmoverse, casi hasta las lágrimas (de cocodrilo), con un sentimiento que podría ser de frustración y de tristeza, pero también de furia.

Muestra su enojo diariamente, unos días más que otros. Mala noticia para todos. Si llega a límites de desesperación, podría tomar decisiones que lo acerquen más a la tiranía que a la justicia. A nadie le conviene.

Señalar a periodistas, desde la que se ha convertido en la más alta tribuna del país, de mercenarios y traidores a la patria y exigir que demuestren cuánto les pagan, cómo se ganan la vida, ha sido un exceso que lo puede llevar a cometer otros peores.

Quienes han sido ubicados en esa palestra, realmente un patíbulo, están ahora expuestos al escarnio público y corren el riesgo de agresiones físicas que, de suceder, necesariamente tendrían que responsabilizarlo a él.

El manejo de esta crisis ha sido pésimo.

Todo indica que el presidente ha buscado más el consuelo y la obediencia de los suyos y cercanos que de quienes han demostrado tener talento político. Hay que asumir que la denuncia periodística dio justamente en el blanco. Imaginen la vergüenza de tener que pedir consejo para enfrentar un problema así.

Lo disminuye ante los demás, le resta autoridad moral y le arrebata las banderas de anticorrupción, honestidad, austeridad republicana, justa medianía, ninguna extravagancia, etc., etc., etc.

El líder social teniendo que tragársela pues no ha podido aclarar en semanas por qué su hijo mayor desatiende sus máximas de vida y comportamiento, que él espera de todo el país.

En su infructuoso afán, al Presidente de México no le ha importado conflictuarse con los gobiernos de España, Panamá y ahora, hasta de los Estados Unidos, al que acusó de injerencista.

Y el colmo, en Tijuana se dijo víctima de una campaña de la mafia, al quejarse por enésima vez de un periódico nacional: “ellos se meten con todo, no hay limitaciones, porque es mafia-mafia, y peor que las mafias, porque las mafias tienen ciertas reglas o AL MENOS ANTES SE RESPETABA A LA FAMILIA Y SE IBA SOBRE EL QUE ESTABA METIDO EN LA MAFIA, NO CON LO HIJOS, NO CON LA FAMILIA”.

Citándolo: ¿Ya basta!, ¿no? Pero es inútil. Ayer dijo en Ciudad Juárez:

“Hay amigos, compañeros, que me dicen, ´ya no sigas hablando de lo de los medios. Dale vuelta a la página`. No, no, no, no, no. Es que es un asunto político peligroso. ¿Qué es lo que quisieran?, que la gente llegara a la conclusión de que todos somos iguales. ¿Cuál cambio?

Si los hijos de Andrés Manuel son como los hijos de otros presidentes, igualarnos. No, no somos iguales (…) Si yo fuese corrupto, ya me hubiesen hecho papilla”.

En fin, es como querer reparar con polish un auto chocado, al que se le declara como “pérdida total”. (Amador Narcia, El Universal, Nación, p.9)

.

.

Arsenal / No a la polarización

¿Lo mejor de la mañanera de ayer? La postura crítica de Maru Campos, gobernadora panista de Chihuahua, frente a la polarización de la sociedad y su llamado al presidente López Obrador:

“Entre usted y yo no puede caber la confrontación, la violencia, la indolencia ni la omisión. Tampoco el ruido que no nos permite escucharnos y que no nos deja atender el dolor de la ciudadanía, de nuestras familias y, por supuesto, de nuestros hijos. Debemos dejar de gritar para escucharnos…”.

Si todos los gobernantes pensaran así, México sería diferente.

* El Presidente no la escuchó. Volvió a cargar contra Loret y sus ingresos. Insultó al periódico Reforma. “Es un pasquín”, dijo. Echó en ese amplio cajón que llama “conservadurismo” a todos los que no piensen como él.

Se metió con Jorge Ramos, Joaquín López-Dóriga, Ciro Gómez Leyva, Carmen Aristegui.

Estas personalidades, que no defienden al pueblo, les pagan todo ese dinero para defender intereses creados contrarios al pueblo. Les pagan todo este dinero para mantener el régimen de opresión, de injusticias y de corrupción, y es dinero que deja de recibir el pueblo…”, dijo.

Y en una declaración desatinada para alguien que se reivindica de izquierda, quitó culpas a los militares que participaron en la masacre de estudiantes en 1968:

“Este ejército es un ejército revolucionario surgido del pueblo. Las manchas que tiene no son atribuibles a los mandos militares, sino a los gobiernos civiles, porque no olvidemos que el comandante supremo de las Fuerzas Armadas es el Presidente de la República. Entonces, en el 68 no fue Marcelino García Barragán, que era el secretario de la Defensa, él actuó por órdenes del presidente, y así en todos los casos”.

* Ayer se reunieron en la Ciudad de México nueve exgobernadores de diversa filiación política. Pretenden constituirse en un foro sobre diversos temas de índole político y económico: sistema de partidos, coaliciones.

Ellos son Arturo Núñez, Tabasco; Miguel Alonso Reyes, Zacatecas; Mariano González Zarur, Tlaxcala; Héctor Astudillo, Guerrero; Marco Adame, Morelos; Antonio González Curi, Campeche; José Ignacio Peralta, Colima; y Ángel Aguirre Rivero, Guerrero.

“No se trata de construir un muro de lamentaciones y amarguras para descalificar todo lo que hace el actual gobierno, sino, por el contrario, formular propuestas que le sirvan al país”, nos dijo, vía WhatsApp, el exgobernador Aguirre.

Este grupo se piensa enriquecer con “personalidades de diversa índole política” como Cuauhtémoc Cárdenas, Ernesto Ruffo, Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal…

Un exgobernador que no estuvo en esa reunión, pero que sí se pronunció sobre la forma como se ha conducido López Obrador, sobre todo a partir de la llamada Casa Gris, es César Camacho, del Estado de México.

Dijo: “Quisiéramos ver a un presidente con una buena dosis de autocontrol, de autocrítica; que advirtiera que tiene en sus manos una responsabilidad inmensa, porque en sus expresiones no sólo no hay admisión de responsabilidades o deseos de enmienda, sino mantener una polarización que parece una invitación a la ruptura, al enfrentamiento, al ejercicio verticalista del poder”, dijo.

* La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes lanza un SOS sobre la puesta en marcha de los Reglamentos de la Ley para la Prevención, Gestión Integral y Economía Circular de los Residuos del Estado de Quintana Roo que eliminan materiales de un solo uso, que no se degradan ni se integran al medio ambiente.

Advierte: “Su implementación generará costos adicionales para transportar y almacenar una gran cantidad de productos que tengan que migrar a otro tipo de soluciones.

“Las medidas –agrega– afectarán a 11 mil pequeños comerciantes; 22 mil autoempleos, la manutención de más de 60 mil quintanarroenses y a más de 80 por ciento del abasto.

Están preocupados, dicen, porque al titular de Ecología y Medio Ambiente, Efraín Villanueva Arcos, no le hacen nada los fuertes ventarrones del huracán que se provocará, si no les dan una salida a los pequeños comerciantes de esa entidad. (Francisco Garfias, Excélsior, Nacional, p.4)

Retrovisor / Regulen el negocio y respeten a los periodistas

Ante la crítica de que no se apegaba al cumplimiento de la Constitución, Logan Roy, el magnate de los medios de comunicación de la serie Succession, reviró sarcástico: “La ley son las personas y las personas son la política”.

El cinismo con el que ese personaje asumía la posibilidad de transar en su beneficio retrata una realidad: el modelo de negocios en radio, televisión y prensa que ha alterado en diversos países, con México incluido, el derecho a la información, el ejercicio de la libertad de expresión y el valor que éstos tienen en la vida democrática.

Una de las vertientes de esta perversión es el financiamiento público a los medios privados mediante la publicidad gubernamental, repartida a discreción por presidentes, funcionarios, gobernadores y alcaldes, bajo la consigna lopezportillista de “no pago para que me peguen”.

De ahí que el presidente López Obrador tenga razón cuando alega que hay dinero del erario en las empresas de comunicación. Pero este rezagado problema puede resolverse en los dos próximos meses que le restan al periodo legislativo.

Así que, más que solicitar datos personales de comunicadores incómodos al gobierno, éste debería aprovechar la obligada tarea de los diputados –que tienen como límite el próximo 30 de abril– para poner fin al modelo de negocios que de manera opaca ha vinculado a los medios con el poder.

Tan grave es el déficit en México que, en medio de la crisis que le generó a Enrique Peña Nieto su encuentro con alumnos de la Universidad Iberoamericana (UIA) en plena campaña presidencial, el entonces candidato del PRI prometió que estando en Los Pinos regularía la publicidad gubernamental.

Pero reacio a ceder en el modelo de negocios discrecional que lo había ayudado a ganar las elecciones de 2012, el mandatario que ahora reside en Madrid, formuló una legislación a modo, la controvertida ley Chayote, gracias a sus aliados en el Congreso.

La organización Artículo 19 impugnó esa Ley General de Comunicación Social, al considerar que carecía de criterios claros y objetivos sobre el ejercicio del gasto público en la materia.

En septiembre pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que esa ley no cumplía con los criterios del 134 de la Constitución, correspondiente a los recursos de que disponen Federación, entidades y municipios y que, según ese precepto, deben administrarse con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez. E instruyó a los diputados a corregir la omisión antes del 15 de diciembre de 2021.

Ante el desacato que un juez le reclamó, en enero de este 2022, el presidente de la Mesa Directiva, Sergio Gutiérrez Luna (Morena), gestionó una prórroga en la Corte que vencerá en 70 días.

Y aunque ésta es una de las prioridades que la Cámara de Diputados fijó para saldar sus deudas con la SCJN, en este primer mes de la legislatura no se creó todavía la comisión que atenderá los 11 mandatos judiciales pendientes. Tampoco se ha formulado en la Comisión de Gobernación la propuesta que atenderá la resolución de los ministros: sacar adelante una Ley General de Comunicación Social que garantice que ésta se ejercerá institucionalmente y que su publicidad tendrá fines informativos, educativos o de orientación social, evitando el uso de manera personalizada y con fines políticos.

Ése es el problema estructural que el partido en el gobierno debe y puede solventar en el Congreso: el de los fondos públicos que van a los medios privados.

Seguir en el camino de la descalificación de comunicadores y los pagos que las empresas les hacen no sólo extravía la solución de fondo del cuestionado modelo de negocios, sino que viola los derechos humanos de los periodistas que independientemente del nivel de sus ingresos esta semana lanzaron un “¡Nos queremos vivos!”.

No es gratuito que la protesta de los colegas en la Cámara de Diputados ocurriera de espaldas a la intervención de la bancada de Morena. Tampoco lo fue el señalamiento de Rodolfo Montes en la mañanera presidencial: “Queremos abstenernos de hacerle preguntas porque los principales asesinos de nosotros son servidores públicos”.

Y aunque ahora se busque encasillar las investigaciones periodísticas y las críticas al gobierno como parte de un supuesto “golpe blando” contra éste, la estigmatización hacia nuestro gremio es un abuso de poder que abona en el terreno donde los asesinatos de periodistas se normalizan. Y es tan dañina como la impunidad que los rodea.

Cierto que, como bien señala Logan Roy –esa versión moderna de El Padrino que trafica favores empresariales con el poder público–, la ley son las personas y las personas son la política.

Y ahí está el Congreso, donde Morena y sus aliados son esas personas para construir la política necesaria y pasar a la historia como los artífices de un modelo de publicidad gubernamental democrático, justo, transparente, ajeno a la propaganda y al abuso de poder.

El gobierno y su partido tienen todo el derecho y el poder de los votos para ir contra los Logan mexicanos. Pero hacerlo contra los periodistas es una violación a los derechos humanos. (Ivonne Melgar, Excélsior, Nacional, p.7)

.

.

La exportación mexicana secuestrada

Bastó una simple llamada de teléfono de la mafia el 11 de febrero a un inspector del Servicio de Inspección de Sanidad Agropecuaria (APHIS, por sus siglas en inglés) en Uruapan amenazándolo a él y su familia para desarticular durante una semana entera las exportaciones de aguacate a Estados Unidos, terceras en importancia después de la cerveza y tequila, generan 400 mil empleos directos e indirectos.

El tratado trilateral T-MEC así lo autoriza. Los inspectores estadunidenses que se instalan en nuestro país para asegurar que los embarques se conformen a los requisitos convenidos, requieren seguridades para su integridad personal y desempeño de sus funciones.

La preocupante emergencia de la suspensión durante unos días de las ventas mexicanas en el exterior puso de manifiesto el secuestro en que se encuentra nuestro comercio exterior al capricho de cualquiera de las varias mafias que controlan el crimen organizado. Se ha llegado al extremo nunca visto en cualquier país del mundo de que ellas deciden el ritmo al que pueda avanzar una rama económica. Este hecho conlleva muchas repercusiones, todas nocivas para el desarrollo nacional.

Después de urgentes reuniones bilaterales, la USDA, entidad oficial de EU, de la Agencia de Seguridad Regional, anunció estar satisfecha con las medidas que México tomará para proteger los embarques de aguacate. Esas medidas incluyen acompañar a los camiones con patrullas y montar un servicio específico de radiocomunicación para monitorear esos movimientos. Sólo de Peribán se embarcan 10 camiones diarios, cada uno con valor de 50 mil dólares.

El caso del aguacate que hemos vivido en estos días ha sido la prueba más reciente del nivel de sumisión nacional a que el gobierno intolerablemente ineficiente de AMLO nos ha llevado por culpa de aplicar políticas equivocadas y contraproducentes. No sólo en la agricultura. La producción industrial en todas sus ramas y niveles es víctima de exigencias mafiosas, además de verse obligada al gasto constante en servicios de seguridad que el peligro impone. Hemos cedido a las mafias las manivelas de control de nuestro comercio exterior.

Son los efectos de no haber aplicado con mano firme la respuesta a los que violan la ley. La política de tolerancia, abrazos y no balazos, nulificó la posibilidad de usar la fuerza pública para asegurar condiciones de paz pública indispensable para la actividad productora. Por buscar el aplauso popular, el Presidente ha eliminado la otra parte del recetario de todo gobierno efectivo: el de darse a respetar. La tesis de no violencia, sino la de “abrazos”, y consideraciones a delincuentes certificados ha arrojado a México al caos.

Es obvio que este desastre no puede continuar. La supremacía de las mafias requiere la acción del Ejército actuando conforme a sus reglas militares. La situación está tan rebasada que en un pueblo de Guerrero la desesperación popular ha expulsado al Ejército prefiriendo un remedo de policía del pueblo a la inútil y, a veces, corrupta intervención de las Fuerzas Armadas.

¿Habrá que esperar que el problema de la seguridad en México se haga mayor y afecte a otros cultivos como, digamos, el café, fresas, camarón, nueces y otros productos de activas perspectivas de venta en el exterior, siga entorpeciendo las cadenas de valor?

El que nuestro gobierno no sea capaz de ofrecer la más elemental seguridad a cualquier persona o entidad que se encuentre en su territorio es vergüenza. La prensa internacional se ocupa en nuestros días de los asesinatos que se han dado de periodistas en los primeros días del año actual.

La falta de diversificación de nuestros mercados también quedó exhibida cuando los aguacateros declaran que van a explorar clientes en otros países para reponerse de la pérdida de lo de Estados Unidos. Hacerlo no es un recurso de emergencia, sino la tarea en que siempre se ha insistido. Emprenderla, siendo México un componente cada vez más imbricado en el gran programa hegemónico, Norteamérica, requiere una estrategia muy inteligente. Las aperturas en China para nuestros productos no deben despreciarse. El T-MEC lo limita. Chile y Perú han suscrito acuerdos.

El susto que fue la breve suspensión, la semana pasada, de nuestras exportaciones no debe quedar sin moraleja. La exportación de una vasta gama de productos primarios y manufacturados al lado se servicios, de la que somos capaces, es la llave para la verdadera independencia económica y política de México. Retener las riendas del comercio exterior, hacer que las inversiones que requerimos sean los puentes de operaciones de producción compartida, es el sentido del comercio internacional moderno que estimula una sólida prosperidad.

Post Data: Estamos a pocas semanas del 10 de abril, fecha de la consulta llamada de revocación de mandato. Participar con el voto es contribuir a la meta de 40% del padrón electoral de más de 90 millones y con ello legitimar la insensatez de la consulta y caer en la confusión que la boleta de las dos preguntas genera. Esa confusión no abona a la democracia; sólo conduce a un Estado nacional más personalizado. (Julio Faesler, Excélsior, Nacional, p.9)

.

Nudo Gordiano / Violento cruce

Es el cruce necesario, pero también el inevitable. La violencia como el eje narrativo de un México que, dentro y fuera de sus fronteras, se ve como la única posibilidad de describir los tiempos que vive. Quién habría pensado que algo tan común en muchas de las mesas de los hogares mexicanos, como el aguacate, sería un afectado de la ola de violencia. Fueron varios los días y mucho los millones de dólares que costó el paro de inspección del aguacate para su exportación a Estados Unidos. Uno de los funcionarios estadunidenses encargado de esta tarea en Michoacán fue amenazado por el crimen organizado.

Y hasta ayer, finalmente, Estados Unidos dio luz verde para reiniciar las exportaciones; pero el precedente está ahí, quedó ahí, anotado como una posibilidad del crimen organizado. Así ha permeado su operación en el país. Bajo esta idea, es imposible pensar que sólo está la cosecha afectada. Será la siembra de muchos otros productos de los que dependen cientos de familias. En estos días de paro aguacatero, por ejemplo, al menos 15 mil jornaleros de aguacate se vieron afectados por la suspensión de exportaciones. Algunos recurrieron a la solicitud de cooperación en las carreteras para sobrevivir.

Y la otra violencia, la que se ha incrementado en las últimas semanas: la que viven los periodistas y que ha generado reacciones y alertas dentro y fuera de nuestras fronteras. Lo han advertido organizaciones sociales, también lo han hecho diarios internacionales, hace un par de días lo hizo un legislador estadunidense, Ted Cruz. Y él, si bien con un historial de comportamiento antidemocrático y sumamente conservador, causó la respuesta aquí en México, nada menos que del presidente Andrés Manuel López Obrador, una respuesta que nos revela, que nos confirma cuál es su agenda: “Es un timbre de orgullo que un senador cómo esta persona se lance en contra del gobierno que represento (…) si él hablara bien de mí, a lo mejor me pondría a pensar que no se están haciendo bien las cosas…”, el Presidente olvida que la preocupación de un legislador opositor que sea, del partido que sea, en el país que sea a causa de la violencia no es, no puede ser, un timbre de orgullo, pues expone vidas perdidas.

¿Cuándo creímos que el aguacate y el ejercicio periodístico serían dos elementos que se cruzarían en el camino de la violencia? Esa violencia tan generalizada, que por más que se quiera minimizar, encuentra siempre una razón para explayarse y recordarnos que es lo que hoy dicta nuestra agenda, lo que narra nuestro doloroso cotidiano. Ese cotidiano que en Palacio Nacional se niegan a ver. (Yuriria Sierra, Excélsior, Nacional, p.10)

.

.

El casero de Houston

LINOTIPIA / Peniley Ramírez en REFORMA

El 4 de febrero, el exejecutivo de Baker Hughes, Keith Schilling, dijo a Bloomberg que no sabía que el hijo y la nuera del presidente de México eran los inquilinos a quienes rentó su casa en Texas en 2019. En respuesta a una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad y Latinus, Schilling señaló que la propiedad fue puesta en alquiler a través de un agente de bienes raíces.

Efectivamente, en junio de 2019, la agencia de bienes raíces Turbo Realty colocó en el sistema de renta de propiedades en Houston la lujosa casa de Schilling. El artículo de Bloomberg no mencionó que la agente que registró la propiedad se llama Virginia Schilling y es la madre del ejecutivo, según muestra el registro civil de Texas.

El 4 de julio Joseph Villegas, otro agente de bienes raíces, avisó a Carolyn Adams, la nuera del presidente Andrés Manuel López Obrador, que la casa de los Schilling estaba en renta. En una entrevista telefónica, Villegas me dijo que él y Adams la visitaron. La renta costaba 5,700 dólares por mes. Los interesados debían demostrar ingresos por el triple de ese monto, más de 17,000 dólares mensuales.

Tuve acceso al historial de la casa, en el registro de bienes raíces de Houston. El 9 de julio, en el sistema aparece un cambio de estatus de la propiedad, de «enlistada» a «pendiente». Villegas me dijo que esto se debió a que Adams pagó un depósito y firmó un contrato de renta con Schilling. Hasta ahí todo parece usual. Sin embargo, el 24 de julio, la casa no cambió de «pendiente» a «rentada», como sucede cuando se registra un contrato, sino de «pendiente» a «fuera del mercado». Cinco meses después, cambió de «fuera de mercado» a «expirada», como si nunca hubiera habido un inquilino.

Consulté el historial con tres agentes de bienes raíces. Me dijeron que estos registros les resultan inusuales y no entienden por qué en el sistema nunca se inscribió la renta. Cuando una renta no se registra, me dijeron, puede deberse a que el dueño llegó a un acuerdo personal con los inquilinos, o la rentó a través de otra plataforma. Tuve acceso a otras transacciones de Turbo Realty. Quería ver si usualmente esta agencia renta casas y no lo registra. No hallé otro caso similar, en los últimos años.

Llamé a Chris Schilling, el dueño de Turbo Realty. Me dijo que no hablaría con periodistas, que la casa se rentó «a una señora», que ellos no sabían más. Luego colgó. Llamé, envié correos y mensajes a Keith Schilling. Le pregunté por qué la renta no se registró en el sistema y cuál era su parentesco con Virginia y Chris Schilling, ya que en el artículo de Bloomberg no se mencionó que la agencia era de sus familiares. No respondió.

Villegas, el agente de Adams, me aseguró que era responsabilidad de Turbo Realty que la renta apareciera en el sistema. «Yo no controlo lo que aparece en ese registro», dijo. Los otros agentes me explicaron que todos los participantes en la transacción deben verificar que cada trámite quede asentado. Los agentes de Turbo Realty «son familia de los dueños», aseguró Villegas. «Le hicieron el favor a su pariente de poner la casa a la renta».

Pregunté a Villegas cuáles fondos presentó Adams para probar que ganaba más de 17 mil dólares al mes. Pregunté si ella avisó que su esposo José Ramón López Beltrán viviría ahí, como se exige en los formularios de renta. Me dijo que no lo recordaba. Pregunté si Schilling había indagado si sus inquilinos eran personas políticamente expuestas. «Eso no es requisito en Texas», contestó.

Los registros públicos muestran que la familia del presidente mexicano vivió allí desde septiembre de 2019. En esos meses, Baker Hughes ganó millonarias ampliaciones de contratos con Pemex, mientras Schilling aún trabajaba allí como alto ejecutivo. La empresa de servicios petroleros tenía vigente un manual de buenas prácticas anticorrupción y antilavado, que ordenaba a sus empleados ser extremadamente cuidadosos y seguir la política de «conoce a tu cliente, conoce a tu proveedor». ¿Será que, ni por curiosidad, Schilling se preguntó quiénes eran sus inquilinos? ¿Por qué no se registró el contrato de la renta en el sistema de bienes raíces? Para las personas implicadas, sería fácil responder estas preguntas exhibiendo los documentos.

@penileyramirez

#

.

Y mientras tanto, el narcoterrorismo

 Juan Pablo Becerra-Acosta M. El Universal

Hace diecinueve días, el 31 de enero, militares que patrullaban el camino Taixtán-Colomo, en el sufriente municipio michoacano de Tepalcatepec, zona de combates entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y Cárteles Unidos de Michoacán, fueron víctimas de un acto inmisericorde, el primero en su tipo que yo recuerde en México: el vehículo en el que viajaban explotó… ¡a causa de una mina terrestre! Sí, una mina, como si estuviéramos en los Balcanes en los noventa. Una mina sembrada en el camino, aparentemente por sicarios del CJNG, pero los perpetradores también pudieron ser los mercenarios de CUM. Cuatro soldados quedaron heridos y el vehículo militar fue destrozado.

Mientras el encono político envenenaba las redes sociales y los medios de comunicación, por las escaramuzas entre el Presidente (y sus fieles) y sus críticos y opositores, los señores de la guerra narca escalaban su atrevimiento, su desafío al Estado mexicano. “Nosotros ponemos minas donde queramos, muera quien muera. Este es nuestro territorio y, si tropas mexicanas intentan recuperarlo, van a morir, o al menos quedarán diezmadas. Mutilemos a quien mutilemos, estas tierras, huertos, caminos y brechas ya son nuestros. Nos pertenecen Y si ahorita emprendemos retirada por el avance de las fuerzas federales, ahí les dejamos estos regalitos: ándense con cuidado, limoneros, ganaderos, no vayan a volar por los aires, como los soldados. Y ya saben, cuando se vayan los guachos regresamos…”

¿Hasta dónde llegará la monstruosidad, la maldad de esta gente que ha bañado de sangre el país a lo largo de dos décadas (y ya van por la tercera década de sembrar muerte y desolación)?

Desde el año pasado los michoacanos intuían lo que se venía, porque miles de ellos ya huían desde entonces. Nada más en Tijuana hay 3,000 michoacanos desplazados de la violencia, según el gobierno de Baja California, gente que escapó de la violencia, de los secuestros, de las desapariciones, de las extorsiones, de despojos de sus tierras y mercancías, de los reclutamientos forzosos de los narcos, de los levantones y violaciones de sus mujeres.

Por eso redacté, hace siete meses, que lo peor estaba por venir en Michoacán. Teclee, en julio pasado, que Michoacán vivía la segunda llamada de alerta antes de una desgracia mayúscula, una tercera llamada de horror, de acuerdo a lo que me decían ellos mismos (https://www.eluniversal.com.mx/opinion/juan-pablo-becerra-acosta-m/en-michoacan-gritos-de-guerra-2da-llamada-2da), los michoacanos.

Nadie escuchó, hasta hace poco. En algún momento reciente hubo personas en el gobierno federal (digamos que algunos generales, según me confirman) que entendieron que no podían seguir permitiendo que los criminales se apoderaran de más territorios, así que el Presidente les concedió avanzar con cautela para recuperar espacios, aunque la verdad fue muy tarde: cientos de muertos después, los criminales, sí, se replegaron, pero muy envalentonados, osaron convertir el lugar en una gigantesca trampa explosiva.

Doce días más tarde de esa primera mina que afectó a varios soldados, justo hace una semana, el 12 de febrero, el terrorismo de los criminales se develó más inmisericorde que nunca: el sábado pasado dos campesinos andaban en su troca y… explotaron sobre otra mina antipersonal. Esto ocurrió en la brecha El Callejón, en El Aguaje, en el muy asolado municipio de Aguililla. Un hombre de 79 años murió y su hijo, de 45, fue internado con heridas graves por la onda expansiva del artefacto.

¿Qué hizo ese anciano, ese pobre campesino, para merecer una muerte así a causa de la codicia y las desmesuras de capos y sicarios? ¿Qué demonios hizo el huérfano, su hijo, para ameritar yacer postrado en un hospital? Cristóbal Mendoza y su hijo, dueños de huertas de limón en El Aguaje, solo habían ido a revisar su parcela cuando explotaron en un sendero.

De milagro no ha habido más muertos y heridos: mi colega Marco Coronel, estupendo reportero de televisión del equipo de Denise Maerker en su noticiero En punto de Televisa (un periodista pulcro, sin estridencias, sin amarillismo, acompañado por el muy notable cámara que es Adrián Tinoco), informó este jueves que el Ejército ha identificado, desarticulado y explotado… al menos 250 minas terrestres en tres semanas a lo largo de campos y caminos de Tierra Caliente. Leyó bien: los criminales sembraron al menos ¡250 minas! para matar y despedazar no solo a rivales, o a policías y militares, sino a cualquier niño, adolescente, mujer, hombre o anciano que tenga el infortunio de pisar sus viles artefactos. Qué miedo.

¿Cuántas decenas o cientos de minas más enterraron allá? Da escalofríos pensarlo. El terrorismo del crimen organizado mexicano ya no tiene el menor límite. No solo ejecuta periodistas y masacra a cualquier ciudadano que se ose andar en sus infiernos minados, sino que carece de piedad y mesura.

Basta. Dejemos las estridencias y ocupémonos de salir adelante, porque esta gentuza no tiene humanidad y ya se ha apoderado de demasiadas zonas de silencio…

BAJO FONDO

Quizá el problema es que seguimos normalizando la violencia, acostumbrándonos a ella, a las atrocidades crecientes de los delincuentes, a sus matanzas que no cesan desde el sexenio de Vicente Fox. Tanta sangre hemos visto esparcida que nos hemos vuelto emocionalmente, espiritualmente daltónicos. ¿No vimos desde hace meses que estos miserables ya estaban usando granadas de fragmentación para destazar gente, fusiles calibre 50 para aniquilar enemigos y cuerpos de seguridad, drones para bombardear? Sí, para bombardear, no hay otra palabra para describir el que dejaran caer artefactos explosivos para asesinar o desmembrar elementos de los cuerpos de seguridad, o peor, inocentes, población civil.

Si el El Mencho y sus delirios se hicieran realidad, ya tendría helicópteros artillados y aviones bombarderos, por eso recurre los drones. Si los mercenarios de Cárteles Unidos y sus desvaríos se volvieran realidad, ya tendrían tanques y artillería pesada con misiles tierra-aire, por eso los llamados monstruos artillados que ambos bandos utilizan. Están en guerra, como en otros tantos territorios otros grupos hacen lo mismo: Zacatecas, Guanajuato, Colima, Guerrero, Sonora…

AL FONDO

¿Y qué tal lo del aguacate, semejante estulticia? Estos criminales son estupendos suicidas: lograron lo que ningún rival de México podría lograr: que Estados Unidos suspenda la millonaria importación de aguacates justo en la temporada de más ventas en aquel país. Todo por sus amenazas (no es la primera vez) a inspectores estadunidenses. Que se jodan 59 municipios aguacateros. Y de paso, sus extorsiones, porque a ver quiénes se las pagan sin dinero. Es ese machismo, su insolencia narca, la que sigue jodiendo a nuestro país.

¿Alguna idea de cómo neutralizarlos de una buena vez?

[email protected]

##

Regulen el negocio y respeten a los periodistas

Ivonne Melgar. Excelsior

Ante la crítica de que no se apegaba al cumplimiento de la Constitución, Logan Roy, el magnate de los medios de comunicación de la serie Succession, reviró sarcástico: “La ley son las personas y las personas son la política”.

El cinismo con el que ese personaje asumía la posibilidad de transar en su beneficio retrata una realidad: el modelo de negocios en radio, televisión y prensa que ha alterado en diversos países, con México incluido, el derecho a la información, el ejercicio de la libertad de expresión y el valor que éstos tienen en la vida democrática.

Una de las vertientes de esta perversión es el financiamiento público a los medios privados mediante la publicidad gubernamental, repartida a discreción por presidentes, funcionarios, gobernadores y alcaldes, bajo la consigna lopezportillista de “no pago para que me peguen”.

De ahí que el presidente López Obrador tenga razón cuando alega que hay dinero del erario en las empresas de comunicación. Pero este rezagado problema puede resolverse en los dos próximos meses que le restan al periodo legislativo.

Así que, más que solicitar datos personales de comunicadores incómodos al gobierno, éste debería aprovechar la obligada tarea de los diputados –que tienen como límite el próximo 30 de abril– para poner fin al modelo de negocios que de manera opaca ha vinculado a los medios con el poder.

Tan grave es el déficit en México que, en medio de la crisis que le generó a Enrique Peña Nieto su encuentro con alumnos de la Universidad Iberoamericana (UIA) en plena campaña presidencial, el entonces candidato del PRI prometió que estando en Los Pinos regularía la publicidad gubernamental.

Pero reacio a ceder en el modelo de negocios discrecional que lo había ayudado a ganar las elecciones de 2012, el mandatario que ahora reside en Madrid, formuló una legislación a modo, la controvertida ley Chayote, gracias a sus aliados en el Congreso.

La organización Artículo 19 impugnó esa Ley General de Comunicación Social, al considerar que carecía de criterios claros y objetivos sobre el ejercicio del gasto público en la materia.

En septiembre pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que esa ley no cumplía con los criterios del 134 de la Constitución, correspondiente a los recursos de que disponen Federación, entidades y municipios y que, según ese precepto, deben administrarse con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez. E instruyó a los diputados a corregir la omisión antes del 15 de diciembre de 2021.

Ante el desacato que un juez le reclamó, en enero de este 2022, el presidente de la Mesa Directiva, Sergio Gutiérrez Luna (Morena), gestionó una prórroga en la Corte que vencerá en 70 días.

Y aunque ésta es una de las prioridades que la Cámara de Diputados fijó para saldar sus deudas con la SCJN, en este primer mes de la legislatura no se creó todavía la comisión que atenderá los 11 mandatos judiciales pendientes. Tampoco se ha formulado en la Comisión de Gobernación la propuesta que atenderá la resolución de los ministros: sacar adelante una Ley General de Comunicación Social que garantice que ésta se ejercerá institucionalmente y que su publicidad tendrá fines informativos, educativos o de orientación social, evitando el uso de manera personalizada y con fines políticos.

Ése es el problema estructural que el partido en el gobierno debe y puede solventar en el Congreso: el de los fondos públicos que van a los medios privados.

Seguir en el camino de la descalificación de comunicadores y los pagos que las empresas les hacen no sólo extravía la solución de fondo del cuestionado modelo de negocios, sino que viola los derechos humanos de los periodistas que independientemente del nivel de sus ingresos esta semana lanzaron un “¡Nos queremos vivos!”.

No es gratuito que la protesta de los colegas en la Cámara de Diputados ocurriera de espaldas a la intervención de la bancada de Morena. Tampoco lo fue el señalamiento de Rodolfo Montes en la mañanera presidencial: “Queremos abstenernos de hacerle preguntas porque los principales asesinos de nosotros son servidores públicos”.

Y aunque ahora se busque encasillar las investigaciones periodísticas y las críticas al gobierno como parte de un supuesto “golpe blando” contra éste, la estigmatización hacia nuestro gremio es un abuso de poder que abona en el terreno donde los asesinatos de periodistas se normalizan. Y es tan dañina como la impunidad que los rodea.

Cierto que, como bien señala Logan Roy –esa versión moderna de El Padrino que trafica favores empresariales con el poder público–, la ley son las personas y las personas son la política.

Y ahí está el Congreso, donde Morena y sus aliados son esas personas para construir la política necesaria y pasar a la historia como los artífices de un modelo de publicidad gubernamental democrático, justo, transparente, ajeno a la propaganda y al abuso de poder.

#

#

Por favor, Presidente: ¡una pausa!

Sergio García Ramírez. El Universal, 

El presidente de México acuñó una palabra que provocó debates. La palabra fue “pausa”. La utilizó, quizás sin meditar antes de espetarla, para proponer un nuevo trato con España y los españoles. Así desahogó su xenofobia y causó desencuentros que quizás lastimaron a los destinatarios de ese encono, pero también lesionaron el interés de México. Pero eso no pareció importarle ni es el tema de mi artículo. Lo que quiero es aprovechar el exabrupto y formular una petición en bien de los mexicanos.

Le solicito, Presidente, que nos obsequie una pausa para recuperarnos de las dolencias que padecemos, o al menos mitigarlas mientras dure aquélla. A usted también le servirá para reponerse de la fatiga que ocasiona el ejercicio desbocado del poder y meditar nuevas expresiones para las matinées que acostumbra.

Como usted ya sabe, sobre todo después del empleo de la palabra de marras, pausa no es un término usual en las relaciones internacionales. Probablemente consultó el diccionario, una vez consumada su propuesta, para hallar el significado de esa expresión inusitada. Dice la Real Academia (pendiente de recibir sus arremetidas, Presidente, por ser Real y ser Academia) que pausa es “interrupción del movimiento, acción o ejercicio”, o “tardanza, lentitud”, o bien, “silencio de duración variable”. Aplico estas acepciones a mi respetuosa solicitud de que obsequie a sus compatriotas una pausa —¡por favor!—, además de la que impondrá a los españoles (si éstos lo aceptan).

Por favor, Presidente, abramos una pausa en la violencia que se ha apoderado de la República y cobrado infinidad de víctimas. Esa pausa permitiría que su gobierno modere la impunidad y enfrente con eficacia la ola criminal que nos agobia. También podríamos abrir una pausa en la convocatoria al odio que usted formula desde hace tres años y que supongo conservará, si no hay pausa, en el tiempo que resta a su mandato. Entiendo que éste continuará gracias a la ratificación que impulsa bajo el membrete de revocación de mandato. Imponga una pausa a la propaganda sobre la revocación (es decir, ratificación) que hacen los funcionarios que lo secundan. Y también aplique una pausa a las emociones de quienes le llaman —¡válgame Dios— encarnación de la Patria, que no merece encarnar de esta manera tan accidentada.

Por favor, Presidente, abramos una pausa en la violación sistemática de la Constitución y en su con tienda contra los medios de comunicación y los aspiracionistas y conservadores que integran las clases medias. Necesitan un armisticio que modere las injurias que reciben en cascada. Nos hará bien tener un respiro (ojalá de mucho tiempo, o por lo menos de algunos días o algunas horas) en su aversión a los periodistas, empecinados en cumplir su misión, que por ello han pagado un altísimo precio. Los miembros de este gremio comienzan a reclamarlo, entre amedrentados y coléricos. Y la nación aplaude, solidaria.

Con la pausa llegará el cese de hostilidades (aunque sólo dure lo que un suspiro) contra los empresarios, los tribunales independientes, los hombres de ciencia y los órganos constitucionales autónomos, todos inscritos, por acuerdo suyo, en la nómina de sus adversarios. A su furor institucida contra el INE, se agrega el que hoy endereza contra el INAI, que cometió el pecado de rechazar exigencias autoritarias.

La pausa podría servir para otros fines deseables, que México pide a gritos. Pero basta con los mencionados. ¡Por favor, presidente, haga una pausa para bien de los mexicanos! En ese receso aplicaría la ley, ejercería la cordura y pondría las pasiones en reposo.

Profesor emérito de la UNAM

Te pueden interesar

88 min de lectura
37 min de lectura
72 min de lectura