16 de mayo de 2022

COLUMNAS POLÍTICAS

Columnas del lunes 24 de enero de 2022

Templo Mayor

PASAN las horas y sigue causando todo tipo de comentarios aquello de que el Presidente ya hizo su testamento político, aunque sigue siendo un misterio qué dice. Según el propio Andrés Manuel López Obrador, la idea es garantizar con esto la gobernabilidad, en caso de que falleciera antes de terminar su mandato.

SIN DUDA resulta muy considerado de su parte preocuparse por la patria desde el más allá peeero… ¿qué le hace pensar que la gobernabilidad depende del enigmático contenido de un texto personal? No es por romperle la ilusión al mandatario, pero precisamente para eso se tienen la Constitución y las instituciones de la República. A lo mejor no lo recuerda, pero éstas justamente fueron creadas para que el país no dependa de un caudillo, sino de algo mucho más sólido y permanente.

AGACHONES y complacientes, pero el país sigue teniendo Senado y Cámara de Diputados; así como un Poder Judicial que trata de mantener la cabeza en alto. Tal vez López Obrador debería preocuparse, más bien, por lo que va a pasar en Morena si él llegara a faltar. Porque la realidad es que el partido más votado en el país sigue sin contar con instituciones internas y depende, básicamente, de lo que diga, desee y decida el señor Presidente.

,.,.,.

ENTRE las víctimas de acoso y agresión por parte de Andrés Roemer hay nuevas preocupaciones. Cuentan que de unos días a la fecha, la oficina del canciller Marcelo Ebrard decidió frenar cualquier información sobre la extradición del autoproclamado intelectual que está prófugo de la justicia.

LAS AFECTADAS y quienes llevan sus casos se preguntan si la Cancillería decidió darle carpetazo al asunto, si fue que dejó de ser relevante en la agenda del secretario o si hay alguna razón política para este silencio. Resulta extraño que justo ahora que se acercan las manifestaciones por el Día de la Mujer, en la SRE hayan optado por callar sobre el tema. ¿Será orden del propio Ebrard o alguien de su oficina se está tomando atribuciones que no le corresponden? Es pregunta.

.-.-.-.-.-

PARA quienes gustan de interpretar las señales políticas, resultó muy revelador que Jennifer Granholm se reuniera con los tres presidenciables de Morena. El encuentro con el canciller Marcelo Ebrard resultaba obligado; la foto con Claudia Sheinbaum fue porque la anexaron en una reunión con el Consejo Coordinador Empresarial, y en cambio a Ricardo Monreal fue a visitarlo al Senado. Visto que la secretaria de Energía de Estados Unidos no se anda por las ramas, alguna puerta habrá visto con el zacatecano.

.-.-.-.-

DICEN hay una razón de peso para que Movimiento Ciudadano esté planeando postular en Quintana Roo a un personaje tan impresentable como Roberto “Bobby” Palazuelos. Y esa razón es que nadie como el mirrey de mirreyes da el color para ser el candidato naranja. (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p. 8)

#####

#####

¿Por qué un testamento? ¿Y la Constitución?/ Salvador García Soto

El Universal, 

La afirmación de Andrés Manuel López Obrador de que ya tiene preparado un “testamento político” en caso de que él falte, despertó más dudas que certezas. No sólo porque, tras su salida del Hospital Militar donde le practicaron un cateterismo de emergencia, el presidente habló por primera vez abiertamente sobre su condición de salud, sino porque la idea de que él decidirá qué pasa ante su posible ausencia y quién quedaría en la Presidencia, contradice totalmente a la Constitución que claramente prevé en su artículo 84, que si el presidente falta definitivamente en los últimos cuatro años de su gobierno, como sería el caso, será el Congreso el que decida, por mayoría calificada de dos terceras partes, quién será el presidente sustituto que termine el sexenio.

¿De dónde saca entonces López Obrador que él puede “heredar” con un “testamento” la Presidencia en caso de ausencia definitiva? Según el derecho familiar, el documento testamentario “es el acto por el cual una persona llamada testador o autor de la herencia expresa libremente su voluntad de disponer de sus bienes, derechos y obligaciones, y los designa a determinadas personas para después de su muerte”; luego entonces solamente se puede heredar aquello de lo que se es dueño en el caso de los bienes materiales, y en el caso de obligaciones y derechos, sólo pueden transferirse cuando se refieren a actividades privadas ya sea profesionales o legales.

Un cargo de elección popular, como es la Presidencia de la República, ni es un bien material de propiedad privada, ni es un derecho o una obligación contractual; quien ocupa la titularidad del Poder Ejecutivo lo hace por mandato del pueblo y de la mayoría de votantes que lo elige y está en el cargo sólo para servir por un periodo constitucionalmente establecido. No es el dueño de la Presidencia y mucho menos del Poder ni de la soberanía popular y, si no puede decidir qué sucede en su ausencia, porque eso ya lo dicta la misma Constitución que un presidente jura “cumplir y hacer cumplir”, mucho menos puede “heredar” o “testamentar” un cargo y un poder que no le pertenecen.

Y aun cuando los defensores del presidente y del oficialismo saldrán a decir que él solo habló de un “testamento político” en sentido metafórico o referente a su movimiento y no al cargo que ejerce, vale la pena hacer la precisión porque no parece ni casual ni un desliz, tratándose de un político como López Obrador, que hable de heredar el poder o el cargo a quien él lo decida, por encima de lo que diga la Constitución. El uso que López Obrador da a las palabras en ese mensaje habla de una concepción completamente patrimonialista del poder, en donde a él, como líder supremo de su movimiento, no sólo le corresponde elegir a un sucesor para cuando termine su presidencia –como hicieron por décadas los presidentes de la era priista— sino que también se cree con el derecho de decir quién debe ser el presidente sustituto si él llega a morir o quedar incapacitado para terminar el sexenio.

Según los expertos en lingüística forense, todo lo que decimos o escribimos nos delata y ninguna persona habla o escribe igual a la otra porque cada uno poseemos nuestro propio idiolecto, que no es otra cosa que las características particulares de nuestro decir y escribir porque la mayor parte de los procesos que se producen a la hora de hablar un discurso oral y escrito, son procesos que se escapan de nuestro control, son procesos no voluntarios.

Dice el catedrático, escritor e investigador de la lengua española, Javier Blasco, que “las palabras nos delatan, las palabras querámoslo o no, aunque intentemos ocultarnos, aunque queramos escondernos en un avatar, dejan al desnudo lo que pensamos y lo que somos”. Y en este caso, al presidente sus palabras lo desnudan y también lo delatan: él no concibe al poder ni a su mandato como algo prestado temporalmente por los ciudadanos, sino como algo que le pertenece, que es de su propiedad y que por lo tanto él puede hacer lo que quiera con ese poder, incluso heredarlo en caso de su muerte a quien él y solamente él decida. Esa concepción del poder es más de un dictador autoritario que de un presidente demócrata.

Porque además de inconstitucional, la voluntad presidencial de nombrar “heredero” si él llega a faltar ni siquiera es realista, porque la Constitución habla claramente de una mayoría de “dos terceras partes” de los miembros del Congreso para elegir a un presidente sustituto que termine el periodo de gobierno en caso de ausencia definitiva del presidente dentro de los últimos cuatro años de su mandato. Y hoy ni López Obrador ni Morena tienen esa mayoría calificada ni en el Senado ni en la Cámara de Diputados, así que su “testamento político” sería letra muerta al menos en la sustitución presidencial.

Al final, lo que también exhibe ese mensaje al salir del hospital —además de sus delirios patrimonialistas de poder— es que al presidente lo único que en realidad le importa y le preocupa cuando piensa en su muerte es quién lo va a sustituir y a terminar su imaginaria “transformación nacional”. Con un país sumido en la violencia, en medio de la peor pandemia, con una economía que no termina de recuperarse de una crisis histórica y un aumento del desempleo y una inflación desbordada, a López Obrador no le preocupan los mexicanos y sus problemas, sino sus sueños de grandeza y trascendencia histórica.

Lleva mucha razón el mencionado experto Javier Blasco cuando dice que “la palabra no es sólo una cuestión de estética o una cuestión de imaginación, porque en la vida la palabra compromete nuestro prestigio, nuestro honor, nuestro dinero y en algunos casos nuestra vida”.

NOTAS INDISCRETAS… Hablando de la palabra presidencial, si al común de los mexicanos las palabras de López Obrador nos impactan, nos dividen y la mayoría de las veces nos polarizan, para sus leales e incondicionales de Morena, sus palabras son órdenes. Bastó con que el presidente le expresara en la conferencia mañanera su espaldarazo político al controvertido gobernador Cuitláhuac García, ante las acusaciones de violaciones graves de derechos en Veracruz y las investigaciones que realiza el Senado a través de una Comisión especial, para que las hordas morenistas se activaran como en una película de Mad Max. Ayer en la bancada de Morena en el Senado se desató una auténtica batalla interna por el tema de la Comisión de la Jucopo que investiga los abusos de autoridad y violaciones en la entidad veracruzana, a partir de varias denuncias y testimonios de ciudadanos que han acusado al gobierno de Cuitláhuac de pisotear sus derechos y garantías fundamentales. La mitad de la bancada, al mando del senador César Cravioto, ligado a Claudia Sheinbaum, cuestionó la existencia de esa Comisión, formada originalmente por los coordinadores parlamentarios para documentar el caso de José Manuel del Río Virgen, y que pretendían ahora convertir en una Comisión Especial Legislativa aprobada por el pleno. 29 senadores morenistas operados por Cravioto rechazaron la idea de llevar al pleno la votación sobre la Comisión para Veracruz y pidieron que la bancada morenista la discutiera primero en su sesión plenaria de los próximos días para impulsar un acuerdo en contra de la citada comisión. En contraparte, los otros 30 senadores de Morena, apoyan la propuesta de Ricardo Monreal para que el grupo que formaron los coordinadores de la Junta de Coordinación Política sea elevado al rango de comisión formal del Senado para investigar los múltiples casos de abusos y violaciones que han recibido de senadores veracruzanos. En medio de la guerra civil morenista en el Senado, aparece claramente la mano de la jefa de Gobierno de la CDMX que le dio su apoyo a su amigo Cuitláhuac García en un mensaje difundido en redes sociales con una fotografía donde ambos posaron y que terminó generando más memes que reacciones positivas. Anoche, en medio del jaloneo por el caso Veracruz, se filtró una carta que Ricardo Monreal les dirigió a los 60 senadores de Morena, en la que el líder parlamentario, que claramente fue de los iniciadores de la investigación contra García, les decía a sus compañeros que estaba abierto a que se discutiera el tema en la reunión plenaria de la bancada, pero les reprochaba que esos temas se filtraran y discutieran en los medios, antes de hacerlo internamente. “Se aproxima un periodo difícil; no basta nuestra mayoría simple, requerimos mayorías calificadas y debemos actuar con respeto internamente y también con los otros grupos”, les decía Monreal a los senadores morenistas, a los que les aclaraba “todas y todos somos leales al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador”. Pero está claro que algunos confunden la lealtad con obediencia ciega y que, aunque estén de por medio violaciones graves de derechos humanos y abusos de autoridad en un estado como Veracruz, van a defender a Cuitláhuac porque así se los ordenó Sheinbaum y se los sugirió el presidente con sus palabras que para ellos son órdenes… Los dados mandan Escalera Doble. La semana promete. 

$#

El fin de la pandemia está cerca/Enrique Quintana

Coordenadas

El Financiero, 

Christopher J L Murray, quien dirige el Instituto de Evaluación y Métricas de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington, una de las referencias mundiales para observar las tendencias de la pandemia, publicó el pasado 19 de enero un artículo en The Lancet, titulado: ‘Covid-19 seguirá, pero el fin de la pandemia está cerca’.

La afirmación es polémica, pero resume muchos argumentos que desde hace varias semanas se han esgrimido respecto al futuro de la pandemia.

Los modelos del IHME señalan que antes de que termine marzo aproximadamente la mitad de la población mundial se habrá contagiado de la variante ómicron del SARS-CoV-2.

Entre otros factores, señala que las infecciones por ómicron son asintomáticas entre un 80 y 90 por ciento y aun el disparo de los casos positivos observados en las pruebas se queda muy corto respecto a la dimensión real de los contagios.

El hecho de que los síntomas generados por ómicron sean más leves que los producidos por otras variantes no quiere decir necesariamente que las hospitalizaciones bajen, pues es tan grande el número de contagiados que la cifra absoluta de demandantes de servicios hospitalarios puede crecer.

Aunque no llegaremos al nivel que se alcanzó el año pasado, el IHME estima que el pico de hospitalizaciones a nivel global se alcanzará en los primeros días de febrero con niveles de alrededor de 2.3 millones de personas.

Incluso, hay el riesgo de un aumento en el número total de fallecidos respecto a las cifras previas a diciembre, pues aunque la tasa de letalidad es mucho menor, se aplica a una cifra muchas veces mayor de contagiados. Las estimaciones del Instituto consideran que todavía podrían darse a nivel global alrededor de 240 mil muertes adicionales entre el momento actual y mayo.

Los modelos del IHME indican que en la mayor parte de los países, el pico de contagios vendrá entre el momento actual y la segunda semana de febrero.

Queda la interrogante de lo que pueda pasar con casos como los de China y Nueva Zelanda, que han aplicado políticas de “cero COVID” y donde quizás la ola podría extenderse por más tiempo.

No puede descartarse que en el futuro aparezcan variantes del SARS-CoV-2 que sean mucho más letales que ómicron. Sin embargo, la gran inmunización que se ha desarrollado por la combinación de la vacunación y los contagios de esta variante impedirá que las nuevas variantes se extiendan.

De acuerdo con Murray, el virus no va a desaparecer de la faz de la Tierra, pero lo más probable es que el COVID-19 se convierta en una afección respiratoria probablemente estacional que pueda ser abordada a través de vacunación y tratamientos, sin tener que llegar a las medidas extraordinarias que hemos aplicado en el mundo en los pasados dos años.

El investigador del IHME no sugiere que se utilice el ómicron como una especie de inmunizador. Hay que tratar de evitar los contagios, sobre todo entre la población vulnerable, pero dado el alcance que han tenido, de un modo u otro, en la práctica la variante está inmunizando a una gran cantidad de personas.

En el caso de México, el modelo estima que hemos llegado ya al pico de los contagios, pero habrá que esperar a mediados de febrero para regresar al nivel de contagios que teníamos a finales de noviembre.

Lo que es un hecho es que al paso de las semanas se van sumando argumentos que nos dejan ver que ahora sí ya podríamos estar cerca del fin de la pandemia.

«

El mentiroso auténtico/Jesús Silva-Herzog Márquez

en REFORMA

Tal vez hasta sus sueños son consignas. Tal vez sueña con las mismas frases hechas que repite mil veces. En un pasaje de Subir a respirar, George Orwell habla de un fanático de la autenticidad. Habla como una grabadora que repite siempre los mismos lemas. Los repite no solamente con pasión sino con sinceridad. No es una pose: el fanático cree cada palabra que dice. Cree en sus consignas profundamente y sin reservas. Cada lema es como una palabra sagrada para él. El personaje que describe Orwell está políticamente de su lado: es un antifascista. Pero la manera en que ese camarada cree lo que cree lo convierte en un sectario, en un odiador que ha decidido cerrar los ojos detrás de sus convicciones. No hay pose, no hay impostura en su obsesiva recitación. Todo lo contrario: en él hay una convicción fogosa y sincera. El antifascista que describe el narrador no puede más que hablar de su batalla. A cualquier provocación e, incluso sin ella, habla de la épica a la que ha decidido entregar su vida y su razón. Es una máquina que repite siempre el mismo discurso: democracia contra fascismo; democracia contra fascismo, democracia contra fascismo. Al narrador le da curiosidad la vida privada de este personaje, pero de inmediato se pregunta, ¿tendrá vida privada? ¿O será que se la pasa dándole vuelta eternamente al mismo disco? Soñará, seguramente con sus consignas.

Como buen puritano, el presidente López Obrador odia la hipocresía sobre todos los vicios. Más que a quienes hacen el mal, a quienes fingen ser buenos. Ese doblez es, a su juicio, la marca del conservadurismo: la verdadera ideología de los conservadores es la hipocresía. Los conservadores predican lo que no practican. Por ello presenta la autenticidad como la nota de su superioridad moral: es un hombre auténtico, es sincero, dice lo que piensa y hace lo que promete. Al mismo tiempo, la verdad le interesa poco y no pierde mucho tiempo en ocultar su desprecio por ella. Es de agradecer que, con frecuencia, nos advierte que está mintiendo. Casi con orgullo subraya sus mentiras advirtiéndonos que son parte de sus «otros datos». Una confesión franca: lo que digo no retrata la realidad sino mi fe. Les digo lo que creo que existe y eso es suficiente. La verdad es correspondencia de la verdad con los hechos; la sinceridad es la correspondencia de la palabra con la convicción. Por eso el presidente López Obrador miente cotidianamente sin pena alguna. Le importa ser sincero, no veraz.

Una de las tareas más laboriosas de la mañanerología es la mentirometría. El registro de esa contabilidad es interesante: ¿Cuál es la tasa de mentira por pregunta? ¿En qué conferencia se rompió el récord de mentiras? ¿En qué órbita se pronuncia una mayor tasa de falsedades? Todos los días la contabilidad registra decenas de engaños que se pronuncian con agilidad sorprendente. Se miente de todo, pero, insisto, con convicción. En el fondo, lo que expone esa notable productividad presidencial es el hermetismo de una cabeza que no pretende poner en riesgo la ideología con los fastidios de la realidad.

El presidente López Obrador ha logrado dominar el arte de fingir autenticidad. Se le percibe como un hombre que dice lo que piensa y que cree en lo que hace. No se le ve como un impostor sino como un político de convicciones. Será cachado muchas veces mintiendo, pero no siendo quien no es. Con esa credencial se le da paso libre no solamente a sus mentiras sino a las consecuencias ruinosas de su «autenticidad». La convicción puede ser una coartada. El fanático de sí mismo sería visto como un hipócrita si, de pronto, nos tratara de engañar aparentando que se tomó el tiempo de leer el articulado de una ley o reconociera la veracidad de un dato desfavorable. Su desinterés por la verdad, por la ley por los datos es auténtico. Tengo la impresión de que por eso la rutina de sus mentiras y la catástrofe de sus políticas le resulta, hasta el momento, barata.

George Orwell, dice el politólogo inglés David Runciman, fue un enemigo de la hipocresía que tenía muy claro que había cosas mucho peores que la hipocresía. La autenticidad puede encubrir la irresponsabilidad.

http://www.reforma.com/blogs/silvaherzog/

 #El testamentoTOLVANERA / Roberto Zamarripaen REFORMAAndrés Manuel López Obrador ha hecho de la fragilidad de su salud un tema público y recurrente al grado de decir que podría no terminar su mandato por alguna fatalidad. Este sábado, anunció la redacción de su «testamento político». No reveló contenido y con ello, fiel a las tendencias en su gobierno, desató el torbellino de especulaciones y rabietas de sus contrarios. El artículo 84 de la Constitución dice que al fallecer el Presidente, el cargo lo ocupa provisionalmente el secretario de Gobernación, en este caso Adán Augusto López, y debe convocarse a sesión del Congreso para elegir al sustituto que concluya el periodo hasta 2024. Por ese lado no hay sorpresas.Regularmente los testamentos políticos de los líderes llaman a la unidad de los suyos, a no dividirse porque ello destruiría la obra del dirigente y a resistir el vendaval de los contrarios. Y hacen encargos.Lenin, el líder de la revolución rusa, propuso a sus camaradas en su «Testamento Político» que removieran a Stalin del cargo de secretario general del gobernante Partido Comunista de la Unión Soviética por ser «extremadamente rudo» y mejor designaran a un personaje tolerante, leal y bondadoso. El 22 de mayo de 1924 en una reunión secreta, los líderes comunistas de la URSS, con votación de 30 votos contra 10, decidieron no hacerle caso a Lenin y ratificar a Stalin en la dirigencia. El testamento político fue revelado hasta después de la muerte de Stalin quien gobernó su país bajo el terror.

Mao Tse Tung, gobernante de China por 27 años, tuvo recurrentes crisis de salud. En una de ellas, cuando se insinuó la posibilidad de que se hiciera a un lado en plena Revolución Cultural que tanto daño hizo a su país, se agudizaron las pugnas internas. Entonces el líder escribió un poema. Era enero de 1963: «Hay tantas tareas que piden a gritos que sean hechas/ ¡aprovechen los días, aférrense a las horas!/ los cuatro mares se embravecen, nubes y aguas se enfurecen/ los cinco continentes se estremecen, vientos y truenos rugen/ ¡acabemos con todas las pestes!/ nuestra fuerza es irresistible».

Mao pintaba raya. Acabar con las pestes era reducir a cenizas a los opositores y evitar cualquier señal de «capitalismo». En junio de 1976, ya en su lecho, meses antes de morir, Mao dijo a los suyos: «(La revolución cultural) es una herencia que se debe transmitir a la siguiente generación. ¿Cómo legarlo? Si no puede ser pacíficamente, que sea en medio del caos. Si ello no se realiza adecuadamente puede producirse una matanza. Solo el cielo sabe lo que ustedes harán».

En septiembre de 1976 murió Mao y Den Xiao Ping, su rival, quedó en el poder, emprendió reformas en una economía de mercado y modernizó a China. El testamento político de Mao fue desconocido.

El 31 de julio de 2006 Fidel Castro publicó una «Proclama» que cimbró a Cuba. Reveló que su salud era frágil por lo que estaba obligado a permanecer en reposo y abandonar sus cargos dirigentes por lo que los delegó «con carácter provisional» en su hermano Raúl Castro y otorgó tareas específicas a Carlos Lage, un literal primer ministro, y Felipe Pérez Roque, canciller fiel. «Pido al Comité Central del Partido y a la Asamblea Nacional del Poder Popular el apoyo más firme a esta Proclama», signó.

En su extraordinario libro Cuba, el futuro a debate, el periodista Gerardo Arreola hace una reseña de cómo Raúl Castro desmontó paulatinamente el legado de su hermano Fidel y de la defenestración de Lage y Pérez Roque junto con otros personajes fidelistas. La Proclama no fue atendida. Fidel murió el 25 de noviembre de 2016.

Ho Chi Minh, líder de la revolución vietnamita, escribió el 10 de mayo de 1969 en su testamento: «Si debo partir de este mundo, no hay nada que sienta más que poderlos servir más tiempo. Después de mi muerte, los grandes funerales deberán ser evitados para no gastar el tiempo y el dinero del pueblo».

No dejó, en ese documento, encargos específicos. Fue humilde. Murió en septiembre de 1969 y en su país es un héroe sin mácula. Vietnam la pasa un poco mejor que Cuba. r

#####

#####

 La excepción moral

Denise Dresser en REFORMA

Podría ser tu hija o tu hermana o tu novia o tu amiga. Esa chica a la que Pedro Salmerón toqueteaba, mientras bailaba con ella, borracho en un bar, porque salir con él era parte de las actividades de clase. Esa joven de 22 años a la que el maestro de Historia le hacía comentarios soecese invitaba a un hotel. Esa estudiante a quien un hombre con autoridad sobre ella, persiguió en el Metro e intentó besar. Una mujer -como tantas- acosada por un hombre, porque puede.

Puede enviarle mensajes lascivos a través de las redes sociales. Puede huir de una institución, evitando denuncias, investigaciones y sanciones. Puede, porque aún después del movimiento #MeToo, su círculo político lo cobija, las feministas de su partido callan, el Presidente lo premia con un puesto diplomático. En México es posible que un acosador sea embajador. Para la 4T, el caso de Salmerón es la excepción moral.

No importa cuánta evidencia se haya acumulado, cuántos relatos de horror se hayan compartido, cuántas denuncias formales ante autoridades universitarias se hayan presentado. Para el Presidente todo es golpeteo político o acusaciones inventadas por sus adversarios. En la lógica lopezobradorista, si no se presentó una denuncia ante el Ministerio Público, el acoso no ocurrió. Y aunque existiera una denuncia legal, eso sólo sería señal de politiquería, de esfuerzos de la oposición para lastimarlo. Salmerón será un acosador, pero es nuestro acosador. Salgado Macedonio será un violador, pero es nuestro violador. Las acosadas aceptan la humillación y la estigmatización con tal de torpedear a la Cuarta Transformación. Y así, como todos los machos del mundo, el Presidente toma la palabra de un hombre, y desestima los hechos relatados por una mujer. No escucha a las víctimas, escucha las recomendaciones de su esposa o de su partido. No se toma el tiempo de leer, investigar, entender que las acusaciones provienen de exalumnas del ITAM y de la UNAM y de Morena. Como es de los suyos, AMLO ya juzgó a Salmerón y lo encontró inocente. La cercanía personal se vuelve un certificado de impunidad brutal.

Siguiendo sus instrucciones, las morenistas cambian de piel y de principios para acompañarlo. Feministas de toda la vida, como Malú Micher, ya no defienden la presunción de verdad; se escudan detrás de la presunción de inocencia. Olvidan quiénes eran y lo que representaban antes de que se les exigiera traicionar una causa por un hombre. Ignoran dos sentencias de la Suprema Corte, donde se afirma que en casos de violencia sexual y de género, el testimonio de las víctimas es una prueba fundamental. Peor aún. Quienes están dispuestos a darle el pase a Salmerón, y gobiernan en nombre del pueblo, ignoran las penurias del sistema judicial. El contexto de impunidad de 98%. El martirio de ser mujer y presentar una denuncia en el Ministerio Público. El viacrucis de la revictimización. El que no te crean. Estar empezando tu vida como estudiante y que la notoriedad te la arruine. El que no haya procuración de justicia con perspectiva de género, y por ello una denuncia de acoso es tratada como si fuera un robo de auto. Y ni esos crímenes son investigados o sancionados.

Cuando no hay procedimientos justos para las mujeres, la exigencia de una denuncia ante el MP es una hipocresía. Cuando el hombre denunciado es amigo del Presidente y ha sido protegido una y otra vez desde el poder, la exigencia de una denuncia formal/legal es un atajo vil. Una coartada burda. Salgado Macedonio la usó y ahora cogobierna Guerrero, acusado pero impune.

El acoso sexual no es un tema político, ni de los pro 4T o anti 4T, ni de adversarios versus acólitos. El tema de fondo es qué tipo de país somos y queremos ser. El México que veta a acosadores o que los recompensa. El México que le cree a las víctimas o que exporta a los mentirosos. El país que presume una «política exterior feminista» o que la traiciona con Panamá. Defender a Pedro Salmerón sin recato exhibe incongruencias y contradicciones. Pero nombrar a un acosador como embajador condensa también una evasión ética, que involucra a las mujeres. Un hoyo negro en el cual la ostentada superioridad moral de la 4T desaparece. A Salmerón se le premia. A las acosadas, humilladas y violentadas se les castiga, con una nueva denigración. Desde el púlpito más poderoso, el Presidente de su país les dice: «Yo no les creo».

#####

#####

Tren sin proyecto

JAQUE MATE / Sergio Sarmiento en REFORMA

«Nada más que cuando digo ‘esto va’ es porque va. ¡Me canso ganso!»...Andrés Manuel López Obrador 

Hay dos posibles formas de hacer una obra importante de ingeniería civil, como un ferrocarril. Una es elaborar primero un proyecto ejecutivo, que considere paso a paso el trazo, la mecánica de suelos, la propiedad de los terrenos en la ruta y todos los demás factores que puedan incidir sobre la construcción y los costos. Así se hacen las obras en los países desarrollados, en los que suele haber un catálogo de proyectos ejecutivos que se van realizando poco a poco sin importar los cambios de gobierno. El tiempo y dinero que se invierten en los proyectos ejecutivos reducen errores y problemas posteriores.

La otra posibilidad es empezar la obra sin proyecto e ir resolviendo los problemas como se vayan presentando. La ventaja es que no hay que gastar ni perder tiempo en un proyecto ejecutivo. La desventaja es que suele haber imprevistos y las cosas terminan mal. ¿Qué tan mal? Ahí tenemos como ejemplos el tren-interurbano Toluca-Ciudad de México que empezó Enrique Peña Nieto y que debería haberse concluido en 2017 y también la Línea 12 del Metro que construyó Marcelo Ebrard sin proyecto ejecutivo, a precio alzado y por tiempo determinado. El «a’i se va», a veces no va a ningún lado.

Con el Tren Maya se está repitiendo la experiencia. No hubo proyecto ejecutivo ni manifestación de impacto ambiental. El presidente López Obrador pidió permiso a la Madre Tierra en una ceremonia surrealista y mucha de la información ha sido ocultada por razones de «seguridad nacional». La prisa es la característica fundamental de la obra. «El compromiso es que el Tren Maya debe estar entrando en operación en diciembre de 2023, la obra debe estar terminada por etapas entre junio y noviembre de 2023», ha señalado el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

El Tren Maya tenía un presupuesto original de 161,356 millones de pesos: sí, con esa extraordinaria precisión. ¿Cuánto costará finalmente? Es difícil saberlo. El gobierno de la honestidad no revela las cifras. Rogelio Jiménez Pons, quien como director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) era el responsable, reconoció en una comparecencia ante el Senado en octubre de 2021 que el costo sería de unos 200 mil millones de pesos. La razón, los cambios sobre la marcha. Se ha modificado el trazo e incluso las características del proyecto. Primero se planeaba un tren superficial, después se empezó a construir un tramo elevado en Playa del Carmen, hoy se ha cancelado la parte elevada y se hará pasar la vía por detrás de los hoteles por lo que se están expropiando terrenos que antes no se necesitaban. El grado de imprevisión llega a niveles alucinantes: se planeó primero un tren de diésel, hoy será parcialmente eléctrico.

Jiménez Pons ha sido reemplazado sin explicación en Fonatur y en la dirección de la obra. Su sustituto es Javier May, tabasqueño, quien cuenta solo con estudios de preparatoria. «No se necesita que uno sea ingeniero en líneas férreas para coordinar los trabajos de construcción y de diseño», explicó el secretario de Gobernación, también tabasqueño.

El proyecto está siendo modificado para terminarlo más rápido sin considerar que se están eliminando algunas de las razones por las que supuestamente se está construyendo. Ya no tendrá, por ejemplo, estaciones ni en Campeche ni en Playa del Carmen. Preocupa más, sin embargo, que en esta prisa se cometan errores garrafales como en la Línea 12.
· DOS BOCAS Rocío Nahle, hoy secretaría de Energía, decía en 2018 que la refinería de Dos Bocas costaría 6 mil millones de dólares. Después se presupuestó en 8 mil millones. El 10 de mayo de 2019 AMLO declaró: «Va a estar terminada para mayo del 2022. ¡Me canso ganso!». Hoy se calcula que puede costar 12,500 millones de dólares y no hay fecha de terminación. El ganso está cansado. 

#####

#####

Bajo Reserva

¿Rebelión contra Monreal?

Nos dicen que 29 de los 61 senadores que conforman la bancada de Morena en la Cámara Alta, se reunirán el próximo viernes para abordar el tema de la Comisión Especial sobre abusos de autoridad en Veracruz, creada hace casi un mes a raíz de la detención del secretario técnico de la Junta de Coordinación Política, José Manuel del Río Virgen. Los convocantes del encuentro aseguran que dicha comisión senatorial, promovida por su coordinador Ricardo Monreal, no fue discutida ni acordada al interior del grupo parlamentario.  La reunión llevará el lema: “Somos leales al proyecto de la Cuarta Transformación y al presidente Andrés Manuel López Obrador”.  Entre quienes firman el acuerdo para celebrar el encuentro el próximo 28 de enero, están César Cravioto, Antares Vázquez, José Narro, Malú Micher, Nestora Salgado, Susana Harp, José Antonio Álvarez Lima, Napoleón Gómez Urrutia, Ana Lilia Rivera y Héctor Vasconcelos. ¿Se avecina una rebelión en la bancada de Morena?

En Segob no urge reunión con el PRI

No hay fecha aún para la reunión entre el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y la dirigencia del PRI, encabezada por su presidente Alejandro Moreno Cárdenas. El 6 de diciembre, cuando el secretario recibió por primera vez al diputado panista Santiago Creel, la Segob informó de la decisión de abrir el diálogo con otras fuerzas políticas, y en particular se refirió al PRI. Sin embargo, hasta ahora no hay acuerdo para un primer contacto formal, y a decir de quienes están cerca de ambas partes, los tiempos se están complicando, pues ya inició el Parlamento Abierto sobre la iniciativa presidencial de Reforma Eléctrica, además de que los partidos políticos están inmersos en el proceso electoral para renovar seis gubernaturas. Todo indica que en la Segob no hay prisa alguna por iniciar el diálogo con los priistas, ni en que haya una foto de don Adán y don Alejandro posando juntos.

AMLO hace caso a los médicos

Luego de someterse a un cateterismo cardiaco, el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador regresó a Palacio Nacional para retomar sus actividades, sin embargo, parece que en esta ocasión el mandatario sí ha hecho caso a sus médicos y ha comenzado a moderar su ritmo de trabajo. Por lo menos ayer, no envió  sus acostumbrados videomensajes dominicales. Nos dicen que esta mañana estará puntual en su conferencia de prensa para escuchar a la primera tanda de aspirantes a dirigir el Sindicato de Trabajadores Petroleros, quienes presentarán sus propuestas ante el mandatario.

Morena y PRD arman sus plenarias

Al interior de los partidos políticos, sus liderazgos ultiman detalles de cara a sus reuniones plenarias.  Serán Morena y el PRD los primeros, mientras que el resto aún no define fechas, algunos como el PRI determinaron posponerla ante el alto número de contagios en esta cuarta ola de Covid-19. La bancada morenista tendrá actividades hoy y mañana con la presencia de los secretarios de Gobernación, Relaciones Exteriores, Seguridad, y Sedatu, así como los titulares de la Comisión Federal de Electricidad y de la Unidad de Inteligencia Financiera. Por parte del sol azteca, el 28 y 29 de enero acudirán a Quintana Roo, donde estará su candidata a la gubernatura de esa entidad, Laura Fernández, respaldada por el gobernador del estado, e incluso, nos aseguran, acudirá el titular del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova(Bajo Reserva, El Universal, p. 2)

#####

#####

Trascendió

Que el secretario de GobernaciónAdán Augusto López, dará hoy el banderazo inaugural a la reunión plenaria de los diputados federales de Morena en el Palacio Legislativo de San Lázaro, en la que posteriormente participarán como ponentes el canciller Marcelo Ebrard y el director de la CFE, Manuel Bartlett, entre otros funcionarios; sin embargo, como ya es costumbre, la bancada encabezada por Ignacio Mier decidió que el cónclave fuera estrictamente a puerta cerrada.

Que hoy se realizará en Palacio Nacional la pasarela de 25 candidatos a la Secretaría General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, que arrancará con Ricardo Aldana, quien actualmente es parte de la dirigencia, seguido a María Cristina Alonso, candidata de Alianza por la Unidad Petrolera; Daniel Aranda, de la sección 47 de Ciudad del Carmen; Victoria Arredondo, de la 31 de Coatzacoalcos, y José Luis Cabrera. Cada uno tendrá cinco minutos para exponer en la mañanera sus propuestas, en lo que se ha denominado “ejercicio inédito de democracia sindical”.

Que la comunidad del Centro de Investigación y Docencia Económicas cerrará hoy la carretera México-Toluca como parte de su estrategia para frenar el cambio del estatuto general propuesto por la titular de Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, que le da vía libre para la designación del director. Hace poco más de una semana los alumnos liberaron las instalaciones de Santa Fe por un brote de covid, pero aseguraron que no abandonaban la lucha. Este lunes la reanudan con esta protesta contra la designación de José Antonio Romero Tellaeche.

Que la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolverá por primera vez si otorga un amparo a una comunidad indígena que demanda una consulta para decidir si debe concederse una concesión minera a una empresa trasnacional. El pueblo náhuatl de Tecoltemi, Puebla, se opone a la explotación a cielo abierto de la compañía canadiense Almaden Mineral Ltd con el argumento de que traerá daños al medio ambiente. El ministro Jorge Pardo Rebolledo propone darles la razón. (Trascendió, Milenio, Al Frente, p. 2)

#####

#####

Sacapuntas

Impensable, el cierre total

Nos hacen saber que, pese al incremento de casos de COVID-19, el gobierno federal no tiene previsto suspender actividades, con todo y que lleguemos a semáforo rojo. Se tomarán otras medidas, pero no la cancelación de clases presenciales, conciertos o eventos masivos, tal y como lo anunció Claudia Sheinbaum, en la CDMX.

Afectados

El restaurantero es uno de los sectores que sufre ya los estragos de la cuarta ola de contagios en México. En las últimas tres semanas las mesas de la industria, encabezada por Germán González Bernal, lucen vacías y sus ventas están por los suelos, con pérdidas de hasta 80 por ciento, en espera de que la 4T emita medidas para mitigar las afectaciones.

Recuento

Y a propósito de contagios, nos dicen que la coordinación de asesores de la fracción de Morena en San Lázaro, que encabeza Ignacio Mier, efectuará hoy un corte de caja para saber cuántos de sus diputados están en cuarentena, haciendo frente a la variante Ómicron del SARS-CoV-2.

Pasarela

Este lunes, en la mañanera empieza la pasarela de quienes buscan dirigir al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, y la lista de aspirantes inicia con Ricardo Aldana, vinculado con el defenestrado Carlos Romero Deschamps. Posteriormente vendrán los demás, entre ellos la senadora por Campeche, Cecilia Sánchez.

Contra los racistas

En el Senado de la República, Morena alista una iniciativa para incorporar al Código Penal Federal delitos relacionados con conductas racistas. El senador Ricardo Monreal ha estado en pláticas con el Poder Judicial para echar a andar la propuesta, que deberá ser discutida en el periodo ordinario de sesiones que arranca en febrero. (El Heraldo de México, La 2, p. 2)

#####

#####

Estrictamente Personal / El testamento de Andrés Manuel

Eso de que el pecho del presidente Andrés Manuel López Obrador no es una bodega, genera más problemas que beneficios. No es un acto de honestidad, sino a veces de irresponsabilidad –como cuando revela documentos confidenciales de otros gobiernos–, o en ocasiones transmite el mensaje contrario al que uno piensa que pretende. Tal fue el caso el sábado, cuando después de regresar a Palacio Nacional tras un cateterismo, sugirió que su salud no había estado bien en los últimos momentos, que no había estado gobernando plenamente y que, aunque ahora se había recuperado por completo, había escrito un “testamento político” para que, si muriera en el cargo, se mantuviera la estabilidad en el país y continuara el proyecto que llama cuarta transformación.

Su candor generó muchas preguntas sobre su salud y sobre lo que tiene en la cabeza para mantener el poder, si no de manera directa, a través de instrucciones post mortem, que denominó como su “testamento político”. ¿Qué lo impulsó a hablar improvisadamente sobre un tema tan delicado? Sigue sin entender que, como Presidente, su palabra tiene un gravitas diferente al del resto de los mexicanos, y dejar sobre la mesa la posibilidad de su muerte en el cargo no genera certidumbre, sino lo contrario.

Hay dos ejes preocupantes, el que tiene que ver con su salud en específico, y el del proceso de transición constitucional en caso de muerte. Ambos tienen que ver con la seguridad nacional. Para el Presidente, como dejó claro en un mensaje videograbado el sábado, su vida y la transición van encadenadas, pero no por la vía institucional, sino de la imposición política. Sus palabras textuales fueron claras: “Yo tengo un testamento político, no puedo dejar un país en un proceso de transformación, no puedo actuar, por responsabilidad… con estos antecedentes del infarto, la hipertensión, mi trabajo que es intenso, sin tener en cuenta la posibilidad de una pérdida de mi vida, ¿cómo queda el país? Tiene que garantizarse la gobernabilidad, entonces tengo un testamento para eso”.

¿Qué significa su “testamento político”? Hoy va a tener que precisar a qué se refería, porque lo que puede interpretarse, es que deja amarradas las cosas para que el Congreso de la Unión elija como Presidente sustituto a quien él quiera para que continúe su obra. El “testamento político” no significa necesariamente una ruptura constitucional, como algunos lo vieron, ni haber hecho a un lado el artículo 84 que establece que, en caso de falta absoluta del Presidente, el Congreso de la Unión nombra a un interino –si se da en los dos primeros años de gobierno– o a un sustituto –si sucede en los últimos cuatro–, en un plazo no mayor de 60 días, durante los cuales el cargo lo asumiría provisionalmente quien encabece la Secretaría de Gobernación. La designación se haría por medio de una votación, que requiere mayoría calificada.

Lo que López Obrador dejó entrever, pero obliga a una clarificación de su parte, es que en ese “testamento político” deje las instrucciones a sus bancadas y aliados con el nombre de la persona que quiere que sea electa sustituta. Morena y los partidos en la coalición gobernante no tienen la mayoría calificada en el Congreso, pero en una situación de esa naturaleza, donde efectivamente la falta absoluta de López Obrador generaría una indeseable inestabilidad por la forma centralizada y absolutista como ejerce el poder, es altamente probable que los partidos de oposición prefirieran votar con Morena a fin de que, al ser una orden de López Obrador, quien resultara electa o electo de esa votación en el Congreso de la Unión, tuviera la legitimidad ante la izquierda social radical entrenada, desde hace años, por el hoy Presidente en la desestabilización política.

La pregunta sería si el “testamento político” reproduciría un fenómeno como el que pretendió Evita Perón, o si ante una candidatura sin ángel y a la que se le ven pocas alas para volar, sería Claudia Sheinbaum, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, quien retomara el estandarte de su proyecto. Por supuesto que éstas son especulaciones, pero si la preocupación de López Obrador es quién puede concluir lo que empezó, necesita que quien le suceda no solamente lo apoye y respete, sino que esté identificada con él y esté ideológicamente comprometida o comprometido con su proyecto. No sobran en su entorno. ¿Rocío Nahle? ¿Manuel Bartlett? ¿Alguno de los moneros de La Jornada? ¿Su segundo hijo? ¿Sus cuates tabasqueños?

López Obrador necesita, por razones de gobernabilidad y estabilidad, despejar las dudas que despertó su mensaje, donde dejó entrever que su estado de salud no se encuentra tan robusto como parecería. Es cierto que desde 2013, cuando tuvo el doble infarto que por poco lo mata, acude regularmente a una revisión de rutina, pero donde lo operaron, Médica Sur, no en el Hospital Central Militar, a donde nunca había ido. El Presidente toma diariamente medicina para la hipertensión, que tiene controlada, y desde antes de asumir la Presidencia los doctores le recomendaron no caminar como antaño, por problemas en la espalda.

Nada de esto le impedía hacer bien su trabajo, aunque en el video sugirió otra cosa. “Los médicos me dicen que puedo hacer una vida normal. Es decir, que me puedo aplicar a fondo y que hay Presidente para un tiempo, el necesario, indispensable, el básico para llevar a cabo los cambios, la transformación”, señaló. ¿Qué dijo exactamente? ¿Que los doctores pronostican que su horizonte de vida le permitirá terminar su sexenio? Si esto fuera cierto, ¿el diagnóstico es infalible?

“Estoy muy tranquilo y muy contento porque tenemos que consumar la obra de transformación”, agregó. “Pero nos falta un tramo, hasta setiembre de 2024, sí así lo dispone o lo sigue disponiendo el Creador, la ciencia, la naturaleza”. Ciertamente, los mexicanos necesitamos que López Obrador disipe la tolvanera que levantó y explique lo que, ya con más aplomo, quiso decir. (Raymundo Riva Palacio, El Financiero, Nacional, Política y Sociedad, p. 34)

#####

#####

Contra las Cuerdas / Un golpe en el PRD y el intento de otro en Morena

La tarde del jueves, en la sede nacional del PRD, se llevó a cabo la reunión para designar a quien sería el candidato o candidata del PRD y PAN para el gobierno de Quintana Roo. Estaban los tres aspirantes: Mayuli Martínez, por Acción Nacional; Laura Fernández, quien dejó el PVEM para sumarse al grupo del sol azteca en la Cámara de Diputados, y Roberto Palazuelos, externo. Nadie del PRI, porque llevan su propia ruta.

Iban a ser las 19:00 horas cuando Jesús Zambrano, presidente del PRD, y Marko Cortés, del PAN, así como otros actores relevantes de ambos partidos, presentaron a los aspirantes los resultados del estudio de Parametría levantado entre los quintanarroenses a inicios de la segunda quincena de enero.

Los números que vio hicieron enojar a Palazuelos porque, si bien es el más popular, sus negativos terminaron en las nubes. El actor y empresario no aceptó los resultados, con el tono fresa que le caracteriza,  dijo que él tenía otros datos.

Hizo rabieta. Demostró que es incapaz de negociar, dicen dos personas que atestiguaron el momento. El Diamante Negro se paró del asiento y salió a la calle. Fue captado por un reportero cuando caminaba apresurado.

—¿Cómo te fue?

—Ahorita se va a decidir. ¡Yo tengo otra cita!— contestó el actor.

—¿Todavía no se decide? ¿Qué falta Roberto?

—Están deliberando.

El silencio y huida de Palazuelos delató que estaba perdido en el PRD. Todo parece indicar que, en ese momento, se dirigía con alguien importante de MC, donde dejó la ventana abierta para meterse al partido y aceptar la candidatura.

En el interior del PRD, Mayuli Martínez estaba seria, pero poco a poco empezó a ceder y a pactar con Laura Fernández, a quien la coalición le terminó dando la candidatura. Es que, además de la gubernatura, estarán en disputa 25 diputaciones, y ahí Mayuli obtuvo posiciones, además de que su equipo podrá ocupar lugares en la administración, en caso de que Fernández gane.

Volvió Palazuelos. Sólo estuvo unos 10 minutos. Como ya no pudo arreglar nada volvió a marcharse furibundo. A la tarde siguiente, Dante Delgado, líder de Movimiento Ciudadano, dio instrucciones de darle la candidatura por el partido naranja.

UPPERCUT: Mientras el presidente AMLO anuncia que tiene su testamento político, 30 senadores de Morena, de un total de 60, se agrupan como una fuerza interna contra Ricardo Monreal con el pretexto de estar en contra de la Comisión Especial de Veracruz (aunque les valgan los derechos humanos). Hay tres brazos que llaman la atención: el de Martí Batres, quien desde hace años vive una serie de rounds con Monreal; el de Olga Sánchez Cordero, con la misión de deponerlo de la coordinación, y el de Mónica Fernández, a quien Monreal impulsó como presidenta del Senado, pero es paisana y aliada de Adán Augusto López(Alejandro Sánchez, El Heraldo de México, País, p. 9)

#####

#####

Teléfono rojo / Los errores de Morena… Gobernación los corrige

Todos lo saben: a Mario Delgado le falta operación.

Pero no hay problema: el Gobierno se los corrige.

O más puntualmente, Gobernación de Adán Augusto López.

Porque él fue quien se contactó con Marybel Villegas para frustrar su salida del partido oficial e irse a MC.

La senadora está inconforme con la postulación de Mara Lezama, la alcaldesa de Cancún de plenas confianzas para Palacio Nacional.

La negociación pasó por muchas etapas.

Al Ejecutivo federal le es fundamental la lealtad del PVEM en el Congreso y eso lo garantiza El Niño Verde.

El compromiso fue ponerle en ruta de recuperar el estado alguna vez tenido en Chiapas con Manuel Velasco, ahora líder verde del Senado.

Eso significó marginar a Marybel, cuyos arreglos con Dante Delgado se frustraron cuando, lo señalamos arriba, fue citada en Gobernación.

TREN, AEROPUERTO, CANCÚN…

El fin de semana fue delirante.

A Bucareli acuden varios: la codiciada Marybel Villegas, la designada Mara Lezama, la morenista Citlalli Hernández

Advertencia a la primera:

-Pones en riesgo el triunfo de Morena y con ello los grandes proyectos que se tienen en el sureste con Quintana Roo como estado nodal.

¿Cuáles?

El Tren Maya.

El aeropuerto de Tulum.

Los planes turísticos del Caribe Mexicano, sobre cuyos ingresos gira gran parte de la esperanza de recursos de la segunda mitad de esta administración…

La otra fuente son las divisas de migrantes, exhibidos en Palacio Nacional como mérito oficial.

A nombre del Gobierno y del proyecto presidencial pidieron a Marybel su comprensión porque ella, repitieron su expresión, es la voz de los morenos sin voz.

Si la seducía Dante Delgado, le subrayaron, fracturaría el voto pro gubernamental y, al fraccionarlo, se derrumbaría el plan central.

Las negociaciones avanzaban todavía ayer, pero la senadora Villegas ya no irá por MC porque éste ya escogió al mediático Roberto Palazuelos.

Y esta postulación, créalo usted, fue generada por el Gobierno.

UN SUBSECRETARIO OPERADOR

1.- En 2015, cuando flaqueaban muchos candidatos del ahora Presidente, hubo desánimo de quienes más dinero y esfuerzo aportaban.

En una plática en Sinaloa, Jaime Bonilla expresó a López Obrador la ausencia de entusiasmo e inclusive la escasa confianza en el movimiento.

-Tú sigue, porque si no hay 2015 no hay 2018 -le dijo y le insistió hacerse cargo de la zona noroeste: las dos Bajas, Sonora, Sinaloa, Chihuahua, Nayarit…

Su labor fue coordinar a los encargados estatales, distritales y municipales, por lo cual ante el avance recibió el reconocimiento y la candidatura a gobernador de Baja California.

Esa sería -¿o iba a ser?- su labor como subsecretario de Gobierno en Gobernación, al lado de Adán Augusto López.

Por ahora el tabasqueño se hace cargo de todo, como hemos reseñado lo de Quintana Roo, pero también de inconformidades en otros estados donde habrá elecciones este año.

Y 2.- La decisión de mantener a Mara Lezama no cambiará porque en Palacio nada se cambia.

También anuncia el olvido, vía archivo, de las seis denuncias interpuestas en contra de ella por delitos federales graves, incluidos de lavado de dinero y desvío de recursos. (José Ureña, 24 Horas, México, p. 3)