27 de septiembre de 2022

COLUMNAS políticas

Sábado 13 de agosto de 2022

.

¿Qué parte no entienden? Estamos en guerras narcas

Una y otra vez, desde hace años, vuelven a lo mismo: que los militares se regresen a los cuarteles.

Que los soldados no anden en las calles.

Que no combatan a los criminales, porque son muy letales y están entrenados para matar. No, ¿de veras? La nota aquí y en cualquier lugar del mundo sería que los delincuentes tuvieran más poder y capacidad de fuego, lo cual resultaría vergonzoso.

Criminal, en el país que sea, que desafía a las Fuerzas Armadas, esas mismas que velan por el Estado, por cualquier Estado, ya saben a lo que se atienen. Y lo mismo con la Marina. Y así debe ser también con la Guardia Nacional.

O, ¿qué quieren que hagan? ¿Que nuestros militares reciban plomo calibre .50 y se queden ahí paraditos, como soldados de plomo aguardando el tiro al blanco de feria?

Me parece que todos los mexicanos quisiéramos que el país tuviera 32 policías estatales ejemplares, numerosas, perfectamente preparadas, capacitadas, atléticas, muy equipadas, muy letradas, universitarias, con súper salarios y las mejores prestaciones existentes, con divisiones especiales entrenadísimas para combatir los crímenes que más laceran a la sociedad, como el secuestro, la extorsión, el feminicidio, la trata de personas con fines de explotación sexual, el robo en transporte público, todo lo que más nos inquieta.

Perfecto. Y para conseguirlo, está muy bien empujar desde la sociedad civil: hay que seguir exigiéndoles a los gobernadores que lo hagan, porque llevan décadas sin hacer nada, absolutamente nada, salvo dos que tres excepciones.

La idea idílica era que la Guardia Nacional, con entrenamiento militar y luego policial, y bajo mando absolutamente civil, apoyara con decenas de miles de efectivos los trabajos de esas 32 policías de ensueño. Fantástico, pero hoy, eso no existe. Mañana, en el medio plazo, desgraciadamente tampoco, porque ni el gobierno federal ni los gobiernos estatales se han abocado a ello, a concebir, establecer y desarrollar esos cuerpos de seguridad interior.

Y ante esa realidad, con la mayoría de las policías municipales sometidas por el crimen organizado y algunas estatales también; con fiscalías que tienen un bajísimo nivel de eficiencia en la procuración de justicia; cuando los militares son última línea de contención del Estado mexicano (o de contención tardía y a medias, como recién vimos en Guanajuato, Jalisco y Chihuahua), y ante la creciente locura y la insaciable codicia de los capos, ¿qué es lo que escuchamos hoy en redes sociales y en buena parte de la comentocracia? Un solo coro: “¡No a la militarización!”

Militarización. ¿Qué entienden por militarización? ¿Dónde aprendieron el término? Antes pensábamos que se trataba de un régimen donde no había libertades porque la sociedad estaba bajo yugo militar, como en España (en tiempos de Franco durante los años 60 y 70), Chile, Argentina, Uruguay, Brasil o México en esos mismos tiempos, pero hoy no veo que algún militar me censure o me encarcele cuando le digo al Presidente mentiroso (porque ha mentido muchas veces), o misógino y macho (por apoyar a un presunto violador guerrerense), o que es un inepto (como él y su gabinete han demostrado en tantos temas).

Quienes hoy exigen que no haya militares en las calles (Ejército, Marina y buena parte de la Guardia Nacional) hablan como si viviéramos en Costa Rica, en Uruguay, en España, o en Finlandia. Vivimos en un país azotado por guerras narcas, por guerras regionales donde los combatientes guerrean sin reglas ni misericordia y donde las poblaciones están a su merced, como quedó de manifiesto en las últimas horas en varias ciudades de algunos estados donde los sicarios quemaron coches, negocios, mataron civiles y sembraron terror.

Así que anden, dejen sus tertulias y sus redes y vayan con la gente de Irapuato, de Ciudad Juárez, de Zacatecas, de Michoacán, de Guerrero (ustedes escojan el municipio o el estado donde haya residentes aterrados, o desplazados angustiados); vayan a notificarles que ya tendrán a las Fuerzas Armadas cerca… porque es políticamente correcto esgrimir: “¡No a la militarización”!

Ahí me cuentan lo que les dijeron allá, en la realidad…

BAJO FONDO

A veces platico con algunos activistas cuya vida está consagrada a combatir la presencia de los militares en funciones de seguridad interior, y de verdad que casi-casi me dicen que lo que le conviene al país es que las Fuerzas Armadas nada más se dediquen a ayudar damnificados en desastres naturales, y claro, a quemar dos o tres plantíos por ahí, en alguna zona serrana donde nadie los vea, o a decomisar algún cargamento en alguna carretera o aeropuerto. Y ya.

A casi todos los respeto por su inteligencia y preparación, pero hay algunos que, cuando los escucho, casi siempre me he preguntado si, además de su temor genuino y fundamentado por lo represivas que fueron las Fuerzas Armadas mexicanas con guerrilleros, estudiantes y disidentes en los años 60 y 70 del siglo pasado (siempre bajo órdenes de civiles autoritarios, hay que subrayar), me cuestiono si no hay un dejo de racismo en sus palabras. Quieren policías escandinavas, como si viviéramos allá. Me queda claro que para los criminales el mejor soldado es el soldado que no está en sus plazas; entiendo que los narcos los odien y no los quieran ver porque saben que ellos sí los pueden someter, pero, ¿acaso hay una pequeña parte de la clase media alta y alta medio ilustrada que es racista con los soldados mexicanos y no los quiere encontrar en sus calles porque su presencia los confronta con nuestra tremebunda realidad?

Solo pregunto.

Con la Marina sucede algo similar, aunque a ellos los suelen ver “más altos y blanqueados”. Una y otra vez, desde que inició el siglo, insisten en idéntico activismo contra la Marina: que no estén en las calles. Que no hagan operativos. Que son muy rudos. Que asustan. Pues sí, los delincuentes les tienen respeto y hasta miedo, y otra vez, la nota sería que los irrespetaran y se mofaran de ellos.

Y de nuevo, casi-casi desean que los marinos que se vayan a navegar los mares, pero eso sí, de lejitos, que no vigilen las costas, no sea que vayan a molestar los piratas modernos y los pescadores furtivos, pobrecitos ellos, y no sea que se enojen los narcos porque sus lanchas tiburoneras y sus submarinos hechizos, repletos de drogas, puedan ser incautados. Además, claro, afean los paseos en sus yates: qué horror ver esos buques grisáceos, lo único shulo “es el velerote ese para cadetes, aunque qué nombre más ñero le pusieron.”

En fin, solo consigno lo que les he escuchado a algunas y algunos por ahí.

Yo les he dicho que no es tan complicado entender, solo hay que acercarse a la gente que no está en su círculo cuando viajen por el país: la mayoría quiere a los militares patrullando sus calles porque confían en ellos como última tabla de salvación, como último muro de contención, como una especia de oasis de seguridad ante el desastre cotidiano, y por ello ahí están los altos niveles de confianza que les tienen: el Ejército y la Marina son las instituciones del país con mayor nivel de aprobación, 63% y 64%, seguidos de la Guardia Nacional, con 61%, y el INE, con 60%.

Justo quienes salvaguardan nuestra imperfecta democracia.

AL FONDO

El Presidente dijo que la Guardia Nacional estaría siempre bajo comando civil y para ello pidió una transición que abarcaría hasta 2024. Ahora, dos años antes de que se cumpla el plazo que requirió para establecer y asentar a la Guardia, renuncia a lo que él mismo propuso, a lo que fue aprobado en el Congreso, y a lo que fue consagrado tanto en la Constitución como en la ley que reglamenta a ese cuerpo de seguridad, y pretende entregarlo de forma absoluta a la Secretaría de la Defensa.

¿Por qué el cambio de planes?

Muchos habíamos pensado que al fin tendríamos algo como los Carabineros en Italia, la Gendarmería en Francia, la Guardia Civil en España, y que estaríamos orgullosos de eso, y que luego el país se dedicaría a constituir 32 policías estatales muy chingonas, y ahora nos topamos con esta defraudación.

¿Qué pasó? ¿Qué sabe él que no nos está diciendo? ¿Qué le dijeron los militares para que modifique su estrategia al respecto y pretenda violar la Constitución vía un ilegal decreto?

Su intentona va a ser rechazada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (sería una violación al orden constitucional si la SCJN procediera de otro modo), pero Andrés Manuel López Obrador nos debe una detallada explicación a los ciudadanos.

Y hoy, ¿eh?, no en 2025, en un libro. (Juan Pablo Becerra-Acosta M., El Universal, Nación, p.7)

.

.

Templo Mayor

DICEN que las comparaciones son odiosas, peeero… resulta imposible no contrastar el triunfo político que se anotó Joe Biden con la aprobación en la Cámara de Representantes de su plan para combatir el cambio climático y la inflación con la parálisis que enfrenta la Cámara de Diputados de México.

MUY FINO hiló el presidente estadounidense durante 18 meses para conseguir el visto bueno para el paquete de medidas que será la piedra angular para darle un profundo giro a la economía de su país, y todo ello en medio de la polarización provocada por su antecesor, Donald Trump.

QUIZÁS justamente la diferencia es que, en México, quien polariza es el Presidente pues, en vez de pactar con la oposición, pretende gobernar a golpe de decretazos, acuerdos supralegales y planes ineficaces, como el que impuso quesque para frenar la inflación.

PARA MUESTRA, un botón: acá, Pemex quiere 6 mil 500 millones de dólares más para la construcción de la carísima refinería de Dos Bocas, que no tiene para cuándo producir. Allá, aprobaron el uso de 370 mil millones de dólares para despetrolizar la economía e invertir en energías verdes… ya.

MIENTRAS en México seguimos alimentando un barril sin fondo, en Estados Unidos ya están viendo cómo deshacerse de los barriles y reemplazarlos por paneles solares.

-…-

AUNQUE inició como algo francamente ridículo, se está poniendo bueno el pleito entre el presidente del PRI y diputado federal Alejandro “Alito” Moreno y el también legislador Gerardo Fernández Noroña.

Y ES QUE, con eso de que el petista puede desesperar hasta al más calmado, el priista ya se enganchó y se metió en una broncota al pretender expulsarlo de la Comisión de Gobernación en San Lázaro.

NOMÁS que los cuatroteístas aseguran que Moreno no tiene autoridad para hacerlo ya que el priista fue “destituido” como presidente de esa Comisión el miércoles pasado, durante una sesión a la que él ni siquiera acudió.

TAL PARECE que al campechano nadie le enseñó aquello de que hay que elegir bien las batallas antes de librarlas.

-…-

UNA COSA son las ocurrencias… y otra, convertirlas en necedades. Desde que en 2020 se anunció que el programa federal para plantar arbolitos se extendería a comunidades costeras, el asunto sonó muuuy raro.

PERO de eso a la creación del programa Sembrando Vida en el Mar hay un salto que aparentemente desafía toda lógica… porque la idea de “sembrar en el agua” suena tan inútil como el proverbial “arar en el desierto” (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p.8)

.

.

Bajo Reserva

Muro al Tren Maya para evitar manifestantes

Nos comentan que luego que un juez echó abajo los amparos contra la construcción del Tramo 5 del Tren Maya, el proyecto ferroviario se ha topado con otro obstáculo: protestas de ambientalistas que han acudido a la zona y se han plantado frente a grúas y maquinaria con el objetivo de impedir que avancen los trabajos. Nos revelan que este asunto ya llegó a la reunión del Gabinete de Seguridad que encabeza todos los días el presidente López Obrador. En la reunión del jueves y a pregunta expresa del Ejecutivo federal sobre la situación del proyecto ferroviario, nos revelan, se le informó que pese a que ya se tiene el fallo que permite seguir con las obras, “hay cuatro o cinco personas que llegaron para pararse frente a la maquinaria para que no puedan trabajar. La empresa va a tapiar o a hacer algo para evitar que pueda haber un accidente”. En Palacio Nacional nos aseguran que esta acción es por seguridad de los manifestantes y no para evitar que esto pueda interferir en la obra o coartar la libertad de expresión. ¿Será?

Duarte, a punto de bajar de Aduanas para trabajar la campaña en el Edomex

Luego de su fallida aspiración a ser candidato al gobierno del Estado de México por Morena, ya se ve como un hecho la salida de Horacio Duarte de la titularidad de la Agencia Nacional de Aduanas. Don Horacio difundió una imagen con la nueva coordinadora de Comités de Defensa de Morena en el Estado de México, Delfina Gómez, apenas hace unos días su rival interna. Llamó la atención también el mensaje publicado sobre lo que trataron en el encuentro: “platicar sobre proyectos que vienen y trabajar juntos en consolidar la Transformación del país y del EdoMéx”. ¿Será que el mexiquense se suma al movimiento de la maestra?

Nuevo plan de estudios, para despedir a Delfina y recibir a su relevo

Por fin este martes 16 de agosto, la Secretaría de Educación Pública hará la presentación del nuevo Plan de Estudios de Preescolar, Primaria y Secundaria. La gran pregunta, al parecer, no es sobre los nuevos modelos y contenidos que incluirá el proyecto educativo, sino en saber si el evento será para engalanar la llegada de la nueva titular de la dependencia que, como se adelantó en la conferencia mañanera, se anunciará el lunes, o en una de esas aún lo presenta la secretaria saliente, Delfina Gómez, quien como sabemos le gusta realizar sus eventos sin la presencia de medios de comunicación.

La maraña de los propietarios de la mina

Ayer, en su reunión del Gabinete de Seguridad en el Salón Ignacio Zaragoza de Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador mostró gran interés en dos puntos sobre la situación de los mineros atrapados una mina de carbón en Sabinas, Coahuila: el rescate de los trabajadores y las acciones legales en contra de los concesionarios de la mina. Pidió a sus colaboradores información detallada sobre quiénes son los concesionarios reales, pues acusó que hay “plan con maña” para que los propietarios de la mina eludan las responsabilidades penales que podrían derivarse de lo ocurrido. Nueve días han pasado desde el suceso en La Agujita y la esperanza de los familiares se va apagando, al tiempo que crece su exigencia de justicia. Ya se verá si las acciones del gobierno federal alivian el dolor o todo se queda en administrar el tiempo. ¿Ya le habrán preguntado al gobernador del estado, el priista Miguel Riquelme, por la situación de los propietarios? (El Universal, A2, p.2)

.

.

Trascendió

Que el Ejército mexicano que encabeza Luis Cresencio Sandoval tiene en la mira a custodios y autoridades del Centro de Readaptación Social 3 de Ciudad Juárez por su posible colusión en la trifulca del jueves que derivó en tiroteos y quemas de negocios. Los reportes de inteligencia señalan que los encargados de la seguridad del penal no dejaban pasar a las fuerzas armadas e incluso les pidieron que se retiraran “para que se calmaran las cosas”. Por lo pronto, la ciudad fronteriza amaneció encerrada, sin vuelos de algunas aerolíneas y con suspensión hasta del futbol.

Que el ejemplo cunde y a los sucesos del martes en Jalisco y varios municipios de Guanajuato han seguido disturbios en Ciudad Juárez y anoche en las tres ciudades más importantes de Baja California: Tijuana, Mexicali y Ensenada, además de reincidencia del crimen organizado en Celaya y sus alrededores con persecuciones, tiroteos, bloqueos y quema de negocios. Por lo pronto, AMLO prepara la transferencia de la Guardia Nacional a Sedena y anunció su intención de que soldados y marinos continúen con labores de seguridad pública en las calles después de marzo de 2024.

Que los jóvenes Miguel, Carlos y Víctor vestían tipo militar con botas y casco, portaban chalecos antibalas con las siglas del Cártel Jalisco Nueva Generación y estaban armados. En la parte trasera de su camioneta llevaban una bolsa verde con estrellas metálicas, conocidas como ponchallantas. Fueron acorralados por la policía de Celaya el martes pasado y autoridades encargadas de la investigación, sin embargo, confirmaron que no tenían antecedentes delictivos en Guanajuato ni órdenes de aprehensión, por lo que se cree que ingresaron al grupo criminal recientemente.

Que ayer hubo novedades en el evento de desarme en Ciudad de México organizado por Martí Batres Guadarrama, número dos de la Jefatura de Gobierno capitalino, cuando una persona entregó un fusil AR-15 semiautomático, por el cual recibió un pago de 21 mil 600 pesos con el método de “pesos por arma”. (Milenio, Al Frente, p.2)

.

.

Frentes Políticos

En alerta. Desde el martes por la noche, cuando se produjeron los primeros ataques en Ixtlahuacán del Río y ciudades como Zapopan, el gobernador Enrique Alfaro se mostró inquieto, por lo que pidió el apoyo de la Federación, a través de la Sedena. En cuanto comenzaron a circular las primeras imágenes en redes sociales de la quema de vehículos y tiendas de conveniencia, así como bloqueos, el gobernador informó que se trató de un enfrentamiento entre el Ejército y miembros de un grupo criminal y que la situación ya se encontraba bajo control. “Estamos trabajando en el tema en coordinación entre los tres niveles de gobierno. Les seguiremos informando”, detalló. Reducir a los criminales es la meta. Y de eso va.

Acción y reacción. Tras los hechos violentos registrados en Ciudad Juárez, en donde 11 personas murieron, nueve de ellas civiles, se implementó un operativo especial entre autoridades federales y municipales, el cual será permanente, anunció la gobernadora María Eugenia Campos. Desde Ciudad Juárez, donde encabezó la mesa de seguridad, lamentó lo ocurrido y aseguró que “toda la fuerza del estado y toda la coordinación interinstitucional están abocadas a proteger a los juarenses y a restablecer la paz”. Maru Campos reiteró que lo que pasó no hará que se rindan en su esfuerzo por alcanzar la paz, por lo que llamó a redoblar esfuerzos. Llegó el momento de que todos, ciudadanía y gobierno, colaboren para el “hasta aquí”.

De buenas. Un juez de control dejó sin efecto la comparecencia del exgobernador Jaime Bonilla a un citatorio que la Fiscalía General de Justicia de Baja California le había girado por un presunto quebranto tras la firma de un contrato con una empresa proveedora de energía que, además, construiría una planta fotovoltaica. La cancelación de la comparecencia, determinada por el juez Gerardo Anguiano, tuvo lugar tras la restitución del escaño en el Senado del exmandatario estatal, tras la denuncia penal de la actual gobernadora Marina del Pilar, quien, a través de su secretario de Hacienda, Marco Antonio Moreno, interpuso el recurso por presuntos daños al erario. Se caen los pesares que traía encima.

Coreografía republicana. Layda Sansores, gobernadora de Campeche, atrapó la atención y esta vez no fue por los audios que ha filtrado de Alejandro Moreno, líder del PRI, sino porque apareció bailando al ritmo del Rugido del jaguar en su primer informe de gobierno. Le acompañaron en este contoneo, prácticamente todos los miembros de su gabinete. Previo a dar a conocer los avances en diversos ámbitos durante el primer año de su administración, se presentó una cantante, quien interpretó la canción Llegará, llegará y a cuya coreografía se unió la gobernadora tras saludar a algunos de sus invitados. La oposición se mostró indignada por el espectáculo poco serio para un informe gubernamental. Mientras sus resultados no den risa, todo está bien. (Excélsior, Nacional, p.9)

.

.

Sacapuntas

El presidente da pistas

Ahora sí el próximo lunes el presidente López Obrador dará a conocer quién llegará a la SEP, como relevo de Delfina Gómez, que, en los hechos, es la candidata de Morena al gobierno del Estado de México. Hasta ayer sólo se sabía que será mujer, y entre las mencionadas están Raquel Sosa y Bertha Luján. Pero en la mañanera el mandatario dio otra pista: se trata de una ex compañera de sus años en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Y esa no es precisamente doña Bertha. 

Revelación del vocero

Vaya revelación del vocero presidencial, Jesús Ramírez. En una conferencia en la UAM Xochimilco, dijo que Erwin Lino, quien fue secretario particular de Enrique Peña Nieto, cobraba moches para concertar citas con el entonces presidente. “A mí me das el 30 (%) y puedes hablar con el presidente; y de los negocios que se aprueben me toca el 30. Así era”, dijo.

Aseguramiento histórico

Otro golpe al crimen organizado asestó la Sedena, encabezada por Luis Cresencio Sandoval. En Sonora, aseguró más de tonelada y media de estupefacientes. Tras una revisión con rayos gamma a un tractocamión se detectó la droga, que era trasladada desde Culiacán, Sinaloa, con destino a Tijuana, Baja California. Es, dicen, el mayor decomiso en lo que va del sexenio. 

Le quedó grande la alcaldía

Le quedó grande al ex senador Cruz Pérez Cuéllar, de Morena, el cargo de alcalde de Ciudad Juárez, localidad fronteriza que literalmente ardió el jueves pasado por actos de violencia del crimen organizado. Es el mismo político que hasta soñaba con ser gobernador de Chihuahua, y ahora ni siquiera puede con el paquete de edil. Y, por supuesto, pide apoyo del estado y de la federación.

Alerta la consejera

Lo dijo, con todas sus letras, la consejera del INE, Carla Humphrey: “sí hay injerencia de dinero ilícito y del crimen organizado” en las elecciones. No sólo eso, sino que el proceso electoral 2021 “ha sido el más violento de la historia: hubo 36 candidatos y candidatas que perdieron la vida y eso nos lleva a pensar cómo debemos enfrentar la violencia política contra las mujeres”. Para estar alertas. (El Heraldo de México, La 2,p.2)

.

.

Rozones

Revisar la estrategia

Y quien ayer hizo eco a varias voces del empresariado y la academia, que se pronunciaron por revisar la estrategia de seguridad implementada por el Gobierno federal fue el senador morenista Ricardo Monreal. Su mensaje se da en una semana en la que grupos criminales han desplegado acciones de violencia, bloqueos, quema de vehículos y ataques directos con armas de fuego contra la población, en al menos cuatro entidades. “Es preciso que los tres poderes de la Unión y los tres órdenes de Gobierno abramos paso a una revisión inmediata y de fondo de la estrategia de seguridad implementada por el Gobierno federal”, consideró el zacatecano, quien difundió en sus redes sociales un artículo en el que hace referencia a hechos ocurridos en la semana y puntualiza la necesidad de robustecer la coordinación entre los tres poderes y los tres órdenes de gobierno. “Toda política es perfectible”, señala.

LOS MENSAJES DE MARU CAMPOS

Y fue la gobernadora de Chihuahua, Maru Campos, la que ayer plantó cara tras los ataques perpetrados por criminales —incluso contra civiles inocentes—, una ola de violencia y terror tan intensa como la del jueves pasado, refirió la mandataria estatal, quien no sólo advirtió que en coordinación con instituciones de los tres niveles y coordinación habrán de responder el Estado contra este desafío, sino que también encabezó recorridos por Ciudad Juárez para verificar el restablecimiento de las condiciones de paz en ese municipio fronterizo. Igualmente acudió a visitar al hospital a los policías que resultaron lesionados en las refriegas, como el policía Francisco Molina y envió un mensaje de respaldo total de su administración a los policías estatales y municipales que hacen frente al crimen.

POLÍTICA DE REFUGIOS

Y en un momento en que diversas voces de la sociedad civil reclaman que la autoridad federal libere el presupuesto autorizado para los refugios de mujeres que han sido víctimas de violencia, hay entidades en las que están buscando dar continuidad a la política de aumentar este tipo de espacios. Es el caso del Estado de México en donde ayer, en el municipio de Amecameca, se abrió uno más para aproximarse a la meta de tener en total 15 en este año, para colocar a la entidad como la que más refugios tendrá en todo el país. Fue el gobernador de la entidad, Alfredo Del Mazo, quien al lado de la secretaria de las Mujeres, Martha Hilda González, entregó el inmueble que operará las 24 horas y que brindará servicios como hospedaje, alimentación, vestido, servicios médicos, educativos, psicológicos, legales y de trabajo social, de manera gratuita.

ENTRE EXPULSADOS Y DESTITUIDOS

Y hablando de grillas legislativas, apenas este jueves dábamos cuenta del pleito a varios rounds que libran Morena y el PRI, por el caso de su dirigente Alejandro Moreno. Y, bueno, pues resulta que ayer, éste último fue el que abrió fuego al informar de la expulsión del petista Gerardo Fernández Noroña de la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados, la cual, es sabido, es la que le están queriendo quitar al dirigente priista. Y es que Alito mandó un oficio al coordinador Alberto Anaya informándole de la baja que causó Noroña por faltas consecutivas. Por lo pronto, Noroña, quien se encuentra entre los promoventes de la destitución del líder tricolor, respondió que no se va porque quien lo está expulsando ya está destituido. Uf. Hasta ahí el round de ayer.

REVÉS DE PRIISTAS A LAYDA

Quien se llevó ayer un revés de la autoridad electoral fue la gobernadora de Campeche, Layda Sansores. Y es que resulta que la Comisión de quejas y denuncias determinó imponer medidas cautelares a favor de 20 legisladoras del PRI, quienes acusaron violencia política de género de la morenista. Lo anterior, luego de que ésta última asegurara tener, durante una de las transmisiones de su programa Martes del Jaguar, fotografías que legisladoras priistas habrían enviado a su dirigente nacional. Las medidas cautelares, nos hacen ver, consisten en que la mandataria estatal deje de difundir propaganda que actualice actos de violencia política en razón de género. El INE concluyó que en apariencia de buen derecho, 61 publicaciones tienen como objeto “ofender, denostar, descalificar y codificar a los denunciantes”. Uf.

ORTEGA, MÉXICO Y LA OEA

Una votación relevante se llevó a cabo ayer en la Organización de Estados Americanos: una condena a Nicaragua por violación a los derechos humanos. De las 34 representaciones de países en el organismo, 27 países votaron por condenar al régimen de Daniel Ortega por los actos de hostigamiento que ha cometido contra la Iglesia católica, por el cierre forzado de ONG y por la persecución a la prensa. Sin embargo, uno de los puntos interesantes es la forma en que votaron los países, pues dan cuenta, por ejemplo en el caso de naciones con gobiernos de izquierda, de posiciones diferenciadas en el tema. En la votación, por ejemplo, México se abstuvo, al igual que Bolivia, El Salvador y Honduras —estos dos últimos con proximidad territorial—, pero hubo naciones como Argentina, Chile y Perú que respaldaron la condena. Ahí el dato. (La Razón, La 2, p.2)

.

.

México SA

El Pinabete: rescate en puerta // Tráfico de concesiones mineras // Barones, red de complicidades

Los tiempos se aprietan, pero parece que comenzará el proceso de rescate de los 10 mineros atrapados en la mina El Pinabete, en Sabinas, Coahuila, pues la coordinadora nacional de Protección Civil, Laura Velázquez Alzúa (presente desde el primer momento en el área siniestrada), anunció: podemos ingresar ya a los tres pozos y se tienen preparados los recursos necesarios para iniciar las acciones de búsqueda y salvamento de los trabajadores.

Dicha mina se localiza en la zona carbonífera de Coahuila, en la que prevalecen el mercado negro de concesiones mineras, los prestanombres para ocultar a los verdaderos beneficiarios, la presencia de cacicazgos y, en el cuento de nunca acabar, la connivencia entre éstos y las supuestas autoridades municipales, estatales y federales. Ayer, el presidente López Obrador dijo que de manera muy extraña, según el informe que me presentaron, una vez que sucedió el accidente fueron a inscribir a los trabajadores al Seguro Social. Seguramente es un plan con maña para castigar al que aparece inscribiendo a los trabajadores al IMSS y no a los concesionarios. Por eso, dijo, hemos pedido a la Fiscalía que actúe con rigor, que no haya impunidad.

Recordó que uno de los empresarios más famosos de esa región prestaba el avión a un gobernador (Rubén Moreira, aunque no sólo a él). Ese era el nivel de contubernio entre el poder económico y el político (éste al servicio del primero). Ha habido mucha corrupción, es lo que ha imperado, cacicazgos y mucha influencia política, gobernadores caciques y empresarios también corruptos, vinculados a políticos. Y el patrón se repite en todas las zonas mineras de la República, que no son pocas.

Pero en el caso concreto del personaje referido por el mandatario no hay que esforzarse, pues se trata de Alonso Ancira (el de Agronitrogenados y Emilio Lozoya), entre otras cosas amo y señor de Coahuila, donde, gracias a la política privatizadora del salinismo, estableció su imperio y se convirtió en el zar del acero y el carbón, de tal suerte que todo (desde negocios sucios, tráfico de concesiones mineras, neolatifundismo, financiamiento de campañas políticas, imposición de funcionarios, hasta medios de comunicación y sindicatos blancos a su servicio) confluye hacia él, como sucede en otras entidades de la República con, por ejemplo, Larrea, en Sonora, Bailleres, en Zacatecas, y así por el estilo.

Por ello, es pertinente retomar lo que una década atrás denunció el dirigente minero Napoleón Gómez Urrutia, porque transcurrido el tiempo ninguna autoridad ha hecho el mínimo esfuerzo para evitar prácticas como las descritas ni meter en cintura a los barones de la minería. Dijo el actual senador de la República: muchas de estas concesiones no terminan en desarrollos mineros, sino en desarrollos turísticos, habitacionales, de servicios o de cualquier otra actividad, porque si no encuentran fácilmente la disponibilidad de recursos minerales derivan hacia otra actividad, pero se quedan con las concesiones mineras. Es un acaparamiento brutal de tierra, otro saqueo a la nación y un encubrimiento descarado. Por ejemplo, Fox entregó más de 400 concesiones mineras a Germán Larrea, cada una de ellas con miles de hectáreas. ¿Y dónde está la autoridad federal que supervise y/o evite todo ello?

Por demás relevante es la información publicada por La Jornada: en Coahuila se extrae carbón al amparo de concesiones sobre las que existe escasa información respecto de sus propietarios reales, pero son los grandes grupos mineros (como los de Ancira y Larrea) los que “explotan los terrenos (…) y, de acuerdo con fuentes sindicales, fraccionan las concesiones y las trasladan a otras compañías que las operan en cuanto las condiciones del mercado hacen subir el valor del mineral… La compañía que formalmente opera la mina El Pinabete no ha emitido un pronunciamiento sobre los hechos. Las autoridades de las secretarías del Trabajo y de Economía tampoco se han pronunciado sobre los propietarios reales o formales de la empresa ni han dado a conocer los resultados de las inspecciones sobre las condiciones de trabajo, según registros oficiales. Es una práctica usual en la región que grandes empresas se hacen de concesiones mineras que luego fraccionan y trasladan a otros propietarios”.

Las rebanadas del pastel

Algo más que zacate y jabón se requiere para limpiar el espeluznante mugrero en la industria minera del país. Si no hay voluntad política para ello, lo demás no servirá de nada. (Carlos Fernández-Vega, la Jornada, Economía, p.16)

.

.

Los peligros del desencuentro

La nueva realidad política del país obliga a pensar con realismo. Es preocupante la actual circunstancia de desencuentro, encono y polarización, y más grave aún, que este clima se extienda después de la renovación de poderes en 2024. Que eso ocurra o no, dependerá de los actores de hoy día y sobre todo, de que se entienda que, sin abandonar causa, la reconciliación es la ruta que exige el futuro.

El ambiente existente podría acentuarse por la disputa por el poder. Lo relevante por el momento es el cuidado a las reglas del juego, no debilitar a las instituciones que le dan cauce a la competencia y que la confrontación no implique el exterminio del otro, sino la coexistencia. El esfuerzo fundamental no es nada más entender al otro, sino ser el otro.

La reconciliación no sólo aplica a las fuerzas políticas en competencia; las autoridades son parte relevante, así como las élites. El estilo personal de gobernar del presidente López Obrador es un factor clave del liderazgo social y político sobre un espectro amplio de mexicanos, pero también es un elemento de confrontación y polarización. Con crudeza debe asumirse que él así continuará. En todo caso, la exigencia al mandatario debe centrarse en el cumplimiento estricto con la ley y el respeto y cuidado que debe al régimen institucional que lo llevó al poder.

La sociedad está dividida. No es un tema de mayorías, que sería relevante para objetivos electorales, pero no para transitar al futuro. La inseguridad y la economía están en el centro de las preocupaciones, desgraciadamente la prioridad del gobierno es la continuidad de los proyectos y obras emblemáticas en curso.

La disputa electoral se anticipa encendida. El partido en el gobierno ha mostrado un desentendimiento por los tiempos formales para la selección de candidatos y fracturas hacia su interior. Por su parte, en la oposición se encaran dificultades para construir una coalición amplia para 2023. Es muy preocupante que el INE y el Tribunal no adviertan las consecuencias sobre el derecho a ser votado en determinaciones de equidad de género para cargos unipersonales, aspecto no legislado. Replican lo mismo que reclaman al presidente, desentenderse de la ley, que los obliga a cuidar la institucionalidad democrática. (Liébano Sáenz, Milenio, Al Frente, p.2)

.

.

El santo oficio /

Mario Delgado para presidente

El cartujo no solo apoya la reforma electoral propuesta por el Ejecutivo, sino desde ahora muestra sus cartas y se la juega por Mario Delgado para presidente del INE. Quién lo duda, es uno de los más grandes valores de la democracia mexicana.

Hombre ejemplar, como atestigua su trayectoria, nadie puede acusarlo de no ser fiel a sus elásticas convicciones o de tener ideas propias, esa maldición de quienes abandonan el camino de la fe verdadera. Nadie como él conoce al monstruo desde dentro, estudió economía en el ITAM, cuna de tantos lobos de la derecha, donde observó y analizó el comportamiento y la hipocresía de los conservadores.

Si los ojos son el espejo del alma, los de Mario Delgado hablan a gritos de un personaje honesto y sincero, perfecto para convertirse en árbitro electoral. Tal vez sus deseos vayan en otra dirección, pero la patria morenista es primero, y él lo sabe.

En estos días, cuando está fresco el recuerdo de las tumultuosas elecciones de congresistas nacionales del partido en el poder, nadie —excepto la oposición y los resentidos— puede reprocharle nada a Mario, su trabajo fue intachable, y si hubo mapaches, acarreos, compra de votos, robo de papeletas y violencia, la culpa no fue suya. Por eso resulta injusto llamarlo “líder gris, ilegítimo y neoliberal”, o de establecer “pactos mafiosos”, como lo hace John Ackerman, quien ha recordado el entusiasmo de Delgado por la reforma educativa de Peña Nieto. Pero eran otros tiempos, y todos deberían comprenderlo. Es también inaudito pedirle “piso parejo” o cuestionar las encuestas internas de Morena para seleccionar a sus candidatos, cuando la equidad y la transparencia son el sello de la casa. Es cierto, la renovación estatal de este organismo se ha pospuesto por numerosas denuncias de irregularidades durante las elecciones, presentadas por sus propios militantes, pero de ahí a llamarlas “olimpiadas del fraude”, como lo ha hecho Alejandro Rojas Díaz-Durán, es un exceso y no borra la idea del monje de candidatear a Mario Delgado como el mejor para presidir el INE, tan cuestionado desde el altar de la patria.

Queridos cinco lectores, El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes. Amén. (José Luis Martínez S., Milenio, Al Frente, p.2)

.

.

Política zoom /

Los fugitivos

Dos niños y una niña, un hombre que se resiste a morder el suelo, varios adultos dispuestos boca abajo, un par más intentando mantenerse cerca; en total son 13 los cuerpos que la tragedia y el azar volvieron inmortales.

Se les conoce como Los fugitivos porque casi lograron escapar hace dos mil años. Son el retrato en tercera dimensión de un final que debió ser violentísimo. No hay una cifra precisa sobre el número de personas que murieron en Pompeya el 24 de octubre del año 79 después de Cristo, cuando el monte Vesubio bañó aquella ciudad romana con una secuencia de piedras, ceniza y gas incandescente.

De las 15 mil personas que habrán habitado aquella urbe, la arqueología moderna calcula que por lo menos dos mil no lograron sobrevivir. Ningún cadáver puede parecerse a otro, pero es imposible no emparentar a aquellos que compartieron la suerte de perder la vida de similar manera.

El gesto de aflicción, el vientre vuelto ovillo, la contracción de las extremidades, la obvia indefensión y los jirones apenas adivinables de la ropa entregan el relato del suspiro final como si hubiese ocurrido hace unas cuantas horas.

Los fugitivos son una representación de los millones de seres humanos que han extraviado la existencia —si puede decirse así— antes de que les correspondiera. Durante la madrugada del día funesto nació del Vesubio una columna de humo de unos 30 kilómetros de alto cuya cabeza plana se extendió cubriendo las calles y las casas de Pompeya.

Aún sin entender lo que estaba a punto de ocurrir, fueron heridas las personas que asomaron la mirada desnuda cuando llovieron, desde aquella oscura nube encabritada, pequeñas piedras de baja densidad que era magma templado durante su velocísimo viaje de regreso a la tierra.

Otras personas optaron por refugiarse bajo el techo de una vivienda que, una vez cargada de peso, terminó por derrumbarse. El Vesubio fue implacable con la vida dentro de aquellos edificios, pero supo respetar en Pompeya algo de la herencia material. Por eso hoy es posible admirar frescos extraordinarios como el de la mujer que observa con desenfado mientras se lleva una pluma a la boca, o el de la pareja que un día formaron el panadero y su esposa, el relato en estuco de un jardín imaginario o la representación coloreada de la toma de Troya por un caballo gigante.

Engañando a sus víctimas, el volcán dio un respiro a la ciudad por un breve lapso. Fue entonces cuando Los fugitivos echaron a correr hacia la muralla sin saber que, después del castigo de la roca, vendría una ola imparable —mezcla de ceniza, gas y piedra pómez— capaz de alcanzar 500 grados centígrados de temperatura y moverse a 100 kilómetros por hora.

No fue la lava lo que asesinó a esa gente, sino materia piroclástica que partió de las faldas de aquel monte para tragarse lo que restaba.

Es dable preguntarse si hubo alguna oportunidad desperdiciada para escapar de esta historia de horror de la antigua Roma. Científicos e historiadores coinciden en que, de haber comprendido a tiempo el lenguaje furioso del Vesubio, el episodio habría sido menos mortífero. El día en que Pompeya desapareció del mapa no fue el primero en que la tierra hizo aspavientos, ni tampoco cuando apareció la primera fumarola. De hecho, hay registro de que 17 años antes aquella ciudad sufrió un violento terremoto que expulsó a centenas.

Pero ninguno de estos signos parece haber merecido atención. La misma semana de la tragedia, Pompeya se encontraba de fiesta por dos motivos: su gente celebraba la ascensión del emperador Augusto al estatus de divinidad y también al dios Vulcano. En el coliseo local hubo juegos y en los teatros, el grande y el pequeño, distintas representaciones.

Suponen los que saben que la gente habría interpretado los movimientos de la tierra y las fumarolas del volcán como mensajes agradecidos de los dioses festejados. Hacer como si nada grave estuviese pasando fue el peor de los errores. Muchas de esas personas murieron ataviadas con sus mejores capas y portando las joyas más caras porque jamás imaginaron que esa jornada sería la última.

Los restos humanos recobrados son de aquellas personas que se paralizaron ante el asombroso cataclismo. Sucede con frecuencia durante las cabriolas más peligrosas de la naturaleza, como los terremotos, las inundaciones o los huracanes: la mente humana suele atascarse en el sitio que mejor conoce, o como pasó con Los fugitivos, el cerebro tarda demasiado en reaccionar.

Los cuerpos del Vesubio son en realidad la cavidad que la muerte incrustó dentro de una gruesa plancha de ceniza solidificada. Agujeros donde mil 900 años después los arqueólogos inyectaron yeso para recuperar una suerte de escultura que logró traer al presente los rasgos elocuentes de la angustia y el suplicio.

Para mí es difícil apartar la vista de otras personas cuya tragedia haya sido parecida, sin pensar en Los fugitivos. Eso sucedió el jueves pasado cuando los cuerpos de cuatro trabajadores de una estación de radio atardecieron tendidos a mitad de una calle de Ciudad Juárez, consumidos por nuestra contemporánea ola de violencia. Resulta rematadamente injusto que, a diferencia de aquellos romanos, los restos de estas otras víctimas vayan a ser olvidados de inmediato.

La metáfora del Vesubio también es la nuestra, la de otro pueblo que no supo leer el lenguaje del horror hasta que fue demasiado tarde. (Ricardo Raphael, Milenio, Política, p.10)

.

.

México en llamas

El país arde en llamas. Arden cuerpos calcinados en las calles. Arden comercios. Autos en las carreteras. Familias asesinadas. Cuerpos desmembrados.

Hace un par de días, en Lázaro Cárdenas mataron a un hombre que iba a ser secuestrado, a plena vista de su esposa e hijos. En Ciudad Juárez cuatro trabajadores de MegaRadio fueron asesinados mientras transmitían en vivo. Los narcobloqueos ocurren diariamente en las principales ciudades del país. Todo está documentado. Siempre hay videos.

No son historias de terror ni narcoseries. Es la sangre que se derrama todos los días en México. Esta semana fue Guanajuato, Chihuahua, Jalisco y Michoacán. La pasada, Zacatecas y Guerrero. Ningún estado se salva.

El país está en llamas por la creciente espiral de violencia y homicidios que sofocan todo su territorio. No hay ningún rincón seguro: ni la escuela ni los parques ni los hogares. El nulo Estado de derecho y la impunidad han quitado todo límite a la delincuencia, que opera con completa libertad. “Somos gente de El Mencho”, gritan con total impunidad.

Y mientras tanto, las Fuerzas Armadas están ocupadas llevando en un helicóptero a la mascota del equipo de beisbol del Presidente. Así de kafkiano y vergonzoso.

El común denominador es el vacío de poder. Las autoridades no entienden lo que ocurre y parece que no les importa. No sólo no son parte de la solución, sino que son parte del problema.

Cuando fue la crisis de violencia en Ciudad Juárez, en 2010, el presidente Felipe Calderón ordenó a los mandos de la Policía Federal que fueran a vivir a esa ciudad hasta que hubiera resultados concretos. Se logró disminuir el índice de homicidios, de 3 mil 89 en 2010 a 259 en enero de 2014. Eso era valor. Eso era estrategia.

Ahora nuestro Presidente y sus compinches se esconden en un palacio y gritan la idiotez de abrazos, no balazos mientras el país arde en llamas. Es el narcoterror institucionalizado. Es el narcoEstado que deja desamparados a los ciudadanos.

¿Qué hacen los 118 mil guardias nacionales? ¿Cuál es el uso de sus 241 cuarteles? ¿De qué sirve la reunión de planeación en materia de seguridad de las 6 a.m.?

Nuestras autoridades no están. No nos protegen. No hay inteligencia. No hay operación. No hay talento. Siguen siendo los mismos improvisados de hace tres años que cobran sus salarios, pero le rehúyen a la responsabilidad.

Los culpables tienen nombre y apellido. Es Alfonso Durazo, quien fuera el secretario de Seguridad Federal, quien aseguró que iba a disminuir a la mitad los homicidios en seis meses y dio cero resultados. Es Olga Sánchez Cordero, por su irrelevante paso por la Secretaría de Gobernación. Es Rosa Icela Rodríguez y Ricardo Mejía, cuya Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana es de adorno. Son los militares, que dejaron de servir a los mexicanos para ponerse al servicio del poder.

Son los Epigmenios Ibarra que siguen culpando al pasado y justificando el desastre. Son todos y cada uno de los mexicanos que siguen apoyando y votando por Morena. Sí, también ellos.

En sus manos está la sangre de 124 mil personas, víctimas de la violencia.

Si el Presidente y su gabinete tuvieran un poco de dignidad, renunciarían. Como no la tienen, por lo menos deberían aceptar su resonsabilidad y rectificar la estrategia. (Ricardo Alexander Márquez, Excélsior, Nacional, p.14)

Te pueden interesar