17 de agosto de 2022

COLUMNAS POLÍTICAS

Sábado 16 de julio de 2022

.

Caro Quintero: La tercera ofrenda de AMLO a Washington

Salvador García Soto

Los discursos oficiales y triunfalistas que vienen a vendernos a los mexicanos, como siempre tienen una letra chiquita de concesiones o compromisos

El Universal, 

En su gira de esta semana por la ciudad de Washington, donde se reunió en la Casa Blanca con Joe Biden, el presidente de México realizó tres ofrendas: la primera la puso a los pies del monumento del presidente Franklin D. Roosevelt, a quien él considera “el mejor presidente de la historia de Estados Unidos”; la segunda ofrenda la colocó frente al monumento a Martín Luther King, el luchador por los derechos civiles de los negros, cuya memoria dio pie al tabasqueño para improvisar un mítin de campaña con migrantes mexicanos en pleno National Mall estadounidense; y la tercera ofrenda de López Obrador a Biden llegó tres días después con la sorpresiva captura del mítico capo del Cártel de Sinaloa, Rafael Caro Quintero.

Nadie con dos dedos de frente podrá pensar que fue una simple casualidad que justo 72 horas después de que el presidente mexicano estuvo en la Oficina Oval, dialogando en privado con su homólogo estadounidense, las fuerzas de élite de la Secretaría de Marina hayan capturado a Caro Quintero, en San Simón, localidad de Choix, Sinaloa, que limita con Chihuahua y con la Sierra Tarahumara —el lugar que siempre fue su preferido para sembrar y producir drogas— después de 9 años que estuvo prófugo para la justicia mexicana y la de los Estados Unidos, que lo consideraba un objetivo prioritario en su lista de ”los más buscados” y ofrecía recompensa de 20 millones de dólares por su captura.

De hecho, desde que Caro Quintero fue liberado en agosto de 2013, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, el gobierno de Estados Unidos protestó y reclamó entonces a la administración mexicana por la extraña liberación ocurrida de noche, por órdenes de un juez que argumentó que se violaron los derechos del narcotraficante al debido proceso, porque se le procesó y sentenció como un delito federal. Cuando el llamado “Narco de Narcos” salió del Penal de Puente Grande, donde purgaba una condena de 40 años, supuestamente nadie del gobierno peñista se enteró, sino hasta que ya Rafael Caro se había escondido y regresado a sus orígenes en la región limítrofe entre Sinaloa y Chihuahua, donde rápidamente, unos cuantos meses después ya se le consideraba uno de los nuevos capos que lideraban el Cártel de Sinaloa.

Es obvio que la exigencia de detener y entregar al narcotraficante que fuera el fundador del extinto Cártel de Guadalajara, vino directa desde Washington y se originó en el contexto de la reciente visita del mandatario de México. El gobierno de López Obrador en sus casi cuatro años, nunca informó de ningún operativo de captura en contra de Caro Quintero ni lo manejó como un objetivo prioritario en su estrategia de seguridad federal. De hecho, la política de esta administración ha sido totalmente contraria a la búsqueda y captura de capos del narcotráfico, porque según ha dicho el Presidente, esa política implementada en los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto sólo generó más violencia.

“Me dicen que está mal el que yo hable de abrazos y no balazos. ¿Ustedes creen que solo deteniendo a capos se va a resolver el problema? ¡No! El propósito es atender las causas, y un propósito es quitarles a los jóvenes. Esa es la batalla: dejarlos sin ejército de reserva; claro, no se logra esto de la noche a la mañana, es un proceso, pero ya se comenzó”, decía López Obrador apenas el pasado 24 de septiembre de 2021.

Incluso, unos meses antes, en abril del año pasado, el presidente mexicano justificó y defendió la liberación de Rafael Caro Quintero ocurrida en 2013. Dijo López Obrador en su conferencia mañanera que para él el proceso judicial por el que se liberó al capo estaba “justificado”, porque en 27 años de estar preso los jueces no le habían dictado sentencia, y hasta criticó que después de que se le liberara, el gobierno de Peña Nieto le librara otra orden de aprehensión para recapturarlo. “Una vez que sale, a buscarlo de nuevo porque viene la exigencia de Estados Unidos de que no se debió liberar, pero legalmente procedió el amparo”, señaló López Obrador.

La declaración de AMLO en aquel momento cambió por completo luego que dos meses después de que salió subrepticiamente de la cárcel, la Suprema Corte de Justicia de la Nación decidió por mayoría de ministros revocar el amparo que le otorgó a Caro un Tribunal colegiado de Jalisco, bajo al argumento de que fue correcto y constitucional enjuiciar al narcotraficante en tribunales federales, porque Enrique “Kiki” Camarena Salazar, era un agente de la DEA y en ese sentido estaba protegido por tratados internacionales que competen al ámbito federal.

Ese comentario de López Obrador en 2021 molestó tanto en Washington, que el vocero presidencial, Jesús Ramírez Cuevas, tuvo que salir unas horas después a corregir los dichos y a decir que su jefe, el Presidente, “sólo señaló que es una aberración jurídica que el juez no haya dictado sentencia al señor Caro Quintero 27 años después… pero no defendió su liberación”.

Por eso es difícil creer que la orden y sobre todo la decisión para que ayer un cuerpo de élite de la Marina detuviera a Rafael Caro Quintero en un operativo conjunto con la Fiscalía General de la República en las inmediaciones de la comunidad de San Simón, municipio de Choix, Sinaloa, una localidad serrana que se ubica en los límites con Chihuahua y cercana a la Sierra Tarahumara, donde Caro siempre operó y donde sembraba y producía estupefacientes.

Así que, como siempre suele pasar después de una visita de un presidente mexicano a Washington, los discursos oficiales y triunfalistas que vienen a vendernos a los mexicanos, diciendo que “nos fue muy bien, nos trataron de maravilla y nos concedieron todo lo que pedimos”, como siempre tienen una letra chiquita, como los contratos amañados, de la que no hablan nuestros presidentes y en las que se incluyen las concesiones o compromisos que se ven obligados a aceptar, a cambio de que la Casa Blanca les dé una palmada, una imagen de buen trato, ayudas y programas de apoyo. En esa manía de simular y ocultar, como en la mayoría de los sentidos, López Obrador ya no es para nada diferente a sus antecesores.

NOTAS INDISCRETAS…

La próxima semana se darán finalmente las definiciones en Morena sobre su candidata a la gubernatura del Estado de México. Y decimos candidata porque en el partido oficial, como tampoco en Palacio Nacional, ya nadie duda que la decisión está tomada a favor de la secretaria de Educación, Delfina Gómez, quien será validada a través de la encuesta que se conocerá en los próximos días. Pero aunque el “dedito” de Palacio ya apuntó, ungió y decidió, eso no quita que las tensiones aún no se resuelvan al interior de Morena, donde personajes como el senador Higinio Moreno, el director de Aduanas, Horacio Duarte, y hasta el alcalde de Ecatepec, Fernando Vilchis, siguen presionando en aras de lograr una negociación positiva para sus respectivos grupos. Veremos cómo resuelven esas tensiones en la 4T y qué tanto Mario Delgado puede evitar una fractura o al menos un distanciamiento de personajes tan influyentes en el Edomex, como el senador Higinio…Y mientras Morena ya está próximo a decidir, en el PRI están hechos bolas. Aunque todas las señales desde el Palacio de Gobierno de Toluca apuntan a que solo hay dos posibles candidatas para el PRI y para la Alianza Va Por México, la secretaria de Desarrollo Social, Alejandra del Moral, y la diputada Ana Lilia Herrera, en ese orden, hay otros priistas y panistas que no lo entienden así y están metiendo ya demasiado ruido a una definición priista que, de por sí, va con retraso con respecto a los tiempos adelantados de Morena. Nos dicen que al diputado panista Enrique Vargas, nomás no lo pueden hacer entender que no va a ser él el candidato de la alianza, y que el exalcalde de Huixquilucan insiste y amenaza con un rompimiento que no ayudaría nada a su partido y menos a él. Será cuestión de ver qué tanto pide para negociar el señor Vargas, dicen en el PRI mexiquense. Y por si fuera poco con un rebelde blanquiazul, ahora también en el PRI, Martha Hilda González, exsecretaria del Trabajo del gabinete de Alfredo del Mazo, insiste en aparecer en la lista de posibles candidatas, a pesar de que ya le dijeron en todos los tonos que no está considerada desde el Palacio de Gobierno de Toluca, en donde sólo ven a dos aspirantes mujeres, entre las que saldrá el nombre de la candidata que deberá enfrentar a Delfina Gómez, de Morena, pero sobre todo a la estructura federal de programas sociales y, principalmente, al presidente López Obrador, que será sin duda el jefe de la campaña morenista en el Estado de México…Los dados mandan Escalera Doble. La semana se compuso.  

.

.

Ignoremos estulticias garridas, y narremos a la Dra. Masiel…

Juan Pablo Becerra-Acosta M.

Con el asesinato de la doctora Masiel, Chihuahua muere un poco más

El Universal, 

El lunes pasado, alrededor de las 5:15 de la madrugada, en el Barrio La Pista, y dentro de su casa, la doctora Masiel Mexía Medina, de 38 años de edad, originaria de Guasave, Sinaloa, y quien desde hace dos años trabajaba en un hospital del IMSS en la comunidad de San Juanito, municipio de Bocoyna, en la Sierra Tarahumara de Chihuahua, fue asesinada de dos disparos: uno en el tórax y otro en la cabeza. 

Se presume en la Fiscalía que el sujeto que la agredió lo hizo “simplemente por que sí”. Porque pudo hacerlo, porque se le dio la gana someterla, aparentemente para vejarla sexualmente, y al resistirse ella, habría sido ejecutada con absoluta impunidad. 

La doctora era madre soltera y había dejado a su hija de 5 años al cuidado de sus padres en Guasave, para poder cumplir su deseo de ser anestesióloga, sirviendo a muchos de los seres más pobres del país. 

La tarde del mismo lunes apareció un sujeto amarrado a un poste, muy golpeado, con un fusil AK-47 a su lado, y con una cartulina donde se leía: “Esto te pasó por haber matado a la doctora y violado una muchacha”. 

Se trataría de un sicario al servicio de La Línea, brazo armado del Cártel de Juárez. En la zona se sabe muy bien quién manda ahí. No es cosa nueva: poco antes de que iniciara este sexenio, un comando perpetró una emboscada en el paraje El Nogal, cerca de San Juanito: a las 10 de la noche del jueves 6 de septiembre de 2018, unos 40 hombres cerraron el paso a un convoy de tres patrullas de la policía estatal, donde viajaban 19 elementos. En la agresión, los sicarios utilizaron armas de alto poder y granadas, con las que calcinaron a dos de los cuatro agentes que murieron. Horas antes, justo en San Juanito, habían sido detenidos tres integrantes de La Línea, quienes ofrecieron dinero para que los dejaran ir. Los policías rechazaron el soborno. Ante la osadía de los agentes —negarse a acatar la ley narca— procedió la venganza: plomo por rechazar la plata. 

Pero volvamos a la doctora Masiel: “Era una gran compañera, entregada, dedicada, siempre luchó porque hubiera lo mejor para el hospital. Ella empezó como médico general, después hizo la especialidad, y ya tenía un año ejerciendo aquí como anestesióloga”, contó Maylette Medrano, amiga y compañera de Masiel, en declaraciones a N+. 

Como periodistas creo que debemos replantear nuestras narrativas para priorizar las historias de las víctimas. Para decir fuerte y alto que perdimos a una anestesióloga muy valiosa. Una mujer que sacrificó tanto para ir a una zona peligrosa a salvar las vidas de muchos de los mexicanos más marginados. 

Ante la helada e impersonal cifra de la muerte de una mujer más, los malvados ganan. Eso es lo que quieren, que Masiel sea un silencioso número adicional, la violencia normalizada. 

Cristina Rivera Garza, con El invencible verano de Liliana (Random House), libro dos veces premiado (el Xavier Villaurrutia y el Rodolfo Walsh), que recrea la vida de su hermana, víctima de un feminicida, mostró el camino que debemos seguir: darles nueva vida a ellas. 

Por el contrario, debemos deplorar peroratas que proponen narraciones que encumbren feminicidas, como esos monstruos que los Felipe Garrido de México idealizan a partir de su monumental y absoluta incomprensión de lo que sucede en este país. Con iniciativas de ese talante, los sicarios ganan. Así que no, desde el periodismo no permitamos que esas frívolas estulticias y esos esnobismos literarios triunfen. 

Con el asesinato de la doctora Masiel, Chihuahua muere un poco más, México también, y todos fallecemos colectivamente como sociedad, pero si en cada texto sobre el tema hablamos de ella y narramos su vida, si recreamos sus sonrisas y carcajadas plasmadas en fotografías, si detallamos su valentía, su bondad y su entrega, sus operaciones exitosas y sus pacientes salvados, estaremos combatiendo, aunque sea poemínicamente, esa deshumanización que nos corroe, y que nos viene encegueciendo más y más desde hace tiempo. 

[email protected]

.

.

Echeverría

Sergio García Ramírez

El Universal, 

Hemos tenido dos años terribles. Se multiplicaron los problemas, las enfermedades y los decesos. Éstos diezmaron las filas de los viejos. Entre los hombres de generaciones mayores, las pérdidas han sido tan numerosas como dolorosas. En estas páginas me he referido a algunas. Ahora agrego otra, que deploro hondamente: la muerte —pero no la ausencia— de Luis Echeverría, quien fuera presidente de México. Uno entre los más poderosos, titular de una “presidencia imperial”, como se ha dicho. Llegó a la cúspide y bajó al abismo en la rueda de la fortuna.

La decadencia humana y política de quienes fueran “señores presidentes” ha ocurrido con frecuencia. La gloria cede, los partidarios vuelan, los jilgueros callan, los debates arrecian. Ha ocurrido en relación con Echeverría. Seguirá. Hay opiniones encontradas. Las respeto, favorables o no, porque se emiten en ejercicio de un derecho. Pero yo cultivo la mía. No se ha desvanecido ni se desvanecerá en el tiempo que llega. Lamento la muerte de don Luis. Lo digo con gran aprecio y afecto, y algo más: con gratitud profunda.

En mi distante juventud recibí una llamada telefónica en la pequeña oficina que ocupaba en la Delegación de Prevención Social en la Penitenciaría de Santa Marta. “Le busca la señorita Lavalle Urbina”, mi jefa en aquel tiempo. “A sus órdenes, doña María”. Sin preámbulo, me dijo: “Estoy en acuerdo con el señor subsecretario Echeverría. Lo comunico con él”. Conmoción de mi parte, por supuesto. ¡El Subsecretario de Gobernación al teléfono! Indicó: “Lo invito a viajar a la Colonia Penal de Islas Marías. Saldremos mañana, a las 7 en punto”. Y salimos.

Así conocí a Luis Echeverría, Subsecretario encargado del área de prevención y readaptación social. Lo volví a ver cuando emprendió su campaña hacia la Presidencia de la República. Había júbilo, discursos, visitas, música, comitivas numerosas en la Secretaría de Gobernación y en sus alrededores. Los partidarios y aspirantes abundaban. Más tarde me pidió que trabajara en su casa de San Jerónimo. Participé en proyectos y programas. Llegado el 30 de noviembre de 1970, se hizo público mi nombramiento como miembro del gabinete presidencial. Aparezco en una fotografía en el balcón central de Palacio Nacional, el 1º de diciembre, al lado de otros altos funcionarios (así se les decía). Hoy todos han fallecido. Yo sobrevivo.

En esas jornadas de San Jerónimo y en muchas más que vendrían, con infatigable trabajo, prolongados desvelos, conducción rigurosa, se preparó la aparición de nuevas instituciones —Echeverría fue un creador de instituciones—, y la adopción de medidas importantes. Varias se mantienen en vigor, con firmeza y trascendencia.

Mencionemos: Conacyt, Infonavit, UAM, Tecnológicos, IMCE, Can Cún, estatuto constitucional y legal de las mujeres, política de población, los estados de Baja California Sur y Quintana Roo, Lázaro Cárdenas-Las Truchas, carretera transpeninsular de Baja California, nuevas Delegaciones y Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Distrito Federal, reforma penitenciaria, supresión de Lecumberri, Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), tribunales familiares, Procuraduría del Consumidor, etcétera, etcétera. Y en otro escenario, establecimiento de relaciones con la República Popular de China y Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados. Los críticos de Echeverría esgrimen otras referencias. No las discuto ahora. Las dejo a salvo y doy la mía, que figura entre los haberes de un sexenio.

No pasará mucho tiempo sin que me reencuentre con don Luis, donde sea que ocurran esos reencuentros. Cuando le pregunte qué camino sugiere, probablemente me dirá, reiterando una expresión tomada del Fausto de Goethe: “Arriba y adelante, licenciado”.

Profesor emérito de la UNAM

.

.

Templo Mayor

QUIENES conocen las prioridades de la Marina afirman que Rafael Caro Quintero no era el objetivo inicial del operativo que culminó ayer con su recaptura en Sinaloa.

CUENTAN que a quien andaban buscando en esa zona del país era a José Noriel Portillo Gil, “El Chueco”, quien está detrás del asesinato de dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua.

AUN ASÍ, los marinos aprovecharon la oportunidad y detuvieron al capo sin disparar un solo tiro y gracias a la perra “Max”, quien siguió su rastro hasta unos matorrales en los que se escondía.

Y VAYA que la detención es un regalazo para Joe Biden, quien podrá colgarse la medalla de llevar ante la justicia al presunto responsable del asesinato del agente de la DEA Enrique “Kiki” Camarena después de que sus antecesores llevaban 37 años intentándolo sin éxito.

-…-

MUY DISTINTA fue la gira “privada” de Andrés Manuel López Obrador para supervisar plantas de fertilizantes que comenzó en La Paz, Baja California Sur, para luego seguir en Lázaro Cárdenas, Michoacán, y terminar con la visita a cuatro distintas ciudades en Veracruz.

Y ES QUE, en vez de transportarse en vuelo comercial, en esta ocasión el mandatario utilizó un avión de la Marina, lo que representa un cambio significativo en la manera en la que se realizan las giras presidenciales. Bien raro.

-…-

FUERTES olas desató en Twitter la acusación que hizo Dante Delgado de que en Palacio Nacional se organizan ataques con bots en contra del gobernador de Nuevo León, Samuel García.

EN CUANTO se difundió la noticia, decenas de bots, unos argumentando en favor y otros en contra de lo dicho por el dirigente naranja, se dieron hasta con la cubeta.

¿SÍ SE DARÁN cuenta quienes contratan robots en redes sociales que un uso tan burdo de la “inteligencia artificial” acaba siendo una “estupidez natural”? Es pregunta sin respuesta automatizada.

-…-

DESPACIO avanzan las obras del Trolebús Elevado de Iztapalapa pues, por segunda ocasión, su inauguración fue retrasada por Claudia Sheinbaum.

LA APERTURA de ese corredor de transporte, que en principio debió estar listo en noviembre del año pasado, ya había sido recorrida para este mes y, ahora, se anunció que será hasta septiembre.

Y MIENTRAS hay quienes dicen que la intención de la suspirante presidencial es hacer coincidir ese corte de listón con su Cuarto Informe para lucir la obra en spots televisivos, otros opinan que es mejor tener todo al 100 por ciento en vez de inaugurar obras inconclusas como “Ya saben quién”. ¡Ouch! (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p.8)

.

.

Frentes Políticos

Reciprocidad. El canciller Marcelo Ebrard se encuentra en EU, gestionando los detalles del planteamiento que hizo al presidente estadunidense, Joe Biden, de incrementar el número de visas de trabajo temporal para mexicanos. Para conmemorar los 200 años de relaciones diplomáticas, Biden visitará México en noviembre, confirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador. Integrará la cumbre de Estados Unidos, Canadá y México, que servirá para evaluar la operación del tratado comercial entre los tres países. “En ocho meses nos hemos encontrado dos veces, es un hecho que viene en noviembre de nuevo”, explicó el Presidente. Los tiempos cambian. A pesar del escepticismo opositor, la relación bilateral, va.

Ruidosos. El diputado del PT Reginaldo Sandoval aseguró que si en este momento se hace un “sondeo”, Gerardo Fernández Noroña ganaría a las corcholatas que se mencionan en Morena para competir por la candidatura presidencial. Así que, antes de que se los ganen, anunció que el Partido del Trabajo lo impulsará para contender por la silla en 2024. Sandoval afirmó que Fernández Noroña goza de mayor popularidad que los aspirantes más visibles de Morena y, enfatizó que su compañero de bancada está listo para competir por la coalición Juntos Hacemos Historia, mediante una encuesta popular, como lo ha propuesto el propio presidente Andrés Manuel. Buen ejemplo, PT. Ojalá todos tuviésemos así de alta la autoestima.

Turismo de oportunidad. No hagas cosas buenas que parezcan malas, dice el consejo. Pero los legisladores federales de Movimiento Ciudadano y del PAN no lo atienden. Viajaron a Kiev, Ucrania, para conocer la situación por la guerra que enfrenta ésta contra Rusia. Los diputados Salomón Chertorivski, Jorge Álvarez Máynez y Julieta Mejía, de MC, y Riult Rivera, del PAN, justificaron su viaje para expresar un mensaje de solidaridad del Congreso. Los parlamentarios informaron en sus redes sociales que viajaron 19 horas en tren, desde Polonia para llegar a Ucrania y atestiguar la destrucción de la capital por los bombardeos rusos. De oportunistas no los bajan; ¿y además de selfies en la destrucción, qué otro aporte para el oficio político?, ¿ninguno?

Pastel. Sin duda, la entidad que más interés genera es el Estado de México, y próxima a las elecciones para gobernador. Todas las fuerzas políticas velan armas. Por Morena, se manejan al menos tres nombres como precandidatos: Horacio Duarte, Delfina Gómez e Higinio Martínez. Los demás institutos políticos no se quieren quedar atrás. El Verde, con miras a las elecciones a gobernador del próximo año, se ha visto fortalecido con la llegada de políticos de otros partidos, según informó su dirigente estatal José Alberto Couttolenc, quien anunció la adhesión de nuevos liderazgos que militaban en otros partidos. Ante la debacle del PRI, el Verde va por el pastel. No olvidemos que es la segunda fuerza en el Estado de México. ¡Aguas!

Escalada. El coordinador de los diputados del Partido Verde, Carlos Puente Salas, informó que para el próximo periodo ordinario de sesiones, en septiembre, la bancada impulsará un paquete de iniciativas encaminadas a la vigilancia de albergues para animales silvestres y cierre de delfinarios en el país. Tras el hallazgo de maltrato animal en el santuario Black Jaguar-White Tiger, Puente Salas reconoció que se debe revisar la legislación y así mejorar la coordinación de vigilancia en los refugios con la Secretaría de Medio Ambiente y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. El maltrato animal que Eduardo Serio, dueño del refugio, infligió a unos 200 grandes felinos y otras especies, marca un hito en la historia, el tema ya escaló lo político; la sanción debe ser ejemplar. (Excélsior, Nacional, p.9)

.

.

Bajo Reserva

De la Fuente se queda en Nueva York

Una vez más, el embajador ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente, es mencionado como posible secretario de Educación Pública. Lo cierto es que el exrector de la UNAM está totalmente dedicado al Consejo de Seguridad, donde ha logrado consolidar la presencia de México en medio de un escenario complejo, agravado por la guerra en Ucrania. Nos aseguran que Don Juan Ramón, quien preside además el Comité contra la proliferación de las armas nucleares, continuará en Nueva York por lo menos hasta que concluya el periodo para el que nuestro país fue electo como miembro de dicho Consejo, el 31 de diciembre de 2022. Así que los que les gusta jugar a ser Casandras, nos comentan, será mejor que guarden sus bolas de cristal porque andan erradas sus previsiones.

¿Y la liberación de Julian Assange?

Nos comentan que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha calificado su reciente viaje a Washington para entrevistarse con su homólogo de EU, Joe Biden, como “una buena visita y un buen encuentro”.  Sin embargo, nos hace ver que el Ejecutivo federal no ha mencionado nada sobre la petición que anunció le haría a Joe Biden para buscar dejar en libertad a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, y hasta amagó con iniciar una campaña para desmontar la Estatua de la Libertad en Nueva York. ¿Será que el don Andrés Manuel consideró mejor esperarse hasta noviembre cuando vuelva a ver a Biden, pero ahora en la Cumbre de Líderes de América del Norte que tendrá lugar en la Ciudad de México? ¿O será que todo quedó en una ocurrencia pasajera?

Los malos de Malolandia y el caso Colosio

Nos cuentan que la reapertura de la investigación del asesinato de Luis Donaldo Colosio es alentada desde Palacio Nacional porque para raspar al PRI resulta muy útil echar mano de viejos expedientes que llaman la atención de la gente pero que tienen casi nulas posibilidades de traducirse en acciones judiciales. Para hacer campaña, pues. Y como vienen elecciones para renovar gubernatura en Coahuila y el Estado de México, y luego las presidenciales, qué mejor para recordarle a los mexicanos las viejas historias negras del priismo que revivir un caso en el que siempre sale a relucir el nombre de Carlos Salinas de Gortari, quien fue durante años y años el villano favorito de López Obrador. Nos comentan que nadie espera nuevos hallazgos ni mucho menos nexos del exmandatario con el famoso crimen, pero ah, cómo ayuda el tema para entretener y hacer proselitismo. Hasta los supuestos “tres aburtos” podrían revivir en este nuevo episodio de la saga sobre la 4T contra los malos de Malolandia.

Reclutan operadores de campaña

Nos hacen ver que la excandidata de Morena a la gubernatura de Aguascalientes, Nora Ruvalcaba, tiene nuevas tareas dentro del movimiento lopezobradorista, que como se sabe, no desaprovecha ni un día para hacer campaña donde haga falta. Además de participar con el dirigente Mario Delgado en la primera asamblea para promover la reforma electoral en aquella entidad, también encabeza ya un comité estatal de promoción de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, para el 2024. Incluso, en sus redes sociales compartió su apoyo bajo el hashtag #EsClaudia. No importa que doña Nora haya perdido por goliza en los comicios para encabezar el gobierno estatal, el aparato morenista siempre tendrá qué hacer para los profesionales de la gorra, la pancarta y el mitin. (El Universal, A2, p.2)

.

.

Trascendió

Que mientras la Secretaría de Marina investiga la extraña coincidencia de que una de sus aeronaves Black Hawk se viniera abajo con 15 tripulantes en Los Mochis, Sinaloa, apenas horas después de participar en la captura del capo Rafael Caro Quintero en la sierra de esa entidad, el fiscal de Estados Unidos, Merrick Garland, envió sus condolencias por la muerte de 14 de los accidentados y vinculó el desplome del helicóptero a la aprehensión, debida en gran medida, por cierto, a la destreza de la perrita Max. De confirmarse el nexo mortal, que también insinúa el embajador Ken Salazar en un tuit, habrá tenido un precio muy alto este golpe al narcotráfico.

Que Ricardo Monreal agradeció la “deferencia” que tuvo el líder nacional del PRD, Jesús Zambrano, quien lo quiere tentar con la candidatura presidencial, pero ratificó que por ahora su lugar está en Morena. Y si no quiere aceptar la encuesta interna como método de selección de abanderado para 2024, menos una eventual postulación a jefe de Gobierno de la capital, porque, dice, él merece encabezar el Poder Ejecutivo.

Que se anticipa como una seguridad que los ocho ex funcionarios acusados del desplome de un tramo de la Línea 12 del Metro serán vinculados a proceso el próximo martes y que les mantendrán las medidas cautelares de firmas mensuales y no salir del país. Así enfrentarán su proceso penal Enrique Horcasitas y coacusados al menos hasta que concluya la investigación complementaria. (Milenio, Al Frente, p.2)

.

.

El presidente insiste en irse a “La Chingada”

Tras su regreso de Washington y la crónica triunfalista de su viaje, el presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en que terminando su mandato se irá a “La Chingada” (su rancho de Palenque, Chiapas).

Contra lo que muchos pensamos, que seguirá siendo el hombre fuerte del país, mientras viva y sigan ganando los candidatos de su movimiento, él asegura que no, que se jubila y se va.

Así respondió cuando le preguntaron si aceptaría postularse como senador, cuando concluya su sexenio:

“No, yo termino a finales de septiembre (de 2024) y me jubilo, no vuelvo a la actividad pública, política, no voy a aceptar ni siquiera invitaciones a conferencias, no voy a visitar universidades, no voy a asistir a ningún acto público, político, aunque se trate de amigos, aunque se trate de familiares. Yo concluyo mi ciclo a finales de septiembre del 24, por eso el tiempo que me queda lo estoy utilizando de manera intensa, me estoy aplicando para que no quede nada pendiente y pueda yo ir con mi consciencia tranquila de haber servido a mi país, a mi pueblo y no pienso continuar en la política”.

Difícil de creer cuando se trata de un hombre que ha dicho que quiere cambiar al país, de una vez y para siempre. Difícil de creer cuando se trata de un hombre que hasta debe soñar con la política y que ahora asegura que quiere ser escritor:

“Voy a escribir, ni siquiera voy a publicar con frecuencia. El primer libro, después de que yo termine, pienso publicarlo a los tres años. Y no van a ser cosas de lo contemporáneo, voy a escribir un libro que deseo sobre el pensamiento conservador, desde la Conquista. Imaginar, también con códices y con relatos orales, cómo era la vida pública, política en la época a prehispánica y cuál fue el pensamiento dominante, a partir de la llegada de los invasores europeos, y cómo se fue formando el pensamiento conservador”.

Hace casi dos años, escribí en estas páginas:

“¿Con la 4T hasta la muerte?”. Y argumentaba que el actual régimen podría continuar otros 22 años. Cuatro, que entonces le restaban al actual sexenio y tres períodos más que se disputarían quienes hoy conocemos como las “corcholatas”.

Y decía: “Ya como presidentes tendrían una camisa de fuerza. Solo hay que imaginar que alguno de ellos se apartara del plan original, de la ´austeridad republicana´. Rápidamente vendría la condena desde Palenque y el juicio sumario del tribunal moral”.

Pues aparentemente no. Este jueves 14 de julio, Andrés Manuel López Obrador prometió: “Voy a poder estar viendo, admirando las plantas, los árboles, los pájaros, haciendo mis ejercicios para estar en forma, pero no saliendo, y desde luego sin contestarle a nadie, sin dar ninguna opinión, me voy a despedir de las redes sociales. También, no por grosería, sino porque si no lo hago así me costaría más trabajo, no voy a recibir a políticos, no voy a recibir a dirigentes ni simpatizantes de nuestro movimiento, NI A MIS HIJOS, SI ME LLEVAN ALGO QUE TENGA QUE VER CON LA POLÍTICA, no. Y termino porque también no hay que tenerle mucho apego ni al poder ni al dinero. Ya termina uno su ciclo, vienen nuevas generaciones”.

Suena bien, la verdad, pero una cosa es decir y otra es hacer. Y es tan absoluta la dependencia de Morena hacia su creador que también cabría la posibilidad de que tras su salida se desinfle por guerras intestinas y deba abandonar el retiro para rescatar su obra.

Sus apóstoles realmente no se le acercan siquiera a los talones. Por más ultras que quieran parecer.

Monitor republicano

Las burradas que cometieron esta semana en Comunicación Social los hicieron parecer tan torpes como la de la sección de los miércoles. Lo que ya es mucho decir. (Amador Narcia, El Universal, Nación, p.8)

.

.

Inteligencia y acción, antes de los abrazos

Tras la captura de Rafael Caro Quintero, existen una serie de mensajes y realidades que México y los mexicanos necesitábamos recibir.

Comprueba nuevamente que un trabajo de investigación, inteligencia, coordinación y operación, -en este caso realizado por la Armada de México y la Fiscalía General de la República- puede ser exitoso cuando existen los elementos para llevarlo a ese resultado. He insistido en este espacio que la frase “abrazos, no balazos”, es simplemente un mensaje político que el presidente insiste en repetir, pero que nada tiene que ver con una estrategia de seguridad que, en este caso, pone fin a la larga vida criminal de Caro Quintero.

Demuestra al gobierno estadunidense que, México tiene las fortalezas y capacidades para perseguir y capturar delincuentes que son objetivos prioritarios, insisto, dentro de la estrategia que gabinete de seguridad opera día a día en nuestro país, soportado en las fuerzas armadas.

La captura, acredita que aun y a pesar de que las agencias de seguridad americanas y mexicanas mantienen en estos tiempos una relación distante, nuestro país, les entregará a un criminal al cual  Estados Unidos, le tiene preparado desde hace muchas décadas un patíbulo, que no escatimará nada para cobrar una deuda histórica, es decir, el crimen en contra Enrique Camarena Salazar, agente encubierto de la DEA, a mediados de los años ochenta.

La Armada de México, demostró que se puede cumplir con inteligencia, aun y a pesar del peso político que el presidente no quiere asumir, cuando se hace uso legal de la fuerza y la violencia. Demostró también que, cuando se actúa de manera coordinada, como lo fue en este caso, con la Fiscalía General de la República, los resultados se obtienen.

Otro mensaje muy importante se le da a quienes dudan de la acción de las fuerzas armadas y que quieren ver siempre lo negativo. Se le debe de reconocer al gobierno, a la Armada y a la Fiscalía que tuvieron un acierto que, de entrada, salda una deuda con Estados Unidos y en suma, que logra capturar a un criminal que fue leyenda, mucho antes del Chapo Guzmán.

Caro Quintero, regresó en el 2013 a recuperar lo que perdió al estar preso por más de dos décadas. Su detención en 1985 marcó un antes y un después dentro de la radiografía criminal en México y que a pesar de su encierro, seguía representando niveles de riesgo para la conformación delictiva y por ello, para la sociedad.

Cabo de Guardia

Dentro de los grandes ausentes de la pasada visita del presidente a Estados Unidos, fue Manuel Bartlett.

Todos los análisis circularon en torno a que la ausencia de Bartlett, está directamente relacionada al caso del asesinato de Enrique Camarena Salazar.

Bartlett, según testigos en México y Estados Unidos, estuvo directamente involucrado en el apoyo que Caro Quintero recibió en esos años.

Toque de silencio

Contrasta con el excelente operativo de la captura de Rafael Caro Quintero, el desplome de un helicóptero de la Armada, justo el día de ayer, donde desafortunadamente pierden la vida 14 elementos de la Secretaría de Marina.

Ninguna relación existe entre el desplome de la aeronave con la detención de Caro Quintero.

Desde este espacio nuestras condolencias a las familias de los marinos fallecidos, así como un sincero reconocimiento para quienes perdieron la vida. (Juan Ibarrola, Milenio, Al Frente, p.3)

.

.

García Harfuch no mira a los lados…

“Cuando escucho alguna autoridad decirse sorprendida, una de dos, o no conoce cómo se ha estado manejando la organización criminal en la Ciudad de México o no quiere decir las cosas como son”, me dijo mi colega Miguel Aquino, periodista experto en materia de crimen organizado y autor del libro “De qué se ríe la Barbie”, a propósito de la operación del Cártel de Sinaloa en la Ciudad de México.

Una presencia que ya es veterana en la capital y que sólo ha sido reconocida por las autoridades, en voz del secretario de Seguridad de la Ciudad de México Omar García Harfuch, quien no sólo es el único que se atrevió a mencionarlos sino a intentar combatirlos.

Basta con hacer un simple ejercicio de memoria para encontrar el poderío del Chapo Guzmán en la capital del país desde hace años, cobijado por el miedo de autoridades timoratas, corruptas o peor aún, coludidas con el Cártel de Sinaloa.

En 2008 fue detenido en Avenida Altavista, San Ángel, una de las zonas más lujosas del sur de la ciudad, Jesús Zambada, apodado el Rey, junto con 15 de sus sicarios, por agentes federales y de la policía metropolitana.

Él era el encargado de las operaciones en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para la importación de cocaína y otros precursores para producir metanfetaminas.

¿Cómo olvidar el terror previo a esa detención? 5 cuerpos decapitados y mutilados fueron encontrados en 5 días. Se trataba de trabajadores de las aduanas del aeropuerto, que junto con agentes de la extinta Agencia Federal de Investigaciones, se vieron involucrados en el aseguramiento de varios cargamentos de droga.

Un año después, en 2008, fue detenido en el Pedregal, Vicente Zambada Niebla, hijo de Ismael El Mayo Zambada. La casa en la que fue hallado, junto con otras 5 personas, irónicamente estaba a espaldas de las instalaciones de la Policía Federal Preventiva.

Vicente Carrillo Leyva, El ingeniero —hijo de Amado Carrillo— fue aprehendido en 2009 también en la Ciudad de México, en la zona de las Lomas de Chapultepec.

Édgar Valdez Villarreal, el amigo de tantas celebridades conocido como La Barbie, fue quien fundó la llamada Unión Tepito, cuando trabajaba para el cartel del Pacífico y en ese entonces también tenía vínculos con el Cártel de Sinaloa.

Tepito era un barrio en el que diferentes grupos se disputaban el tráfico de drogas, y La Barbie llegó como enviado de los Beltrán Leyva para “poner orden” y crear un solo grupo que dio como resultado a La Unión Tepito. Finalmente fue detenido en 2010 en el Estado de México.

Por eso, el estridente operativo del lunes pasado en Topilejo, no fue casual y es consecuencia de una estrategia de inteligencia liderada por García Harfuch, quizá por primera vez, sin concesiones para nadie.

La casa de seguridad donde ocurrieron los hechos no se encontró de manera fortuita, un equipo de inteligencia de la Secretaría de Seguridad capitalina tenía tiempo siguiendo la pista de una célula criminal, a partir de denuncias ciudadanas que reportaban gente armada en la zona.

“De los 14 que fueron detenidos, 6 son de Sinaloa… había 10 armas largas incluyendo un Barret calibre 50, ametralladora de alto poder, 12 granadas calibre 40 mm, lanzagranadas, chalecos balísticos, más de 70 cargadores… Había varias insignias que hacía referencia al Cártel de Sinaloa, algunos decían Cártel del Pacífico, uno tenía una imagen de un narcotraficante de esa zona”, me detalló el secretario de Seguridad, reconociendo que efectivamente puede tratarse del Cártel de Sinaloa.

La zona de Tlalpan, por distintas razones, desde administraciones anteriores pudo volverse clave para el crimen organizado, se les permitió operar, además de que su ubicación geográfica la convierte en una buena ruta de escape hacia el estado de Morelos, donde están otras bandas “de rescate”.

El golpe al crimen de esta semana, encabezado por García Harfuch, es una medalla que sólo le corresponde a él en el gobierno de la Ciudad de México, reconocido lo mismo por propios que por opositores a dicho gobierno.

Aunque el secretario se cuece muy aparte de campañas adelantadas, la realidad es que es un raro ejemplo del “poco ruido con muchas nueces”, en la complicada tarea de contener la inseguridad en la gran capital mexicana.

A poco más de 2 años de haber sufrido un atentado que casi le cuesta la vida, vale reconocer que Omar García Harfuch no claudica en su encargo, ni teme enfrentarse con el crimen organizado, muy por encima de optar por pactar con ellos… como otros… (Mónica Garza, La Razón, Opinión, p.19)

.

.

País de clase media, desaparecer el AIFA, y acabar con los “abrazos, no balazos”, ofrece E. de la Madrid

La oposición anda en busca de un candidato único a la Presidencia de la República con la trayectoria, los conocimientos, la presencia y una propuesta que emocione a los electores.    

Enrique de la Madrid, 59 años, quiere ser ese candidato. El exsecretario de Turismo sabe que el camino es largo y sinuoso. Está consciente de que hoy no es el aspirante mejor ubicado en las preferencias electorales, pero también que las agendas personales de los dirigentes de los partidos se le van a atravesar. No se desanima.

El hijo del expresidente Miguel de la Madrid cree en el método de las encuestas para ubicar al abanderado más competitivo, pero sugiere que los partidos que integren la alianza opositora tengan derecho de veto sobre tal o cual aspirante del otro partido que sea rechazado por su militancia.

Una propuesta concreta al electorado lo posicionó como aspirante: desaparecer el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles si gana las elecciones. Está convencido de que no va despegar.  

¿Qué más ofrece? Construir un país de clases medias. ¿Cómo? Vía la explotación de las ventajas geográficas de México como vecino de la economía más importante del mundo.

Está convencido de que hay condiciones para que eso ocurra en el corto plazo. Conoce el entorno internacional y sabe que podemos aprovechar lo que ocurre en el mundo para generar desarrollo y bienestar. “Nuestro reto es transmitirle al mexicano que hay la visión de un México mejor que el que hoy vivimos. Lo primero con lo que tenemos que acabar es con el fatalismo del mexicano en todos los sectores, desde los más altos y encumbrados hasta los que dicen ‘pues así nos tocó’”.

*De la Madrid quiere transformar a México en una potencia eléctrica, pero vía las energías limpias. No le quitaría un centavo a la educación, la salud y la seguridad “para cumplir un capricho ideológico de que el Estado es el que tiene que ser el dueño de la producción de la electricidad”, aseveró.

Se sentaría con la CFE para decirle: “Mientras tú tengas el monopolio de la transmisión, a eso sí le vamos a invertir. Pero que sea de calidad y competitiva”.

Desde luego acabaría con la fracasada estrategia de “abrazos, no balazos”. “El concepto, la frase, la idea (y los resultados) son malísimos. Al final del día a un criminal tienes que detenerlo, castigarlo. A lo único que tiene derecho es a un juicio justo”.

Está de acuerdo en que para tener éxito hay que atacar las desigualdades con un mayor crecimiento económico y una mejor distribución de la riqueza. Pero acota: lo primero que se requiere para recuperar el crecimiento es darle confianza a la inversión y desterrar este absurdo discurso de confrontación.

Entre sus propuestas para devolver la tranquilidad a los ciudadanos está la creación del Consejo Nacional de Evaluación de Políticas de Seguridad (Coneps), que revisaría periódicamente los resultados de la estrategia de seguridad adoptada.

Hablamos más de una hora. Dijo otras muchas cosas, pero el espacio no alcanza. Las iremos dosificando. En la charla dejó un mensaje para la reflexión:

“También sé del país al que podemos ir a dar, si nos dejamos. Algunos ven muy lejano el tema de Venezuela. Podríamos acabar siendo algo en medio. Llegar a un punto de no retorno”.

*Dos hechos de alto impacto ocurrieron el mismo día en Sinaloa: la captura del capo Rafael Caro Quintero y la caída del helicóptero que transportaba a marinos que participaron en el operativo para la aprehensión del fundador del Cártel de Guadalajara. El saldo es de 14 muertos.

A Caro Quintero lo reclama Estados Unidos por la muerte del agente de la DEA, Enrique Kiki Camarena, en 1985.  Ese año fue detenido y pasó otros 28 preso, hasta que un juez de Guadalajara lo liberó en agosto de 2013, por considerar que el asesinato del agente debió ser juzgado en el fuero común y no en el federal.

Resulta curioso que al capo lo hayan capturado casualmente 72 horas después de la reunión Biden-AMLO en la Casa Blanca y que el moderno helicóptero Black Hawk, que transportaba a los marinos, haya sufrido un “accidente” el mismo día.

Por lo pronto, Estados Unidos celebra y agradece la captura. El Departamento de Justicia de ese país ya anunció que pedirán su extradición inmediata. (Francisco Garfias, Excélsior, Nacional, p.4)

.

Te pueden interesar