17 de agosto de 2022

COLUMNAS POLÍTICAS

Jueves 14 de julio de 2022

.

Templo mayor

TOC, TOC… ¿quién toca a la puerta? ¡Es el Cártel de Sinaloa! El operativo de la policía capitalina en Topilejo deja en claro que la banda de los hijos de “El Chapo” Guzmán ya opera en la Ciudad de México. 

LUEGO de que en 2019 Andrés Manuel López Obrador se dobló ante el cártel y ordenó liberar a Ovidio Guzmán, el grupo criminal ha seguido expandiéndose, literalmente, a sangre y fuego hasta llegar a la capital del país. 

MIENTRAS el gobierno federal insiste en su chiste de “abrazos, no balazos”, resulta interesante el operativo de los muchachos de Omar García Harfuch, que se fueron por el lado de la inteligencia policiaca. Es decir, del reporte de vecinos sobre personas armadas, pasaron a la investigación por medio de las cámaras de seguridad y el análisis de los movimientos y las particularidades de la célula delictiva, lo que derivó en el operativo, la balacera y la captura.

EXTRAÑAMENTE, Claudia Sheinbaum se limitó a emitir un tuit al respecto, como si la presencia del Cártel de Sinaloa en la entidad que gobierna fuera cosa menor. 

*** 

¿CUÁL es la diferencia entre la contienda electoral mexiquense y una función de lucha libre? Que en el ring, ¡hay reglas! Y es que en el Estado de México se están dando hasta con la cubeta.

DEL LADO de Morena, por ejemplo, Higinio Martínez echó mano de su cacicazgo para mover a 58 legisladores locales y federales, que espontáneamente -¡ajá!- se pronunciaron en su favor en una carta a Mario Delgado. El movimiento se ve como un intento de rebelión contra Delfina Gómez, pues quienes saben del asunto dicen que el texcocano busca a toda costa evitar que la candidatura se defina por encuestas.

Y DEL LADO del PAN también hay patadas y piquetes de ojos por parte de Enrique Vargas, que está gastando una auténtica fortuna en promoverse por toda la entidad, lo mismo con anuncios que con supuestos módulos de gestión. El asunto es que más de un panista comienza a preguntar de dónde sale tanto dinero para promocionar al ex alcalde de Huixquilucan. Como diría el clásico: ¿quién pompó campañita?

***

NO HAY mayor deslealtad laboral que darle el avión al jefe… y eso es justamente lo que están haciendo las y los gobernadores morenistas con el presidente Andrés Manuel López Obrador, tras su lastimosa visita a Washington. 

TANTO los 22 mandatarios en funciones como los electos recibieron a AMLO con un manifiesto en el que le aplauden, como en los viejos tiempos, “por poner en alto el nombre de México”. Sabedores de que al Presidente le importa más pasar a la historia que enfrentarse a la realidad, le dan por su lado como en aquel cuento en el que la corte alaba el vestido del rey que, en realidad, va desnudo. (Fray Bartolomé, Reforma, Opinión, p. 10)

.

.

Bajo reserva

Focos rojos para la alianza en el Edomex

Los focos rojos se encendieron en el Estado de México, sobre todo para los que buscan que el próximo año haya una gran alianza electoral que compita contra Morena. Nos dicen que hay panistas y priistas empeñados en llevar mano en la designación de la candidata o candidato tratando de pasar por encima del gobernador priista Alfredo Del Mazo. Nos hacen ver que esa historia de derrota ya se vivió en Hidalgo. Aseguran que para que haya alianza y funcione se deberá elegir a una candidata o candidato que cuente con el apoyo total y la confianza del gobernador y, en especial, que su candidatura sea competitiva más allá de encuestas mandadas a hacer modo. Ir por una ruta contraria, advierten, solo llevará al fracaso en una elección que es vital para la oposición y para viabilidad de la alianza en 2024.

Otra vez en riesgo la unidad de Morena en el Senado

Una vez más, la unidad de la bancada de Morena en el Senado está a prueba. Nos dicen que cada día está más cerca la decisión de quién quien relevará a Olga Sánchez Cordero en la Presidencia de la Mesa Directiva del Senado a partir del 1 de septiembre próximo. Como en muchos temas, los morenistas en la Cámara Alta están partidos en dos bloques. Los moderados, que es el grupo que tiene mayoría de votos dentro de la fracción guinda, apoyan a Alejandro Armenta. Y los llamados radicales buscan que la presidencia sea para el zacatecano José Narro, actual vicepresidente del Senado, quien suma 20 de los 60 votos dentro del grupo parlamentario. Nos dicen que la definición tendrá que ser resultado de una negociación interna, ya que el resto de las fracciones parlamentarias apoyarán a quien elijan los morenistas. Nos hacen ver que, del éxito de esas negociaciones, que ni por mucho serán un día de campo, depende la unidad del grupo mayoritario.

Un aviador confeso en la Cámara Alta

Después de que el exgobernador de Baja California, Jaime Bonilla, reconoció que sigue cobrando su dieta a pesar de la determinación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de que no puede regresar a su escaño, en la Comisión Anticorrupción y Transparencia del Senado nos confirman que el morenista “camina como senador, actúa como senador y sigue cobrando como senador”. Bonilla ha estado asistiendo al Senado, pero no le han permitido participar en las sesiones en cumplimiento al mandato del tribunal. Él asegura que quiere participar en las sesiones, ya que le siguen pagando su sueldo y quiere desquitarlo. La Secretaría de Servicios Administrativos del Senado prefirió guardar silencio en torno a las razones por las cuales don Jaime sigue gozando de su dieta sin trabajar. ¿Será el único en el Senado que esté cobrando sin trabajar?

¿Habrá castigo por usar avión de la Guardia Nacional con fines partidistas?

Y, a propósito de temas de aviación, nos hacen ver que el caso del uso de una aeronave de la Guardia Nacional por parte de funcionarios para promover la revocación de mandato aún podría tener consecuencias. Esto luego de que el Tribunal Electoral ordenara a la Sala Especializada analizar nuevamente el caso para determinar si hubo uso indebido de recursos públicos al transportar a funcionarios federales a un mitin de Morena. Nos dicen que en las próximas semanas se dará a conocer si los funcionarios y el partido serán sancionados por estos hechos(El Universal, Nación, p. 2)

.

.

Frentes políticos

  1. En picada. El Revolucionario Institucional vive sus horas más intensas. El descrédito y el adelgazamiento de la militancia no son consecuencia actual, sino un síntoma que viene padeciendo el PRI desde hace meses. Alejandro Moreno, su líder nacional, intentó contenerlo al aferrarse al cargo, a pesar de que un grupo liderado por exgobernadores pedía su salida. Ahora, el Grupo Parlamentario del PRI respaldó a las diputadas federales que acusan violencia política de género por parte de la gobernadora de Campeche, Layda Sansores, al revelar la supuesta existencia de imágenes íntimas que tendría en su poder Moreno. El verdadero significado de unidad es lo que necesita el PRI para salir de ésta. Aunque lo nieguen, la sacudida es histórica.
  2. Legado de corrupción. Una jueza de control dictó la vinculación a proceso de Jorge “N” y Manuel “N”, exdirectores de la Agencia Estatal de Transporte y de Metrorrey, respectivamente, durante la administración de Jaime Rodríguez “N”, El Bronco, por el caso de requisa de la Ecovía. En el caso del extitular de Transporte, subsistió la medida cautelar de resguardo domiciliario, mientras que el exdirector del Metro de Monterrey deberá presentarse ante la autoridad para firmar una vez al mes. Ambos exfuncionarios son acusados por la empresa Servicio de Transporte Tecno Ecológico y reclaman un daño por más de 930 millones de pesos. Requisa: acto o apropiación de bienes. ¿Creyeron que era tan fácil? Y lo que falta…
  3. Transformación total. Con el afán de salir lo menos lesionados posible, los consejeros electorales tienen la intención de participar en la reforma electoral que viene. “El Instituto Nacional Electoral tiene disposición de participar en toda la discusión abierta e informada sobre la reforma político-electoral; tiene el conocimiento técnico y preciso de las elecciones”, afirmó el consejero electoral Ciro Murayama. Se manifestó despreocupado por la propuesta de reducir de 11 a 7 los consejeros electorales. “Lo importante de las reformas electorales es que surjan para resolver problemas reales, que involucren al conjunto de las fuerzas políticas y que sean fruto del consenso”, dijo. La 4T arremeterá con toda fuerza para cambiar las reglas y solidificarlas. Consejeros, agárrense o se caen.
  4. Tan campante. Una de las sorpresas de la gira del mandatario Andrés Manuel López Obrador en Washington la dio Raymundo Collins. Tras más de dos años prófugo de la justicia en México, el extitular de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México y exdirector del Instituto de Vivienda fue captado en Washington D.C.. Fueron reporteros enviados a la gira y corresponsales extranjeros quienes lo identificaron. Al ser cuestionado por los representantes de la prensa, Collins se limitó a decir que “la ley está de su lado” y que su presencia en el lugar no está relacionada con la visita de autoridades mexicanas. En 2020, un juez giró una orden de aprehensión por la supuesta compra indebida de un inmueble. ¿Y las instancias que lo buscan, qué? (Excélsior, Nacional, p. 11)

.

.

Trascendió

Que las bancadas de Morena y del PT en la Cámara de Diputados intensificaron la presión a la Junta de Coordinación Política para remover al priista Alejandro Moreno de la presidencia de la Comisión de Gobernación debido a las investigaciones que la FGR abrió contra el campechano por presunto enriquecimiento ilícito, fraude fiscal y lavado de dinero, pero el grupo del PRI, encabezado por Rubén Moreira, descartó la sustitución y desestimó la exigencia mediática que ni siquiera el coordinador morenista, Ignacio Mier, ha respaldado públicamente.

Que todavía no recuperaba el aliento el jefe policiaco Omar García Harfuch, que acudió en persona al operativo de Topilejo contra una célula del narco el martes pasado, cuando la bancada de Morena en Ciudad de México ya batía palmas pero no a él, sino a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, en razón de que el trabajo de la Secretaría de Seguridad para atrapar a 14 pillos y liberar a la gente secuestrada “demuestra que la estrategia funciona, porque trabaja todos los días para combatir a las bandas y salvaguardar la integridad de la ciudadanía”. Se les hacía tarde.

Que por cierto, otros que no se iban a ver rezagados en eso de los aplausos fueron la jefa de Gobierno y los 21 gobernadores de la 4T, quienes todavía con Andrés Manuel López Obrador en terreno gringo ya lo estaban aclamando en redes sociales por “poner en alto a México” durante la gira de trabajo por Washington, que incluyó una visita a Joe Biden en la Casa Blanca.

Que a más de 14 meses, hoy se reanudará la audiencia inicial del desplome de la Línea 12 del Metro, aplazada en cuatro ocasiones. Todo indica que las partes no solicitarán otra prórroga, por lo que la Fiscalía de Ciudad de México, encabezada por Ernestina Godoy, podrá imputar homicidio, lesiones culposas y daño a la propiedad a los 10 ex funcionarios responsabilizados de la tragedia. Se pedirá vinculación a proceso, entre otros, contra Enrique Horcasitas, pero no la prisión preventiva(Milenio Diario, Al frente, p. 2)

.

.

Biden y AMLO necesitan hablar portugués

Los últimos 20 años más de un millón de estadunidenses han muerto por sobredosis en el uso de opioides. En los últimos años, después del escándalo relacionado con el tráfico y abuso de medicinas como oxycontin, la epidemia tiene que ver con el uso de fentanilo, sustancia más adictiva y mortal cuando se usa mal. Y según los datos estadunidenses, la mayor parte del fentanilo que llega a EU pasa o se elabora en México. 

En la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington para reunirse con el presidente Joseph Biden el martes, según el comunicado conjunto, “nos comprometimos a establecer un grupo de trabajo operativo entre Estados Unidos y México para interrumpir el flujo de fentanilo a nuestros países”. Suerte. Será casi imposible.

Hace unos días Alejandro Hope escribía cómo resulta inútil perseguir una droga casi invisible. Y hacía cálculos para concluir que todo el fentanilo producido en México anualmente se podría meter en unas 2 mil 500 maletas de tamaño medio (seis al día). Maletas que, por cierto, dan muchos millones a los traficantes.

En México y en EU se ha lidiado con el problema de los opiáceos con mucho balazo y poco abrazo —para utilizar términos de moda—. Tal vez es hora de mirar a otros países y cómo han lidiado con el problema.

En los años noventa, por ejemplo, Portugal era la capital de la heroína en Europa. En 2001 se cambió la estrategia y se aprobó una ley que permitió que el país le diera la vuelta a la crisis. Se descriminalizó el uso, se invirtió en salud, atención y seguimiento de las personas adictas y se distribuyeron medicamentos que ayudan a sustituir el efecto de los opioides. 

Aunque aquella reforma ha sufrido embates del conservadurismo portugués, en 20 años el uso de drogas y el encarcelamiento por su consumo ha estado por debajo del promedio europeo y ha bajado a 25 por ciento de lo que era en los noventa. El enfoque es de salud.

Otros países europeos han hecho esfuerzos similares para tratar el problema como uno de salud, no de policías y cárcel. En Europa se siguen consumiendo opioides, pero el número de muertes es muy lejano al de EU. 

El crecimiento del conservadurismo estadunidense más la vocación prohibicionista de nuestra Secretaría de Salud no auguran que esto sea un camino próximo. Así que suerte a la Sedena encontrando 2 mil maletas entre millones. (Carlos Puig, Milenio Diario, Al frente, p. 2)

.

.

Líder clave de Morena acusado de homicidio

Ignacio Mier, coordinador de la diputación morenista, es el principal promotor de la candidatura presidencial del secretario de Gobernación, Adán Augusto López.

Sin embargo, de acuerdo con el gobernador poblano, Miguel Barbosa, Ignacio Mier estaría vinculado con el homicidio de tres agentes ministeriales.

El asunto se asoma muy delicado porque asciende hasta lo más alto de la política nacional.

El viernes 19 de noviembre del año pasado, en una supuesta balacera perdieron la vida tres funcionarios de la fiscalía poblana. Hay videos que registraron estos hechos de sangre y gracias a ellos pudo determinarse que las víctimas fueron ultimadas por policías municipales.

Si bien el alcalde de Tecamachalco argumentó que se trató de una confusión, la investigación apunta hacia una ejecución. El problema político surge cuando Ignacio Mier Bañuelos, el alcalde de Tecamachalco, es hijo de Ignacio Mier Velazco, coordinador de la bancada oficialista en la cámara baja.

Mier, el hijo, no tenía ni un mes de haber tomado posesión cuando sucedieron estos hechos de sangre. No queda aún claro si fue la inexperiencia, o bien la complicidad, lo que le llevaron a huir despavorido del municipio horas después de la ejecución.

Según explicó luego, no andaba desaparecido, sino que viajó hasta Ciudad de México para pedir auxilio a la Guardia Nacional. 

Nadie creyó el pretexto, sobre todo no lo creyó el gobernador Barbosa, quien lo buscó durante varios días sin encontrarlo.

Tecamachalco es un municipio ubicado en el llamado Triángulo Rojo, una región poblana compuesta por seis municipios donde el crimen organizado se dedica al huachicol, al robo de gas LP y a asaltar al transporte de carga.

Desde 2016 se redacta en esta zona poblana una lista larga de hechos violentos que han sembrado inseguridad y muerte. Resulta difícil suponer que los Mier hayan hecho política en esta región sin contemporizar con las mafias locales(Ricardo Raphael, Milenio Diario, Al frente, p 3)

.

.

Desde el mero fondo

Desde el mero fondo nos hablan sus supremos sacerdotes y no hay con qué ni de qué alegrarse. Las noticias son malas y podrían ir a peor, en tanto que las posibles vías de acción para salir vivos del terremoto, como le llama uno de nuestros informantes, no ofrecen hoy por hoy esperanza cierta. El mundo pues, está en peligro, pero para ponerlo en objetivo digamos que nosotros, la especie, somos los del riesgo. El mundo seguirá su marcha a través de la debacle económica y financiera y el Armagedón del cambio climático y sus compañeros de apocalipsis.

Leamos unos párrafos de un excelente ensayo del economista “marxista” Michael Roberts, analista de la City londinense donde seguramente todo está cociéndose: “Inflación, riesgo de recesión global, creciente desigualdad y aumento de la deuda del sur global, calentamiento global, guerra (…) Estas son las líneas de las fallas exhibidas en la economía mundial en 2022. ¿Qué se debe hacer al respecto? Es revelador considerar las soluciones que ofrecen los analistas que escriben para el FMI en su publicación mensual Finance and Development (F&D).

 “El nuevo economista jefe del FMI, Pierre-Oliver Gourinchas, comienza en la edición de junio de F&D. ‘Como un terremoto, la guerra tiene un epicentro, ubicado en Rusia y Ucrania. El coste económico para estos dos países es extremadamente grande’.

“Gourinchas enumera el peaje. El primer impacto es sobre el precio de las materias primas. En segundo lugar, los flujos comerciales se han visto gravemente interrumpidos. En tercer lugar, la guerra hizo que las condiciones financieras se endurecieran. Continúa: ‘La analogía del terremoto es quizás la más adecuada porque la guerra revela un cambio repentino en las placas tectónicas geopolíticas subyacentes’.

“El peligro es que estas placas se separen aún más, fragmentando la economía mundial en distintos bloques económicos con diferentes ideologías, sistemas políticos, estándares tecnológicos, sistemas comerciales y de pagos transfronterizos y monedas de reserva. ‘La guerra ha puesto de manifiesto procesos divergentes más profundos. Necesitamos centrarnos y comprenderlos si queremos evitar el desmoronamiento final de nuestro orden económico global’”. (Michael Roberts, “La solución global: ¿privada o pública?”, https://www.sinpermiso.info/textos/la-solucion-global-privada-o-publica).

Desde México y sus provincianos acercamientos a lo que puede llegar a ser otra política para un nuevo orden global, todo esto puede sonar distante; hasta impertinente si examinamos superficialmente la agenda urdida por el presidente López Obrador y sus colaboradores para abordar la poco auspiciosa segunda visita al presidente Biden en su residencia de Washington. No hay duda de que con los días la migración desde el Sur hasta el Norte se vuelve un tsunami que cuestiona y hace temblar al más templado de los marshals fronterizos. Pero no hay solución para una irrupción de la magnitud que hemos vivido recientemente y de las que pueden llegar a nuestras playas y rios en cualquier momento.

Sin embargo, resultaría obligado para el Presidente y su gobierno inscribir sus tribulaciones en un contexto mayor, por desgracia más ominoso, como el que delinea el estudioso británico y a su modo, cada día más claridoso, los altos funcionarios del FMI. Será con ellos con quienes habremos de hablar para intentar dar un nuevo cauce a nuestros propios problemas de financiamiento internacional que, a juzgar por lo que dicen los camaradas del fondo, no está resuelto en lo más mínimo.

El otro gran hueco de nuestra agenda es la del crecimiento económico y la viabilidad de su sostenimiento. El Presidente llegó a la capital imperial seguido de un “avión cargado de empresarios” y qué bueno. Lo que falta es que éstos, y muchos de sus congéneres, se apresten a reflexionar sobre el riesgo de no invertir y no contar con mapas que contemplen senderos y caminos para iniciar un nuevo curso de desarrollo. Que es de lo que se trata en prácticamente todo el globo y se ha convertido en asignatura no cubierta por nosotros en, por lo menos, lo que va del siglo.

Somos globales como pocos, pero el fondo no está lejos sino bien cerca. (Rolando Cordera Campos, El Financiero, Economía, p. 8)

.

.

Bitácora del director // García Harfuch

Frente a las críticas que ha recibido su política de seguridad de “abrazos, no balazos”, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha preguntado repetidamente si la alternativa que se busca es el “mátenlos en caliente”, es decir, la ejecución extrajudicial de los presuntos delincuentes. 

Muchas voces sensatas le han respondido que no se trata de eso, sino de aplicar la ley. Así de sencillo.

Por fortuna, no hace falta buscar en textos académicos o en otros países un ejemplo de ello. El mandatario no tiene más que revisar lo que está sucediendo en la Ciudad de México para ver que se puede perseguir el delito sin abrazar ni matar a quienes violan la ley.

El operativo realizado el martes en Topilejo, donde se detuvo a los integrantes de una célula criminal –aparentemente ligada al Cártel de Sinaloa– es un caso que ilustra esa política de seguridad que no cae en ninguno de los extremos mencionados.

La policía capitalina logró la detención de 14 presuntos criminales y les decomisó un importante arsenal sin que ninguno de ellos muriera y sin que hubiera víctimas colaterales entre vecinos y transeúntes. Lamentablemente cuatro policías resultaron heridos –uno de ellos estaba grave al momento de escribir estas líneas–, pero ese hecho se debió a que los agentes no se arredraron ante la reacción violenta de los ocupantes de la casa de seguridad al ser sorprendidos.

El reconocimiento por esas y otras acciones –como la detención de millar y medio de generadores de violencia en la capital– debe recaer en la institución, es decir, la Secretaría de Seguridad Ciudadana. Pero mucho tiene que ver el papel de liderazgo que ha desempeñado el secretario Omar García Harfuch. En un país en el que abundan los funcionarios que sólo piensan en cómo escalar posiciones, es un alivio que una tarea tan importante como la seguridad pública esté en manos de un servidor público con su capacidad y dedicación.

Me da la impresión de que García Harfuch es lo que siempre quiso ser: policía. Hace unos meses lo oí hablar ante un nutrido grupo de preparatorianos, que, absortos, escuchaban las historias que había acumulado en su trayectoria. (Pascal Beltrán del Río, Excélsior, Nacional, p. 2)

.

.

Serpientes y escaleras // ¿Guerra de cárteles en la CDMX?

El tiroteo del pasado martes en Topilejo, puso al descubierto que la capital de la República, ya no sólo es territorio de cárteles de narcomenudeo originarios de esta ciudad y que, a través de alianzas con los grandes cárteles nacionales del narcotráfico, construyeron redes criminales bajo el amparo y protección de autoridades locales; ahora, el Cártel de Sinaloa, con sus derivaciones, y el Cártel Jalisco Nueva Generación, están tomado a la Ciudad de México como centro de operaciones y como un posible territorio en disputa por los dos grupos criminales más fuertes, violentos y armados del país.

Aunque no es nueva la presencia de esos dos grupos en el Valle de México, no se tenían antecedentes de células armadas, provenientes de Sinaloa o de las regiones de influencia de Nemesio Oseguera “El Mencho”, que vinieran a establecerse y a traficar drogas de manera directa en el territorio capitalino. Hace décadas que los sinaloenses del Pacífico operaban en la CDMX, pero siempre con aliados o intermediarios locales como la Unión-Tepito o el CJNG auspiciando grupos como el de Tláhuac; pero esta vez, en el enfrentamiento con la Policía capitalina, donde quedaron cuatro agentes de la SSC heridos, uno de ellos de gravedad, lo que se encontró y decomisó fue una célula fuertemente armada que distribuía drogas en la ciudad y tenía todo un arsenal en una casa de seguridad, desde donde secuestraban y torturaban a narcomenudistas de otros cárteles para controlar ellos el estratégico territorio del sur de la ciudad.

Si bien es de destacar y reconocer la forma valiente y efectiva en que los policías al mando del secretario Omar García Harfuch enfrentaron y sometieron a la célula armada de Sinaloa, que según ha trascendido pertenecían al Grupo de Los Chapitos, que comanda nada menos que Ovidio Guzmán, el mismo al que detuvo y soltó el gobierno federal el 17 de octubre de 2019 en Culiacán, por instrucciones directas del presidente López Obrador, también es necesario dimensionar lo que significa la presencia de esos grupos en una zona en la que, según los informes de inteligencia capitalina, ya está asentado el Cártel Jalisco Nueva Generación, que hace algunos meses llegó a “limpiar” la zona del Ajusco para establecer ahí una base operativa de distribución y tráfico de drogas para el mercado capitalino.

Es decir, que en un mismo territorio hay ya presencia documentada y ahora confirmada oficialmente por la SCC, de los dos grupos criminales antagónicos, lo cual hace pensar que esté próxima una “disputa por territorios” en plena capital de la República, entre los dos cárteles que ya se han enfrentado en otros estados del país, disparando los niveles de violencia con su enorme capacidad armamentística y su violencia sanguinaria que termina afectando a los civiles inocentes.

No es casualidad que el choque entre la fracción de Sinaloa que comanda el hijo menor del Chapo Guzmán y el CNJG del Mencho, se produzca en el sur de la CDMX, porque esa zona, que conecta lo mismo con Morelos, tierra de Los Rojos, que con el Estado de México, donde domina en parte La Familia Michoacana y grupos como Los Ardillos, es la región más porosa y por donde entra la mayor cantidad de drogas, armas y todo tipo de tráfico y contrabando ilegal por las zonas boscosas y montañosas que llegan al territorio rural de Tlalpan, la zona menos vigilada y más abandonada de la capital.

Tampoco es casual que, de inmediato, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, haya instruido a su secretario de Seguridad Ciudadana a diseñar una estrategia para “hacer frente y contener” a los grupos de narcotráfico que se asentaron en el profundo sur capitalino y que para ello haya solicitado el apoyo de la Guardia Nacional que controla el Ejército, aunque de forma y solamente de forma, los mandó a apoyar a la policía capitalina la secretaria de Seguridad Federal, Rosa Icela Rodríguez.

Ayer, en una entrevista que le hicimos para el noticiero “A la Una con Salvador García Soto”, el secretario Omar García Harfuch decía que “la ciudadanía tiene que confiar en que su Policía, con el apoyo federal, enfrentará y contendrá a los grupos que intenten dominar territorios en la ciudad”, y sin negar los posibles efectos de una guerra entre cárteles por controlar territorios capitalinos, insistía en que su Policía les hará frente y no permitirá que generen violencia que afecta a los habitantes de la CDMX.

No hay duda de que los policías capitalinos ya demostraron el martes por la tarde que defenderán el territorio de la ciudad de la presencia y operación de grandes cárteles, pero lo que no está claro es si la Guardia Nacional, que en muchos estados de la República ha sido señalada y exhibida huyendo de los narcos o haciendo patrullajes solo de rutina, sin confrontar ni enfrentar a los sicarios del crimen organizado, vaya a actuar distinto en la CDMX. ¿O será que, como este es el bastión político que más le interesa a López Obrador y a Morena aquí sí habrá “balazos” contra los criminales y narcos, mientras en el resto de la República sólo les dan abrazos? ¿Qué los ciudadanos de los estados son de segunda y sólo importa blindar la capital mientras en las entidades federativas el narco asesina y masacra a la población? Es pregunta que pronto tendrá respuesta. (Salvador García Soto, El Universal, Nación, p. 8)

.

.

Historias de reportero // AMLO dice que no sube la deuda, pero…

El gobierno que dice que no va a aumentar la deuda, emitió hace unas cuantas semanas un bono en México y en China que, de hecho, incrementa la deuda de Pemex. Fue una medida desesperada de la paraestatal para tratar de mejorar la imagen que tiene frente a todos los inversionistas del mundo que consideran que invertir en Petróleos Mexicanos es casi tirar el dinero a la basura.

Esta emisión de deuda fue parte de un ambicioso programa de Pemex dirigido a los muchísimos proveedores a los que no había pagado hasta 5 millones de dólares: te cambiamos lo que te debemos por estos bonos que te van a dar una tasa de interés anual de casi 9%. Sonaba atractivo, pero no muchos le entraron. Han pasado tantos años y Pemex les ha mentido tanto que la mayoría ya se cubrió con instrumentos financieros en el sector privado. Así que Pemex no llegó a la meta de colocar 2 mil millones de dólares.

Una gran cantidad de quienes sí aceptaron los bonos… se deshicieron de ellos casi de inmediato: acudieron al mercado secundario para revenderlos, aunque le perdieran algo. Ya están en el plan “de lo perdido, lo que aparezca”, sin la menor intención de apostar por el futuro de Pemex. Quienes poseen bonos apuestan a que, como ha sucedido en todos los gobiernos de todos los partidos, la administración federal siga apoyando a Pemex. Algo así como que “papi” va a seguir pagándole la tarjeta de crédito al junior que no trabaja.

Para Pemex, la estrategia es “patear el bote”. Quiere pagar solo una parte de sus deudas en el presente (la tasa de interés del bono) y que el monto verdadero lo pague otro gobierno (el capital).

El problema de cuentas por pagar con proveedores y contratistas persiste en Pemex y no se ha podido arreglar. En marzo de 2021, luego de que era un secreto a voces que no estaba honrando el pago de los trabajos y materiales contratados, y ante la presión del sector privado, la paraestatal tuvo que empezar a transparentar sus deudas. En el primer reporte aceptaron 67 mil millones de pesos de deuda con proveedores y contratistas. Más de un año después —cuando han presumido inyecciones de capital, consideraciones fiscales y todo tipo de malabares financieros— la deuda sigue en cerca de 60 mil millones de pesos.

Es tan grave y evidente la falta de recursos en Petróleos Mexicanos que el asunto llegó a la reunión de AMLO con empresarios en Washington. Vamos, han sacrificado proyectos petroleros ¡en Tabasco! Hace unos días, su director general, Octavio Romero Oropeza, durante el Congreso Mexicano del Petróleo en Villahermosa, reconoció que existe un “desfase en el desarrollo” (esos eufemismos de la 4T son cada vez más sofisticados) del yacimiento Dzimpona, e incluso admitió que podría quedarse pendiente para la siguiente administración. O sea, no van a cumplir lo que prometieron cuando anunciaron el “descubrimiento” de este campo: que entrase en operación a más tardar en el 2023. Como Dos Bocas, como el aeropuerto, como el avión… el bla, bla, bla se desmorona por minuto. (Carlos Loret de Mola, El Universal, Nación, p. 5)

.

.

Solícito y dócil en la Casa Blanca

Raymundo Riva Palacio

El Financiero..julio 14, 2022 |

De la misma manera que con Donald Trump, el presidente Andrés Manuel López Obrador se comportó con Joe Biden. Belicoso de lejos y solícito en el cara-a-cara. Durante su breve visita a la Casa Blanca el martes pasado, López Obrador aceptó lo que su antecesor, Enrique Peña Nieto, rechazó: pagar por una barrera que impida que indocumentados y drogas crucen fácilmente por la frontera de México y Estados Unidos. Trump se lo exigió a Peña Nieto, y el entonces presidente lo confrontó. Trump no se lo pidió así a López Obrador, pero lo obligó a militarizar la frontera con Guatemala y a cambiar su política de asilo. Biden fue más allá. Logró lo mismo que Trump y más.

Antes de iniciar su plática bilateral con López Obrador, Biden sabía que el mandatario mexicano iba a aceptar las condiciones impuestas en Washington para la modernización de la infraestructura fronteriza. La iniciativa nació unilateralmente, como parte del Acta de Infraestructura y Empleo firmada por Biden en noviembre pasado, que incluía un plan a cinco años de modernización de la infraestructura fronteriza con un costo de 3 mil 600 millones de dólares para hacer más segura la región y más eficiente para la gente y el comercio, indicaron funcionarios de la Casa Blanca a la cadena de televisión ABC News.

El plan, elaborado por Aduanas y Protección Fronteriza, busca proteger a los estadounidenses y facilitar el comercio y el turismo, mediante un incremento de verificaciones biométricas de personas y vehículos para impedir el paso de drogas y neutralizar “otras amenazas a la seguridad”. Desde hace dos años la Casa Blanca lo estaba negociando con los gobiernos estatales fronterizos, con el gobierno mexicano y con sectores empresariales. El final de las conversaciones se anunció en mayo durante un fórum en Tijuana donde participaron el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, y el subsecretario de Estado para Narcóticos Internacionales y Asuntos Judiciales, Todd Robinson.

La instrucción de Biden y López Obrador, dijo en ese momento Ebrard, era acelerar el trabajo para que, a finales del próximo año, los proyectos estuvieran funcionando en su totalidad. Sin embargo, había un problema. La barrera con la que se había topado la Casa Blanca era el gobierno de López Obrador, que estaba en desacuerdo con una exigencia de seguridad del gobierno de Biden en territorio mexicano.

México estaba dispuesto a recibir equipo y tecnología de Estados Unidos para esos fines –algo similar a lo que hizo la Iniciativa Mérida, fuertemente criticada por el gobierno de López Obrador–, pero no la condición para ello: aceptar que las pruebas para verificar la puesta en marcha del equipo las realizara Sandia National Laboratories, una empresa subsidiaria de Honeywell International, que es contratista del gobierno estadounidense.

Esa empresa, para los efectos de la infraestructura fronteriza, se especializa en seguridad nacional, contraterrorismo, vigilancia policial, sensores militares para percibir humanos y satélites. La propuesta de la Casa Blanca, a través del Consejo Nacional de Seguridad, era que los equipos instalados en México fueran supervisados por esa empresa, que también haría las pruebas para tener las garantías de que no serían alterados sus programas.

La última resistencia se venció, y este martes López Obrador ya no chistó. La declaración conjunta de los presidentes se centró en los temas de la agenda de Estados Unidos y el anuncio de que México recibiría los equipos. Pero, a diferencia de la Iniciativa Mérida, se anunció una inversión mexicana de mil 500 millones de dólares, alrededor de 31 mil millones de pesos, el doble de lo que originalmente López Obrador había acordado con Biden. Es decir, no sólo cedió López Obrador, sino también aceptó pagar por la seguridad de Estados Unidos.

El gobierno mexicano tardó 24 horas en reaccionar, y dio a conocer un documento este miércoles donde abona muy poco a la información que dio a conocer Ebrard, desde mayo. Ayer en Washington, Ebrard trató de atajar las informaciones dadas por los funcionarios estadounidenses la víspera, y aseguró que no se trataba de ningún muro, y que el objetivo principal de la modernización fronteriza era facilitar el comercio, no frenar la migración, como parecía ser el espíritu original de la propuesta, modificada en la práctica por la Casa Blanca.

La información es confusa. Ninguno de los dos gobiernos precisó cuáles serán los puntos fronterizos donde trabajarán de manera compartida, e incluso no están de acuerdo, públicamente, en el total de puertos donde lo harán. Estados Unidos dijo que son 26 proyectos; México dijo que son 19. En mayo habían enumerado sólo 13.

De acuerdo con información de la Administración de Servicios Generales de Estados Unidos, las prioridades de la Casa Blanca son la modernización de las fronteras en San Ysidro, Otay y Calexico, en California, y la construcción de nuevos puertos en San Luis, Arizona; Columbus, Nuevo México, y Laredo, Texas. Según el gobierno mexicano, los proyectos serán en la Mesa de Otay, en el área de Tijuana, la ampliación del puente y puerto de entrada de Reynosa y Phar, y la ampliación del puerto fronterizo San Jerónimo-Santa Teresa, en Chihuahua.

Las negociaciones entre los dos gobiernos y los sectores empresariales han explorado más alternativas. La prioridad expresada por ambos gobiernos es Otay II, que se ha convertido en una ruta altamente transitada entre Tijuana y San Ysidro. Los mexicanos querían que en la frontera de Nuevo Laredo y Laredo, por donde cruza alrededor de 70 por ciento del comercio hacia el mercado norteamericano, se ampliara la frontera a Laredo IV y V, pero el influyente diputado texano Henry Cuellar, que tiene incidencia en el Capitolio sobre los recursos presupuestales, ha insistido en construir, por el momento, sólo Laredo III.

¿Dónde quedarán finalmente los equipos de alta seguridad fronteriza que ofreció Estados Unidos? Públicamente no está claro nada, salvo que la Casa Blanca venció los obstáculos mexicanos y López Obrador aceptó la supervisión estadounidense de los equipos y, además, pagará por ello.

.

.

Coordenadas

Las oportunidades que se le han ido a México

Enrique Quintana

El Financiero,

Ayer escuché a funcionarios mexicanos muy contentos por haber obtenido promesas entre los inversionistas estadounidenses, de que desde ahora y hasta 2024, las empresas estadounidenses invertirían 40 mil millones de dólares.

Ya ven que uno es un obsesivo de las estadísticas y aunque a simple vista parece mucho dinero, me pregunté, ¿y cómo se comparará con el pasado?

En la estadística del sexenio, de tres años y un trimestre, las empresas norteamericanas han invertido en México 46 mil 771 millones de dólares.

Para hacerlo comparable con los 40 mil millones ofrecidos, pongamos las cifras en meses, que son 1 mil 200 millones de dólares por mes.

Para hacer efectiva la inversión ofrecida, se deben invertir 1 mil 212 millones de dólares por mes.

Esto quiere decir que lo que las empresas norteamericanas ofrecieron fue invertir igual que en los primeros años del sexenio.

Si comparamos las cifras con las del gobierno de Peña, vemos que no hay grandes cambios, pues entre 2013 y 2018 la inversión norteamericana promedió 1 mil 180 millones de dólares al mes.

Así que la buena noticia es que las empresas norteamericanas no van a bajar sus inversiones (si cumplen su promesa) y la mala es que… tampoco las van a subir.

Por cierto, buena parte de esta suma será en un grupo relativamente pequeño de proyectos en el sector de hidrocarburos. Ya se lo comentaremos próximamente.

La inflación rompe techos

Ni los más pesimistas en Estados Unidos esperaban que la inflación de junio fuera superior a 9 por ciento… y resultó de 9.1 por ciento.

Con este resultado que rebasa las previsiones, ayer ya empezó a comentarse ampliamente respecto a la pertinencia de que el próximo incremento de las tasas de referencia de la Reserva Federal no sea de tres cuartos de punto porcentual, sino de un punto porcentual cuando anuncie su decisión en un par de semanas.

De hecho, la muestra ya la puso ayer el Banco Central de Canadá, que aumentó en un punto la tasa para llevarla al nivel de 2.5 por ciento.

El jueves 11 de agosto, en poco menos de un mes, será el turno del Banco de México. Para entonces ya se tendrá el reporte de la inflación en México al cierre del mes de julio y habrá elementos para ponderar si el incremento es de 0.75 por ciento, como se anticipa por ahora, o podría empezar a considerarse un incremento de 1 por ciento también.

Con este tipo de alzas lo sorprendente sería que no hubiera recesión, así que vaya considerando en sus escenarios esa posibilidad como algo cada vez más cercano para algún momento de 2023.

Las oportunidades llegan una sola vez

El tiempo no tiene doble sentido, solo marcha en uno. Y cuando las cosas pasan ya no se repiten.

La que hoy estamos viviendo, y de la cual le hemos hablado insistentemente, la de la reorganización económica global, podría haber permitido un despegue de la economía mexicana que quizás ni siquiera imaginamos.

De acuerdo con un sondeo realizado por el banco UBS entre ejecutivos, alrededor de 90 por ciento de las empresas consideradas, o ya movió operaciones fuera de China o está considerando hacerlo.

Si en México, además de la cercanía geográfica y los tratados comerciales, tuviéramos certeza jurídica; si promoviéramos agresivamente las energías limpias; si tuviéramos un plan para modernizar la infraestructura crítica y desarrollar la mano de obra calificada, podríamos estar en la antesala de un despegue económico excepcional.

Pero no.

Lamentablemente muchas inversiones se van a regresar a Estados Unidos; otras se van a ir a Canadá o incluso a países asiáticos diferentes a China, con todo y el costo que les representa la distancia física.

Sí, algo llegará a México, pero mucho menos de lo que pudimos haber conseguido.

Algún día habremos de ponderar el tamaño de la oportunidad perdida.

.

.

El elefante Manuel Bartlett

Mario Maldonado

El Universal

El elefante en la sala de todas las reuniones a las que acudió el presidente Andrés Manuel López Obrador en su viaje a Estados Unidos fue Manuel Bartlett, uno de los funcionarios más radicales de la 4T.

El director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no puede entrar a Estados Unidos por una investigación de la DEA por el caso del secuestro, tortura y asesinato del agente de la DEA Enrique ‘Kiki’ Camarena. 

Bartlett fue el ausente en las reuniones económicas, comerciales y de respeto a las leyes mexicanas, pues la política energética en materia de electricidad pasa por su escritorio y el presidente López Obrador le ha otorgado toda la fuerza lo mismo para renegociar contratos de gasoductos que de generación o de proveeduría eléctrica: es el ideólogo de la reforma eléctrica y de la extinción de los contratos independientes y las sociedades de autoabasto. 

 Sus cercanos aseguran que, si bien Bartlett no enfrenta formalmente un procedimiento legal o una restricción oficial de acceso, sí hay un interés de las autoridades estadounidenses para que aporte información sobre el asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena, ocurrido en México hace más de tres décadas, con participación del crimen organizado y presuntamente de personajes ligados a los entonces gobiernos priistas.

 Las formas de la agencia antidrogas de los Estados Unidos son ampliamente conocidas, por lo que el ahora encargado del Sistema Eléctrico Nacional prefiere evitar un proceso de declaración que incluiría previamente una escandalosa detención apenas poniendo un pie en ese territorio. La escena no caería bien del lado mexicano, mucho menos como parte de una de las pocas visitas oficiales que López Obrador ha decidido realizar al extranjero.

 La bateadora emergente en esta ocasión fue la secretaria de Energía, Rocío Nahle, en teoría jefa de Bartlett pero accesoria en lo que se refiere a decisiones sobre el sector eléctrico. De hecho, ante los empresarios estadunidenses fue Tatiana Clouthier, la secretaria de Economía, quien terminó dando los pormenores de las políticas energéticas de México, por lo que contó con el apoyo estelar en la presentación del empresario Carlos Slim Helú.

Más allá de sus radicales ideologías, y de su añoranza por un sector energético basado en los combustibles fósiles, el fracaso de Nahle con la Refinería Olmeca la desacreditaba ante empresarios e inversionistas del sector. Si bien la cara de la industria petrolera en el país es el director general de Pemex, Octavio Romero —también presente en la reunión—, la titular de Energía es la responsable de que AMLO haya inaugurado “una refinería que no refina”, la cu duplicó su costo inicial de inversión.

 Pese a todo, Manuel Bartlett sigue controlando la industria eléctrica lejos de los más grandes jugadores y productores del mercado a nivel global, aquellos que podrían tener en su cartera las soluciones para modernizar una infraestructura de producción que ha llegado a su límite y que desde hace unos tres años acabó con sus reservas de generación.

En Palacio Nacional no hay indicios de que se contemple apostar por una fórmula diferente. Como lo hemos publicado en este espacio, Bartlett se ha ganado la posibilidad de ser el único consejero de López Obrador en materia de electricidad: lo hizo con su famosa y emblemática frase de “podemos expropiar todo, señor Presidente”, en referencia al proceso de renegociación de los gasoductos que se vivió en la primera parte del sexenio.

 Así que es muy posible que México enfrente una crisis energética por la estrategia de Nahle, Bartlett y Romero en materia de hidrocarburos y electricidad, aunque para estos tres altos funcionarios de la 4T sea suficiente privilegiar la política nacionalista que les ha impuesto el presidente López Obrador a cambio de alcanzar un nuevo cargo político. 

 @MarioMal

#

EL ASALTO A LA RAZÓN

Caso Aburto y falaces “evidencias”/CARLOS MARÍN

Milenio,

La reapertura del caso Colosio cuelga de una cadena de estupideces cuyos eslabones engarzó la titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra, quien sumó la perversa idea de convertir al asesino en “víctima” a sus retorcidas y sectarias causas (entre otras perseguir a los ex servidores públicos que demostraron que todos o la mayoría de Los 43 de Ayotzinapa fueron ultimados y sus cuerpos quemados en el basurero de Cocula).

Trepada en su inmerecida posición, la señora legitimó los cuentazos que otra mujer (pero ilustrada), Olga Sánchez Cordero, desechó como titular de Gobernación luego de que, por instrucción del presidente López Obrador, atendió a los familiares de Mario Aburto Martínez, quienes afirman que el homicida confeso y sentenciado es “inocente” y asumió la culpa de su crimen “bajo tortura”, lo cual es una gran patraña.

No sorprende que la encargada de vigilar el respeto a los derechos humanos impulse la fantasiosa “inocencia” del magnicida, pero sí que la Fiscalía General de la República le dé entrada a su estulta recomendación y hasta designe un equipo especial que, ipso facto, asomó ya los calzones de su ínfima aptitud para “esclarecer” cualquier cosa:

Por El Universal de ayer me entero de que se buscarán “indicios” o supuestas “evidencias”… ¡periodísticas! que apuntalen la vacilada de que Aburto es “víctima”:

Según el diario, la FGR solicitó a diferentes medios entregar “todas las notas, reportajes, artículos, fotografías y videos que hayan publicado o tengan en su poder” y den acceso a su personal en sus hemerotecas “para continuar la investigación”. En particular quiere investigaciones difundidas hace 28 años “de manera paralela a la oficial”, y se otorga “un plazo no mayor a cinco días hábiles a partir de su recepción” para acceder, advirtiendo que, en caso de negarse, el medio será multado “con 30 Unidades de Medida conforme a lo dispuesto en el Código Federal de Procedimientos Penales”.

Y en otro oficio (para el ingreso de la tira) se habla “de 10 unidades”, lo cual equivale a otra descomunal pendejada: 40 Unidades de Medida significan la ridiculez de cuatro mil tristes pesitos.

Hurgando en versiones periodísticas, ¿a qué le darán crédito los detectives del fiscal designado ex profeso, Abel Galván?

¿A los cuatro Aburtos que lamentables oficiantes del periodismo inventaron? ¿A la nota del que no estuvo en Lomas Taurinas porque con otros que “cubrían” la gira del candidato se fue de shopping a San Diego pero publicó sobre Colosio la volada Yo lo vi caer?

Si de “investigar” lo exhaustivamente investigado se tratara y no de ir por Carlos Salinas de Gortari, basta leer lo que legó el cuarto y último fiscal del caso, Luis Raúl González Pérez, quien recibió un expediente de 52 tomos y declaraciones de 550 testigos y entregó un informe de 174 tomos y mil 993 testimonios.

Ah, pero ¡chin!: se trata del institucional y eficiente predecesor inmediato descalificado por la ilusoria defensora del pueblo… 

[email protected]

.

.

La delfina del gobernador

Francisco Garfias

Alejandra del Moral toma su celular, busca una foto, la muestra. En la imagen aparece la diputada federal Ana Lilia Herrera junto con el panista Enrique Vargas. No la invitaron. Los tres aspiran a gobernar el Estado de México. Él es panista, ellas priistas. Si lo que se perfila se concreta, una (o) será candidata (o) de la Alianza va por México, o dos, si la coalición se rompe. La semana pasada hablamos con Vargas. Es el turno de Del Moral. Próximamente lo haremos con el emecista Juan Zepeda.

Alejandra, titular de la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno del Edomex es la delfina –en el sentido estricto de la palabra– del gobernador Alfredo del Mazo. “Me quieren poner como la candidata del oficialismo”, dice, en un tono que no refleja el menor agravio.

—El respaldo del gobernador ¿te beneficia o te perjudica?

“Yo no puedo sin Alfredo. Estoy hecha en la escuela de un priismo mexiquense institucional que respeta la figura del gobernador, entiende que es el momento del gobernador y que ya en su momento vendrá la sucesión y las cosas cambian.

“No me veo buscando la gubernatura queriendo molestar al gobernador o yendo en contra de lo que él diga. Mi relación con él y la estabilidad de mi estado está por encima de una aspiración personal”.

Tajante afirma que Del Mazo no va a seguir el ejemplo de Alejandro Murat en Oaxaca o de Omar Fayad en Hidalgo.  No hay manera de que entregue el Estado de México a Morena. “Cero, cero…  Está su historia, es su prestigio, lo que el apellido Del Mazo significa para el Estado de México”, dice.

Y explica:  “El gobernador ha hecho todo por cuidar su relación con el Presidente, porque sabe que le va bien al Estado de México, si esa relación va bien. La ha cuidado por el bien del estado versus el querer ser el comandante del PRI, como era antes, cuando el coordinador general de las campañas era el gobernador. Voy a cuidar su figura como gobernador hasta el último minuto, dejando que el partido construya, respetando las reglas del juego”, puntualiza.

La joven militante priista, 38 años, sonríe cuando le decimos que hay quien sostiene que su único “mérito” es el apoyo del gobernador Del Mazo.

“Seguramente quien lo comenta no conoce mi trayectoria. Creen que porque soy una mujer joven, mi único talento es ser cercana al gobernador. A mi generación ya no le tocó el PRI que ganaba todas. Le tocó un PRI que aprende a ganar y perder, a repensarse en la derrota para regresar al campo de batalla y ganar.

“Me pasó a mí: gané 2006, 2012, 2017, 2021. Fui directora general de un banco nacional, secretaria del estado, presidenta municipal, presidenta del PRI, diputada federal. A mis 38 años es más valioso, porque soy joven y soy mujer. Los que hacen ese comentario dicen ‘su único mérito es ser cercana al gobernador y porque seguramente pasó por aquí, por aquí y por aquí’. No hay forma más baja de calificar a alguien”, remató.

*A Del Moral no le preocupa que el panista Enrique Vargas haya declarado que va a ser candidato a gobernador del Estado de México, con o sin el PRI. Dice: “La decisión no está en las canchas locales. Sale de las dirigencias nacionales, tanto para Coahuila como para el Estado de México. El poder de negociación y la firma es de los dirigentes nacionales. Al día de hoy, con todo lo que ha pasado, ellos tienen muy claro que la coalición va, y que van a buscar construirla para el 23 y el 24”.

–Eres la secretaria de Desarrollo Social del gobierno el Estado. ¿Eso te da una ventaja?

–Depende de cómo lo quieras ver. El programa más auditado, más vigilado, ha sido el Salario Rosa (apoyos a las mujeres vulnerables o que se dedican al hogar). La Cámara, junto con el Órgano Superior de Fiscalización, ha abierto todas las auditorías posibles al Salario Rosa. Todas han cubierto las observaciones. 

“Esa parte de los programas sociales que dan votos lo hemos visto en muchas campañas. La gente sabe que son derechos adquiridos. No te va a ir a votar por una despensa. Te la va a tomar, pero va a votar por el que quiere.

–El PRI trae un serio problema de imagen y su dirigente nacional es objeto de una campaña muy negativa. ¿Te afecta?

“El PRI, desde que tengo memoria, siempre ha traído negativos altísimos. Creo que el partido debe de estar enfocado en ganar el 2023. Toda la estructura del partido tiene que estar enfocada en Coahuila y en el Estado de México, en dar una batalla digna en estas entidades históricamente priistas.

“El PRI no es una sola persona, son muchísimas. Entre 95% y 98% del padrón jamás ha sido candidato. Nunca ha ejercido un peso del erario. Son priistas porque militan por tradición, por convicción, porque quieren al partido. Eso habla de lo que es el PRI”.

—¿Qué va a pasar si Morena gana el Estado de México?

—Eso no va a pasar, –revira contundente.

.

.

Líder clave de Morena acusado de homicidio

RICARDO RAPHAEL

Milenio 

Ignacio Mier, coordinador de la diputación morenista, es el principal promotor de la candidatura presidencial del secretario de Gobernación, Adán Augusto López.

Sin embargo, de acuerdo con el gobernador poblano, Miguel Barbosa, Ignacio Mier estaría vinculado con el homicidio de tres agentes ministeriales.

El asunto se asoma muy delicado porque asciende hasta lo más alto de la política nacional.

El viernes 19 de noviembre del año pasado, en una supuesta balacera perdieron la vida tres funcionarios de la fiscalía poblana. Hay videos que registraron estos hechos de sangre y gracias a ellos pudo determinarse que las víctimas fueron ultimadas por policías municipales.

Si bien el alcalde de Tecamachalco argumentó que se trató de una confusión, la investigación apunta hacia una ejecución. El problema político surge cuando Ignacio Mier Bañuelos, el alcalde de Tecamachalco, es hijo de Ignacio Mier Velazco, coordinador de la bancada oficialista en la cámara baja.

Mier, el hijo, no tenía ni un mes de haber tomado posesión cuando sucedieron estos hechos de sangre. No queda aún claro si fue la inexperiencia, o bien la complicidad, lo que le llevó a huir despavorido del municipio horas después de la ejecución.

Según explicó luego, no andaba desaparecido, sino que viajó hasta Ciudad de México para pedir auxilio a la Guardia Nacional.

Nadie creyó el pretexto, sobre todo no lo creyó el gobernador Barbosa, quien lo buscó durante varios días sin encontrarlo.

Tecamachalco es un municipio ubicado en el llamado Triángulo Rojo, una región poblana compuesta por seis municipios donde el crimen organizado se dedica al huachicol, al robo de gas LP y a asaltar al transporte de carga.

Desde 2016 se redacta en esta zona poblana una lista larga de hechos violentos que han sembrado inseguridad y muerte. Resulta difícil suponer que los Mier hayan hecho política en esta región sin contemporizar con las mafias locales.

Zoom: las cabezas nacionales de Morena han querido tratar el desencuentro entre la familia Mier y Barbosa como si no tuviese importancia. Sin embargo, el gobernador de Puebla acusa al diputado de estar involucrado en un triple homicidio. Mientras tanto, el coordinador parlamentario llevó ante la fiscalía general un expediente gordo en contra de Barbosa.

.

.

SIN ATADURAS

En Washington: oportunidad desperdiciada

AGUSTÍN GUTIÉRREZ CANET

Milenio,

El encuentro entre los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden en la Casa Blanca fue una oportunidad desperdiciada para tratar de mejorar las relaciones entre Estados Unidos y México, perjudicada por la estridencia estéril.

Demandas previas que ocuparon las primeras planas como las de Julian Assange y la Estatua de la Libertad, el embargo a Cuba, la demanda a los fabricantes de armas, el financiamiento a ONGs, las amenazas a congresistas, la desaparición de la OEA y el boicot a la Cumbre de las Américas, no fueron mencionadas en la reunión del martes con Biden ni en el comunicado conjunto.

Desde hace tiempo los nexos bilaterales se desarrollan en dos planos contradictorios: la relación diplomática discreta, en la que ambos gobiernos tratan de superar diferencias y lograr acuerdos, y la relación pública estridente, en la que un día se lanzan golpes y al siguiente se envían mensajes amistosos.

La esquizofrénica diplomacia se conduce en dos carriles opuestos pero predecibles, uno público y otro privado: Estados Unidos sabe que México asume desplantes públicos para la audiencia mexicana que deja pasar, sin confrontación mediática, pero en privado presiona a los mexicanos para lograr lo que quieren, por las buenas o por las malas.

Por las malas, Trump se jactó de haber doblegado a México con la amenaza de imponer aranceles si no frenaba el flujo migratorio con el despliegue de miles de soldados mexicanos en la frontera.

Por las buenas, Biden logró que México pague mil 500 millones de dólares para mejorar el control migratorio y la seguridad en la frontera, mientras que Trump no pudo terminar el muro ni que México lo pagara, fanfarroneó el actual secretario adjunto de prensa de la Casa Blanca, Abdullah Hasan.

La visita de López Obrador a Washington estuvo mal planeada por la SRE. El secretario Marcelo Ebrard estuvo días antes en Corea y en Indonesia, cuando la prioridad era el viaje a Estados Unidos, y ya en Washington no se contuvo: en plena visita de su jefe se promocionó como candidato presidencial en la cuenta de Twitter Ebrard24, a través de una fotografía saludando a la comunidad mexicana: “Así nos recibe nuestra comunidad en EU. Agradecidos por este recibimiento!!”, escribió el canciller.

Se crearon expectativas que no se podían cumplir, como acordar una reforma migratoria con Biden, lo cual no era posible pues solo el Congreso, no el poder Ejecutivo, tiene la facultad de definir la reforma de la política migratoria, a la que se oponen los republicanos.

El mismo día de la reunión con Biden, la respuesta de los legisladores señalados por López Obrador no se hizo esperar: senadores demócratas criticaron la inseguridad de periodistas mexicanos, mientras que los republicanos exigieron el respeto a las inversiones de EU en el marco del TLC.

El Presidente hizo un viaje de tres días para estar menos de dos horas con su colega de EU, tener un desayuno con una vicepresidenta, por más que se encargue del desarrollo en Centroamérica, y encabezar otro desayuno con empresarios de México y EU, cuyo nivel habrá que ver, pues los directores generales o CEOs no asisten a estas reuniones improductivas, de bellos discursos y pocos resultados, por lo que prefieren enviar a sus segundos, encargados de México o de América Latina. 

.

}.

¿Y si no fuera el embajador?

Carlos Bravo Regidor

La prioridad de Estados Unidos respecto a México no es la democracia, es la estabilidad. Los gobiernos estadounidenses siempre han estado dispuestos a tolerar la corrupción, el autoritarismo, la impunidad, la violación de derechos humanos, la pobreza, la represión, las políticas nacionalistas contrarias a sus intereses, en fin, lo que sea necesario tolerar, siempre y cuando en México haya un gobierno con capacidad de mantener al país en orden; es decir, que pueda garantizar ciertos niveles de control político, de calma económica, de paz social. Se trata de una prioridad mucho más pragmática que principista, en la que incluso la defensa de los principios tiene una utilidad práctica. Lo verdaderamente fundamental para Estados Unidos no es combatir las injusticias sino evitar las crisis en México. ¿Por qué? Por el hecho que ha configurado, a lo largo de su historia, la relación entre ambos países: la frontera.

Los gobiernos mexicanos suelen estar muy conscientes de esa prioridad estadounidense y han sabido usarla a su favor como un recurso que les permite negociar su propia prioridad (tener márgenes efectivos de autonomía) frente a Estados Unidos. Como supo expresarlo la célebre fórmula de Mario Ojeda, la interdependencia asimétrica que define la relación bilateral crea condiciones para un principio de reciprocidad -que si bien está lejos de ser equitativo, no por ello deja de ser estratégicamente funcional-: «los Estados Unidos reconocen y aceptan la necesidad mexicana de disentir de la política norteamericana en todo aquello que le resulte fundamental a México, aunque para los Estados Unidos sea importante, mas no fundamental. A cambio de ello, México brinda su cooperación en todo aquello que siendo fundamental o aun importante para los Estados Unidos, no lo es para el país» (Alcances y límites de la política exterior de México, 1976).

La semana pasada se publicó una fascinante historia en The New York Times, firmada por Natalie Kitroeff y Maria Abi-Habib, a propósito de las malas sensaciones que está generando, tanto en México como en Estados Unidos, la cercanía que el actual embajador estadounidense, Ken Salazar, ha desarrollado con el presidente López Obrador (https://nyti.ms/3PmEAe9). Mientras que la preocupación en Estados Unidos es que dicha cercanía, lejos de ayudar a una gestión más eficaz de los objetivos estadounidenses en territorio mexicano, está poniéndolos en riesgo; la preocupación en México es que Salazar no parece entender muy bien la gravedad de la situación por la que atraviesa el país ni está ejerciendo suficiente presión contra las políticas más controvertidas del gobierno lopezobradorista. Con todo, el reportaje recoge una declaración de Juan González, el principal asesor para América Latina del presidente Biden, en la que asegura que «parte de la crítica que se le hace es debido a que está interactuando muy activamente con el gobierno mexicano, pero francamente lo hace para intentar impulsar los intereses de Estados Unidos».

Desde luego, la polémica remite a una de las grandes discusiones en la teoría de las relaciones internacionales: ¿Qué son los intereses nacionales? ¿Quién los define? ¿Cómo? ¿Qué pasa cuando no son del todo compatibles? ¿Cuál termina imperando? ¿Por qué? Pero remite, también, a las expectativas más mundanas sobre el papel que puede jugar hoy el embajador de Estados Unidos en México cuando su misión consiste, como lo dice explícitamente la nota del Times, en «evitar conflictos con un líder mexicano volátil que tiene el poder de afectar el futuro político de Biden al negarse a contener la migración». ¿De veras hay motivos realistas, fundados para suponer que, en las circunstancias actuales y enfrentando las mismas restricciones de uno y otro lado de la frontera, un embajador distinto obtendría resultados muy diferentes? ¿A qué costos? ¿Con qué consecuencias? Tal vez el principal problema no sea tanto el embajador sino la manera en que la política interna de cada país está influyendo en la relación bilateral…

.

.

Precios y sanciones

JAQUE MATE / Sergio Sarmiento

en REFORMA

«No castigues nunca a la fiera

que no puedas aniquilar». Maquiavelo

La inflación de Estados Unidos se ubicó en 9.1 por ciento anual en junio, el mayor nivel desde 1981, mientras que la de México alcanzó 7.99 por ciento, la mayor desde 2001. En Europa se estima que los precios subieron 8.6 por ciento en ese mismo mes. Varios factores se han combinado para generar este repunte, entre ellos las irresponsables inyecciones de dinero que los bancos centrales de los países ricos hicieron durante la pandemia, pero quizá el más importante en este momento sean las sanciones a Rusia por la invasión a Ucrania. Estas han hecho que se disparen los combustibles, los cuales han impulsado todos los demás precios.

No hay duda del daño que la inflación está causando en todo el mundo. Los ingresos de los trabajadores están perdiendo la carrera contra los precios y esto ha llevado a manifestaciones de protesta en lugares tan distintos como Ecuador, Polonia y los Países Bajos. La inflación es uno de los factores que está contribuyendo al debilitamiento del presidente Joe Biden y de los candidatos demócratas en los procesos electorales de Estados Unidos.

La gran pregunta es si las sanciones, que tanto daño han hecho a los países que sancionan, y a otros que no sancionan también, están funcionando para debilitar a Rusia. La respuesta es no.

Las exportaciones de petróleo crudo de Rusia, es cierto, han bajado de manera importante, especialmente a la Unión Europea. De 4 millones de barriles diarios enviados a Europa en febrero, el mes de la invasión, hubo un descenso a 2.9 millones en junio. Pero China ha subido sus compras de 1.6 millones en febrero a 1.8 en junio, mientras que la India las ha multiplicado de 0.1 a 0.8 y Turquía las ha duplicado de 0.2 a 0.4. Otros países, que representaban 0.9 millones de barriles diarios en febrero, recibieron 1.4 millones de barriles rusos en junio (Bloomberg).

Aunque sí hay una disminución en el volumen total de exportaciones de petróleo ruso, el aumento en los precios ha compensado esa caída. Un punto interesante es que el rublo, que se desplomó en un principio ante las sanciones, se ha recuperado de manera muy importante: más de 15 por ciento contra el dólar solamente en junio. No es una cifra que se espere en un país debilitado por las sanciones.

La invasión rusa de Ucrania es inaceptable en lo legal y en lo moral. Entiendo y aplaudo la decisión de tantos países de apoyar a Ucrania. Pero la historia nos dice que las sanciones económicas, y particularmente las comerciales, no necesariamente tienen consecuencias positivas. Quizá el ejemplo más notable es Cuba, que vive un embargo comercial -no un bloqueo- de Estados Unidos desde 1960, el cual no solo no ha debilitado al régimen, sino que ha servido de excusa al régimen para negar los derechos fundamentales de los ciudadanos cubanos.

Las alzas de precios por las sanciones a Rusia parecen estar afectando más a otros que a la propia Rusia. La situación se complicará aún más en los próximos meses. La falta de gas natural ruso en el mercado europeo puede llevar a una verdadera crisis energética en Europa durante el invierno. Rusia enfrentará problemas, sin duda, pero no serán tan graves que la obliguen a retirar sus tropas de Ucrania.

Intervenir en los mercados a través de sanciones genera distorsiones que suelen afectar más a los inocentes que a los sancionados. No tengo duda de que los países democráticos deben apoyar vigorosamente a Ucrania para que pueda defenderse de la invasión rusa, pero las sanciones económicas, o por lo menos las comerciales, no son eficaces ni tampoco justas.

· VISAS

Coincido con AMLO en su propuesta de ampliar las visas temporales de trabajo en Estados Unidos. Quizá el propio Biden está de acuerdo, pero pide «paciencia» porque sabe que cualquier apertura migratoria le costará votos en las elecciones intermedias del 8 de noviembre.

www.sergiosarmiento.com

 ,

.

Astillero

Ultraderecha en acción // Iberosfera en Monterrey // Versión mexicana de Vox // Luego Verástegui CPAC

Ayer comenzó en Monterrey el Congreso Iberosfera 2022, con la participación de notables personajes de la ultraderecha española y latinoamericana que desean organizar e impulsar en México una fuerza política y social claramente relacionada con Vox, el partido peninsular de conservadurismo extremo aunque, en la elusión de identidad en que suelen moverse tales grupos, pretenden negar o atenuar el emparentamiento ideológico y operativo con el caudillo hispano Santiago Abascal Conde (@Santi_ABASCAL, en Twitter), el citado partido Vox (www.voxespana.es), la Fundación Disenso (https://bit.ly/3nYv8Bp) y su documento rector, la Carta de Madrid (https://bit.ly/3AKcTXV).

La pretensión de esta corriente de ultraderecha es constituir un polo de combate al Foro de Sao Paulo (www.forodesaopaulo.org, al que pertenecen los partidos mexicanos Morena, del Trabajo y de la Revolución Democrática) y el Grupo de Puebla (www.grupodepuebla.org), a los que el voxismo considera como instrumentos de articulación expansiva del socialismo y el comunismo, sobre todo en Latinoamérica. 

En particular, en México, se busca debilitar y desplazar al Partido Acción Nacional, al que se acusa de tibio y de hacer el juego a la izquierda, con el objetivo de crear un partido de nueva derecha. (Julio Hernández López, La Jornada, Política, p. 8)

Te pueden interesar