16 de mayo de 2022

COLUMNAS POLÍTICAS

Ken Salazar rompe protocolo y dirige final de reunión de AMLO con  empresarios

Sábado 23 de abril de 2022

.

Templo Mayor

SORPRESOTA le dio el embajador de EU, Ken Salazar, a Andrés Manuel López Obrador al tomar el control de lo que iba a ser un acto meramente protocolario para presentar el plan de desarrollo para el Istmo de Tehuantepec.

COMO nunca antes había pasado en este sexenio, alguien le quitó el micrófono al Presidente y no sólo para expresar sus opiniones, pues el diplomático también les dio la palabra a varios capitanes de empresas de su país.

FUE ASÍ como los presidentes de GM en México, Francisco Garza; de la ferroviaria Kansas City Southern, Patrick Ottensmeyer, y de la empresa de energías renovables EDP, Sandhya Ganapathy, convirtieron el monólogo presidencial en un diálogo público sobre la inversión en México.

Y AUNQUE varios interpretaron el lenguaje no verbal de AMLO como molestia ante el giro que tomaron las cosas, al final hubo aplausos y hasta agradecimiento a los oradores por parte del mandatario mexicano.

PARECE que Salazar supo aplicar aquello que dijo Dale Carnegie de que “la diplomacia es el arte de conseguir que los demás hagan con gusto lo que uno desea que hagan”.

-…-

RESULTA increíble que en el caso de Debanhi Escobar, cuyo cuerpo fue hallado en Nuevo León la noche del jueves, haya ocurrido algo tan similar a lo que pasó hace ya 12 años en el Estado de México con la niña Paulette Gebara.

Y ES QUE no se entiende cómo es posible que ambas víctimas fueran halladas en sitios en donde supuestamente los agentes de investigación ya habían buscado quesque exhaustivamente.

HASTA el secretario de seguridad neoleonés, Aldo Fasci, atribuyó la tardanza en el hallazgo de Debanhi a una “falla humana masiva”, dicho que genera muchas suspicacias… tal y como ocurrió con Paulette, caso en el que, hasta la fecha, hay más dudas que certezas sobre lo que realmente ocurrió.

FUERTE DESAFÍO tienen en la Fiscalía que encabeza Gustavo Adolfo Guerrero, no solamente para aclarar el crimen sino también para explicar la tremenda pifia de sus investigadores.

-…-

TRISTE noticia que la emblemática Palma de Paseo de la Reforma que ocupa el centro de la glorieta que hasta hoy lleva su nombre haya muerto y sea retirada mañana.

MÁS TRISTE aún es que decenas de esos ejemplares que adornaban otras avenidas del poniente también hayan muerto por las plagas y el descuido en los últimos dos años.

Y AUNQUE no queda claro cómo calificarán los ciudadanos el saldo final del gobierno de Claudia Sheinbaum en materia ambiental, desde ahora podemos decir que cuando se vaya… ¡se habrá llevado las palmas! (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p.8)

.

.

Bajo Reserva/el Universal

Nos cuentan que en el Senado la velocidad con que se emiten los exhortos de la Comisión de Equidad de Género, que preside la morenista Malú Micher, depende del color partidista de los destinatarios. La senadora presumió ayer en un tuit que se urgió al gobernador de Nuevo León, Samuel García, de Movimiento Ciudadano, a que “resuelva de manera inmediata, con perspectiva de género y de derechos humanos, la desaparición de mujeres en la entidad”. Nos recuerdan que senadores de oposición en otros casos de feminicidios y desapariciones en entidades gobernadas por Morena, como la Ciudad de México, Zacatecas, Michoacán o Guerrero, han pedido pronunciamientos similares pero han terminado en la congeladora legislativa. ¿Será que ni en un tema como el que causa indignación en estos momentos en todo el país pueden los políticos dejar de lado las camisetas de partido y buscar soluciones entre todos?

Huyen de la violencia hacia Estados Unidos

En el país vecino del norte, nos hacen notar, la política de “abrazos, no balazos” sigue reflejándose de manera contundente en las cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. El mes pasado aumentó el número de mexicanos que huyen de la violencia en nuestro país y buscan refugio en suelo estadounidense. En marzo, nos detallan, 87 mil 338 paisanos intentaron cruzar la frontera, 15 mil 596 más que durante febrero de este año. Nos aseguran expertos que 2022 cerrará superando por mucho a 2021 en el número de ciudadanos mexicanos detenidos en territorio estadounidense, porque seguirán los intentos de dejar atrás la inseguridad que nos azota de este lado de la frontera.

De festivales, provocaciones y traiciones

Los duros de Morena, comandados por la senadora Citlalli Hernández, siguen con ganas de mostrar músculo. Nos cuentan que la dirigencia nacional del partido guinda convocó a sus bases estatales y municipales a replicar en todo el país el “Festival por la Soberanía Nacional”, que se realizará este domingo en la Alameda Central de la Ciudad de México, y en el que van a presumir la aprobación de la ley sobre el litio e insistir en la colocación de “tendederos” para señalar como “traidores” a los diputados que votaron contra la reforma eléctrica del presidente López Obrador. A pesar de que van contra los que no piensan como ellos, según los dirigentes, el llamado es a “manifestarse en paz” y “no caer en provocaciones”. Ah, bueno.

De los tiempos de García Luna

Un movimiento de mandos levantó algunas cejas en la Guardia Nacional. El martes pasado, nos comentan, se comunicó mediante oficio el revelo del comisario Juan Manuel Castro González como encargado del personal y recursos materiales en la Coordinación Nacional Antisecuestro, quien fue sustituido por Francisco Israel Galván Jaime. Nos recuerdan que el recién llegado a la Conase tiene credenciales como encargado de seguridad en diversas entidades del país y que se le acredita entre otras cosas la detención en Michoacán del famoso delincuente Servando Gómez, La Tuta, en 2015, cuando era comisario de la Policía Federal. El detalle, nos hacen notar, es que fue director de Intervenciones en la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) en tiempos de Genaro García Luna, con quien tuvo cercanía profesional y política. La confusión es sólo porque la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, aseguró hace unas semanas, ante diputados, que en este gobierno ya no hay funcionarios de primer nivel vinculados con el que fue poderoso secretario de Seguridad durante el calderonismo.

#

#

El valor de la oposición/ María Elena Morera

El Universal,  23/04/2022 ;

El pasado fin de semana, la votación de la iniciativa de Reforma Eléctrica en la Cámara de Diputados en San Lázaro marcó un hecho de gran importancia para la nación y la vida democrática del país. Al obtener un resultado de 275 votos a favor, 223 en contra y 0 abstenciones, dicha reforma tuvo que ser descartada por no alcanzar la mayoría calificada de las dos terceras partes requeridas para su aprobación. Más allá del resultado y del contenido de dicha ley, la importancia de esta votación radica en que después de 3 años de contar con un gobierno que ejercía un control casi absoluto en la Cámara, finalmente la oposición —elemento vital para la democracia y el desarrollo de acciones que conduzcan al bienestar del país— mostró presencia en este terreno.

Por el contrario, para el Presidente de la República los hechos ocurridos el pasado 17 de abril fueron vistos como una vergonzosa y lamentable traición a México, por parte de los legisladores y diputados que votaron en contra de su reforma. Una vez más, no es de sorprender que el Presidente muestre rechazo cuando se enfrenta a resultados que son desfavorecedores para él. Esta negación es más que visible en el recurso a cierto tipo de lenguaje —que involucra términos como traición, manipulación, fraude electoral, conservadurismo, vendepatrias, etc.—, que ha sido una constante a lo largo de su trayectoria política.

Ni el Presidente ni su partido tienen la humildad de aceptar que fue la ciudadanía quien, en las elecciones intermedias del 2021, eligieron la composición de la Cámara de Diputados. Fue la gente quien decidió quitarle al mandatario el poder plenipotenciario y absoluto que tenía. Entonces cuando el Presidente habla de “traidores a la patria” no lo está diciendo a los diputados de la oposición, se los está gritando a los millones de mexicanos que votaron por un cambio.

En el caso de la Reforma Eléctrica, a inicios de semana el ejecutivo del país mencionó un plan B, de un “blindaje frente a la traición” que consiste en la presentación de una iniciativa de reforma a la Ley Minera que busca la “nacionalización” del litio. Dicha iniciativa fue aprobada por la Cámara de Diputados con un resultado de 275 votos a favor, en donde no fue necesaria la mayoría calificada. Es de sorprender que, a tan sólo 48 horas del desenlace de la Reforma Eléctrica, se haya aprobado con premura y poco análisis la ley para dictar la explotación y aprovechamiento nacional del litio. Esto revela que más que un recurso técnico, la reforma a la Ley Minera en realidad es una maniobra política que simula una protección nacionalista de un recurso que ya formaba parte de la nación.

En las próximas semanas se avecina la aprobación de una serie de iniciativas de reformas constitucionales, a saber, la reforma en materia electoral que busca la destrucción del Instituto Nacional Electoral y la ley para incorporar la Guardia Nacional orgánicamente a las Fuerzas Armadas. Ante los hechos ocurridos con la Reforma Eléctrica, resta esperar que en futuras ocasiones haya una aceptación digna de los resultados obtenidos en ejercicios democráticos; es decir, debemos esperar que haya un entendimiento adecuado acerca del valor del disenso que representa la oposición. Pero también debemos esperar que la oposición esté a la altura del reto, que no se deje presionar, que no sucumba a las tentaciones o a los expedientes de la Fiscalía o de la UIF.

En un país democrático, la legitimidad del disenso, la búsqueda de rendición de cuentas de las decisiones gubernamentales, así como las diversas posturas e intereses forman parte de una vida desde la pluralidad. Al no entender el valor que representa la oposición, el mandato presidencial pretende ser un poder autoritario y absoluto, pretensión ridícula para un gran país con la complejidad de nuestro México. (Colaboró Estefanía López Mendoza)

Presidenta de Causa en Común

##

Sélvame del Tren y sobre todo… de la improvisación/RICARDO RAPHAEL

Milenio, 

“Me gustaría llevarme a Jesús Ernesto López Obrador a bucear al Río Secreto”, propone el buzo José Urbina Bravo. “Sumergirte en esa corriente subterránea permite hacer un viaje al pasado de millones de años, cuando el ser humano no era siquiera un proyecto de la naturaleza”.

El buzo Urbina, conocido entre su tribu como Pepe Tiburón, se atreve a mencionar al hijo del Presidente de la República porque el mandatario lo hizo primero.

“¡A ver chamaco!”, reprimió el padre a su hijo cuando éste reclamó sobre los estropicios del Tren Maya.

Urbina retoma la discusión y afirma que el joven López Obrador entiende mejor los temas en disputa que su padre, quien “lo chamaqueó” y, de paso, lo hizo con quienes se oponen al tramo 5 del Tren Maya.

Ese tramo pretende hacer el recorrido desde Tulum hasta Cancún. Asegura Urbina que el colectivo al que pertenece, Sélvame del Tren, no está en contra del megaproyecto presidencial sino de su improvisación y mala hechura.

“Había ya un acuerdo para que se construyese a un lado de la carretera vehicular, pero de pronto las autoridades cambiaron de opinión para radicar el trazo del ferrocarril seis kilómetros tierra adentro, sobre 121 kilómetros de selva prácticamente virgen”. 

“¿Por qué el cambio de opinión?”, interrogo a Pepe Tiburón. Él responde que tal decisión se debió a la presión política de los hoteleros, mayoritariamente extranjeros, que se opusieron a castigar a sus huéspedes, durante los próximos dos años, con la vista de una desagradable construcción.

Este mismo argumento es el que exhibe Arturo Islas, ambientalista y conductor del programa de televisión Survivor México.

“¿Por qué la improvisación con el tramo 5?”, cuestionó Islas a las autoridades de Fonatur. “Porque los hoteleros no quisieron ceder unos cuantos metros de tierra para que el ferrocarril pasara sobre sus terrenos”, respondió la autoridad responsable.

Camila Jaber, campeona mundial en buceo libre (sin aletas ni tanque de oxígeno), precisa que cualquier ruta (del Tren Maya) será un problema si no se hace de la manera correcta. Y, sin embargo, asegura, nadie ha hecho los estudios necesarios, o lo que es igual, esos estudios son un secreto guardado con hermetismo.

“¿Dónde está la Manifestación de Impacto Ambiental?”, reclaman los buzos Urbina y Jaber, y también el activista Arturo Islas, entrevistados para la elaboración de este texto.

Ciertamente se trata de un enigma. Los estudios requeridos para tranquilizar las preocupaciones sobre el desastre ambiental que podría significar el tramo 5 del Tren Maya continúan apartados del ojo público, lo cual hace suponer, a estas alturas, que en realidad no existen.

El miércoles 9 de febrero de este año el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), ordenó a la secretaría de Turismo, puntualmente a Fonatur, que volviera accesibles los estudios y manifestaciones de tipo ambiental relacionados con el trazo del Tren Maya.

Han transcurrido, sin embargo, más de setenta días sin que el gobierno federal aporte los documentos exigidos. La negativa hace suponer que son inexistentes. Es decir que, como diría la joven buzo, Camila Jaber –récord mundial por su capacidad para sumergirse 58 metros de profundidad sin necesidad de respirar– el trazo del tramo 5 es obra, no de la ingeniería, sino de la improvisación.

Respalda esta creencia el amparo concedido por el juez de distrito, Adrián Novelo Pérez, quien el pasado martes 19 de abril ordenó la suspensión de las obras del Tren Maya, en el tramo referido anteriormente, ya que no hay evidencia confiable de que la empresa responsable de ejecutarlo, Grupo México, haya realizado un trabajo de planeación, construcción, desarrollo y acondicionamiento acordes con la protección del medio ambiente.

El buzo Urbina recuerda que el suelo de la península de Yucatán, bajo el cual corren los ríos que alimentan ese rosario de cenotes, joya del patrimonio histórico, cultural y medioambiental de la zona, es frágil y vulnerable.

Afirma que la edificación de un tren de carga y pasajeros va a requerir la cancelación de cientos de cenotes, la desviación del cauce de los ríos, la devastación de la fauna y la flora y, peor que todo, la destrucción de un patrimonio magnífico de la humanidad.

“¡Millones de siglos arrasados por la prisa y la ignorancia políticas!,” insiste Pepe Tiburón, uno de los líderes más vocales del movimiento Sélvame del Tren.

El lunes de la semana próxima estos ambientalistas se reunirán con el presidente López Obrador. “No queremos confrontarlo”, advierte Camila Jaber, “sino pedirle que atienda la voz de la Naturaleza”.

“Somos los guardianes de la Naturaleza que, cuando dialoga con los seres humanos, no tiene voz”, reitera Urbina.

El debate entre el mandatario y los colectivos es sencillo: si existen los estudios, que el gobierno los enseñe; si hay una manifestación favorable de impacto ambiental, que se dé a conocer; si hay planeación, diagnóstico y medidas de mitigación, que se compartan con las miles de personas activistas convocadas para defender los cenotes de la cultura maya.

En caso de que tales documentos no existan, el presidente López Obrador debería recular en sus pretensiones a la hora de llevar adelante una obra cuyas consecuencias ambientales podrían ser catastróficas.

Urbina, que lleva 16 años de su vida sumergido en los ríos de la península de Yucatán, suplica al mandatario: “vuelvan al trazo previo, construyan los rieles del tren sobre la carretera asfaltada”.

Ahora que, si tal cosa es cara o tomará más tiempo del programado, pues ni modo. La sobrevivencia de los cenotes no se resolverá con las prisas de la política.

Urbina, Islas y Jaber confían, en entrevistas celebradas por separado, que esta misma preocupación – pero con acentos más graves– recorre a los colectivos cuando se discuten los tramos 6 y 7 del Tren Maya; los que irían de Tulum a Bacalar y de Bacalar a Calakmul.  

A diferencia del tramo 5, asignado a la empresa privada Grupo México, los otros dos serían responsabilidad del Ejército Mexicano. No es lo mismo enfrentarse a un privado que hacerlo con las fuerzas armadas. La batalla respecto al tramo 5 es clave: lo que ocurra respecto a este trazo determinará lo que suceda con los otros dos. 

.

#

Debanhi, el fondo de la cisterna/Leticia Bonifaz Alfonzo

El Universal, 

El jueves, como muchas personas, me fui a dormir con la noticia de que, en un motel de Escobedo, Nuevo León, había aparecido un cuerpo en una cisterna y que faltaba comprobar si se trataba de Debanhi Escobar. También vi el video del desesperado padre gritando ¡Cuántas veces estuvieron aquí!

Al despertar, leí la temida confirmación y compartí la rabia, la indignación, el coraje, la impotencia, la desesperanza y el estupor. En redes también leí los casos de otras mujeres en distintas partes del país encontradas muertas. Todas se suman a las cifras de la ignominia.

Junto al caso de Debanhi, que jaló toda la atención, hay muchos otros menos visibles, pero igual de reales y dolorosos, sucediéndose como una fila que cae al vacío. ¿Cuántos de estos casos van a ser investigados a fondo? ¿Cuántos serán objeto del temido carpetazo? ¿Cuántas familias tomarán con investigaciones propias el papel del Estado? ¿Cuántos casos seguirán por el conocido camino de la impunidad?

Repetimos los nombres de las víctimas, uno a uno, pero no conocemos los nombres de los perpetradores para también corearlos a los cuatro vientos. En el caso de Debanhi, se buscó, desde el inicio, que la culpa recayera en las amigas por haberla dejado sola, porque una mujer sola corre peligro, porque estar sola potencia tu vulnerabilidad.

Debanhi se metió en nuestros corazones por la última imagen de ella con vida, en espera, en el asfalto, con los brazos cruzados, la bolsa colgada y la falda movida por el viento. ¿Qué sucedió después? No lo sabemos y posiblemente no lo sabremos. Todo apunta, con los primeros informes, a otro crimen sin castigo, de esos que buscan ser perfectos, pero no, hay muchas miradas inquisitivas en espera del reporte puntual de los hechos y de la narración de una cadena de sucesos convincente. Hoy hay más dudas que certezas.

El gobernador de Nuevo León va a tener que abandonar el glamour y la superficialidad mediática para atender éste y muchos otros casos más como prioridad. El caso Debanhi puede ser el punto de inflexión para que no sea otro más, sino el que llevó al cambio radical de estrategia, el que nos movió a actuar diferente.

Hace muchos años tuvimos el epicentro en Ciudad Juárez. Después de todos los tropiezos en las instancias nacionales llegamos a la Corte Interamericana de donde emergió el emblemático caso de Campo Algodonero. Se tipificó el feminicidio, se expidieron leyes para prevenir y sancionar la violencia por razón de género, se dieron infinidad de cursos y capacitaciones. Se pensó en un modelo, hoy agotado, de declaración de alerta cuando los casos comenzaban a incrementarse. A la alerta se la comió a mordidas la burocracia. (En varios municipios de Nuevo León fue declarada desde noviembre de 2016).

Lo que vivimos con Debanhi, insisto, debe ser el que nos lleve a diseñar la nueva estrategia de suma de fuerzas donde queden implicados y verdaderamente comprometidos todos los niveles de gobierno y se encauce la indignación de la sociedad civil. Basta de la autocomplacencia y del intento de negación de la realidad. Con toda su crudeza, está desnuda frente a nuestros ojos y no podemos seguir ignorándola. Ciudad Juárez ya es historia. Hoy está presente en todo el país un fenómeno mucho más grave, más complejo, que debemos atender sin mayor dilación. No podemos seguirnos desangrando todos en el fondo de una cisterna.

Catedrática de la UNAM. @leticia_bonifaz

#

#

¡Entereza!/ Sergio García Ramírez

El Universal,  23/04/2022 ;

Muchas batallas se libran en diversos escenarios. En unos, lejanos, la contienda cobra vidas; en otros, los nuestros, engendra distancias que no se cerrarán fácilmente. Nos hemos acostumbrado a estos conflictos, que se alientan desde la cumbre del poder político. Estos lances llegaron al Congreso, donde se diseña el rumbo de la República. Esta vez la confrontación culminó en la derrota del capricho y la victoria de la razón. Empero, generó ira y desató a los demonios que acechan.

Celebro el resultado del proceso legislativo sobre un tema vital para México: la industria eléctrica. Aplaudo la solidaridad que mostraron los integrantes de la alianza que libró una batalla por México. Y deploro los incidentes que abrieron heridas muy hondas, sin razón y sin justicia. Lamento, por ejemplo —un ejemplo manido, constante—, las injurias lanzadas contra quienes sostuvieron puntos de vista contrarios a la iniciativa desechada. Con todo, el resultado fue favorable para México y mostró que el ímpetu tiránico puede ser contenido y derrotado. Esta vez lo ha sido.

Al igual que muchos mexicanos miré con cierto escepticismo la posibilidad de armar una concertación antidictatorial reuniendo fuerzas dispersas y frecuentemente encontradas. Pero también milité con quienes afirmaron las virtudes de esa concertación, el fortalecimiento que traería a nuestra democracia y la racionalidad que aportaría a la vida de México. Para formalizar la alianza hacía falta cobrar conciencia de los daños que enfrentaríamos si no acertábamos a sustituir antiguas diferencias por actuales coincidencias, rescatando el rumbo de la democracia y recuperando el valor de la libertad, hoy comprometida.

Afortunadamente hubo esa conciencia y se formó la alianza. Quienes la hicieron posible trabajaron para el bien de México. Lograron superar viejos resentimientos en aras de un sentimiento nuevo, que nos hacía falta: sentimiento patriótico que detenga la marea autoritaria y frene el despotismo y la irracionalidad que nos agobian. La alianza debe perdurar contra viento y marea, incorporando a la sociedad civil. Será factor en el restablecimiento de la democracia.

Por supuesto, cada quien conserva sus banderas, como es propio de una sociedad democrática. Y cada quien reconoce la posibilidad de recuperar en el futuro territorios naturales y respetables. Pero todos supieron mover las piedras que la historia sembró en el camino del pasado e iniciar el camino del futuro. Los enemigos del progreso, de la razón, de la legalidad, del porvenir, ofendieron a esos aliados imputándoles gravísimos cargos. Ni los repetiré ni diré —para no enrarecer más el ambiente— quiénes los merecen de veras.

En este episodio republicano los vencedores hicieron gala de una cualidad que se necesita para preservar a México de los males que está padeciendo y de los que enfrentará en el futuro inmediato: entereza. Con ésta se ha librado y ganado una batalla necesaria. Ha devuelto el ánimo a millones de mexicanos y se ha demostrado que la cordura puede abrirse paso donde la irracionalidad campea.

Sin embargo, ya se nubla el horizonte con signos ominosos. Por una parte, la facción autoritaria promueve una respuesta a su derrota e invita a ejercer lo que ella misma califica como “venganza”. Con discurso de odio, se propone sembrar la ira entre los ciudadanos. ¡Vaya labor de estos patrocinadores de la violencia! Por otra parte, anuncia nuevas iniciativas para doblar la voluntad y contrariar la razón de millones de ciudadanos. Tendremos que enfrentar estas amenazas con la misma entereza de los últimos días, puesta al servicio del patriotismo. Sirvió ayer. Servirá mañana.

Profesor emérito de la UNAM

#

#

Cambio climático y México

LINOTIPIA / Peniley Ramírez en REFORMA

La discusión sobre cambio climático en el mundo se centra hoy en el cierre de minas, empresas y gobiernos que plantean reducir sus huellas de carbono y el uso de combustibles fósiles. En Estados Unidos, se discute cómo los miembros de los consejos de administración deben presionar a las grandes corporaciones para acelerar su transición energética. Se debate cómo las empresas en las bolsas de Nueva York van a informar de sus acciones para mejorar el manejo de residuos, para usar más energía del aire, de agua, nuclear. Las empresas están siendo obligadas a tomar medidas más reales, menos centradas en relaciones públicas. El dinero verde es en este momento central en la agenda de Wall Street.

En este cambio, los próximos 20 años traerán un crecimiento exponencial en la demanda de minerales como el níquel, el litio, el cobalto, que se utilizan para hacer baterías de computadoras, celulares, autos eléctricos. La Agencia Internacional de Energía ha alertado que algunas regiones del mundo tendrían una demanda acelerada de inversiones para extraer estos recursos. Una de esas regiones es América Latina. Pero nuestra región, especialmente México, no parece estar preparada para lidiar con esta andanada de nuevos intereses, que ya comenzó.

De cada cuatro personas que asesinan en el mundo por su labor como defensores de la tierra y el medio ambiente, tres son latinoamericanos. Lo dijo ayer en Chile la alta comisionada de las Naciones Unidas por los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, durante la primera Conferencia de las Partes.

México es central en esta agenda del luto. El año pasado fue el más violento para la defensa del patrimonio natural, desde que se contabilizan en el país las agresiones a activistas ambientales, con 25 asesinados. La organización Global Witness encontró en 2020 que México es el segundo país del mundo con mayor cantidad de defensores ambientales asesinados.

Una pequeña parte de las víctimas trabajaba para organizaciones civiles. Siete de cada 10 eran comuneros, ejidatarios, guardaparques, defensores independientes, miembros de sectores humildes y marginados. Eran chontales, mixtecos, nahuas, mixes, mayas, yaquis, zapotecas, chatinos, rarámuris.

En varios casos, los activistas han identificado a los agresores. Pero los asesinatos siguen impunes. «La situación es alarmante», me dijo Gabriela Carreón, gerenta de derechos humanos del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA). A los activistas los intimidan, los golpean, los estigmatizan, los detienen arbitrariamente, los matan. Los asesinan a balazos frente a sus familias. Se los llevan a la fuerza y luego abandonan sus cuerpos en un paraje, al borde de un camino.

El peor lugar es Oaxaca. Mataron a ocho activistas el año pasado allí. El principal punto de conflicto es Paso de la Reina, una comunidad con población indígena y afromexicana, donde la comunidad se opone a dos hidroeléctricas, una privada y una de la CFE. El año pasado, mataron allí a balazos a cinco activistas. Eran campesinos y policías comunitarios. La organización Educa Oaxaca y CEMDA han documentado sus historias, pero casi nadie habla más de ellos, quiénes eran ni qué hacían.

En marzo, CEMDA publicó un informe con detalles del horror. Cuenta cómo en Oaxaca y otros estados cientos de personas huyen de sus pueblos después de las agresiones. Cientos de pobres, que no tenían casi nada en sus pueblos y tienen mucho menos en los sitios a donde llegan. Refugiados, huérfanos de un Estado ausente. Personas que defendían el bosque, el río, las mariposas, las playas.

En noviembre de 2021, el gobierno mexicano firmó un acuerdo para considerar sus obras y proyectos «de interés público y nacional» como prioritarios, con un régimen burocrático especial, que permite aprobarlos en unos días. El argumento común a favor de estos proyectos es que traerán a las regiones donde se asientan nuevos empleos, demanda de servicios e insumos, mayor actividad económica. Las organizaciones afirman que en el pasado los proyectos han dejado más pobreza y menos recursos naturales, no una actividad económica vigorosa. Esta semana, México aprobó una nueva regulación respecto al litio, anticipándose a la demanda de los próximos años. Pero las necesidades son más primarias, más urgentes. Las necesidades hoy son de justicia y supervivencia.

.

.

Trascendió

Que el próximo domingo se le hará a Martí Batres quedarse al frente de Ciudad de México y es que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, pedirá el día, en términos administrativos, para lanzarse a Quintana Roo para respaldar a la candidata de Morena a la gubernatura, Mara Lezama, en su mitin de campaña. “Vamos ahí a acompañarla un rato, por supuesto tomando todas las condiciones legales y demás que nos lo permiten”, dijo. Otro presidenciable, Ricardo Monreal Ávila, presentó su libro más reciente en San Luis Potosí, donde aseguró que es “el mejor sucesor” que puede tener Andrés Manuel López Obrador sin incurrir, aclaró, en halago en boca propia. Bueno.

Que aunque Aguascalientes es el único estado en el que la coalición PAN, PRI y PRD consideran tener segura la victoria, ya se empieza a barajar un eventual relevo por la posibilidad de que se vincule a proceso a su candidata a la gubernatura, María Teresa Jiménez, por la denuncia que interpusieron tres personas, entre ellas Anayeli Muñoz, abanderada de Movimiento Ciudadano, por compras de luminarias a un sobreprecio que llega a 600 millones de pesos cuando fue alcaldesa, según documento entregado a la fiscalía estatal el 13 de abril, para favorecer a empresas vinculadas a dirigentes de su partido a nivel nacional.

Que aunque ya hay acuerdo entre el gobierno federal y la estadunidense Vulcan Materials para que la empresa construya un desarrollo turístico en lugar de explotar piedras calizas cerca de Playa del Carmen, lo que no queda claro es si con esto se da carpetazo a la disputa ante el entonces Tratado de Libre Comercio de América del Norte que desde 2008 interpuso esa firma contra Quintana Roo por “trato discriminatorio”, al aplicarle impuestos adicionales por la extracción del material. Habrá que preguntar a sus abogados, el despacho Creel, García-Cuéllar, Aiza y Enríquez SC, o al ex canciller Bernardo Sepúlveda Amor, que llevó el tema. (Milenio, Al Frente, p.2)

.

.

Frentes Políticos

Todo por su nombre. Para escuchar a Gustavo Adolfo Guerrero, fiscal de NL, es necesario tener la sangre demasiado fría. Entre la pena ajena y la rabia, dijo, tartamudeando, que sí, han desaparecido 322 mujeres en el año, pero que no, no ha sido nada importante, porque se van por “rebeldes”, por “desorientadas”, “por su voluntad, pues”. Que sí, dice el fiscal, en los últimos días han encontrado seis cuerpos, pero que no, no hagamos olas, porque al fin eran mujeres “relacionadas con el crimen organizado”. Dice que sí, que hoy encontraron un nuevo cuerpo, uno más, de una mujer, pero que no, no lo tomemos en serio, que no es el de “la que estamos buscando”. Escuche al fiscal, quien fue incapaz, en toda la entrevista, de nombrarla una sola vez. Se llamaba Debanhi, señor fiscal. No ‘la que estamos buscando’.

Reclamos dolorosos. Mario Escobar, padre de Debanhi Escobar, afirmó que el fiscal de NL, Gustavo Adolfo Guerrero, no supo manejar el caso de su hija y acusa que nunca le dio una copia de la carpeta de investigación. Cuestionó si no plantaron el cuerpo de su hija en la cisterna del motel Nueva Castilla e insistió en no creer a la Fiscalía en cuanto a que cayó de forma accidental. “Es mentira, es totalmente mentira, y tienen que llegar a las últimas consecuencias para encontrar a los culpables para que no sigan haciendo esto. Sabemos que esto es una zona de peligro, es una zona sitiada. No tengo miedo en decirlo, porque ya no tengo a mi hija”, añadió Escobar. Justicia para Debanhi, la más reciente víctima de acosadores e incompetentes. El país no merece esto.

Consolidando a la nación. El senador Ricardo Monreal afirmó que la próxima semana el Ejecutivo federal presentaría al Congreso de la Unión las iniciativas de la reforma electoral y sobre la Guardia Nacional. En San Luis Potosí, previo a la presentación de su libro Las grandes reformas para el cambio de régimen, el senador dio a conocer que uno de los proyectos será presentado al Senado y el otro a la Cámara de Diputados. “Nosotros estamos preparados para iniciar una discusión amplia, abierta, plural e inteligente para buscar acuerdos” en torno a dos de las reformas a la Carta Magna que constituyen el sistema vertebral de la plataforma del presidente López Obrador. Ya el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, consiguió los acuerdos con la oposición en semanas anteriores. La 4T, bien afinadita.

¡Bienvenidos! Desde Veracruz, y ante el embajador de EU, Ken Salazar, el Presidente ofreció “condiciones inmejorables” para la inversión privada nacional y extranjera, y pidió no hacer caso a la “politiquería” que ahuyenta los acuerdos comerciales. Ante empresarios de la región y los gobernadores de Veracruz, Cuitláhuac García; Oaxaca, Alejandro Murat; Tabasco, Carlos Merino, y de Chiapas, Rutilio Escandón, el Presidente dijo que la estabilidad económica y comercial entre naciones favorece el desarrollo. “Hay que seguir insistiendo en que debemos de integrarnos con respeto a nuestras soberanías. Es un buen paso el haber renovado el T-MEC, yo me siento muy satisfecho con esto”, les dijo. Herramientas para levantar el vuelo. Venga la inversión.

Fortalezas. Ante senadores, la gobernadora del Banco de México, Victoria Rodríguez Ceja, informó que, a partir de 2025, comenzará a operar la moneda digital del Banxico, la cual forma parte de una estrategia de pagos en el país a largo plazo. Explicó que la moneda digital del banco central busca fortalecer la inclusión financiera, ampliar las opciones para realizar pagos rápidos, seguros, eficientes e interoperables en la economía. Está pensada para personas bancarizadas y no bancarizadas, además de tener un activo versátil que permita la implementación de funcionalidades que fomenten la innovación. Quedarnos atrás sería el error más grave. Decidirlo aquí y ahora. Eso es lo valioso. (Excélsior, Nacional, p.9)

.

.

Sacapuntas

Liman asperezas

Después de las tensiones entre México y EU por la fallida Reforma Eléctrica, todo parece indicar que el presidente López Obrador y el embajador Ken Salazar limaron asperezas. Codo a codo se sentaron junto a empresarios norteamericanos, en donde el diplomático dijo que EU está mirando al sur, pero siempre será respetuoso de su soberanía.

Por las mujeres

Preocupado por los acontecimientos recientes. El presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Zaldívar, manifestó que se deben tomar medidas urgentes y eficaces para detener la tragedia colectiva de mujeres muertas o desaparecidas. Aseguró que todas las instituciones deben asumir su responsabilidad en el tema y actuar.

Listo para la presidencial

Nos hacen saber que, tan confiado está el senador Ricardo Monreal de sus aspiraciones presidenciales, que ayer declaró que es el mejor perfil para suceder al presidente Andrés Manuel López Obrador. El legislador morenista afirmó que puede ganar en una interna a todos los aspirantes presidenciales.

Éxito total

Fue tal el éxito de la réplica de la Capilla Sixtina en el Zócalo capitalino, que el Gobierno de Claudia Sheinbaum abrirá una plataforma para poner a disposición de los capitalinos 200 lugares más cada 15 minutos. Además, las autoridades analizan que esta atracción se quede un mes más de lo previsto.

Hackeo

Los diputados federales del PRD, que encabeza Luis Espinosa Cházaro, fueron víctimas de los hackers y en su cuenta de Twitter les metieron varios mensajes en donde el equipo de redes pedían que les pagaran. Después de eso, la gente del Sol Azteca negó las aseveraciones y atribuyó el ataque a piratas virtuales que operan desde San Lázaro.

.

.

Rozones

Y Aeroméxico falla otra vez

A veces parece que no puede ser peor la situación de los vuelos de Aeroméxico, pero la aerolínea se encarga de dar a sus pasajeros golpes de realidad. Dabamos cuenta ayer en este espacio que el vuelo 2410 de México a Tampico del día jueves había tenido dos horas de retraso, una por mal tiempo, de la que no se le puede responsabilizar a la empresa, pero la otra porque la tripulación simple y sencillamente llegó hora y media tarde. Bueno, pues resulta que en el mismo vuelo, de ayer, pasó exactamente lo mismo otra vez, y a los pasajeros los hicieron ver de nuevo su suerte. No es que no le estén echando ganas en la aerolínea que encabeza Andrés Conesa, el problema es que parecen estarlo haciendo para subir en la escala del desprestigio, nos comentan.

  • EXTRAÑA LICITACIÓN EN NEZA

Muchas cejas están levantadas en el Congreso mexiquense ante lo que algunos consideran una sui géneris licitación para arrendar, por 300 millones de pesos, un “servicio integral de vehículos equipados para patrullas” por parte del ayuntamiento de Nezahualcóyotl, al frente del cual está Adolfo Cerqueda Rebollo. Y es que, nos aseguran, el procedimiento se llevará a cabo fast track, pues se dio un periodo de apenas 10 días hábiles para hacer la asignación, programada para darse a conocer el 26 de abril. Sin embargo, expertos en el tema han advertido que, dada la escasez de autos en el mundo, el plazo es insuficiente para cualquier empresa, por lo cual, la que resulte adjudicada no podrá cumplir con los tiempos de entrega… salvo que, temen, ya se tenga cerrado el trato con un proveedor. O sea, antes de que otras arrendadoras presenten sus propuestas económicas. Por lo pronto, desde el Congreso estatal se pidió que haya transparencia en el concurso y autoridades no sólo del Estado de México, sino también federales, ya tienen puesta la lupa en el caso, nos comentan.

  • EL RECLAMO, EL MIEDO, LA REALIDAD

El caso de la joven Debanhi Escobar, quien fue hallada sin vida la noche del jueves, luego de 13 días de haberse reportado su desaparición, tiempo en el cual su familia emprendió una búsqueda incesante, ha provocado una vez más una fuerte indignación no sólo en Nuevo León sino en todo el país. En redes sociales, en pronunciamientos diversos y en protestas en la calle, el principal reclamo es por el miedo que parece superponerse, cada vez más, sobre la certeza de seguridad que deberían de tener las vidas de todos, pero mucho más las de las mujeres, por las vulnerabilidades que les impone una realidad como la que vivimos. Los reclamos son por la incapacidad que están mostrando las autoridades para reaccionar ante una situación sistémica que desfavorece y violenta a las mujeres. Y por la incapacidad de articular, ante esa realidad, una respuesta de Estado.

  • KEN, CON TODO CON EL CORREDOR TRANSÍSTMICO

Y fue al embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, a quien vieron ayer muy entusiasmado y comprometido con el proyecto del Corredor Transístmico que promueve el gobierno del Presidente López Obrador y que consiste en generar una conexión entre el Pacífico y el Golfo. Y es que el evento de ayer en Veracruz, en el que se presentaron las características del proyecto y sus avances, y en el que la presencia de los gobernadores de entidades a las que favorecerá mostró el arropo con que cuenta, es el mayor guiño que el gobierno de la 4T le pudiera hacer a la inversión privada, pues el proyecto abre las puertas para el desarrollo comercial de la costa este de Estados Unidos. Así fue como Salazar, rompiendo un poco el protocolo, tomó el control del micrófono y llamó a los hombres fuertes de empresas como General Motors, Kansas City Southern y EDP Renewables, para animarlos a subirse al proyecto. La relación de México con EU “es para siempre”, repitió. ¿Así o más apoyo?

  • LOS MENSAJES INESPERADOS

Mal momento el que hizo pasar el personal que lleva las redes sociales del PRD en la Cámara de Diputados a la dirigencia nacional y en general a los líderes y legisladores de ese partido. Y es que ayer aparecieron en la cuenta de Twitter de la bancada del sol azteca unos mensajes inesperados: “A nombre del equipo de redes de los diputados del PRD, le pedimos perdón a México por lo que hicieron nuestros jefes. Vendieron la patria por maletas de efectivo y ni siquiera nos pagan”. Los tuitazos fueron aprovechados por los adversarios de los amarillos que se dieron vuelo también en las benditas redes exhibiendo “la confesión”. Desde las cuentas del PRD y de sus diputados tuvo que venir la respuesta: “nos hackearon la cuenta, los mensajes emitidos son falsos”. Acusaron violencia digital y lo atribuyeron a quienes no ganaron el debate político de la Reforma Eléctrica. El caso es que por unos minutos sí que estuvieron en aprietos.

  • LA PESADA INFLACIÓN

Las cifras de inflación siguen superando todos los pronósticos y poniendo el tablero económico con cada vez más focos rojos encendidos. Ayer se dio a conocer que el Índice Nacional de Precios al Consumidor se ubicó en 7.72 por ciento, una cifra no vista en más de 21 años. Dentro de ese indicador, la inflación subyacente es la que determina la trayectoria de la inflación en el mediano y largo plazo, y también tiene malas noticias: sigue mostrando presiones importantes. A tasa anual se ubicó en 7.16 por ciento, acumulando 15 quincenas de incrementos. El subgobernador de Banxico, Jonathan Heath, ayer refirió que la última vez que la subyacente se situó por encima de 7 por ciento fue la segunda quincena de 2001. La inflación seguirá siendo un enorme reto principalmente para Banxico y para el gobierno, pero más para quienes sufren sus efectos: los que menos tienen y más deben invertir de su ingreso para comer. (La Razón, La 2, p.2)

.

.

Consecuencias impredecibles

El temor -el gran temor- es que algo pase en la guerra en Ucrania y que, de pronto, todo termine en un enfrentamiento nuclear entre Rusia y Estados Unidos. Con ese temor es, precisamente, con el que está jugando Vladimir Putin cuando envió una nota de protesta al gobierno de Joe Biden y publicó un amenazante video.

El mensaje diplomático advertía de “consecuencias impredecibles” si Estados Unidos sigue enviando armamento al Ejército ucraniano. Y para apoyar ese mensaje Putin publicó el video de un misil balístico intercontinental despegando. “Hará que lo piensen dos veces quienes intenten amenazar a nuestro país”, dijo.

Nadie quiere una Tercera Guerra Mundial. Y mucho menos con bombas nucleares. Por eso el cálculo de Estados Unidos es no intervenir directamente en la brutal invasión a Ucrania. Pero como moral y estratégicamente no se pueden quedar con los brazos cruzados ante las masacres de civiles y las violaciones a los derechos humanos, el camino intermedio es armar a los enemigos de los rusos.

El presidente Biden -tras los fracasos en Irak y Afganistán- ha prometido que no enviará tropas estadounidenses a Ucrania. Biden sabe perfectamente que eso implicaría una guerra a gran escala, quizás la mayor y más mortífera que haya visto la humanidad. Pero ya ha enviado 3 mil 400 millones de dólares en ayuda militar.

Biden calificó su apoyo a Ucrania como “sin precedentes”. Pero ese es su límite. Ha resistido los constantes llamados de Zelensky de crear una zona de exclusión aérea. Putin tiene una ventaja: sabe que Estados Unidos no se va a meter en Ucrania. Y por eso ha tenido todo el tiempo para repensar su estrategia.

El primer avance militar de Putin -que comenzó el 24 de febrero- no le salió como quería. Su poderío terrestre mostró muchas fracturas. Y en los últimos días hemos visto la segunda ola de ataque de los militares rusos dentro de Ucrania. Vienen semanas muy difíciles. La pregunta es si Putin está dispuesto a quedarse solo con una parte del pastel: las provincias del este de Ucrania y los territorios que conectan con la península de Crimea, que Rusia impunemente se apropió en el 2014. O si buscará el dominio total de Ucrania.

La respuesta depende, en parte, de la efectividad de los armamentos que Estados Unidos está enviando a Ucrania. Un segundo revés al Ejército ruso mostraría los hoyos en la estrategia de Putin. Y no hay nada más peligroso que alguien con aires de grandeza cuando lo obligan a ver su fragilidad. Puede hacer locuras.

Estos son tiempos peligrosos.

Y las cosas, me temo, también van a empeorar en Ucrania. Estuve el Leópolis al principio de la guerra y, a pesar del conflicto, había la sensación de que los rusos no podrían llegar hasta ahí, a solo una hora de la frontera con Polonia. Leópolis, me decían, sería la última ciudad en caer. Por eso estaba llena de refugiados y periodistas.

Pero esta semana fue atacada. Al menos siete personas murieron en bombardeos rusos. Y mientras leo la noticia recuerdo su maravilloso teatro de la ópera, sus calles empedradas, sus plazas y paseos rodeados de árboles podados, su intensa vida cultural y esa feroz resistencia de sus habitantes a cambiar sus rutinas por culpa de los rusos. Visité un par de restaurantes en Leópolis y sus dueños no querían cerrar por la guerra. Incluso en uno de ellos me aceptaron el pago con tarjeta de crédito; estaban apostando por el futuro. Y comí riquísimo. Era su forma de decir: vamos a ganar

Quizás ahí está el secreto de esta guerra. No conocí a un solo ucraniano que me dijera que iban a perder. Lo que sí sé es que la convicción de los ucranianos por defender a un país que aman es mucho más poderosa que la de los soldados rusos por apropiarse de un territorio que no es de ellos.

Claro, las armas importan. Y esta terrible guerra aún podría sorprendernos con consecuencias impredecibles. Pero si el alma existe, está del lado de Ucrania. (Jorge Ramos Ávalos, Reforma, Opinión, p.8)

.

.

La invención del narco

Las palabras jamás son inocentes: como advertía el filósofo John Austin, producen cosas. No solo enmascaran la realidad, sino que la crean, ciñéndonos a discursos que no son nuestros, sino del poder. Si en su fascinante Los cárteles no existen (2018), Oswaldo Zavala mostraba cómo los ciudadanos hemos caído en la trampa de asumir la existencia de estos poderosísimos grupos criminales como los principales enemigos del Estado, en su ambicioso La guerra en las palabras. Una historia intelectual del “narco” en México (1975-2020) lleva la premisa más lejos: todas nuestras ideas sobre el narcotráfico, y en particular sobre la guerra desatada en su contra, proceden de la narrativa articulada por Estados Unidos desde fines de la Segunda Guerra Mundial.

El narco, en este sentido, tampoco existe: se trata de una invención política, nacida a partir de criterios de seguridad nacional impuestos desde Washington y que, al menos desde enero de 1977 -la fecha con que comienza su relato-, México empezó a adoptar oficialmente como suyos. Sometiéndose a la presión diplomática de la administración de Gerald Ford, José López Portillo y su procurador general de la República, Óscar Flores Sánchez, lanzaron entonces la Fuerza de Tarea Cóndor, destinada a combatir la siembra y el tráfico de drogas en el llamado Triángulo Dorado. Una operación que, en los agridulces vaivenes de la historia, estuvo coordinada por el joven Alejandro Gertz Manero, hoy fiscal general de la República.

A partir de ese momento, la narrativa de que es imprescindible emplear al Ejército para combatir a los narcos se incrusta en el centro de la vida política mexicana. Aunque, como documenta Zavala, entonces las intervenciones para destruir e incautar marihuana y amapola se limitan a operaciones contra los campesinos encargados del cultivo, en tanto los auténticos responsables son protegidos desde los altos mandos militares, el germen de la catástrofe posterior ya se encontraba allí. Creer a pie juntillas que las drogas constituyen la mayor amenaza para el Estado articula un sinfín de estrategias que modifican radicalmente la acción de ese mismo Estado.

Es entonces cuando se traba la incómoda alianza entre la DEA y la Dirección Federal de Seguridad que impondrán lo que Agamben define como un estado de excepción permanente: el uso descarado de la fuerza que no toma en cuenta ninguna previsión civil. Paradójicamente, hasta el fin del régimen priista, en el 2000, bajo esta lógica el Estado mexicano supervisa y regula el tráfico en una pax priista que concilia sus intereses con los de los criminales que a la vez protege y hostiga.

Surgen así las primeras representaciones mainstream de los narcos que alcanzarán un protagonismo absoluto a partir de los operativos conjuntos lanzados por Calderón en 2006: enemigos sanguinarios que, al modo de los terroristas que destruyeron las Torres Gemelas, es urgente aniquilar. El poder se inventa a sus rivales para ocultar que, en la mayor parte de los casos, el número creciente de muertes se produce justo en las zonas donde se despliegan las Fuerzas Armadas. La imposición de este mito justifica la militarización del país que se prolongará hasta hoy.

Si Peña no hace otra cosa que bajar un poco el volumen al discurso de la guerra sin alterar la estrategia, López Obrador da unos cuantos pasos hacia delante -hoy visibilizados con la clausura de la unidad de investigaciones especiales de la DEA en México- solo para retroceder todavía más. De un lado, modifica la narrativa e intenta enfocarse en las causas de la violencia, mientras del otro extrema la militarización extendida a todas las áreas de su gobierno y se desentiende de la reforma al sistema de justicia. Paradójicamente, entramos en una era sin guerra -sin palabras de guerra- donde el Ejército está en todas partes. Con AMLO, el estado de excepción permanente se vuelve aún más perverso: ahora el “pueblo uniformado” se halla, con y sin uniformes, en cada resquicio donde el Estado tiene un lugar(Jorge Volpi, Reforma, Opinión, p.9)

.

.

El Santo Oficio / ¿Quiénes son los traidores?

El cartujo mira con espanto los carteles de quienes han sido señalados como “traidores a la patria” por la nomenklatura del oficialismo. Ahí están las fotos y los nombres y el nefando estigma indicando el desacato a la voluntad de López Obrador por parte de sus opositores, condenándolos a la vergüenza pública. Son traidores por haber votado contra la reforma eléctrica, lo dice el primer mandatario y lo repiten sus comparsas.

Mario Delgado, enardecido, anunció el pasado lunes una campaña nacional de información “para que no olvidemos nunca quién le dio la espalda al pueblo, a nuestros hijos, nietos, quiénes deshonraron tantos siglos de historia como nación”. Más allá de la histeria y la cursilería, está bien: no los olvidemos. Tampoco a quienes han dejado sin medicamentos a los pequeños con cáncer, sin estancias o escuelas de tiempo completo a los niños y las niñas más pobres, sin refugios a las mujeres víctimas de violencia, sin paz ni sosiego los hogares de miles de desaparecidos; no olvidemos la impunidad de funcionarios de incompetencia criminal, como la ex directora del Metro de la Ciudad de México y el ex secretario de Seguridad Pública, recompensado con la gubernatura de Sonora. ¿Podríamos olvidar a quienes hicieron de México uno de los países con mayor mortalidad en la pandemia, o a quienes han sido incapaces de contener al crimen organizado, o a los responsables del escandaloso número de homicidios dolosos y feminicidios durante el actual régimen?

En su poema Alta traición, José Emilio Pacheco dice: “No amo mi patria./ Su fulgor abstracto/ es inasible./ Pero (aunque suene mal)/ daría la vida/ por diez lugares suyos,/ cierta gente,/ puertos, bosques de pinos,/ fortalezas,/ una ciudad deshecha,/ gris, monstruosa,/ varias figuras de su historia,/ montañas/ —y tres o cuatro ríos”. En estos días hay quienes luchan en defensa de la selva, de varios cenotes y algunos ríos subterráneos. Esa es su alta traición. No los olvidemos; menos aún olvidemos a quienes porfían en desaparecer esa riqueza natural para construir una obra producto de la insensibilidad y el capricho.

Queridos cinco lectores, El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes. Amén. (José Luis Martínez S., Milenio, Al Frente, p.2)

.

.

Cadena de Mando / “Un México sin Fuerzas Armadas”

Analizar cómo, durante los últimos dos sexenios y lo que ha transcurrido del actual, se ha etiquetado negativamente a las Fuerzas Armadas es, en definitiva, un ejercicio riesgoso, dado a una falta de cultura de fuerzas armadas por parte de analistas, gobernantes y políticos, aun y a pesar de que para los ciudadanos siguen siendo la institución con el mayor nivel de confianza y aceptación.

El sexenio de Felipe Calderón fue etiquetado como el de la “guerra contra la delincuencia”, declarada por él y realizada por soldados y marinos.

Comenzó en ese sexenio (2006-2012) una incesante denuncia sobre la violación a los derechos humanos por parte de los militares, lo que sin duda se suma a las etiquetas negativas. Aun y a pesar de que los medios de comunicación dieron cuenta del comienzo de una violencia criminal, nunca vista en México, comenzó en ese entonces y persiste en nuestros días la desequilibrada balanza de comparar a las Fuerzas Armadas nacionales con las fuerzas criminales.

De no ser en ese entonces por las Fuerzas Armadas, México, sería otro. Peor sin duda.

El sexenio de Enrique Peña (2012-2018) se etiquetó primero con uno pasivo y encubridor de la realidad criminal. Después comenzó a hacerse un balance totalmente inexacto de lo que era la letalidad militar en contra de los pobres criminales que han afectado tanto a nuestro país.

En un exceso se aseguraba que eran los militares los que creaban un estado de excepción de libertades y de derechos humanos.

De la etiqueta de los 43 de Ayotzinapa, será tema de otra entrega.

Los resultados militares y navales de ese sexenio no han sido dimensionados en su totalidad, pero de no ser por los militares, el México de hoy no hubiese sido posible.

En el sexenio actual, la etiqueta se llama “militarización”. También, pasividad y sumisión al actual proyecto. Nuevamente, en los excesos, quienes crean estas etiquetas, aseguran ya que la participación política de los militares tendrá un efecto mayor en la elección del 2024.

La etiqueta de participar en actividades que no les corresponden es tan ignorante como reprochable. Desde hace décadas, soldados y marinos participan activamente en el desarrollo nacional de manera legal y diligente.

Es muy temprano para juzgar a las actuales Fuerzas Armadas. Lo que es un hecho es que este país, en definitiva, sería un caos total sin la participación de los soldados de las tres fuerzas, así como de los guardias nacionales.

La fortaleza militar es lo que es.

Cadetes de la Naval

Jurar bandera siempre será para un soldado, ya sea de tierra, de mar o de aire, el paso siguiente al compromiso eterno por servir a la patria, por cuidar y proteger a la Nación y por sacrificar hasta la vida por los mexicanos.

Para los cadetes de primer año de la Heroica Escuela Naval Militar, este pasado 21 de abril, recibir su espadín de mando, así como jurar bandera, los proyecta como los futuros comandantes navales de México.

No es cualquier cosa.

La Marina Armada de nuestro país demuestra día a día que —tomando en cuenta la experiencia de la defensa heroica del Puerto de Veracruz, justo un 21 de abril de 1914— la satisfacción del deber cumplido no tiene comparación y más cuando esta se basa en legalidad, fidelidad y sinceridad.

“El que ha de reprender, debe ser irreprensible”. (Juan Ibarrola, Milenio, Al Frente, p.3)

.

.

Retrovisor / Prioridad 4T: romper la coalición opositora

Cuando el presidente López Obrador les pidió a los diputados del PRI que se rebelaran contra su dirigencia, es porque sabía que Rubén Moreira Valdez estaba al frente de un grupo que sí quería votar a favor de la reforma constitucional eléctrica.

Como lo declaró en tribuna este domingo 17 de abril, el jefe de los priistas en San Lázaro, en el ánimo de su bancada pesaba la conclusión de que “hay empresarios que aprovechan de muy mala fe la legislación para generar ganancias más allá de lo permitido”.

El exgobernador de Coahuila no pudo convencer al dirigente del PRI, el también diputado Alejandro Moreno Cárdenas, quien antepuso el pragmatismo de la sobrevivencia: mejor aliado del PAN que satélite de Morena.

Moreira Valdez terminó por ceder y disciplinarse a la definición de su partido: mantener la coalición de Va por México por el resto del sexenio.

A juzgar por la reacción del presidente López Obrador y los reclamos de Morena en la Cámara de Diputados, más que cambios legislativos para un mayor control del mercado de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), los promotores de la reforma buscaban ampliar sus márgenes de poder político.

Las declaraciones mañaneras lo constatan: al mandatario no le preocupan las demandas de los inversionistas extranjeros. Lo que le duele es que los priistas se hayan negado a esa unión retórica y simbólica que les ofreció, a través de reivindicar juntos al presidente López Mateos y su nacionalización de la industria eléctrica.

Y aunque el presidente López Obrador sostiene que sus propósitos de soberanía energética están garantizados con la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la llamada ley Bartlett, sigue llamando a Morena y a sus seguidores a desplegar un linchamiento electoral contra “los traidores a la patria”, léase, los diputados del PAN, PRI, PRD y MC que, según insiste, ya se desnudaron como “un solo bloque conservador”.

Se trata de una disputa política que busca y seguirá buscando seducir, someter, sujetar, anexar y dividir a los priistas que aún se resisten a la hegemonía presidencial y que ahora se vuelven todavía más codiciados, en tanto se dicen firmes en la alianza con Acción Nacional.

Son, sin duda, aspiraciones viables para un López Obrador que, en plena efervescencia electoral de 2018, consiguió que Peña Nieto le cerrara el paso a cualquier arreglo del PRI con el PAN e hiciera el trabajo sucio de perseguir al abanderado presidencial panista.

¿Por qué no iba a lograr una negociación con los 70 diputados priistas, si antes construyó diferentes acuerdos con sus gobernadores en Sinaloa, Sonora, Hidalgo, Campeche y Oaxaca, a quienes los representantes de Morena en el Congreso jamás criticaron?

Quizá ya hemos normalizado estos detalles que, sin embargo, ilustran el resguardo que el partido en el poder hace de Peña Nieto, nunca nombrado en el debate eléctrico, aun cuando fue el artífice de la demonizada reforma energética de 2013.

Priista hasta 2017, el jefe de Morena en San Lázaro, Ignacio Mier Velazco, confió en que la estrategia de avasallamiento presidencial con los del PRI, habría de reproducirse a nivel parlamentario. Por ósmosis, sin necesidad de sentarse a arrastrar el lápiz ni a construir consensos.

Porque el ejercicio de la política entre representantes de diferentes filiaciones partidistas está descartado que un López Obrador que, además y él lo sabe, cuenta con la admiración de amplios bastiones priistas por su liderazgo y capacidad de hacer sentir siempre la plenitud de su poder. Como sucedía en los mejores días de Salinas de Gortari.

Y es que en realidad el Presidente de la República no necesitaba a los priistas para sentarse a la mesa a renegociar contratos y permisos con productores privados de energía, como terminará sucediendo y como se lo pedían desde antes de la reforma los empresarios. No.

Lo que sucede es que a falta de un partido en serio, porque Morena sólo es la marca del movimiento social que él lidera desde sus conferencias matutinas, la 4T sigue necesitando a los priistas y a los expriistas, a quienes da prioridad a la hora de repartir candidaturas.

El próximo 5 de junio, Oaxaca, otrora bolsa de votos priistas, pasará a manos de Morena. Lo mismo puede ocurrir en Hidalgo, donde es un secreto a voces lo poco que le importa al gobernador Omar Fayad apoyar a su compañera de partido Carolina Viggiano, abanderada de la coalición Va por México, y esposa del diputado Moreira, a quien López Obrador colocó con jiribilla en la lista de posibles presidenciables.

Paralelamente, el Presidente de la República enviará pronto sus reformas en materia electoral y de la Guardia Nacional al Congreso, donde de nueva cuenta someterá a prueba la cohesión de la alianza opositora.

Y más que seguir descalificando al Instituto Nacional Electoral (INE) e imaginar en voz alta su hipotética destrucción, Morena y su máximo líder necesitan contener el avance de Va por México en el Estado de México y en Coahuila en 2023. Y en las elecciones presidenciales de 2024. De eso se trató la batalla perdida del domingo. Pero la guerra seguirá. (Ivonne Melgar, Excélsior, Nacional, p.7)

.

.

Apuntes de la aldea global / El camino de la deslegitimación

La pensadora francesa Chantal Mouffe ha insistido en que su formulación de la política como agonística, en buena medida inspirada en Carl Schmitt, implica la legitimidad de los rivales. Para que haya política y, específicamente, política democrática, es indispensable que tanto el gobierno como la oposición gocen de plenas garantías para su ejercicio público.

La deslegitimación mutua entre gobierno y oposición comienza por el lenguaje. En países no democráticos los opositores carecen de derechos porque son asumidos como enemigos de la nación. A esa deslegitimación corresponde otra: la de las oposiciones que consideran al gobierno como una entidad espuria, que debe ser removida del poder por la fuerza o bajo presiones.

Es por ello tan preocupante que en un país como México, bajo una democracia en consolidación, el lenguaje político vaya adoptando poco a poco el tono de la deslegitimación que caracteriza a los diversos modelos autoritarios. Gobierno y oposición comienzan a interactuar verbalmente, ya no como rivales o adversarios, sino como enemigos que deben ser aniquilados.

No deja de ser revelador que este deterioro del lenguaje político en México se produzca en el momento de la historia del país, más claramente inscrito en la normatividad de las democracias modernas. Pero aun en democracia, el camino de la deslegitimación de actores políticos conduce a la degradación y el envilecimiento del orden cívico

La figura de la “traición a la patria”, tipificada con precisión en el Código Penal federal, como un delito grave, se maneja sin escrúpulos para catalogar al rival. De acuerdo con el artículo 123 de ese código, la traición a la patria se produce cuando se realizan “actos de hostilidad” o “contra la independencia, soberanía e integridad de la nación”, por medio de “acciones bélicas” o de espionaje, bajo las órdenes de un gobierno extranjero. Se trata de un delito castigado con penas de entre 5 y 40 años de cárcel.

Cuando los contendientes públicos en una democracia se tratan como traidores a la patria se genera una desnacionalización de los actores políticos. Al aparecer como antinacionales, legisladores, dirigentes partidistas o líderes de opinión pierden porciones de legitimidad ante la ciudadanía. Ese desplazamiento va más allá de la política como guerra por otros medios e incentiva una criminalización que envilece la vida pública.

La criminalización abre la puerta al desconocimiento mutuo, pero también al descrédito de la ley. Si unos y otros son traidores y no son juzgados por ese delito grave, el Código Penal comienza a ser invocado como un documento inútil. La opinión pública hecha escenario de una criminalización verbal, que no se traduce en procesamientos judiciales, es un síntoma grave en cualquier sistema político.

La deslegitimación mutua entre gobierno y oposición comienza por el lenguaje. En países no democráticos los opositores carecen de derechos porque son asumidos como enemigos de la nación. A esa deslegitimación corresponde otra: la de las oposiciones que consideran al gobierno como una entidad espuria, que debe ser removida del poder por la fuerza o bajo presiones

El abuso de calificativos y epítetos no es una consecuencia natural de la polarización, la lucha de clases o el conflicto entre el pueblo y las élites. Las políticas sociales más progresistas y radicales pueden conducirse a través de pactos y negociaciones entre diversas corrientes del espectro ideológico. La descalificación entre rivales no es inevitable ya que el lenguaje público no se reproduce por generación espontánea sino que es, también, una construcción política.

No deja de ser revelador que este deterioro del lenguaje político en México se produzca en el momento de la historia del país, más claramente inscrito en la normatividad de las democracias modernas. Pero aun en democracia, el camino de la deslegitimación de actores políticos conduce a la degradación y el envilecimiento del orden cívico. (Rafael Rojas, Informativa, p.4)

.

.

“¿Qué, les digo a mis hijas y nietas que las matarán?”

Solo la escucho.

No sé qué más hacer.

No sé cómo responder a su pregunta.

Ha caído una nube de pesadumbre sobre el ánimo de ella (y el mío).

Una niebla oscura y pesada que se extiende hacia miles de personas a través de las redes sociales: el caso de Debanhi, la joven levantada y luego asesinada en Nuevo León, nos ha sacudido -otra vez- la conciencia.

Nos ha sacado de esa postración colectiva que normaliza la violencia feminicida, las muchas violencias cotidianas contra las mujeres, en este país tan macho y misógino que cada vez debe avergonzarnos más porque, de muchas maneras, avala lo inadmisible. Y lo hace cotidianamente, nueve o diez veces al día, porque ese es el infame promedio diario nacional de mujeres víctimas de feminicidios y homicidios dolosos en este México del 2022.

Con la mirada tristísima, con los ojos inundados de lágrimas, con el semblante abatido, me vuelve a repetir mi amiga Valentina:

-¿Qué les digo a mi hija y mis dos nietas? ¿Qué les digo, que un día las matarán?

Silencio.

“¿Qué les digo a mis nietas cuando crezcan? ¿Qué tal vez una madrugada terminen como Debanhi, vejadas, golpeadas, aterrorizadas, asesinadas, tiradas y hundidas en una cloaca? ¿Qué les digo a mis nietas, eh? ¿Que no vayan a una fiesta con sus amigas? ¿Qué ahí habrá hombres que abusarán de ellas y que nadie podrá impedirlo? ¿Que no se suban y luego bajen de un taxi si el chofer del mismo intenta manosearlas, que se aguanten? ¿Qué en este país no pueden esperar a la vera de un camino a que alguien las lleve sin peligro, otro taxi, porque algún monstruo vendrá a exterminarlas de la forma más horrenda sin que nadie lo impida?”

Silencio.

“¿Sabes?, esta mañana quise tuitear algo hermoso, algo positivo, algo gracioso, algo estimulante hacia el fin de semana, quizá un tuit sobre la Fiesta del Libro y la Rosa, que este weekend regresa de forma presencial en el Centro Cultural Universitario de la UNAM, y no pude. Simplemente no pude. Sentí que no tenía derecho a gozar nada frente al dolor de los padres de esa joven. Así la losa, el sepulcro emocional…”

Silencio.

“¿Qué les digo a mis nietas? ¿Que en México siempre vivirán con miedo, que un día alguien de su entorno familiar o amistoso puede abusar de ellas? ¿Qué en la escuela y en la prepa y en la universidad y luego en el trabajo las acosarán sexualmente? ¿Qué un día un novio o esposo las puede golpear, vejar, humillar, violar? ¿Qué en sus trabajos las menospreciarán por ser mujeres y que les pagarán menos? ¿Qué las agobiarán mentalmente hasta hacerlas dudar de ellas mismas?”

Silencio. Me mira como implorando que la ayude a terminar con una tiranía que es visible porque ahí está, en decenas de historias cotidianas, en las cifras que avergüenzan porque dan cuenta de miles de mujeres asesinadas, pero es incontenible porque está agazapada en la invisibilidad de una sociedad cómplice del impune machismo que la corroe.

Hoy, al ver una y otra vez las noticias sobre la desgracia de Debanhi, que será la de 240 o 270 mujeres al terminar abril, la de alrededor de tres mil 240 mujeres al acabar este año, la de 3,240 familias mutiladas cuando concluya 2022, y tal como le sucede a mi amiga, todo parece gris. Todo parece fútil junto al drama que estamos viviendo. Todo ese odio que emana de la clase política mexicana, donde unos tachan de traidores a la patria a otros, y esos otros les llaman fascistas a los unos, francamente da nauseas por la insensibilidad que exhiben y esparcen.

Cuánto dolor, cuánta desesperanza.

BAJO FONDO

Ante las críticas por la tardanza del gobierno de Nuevo León para encontrar a Debanhi Susana Escobar Bazaldúa, el secretario de Seguridad, Aldo Fasci Zuazua, informó que se trató de… “una falla humana masiva” de las instituciones que participaron en la búsqueda. Una falla humana masiva es su forma de explicar la impericia e incapacidad de los suyos para proteger e investigar, ineptitud que se extiende por todo el país, ya que nueve de cada diez asesinatos quedan impunes en México.

Y el genio agregó que… hay personas que no han sido localizadas en 20 años. Algo así como: “Mire, señora mutilada de su hija, dese de santos que se la encontramos muerta en unos días, porque hay gente, como Rosario Ibarra, que se murió sin saber dónde quedó su hijito asesinado”

Perdón, pero hace rato que estamos jodidos…

AL FONDO

En este país, desde 2015 y hasta 2021, han sido contabilizadas 5,530 mujeres víctimas de feminicidio, de acuerdo a las cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Dimensione: la mitad del aforo del Auditorio Nacional ocupada por los cuerpos de las mujeres asesinadas. Una butaca sí, una butaca no. Cinco mil quinientas treinta vidas mutiladas, 5,530 existencias aterrorizadas y destrozadas, 5,530 familias devastadas a manos de un pequeño ejército de miles de machos feminicidas que impunemente han acabado con las existencias de adolescentes y adultas que no tenían porque haber muerto.

¿Cómo explica Valentina esa cifra a sus nietas cuando sean adolescentes? ¿Qué les dice? Mijitas, ni modo, ustedes pueden ser una de esas 790 mujeres que serán despiadadamente ejecutadas cada año, dos por día, que justamente, puedes ser ustedes dos, chiquitas. Ya qué.

Y además se han contabilizado, también desde 2015 y hasta 2021, 17 mil 620 mujeres asesinadas, víctimas de homicidio doloso. Todas, las 10 mil butacas del Auditorio Nacional, repletas de cuerpos de mujeres asesinadas y, en siete de cada diez asientos, otro cadáver encima del primero.

En total, 23,150 mujeres víctimas de feminicidios y homicidios dolosos en siete años. Dos Auditorios Nacionales llenos y un tercero ocupado en su tercera parte por los restos de esas niñas, adolescentes y mujeres.

Todos esos rostros nos van a perseguir el resto de nuestras vidas. En cien años se hablará de esta sociedad mexicana del siglo veintiuno que permitió esta infame matazón perpetrada por un pueblo macho y misógino. Y monstruoso.

Nueve mujeres al día. Una vergüenza. Una tristeza y un desconsuelo inconmensurables. No habrá patria plenamente hermosa de la cual sentirnos orgullosos y en la cual vivir en paz mientras esta masacre de mujeres continúe, por más que simulemos, en nuestras existencias cotidianas, que nada pasa…( Juan Pablo Becerra-Acosta M., El Universal, Nación, p.5)