23 de septiembre de 2021

COLUMNAS DE OPINIÓN

Columnas políticas del miércoles 25 de agosto de 2021

Templo mayor

¿ALGUIEN SABE si Enrique Peña Nieto fue corriendo a tramitar un amparo? ¿O sigue tan campante luciéndose en Instagram? La pregunta viene al caso porque -ya ven que nunca faltan los malpensados- hay quienes creen que lo de la FGR no es cacería, sino pantomima.

Y ES QUE, casuaaalmente, la supuesta acción judicial en contra del ex Presidente y de Luis Videgaray surge justo ahora que se acusa a la Fiscalía de actuar de manera parcial y partidista al enfocar sus baterías únicamente hacia Ricardo Anaya. Y del resto de los involucrados en la trama de los sobornos de Emilio Lozoya, simple y sencillamente no se acuerda de ellos.

CONOCIENDO la manera en que Andrés Manuel López Obrador usa la justicia como arma de presión política, no sería raro (y tampoco aceptable) que la posibilidad de enjuiciar a Peña fuera una artimaña para obtener algo de los priistas.

SI EN la nueva Legislatura de pronto el PRI decide romper el bloque opositor y ponerse a las órdenes de Morena… ya saben por dónde va la cosa.

***

A PROPÓSITO de traiciones tricolores, en San Luis Potosí los priistas, de forma repentina, abandonaron la impugnación del triunfo de Ricardo Gallardo. Dejaron solos a panistas y perredistas, a pesar de que formaban una coalición y, se supone, tienen los suficientes elementos para poner en duda la legalidad de la elección para gobernador.

EL FRENÓN del PRI se dio justo cuando los líderes nacionales de los tres partidos andaban en Washington denunciando lo que llaman la narcoelección que benefició a Morena. No está claro si la maniobra potosina fue a espaldas de Alejandro “Alito” Moreno… o si el campechano les clavó un puñal en la espalda a sus aliados.

***

DE LOS mismos genios que crearon éxitos como la empresa de gas del gobierno, la empresa de fertilizantes del gobierno, el banco del gobierno y la empresa de internet del gobierno, ahora llega… ¡la aerolínea del gobierno!

CON convocatoria para crear una línea aérea que operará en Santa Lucía y que empleará a los trabajadores de Mexicana en un modelo parecido a cooperativa, la 4T busca entrar de lleno al mercado de la aviación. Y, no es por andar de aguafiestas pero… si no han podido ni con el avión presidencial, ¿a poco van a poder manejar una flota de 60 aeronaves? Al menos esa es la meta para los primeros cinco años de operación de AeroBienestar, Morena Airlines, Pejicana de Aviación o como sea que le vayan a poner a la nueva ocurrencia de AMLO. (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p. 8)

Bajo reserva

La austeridad republicana usa reloj

Nos comentan que pese a que en Palacio Nacional aseguran y perjuran que ya se terminaron los lujos y gastos innecesarios en el gobierno federal, al parecer esto no ha sido escuchado por la Secretaría de  Agricultura y Desarrollo Rural (Sader). Nos detallan que en los próximos días, esta Secretaría estará desembolsando cientos de miles de pesos de dinero público para comprarle a sus dos sindicatos 722 relojes de pulso para dama y caballero, así como otras 722 placas grabadas, claro para festejar a sus agremiados, y reconocer sus años laborando. Nos detallan que esta semana la Sader lanzó la licitación para adquirir estos objetos, en los que se detalla que deberán llevar grabados los logotipos de los sindicatos de esta dependencia federal. Será este 27 de agosto cuando se conozca el fallo de la empresa que se llevará el  contrato, y el cual, obviamente, será pagado con dinero público. Así que mientras hay austeridad para algunos, para otros hay monedas de oro y relojes, curiosa interpretación de la austeridad republicana.

Bartlett esta vez levantó el sistema

Vaya que si sudaron las autoridades jurisdiccionales electorales, ya que hoy empieza, en Campeche, el recuento de votos de la elección para gobernador, pero desde ayer comenzaron a llegar los paquetes al Centro de Convenciones, en donde se llevará a cabo el nuevo conteo. Sin embargo, ayer por la mañana  se encendieron las alertas, pues en el recinto no había luz. De inmediato se llamó a la Comisión Federal de Electricidad para que solucionara el problema, con lo que la energía llegó, pero hasta las cuatro de la tarde. Esta vez, nos dicen, Manuel Bartlett, mandamás de la CFE, ayudó a levantar el sistema para que se pudieran contar bien los votos. Quién dice que las cosas no han cambiado con la autollamada Cuarta Transformación.

Adelantan elección de presidenta del Senado

Ante la efervescencia que hay en el grupo parlamentario de Morena en el Senado por la elección de la nueva presidencia de la Mesa Directiva, que estaba programada para el sábado, el líder de la bancada, Ricardo Monreal, decidió adelantar el proceso electivo para el viernes. Don Ricardo, nos dicen, considera que es preferible tener presidenta electa desde el inicio de la reunión plenaria del próximo fin de semana para evitar distracciones y grillas en la discusión de la agenda legislativa. Eso sí, don Ricardo advirtió que una vez que se tenga el resultado de la elección, todos los integrantes del grupo parlamentario deberán apoyar a quien resulte favorecida entre Ana Lilia Rivera, Marybel Villegas, Imelda Castro y Bertha Caraveo. Nos hacen ver que suficientes problemas tiene ya Monreal, como para que se cree un conflicto en la bancada por la elección de la presidenta del Senado.

El nuevo financiero en la  bancada de Morena

¿Quién será el nuevo alfil morenista en San Lázaro para confeccionar el Presupuesto lopezobradorista? Nos cuentan que ahora que ya no estarán diputados morenistas para la 65 Legislatura como Alfonso Ramírez Cuéllar o Pablo Gómez, que le entendían a los números,  el coordinador Ignacio Mier tendrá que echar mano de otros legisladores para sacar adelante el cuarto Presupuesto de Egresos de la Federación del presidente, Andrés Manuel López Obrador. Nos adelantan que hay dos tiradores a los que Mier está volteando a ver para que encabecen la Comisión de Presupuesto, y confeccionen el Presupuesto de cara al 2022 y ya sin una mayoría calificada. Se trata de Erasmo González y Carol Antonio Altamirano, ambos diputados reelectos. Nos cuentan que don Erasmo ya presidió este órgano legislativo en la concluyente Legislatura y es uno de los preferidos del líder morenista, Mario Delgado. El otro candidato, el oaxaqueño Carol Antonio Altamirano también tiene experiencia en finanzas y sí le interesa esta presidencia, nos dicen. Pero además de eso ya ha sido tres veces legislador federal y siempre ha integrado las comisiones de Presupuesto y Hacienda. Quien acabe por llegar tendrá que bregar, pues la nueva conformación de la Cámara no será nada cómoda para la negociación. (El Universal, Nación, p. 2)

Trascendió

Que Ricardo Anaya, ex candidato presidencial, tiene razón cuando ve difícil que el juez de control Marco Antonio Fuerte lo dejara libre en caso de presentarse a la audiencia en la que la FGR pretende imputarle lavado de dinero, cohecho y asociación delictuosa, pues fue el mismo que impidió al ex senador Jorge Luis Lavalle, quien afronta los mismos delitos derivados de sobornos de Emilio Lozoya, enfrentar su proceso en libertad.

Que por cierto, dicen en el PAN que no todos en casa vieron con malos ojos la andanada contra Ricardo Anaya, pues en el Bajío Francisco Domínguez y en el Sureste Mauricio Vila celebran que les quiten del camino a un suspirante presidencial y cuentan que hasta Marko Cortés se deshace así de una “losa muy pesada” en la búsqueda de su reelección como dirigente blanquiazul.

Que la nueva bancada de MC en la Cámara de Diputados impulsará una iniciativa del ex secretario de Salud y legislador electo Salomón Chertorivski para designar una comisión independiente de expertos encargada de evaluar la estrategia gubernamental contra la pandemia y, en su momento, pedir cuentas por las más de 600 mil muertes estimadas, más allá de las cifras del subsecretario Hugo López-Gatell.

Que el gobierno de Oaxaca, en voz de su secretario de Finanzas, Vicente Mendoza, aprovechó la comparecencia ante el Congreso local para advertir que México deja de recaudar 120 mil millones de pesos anuales a causa de un inadecuado cobro de predial y agua, y para darle un rayón a Gabino Cué, de quien se heredó una deuda de 29 mil 500 millones de pesos, que dice que se ha reducido 37 por ciento con ajustes administrativos y renegociación de intereses. (Milenio Diario, La Dos, p. 2)

Rozones

Hasta el cocodrilo se perdió en Zacatecas

Nos cuentan que en Zacatecas ya se prepara la transición del gobierno del PRI a Morena, pero resulta que, en el camino, el gobernador electo, David Monreal, detectó que el partido en el poder no sólo perdió las últimas elecciones, sino también computadoras, tabletas ¡y hasta un cocodrilo! Sí: desapareció del zoológico un reptil. Según Monreal, no aparecen varios artículos de oficina y otros que son patrimonio del Estado, como obras de arte, actos de los que incluso cuenta con videos. Con todos esos hallazgos ya se preparan las denuncias correspondientes y la revisión continúa, no vaya a ser que después también, nos comentan, el gobernador saliente, Alejandro Tello, se vaya a perder. Uf. •

Campeche: recuento en vivo y a todo calor

Tres años después de que realizó el recuento de las elecciones de Puebla, hoy el TEPJF verificará de nuevo el voto por voto de una elección de gobernador, esta vez en el caluroso Campeche, donde estará en juego el triunfo de la morenista Layda Sansores. Ayer, nos dicen, se realizó el traslado de los mil 190 paquetes electorales provenientes de los 21 distritos de Campeche que se abrirán para el recuento. El Centro de Convenciones del estado está bajo resguardo de la Guardia Nacional y de la Armada de México, además de que es vigilado por huestes de Morena que, dijeron, se instalaron para que nadie se robe un solo voto de los que ya se le otorgaron a Sansores para ganar la gubernatura. Y precisamente para evitar suspicacias, el Tribunal Electoral hará la transmisión en vivo de todo el proceso del recuento.

Programa que se consolida

Además de por su amplitud, la efectividad de los programas sociales radica también en la constancia con que éstos se ejecutan. De ahí la relevancia que ha ido adquiriendo, nos comentan, el llamado Salario Rosa, instrumentado por el gobierno del Estado de México. Y es que, en la entidad a cargo de Alfredo del Mazo, no se ha perdido la continuidad en el proceso de integración de beneficiarias. Ayer, por ejemplo, se sumaron seis mil 200, pero acaso la cifra que destaca es la del total que ya supera las 411 mil. En el municipio de Villa de Allende, el mandatario estatal ofreció la garantía de la dispersión de recursos, mientras el otro componente del programa, el del desarrollo de capacidades, se alista para reactivarse una vez que lo permita la pandemia.

Un buen esfuerzo de información

Nos dicen que ante los vacíos de información cierta y verificada relacionada con las variantes del virus SARS-CoV-2 y también con las vacunas contra la Covid-19, donde se están poniendo las pilas para que la comunidad pueda estar bien orientada es en la Amelaf, organización que dirigen Arturo Morales y Juan de Villafranca. Y es que resulta que en dicha agrupación decidieron expandir los  anales actuales de información con los que llegan a sus agremiados de la industria farmacéutica, para alcanzar al público en general. En esa suerte, nos cuentan, el próximo 31 de agosto la doctora en Ciencias Médicas, Rosa María Wong, platicará vía redes con la gente interesada en estos temas. La labor social de orientación nunca está de más y menos cuando la pandemia sigue vigente y con cifras muy altas.

No llegó el invitado de los petistas

A quienes dejaron plantados en su reunión plenaria fue a los diputados de la siguiente legislatura del Partido del Trabajo. Y es que resulta que no acudió a la invitación el director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, quien, nos aseguran, finalmente se disculpó. No obstante, se tiene previsto que el funcionario acuda a la plenaria de sus aliados de Morena esta misma semana. Por cierto que con quien sí pudieron charlar los petistas fue con el nuevo secretario de la Función Pública, Roberto Salcedo, y este miércoles harían lo propio con dos funcionarios con relevancia en estos momentos: la secretaria de Energía, Rocío Nahle, y el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto. •

MC y el síndrome del guapo

Resulta que Movimiento Ciudadano se puede convertir en el partido guapo de la fiesta, ése con el que todos quieren bailar. Y es que resulta que la bancada del partido que creó Dante Delgado ya advirtió que no tendrá alianzas fijas con ninguna fuerza política, ya sean Morena y sus aliados o Va por México y los suyos. Nos dicen que, aunque ya les han tratado de endulzar los oídos a varios de sus diputados federales para ver si se acercan a otras bancadas, la respuesta ha sido un no tajante. Por lo pronto, los más avezados en materia de bailes legislativos nos aseguran que una vez que se conozca su agenda de MC a detalle se verá con quién podría aproximarse. Y es que, nos dicen, si bien ahorita están dando la espalda a todas las fuerzas políticas, en algún momento deberán recordar que hay bailes que no se pueden ejecutar sin compañero. ¿A poco el guapo se va a quedar solo? (La Razón, La Dos, p. 2)

Duda razonable // ¿Por qué se fue Anaya?

He escuchado más de una vez decir a uno de los mejores y más decentes abogados penalistas mexicanos que si algún día por quién sabe qué razón la autoridad judicial viene por uno, hay que salir corriendo y huir.

Tiene razón. Es un poco trágico escuchar al Presidente hablar de que ahora Ricardo Anaya debería enfrentar la justicia y presentarse a proceso, o al líder de su partido decir algo similar, pero en su caso con el lenguaje con que el itamita se hace pasar por pueblo.

Hace muchos años, lustros, décadas, que eso no funciona en México. Es más, recuerdo que es el mismo Presidente el que hace apenas unas semanas denunció y criticó al Poder Judicial por tener tantos casos de procesados en las cárceles.

Se cuidó el Presidente de no mencionar a las fiscalías, incluida la federal, que es igual de responsable del podrido sistema de impartición de justicia. Y se cuidó, por supuesto, de recordar que ha sido este gobierno y su partido quienes han impulsado el dramático aumento en el catálogo de delitos que ameritan prisión preventiva que, a su vez, ha incrementado el número de personas no sentenciadas tras las rejas.

En el último reporte oficial, en las prisiones de México hay 220 mil 393 personas por ambos fueros, el federal y el común. De esas, 94 mil 159 no tienen sentencia y miles y miles tienen tres, cuatro, cinco, 10 o más años ahí esperando una decisión. Cuatro de cada 10 presos no son culpables, no según la Constitución. En el caso de delitos del fuero federal, 44 por ciento de los presos no tienen sentencia. (Carlos Puig, Milenio Diario, Al frente, p. 2)

Quebradero // El problema es de todos

Retomemos el tema de ayer. La oposición optó por presentar una demanda en Washington sobre la presunta presencia e influencia del narcotráfico en el pasado proceso electoral.

No queda claro por qué lo hizo de esta manera. Como todo cabe, igual pudo ser por su abierta desconfianza en los aparatos de justicia, porque querían de alguna forma poner en duda el proceso y los triunfos de Morena como si ellos no estuvieran en el mismo barco y, finalmente, también cabe que de manera cuestionable busquen entrar en los terrenos de lo que con razón se llama “politiquería”.

Sin que sea algo nuevo, en el pasado proceso electoral se evidenció una mayor presencia del narcotráfico en las elecciones, siendo en algunos municipios significativa e intimidatoria.

Por muchos motivos el asunto es delicado, y también porque lo que deriva de ello es que los problemas se enquistan, siendo realmente difícil salir de ellos dejando el terreno a los dictados del narcotráfico.

Es definitivo que para que las cosas cambien se requiere de tiempo, de políticas públicas de largo alcance y, sobre todo, de estrategias efectivas en seguridad. (Javier Solórzano Zinser, La Razón, La Dos, p. 2)

Cárceles federales: incapacidad e inseguridad

“Normalmente hablaba los viernes y los martes, pero desde la semana del 28 de junio al 4 de julio no se comunicó. La siguiente semana, que fue del 5 al 11 de julio, tampoco lo hizo. Estábamos angustiadas porque no sabíamos nada de él…”, me comenta Stephanie, quien con lágrimas en los ojos y un nudo en la garganta vivió desesperación por días al no saber nada de su tío, quien se encuentra privado de la libertad en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) 14 de Gómez Palacio, Durango.

En los últimos días, he recibido mensajes de muchas personas que buscan desesperadamente ayuda, pues temen por la vida, la seguridad y la integridad de sus familiares que se encuentran privados de la libertad.

Así fue como Stephanie me contactó. Ella comenta que, en el Cefereso de Durango, las autoridades y personas de aquel centro golpearon brutalmente a las personas privadas de la libertad, los dejaron sin alimentos, sin ropa, sin pertenencias, sin agua potable, cortaron la comunicación con sus familiares quienes no sabían qué estaba pasando al interior del centro.

Estas prácticas deleznables, hoy son usadas inútilmente como una “estrategia” para “recuperar el control y la gobernabilidad al interior de los centros”. Sin embargo, el objetivo está lejos de cumplirse. Por el contrario, tan sólo el Cefereso de Gómez Palacio acumula más de 90 denuncias por tratos inhumanos y degradantes a las personas privadas de la libertad a grado tal de acabar con la vida de una de ellas por el nivel de brutalidad y violencia que se ejerció.

Los familiares, como decenas más, han solicitado una respuesta del titular del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, José Ángel Ávila Pérez, quien no los ha escuchado, mucho menos recibido. Los oídos sordos, la incapacidad y la impunidad han predominado.

Durango no es el único caso. Los motines son cada vez más frecuentes. Recientemente en el Cefereso 15 de Chiapas, las personas privadas de la libertad hicieron una huelga pacífica en el patio central para exigir lo básico: alimentación y agua.

Preocupa ver la realidad de nuestras cárceles federales, pero preocupa más atestiguar la ausencia de autoridades penitenciarias que han sido incapaces de garantizar el respeto a los derechos humanos y el acceso a necesidades básicas de su población.

Sobre todo porque el presidente López Obrador ha puesto énfasis en mirar lo que sucede en las cárceles y ha mostrado sensibilidad por lo que pasa con las personas privadas de la libertad. Sin embargo, desde el Órgano encargado de los reclusorios federales, no estarían compartiendo su visión. Ávila Pérez no parece darle la prioridad que el presidente demanda.

***

De nada sirve contar con centros penitenciarios de grandes dimensiones si en el día a día existen autoridades que violan sistemáticamente el derecho a la integridad. Estamos atravesando una crisis aguda en materia de seguridad y los centros penitenciarios juegan un rol clave para crear condiciones de paz para todas y todos, sin embargo, hay autoridades que no comprenden su función y en lugar de garantizar el derecho a la reinserción, implementan “estrategias” que lo único que logran es vulnerar y poner en riesgo a la población.

La crisis al interior de los centros penitenciarios hace que la inseguridad sea una bomba de tiempo. Prácticas como el uso de celulares por parte de cabecillas de células delictivas en las cárceles son ejemplos de cómo la delincuencia opera desde la impunidad que permite que los mismos grupos delictivos logren coordinarse y operar desde el interior de los centros.

Si aspiramos a contar con un México sin corrupción y en paz necesitamos con urgencia que los encargados de delinear las políticas de seguridad y reinserción conozcan la realidad de las cárceles del país para incluirlas en la estrategia. Pero mientras quienes estén al frente desconozcan las dinámicas de los reclusorios, nos estacionaremos en un círculo vicioso. Se requieren perfiles que comprendan, sí, y que también crean, con humanismo, en la importancia del respeto al Estado de Derecho; servidores públicos que garanticen el respeto a los derechos humanos y el derecho a la reinserción. (Saskia Niño de Rivera, El Universal, Opinión, p. 10)

En tercera persona // Una candidata que pidió permiso a la mamá de El Chapo y otras historias…

De cara a las elecciones del 6 de junio pasado, una candidata a la presidencia municipal de Badiraguato, Sinaloa, recibió la noticia de que su designación no era bien vista por los “señores” que mandan en aquel estado: a un mes de iniciada la campaña uno de sus operadores había sido privado de la libertad.

Su caso formó parte de la serie de hechos con que los presidentes de la coalición  PRI-PAN-PRD denunciaron ante la Organización de los Estados Americanos, OEA, la intromisión del crimen organizado en los comicios, ya fuera palomeando, aprobando, rechazando, “bajando” e incluso asesinando candidatos en amplias regiones de México.

A través de un “enlace”, la candidata solicitó audiencia con la madre del Chapo Guzmán, la señora Consuelo Loera, y le pidió que intercediera por ella ante los nuevos jefes del Cártel de Sinaloa, Ovidio Guzmán López, Iván Archivaldo Guzmán Salazar y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, conocidos como Los Chapitos.

Recibió el mensaje de que podía continuar: “La política es de los políticos. No nos metemos”.

Hay un relato de todo esto publicado en el semanario Ríodoce: entrevistas realizadas por el columnista lo confirman.

Según ese relato, alguien cambió de pronto de opinión. La noche anterior a la elección, un cuñado de la candidata fue golpeado, y cinco de sus colaboradores amenazados en sus domicilios.

El 6 de junio en la mañana un hermano de la candidata fue secuestrado. Ella fue al ministerio público a denunciar el hecho.

Pero sobre todo se encargó de dar entrevistas en varios medios de comunicación.

“Hace media hora levantaron a mi hermano. Un grupo de hombres armados llegó a una palapa en tres vehículos y se lo llevaron. Yo lo único que pido es que me devuelvan a mi hermano, yo no quiero la candidatura a presidencia municipal, me deslindo…”, declaró la candidata.

Ese día se encerró en una casa a piedra y lodo, y ni siquiera los dirigentes de su partido la lograron localizar. Su hermano fue liberado cuando ya las casillas habían cerrado.

Esta historia se replicó en al menos 20 municipios del Estado de México. Varios candidatos fueron levantados y conducidos a una brecha en la que los esperaba, a bordo de una camioneta, uno de los hermanos Olascoaga, líderes de la Familia Michoacana.

Olascoaga les informó que no estaban “autorizados” para seguir con su campaña y que lo mejor que podían hacer era apartarse.

He relatado en entregas anteriores lo que sucedió en Michoacán y Guerrero, según los datos contenidos en el informe: el Cártel Jalisco y la Familia Michoacana operando la elección en apoyo de candidatos a alcaldes y gobernadores.

Esto no fue todo.

Hechos como los anteriores se desencadenaron  también en Veracruz, Guanajuato, San Luis Potosí, Sonora, Baja California, Chiapas, Chihuahua, Hidalgo y Jalisco.

Ocurrieron en Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, Tabasco y Tamaulipas.

Tal vez no hemos visto, no tenemos claro aún la inmensidad de lo que acaba de suceder en México durante el pasado proceso electoral.

La suma de violencia, de sangre, de muerte, con que la delincuencia organizada operó para asegurarse de que, en regiones enteras de dichos estados, candidatos “arreglados”, “apalabrados”, “bendecidos”, comiencen a gobernar.

En donde se ponga un ojo, aparece un México de horror. Un México víctima o un México comprometido: un México en el que no se sabe qué, y en el que hasta hoy la única certeza es que hubo cientos de muertos.

No sé quién es en realidad Iván Plancarte. Fue candidato del Verde a la alcaldía de Uruapan. A causa de su apellido –que es el mismo que el del hombre que fundó Los Caballeros Templarios— fue considerado miembro de esta familia criminal y sus hijos fueron “levantados”. No regresaron nunca.

Plancarte comenzó a buscarlos. Supo que los tenían trabajando como esclavos, fabricando drogas en un narcolaboratorio. Luego, todo rastro de ellos se perdió.

El de Iván Plancarte también, porque en cuanto anunció que iba por la presidencia de Uruapan lo secuestraron. No ha vuelto a saberse de él.

Está también el caso de un precandidato de Morena a la alcaldía de Chilón, Chiapas: Pedro Gutiérrez. Lo emboscaron en un tramo carretero y el vehículo en el que viajaba con su esposa y su hijo cayó en un barranco.

La mujer logró salir y esconderse entre la maleza: desde ahí vio cómo los hombres que los atacaron bajaron a la barranca y, con un bidón de gasolina, le prendieron fuego a su esposo y a su hijo.

Esto fue lo que sucedió, y algunos prefieren no mirar. (Héctor de Mauleón, El Universal, Nación, p. 5)

Plata o plomo // Los presos viejos y la lógica del castigo

Luego de más de 30 años en prisión, Miguel Ángel Félix Gallardo, personaje central del narcotráfico en la década de los 80, regresó a la mirada pública gracias una inusual entrevista, la primera desde su detención en 1989, concedida a la cadena Telemundo.

Esto en sí mismo daría para una discusión amplia, pero la controversia se amplificó cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador agarró el tema en una de sus conferencias mañaneras y sugirió que uno de los más célebres internos del sistema penitenciario nacional podría ser beneficiario de una amnistía o indulto: “En su caso, si se termina de revisar, este asunto corresponde a la fiscalía, de que no tiene ya ningún pendiente porque ya cumplió con estar en la cárcel durante algún tiempo y que, si ya tiene derecho a salir, que yo no me opongo a eso.”

Esas declaraciones produjeron una previsible tormenta mediática. Félix Gallardo no es cualquier preso: además de ser una figura decisiva en la historia del crimen organizado mexicano, es una pieza importante en la trama del asesinato de Enrique Kiki Camarena en 1985. Dicho de otro modo, liberarlo tendría repercusiones no solo en México, sino también en Estados Unidos. No es asunto menor.

Y, sin embargo, me parece que es un tema que amerita debate. Más allá de las consecuencias políticas del caso, ¿hasta cuándo es legítimo mantener a una persona en prisión? ¿Cuáles son los límites éticos del encarcelamiento? ¿Hay alguna edad o alguna condición que convierte al castigo persistente en crueldad gratuita?

En términos esquemáticos, la imposición de un castigo por parte del Estado ha tenido tradicionalmente cuatro justificaciones:

  1. Retribución: si alguien viola una regla aceptada por la comunidad y codificada en la ley, se merece una sanción proporcional a la falta. Esto es el castigo como venganza, como restablecimiento de una suerte de equilibrio moral: ojo por ojo, diente por diente. Es la justificación más primaria del castigo.
  2. Disuasión: se castiga a una persona que comete un delito para disuadir la comisión de otras faltas, ya sea por el mismo individuo o por terceros. En esta lógica, el castigo no tiene que ser proporcional a la falta, sino suficiente para mandar el mensaje disuasivo adecuado.
  3. Incapacitación: en este caso, el castigo se justifica como un mecanismo para impedir físicamente la comisión de nuevos delitos y proteger a otras posibles víctimas. Un ladrón va a la cárcel para evitar nuevos robos. Esto, por supuesto, solo se sostiene en la medida en que haya un riesgo de que la persona privada de la libertad pueda cometer nuevos delitos.
  4. Rehabilitación: en esta variante, el castigo es una forma de transformar al que cometió una falta, de darle la asistencia debida para que, después de un periodo tras las rejas, lleve una vida en libertad alejado del delito.

Ahora consideremos el caso específico de Félix Gallardo. Es un hombre de 75 años, con una salud muy frágil, casi totalmente sordo y medio ciego. Difícilmente va a cometer muchos más delitos si sale de prisión. Lleva ya 32 años tras las rejas: mantenerlo privado de la libertad los pocos años que le queden de vida difícilmente va a tener mucho efecto disuasivo adicional. Y después de un encierro de tres décadas, probablemente ya esté “rehabilitado” o ya sea inútil seguirlo intentando.

Entonces solo queda la retribución como justificación ¿Ya pagó Félix por los crímenes que habría cometido? ¿Ya fue proporcional el castigo? No lo sé, pero no creo que él no sea una respuesta obvia.

En esto, tengo muchas más dudas que certezas. (Alejandro Hope, El Universal, Nación, p. 7)

Serpientes y escaleras // AMLO y Monreal, ¿un camino que se bifurca?

Han caminado juntos desde 1997, cuando el entonces dirigente nacional del PRD buscó al político priista que quería ser candidato a gobernador de Zacatecas, para invitarlo a dejar al PRI y ser postulado por el perredismo. De entonces a la fecha, casi 25 años después, Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Monreal han tenido siempre una relación de mucha cercanía y coordinación, en la que el zacatecano reconoce el liderazgo y la jefatura política del tabasqueño, pero al mismo tiempo que le tiene toda la lealtad a López Obrador, Monreal ha mantenido siempre su propia autonomía como político.

Esa dupla política, que impulsaron juntos el crecimiento y consolidación de dos partidos, primero del PRD y luego de Morena, hoy está a punto de la ruptura. La lealtad y cercanía que Monreal le ha profesado a López Obrador no fueron suficientes para que el Presidente se molestara y le reclamara al zacatecano una supuesta “traición” en las pasadas elecciones del 6 de junio, luego de que el grupo más radical de Morena, encabezado por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, acusaran al senador de ser el responsable de sus vergonzosas derrotas en la Ciudad de México, donde perdieron 11 alcaldías y la mayoría del Congreso local.

El Presidente no sólo enfrió la relación con Monreal al comprar las acusaciones de “traición” de los duros de la 4T, sino que hasta dejó de invitar a desayunar a Monreal a Palacio Nacional, a donde solía acudir cada semana el líder senatorial para revisar con el jefe del Ejecutivo los temas de la agenda política y legislativa. Hoy esos desayunos ya no existen y la comunicación privilegiada que tenía el zacatecano con Palacio Nacional se ha visto abruptamente interrumpida.

La señal más clara del distanciamiento —casi rompimiento dicen algunos— que hoy priva entre el coordinador morenista del Senado y el inquilino de Palacio Nacional ocurrió la semana pasada, durante los dos intentos del Presidente para que se convocara a un periodo extraordinario en el que se aprobara la Revocación de Mandato: la instrucción directa de López Obrador fue que sólo la secretaria Olga Sánchez Cordero operara como “el único conducto autorizado” para conseguir los votos de Morena y de los aliados del PT, PVEM y PES en favor del extraordinario. A Monreal, que había sido un eficiente operador en las reformas constitucionales y las iniciativas de ley importantes para la 4T, lo hicieron prácticamente a un lado, con el resultado ya de todos conocido.

Ese fue el primer aviso de que el político zacatecano ya no tenía la confianza del Presidente para operarle sus reformas. Lo que ha seguido en esta última semana es un embate abierto en el que los grupos contrarios a Monreal en la bancada de Morena han empezado a moverse en busca de “tirar” al coordinador parlamentario, que pese a la molestia presidencial, aún tiene el apoyo de un número importante de los senadores morenistas. Según un conteo interno entre los 62 integrantes de la bancada morenista, unos 43 senadores estarían a favor de Monreal, mientras los otros 19 estarían en contra.

A pesar de eso, en el mismo Senado se da por hecho que, ante el distanciamiento del Presidente, pronto podría venir un embate para tratar de cambiar al coordinador morenista en el Senado, aunque no está claro si lo lograrían en un primer intento. Lo que sí ha comenzado a hacer el Presidente es a desactivar a Monreal como su operador y a mandar los mensajes a los 62 senadores de su partido de que el zacatecano ya no es su conducto directo con ellos.

Las muestras de confianza y lealtad entre López Obrador y Monreal fueron muchas en estos 25 años de caminar juntos: desde el “monrealazo” con el que Ricardo dejó al PRI por el veto de Ernesto Zedillo para volverse candidato del PRD y gobernador de Zacatecas; luego la sucesión en ese estado en 1998, cuando Monreal como gobernador sacrificó a su candidato Tomás Torres, para aceptar la postulación de Amalia García que impulsó el tabasqueño; hasta el apoyo y la operación del monrealismo en las campañas de López Obrador en 2000 a Jefe de Gobierno del DF, en 2006 a la Presidencia, cuando Monreal fue de los pocos que se mantuvieron leales a Andrés Manuel tras la polémica toma de Paseo de la Reforma, y por eso lo hizo su coordinador de campaña en 2012.

Para 2015, cuando López Obrador logra fundar Morena y obtiene el registro del INE, es el tabasqueño quien convence a Monreal de ser candidato a jefe delegacional en Cuauhtémoc, cargo que el zacatecano no quería, pero termina aceptando ante un ofrecimiento puntual del entonces dirigente nacional morenista: “Si quieres ser candidato a jefe de Gobierno, tienes que ser primero jefe delegacional en Cuauhtémoc”. Por eso cuando en 2018, Monreal busca la candidatura de Morena al gobierno de la CDMX, se sentía seguro de tener el apoyo de López Obrador que así se lo había prometido.

Pero cuando vienen las siempre sospechosas encuestas de Morena y todo favorece a Claudia Sheinbaum, Monreal se siente lastimado y traicionado, no sólo por no haber sido el candidato, sino porque López Obrador nunca le habló claro ni le dijo que ya estaba decidida la candidatura para Sheinbaum. Tras la molestia y el desconocimiento de las encuestas, el zacatecano se acerca al PRI y PRD que lo buscaban y negocia una alianza para ser candidato a jefe de Gobierno; cuando ya todo estaba listo para que se anunciara la candidatura que le competiría a Morena en la ciudad, Monreal recibe una llamada de López Obrador que pide verlo en su casa de Tlalpan.

“¿Qué vas a hacer?”, le pregunta Andrés Manuel, y Monreal, sin dudarlo le responde: “Pues no me dejó otra salida, ya acepté ser candidato”. El tabasqueño sonríe y con un tono casi paternal le dice: “Tú eres libre de decidir lo que quieras, pero yo voy a ganar, ayúdame a transformar al país y te necesito para hacer la transformación”. Ahí se pacta que Monreal vaya al Senado como líder de Morena para desde ahí operar las reformas e iniciativas del Presidente, algo que el zacatecano cumplió con efectividad, lealtad y en algunos casos, incluso asumiendo los costos de iniciativas polémicas y controvertidas que le pedía el Presidente.

Hoy esa relación de 25 años, en la que Monreal defiende su lealtad, pero también su autonomía, mientras que López Obrador ha dicho que “Ricardo es un operador leal y efectivo, pero él tiene su propia agenda”, está en un punto de tensión, en el que no se sabe todavía si sobrevendrá el rompimiento total, que se evitó en 2018, o si habrá algún punto de reencuentro y de acuerdos entre el senador y el Presidente, que tampoco puede descartarse.

El escenario que hoy se vive en el Senado lo describe puntualmente un político afín a la 4T que confirma que sí hay un embate e intentos de rebelión y deposición en la mayoría morenista en el Senado. “Ricardo Monreal va a aguantar, va a resistir. No es un político débil, tiene fuerza y trayectoria y lo demostró desde el monrealazo de 1997 cuando se enfrentó a Liébano Sáenz y Ernesto Zedillo. Podría haber arreglo, no se descarta, pero también podría venir una embestida definitiva para tratar de quitarle a Monreal el control de la bancada morenista en el Senado. Y ahí sí veremos qué sucede”, dice el político.

NOTAS INDISCRETAS…

Ayer, a una semana de que inicie la 65 Legislatura de la Cámara de Diputados, comenzó la disputa por el control de la Junta de Coordinación Política que reclaman, al mismo tiempo, la mayoría morenista y el bloque opositor al que ya se suma también Movimiento Ciudadano. El jaloneo es un anticipo de las tensiones y las vencidas que veremos en San Lázaro a partir de este 1 de septiembre.

Ante el argumento del bloque opositor, de que ellos deben tener la Presidencia de la Jucopo, porque completan juntos un 40% de la representación total de la Cámara, mientras Morena alega que ellos tienen más del 53% y les corresponde encabezar el órgano de gobierno interno.

Es tal la molestia de los morenistas, por la insistencia y el desafío del bloque opositor, al que ya se sumó también MC para un total de 222 votos contando al PRI, PAN y PRD, que ayer el coordinador morenista, Ignacio Mier, amenazó con que si insisten en pelearles la Jucopo, el bloque oficialista podría declararse como una sola “megabancada”, es decir, que para aplastar definitivamente los desafíos opositores, serían capaces de pedirles a los 43 diputados del PVEM y a los 37 del PT que les dijeran a sus legisladores que se vuelvan morenistas y de ese modo construir una “aplanadora” tan potente y autoritaria como en las épocas del viejo PRI. Y luego dicen que son “diferentes”…

Por cierto que las presiones para los verdes en el Congreso están con todo. No puede haber una declaración, un comentario o una entrevista banquetera en la que los líderes del PVEM digan algo, sin recibir un mensaje desde Palacio Nacional. Como si se tratara de un proxeneta que vigila a trabajadoras que cree de su propiedad, el inquilino de Palacio ha dado la instrucción de que a los verdes se los traigan “bien vigilados y muy cortitos”, no vaya a ser que los congresistas del partido del tucán le den el volteón, como ya lo han hecho en otros sexenios, y entonces sí, a López Obrador y a Morena se le caería su mayoría.

Como decía aquella frase atribuida falsamente al Quijote y que en realidad fue dicha por El mío Cid: “Cosas veredes”: la fuerza de la 4T y de AMLO en el Congreso está en las manos de los Verdes, profesionales del camaleonismo político…Los dados mandan Capicúa. Se repite el tiro. (Salvador García Soto, El Universal, Nación, p. 9)

Historias de reportero // El negacionista lo vuelve a negar

La posición del presidente López Obrador frente a la pandemia ha sido consistente: desde que comenzó la ha minimizado. Así que no debe sorprender que ante la creciente tercera ola su respuesta sea la misma: hacer como que no existe.

Año y medio después de que nos cayó la pandemia, el gobierno no ha cambiado un ápice su manera de enfrentarla. No es que haya fracasado su estrategia para enfrentar la pandemia, es que nunca existió tal estrategia. Lo que hubo y sigue habiendo es una demoledora operación propagandística para tratar de controlar los daños, no a la población, sino a la imagen del gobierno y de su líder. Lo que hubo y sigue habiendo es una apuesta: dejar pasar, negar, ocultar, evadir la realidad y esperar la ilusoria inmunidad de rebaño. Una apuesta que, por cierto, causó estragos en los países que la hicieron (como los causó en México, que ocupa el cuarto lugar mundial en muertes… aún sin sumar las 150 mil reconocidas oficialmente, pero no contabilizadas).

Este negacionismo obradorista está exacerbado de nuevo con el tema del regreso a clases. La tacañería oficial dejó a las escuelas sin presupuesto para limpiarlas y adecuarlas para recibir a los alumnos con las condiciones epidemiológicas de seguridad indispensables. Esa misma tacañería se cierne como la principal amenaza para la vacunación de menores de edad, que sucede en otros países del mundo hace meses, y que los dejaría mejor preparados para la convivencia escolar presencial.

Como telón de fondo, ya sin peso, pero aún con volumen, los disparates, exabruptos, mentiras criminales y desatinos científicos del bufón presidencial, Hugo López-Gatell, y demás cortesanos y adornos de ocasión. Destacadamente, la secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, autora de la escandalosa “carta responsiva” (creo que inédita en la historia de los gobiernos del mundo) que se la tuvo que comer cuando su jefe la negó y hasta culpó a los malvados medios neoliberales de haberla inventado.

Mientras la ola de la variante Delta sigue creciendo, la respuesta es la misma: negar, ocultar, hacer como que no pasa nada, mentir y claro, denunciar complots. El famoso “que quiebren los que tengan que quebrar” no es más que el síntoma de un no explícito, pero sí practicado “que se mueran los que se tengan morir, pero que no afecten la imagen del líder”.

SACIAMORBOS

Entre memes, chistes y pastelazos, el país entra a la segunda mitad del sexenio con signos ominosos por todos lados. No deja de asombrar la fuerza que sigue teniendo el presidente frente a los suyos y también frente a sus rivales (el muy celebrado pero exiguo triunfo del bloque opositor al rechazar el periodo extraordinario no da para celebrar haber ganado una batalla, si acaso una escaramuza). Los disparates y caprichos de un solo hombre siguen marcando el ritmo a un país entero. El fenómeno tendrá que estudiarse a fondo. Ojalá no sea cuando el desastre se haya consumado. (Carlos Loret de Mola, El Universal, Nación, p. 2)

Arsenal // Pendiente resbaladiza

“¿Ya viste esta joya?”, nos preguntó ayer Ricardo Anaya, en un mensaje de WhatsApp que incluye una nota de Milenio Digital en la que se lee: “La UIF no cuenta con alertas de irregularidades relevantes en contra del excandidato a la presidencia que le permitan formalizar una denuncia ante la FGR”. La nota está firmada por Jannet López Ponce.

Agrega que la investigación penal en contra de Anaya se basa exclusivamente en los dichos de Emilio Lozoya.

*Las declaraciones del exdirector de Pemex involucran a muchas personas, entre ellas los expresidentes Carlos Salinas, Felipe Calderón, Peña Nieto: al extitular de Hacienda, Luis Videgaray, y varios legisladores del PAN y el PRI.

¿Por qué la FGR sólo cita a Anaya? ¿Será porque levantó la mano para 2024? ¿Por qué le cae mal a AMLO? Son preguntas, no se me alboroten.

Todavía hay quien se refiere a Anaya como Ricky rickín canallín, apodo que le endilgó el hoy Presidente al panista en aquel debate entre candidatos presidenciales. (Francisco Garfias, Excélsior, Nacional, p. 4)

Puentes y cruces // La vacuna contra covid-19 de Moderna en México

Por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Secretaría de Relaciones Exteriores ha sido el puente con el mundo para traer a México insumos clave en el combate a la pandemia por covid-19. En un primer momento, a partir de puentes aéreos con Estados Unidos y China, importamos a nuestro país miles de ventiladores mecánicos. De este modo, y coordinados con el resto de la administración pública federal, duplicamos el número de ventiladores con los que contaba el sistema de salud mexicano.

En un segundo momento, la Cancillería y sus representaciones en el exterior se dedicaron a localizar proyectos de vacunas contra covid-19 en todo el mundo, con el propósito de traerlas a México a la brevedad posible.

Fuimos el primer país en contar con la vacuna contra covid-19 en América Latina y uno de los primeros a nivel global. Gracias a los esfuerzos del gobierno de México, logramos construir uno de los portafolios de biológicos más diversos contra el SARS-CoV-2 en el mundo.

El día de hoy, México recibirá 1.75 millones de dosis de la vacuna mRNA-1273 de Moderna contra covid-19. El biológico de Moderna, empresa biotecnológica con sede en Massachusetts, es uno de los más exitosos, con una tasa de efectividad de 94.1% para prevenir el contagio de covid-19.

Es, además, altamente efectiva para evitar hospitalizaciones y fallecimientos en diversas poblaciones etarias, raciales y con condiciones médicas preexistentes.

En un mes recibiremos un segundo arribo de la misma cantidad, para un total de 3.5 millones de dosis. De este modo, México diversifica aún más su portafolio de vacunas contra covid-19, con la adición de uno de los biológicos más efectivos que existen. Así, nos acercamos al arribo de cien millones de dosis para nuestro país.

Estas 3.5 millones de dosis de la vacuna contra covid-19 de Moderna representan un gesto de cooperación y solidaridad del gobierno de Estados Unidos, país socio y amigo clave de México. Es también una muestra concreta del muy positivo estado de la relación bilateral que se suma a los 1.35 millones del biológico de Janssen, de Johnson & Johnson, y también los 2.7 millones de vacunas de AstraZeneca y la Universidad de Oxford que llegaron desde Estados Unidos.

Ciertamente, el arribo de la vacuna de Moderna a México representa la relación de amistad no sólo entre nuestros gobiernos, sino también entre el presidente López Obrador y el canciller Ebrard con el presidente Biden, la vicepresidenta Harris y el canciller Blinken. Es, además, un paso adicional para la reapertura segura de la frontera entre México y Estados Unidos. Seguiremos trabajando de manera coordinada con el Gobierno de Estados Unidos, a quien le agradecemos profundamente su colaboración y amistad.

Próximamente, recibiremos también un muy importante envío de vacunas de AstraZeneca desde los Estados Unidos, del cual se informarán los detalles a la brevedad. El camino a la recuperación, así, pasa por las excelentes relaciones de México con el mundo.

Quiero, además, aprovechar este espacio para una reflexión sobre la participación de las y los jóvenes en la administración pública federal. Me enorgullece formar parte de un relevo generacional natural, que se enriquece de la experiencia de miembros de larga carrera del Servicio Exterior Mexicano.

La fórmula que seguimos combina trayectoria con juventud, memoria histórica con creatividad, formación académica con aquella adquirida en la ardua práctica del servicio público y voluntad de transformación con continuidad institucional, siempre de manera leal y profesional. Las y los jóvenes que hoy ocupamos cargos de alta responsabilidad, al igual que otros que lo hicieron en su momento, dejaremos que nuestros resultados sigan hablando por sí mismos. (Roberto Velasco Álvarez, Excélsior, Nacional, p. 21)

Nudo gordiano // Ese peligroso subsecretario

“Ni en México ni en el mundo se ha mostrado que sea una población de especial riesgo, ni en México ni en el mundo. Aquí hemos mostrado datos de la vigilancia epidemiológica de México y se ve claramente que por debajo de los 18 años de edad existe un riesgo mucho menor de tener enfermedad covid, sobre todo la enfermedad grave, y un riesgo casi nulo de morir por covid. No hay duda alguna que cada caso en particular, cada persona que enferma, se hospitaliza o pierde la vida, adulto y niño, nos duele…”, palabras del encargado de la pandemia en nuestro país, Hugo López-Gatell. Ante los temores y preguntas por el inicio del ciclo escolar y de las clases presenciales, con esta falsa sensibilidad atajó los cuestionamientos.

En Imagen Noticias hemos dado cuenta de cómo covid-19 ha apagado la vida de menores de edad. Uno de ellos tenía cuatro años, vivía en Cosoleacaque, Veracruz, una población de 15 mil habitantes, en su mayoría indígena y en la que no hay recursos para solventar muchos gastos, como los generados en el sector Salud. Pagar una prueba diagnóstica de coronavirus es complicado, solventar atención médica, brindarla o trasladar a los pacientes a un hospital mejor acondicionado, también. Era un pequeñito, tenía sólo cuatro años. Una semana antes otra historia, también en Veracruz, en Soconusco.

Un menor de trece años y sus padres se contagiaron de covid-19, su mamá y su papá apenas reportaron síntomas, pero el pequeño tuvo que ser ingresado a un hospital, sólo que el de su localidad no contaba con la infraestructura necesaria por la pandemia. Según lo reportó mi compañera Tamara Corro, pasaron más de 48 horas hasta que pudo ser trasladado a Minatitlán, pero no había cupo, entonces fue llevado hasta el Hospital Regional de Coatzacoalcos, donde finalmente murió. Su muerte hizo ruido a sus vecinos, principalmente en aquellos que aún tenían dudas sobre la magnitud de esta enfermedad: entendieron que va en serio. (Yuriria Sierra, Excélsior, Nacional, p. 16)

Astillero

Anaya: falsificación de documentos // Ricardo, un criminal: Cosío Gaona // Trucaje con sello notarial y firma // Gertz, ante caso de nave industrial

El notario público Salvador Cosío Gaona solicitará a la Fiscalía General de la República (FGR) que retome y dé celeridad a la querella que presentó a principios de 2018 contra el panista Ricardo Anaya Cortés por falsificación de documentos.

Cosío Gaona es titular de la notaría pública 8, asentada en Zapopan, pero también con jurisdicción en Guadalajara, Jalisco; por los medios de comunicación se enteró de que en 2017 habían sido presentados ante la entonces Procuraduría General de la República (PGR) documentos que supuestamente llevaban su firma y sello notarial.

En realidad, habían sido falsificados tales atributos notariales para tratar de eludir responsabilidades de Anaya y algunos de sus familiares en el entramado de una nave industrial en Querétaro que, con un valor estimado de 10 millones de pesos, fue vendida por Juni Serra SRL de CV (de los Anaya) en 53.7 millones de pesos a una empresa luego declarada fantasma, Manhattan Master Plan Development. (Julio Hernández López, La Jornada, Política, p. 8)

La tregua mocha

El secretario de la Marina y el presidente de la Suprema Corte pactaron una tregua importante, pero incompleta porque no incorpora ni al Ejército ni a la sociedad.

En asuntos de seguridad México trae un enredo monumental. El Presidente está muy debilitado porque, diga lo que diga, su estrategia no funciona y porque los criminales se aprovechan del desbarajuste para expandir su influencia. En este escenario el Presidente ha optado por trasladar el problema a unas Fuerzas Armadas a las que compensa con incrementos en presupuesto y responsabilidades.

Los militares parecerían estar en una situación ideal por el enorme respaldo social. Según la última Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del INEGI en julio de 2021, el 86.5 por ciento de la población confía en la Marina; el 84.2 en el Ejército y el 74.1 en la Guardia Nacional y, sin embargo, nuestras Fuerzas Armadas están inconformes con su situación. Van un par de ejemplos.

En diciembre de 2016 el entonces secretario de la Defensa, general Salvador Cienfuegos, criticó a los poderes Legislativo y Judicial. El 21 de mayo el secretario de la Marina, almirante José Rafael Ojeda Durán, lanzó un reproche durísimo: “parece ser que al enemigo lo tenemos en el Poder Judicial”. Los militares, me comentan especialistas como Raúl Benítez Manaut, ven con desconfianza a los civiles que gobiernan. Los consideran indisciplinados, ineficientes y corruptos.

Después de la crítica de mayo, hubo reuniones privadas entre el almirante y el presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar. Ello sentó las bases para la tregua formalizada en una ceremonia realizada el 18 de agosto en un auditorio del Poder Judicial.

Cuando terminaba su discurso, el almirante rompió con una de las tradiciones más arraigadas de la clase política: su heroica resistencia a reconocer públicamente sus errores. El marino pidió “una disculpa pública” porque, agregó: “hay buenos jueces, hay buenos ministerios públicos, hay buena justicia social”. Sin embargo, incorporó una cláusula muy significativa: la disculpa era para “quien se lo merezca”. Retomó el ánimo conciliatorio cuando añadió una petición: “queremos -dijo- entenderlos [al Poder Judicial], pero también queremos que nos entiendan”.

Luego habló el presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, quien hizo una apasionada defensa del Estado de derecho e insistió machaconamente en la necesidad de respetar los derechos humanos (fueron mencionados seis veces en siete minutos). Zaldívar añadió que “las instituciones estamos del mismo lado” y “no estamos enfrentados”.

La tregua es positiva e innovadora en el formato. Sin embargo, es insuficiente porque carece de una estrategia general y porque fue notoria la ausencia de algún representante del Ejército en el presídium. El entendimiento entre el marino y el juez tampoco significa una reducción de la violencia criminal, lo que está provocando el descontento de diversos sectores. Resulta llamativo el silencio de ambos sobre el papel de la sociedad y las necesidades de las víctimas.

La sociedad observa con desconcierto a sus Fuerzas Armadas. En párrafos anteriores incluí las cifras de la ENSU donde se manifiesta la aprobación social por su desempeño. Sin embargo, en la última encuesta de El Financiero (3 de agosto), el 52 por ciento de la población se muestra preocupada por la militarización y los efectos que ésta tiene en los derechos humanos.

Crece la inquietud entre los promotores de los derechos humanos por lo que está pasando con este gobierno. El párrafo inicial del Informe 2020 de Human Rights Watch sintetiza una opinión generalizada: “Las violaciones de derechos humanos perpetradas por miembros de las fuerzas de seguridad -incluyendo tortura, desapariciones forzadas y abusos contra migrantes- han continuado durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador”.

Necesitamos una estrategia de seguridad centrada en salvaguardar a la población de la violencia criminal. El costo humano que estamos pagando es enorme e inaceptable. Dada su disposición para la innovación, la Marina y la Suprema Corte podrían abrir un diálogo con la sociedad sobre cómo reducir el costo social. Al igual que la Marina y el Poder Judicial, la sociedad y las víctimas también quieren ser escuchadas y comprendidas. (Sergio Aguayo, Reforma, Opinión, p. 9)

Te pueden interesar