3 de diciembre de 2021

Columnas de Opinión

Image

Lunes 22 de noviembre de 2021

Presidenciables: quien no se mueve no sale en la foto

Acepta Ricardo Monreal que no tiene diferencias con Claudia Sheinbaum ni  con Marcelo Ebrard. | Candelero

Bajo Reserva

Quién dijo que el 2024 está lejano. Nos hacen ver que los tres principales presidenciables no descansan ni un día y mandan mensajes a sectores específicos de la sociedad. Mientras que la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, aparece en portadas de medios internacionales como una mujer de una izquierda moderna, el senador Ricardo Monreal se va a cantar al Tenampa, la mítica cantina que se encuentra en el corazón de Garibaldi, para recordar al cantautor José Alfredo Jiménez y celebrar por anticipado a todos los músicos por el día de Santa Cecilia. Y el canciller Marcelo Ebrard, quien al final de la semana pasado estuvo en Washington con el presidente Andrés Manuel López Obrador en su encuentro con los mandatarios de Estados Unidos y Canadá, hoy estará en la ONU para exponer ante el Consejo de Seguridad la visión mexicana contra el tráfico de armas. Quien no se mueve, no sale en la foto, dicen

Morena podría ceder Hidalgo al Verde

Luego de que Morena dejó fuera al senador Julio Menchaca de la candidatura al gobierno de Hidalgo, los cuatro precandidatos que quedaron, entre ellos el excantante y expanista, Francisco Javier Berganza, actual diputado local, se relamen los bigotes soñando con ser los elegidos. Sin embargo, en el Partido Verde aseguran que la dirigencia morenista ha prometido que les cederá esa candidatura, cuya carta fuerte es el actual diputado federal Cuauhtémoc Ochoa Fernández. Sin embargo, nos dicen que como el prometer no empobrece, habrá que ver si los morenistas en verdad le cumplen a sus aliados verdes, y si ellos se portan bien, y no le fallan al partido en el gobierno, en especial ahora que necesitan todos los votos para buscar la aprobación de la reforma eléctrica.

Incumplen promesa a médicos

Ahora que los sustentantes que aplicaron el Examen Nacional para Aspirantes a Residencias Médicas 2021 por fin pudieron elegir especialidad,  varios de ellos consideran que el gobierno federal les dio “atole con el dedo”, pues aunque prometió abrir 30 mil plazas, la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud dio a conocer que únicamente se ofrecieron 17 mil 940,  y que de ellas mil serán en Cuba.  La molestia de los profesionales de la salud que aspiran a hacer una especialidad, nos dicen, no es sólo por el hecho de que no se haya cumplido con el ofrecimiento, sino que, al parecer, no se aprendió nada de la pandemia, que demostró la necesidad de que el país cuente con un mayor número de médicos especialistas.

¿Secretarios rehúyen comparecencias?

 Nos hacen ver que el año está por terminar y en la Cámara de Diputados llevan un importante retraso en el calendario de comparecencias por la glosa del informe de gobierno. Tras la comparecencia del secretario de Salud, Jorge Alcocer, el 26 de octubre, se autorizó aplazar la del titular de la Segob, Adán Augusto López, a quien le tocaba rendir cuentas el pasado 9 de noviembre. Más tarde se avaló que el responsable de la Secretaría de Bienestar, Javier May, no compareciera el pasado 18 de noviembre. Lo mismo pasó con el titular de la Sedatu, quien estaba programado el 28 de octubre, y con el titular del IMSS el pasado 17 de noviembre… Para el 23 de noviembre se tienen programadas las comparecencias de Delfina Gómez, titular de la SEP; para el 24 la de Alejandra Frausto, de Cultura, y la de Luis Antonio Ramírez, del ISSSTE; mientras que para el 25 de noviembre, le toca a la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier. Pero todas están en veremos. ¿Falta de tiempo o de voluntad? (Bajo Reserva, El Universal, p. 2)

Templo Mayor

EL INFAME asesinato de tres agentes ministeriales en Puebla, se ha convertido en el pretexto perfecto para un pleito político entre el gobernador Miguel Barbosa y el coordinador de los diputados de Morena, Ignacio Mier.

PARA NADIE es secreto que ambos morenistas no pueden verse ni en pintura y sus desencuentros han sido públicos y notorios. Más aún porque Mier no oculta sus ganas de ser el próximo gobernador poblano, aunque para eso tenga que tirarle a su compañero de partido.

DE AHÍ que un gesto de respeto y condolencias, como la asistencia de Barbosa al funeral de los agentes caídos, sirvió como pretexto para una nueva arremetida contra Mier. Y es que el presunto autor intelectual y material del triple homicidio es el jefe de la Policía de Tecamachalco, en donde es alcalde… el hijo de Ignacio Mier.

EL MANDO policiaco y su escolta fueron de inmediato detenidos y encarcelados pues, supuestamente, hay un testigo de su participación en el crimen. El colmo es que el alcalde Ignacio Mier junior quiso echarle la culpa a la “falta de coordinación” entre autoridades y a una “terrible confusión”, cosa que al parecer ya descartaron los peritajes que hablan de una ejecución directa.

SE VE difícil que el alcalde Mier se salve de ser involucrado en el homicidio… a menos que el diputado Mier negocie salvar el pellejo de su retoño. Lo bueno es que los de Morena son diferentes.

o0o0o0o0

EN LOS PASILLOS de la Cancillería corrió como ratón el PDF de la entrevista que Claudia Sheinbaum le dio a El País Semanal, que más bien parecía el ¡Hola!

TRAS LEERLA, los colaboradores de Marcelo Ebrard sonrieron socarrones, pues dicen que no es lo mismo posar para la foto mirando hacia Palacio Nacional, que hablar ante el G-20 o llevar a buen término una cumbre con Joe Biden y Justin Trudeau. ¡Zas! Se llevan pesadito.

o0o0o0o0

QUIÉN SABE por qué se espantan de que el general Luis Cresencio Sandoval llame a unirse al “proyecto de nación que está en marcha”. Suena lógico que lo diga el secretario de la Defensa, toda vez que el único proyecto de este gobierno al que se le ve claridad es el de la militarización del país. ¿O acaso ha hecho otra cosa la 4T? ¡Firmes!

o0o0o0o0o0

ALLÁ en Oaxaca la precampaña de Morena se va a poner más picante que un mole rojo, pues anunciarán quién irá por la gubernatura hasta el 15 de marzo y las patadas por debajo de la mesa ya comenzaron. Para abrir boca, están acusando mano negra del PRI en favor de la senadora Susana Harp… y lo que falta. (F. Bartolomé, Reforma, p. 8)

¿Las Fuerzas Armadas toman partido?

PLATA O PLOMO/Alejandro Hope 

¿Se puede confiar en la neutralidad política del Ejército?

¿Cuáles son las instituciones más respetadas del país? El Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina, sin lugar a dudas.

Nuestras fuerzas armadas tienen una inmensa reserva de respaldo social. En la más reciente Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (ENVIPE 2021), nueve de cada diez mexicanos afirmaron tener algo o mucha confianza en la Marina y el Ejército.

Algo similar pasa con la percepción de desempeño: 87% de los adultos mexicanos consideran que la Marina es algo o muy efectiva, mientras 86% cree lo mismo en el caso del Ejército.

Ese prestigio no es resultado de la casualidad. Las instituciones militares han estado en primera línea en momentos más difíciles del país: en los sismos, en los huracanes, en las inundaciones, al lado de la población civil, en la atención inmediata a los desastres y en los esfuerzos de reconstrucción.

También han tenido un rol destacadísimo —desde hace décadas— en el despliegue de programas sociales, sobre todo en comunidades apartadas. En muchos lugares son la principal, sino la única ventanilla del Estado. Además, en varias regiones (La Laguna, por ejemplo), jugaron un rol indispensable en procesos de pacificación.

Pero las fuerzas armadas tienen prestigio no solo por lo que hacen, sino también por la imagen que han preservado a lo largo de varias décadas: una institución del Estado, dotada de una lealtad inquebrantable al país y al orden constitucional.

Esa imagen depende, sin embargo, de la neutralidad política del estamento militar. Los soldados y los marinos, incluyendo a los de alto rango, pueden tener simpatías políticas en lo individual, pero esas inclinaciones no pueden ser una postura institucional. Las fuerzas armadas deben obedecer sin titubeos las instrucciones que reciban del Presidente de la República, pero no alinearse con su proyecto político.

La línea puede ser tenue, pero existe. Cruzarla implica poner en riesgo el respaldo social de las fuerzas armadas entre la población que no simpatice con el gobierno en turno.

Más serio, sin una postura institucional de neutralidad, las divisiones políticas de la sociedad pueden empezar a reproducirse al interior de las fuerzas armadas, tal como sucedió en buena parte del siglo XIX o en las dos décadas que siguieron al estallido de la Revolución. Las consecuencias de ese escenario para la gobernabilidad del país serían graves.

Desgraciadamente, esa línea empieza a ser traspasada. El sábado, durante la celebración del 111 aniversario de la Revolución, el general Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, afirmó lo siguiente: “Las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional vemos en la transformación que actualmente vive nuestro país, el mismo propósito de las tres primeras transformaciones: el bien de la patria…

Como mexicanos es necesario estar unidos en el proyecto de nación que está en marcha, porque lejos de las diferencias de pensamiento que pudieran existir nos une la historia, el amor por la tierra que nos vio nacer y la convicción de que sólo trabajando en un mismo objetivo podremos hacer la realidad de México, esta realidad que cada día sea más prometedora”.

Esto no es una simple expresión de lealtad al Comandante Supremo de las fuerzas armadas. Esto es una toma de partido. El general secretario ha decidido identificar el bien de la patria con la preservación del proyecto político del actual grupo gobernante.

La pregunta después de semejante confesión es qué harían las fuerzas armadas si ese grupo corre el riesgo de perder en las urnas el poder ¿Se puede confiar en su neutralidad política en elecciones futuras? Ya no estoy seguro.

##

EN TERCERA PERSONA/Héctor De Mauleón / 

El Universal

Los colgados de Zacatecas

2021 acabará como el año más violento en la historia de Zacatecas

Dijo un testigo: “Parecía sacado de una película. No era posible que estuviera pasando en la realidad”.

Era en verdad una escena de espanto. Faltaba un poco para el amanecer: cada mañana, una parte de la población de Cuauhtémoc abandona muy temprano el municipio para ir a trabajar a las zonas fabriles de Guadalupe y Zacatecas.

Alrededor de las seis de la mañana del pasado 18 de noviembre, algunos trabajadores detuvieron su marcha para mirar y tomar fotos de todo aquello: nueve cuerpos, algunos de ellos semidesnudos, colgaban de cuerdas azules y amarillas en el puente del Orito. Algunos se hallaban atados por los pies. A todos los balanceaba el viento.

A un décimo cadáver lo había vencido su peso y yacía tendido sobre el asfalto. Todas las víctimas “eran masculinos que oscilaban entre los 21 y los 42 años”.

Apenas el 21 de agosto otros seis cuerpos habían aparecido en ese puente: cuatro estaban colgados y dos más tirados sobre el asfalto. Los hallaron prácticamente desnudos (solo llevaban ropa interior) con marcas de mutilaciones.

Desde el 16 de noviembre corrían en Cuauhtémoc, población de menos de 15 mil habitantes, rumores inquietantes de que grupos criminales se estaban llevando gente. Los vecinos hablaban de 20 personas: había testimonios de que a algunas un comando las había sacado de sus propios domicilios.

El alcalde, Francisco Javier Arcos, envió un mensaje a los habitantes del municipio: “Quiero pedirle a toda la población que si no tiene que salir en las  noches, no salga, que se resguarde, que sean precavidos, que se cuiden, que cuiden a sus familias. No salgan de sus casas, no se expongan si no hay necesidad, salgan a hacer lo necesario: a trabajar, al mandado…”.

Al día siguiente aparecieron los colgados. Ese mismo día, los elementos de seguridad del municipio ya no se presentaron a trabajar. El propio Arcos tuvo que ir a tomar conocimiento al lugar de los hechos.

Para entonces, en cinco municipios de Zacatecas se habían dado de baja los policías y en tres más los elementos no se presentaron a trabajar.

Además de Monte Escobedo, Tepetongo, Aculco, Cañitas de Felipe Pescador, Villa Hidalgo y El Salvador, el municipio de Loreto se quedó también sin fuerza pública desde que –el lunes 15 de noviembre– el director de Seguridad, Rafael Hernández, así como dos oficiales bajo su mando, fueron secuestrados y hallados con tiros en el cráneo al pie de la carretera federal 25.

El día del secuestro del director de Seguridad de Loreto, tres cuerpos más aparecieron colgados en un puente peatonal de Fresnillo, sobre la carretera federal 23 (debido al peso, uno de ellos había caído al suelo). Un día antes, tres personas fueron colgadas en un árbol en la población de San Marcos, en Loreto. A su lado habían dejado un mensaje firmado por el Cártel de Sinaloa.

Hay reportes de que solo en el mes de julio diez personas más aparecieron en puentes y vialidades de Zacatecas, Fresnillo y Valparaíso. Solo entre el 12 y el 13 de julio fueron hallados otros 21 cadáveres en estos municipios. Solo el 14 de septiembre hubo 31 ejecutados.

Reportes del gobierno federal indican que Hugo Gonzalo Mendoza Gaytán, apodado El Sapo, y segundo de a bordo del Cártel Jalisco Nueva Generación, envió desde 2019 células operativas encargadas de apoderarse del estado. Estas células entraron por Nayarit, bajando desde la zona serrana. Al mismo tiempo, operadores de El Mayo Zambada descendían desde Coahuila y Durango.

La periodista Irma Mejía, compañera de páginas en EL UNIVERSAL, ha observado cómo la aparición de narcomantas y videos de ejecuciones, desde Valparaíso hasta la región centro  –pasando por Monte Escobedo, Jerez, Tepetongo, Fresnillo, Calera, Gudalaupe, Zacatecas, Ojocaliente– ha marcado el avance de estos grupos, los capítulos de una lucha que ha dejado más de dos mil muertos y mil desaparecidos en los últimos dos años.

Los colgados de Cuauhtémoc provocaron la caída del secretario de Seguridad, Arturo López Bazán –quien acababa de cumplir un año en el cargo y provenía de la Conase, una de las pocas dependencias que han arrojado resultados en medio de la matanza sin freno que priva en el país–, así como la llegada de un general más al frente de las tareas de seguridad: Adolfo Marín Marín.

2021 acabará como el año más violento en la historia de Zacatecas: una sucesión de horrores que solo se ha intentado resolver poniendo a patrullar a la Guardia Nacional y a los miembros de un Ejército todopoderoso para todo, salvo para evitar un año más de horror.

##

DESDE SAN LÁZARO/Alejo Sánchez Cano / 

El Financiero

Alcocer Varela sí debe renunciar

El desabasto de medicamentos y el mal manejo de la crisis sanitaria por covid-19 son razones por las que el secretario de Salud debería dejar su cargo, comenta Alejo Sánchez Cano.

Casi cuatro meses después de que Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud, festinara en una conferencia de prensa mañanera que el gobierno de México había logrado hacer en 37 días lo que la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) no pudo hacer en 10 meses, hoy su cabeza está cerca de rodar y nadie podría apostar que llegará a fin de año en el cargo.

“Lo logramos”, dijo en esa ocasión, refiriéndose a que en lo que resta de 2021 y en los primeros meses de 2022 no habría desabasto de medicamentos en el país, incluyendo los oncológicos. Con esa afirmación, Alcocer Varela buscaba darle a su jefe, el presidente Andrés Manuel López Obrador, un balón de oxígeno y argumentos para desacreditar las recientes protestas de padres y madres de niños con cáncer que se habían intensificado y que hasta el día de hoy se mantienen.

Un mes antes de la declaración del secretario de Salud, su supuesto subordinado, Hugo López-Gatell, afirmó en un programa de televisión proclive al gobierno de López Obrador que veía la protesta de padres y madres de niños con cáncer “como parte de una campaña más allá del país de los grupos de derecha internacionales que están buscando crear esta ola de simpatía en la ciudadanía mexicana ya con una visión casi golpista”.

 El mensaje que mandaba era casi como decir a los niños: “no se enfermen porque eso afecta la imagen del presidente, y nosotros consideramos eso como un acto golpista”.

López Obrador reconoció el desabasto de medicamentos y dio la instrucción a Alcocer Varela y al director de INSABI, Juan Ferrer, de acabar con la falta de medicinas en el país. A ambos les exigió terminar de resolver el problema del desabasto. Sin embargo, se prevé que la falta de medicamentos continuará, lamentablemente, cuando menos hasta el fin del primer semestre de 2022.

De acuerdo con Impunidad Cero, que publicó un informe denominado Operación Desabasto, la actual falta de medicamentos en el país tiene su origen en que las autoridades subestimaron la complejidad de la cadena de acceso a los medicamentos y cambiaron los procesos de adquisición y distribución de manera atropellada y poco estructurada.

Tan sólo en el IMSS, el desabasto de medicamentos se ha reflejado en el creciente número de recetas sin surtir desde septiembre de 2019. A julio de 2021, cerca de 2 millones de recetas no se surtieron en las farmacias del IMSS, en comparación con las cerca de 150 mil que no fueron surtidas en noviembre de 2018.

Más allá del justificado regaño a Alcocer Varela, la actuación del secretario de Salud en los tres años del gobierno de López Obrador ha sido un desastre. Por su dependencia pasan tres de los principales temas que hoy están de cabeza en México:

La ya mencionada escasez de medicamentos, el pésimo manejo de la crisis sanitaria provocada por la pandemia, y el derrumbe de un sector salud que hoy tiene a millones de mexicanos padeciendo por la incapacidad de quienes deberían garantizarles atención médica y no pueden. ¿No son suficientes razones para considerar que el doctor Alcocer Varela debería dejar el cargo?

Por si fuera poco, la actuación de las autoridades sanitarias para contener la pandemia en el país ha sido de las peores del mundo: cuarto lugar en número de muertes por el coronavirus y primer lugar en fallecimiento de personal del sector salud. ¿Alguien podría decirnos si el doctor Alcocer Varela ha hecho algo bien al frente de la secretaría de Salud?.

##

DEFINICIONES/Manuel López San Martín / 

El Heraldo de México

Santa Lucía no es un desastre

En un país tan polarizado, la pasión nubla la razón; y el deseo, los argumentos

En un país tan polarizado, la pasión nubla la razón. El deseo, los argumentos. Ante la crispación, hay quienes convencidos de lo que creen desestiman cualquier otra opinión que no esté alineada con la propia.

El viernes compartí en mis redes sociales (@MLopezSanMartin) imágenes de un recorrido por las obras del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), que se construye en Santa Lucía. Es parte de un trabajo periodístico que a partir de esta noche presentaremos en ADN 40. Me llovió. No sorprende, en tanto el proyecto ha sido criticado por buena parte de la oposición. Llama la atención que una franja de la sociedad no esté dispuesta siquiera a ver, entender y revisar lo que se construye. También es curioso que los principales detractores sean quienes no han ido a la obra y opinan a la distancia.

Se podrá argumentar sobre la decisión de hacer ahí el aeropuerto, la cancelación de lo que se construía en Texcoco, los tiempos y la calidad de la obra, pero para hacerlo, hay que comprender el proyecto y sus alcances. Descalificar o aplaudir a priori aleja de la verdad.

Esta es la segunda visita que hago. La primera fue hace 8 meses. Los avances son notables. El progreso en la construcción, según datos de Sedena, es superior a 80%, pero el dinero invertido se encuentra debajo de 80% de lo presupuestado. En comparativa, los terrenos del actual aeropuerto no superan las 800 hectáreas; el nuevo proyecto tiene más de 4 mil 500 hectáreas. Hoy, el AICM sólo puede operar una pista; en el AIFA podrán hacerlo tres de manera simultánea.

Se ha insistido en que únicamente tendrá 14 posiciones de contacto para aeronaves. La realidad es que en el edificio Terminal, que tiene una superficie de 384 mil metros cuadrados y una extensión mayor al kilómetro, son 28 de contacto —en la primera etapa— más posiciones remotas y de plataforma abierta.

En total, 99 posiciones para aeronaves de ala fija. Se ha repetido también que la torre de control está chueca, y lamento decepcionar a quienes se han convencido de ello, pero no. Subimos los 88 metros de la torre y no, no está inclinada.

Además de un aeropuerto, el desarrollo incluye centro comercial, cine, boliche, hoteles, museos, escuelas, hospitales, viviendas… pero el reto principal es la conectividad. Porque de poco importará una terminal bien diseñada si no es accesible. La red de movilidad incluye 24 proyectos (16 del Edomex, dos de Sedena, dos Fonadin, dos del gobierno de CDMX y tres de SCT), y ahí están los mayores obstáculos.

Si bien el camino a Santa Lucía está repleto de obras, difícilmente estarán terminadas en marzo de 2022. La Sedena avanza en su tramo dentro del Aeropuerto (en 45 frentes de trabajo que laboran en tres turnos diarios de 8 horas c/u), pero la velocidad de SCT y el gobierno del Edomex en la ejecución de la infraestructura (distribuidores, autopistas y un tren) que llevará a la terminal no va a la par. Sin conectividad no habrá éxito.

Si no es posible llegar rápido y a un costo razonable, el aeropuerto no será funcional. Mención aparte merecen la aeronáutica, permisos y autorizaciones. Pero el AIFA está lejos de ser un desastre, aunque no sea políticamente correcto decirlo.

##

ALHAJERO/Marta Anaya / 

El Heraldo de México

La alianza opositora puede ganar

La alianza opositora bien podría ganar la mayoría de las gubernaturas el año entrante «si hacemos las cosas bien»

Desde la alianza Va Por México (PAN-PRI-PRD) e incluso la federalista, las elecciones del año entrante no se ven como las pinta quien funge como presidente de Acción Nacional, Marko Cortés. Guadalupe Acosta Naranjo —hombre de izquierda “medio rebelde”, galileo, aliancista y actualmente representante del mandatario tamaulipeco Francisco García Cabeza de Vaca en la Ciudad de México— sostiene que la alianza bien podría ganar en la mayoría de las gubernaturas en juego “si hacemos las cosas bien”.

¿Qué significa eso? Lo explica. Comenzamos por Tamaulipas: Estamos tratando de construir una alianza PRI-PAN-PRD, si esa alianza se construye vamos a ganar la elección, asegura. Pone datos sobre la mesa: en la última elección, la que acaba de pasar, Morena gana con 50 mil votos de diferencia sobre el PAN.

Solamente el PRI sacó 120 mil votos. Si hubiéramos ido juntos con el PRD, habríamos sacado más votos sobre Morena. Yendo unidos, con un buen candidato, vamos a ganar la elección en Tamaulipas.

En Hidalgo significa que no se pelee el PRI: “Señores del PRI, no se peleen en Hidalgo. Señor gobernador no se pelee con Alito (Alejandro Moreno, presidente del tricolor). Pónganse de acuerdo y pongan un candidato. Y si se ponen de acuerdo y tiene fuerza su candidato, pueden ganar”.

Quintana Roo, lo mismo: “Hay que ir unidos”. Aguascalientes, “como hasta Marko reconoce, puede ganar”.

Durango: “Hay que buscar al mejor candidato, del partido que sea. Nadie debe de tener una candidatura ya tatuada, hay que ir con el mejor candidato”.

Oaxaca se ve difícil: “Ahí me voy a poner como Marko. Y la veo difícil porque ya se entregó desde antes, nomás por eso; porque (Alejandro) Murat ya se entregó… Yo creo que el gobernador quiere ser embajador”, apunta burlón. Acosta Naranjo reconoce que Morena “es una marca fuerte”, pero no en todo el país, advierte y saca la cuenta: En las elecciones del 2021, Morena, PT y Verde sacaron 21 millones de votos. PRI, PAN, PRD, 20 millones. La diferencia entre las dos coaliciones fue solamente de un millón “y eso que hicimos muchas tonterías nosotros”.

La elección es mucho más cerrada de lo que parece, insiste: ganaron Baja California Sur, pero perdieron Naucalpan, que es más grande. Ganaron Campeche pero es más grande Toluca y Metepec y Tlalnepantla juntos. Ellos perdieron en las grandes ciudades: perdieron Monterrey, Yucatán, Morelia, Puebla, San Luis…, por eso la diferencia es 21 a 20. Para el sinaloense avecindado en Nayarit, la regla para ganar elecciones es poner a los mejores candidatos “y no eso de que este me toca a mí; espérame, yo te regalo una ficha azul o una amarilla…Hay que ir con los mejores del partido. Si es un ciudadano y es mejor, el que esté mejor, con ese hay que ir a competir y así hay posibilidades de ganar”.

GEMAS: Movimiento Ciudadano irá solo en las elecciones del año entrante.

##

Pinza feroz

Manuel J. Jáuregui en REFORMA, 22 Nov. 2021;

La sociedad mexicana está siendo sujetada por una pinza muy carancha, tanto como las fauces de un tiburón blanco.

Por un lado, tenemos inflación, esto es, una elevación de precios inmoderada, y por el otro, ingresos familiares que se quedan atrás de las alzas en los precios de bienes y servicios que consumen los mexicanos.

Posiblemente, parte de la inflación que sufrimos sea importada, ya que Estados Unidos -nuestro principal proveedor de bienes importados- está padeciendo el mismo problema.

La FED reveló recientemente que los precios al consumidor se incrementaron un 6.2 por ciento año con año (octubre 20-octubre 21) la mayor alza en tres décadas.

Allá tienen problemas que pronto tendremos aquí: aparte de escasez en la cadena de suministros, ahora enfrentan los vecinos al norte del Bravo una escasez de mano de obra.

En Estados Unidos, como aquí, el Banco Central tendrá que responder de la misma manera que ha respondido nuestro Banxico: subiendo las tasas de interés.

Lo cual se presenta en un momento sumamente inoportuno, dado que venimos ascendiendo la cuesta de la recuperación postpandemia (con la amenaza de una cuarta ola de Covid pendiendo sobre nosotros como espada de Damocles), esto a la luz de que un alza en las tasas de interés configura un FRENO, un enfriamiento, del crecimiento económico.

Les suplicamos, estimados lectores, que tomen en cuenta que, vistas en su conjunto, las proyecciones económicas basadas en el entorno actual indican que durante TODO ESTE SEXENIO nuestra economía no crecerá.

La «genial» 4T la va a dejar -si bien le va- prácticamente del mismo tamaño que cuando la recibió a finales del 2018.

Ello asumiendo que hagan todo bien y no cometan más errores, o que sepan llevar mejor las soluciones sanitarias que nos presentará la cuarta ola para finales de este año, principios del siguiente.

O sea, México no tiene nada de margen de maniobra en el terreno de nuestra economía; ni el entorno externo, ni el clima interno, se nos presentan amigables para el crecimiento económico.

De ahí la preocupación del desempeño del índice de precios en relación a los ingresos familiares de los mexicanos.

Bien sabemos, amigos lectores, que los temas económicos les aburren, no obstante, permítannos argumentar que son trascendentales para su vida cotidiana, pues impactan negativamente la economía de sus hogares.

En consecuencia, su bienestar y el bienestar de sus familias, lo cual no representa poca cosa, pues afecta su capacidad de proveerlos con alimento, techo, educación y salud (esta última afectada negativa y adicionalmente por el persistente desabasto de medicinas de todo tipo, no sólo las oncológicas).

Si acaso tocamos el tema sobre cómo pinta el panorama material en este nuestro México Mágico, estimados lectores, no es para preocuparlos ni fastidiarlos. Detestamos que se nos considere «aves de mal agüero».

Simplemente seguimos en estricto apego la máxima de «cuídate de lo malo que pueda suceder, pues de lo bueno no tienes que cuidarte».

Obvio, este tema no está actualmente al centro y frente la opinión pública. Sí, claro, escuchamos quejas de la carestía, sobre todo en alimentos con productos básicos incrementando sus precios 25 por ciento y más anual, pero dado el hecho de que nuestro Gobierno no le da importancia, pues ni lo atiende ni lo pela, y hasta parecería como si no le importase, no lo encontramos aún «top of mind».

Sobre todo entre nuestros legisladores, aprobadores de un presupuesto con importantes cambios que generarán -extraído de las bolsas de los causantes cautivos, esto es, los ciudadanos- un 9 por ciento adicional de recursos vía ingresos para cumplir con los caprichos del Gobierno.

Éste es, notoriamente, un presupuesto inflacionario, adicional a todos sus otros defectos, como es la distribución del gasto en sí.

O sea que, en los hechos, nuestro Gobierno central lejos de contribuir al control de la inflación, le pone el cerillo a la hoguera del calentamiento económico, con tanta efectividad como con la que estimula el calentamiento global.

Resulta inaudito que a nivel internacional viajen nuestros representantes políticos a Washington a firmar compromisos de REDUCCIONES en emisiones provenientes del consumo de energías fósiles, ello sabiendo que sus planes de Gobierno viajan exactamente en SENTIDO OPUESTO.

¡Resulta patética esta pantomima!

Pues, entre otras cosas, al comprometerse a reducir emisiones RECONOCEN que éste es un problema global que las naciones avanzadas están atendiendo.

Pero al engañar, haciéndolo sin la menor intención de cumplir, indica la hipocresía inherente en sus políticas de combatir la generación de energías limpias, como la eólica y la solar, denotado que éstas llevan el impulso malévolo estatista, totalitario y socialista, cuyo fondo es impedir la existencia de empresas privadas en una actividad, como la generación de energía limpia y barata, para concentrar todo en manos del Estado, aunque ello sea contrario a los compromisos externos como a las mejores prácticas de un Gobierno democrático.

Una muestra, por tanto, de que el nuestro no lo es.

#

 La opción preferencial

Jesús Silva-Herzog Márquez en REFORMA

A juicio del presidente López Obrador, las armas son la verdadera garantía de lo público. La forma de asegurar que sus obras predilectas permanecerán en la órbita del Estado es entregándoselas al Ejército. Para convertir en irreversible una decisión política, hay que ceder su dominio a las corporaciones militares. En el momento en que los uniformados tengan el control de un ámbito de la política pública, podemos estar confiados de que no se revertirá jamás. La racionalidad de la decisión es clarísima: bajo el control de los soldados se aleja definitivamente la tentación privatizadora. Contra el neoliberalismo, la advertencia de los cañones. No es la ley lo que garantiza la permanencia de lo público. Ni siquiera si se instala en el texto de la Constitución podría asegurarse su cuidado. Lo público está al cuidado de quienes cargan las armas. No es el trazo cuidadoso de su configuración institucional, no es tampoco el testimonio de su eficiencia: es que los soldados resguardan las obras y que atreverse a cuestionar su gestión implicaría enfrentarse a los fusiles.

A los militares se pretende obsequiar una empresa cuyas ganancias estarán destinadas a beneficiar a la propia corporación. Bajo esta administración, las armas se han convertido en el gran símbolo de lo público. No solamente su garante, sino su emblema. La orgullosa militarización que emprende decididamente el gobierno de López Obrador contrasta con el embate a los centros de reflexión y de crítica, de profesionalismo administrativo y de

neutralidad institucional. Frente a la apuesta por un servicio civil competente, profesional y confiable, el gobierno que se pretende impulsor de una gran transformación histórica confía en el Ejército, esa entidad a la que describe como «pueblo uniformado». El Presidente fantasea con la idea de que el Ejército es la virtud, el patriotismo, la lealtad, la eficiencia. Al convertirse en Presidente olvidó las denuncias que hacía como candidato a la institución que violaba derechos humanos y que cometía atrocidades en su lucha contra el crimen organizado. Al parecer se convenció de que, al ganar su proyecto político, el Ejército cambió de naturaleza. En un instante se convirtió en el gran baluarte de la patria, una institución por encima de cualquier sospecha. Del Ejército le atrae, sin duda su obediencia y su disciplina. El acatamiento que no pierde el tiempo en discusiones. Mientras los encorbatados con título son sospechosos, incompetentes y dispendiosos; mientras la discusión que supone nuestra diversidad es entorpecimiento de decisiones urgentes, la marcha de los soldados lleva una sola dirección y avanza a un mismo ritmo.

La militarización y el hostigamiento a toda fuente de pensamiento independiente vienen de la misma fuente: una idea de lo público que no es diálogo, ni sitio de encuentro del pluralismo, ni mucho menos el consenso en las reglas comunes, sino el acoplamiento de todas las voces a una sola voluntad política. Por eso el nuevo régimen quisiera convertir en legión hasta a las universidades. Los centros de enseñanza como tropas educativas al servicio del nuevo régimen. Centros que tiren a la basura las ideas del pasado y promuevan apasionadamente la doctrina oficial. Por eso la directora del Conacyt puede hablar de la «Cuarta Transformación», como si el consejo que dirige fuera un sector del partido que se dice impulsor de esa fórmula.

Cuando los militares acusan recibo de los obsequios que reciben de la Presidencia, transparentan la lógica profunda de la política oficial. Si el populismo desplaza la política del conflicto pluralista a la arena de la guerra simbólica, el Ejército es el protagonista y el emblema de orgullo. El patriotismo se expresa adhiriéndose al proyecto presidencial, dijo hace unos días el secretario de la Defensa. El hombre que representa a quienes empuñan las armas convocó a la ciudadanía a unirse al lopezobradorismo. Las cosas quedan más claras: el lenguaje del lopezobradorismo es, en realidad, lenguaje castrense: un llamado a la unidad, a la disciplina y a la subordinación que pone bajo la mira a los enemigos, a quienes, por elemental patriotismo, hay que aniquilar.

La opción preferencial por los soldados resume el proyecto y la amenaza del lopezobradorismo.

  ##

#YoDefiendoAlCIDE/Denise Dresser

en REFORMA, 22 Nov. 2021;

1. Porque el gobierno de López Obrador quiere que el pensamiento único -enraizado en un nacionalismo revolucionario extemporáneo- prevalezca en todos los ámbitos de la educación superior. No busca impulsar la inteligencia libre; prefiere la inteligencia enjaulada. En aras de desmantelar el neoliberalismo, termina justificando el antipluralismo: la supresión de quienes piensan, y de quienes piensan distinto.

2. Porque en nombre del combate a las élites privilegiadas, acaba por arrasar con instituciones que han sido trampolines de movilidad social. Generaciones enteras de jóvenes formados por el CIDE para participar, servir, crecer, contribuir. Y entre ellos hay miembros del gobierno actual, que con sus defensas tibias o su silencio cómplice, demuestran una lamentable ausencia de valor moral.

3. Porque la embestida al CIDE, tan parecida a la embestida a la UNAM, evidencia la organización política de los odios. El odio a la educados, el odio a los bilingües, el odio a los críticos, el odio a la técnica, el odio a los datos, el odio a la evaluación. El odio a la modernidad concebida como amenaza existencial. Odios nutridos incluso por aquellos que fueron beneficiarios de la educación de excelencia, y ahora recortan su conciencia para ajustarla al tamaño requerido por AMLO.

4. Porque los esfuerzos por estrangular y controlar al CIDE reflejan impulsos profundamente antidemocráticos. Reflejan predisposiciones preocupantemente autoritarias. La búsqueda del orden y la homogeneidad, por encima de la diferencia y la diversidad. La alergia al debate feroz. La visión conspiratoria que ve a las universidades como lugares comandados por ideologías extranjerizantes que ponen en peligro a la patria.

5. Porque el Presidente necesita a una nueva élite. La suya. Personas que darán voz a los agravios que él atiza, manipularán el descontento que él moviliza, y canalizarán el enojo contra adversarios que él elige. Necesita que miembros de su élite intelectual y educada encabecen una guerra contra el resto de la élite intelectual y educada, aunque eso incluya a colegas, amigos, excolaboradores, estudiantes. Necesita que sus intelectuales se aboquen a hacer propaganda a favor de un proyecto político. Y dicten cómo se debe enseñar, cómo se debe pensar.

6. Porque en la visión de la 4T, los lugares en las universidades, en la burocracia, en el servicio civil, no deben estar reservados para los más capaces, sino para los más leales. No se promueve el avance con base en el trabajo o el talento, sino en la conformidad con las reglas dictadas desde Palacio Nacional o por los autores de la Constitución Moral. Como escribía Hannah Arendt, los gobiernos con proclividades autoritarias invariablemente reemplazan a los talentos de primera línea con los tontos útiles, cuya falta de inteligencia y creatividad serán los mejores garantes de su lealtad.

7. Porque el ataque al CIDE y a otras instituciones es en realidad un esfuerzo por reemplazar unas élites por otras, cuyo papel es defender a López Obrador, por más deshonestas que sean sus declaraciones, por más grandes que sean sus errores, por más desastrosas que sean sus políticas. Se trata de premiar la obediencia, fomentar el nepotismo, permitir la captura de instituciones independientes por parte del Estado. Se trata de una purga disfrazada de lucha «bien intencionada» en contra de la meritocracia, la competencia, el neoliberalismo, y todas las ideas y prácticas «antipopulares» que el CIDE representa dentro de la cabeza presidencial.

8. Porque el oficio de ser investigador o docente o estudiante parte del compromiso de llamar a las cosas por su nombre. De descubrir la verdad aunque haya tantos empeñados en esconderla, antes y ahora. De decirle a los corruptos que lo han sido; de decirle a los abusivos que deberían dejar de serlo; de decirle a quienes han expoliado al país que no tienen derecho a seguir haciéndolo; de mirar a México con la honestidad que requiere. Honestidad que ahora el oficialismo intenta acallar.

9. Porque la misión del CIDE ha sido la de toda universidad: alzar la vara de medición. Enseñar. Investigar. Confrontar la mentira con los datos, y la propaganda con el rigor. Quienes han sido formados ahí saben que la mejor manera de rendirle tributo a tu país es a través de la inteligencia independiente. Y ahora que se encuentra acechada, toca defenderla.

#

Norteamérica unida

JAQUE MATE / Sergio Sarmiento en REFORMA, 22 Nov. 2021;

«La integración económica… 

es el mejor instrumento para hacer 

frente a la competencia… 

de otras regiones del mundo»

Andrés Manuel López Obrador

  Es verdad, Norteamérica ha perdido terreno. «Mientras Canadá, Estados Unidos y México representamos el 13 por ciento del mercado mundial, China domina el 14.4 por ciento… Este desnivel viene de hace apenas 30 años, pues en 1990 la participación de China era de 1.7 por ciento y la de América del Norte de 16 por ciento… De mantenerse la tendencia de la última década en otros 30 años, para el 2051 China tendría el dominio del 43 por ciento del mercado mundial y nosotros, Estados Unidos, México y Canadá, nos quedaríamos con el 12 por ciento».

El presidente López Obrador tiene razón. Norteamérica ha perdido competitividad frente a Asia. No es fácil de remediar. El expresidente estadounidense Donald Trump estableció aranceles punitivos a los productos fabricados en China, que Joe Biden no ha modificado, pero eso no ha afectado el flujo de productos chinos ni ha disminuido el déficit comercial estadounidense con China. De nada sirven los aranceles si hay un verdadero desequilibrio en la competitividad.

Una mayor integración de los tres países de Norteamérica ayudaría, efectivamente, a aumentar la competitividad regional. No debe ser solo una integración comercial. Coincido con López Obrador: hay que «dejar de rechazar a migrantes, cuando para crecer se necesita de fuerza de trabajo que, en realidad, no se tiene con suficiencia ni en Estados Unidos ni en Canadá. ¿Por qué no estudiar la demanda de mano de obra y abrir ordenadamente el flujo migratorio?».

Si bien hay un gran temor a los inmigrantes en algunos grupos de población de Estados Unidos, no hay duda de que las economías de Norteamérica se beneficiarían de una mayor libertad migratoria. Pero no solamente Estados Unidos y Canadá, también México, que de los tres es el que tiene el sistema migratorio más cerrado. En Estados Unidos 14.1 por ciento de la población es inmigrante y en Canadá 21.5 por ciento; en México la cifra es inferior a 1 por ciento. No estamos en posición de pontificar a nuestros vecinos en materia migratoria, especialmente cuando usamos a la Guardia Nacional para detener a migrantes.

López Obrador tiene razón cuando señala la necesidad de construir una economía regional más competitiva, pero él mismo está tomando medidas que atentan contra esta competitividad, como la contrarreforma eléctrica, que favorecería las compras de electricidad más cara de la CFE frente a la privada más barata. El problema, sin embargo, va más allá del costo en este momento de transición energética en el mundo. Muchas empresas han asumido compromisos globales para reducir su huella de carbono y no pueden trabajar en un país con energía sucia. «Si no existe un marco jurídico, un marco estructural en México enfocado a la producción de energías renovables, General Motors no va a parar su visión cero, cero, cero y, desafortunadamente, si no existen las condiciones, México ya no va a ser un destino para la inversión», ha señalado Francisco Garza, presidente y director general de GM en México.

Es imposible no apoyar las palabras del presidente López Obrador en la Cumbre de América del Norte: «El tratado comercial es un valioso instrumento para consolidar nuestros procesos productivos, aprovechando el gran potencial que representa el mercado interno, el cual nos permitirá desarrollarnos como ninguna otra región del mundo en beneficio de nuestros pueblos y naciones». Ahora solo falta que se haga caso a sí mismo.

· INFLACIÓN

Los precios al consumidor están en camino de cerrar arriba de 7 por ciento en 2021, la cifra más alta desde el 2000. El fenómeno es internacional, pero afecta de manera severa a nuestra economía. La inflación daña más a quien menos tiene, a quien vive con un ingreso fijo. Es, efectivamente, el impuesto más injusto.

##

AMLO va por costosa descentralización pública

HISTORIAS DE NEGOCEOS/Mario Maldonado /  El Universal

El plan para descentralizar se estima en más de 127 mil millones de pesos

A tres años de que termine la administración de Andrés Manuel López Obrador, el plan para descentralizar las dependencias federales, cuyo costo se estima en más de 127 mil millones de pesos, sigue en pie y tal cual lo prometió desde que era presidente electo. Desde hace algunas semanas los titulares de las principales oficinas del gobierno federal recibieron la instrucción de Palacio Nacional para enviar a sus equipos de trabajo a los correspondientes estados.

El Presidente ordenó que, para 2022, la Secretaría de Medio Ambiente, a cargo de María Luisa Albores, ya debe estar operando desde Yucatán, en el edificio de la Conagua en Mérida, que fue inaugurado como sede de Semarnat en dos ocasiones anteriores, tanto por Josefa González Blanco, ahora embajadora en el Reino Unido, como por Víctor Manuel Toledo.

La Secretaría de Salud, a cargo todavía de Jorge Alcocer, deberá trasladarse a Guerrero, por lo que desde el mes pasado comenzaron a migrar sus escritorios a un edificio frente a la playa Hornos, tanto el titular de esa dependencia, como el polémico subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, quien seguramente agradecerá la mudanza a las playas del Pacífico.

El encono que últimamente ha mostrado López Obrador con los responsables del desabasto de medicamentos también aceleró la reubicación de los funcionarios de salud, por lo que se ordenó que en el primer semestre de 2022 haya al menos mil 200 colaboradores de la SSa, el desastroso Insabi, de Juan Ferrer, y la inoperante Cofepris, de Alejandro Svarch, despachando desde Acapulco.

La Secretaría de Educación Pública, que encabeza Delfina Gómez, enviará en los próximos días una primera comitiva de 200 personas a Puebla, en donde el gobernador Luis Miguel Barbosa ofreció ubicarlos en la denominada Ciudad Modelo en San José Chiapa, en el municipio de Huejotzingo. En ese centro se pretende instalar también una planta armadora de camiones eléctricos, la cual deberá convivir con la nueva colonia de docentes.

Alrededor de 2 mil trabajadores de la SEP tendrían que estar instalados antes de que termine el año en un recinto que no es del total agrado de la secretaria mexiquense, a pesar de que no deberá pagar una renta mensual por el inmueble. El pensamiento de la maestra está en 2023, donde se apresta a competir, de nueva cuenta, por la gubernatura del Estado de México.

Por último, el presidente instruyó que la Secretaría de Bienestar, de Javier May, se mude cuanto antes a Oaxaca, por lo que, con su aumento presupuestal de casi 98%, deberá planificar su traslado para operar desde allá programas sociales como el de pensiones para adultos mayores y Sembrando Vida.

Faltarán de completar su reubicación dependencias como la Secretaría de Cultura en Tlaxcala, la de Energía en Tabasco, Economía en Nuevo León y Agricultura en Sonora; asimismo, Pemex, de Octavio Romero, deberá trasladarse a Campeche, y la Comisión Federal de Electricidad, de Manuel Bartlett, tendrá que garantizar el suministro eléctrico del país desde Chiapas.

Los recursos necesarios para completar el plan de descentralización de AMLO equivalen a poco más del total de los que Nuevo León tendrá para el ejercicio del siguiente año. También representan 2% del denominado “Presupuesto del Bienestar” que se ejercerá en 2022, el más grande Paquete de Egresos del que se tenga registro en la historia.

En tiempos de austeridad franciscana y con un Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 que muy probablemente no empatará con los ingresos esperados, la descentralización que persigue el Presidente suena a capricho.

Posdata

La reactivación de la desconcentración de la administración pública federal coincide también con los próximos movimientos que prepara el Presidente en su gabinete de cara a 2022.

##

Trascendió

Que el líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, continúa su ofensiva contra la Suprema Corte, al llamar “casta inconsecuente” a los ministros por al menos 40 “excesos” en que han incurrido, según el zacatecano. La rudeza del legislador tiene su origen en los cuestionamientos de la ministra Norma Lucía Piña, quien calificó de “apresurada y no informada” la propuesta de ampliar la gestión del ministro presidente hasta 2024. “Es una grosera intromisión y no admito esa descalificación al Congreso”, reviró Monreal la semana pasada, pero a juzgar por sus tuits de ayer la molestia no cede.

Que siguiendo con temas de la Corte, las miradas se centrarán esta semana en el máximo tribunal, pues tiene previsto resolver la propuesta presidencial que permite la actuación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública durante cinco años. La controversia fue promovida por la oposición en la Cámara de Diputados, alegando la militarización de las labores de vigilancia, mientras que al inicio de este debate un juez federal ya declaró inconstitucional la propuesta, de ahí que el tema llegue en estos días a manos de los ministros.

Que la presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, avanza en la actualización del padrón de cabilderos para tener en regla a todas las personas que visitan a los legisladores para impulsar o combatir alguna reforma. Para este fin se abrió una convocatoria tras la cual se registraron más de 370 personas, físicas o morales, para gestionar sus intereses ante el Senado. El siguiente paso es publicar este listado para transparentar esta actividad que por décadas ha generado suspicacias. (Trascendió, Milenio, Al frente, p.2)

Sacapuntas

Trabajo de gobierno

Al paso de los rumores salió Claudia Sheinbaum y rechazó que las publicaciones de sus entrevistas en medios de comunicación extranjeros sean parte de una campaña para promover su imagen rumbo a 2024. Además, dijo que no acostumbra pagar por ese tipo de publicaciones, y que lo que se difunde es el trabajo del Gobierno de la CDMX.

A quitar obstáculos

En la mira no ha dejado de tener el gobierno a Carlos Romero Deschamps, y más cuando pesan sobre su persona y grupos centenares de denuncias por impedir la democratización del sindicato petrolero. La 4T, nos dicen, hará todo lo necesario a su alcance para lograr elecciones libres y secretas en esa y otras organizaciones.

El valor del currículum

Su trayectoria, más que su cercanía con el presidente López Obrador, es lo que da sustento a la nominación de Verónica de Gyvés para ocupar la vacante de ministra en la Suprema Corte de Justicia. En entrevista con El Heraldo de México, la consejera de la Judicatura agradeció al mandatario haberla propuesto por su currículum y no por su amistad.

Va de nuevo

Por fin comenzó a circular en el Senado un nuevo anteproyecto de dictamen sobre la reforma para la regulación del cannabis. El senador Julio Menchaca, presidente de la Comisión de Justicia, circuló el documento para que el grupo de trabajo del Senado pueda analizarlo y volver a presentar una propuesta que destrabe la regulación de la marihuana.

Otra contrapropuesta

La alianza prepara su propuesta de Reforma Eléctrica alternativa. Dicen que los coordinadores Jorge Romero, del PAN, Rubén Moreira, del PRI, y Luis Espinosa Chazaro, del PRD, están en pláticas para recuperar parte de lo que dicen los expertos. A ver si no les va como con el presupuesto alternativo que Morena y aliados, despreciaron. (El Heraldo de México, Al Frente, p. 2)

Estrictamente Personal / Sheinbaum aprieta el acelerador

Claudia Sheinbaum está en una carrera desenfrenada hacia la Presidencia. Va acelerando el paso desde que perdió la mitad de las alcaldías de la Ciudad de México en junio, con una lógica totalmente distinta a la forma como lo hacía su jefe, el presidente Andrés Manuel López Obrador, porque no hay nadie que pueda replicar ese estilo moldeado por su personalidad. Lo que ha hecho la jefa de Gobierno es utilizar el manual que crearon los priistas para construir candidaturas, lo que no necesariamente es malo. Tomar lo mejor de lo que funcionó puede resultarle a ella porque, con cualquier otra estrategia, probablemente fracasaría.

La contienda por la candidatura de Morena es una lucha en campo abierto. La semana pasada, mientras el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, celebraba la “extraordinaria” cumbre entre los líderes de América del Norte, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, atrajo reflectores al invitar al súper campeón mundial de boxeo, Saúl el Canelo Álvarez, a la Cámara alta para convertir aquello en una borrachera de legisladores enajenados. Sin embargo, captaron la atención de la opinión pública.

Sheinbaum parecía haber quedado rezagada en esta carrera de caballos, pero este domingo, en el suplemento de El País, apareció su fotografía en la portada, inmaculadamente vestida de blanco, en su despacho y con la mirada hacia la Plaza de la Constitución. El título fue explícito: Claudia Sheinbaum y el futuro de México. Este despliegue coincidió con la reciente visita que hizo uno de los grandes accionistas de PRISA, el conglomerado propietario de El País, al Presidente, para hablar sobre los problemas que han tenido en Radiópolis, donde tienen la mitad de las acciones –que transmite algunos noticieros críticos al gobierno en la W–, con sus socios tabasqueños, quienes después de esa conversación tuvieron problemas legales.

¿Pudo haber sido consecuencia de ese encuentro? Es posible. Pero el guiño al Presidente, si así hubiera sido, lo aprovechó Sheinbaum al recibir a El País, otro de los periódicos que de manera regular es objeto de linchamiento en Palacio Nacional para sus objetivos promocionales. Sheinbaum no está perdiendo el tiempo. El miércoles pasado, la cadena de televisión británica BBC envió a una de sus corresponsales del servicio de noticias en inglés –que es el global– para hacer entrevistas la víspera de la cumbre norteamericana en Washington.

La jefa de Gobierno fue una de las figuras entrevistadas, en vivo y en inglés, obteniendo una plataforma internacional en un momento donde muchos ojos estaban volteando a México, Estados Unidos y Canadá por la reunión de sus líderes, sobre todo para la última pregunta, sobre sus aspiraciones presidenciales, a lo que respondió, con medias verdades y mentiras políticas, que estaba concentrada en la Ciudad de México. Sheinbaum está en un road show con prensa internacional.

Recientemente publicó una colaboración en The Economist, el semanario británico con mayor influencia entre políticos y empresarios del mundo, que pareció extraña para los estándares editoriales de la revista, porque se limitó a escribir un resumen ejecutivo de su informe de gobierno. En realidad no se publicó en la edición que semanalmente llega a millones de personas, sino en el suplemento especial que edita cada finales de año, The World Ahead (El Mundo por Delante), donde invitan a escribir a figuras en posiciones de poder o influencia. Sheinbaum habló de la crisis de la pandemia del coronavirus y las oportunidades para construir una sociedad más equitativa y sostenible, reproduciendo sólo la usual palabrería.

Pero el fondo no importa por ahora, y lo que quedó fue su nombre y la ilustración de su cara plasmadas en un suplemento que también leen millones de personas en el mundo, incluidos los y las tomadoras de decisiones, ante quienes se presentó. Haber aceptado escribir para una publicación constantemente atacada por el Presidente y sus legiones de fanáticos ignorantes –a quienes les ordenaron no tocarla a ella por utilizar ese vehículo– fue un acierto.

Sheinbaum ha asumido de manera dogmática las posiciones de López Obrador, sus frases y hasta sus pleitos. En este espacio se describió en lo que, políticamente, ante la opinión pública se ha convertido, una “mini yo” del Presidente, donde entregó la autonomía que ejerció durante la primera parte de su sexenio por razones estratégicas. Si López Obrador precipitó la sucesión presidencial, es el argumento, es porque sabía que a Sheinbaum, si no cambiaba la dinámica de la carrera hacia Palacio Nacional, no tendría tiempo para crecer. Tenía que hablar a las clientelas duras de López Obrador para consolidar su apoyo –unos 14 millones de fieles simpatizantes no son pocos– y no perderlas. Los demás segmentos electorales saldrá a conquistarlos más adelante.

La jefa de Gobierno ya capturó también el ojo, en este caso crítico, de la prensa extranjera por las acciones que ha emprendido. La semana pasada, Los Angeles Times, el periódico regional más importante de Estados Unidos, publicó un despacho sobre la “tarjeta Claudia”, refiriéndose al programa para más de un millón de alumnos de primaria para que reciban apoyos mensuales y descuentos para actividades culturales y deportivas. “La próxima elección presidencial de México está a más de dos años y medio de distancia, pero una candidata potencial ya está siendo acusada de hacer trampa”, apuntó el diario.

Sheinbaum está labrando su propia imagen en el exterior. Es una buena idea que aproveche la neocolonización cultural mexicana, que convierte aquí mágicamente lo que se dice afuera, en verdad absoluta. Internamente es una marioneta de López Obrador, pero eso irá cambiando y se irá empatando con lo que está construyendo internacionalmente, donde la estrategia, con la densidad y claridad de ideas que ha mostrado en algunas entrevistas, le abre el camino para que empiecen a mencionarla como una candidata con potencia, y que los ecos lleguen como órdenes a la cabeza de muchos mexicanos transformándola, como quiere el Presidente, en una candidata competitiva con posibilidad de ganar el 24. (Raymundo Riva Palacio, El Financiero, p. 46)

Contra las Cuerdas / Las corcholatas, el rebelde y ¿la resurrección del tapado?

Si la política de nuestros días, contrario a promover la unión entre los ciudadanos, favorece la polarización y el desacuerdo con el objetivo de ejercer su propio imperio, ¿por qué no replicar la técnica entre los liderazgos de Morena que aspiran al relevo presidencial para debilitar a los oponentes de casa?

Siguiendo la estrategia de López Obrador con el adversario para avanzar y vencer, surgen varias preguntas ¿Y si sus corcholatas (Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard), así como el hijo desobediente (Ricardo Monreal) representan el sacrificio para favorecer a su verdadero candidato? ¿Por qué no pensar en la resurrección del tapado?

¿A poco no, el mandatario en turno recupera el estilo personal de gobernar descrito en los 70 por el historiador Daniel Cosío Villegas por la estatización, centralización y autoritarismo como sello para ejercer el poder? Entonces, ¿por qué no pensar en el tapadismo, estrategia con la que el Presidente hace creer a tres o más personajes que tienen posibilidades de llegar, pero su verdadero designado ni lo sabe?

El tapado fue una de las figuras políticas más destacadas del sistema político mexicano a partir de la década de los 50 y hasta los 90 frente a una débil oposición. Jorge Carpizo catalogó al tapado como “sistema de engaños y mentiras”. Agregó que el Presidente escoge a su sucesor y para evitar que lo vulneren, lo protege, lo tapa hasta que se hace público que él es el señalado y a quien se le va a donar el cargo.

La idea de pensar en la resurrección del candidato viene a cuento por lo que vimos la semana que terminó y el inicio de ésta. Ninguna semana antes, desde que López Obrador hizo el descorche al poner en el catálogo de presidenciables varios nombres y evitó otros, los suspirantes abiertos se habían movido con tal fuerza.

Fue evidente la promoción de la imagen en la prensa internacional de Sheinbaum, el activismo internacional de Ebrard y el simbolismo de Monreal al llevar al Canelo Álvarez al Senado, ponerse los guantes y atacar a uno de los gobernadores más débiles del lopezobradorismo, como lo hizo contra de Cuauhtémoc García, al asegurar que tiene secuestrado al Poder Judicial y fabrica culpables.

Mientras eso sucede, Adán Augusto López consolida la red del grupo Tabasco en el gobierno federal, al concentrar el poder de la gobernanza política y económica.

Una radiografía con los nombres de familiares y personas cercanas al secretario de Gobernación revela dónde está la verdadera 4T y en quién recaerá una nueva etapa para administrar la segunda parte del proyecto más importante del Presidente de la República: el Tren Maya. ¿Revive el tapado o no?

UPPERCUT: El poder del gobierno y sus enviados se vio en Tlaquepaque, pero a pesar de quedar expuesto su respaldo, Morena volvió a perder las elecciones extraordinarias después de ser anuladas de manera inexplicable. Ganó de nuevo la candidata de MC. (Alejandro Sánchez, El Heraldo de México, p. 8)

Éxito indudable en Washington, pero ¿y la seguridad en México?

/Serpientes y Escaleras

Ni duda cabe de que al presidente López Obrador le fue muy bien en sus primeras reuniones trilateral y bilaterales con Joe Biden y Justin Trudeau. Contra los pronósticos, que le anunciaban una visita tensa por temas como la reforma eléctrica o su respaldo al régimen de Cuba, el mandatario mexicano tuvo una visita redonda a Washington y logró posicionar no sólo sus temas y su agenda en la cumbre trilateral, sino que además obtuvo compromisos para un plan de ayuda a Centroamérica, con dinero de Estados Unidos y Canadá, apoyo canadiense para rehabilitar plantas hidroeléctricas en México y hasta un posicionamiento importante en cuanto a la necesidad de aumentar la competitividad y la integración económica y laboral de Norteamérica frente a la amenaza China.

Para sus críticos no hubo los “regaños” esperados y tuvieron que conformarse con una imagen, un sentado extraño del presidente en una silla de la Oficina Oval, que le valió memes y comentarios en las redes sociales, pero fuera de eso no encontraron más con qué cuestionarlo. Para sus seguidores y propagandistas, en cambio, el buen desempeño diplomático del presidente y los buenos oficios del canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en la negociación y cabildeo de la Cumbre Trilateral de Jefes de Estado del T-MEC, que llevó varias semanas, ameritaron adjetivos y calificativos como “éxito total”, “un viaje sumamente positivo” y los más fanatizados hablaban del “estadista de talla mundial” en el que se ha convertido López Obrador.

En general, en el punto medio de los extremos de la polarización con que siempre se mide a este gobierno, hubo más o menos consenso sobre una visita productiva, un manejo adecuado y sobrio del presidente, que moderó el tono y el lenguaje y supo evitar, con diplomacia y oficio político, los temas colaterales que habían generado tensión y presiones políticas en vísperas del encuentro: las reformas energéticas y sus afectaciones a la inversión privada, sus apoyos a la Cuba de Díaz Canel y la abstención en Nicaragua. Nada de eso logró ensombrecer ni afectar el primer encuentro presencial que tenía López Obrador con Joe Biden y Justin Trudeau. Hasta ahí no hay duda de que al presidente le fue bien, más que bien en su tercer viaje internacional en lo que va de su mandato.

En donde la imagen de éxito en el exterior se descompone un poco es en el retorno del mandatario que volvió al país justo el viernes que terminaba una semana especialmente violenta en varias regiones del país. Las imágenes de cuerpos colgando en Zacatecas, un estado descompuesto por la violencia creciente del narcotráfico, sumados a las noticias de nuevos grupos armados de autodefensa en Michoacán y la práctica de levas del CJNG en ese estado para reclutar forzosamente a jovencitos y esclavizar sexualmente a mujeres adolescentes; ligado todo eso a la aparición de cuerpos desmembrados en las calles de Acapulco y el creciente fenómeno de desplazamientos en los Altos de Chiapas donde se reproducen también los guardias armados comunitarios financiados por el narcotráfico, dan cuenta de un país que, en varias de sus regiones, vive una violencia tan desbordada y descontrolada que raya en la ingobernabilidad y la ausencia de Estado.

Y dirán los que no quieren que se opaque el reciente éxito diplomático de López Obrador que son cosas distintas, que nada tiene que ver una cosa con otra y que hablar de la violencia que azota a varias entidades del país es no querer reconocerle al presidente sus logros en Washington. Pero fue el mismo tabasqueño el que, en su discurso de toma de posesión, el 1 de diciembre de 2018, proclamó que “la mejor política exterior es la política interior”, frase que no solo hablaba de su desdén y displicencia por los asuntos internacionales y diplomáticos, sino que también quería decir que, para poder presumir en el extranjero, primero había que tener bien gobernado al país.

Pues bien, por primera vez en tres años el presidente López Obrador, que ha renegado de la asistencia y representación de México en los foros internacionales, decidió salir al mundo y en menos de 15 días hizo dos visitas a los Estados Unidos, la primera para presidir el Consejo de Seguridad de la ONU y dar un discurso ante los países miembros, y la segunda el jueves pasado para asistir a la Casa Blanca al referido encuentro con Biden y Trudeau. En ambas salidas el presidente lució grandilocuente, hablando de cómo resolver problemas globales de pobreza e inestabilidad social, y proponiendo planes de ayuda para llevar crecimiento y empleo a Centroamérica para frenar la migración ilegal.

Ambos planteamientos del mandatario mexicano son tan loables y plausibles como difíciles de realizar. En el caso de su “Plan para la Fraternidad y el Bienestar” que México presentó ante la ONU es casi una utopía que difícilmente prosperará a pesar de sus buenas intenciones; y en cuanto al plan centroamericano, dar apoyos económicos a los habitantes de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, sin duda puede ser un aliciente y representar una opción para la pobreza y desempleo que sufre la región; pero ni con todos los millones de dólares de Estados Unidos y Canadá, en lo que dicen se llamaría “Sembrando Oportunidades”, se van a resolver todas las causas de la migración que también tienen que ver con lo político, con la violencia e inseguridad de pandillas y narcotráfico y con la existencia de dictaduras como la de Daniel Ortega, que obligan al exilio a sus disidentes.

Así que, aun deseando que los planes internacionales de López Obrador se concreten y que sus buenas intenciones lleven desarrollo y soluciones a la pobreza y marginación de otros pueblos, tal vez es momento de que el presidente mexicano deje de ver menos por el resto del mundo y más por los mexicanos que se están desangrando por la violencia del narcotráfico y la ausencia de un Estado que los proteja y les dé seguridad. Si la mejor política exterior es la interior, como dijo él mismo, entonces primero que resuelva la pobreza y la marginación que han crecido en México, según los datos del Coneval y del Inegi, aun con sus entregas directas de dinero a los sectores vulnerables. Pero lo más urgente y lo que el presidente no quiere ver mientras regresa al país desde el extranjero como un torero al que le lanzan flores, es la sangre, la indefensión y el miedo de los ciudadanos que sigue dominando amplias regiones del territorio nacional. (Salvador García Soto, El Universal, Nación, p. A11)

Rayuela

El acaparamiento del agua para riego muestra el latifundismo hídrico que padecen los campesinos. ¡Agua y libertad! (Contraportada, La Jornada, P. 32)

Frentes Políticos

1 La voz del líder. Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, hará un llamado para que los países líderes en la fabricación de armas ligeras adopten mayores y mejores controles sobre el destino de sus armas, a fin de evitar su distribución a personas físicas y morales con antecedentes de tráfico. En un hecho inédito, el pasado 4 de agosto el gobierno de México inició un litigio civil contra los 11 principales fabricantes de armas de fuego en Estados Unidos por ser causantes, debido a su “negligente comercio”, de la ola de violencia en nuestro territorio, pues cada año son enviadas ilegalmente más de medio millón de armas a los grupos del crimen organizado. Hasta ahora la información existía, pero la intención de frenar el tráfico, no. México aprovechando su calidad de líder.

2 Dilema verde. El Senado tiene lista la nueva iniciativa de ley para regular el consumo adulto de mariguana en México, donde revive al Instituto Mexicano para la Regulación y Control del Cannabis; castiga con hasta ocho años de cárcel a quien porte más de 200 gramos y hasta con 15 años de prisión a proveedores y operadores de “cocinas” de drogas. La nueva propuesta de ley se presentará en el pleno este martes y los legisladores comenzarán a trabajar en su aprobación. Se conformó un grupo de trabajo integrado por el coordinador del PRD, Miguel Ángel Mancera; del PAN, Damián Zepeda, y del PRI, Manuel Añorve, para trabajar el documento. En sus manos está el destino emocional de un buen número de consumidores. Prohibido fallar.

3 Contentos. El dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, calificó como exitosa la participación del presidente Andrés Manuel López Obrador en la Cumbre de Líderes de América del Norte, donde el mandatario mostró una agenda progresista con relación a la migración, salud y derechos laborales. “Hace mucho no veíamos a un Presidente capaz de establecer una relación de iguales y proponer agenda, a partir de la autoridad moral y política que tiene por gobernar nuestro país de manera honesta, combatiendo la corrupción y atendiendo a los más pobres”, sostuvo Delgado. Por obvias razones, Delgado es el porrista número uno de la Cuarta Transformación. Si su percepción es la correcta, arrasarán en las próximas elecciones. Si no… prepárense.

4 El proceso viciado. A 19 días de iniciada la captura de apoyos ciudadanos para la revocación de mandato, se han recopilado 399 mil 374 firmas, de las cuales 308 mil 771 están en listado nominal; el resto con inconsistencias, en revisión, duplicadas o “no existen”. O sea, el 23% son falsas. Así lo informa el reporte de recolección de firmas del INE, cuyo consejero presidente es Lorenzo Córdova, con fecha de corte al 19 de noviembre, y faltan 36 días para que venza el plazo para que la ciudadanía recabe 2.8 millones de firmas válidas, repartidas en al menos 17 entidades. El listado deberá presentarse el 15 de diciembre. Los siervos de la nación desconocen el verbo revocar. “Firme aquí para la ratificación”, piden. Que no nos confundan.

5 Los contreras. Para lograr la integración económica de la zona de Norteamérica es necesario que México cumpla con el Tratado México, Estados Unidos y Canadá, que es contrario a la política energética regresiva, sucia y arcaica que promueve el gobierno federal, aseguró el líder nacional del PAN, Marko Cortés. El presidente Andrés Manuel López Obrador “asistió el jueves pasado a la cumbre sólo para exhibir su incongruencia. Habló de la integración económica de la región, pero olvidó que la unión de esfuerzos entre países requiere, para empezar, del cumplimiento del Tratado Comercial entre México, EU y Canadá, así como la implementación de políticas comunes”. Qué lástima, debió ir usted, don Marko, en representación de México. (Frentes Políticos, Excélsior, p. 15)

Te pueden interesar

40 min de lectura
55 min de lectura
14 min de lectura