26 de octubre de 2021

Columnas de Opinión

de hoy, domingo 3 de octubre de 2021

Incomprensible

El gobierno de AMLO enfrenta innumerables problemas en el sector salud. Un dato resume el tamaño del desastre: 625 mil muertes en exceso en el 2020. No sólo de los infectados por el coronavirus, sino de quienes no pudieron continuar con sus tratamientos médicos, o sus padecimientos no fueron detectados a tiempo por estar desbordado el sistema de salud pública y la gente temerosa de pararse en un hospital. ¡México fue el segundo país en exceso de muertes del mundo!

El sector está plagado de problemas e ineficiencias. Sigue habiendo escasez de medicinas, incluidas las oncológicas. Destruyeron un sistema de distribución que funcionaba, por supuesta corrupción, sin que el gobierno haya mostrado prueba de ello. El año pasado salieron con la absurda idea de comprar las medicinas a través de la ONU, lo cual terminó, como tantas improvisaciones de este gobierno, en un fracaso.

Destruyeron el Seguro Popular, sin tener idea de cómo iba a funcionar su sustituto, el Insabi. Según el Coneval en el 2018 el 16.2 por ciento de los mexicanos no tenían acceso a servicios de salud pública. Para el 2020, el gobierno con el lema de “primero los pobres” logró que más mexicanos no tuvieran acceso, el 28.2 por ciento. Según el CIEP, los mexicanos gastaron de su bolsillo para pagar servicios de salud un 40 por ciento más en el 2020 que en el 2018. Para el diez por ciento más pobre el aumento fue del 68.3 por ciento. ¿No sería el momento de concentrarse en mejorar el sector?

Este gobierno no sólo tiene otros datos, sino una incomprensible lógica. En medio de este desastre, la instrucción presidencial es mover de la CDMX la sede administrativa de la Secretaría de Salud al puerto de Acapulco. El edificio donado para ese fin por el gobierno de Guerrero se iba a utilizar para el Centro de Comando C5 estatal, es decir, para poner cámaras y policías. ¿Se imaginan el edificio? Acá el link: https://bit.ly/3B4PnT1

La Secretaría de Salud tiene más de 6 mil trabajadores, aunque no todos se moverán, sólo unos mil 200. En ningún lugar dice quiénes se irán, cuánto cuesta la mudanza, ni la justificación operativa para hacerlo. ¿Qué gana la administración federal de salud operando desde Acapulco? Nada. No es una oportunidad para mejorar la salud pública. El secretario despacharía desde ahí, lejos de la CDMX donde se toman las decisiones, aunque con este funcionario quizás no importe mucho.

La idea de descentralizar las secretarías de Estado presentada por AMLO en campaña es absurda. En las federaciones, las dependencias administrativas y en particular su titular y los funcionarios relevantes, se concentran en la capital. Se requiere coordinación directa y pronta de quienes operan la administración pública federal. Las videoconferencias no sustituyen plenamente las reuniones presenciales, entre otras muchas razones porque si hay que ver a AMLO para un acuerdo, hay que ir a “su” Palacio.

Criminalizan el gasto de científicos y académicos por haber pagado comidas o viajes y no haberse concentrado en lo “sustantivo”, por más que ese gasto fuera legal y necesario para realizar sus tareas. Pero este gobierno está dispuesto a gastar dinero en mudanzas inútiles, en lugar de comprar medicinas.

AMLO debería priorizar el mejorar el sistema de salud, pero prometió en campaña descentralizar a las secretarías de Estado. Al comienzo del sexenio, algunos secretarios dijeron que dejarían la capital, como el de Educación, quien prometió despachar en Puebla. No lo hizo. Era absurdo. Se quedó en la CDMX.

 La promesa de campaña no se ha cumplido. El secretario de Salud parece querer vivir en Acapulco. Estar a nivel del mar es bueno para la salud.

AMLO quiere su foto inaugurando la descentralización de la Secretaría de Salud. No le importa el costo para la salud de los mexicanos. Debe creer que a la gente se le puede engañar con facilidad. Quizá tenga motivos para ello.   (Carlos Elizondo Mayer-Serra, Reforma, P. 9)

Templo Mayor

MÁS ALLÁ de la gran regresión que traería la contrarreforma energética, otro asunto preocupa a los analistas del sector: la visión en la que se basa la propuesta pareciera no considerar que la demanda de electricidad crecerá en los próximos años.

Y ES QUE en ningún lado se explica cómo es que la CFE, que dirige Manuel Bartlett y que actualmente pierde dinero en la generación de energía, obtendrá recursos para construir y operar nuevas plantas además de seguir controlando -monopólicamente- la transmisión, distribución y la venta al usuario final.

PARA COLMO, está el gigantesco problema de que productos manufacturados con energía sucia no podrían ser exportados, lo que generaría pérdidas multimillonarias en México cada año.

VISTA la composición actual del Congreso de la Unión pareciera improbable, pero si la 4T lograra que se apruebe la propuesta en sus términos actuales, hasta la cancelación del Aeropuerto de Texcoco quedará en la historia como un “error menor” comparada con el tamaño de problema en el que meterían al país.

,.,.,.,.

DESDE que Carlos Salinas posicionó la marca “Solidaridad” como una multiherramienta política, económica, social y, por supuesto, electoral, no se había visto a otro mandatario crear un andamiaje semejante… hasta que llegó “Bienestar“.

EL PRIISTA le puso su marca al pacto económico, a su programa social (Pronasol), y a los planes de construcción de carreteras, mejora de escuelas, empleo y hasta a la creada ex profeso Secretaría de Desarrollo Social cuyo acrónimo era Sedesol.

MÁS de 30 años después, la 4T le cambió el nombre a Secretaría de Bienestar y ha sumado al Banco del Bienestar, al Gas Bienestar, al Instituto de Salud para el Bienestar, a las Universidades para el Bienestar y hasta las Pensiones y Tandas del Bienestar, más lo que se acumule.

SI ES CIERTO que la imitación es la mejor y más sincera forma de halago, parece que Andrés Manuel López Obrador se la pasa halagando a quien durante años ha sido su villano neoliberal favorito.

.-.-.-.-

CUENTAN que a pesar de que ya ni Olga Sánchez Cordero despacha en Segob ni Julio Scherer en Presidencia, en el equipo de la hoy presidenta del Senado quieren cobrarle los platos rotos al ex consejero jurídico.

Y QUE por eso buscan sembrar acusaciones contra el abogado, a quien culpan de que su jefa nunca tuviera ni el poder ni la influencia que tiene su sucesor, Adán Augusto López.

ESO SÍ, quienes saben cómo se guisan el pejelagarto y los tamales de chipilín dicen que están tocando a la puerta equivocada, pues quien tenía tan limitada a la ex secretaria vive ¡en Palacio Nacional!   (F. Bartolomé, Reforma, p. 9)

Bajo Reserva

Encumbra Morena a aliado de la Luz del Mundo

Esta semana concluyó la repartición de posiciones en la bancada de Morena en la Cámara de Diputados para todos sus integrantes, lo cual trajo varias sorpresas. Una de las más perjudicadas en la distribución fue Yeidckol Polevnsky, pues luego de ser la sucesora de Andrés Manuel López Obrador en la dirigencia nacional de Morena, ahora simplemente se quedó sin ningún cargo importante al interior de la bancada. Nos recuerdan que Polevnsky buscaba pelearle la coordinación del grupo parlamentario a Ignacio Mier, pero se quedó corta en sus aspiraciones.

También buscó presidir la recién creada Comisión de la Reforma Político-Electoral, pero le ganó una diputada de nombre Graciela Sánchez Ortiz. Pero lo que más llamó la atención fue la designación de Emmanuel Reyes Carmona como presidente de la Comisión de Salud. El personaje, nos recuerdan, es integrante de la Iglesia de la Luz del Mundo y quién es penosamente recordado por pagar un reconocimiento —que fue impreso a nombre de la Cámara de Diputados—, para el llamado “apóstol de Jesucristo”, Naasón Joaquín García, acusado en Estados Unidos por abuso sexual a menores de edad. Al parecer a Morena no le preocupan esos “detalles” en la trayectoria de sus legisladores. Todo queda purificado por la bendición del oficialismo.

Conflictos al interior del partido oficial

Con todo y las divisiones internas en Morena, este domingo el dirigente nacional, Mario Delgado, tomará protesta a los que llama “Defensores de la 4T” y quienes serán los encargados de promover y hacer que se gane, en marzo de 2022, la consulta de revocación de mandato que, según los opositores al gobierno, no es más que un pretexto para poner de nuevo al presidente López Obrador en la boleta. Delgado Carrillo, nos comentan, ha generado una serie de inconformidades al interior del partido por tomar decisiones de manera unilateral, pues desde la cúpula se han movido casi todas las piezas de las que dependerán los resultados de los comicios venideros. Este domingo habrá Consejo Nacional de Morena, pero no parece que ello cambiará mucho las cosas, pues el órgano ha sido incluso desdeñado por la propia dirigencia nacional.

Secuelas de la muerte de Accendo

Nos comentan, a propósito de la revocación de licencia del Banco Accendo, que hubo también ganadores tras la medida de las autoridades financieras mexicanas: Margarita de la Cabada logró que el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) designe como interventor a KPMG, bajo el argumento del renombre de la empresa, más no de interés personal. A su vez quedó “tablas” la compañía Toka, que estuvo cerca de obtener el control del banco sin necesidad de poner dinero. Junto con Silvia Lavalle, de Atik Capital, Toka buscará ahora quedarse con el control de Caja Libertad mediante el mismo tipo de maniobra, ¿lo conseguirá? Por lo pronto, nos dicen que la Unidad de Inteligencia Financiera tiene los ojos puestos sobre Toka, Silvia Lavalle y a los integrantes de la familia Reyes de la Campa, ex dueños de Accendo, derivado de todo este presunto esquema de blanqueo de dinero.

México en la OEA

En donde están muy contentos es en la representación de México ante la Organización de Estados Americanos (OEA), que encabeza la embajadora Luz Elena Baños. La razón es que el dominicano Josué Fiallo acaba de tomar la Presidencia del Consejo Permanente y, con ello, México apuesta a que el diálogo hacia otros países será mejor transmitido, además de que podrán acomodar las agendas de las reuniones para adaptarlas mejor a los intereses del país. ¿Qué será lo que México quiere meter en agenda en un organismo del cual apuesta su desaparición?   (Bajo Reserva, El Universal, p. 2)

Sacapuntas

Afinan nueva estrategia

Tras la cancelación de la Iniciativa Mérida, el gobierno de Joe Biden está interesado en una nueva estrategia bilateral contra el crimen organizado y el tráfico de drogas. Por eso, el próximo viernes sus secretarios de Estado, Antony Blinken, y de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, vienen a México para dialogar al respecto. Los recibirá el Canciller Marcelo Ebrard.

Enumera a su caballada

Abrió su baraja de presidenciables el reelecto dirigente nacional del PAN, Marko Cortés. Mencionó a Maru Campos, Mauricio Vila, Diego Sinhue, Francisco García Cabeza de Vaca, Francisco Domínguez, Santiago Creel y Juan Carlos Romero Hicks. Pero al referirse a Ricardo Anaya, llamó a cerrar filas con él. “Si atacan a Ricardo, nos atacan a todos”, dijo.

Desarticula plantón

En cosa de horas el nuevo gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, convenció a la CNTE de levantar el plantón frente al Palacio de Gobierno. Ahora sigue la negociación para liberar las vías férreas que mantiene bloqueadas ese gremio, pero los centista están viendo voluntad política de la nueva administración y prevén llegar a un acuerdo.

A ver quién la saca

Secuestró Etelvina Sandoval, en los hechos, la oficina de la presidencia de la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación. Resulta que ya es expresidenta del organismo, pero se niega a entregar el despacho correspondiente a la recién electa Silvia Valle Tépatl, quien, en lugar de ejercer su autoridad, prefirió regresar a su oficina de comisionada.

Autocompasivo

Moralmente derrotado se irá Ignacio Peralta del gobierno de Colima, el próximo 1 de noviembre cuando asuma la morenista Indira Vizcaíno. Ayer, al rendir su último informe, todos los grupos parlamentarios del Congreso estatal le reprocharon los altos índices delictivos y las finanzas mermadas que deja en la entidad. Él se justificó: “la vida se ensañó conmigo”.   (Sacapuntas, El Heraldo de México. p. 2)

Frentes Políticos

  1. Cantado. En sesión extraordinaria, el Consejo Nacional del PAN reeligió a Marko Cortés como presidente de Acción Nacional para el periodo 2021- 2024. La fórmula para el CEN del PAN, encabezada por Cortés como presidente, y Cecilia Patrón Laviada como secretaria general, fue la única que se registró, por lo que se canceló la elección abierta a los militantes, prevista para el 24 de octubre. “Esta votación casi unánime nos compromete aún más, les doy mi palabra que trabajaré con todos, de la mano de la sociedad civil. Estamos listos para asumir nuestro momento histórico”, dijo el líder. ¿Algo nuevo bajo el sol? Mucho no hizo en su primer periodo.
  2. Estrenando poder. A través de sus redes sociales, Mariana Rodríguez, esposa del gobernador Samuel García, solicitó apoyo a los ciudadanos de Nuevo León para el emecista, “porque estará en el cargo seis años, les guste o no”. Sostuvo que ella como ciudadana le envía sus mejores vibras. “Creo que tiene todo para, literalmente, brillar, tiene una preparación increíble y, bueno, confió en Dios, que nos puso en este momento, aquí, por algo. Este reto es enorme, pero es de todos”, estableció la influencer. La nueva administración comienza en las primeras horas de este lunes 4 de octubre. La pareja logró, mediante seguidores en internet, el ascenso a la silla gubernamental. No la desperdicien.
  3. El camino de la equidad. En enero iniciará el proceso electoral que llevará a los quintanarroenses a la renovación de su gubernatura y diputaciones en 2022. Se espera que la entidad sea una de las tres en la que los partidos o coaliciones deberán postular a mujeres, de acuerdo con lo determinado por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral. La candidata viable de Morena es la actual alcaldesa de Benito Juárez, Mara Lezama, quien, pese a que se postula como favorita, deberá superar en las internas al senador José Luis Pech Várguez y a la senadora Marybel Villegas Canché, aguerridos aspirantes a la candidatura. Ojo: Lezama cuenta con amplia simpatía de la 4T. Es decir, de ya saben quién.
  4. El lado B del PAN. La salida de Gustavo Madero de la bancada de Acción Nacional en el Senado, partido del que es expresidente, confirma una regla no escrita: sus exdirigentes terminan yéndose. Ha sucedido con Felipe Calderón, líder nacional de 1996 a 1999, quien se fue del albiazul en 2018, luego de que su esposa Margarita Zavala no consiguiera la candidatura presidencial por Acción Nacional. Manuel Espino, dirigente a finales del sexenio de Vicente Fox, también abandonó y ahora con Morena busca la candidatura para la gubernatura del estado de Durango. Germán Martínez llegó al Senado a través de Morena y se separó tajantemente del grupo político de Calderón Hinojosa y del panismo. ¿Qué encuentran en la cúpula que prefieren la distancia?
  5. La historia real. Lejos quedarán las semblanzas históricas que legendariamente sostenían la buena imagen de los gobernantes. El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinasanunció la creación de la Comisión por el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso de la Justicia de las Violaciones Graves a los Derechos Humanos Cometidos entre los años 1965 y 1990. Es decir, abarcan desde el movimiento médico en el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz, hasta fines de los 80. Encinas informó que la comisión estará integrada por expertos y estimó que tendría resultados pronto. Se conocerán muchas verdades y pagarán quienes siendo responsables se han pasado la vida impunes. Venga la justicia histórica. (Frentes Políticos, Excélsior, p. 21)

Álvarez Puga y el contacto en Quintana Roo

A EL UNIVERSAL. Por sus 105 años en defensa de la libertad

Cada día resulta más insostenible ocultar la protección que otorgaron políticos y funcionarios de alto nivel a la que ahora conocemos como una escandalosa red de empresas factureras y de outsourcing que tiene los rostros más visibles en Víctor Manuel Álvarez Puga y su esposa, Inés Gómez Mont.

Un solo integrante secundario de ese grupo, Juan Vergara Fernández, encarna una historia de cómo varios gobernadores y autoridades federales pavimentaron su camino en la construcción de uno de los feudos de ese imperio ilegal.

Vergara, de origen poblano, desarrolló por años en Cancún, a la vista de todos, un imperio con al menos 17 empresas irregulares (entre cuyos socios figuraron tempranamente los Álvarez Puga), con las que ayudaba a hoteleros, comerciantes y alcaldes corruptos de la región a burlar impuestos y ocultar fortunas personales. Luego incursionó como alto funcionario estatal, compró ¡32! permisos federales para establecer medios de comunicación, y su poder siguió creciendo.

Hacia finales de 2017, bajo el gobierno Peña Nieto, su suerte pareció languidecer porque estuvo al centro de una investigación de la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Hacienda acusado de lavado de dinero; fue detenido en febrero de 2018, pero el halo protector del que disfrutaba le permitió ser excarcelado un par de días después, por lo que no tardó en retomar sus actividades durante los casi tres años del gobierno López Obrador.

Los nexos de Vergara con Ramírez Puga ponen nuevamente bajo cuestionamiento al mandatario aliancista de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, que sostuvo al primero durante 17 meses como secretario de Finanzas de su administración (2016-2018), para luego impulsarlo como candidato a diputado federal por la coalición PRD-PAN-MC cuando ya era investigado por PGR y Hacienda.

Existen indicios de la relación entre ambos desde que el ahora gobernador Joaquín, quien dejará su puesto el próximo año, se desempeñó como alcalde del municipio de Solidaridad (que incluye la ciudad de Playa del Carmen), entre 2005 y 2008. Luego sería diputado federal, ambos cargos por el PRI, partido con el que rompió en 2016 para postularse y ganar la gubernatura bajo las siglas de PAN y PRD. En septiembre de ese 2016, al arrancar su gestión, incluyó en su gabinete a Vergara, pese a que éste había hecho negocios con su antecesor y rival político Roberto Borge.

Entre las explicaciones esgrimidas entonces fue también la cercanía del polémico empresario con el entonces gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, a cuyo servicio Vergara puso los medios de comunicación de los que disponía y los que obtuvo en licitaciones del Instituto Federal de Telecomunicaciones, con las que armó el llamado Grupo Acustik. Moreno Valle fue insistentemente mencionado como benefactor de la campaña de Joaquín. Entre otros de sus apoyadores se ubicaba también a Miguel Osorio Chong, entonces secretario de Gobernación y hoy senador por el PRI.

Apuntes:

Se cumplió un mes de que Julio Scherer Ibarra dejó mediante un portazo el gobierno López Obrador. Hoy genera morbo político sobre el rumbo que imprimirá a sus actividades futuras, e incluso respecto a cuál es su paradero actual. Se le presume fuera del país, en Nueva York o en Miami. Pero fuentes confiables le atribuyen la dicha inocua de haber estado contemplando el legendario lago de Como, al norte de Italia. Y hasta allá le ha llegado el sonido de tambores de guerra que, junto con otras señales, anticipan que el cierre de la primera mitad del sexenio traerá un animado —casi desbordado— activismo.   (Roberto Rock, El Universal, Opinión, p. 10)

Consecuencias

Toda acción entraña una reacción igual y en dirección opuesta, la tercera ley de Newton es aplicable igual a la física que a la política. Los gobiernos definen sus objetivos y medios para alcanzarlos y la población tiene que lidiar con las consecuencias: nadie ni nada puede esquivar este principio elemental. La situación se agrava y profundiza cuando la distancia entre la retórica y el mundo de la concreción se ensancha hasta que se pierde todo sentido de realidad, como ocurre con las mañaneras en las que no hay asunto que no amerite una réplica descalificadora como “yo tengo otros datos” o “no voy a caer en provocaciones”. Los resultados -o ausencia de estos- no se hacen esperar.

Las consecuencias de un gobierno que vive en su propia estratósfera las habrán de pagar todos y cada uno de los mexicanos de diversas maneras, pero hay tres que me parecen especialmente trascendentes por su crudeza, trascendencia y gravedad. La primera tiene que ver con la destrucción del capital humano que es inherente a la 4T.

La estrategia del gobierno ha consistido en eliminar toda la capacidad técnica con que contaba el gobierno, promover la fuga de cerebros, la terminación de proyectos de investigación, la cancelación de becas a estudiantes y becarios que se encontraban estudiando en el extranjero (y las miles que ya no se han otorgado), la persecución judicial de científicos y el enorme desperdicio y dispendio de recursos en proyectos innecesarios y retrógrados, como el que ejemplificó el propio presidente al promover su famoso trapiche para producir jugo, una tecnología claramente superada y que no contribuía, antes o ahora, a disminuir la pobreza o mejorar los niveles de vida de la población.

Una segunda consecuencia se deriva de la distracción de dineros gubernamentales hacia proyectos y rubros de gasto que no sólo no son rentables, sino que en muchos casos implican pérdidas sistemáticas y de largo plazo, reduciendo recursos para administraciones futuras.

La cancelación de proyectos emblemáticos como el aeropuerto, la cervecera y, más recientemente, la exclusión de la empresa Talos Energy para la explotación del yacimiento Zama son todos ejemplos de decisiones que envían el mensaje inconfundible de que la inversión privada, igual nacional que extranjera, no es bienvenida. En adición a esto, la insidia y desprecio a la importancia de la relación con Estados Unidos incide en decisiones y trae impactos, quizá no inmediatos, pero sin duda inconfundibles.

Cada una de esas decisiones tendrá su explicación y racionalidad política, pero todas tienen consecuencias y todas entrañan un enorme desperdicio por la inversión ya erogada y por el costo de oportunidad. El costo del aeropuerto va a ser doble: lo que se perdió y lo que se debe a los bonistas y otros participantes; y la nueva inversión en un aeropuerto que difícilmente podrá operar de manera exitosa.

El caso de Zama será infinitamente mayor tanto por el ingreso que el gobierno dejará de percibir como por la indemnización que deberá pagar a Talos, así como los recursos requeridos para intentar desarrollar el yacimiento (para lo que Pemex no tiene experiencia). Se trata de un costo autoinfligido que pagarán generaciones de mexicanos en el futuro. Peor, totalmente innecesario.

La tercera consecuencia, esa que el presidente pretende que no existe, es la de la destrucción de toda fuente de institucionalidad, la que genera confianza entre la población, evita extremismos y genera oportunidades para el desarrollo económico. El presidente puede creer que sus palabras y sus clientelas son suficientes para crear un futuro promisorio, pero se equivoca: igual lo fundamenta que lo mina y, todo indica, ocurre más de lo segundo que de lo primero.

El despido de la cabeza de su proyecto de manipulación y control político después de la intermedia confirma que su prioridad no es el desarrollo sino el control y el poder. El presidente podrá atraer nuevo talento a su gabinete pero, en la medida en que sus palabras y sus acciones digan lo contrario, el beneficio se diluye y lo que queda es cerrazón, polarización y desdén.

Los estudiantes que vieron sus estudios cercenados buscarán otras opciones, muchos no regresarán y todos acabarán frustrados y resentidos. Nuestros científicos, profesores, investigadores, empresarios y líderes sociales -los de hoy y los del futuro- verán esta etapa como lo que es: de destrucción y cancelación de oportunidades. Los estadounidenses no se quedarán con los brazos cruzados.

El proyecto que prometía acabar con la pobreza, la corrupción, la violencia y la desigualdad acabará acentuando todas y cada una de estas lacras. Los aplausos de hoy serán dedos flamígeros en el futuro: la eterna historia sexenal. En lugar de mejorar la realidad, ésta habrá empeorado. Otro sexenio perdido, pero peor.

“Hay algunas cosas -escribió Hemingway- que no pueden ser aprendidas rápido pero el tiempo, que es todo lo que tenemos, cuesta mucho para adquirirlas”. El tiempo perdido no tiene substituto y este gobierno habrá retrasado el desarrollo del país mucho más que los seis años que le correspondían, todo por el mero prurito de intentar reinventar la rueda, esa que, en el siglo XXI, es digital: nada más distante del tan mentado trapiche.   (Luis Rubio, Reforma, P. 17)

La religión del dinero y la 4T

Las religiones teístas, con un Dios como autoridad suprema, dieron paso al Humanismo, con el ser humano como autoridad suprema, que ha dado paso a la religión del dinero. Religión entendida como un sistema de creencias que pretende explicar el total de la realidad.

A veces se nos dificulta a los habitantes del siglo 21 observar a la religión del dinero, porque está por doquier: vivimos inmersos en ella. Igual a los peces se les debe dificultar ver el agua, porque viven en ella. La religión del dinero mide cuanto existe en dinero. Y su moral es simple, de ahí su atractivo. Lo Bueno es lo que produce dinero; lo Malo, lo que hace perder dinero.

De cierto, en nuestro tiempo, el dinero es el único valor en que coincidimos todos. Podemos diferir en cuanto a gustos culinarios, a preferencia sexual o a utopías. Pero en cuanto a dinero, no: tenerlo es bueno, carecer de él es malo. Y lo que distingue en política a la Derecha de la Izquierda no es su valoración del dinero, sino qué hace con él.

En ese marco de convicción leí el libro del presidente López Obrador, A la mitad del camino, su recuento de lo que ha logrado en 3 años de mandato. Y no es que yo haya impuesto ese marco al libro: es que en su recuento el Presidente coincide con los neoliberales en cifrar sus logros en números de dinero y esos números reflejan bien cómo ha desmantelado el plan de los dineros de los neoliberales.

El Presidente presume como sus logros principales:

a.La reestructuración del presupuesto del país, para que de múltiples áreas se hayan retirado flujos de dinero, que se redirigieron hacia los pobres, a través de programas que les han hecho llegar a las manos dinero contante y sonante –en específico a los jóvenes pobres y a los adultos mayores. Según el Presidente, hoy al 50% de los hogares del país llegan esos billetes y monedas.

b. La interrupción del proceso privatizador neoliberal, en que áreas del Bien Común fueron vendidas por dinero a los ricos.

c. La recaptura del Estado de la Industria Energética –en particular de la producción de electricidad y petróleo.

d.La elevación a rango de delito grave del método neoliberal de tratar con los políticos: pagarles dinero para comprar contratos, privilegios y condonaciones de impuestos.

 e. El pago por parte de los ricos de enormes sumas de impuestos que debían al fisco.

 f. Y por fin, el Presidente presume la salud de los dineros públicos. Todo lo anterior se ha logrado sin devaluar la moneda nacional y sin endeudarse.

Aún para demostrar la culpabilidad moral de sus adversarios mayores, que el Presidente considera que son Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín, los intelectuales de mayor prestigio de los tiempos neoliberales, el Presidente recurre a los números: hace un recuento minucioso de los dineros que ambos escritores y empresarios culturales recibieron de los gobiernos neoliberales en pago a diversos servicios.

De pronto, A la mitad del camino parece un cuaderno de contabilidad, de esos cuadernos de tapas duras donde se lleva en números el registro de un negocio. Tantos y tantos son los números, las sumas y las restas, que aparecen en sus páginas.

En el siglo 19, Carlos Marx inventó una forma de desglosar los procesos del industrialismo. El lenguaje que inventó para ello fue asumido igual por la Izquierda que por la Derecha: un lenguaje de números que cifran las ganancias y las pérdidas, y su distribución entre los dueños de los procesos productivos y los trabajadores.

Reiterando lo escrito párrafos arriba: lo que distingue, desde Marx, a la Derecha y a la Izquierda, no es el lenguaje —ambas usan ese lenguaje economicista de números—: son las ideas de qué hacer con esos números.

Por eso no sorprenden las omisiones del presidente López Obrador en su relato de dónde se encuentra el país a la mitad de su sexenio.  No hay una sola línea para el feminismo; ni una línea para los derechos humanos; ni una línea para la cultura, a excepción de la mención de media página de los 2 millones de libros editados por el Fondo de Cultura Económica para venderse cada uno a 21 pesos —y su lamento de que los 10 mejores escritores de México ya hayan muerto, es decir: que hoy los que escribimos sumemos cero.   (Sabina Berman, El Universal, Opinión, p. A21)

Otro país, con tres garantías

Hace años, un anciano sacerdote, Alberto Aguirre, me decía: “Este país sería muy diferente si Dios me concediera lo que le pido”. Le pregunté que le pedía a Dios y me respondió: “Que se mueran fulano, sutano y mengano…” Eran, en su concepto, personas malas, negativas y problemáticas; y si desaparecieran, todo cambiaría. Es decir, pensamos que el mundo cambia si cambian los demás. Es la actitud de algunos que esperan a marzo próximo, para votar que se le revoque al actual Presidente de la República su mandato. Así como hay quienes lo apoyan en cuanto se le ocurre, otros lo califican de lo peor. Y se imaginan que, cambiando de Presidente, el país mejorará. Vemos la paja en el ojo ajeno, y no nuestras propias deficiencias. El país cambia si tú y yo nos esforzamos por ser mejores.

Lo mismo pasa en las familias, en los pueblos y en la misma comunidad eclesial. El esposo exige que su esposa cambie, y ella espera lo mismo del marido. Queremos que los vecinos molestos dejen de hacer tanto ruido, que cambien al párroco o al obispo, e incluso que ya termine el tiempo del Papa Francisco, en vez de asumir lo que a cada quien nos toca hacer para que este mundo sea diferente.

Hemos celebrado los 200 años de la “consumación de la independencia nacional”, hazaña llevada a cabo el 27 de septiembre de 1821, cuando hubo acuerdos entre las diferentes corrientes políticas del país para unirse bajo tres garantías: independencia, unión y religión.

El 16 de septiembre de 1810 se había iniciado ese proceso, con la inspiración guadalupana y el liderazgo clerical, pero se tuvieron que sortear muchos intereses partidistas, para que prevaleciera la armonía nacional: todos diferentes, pero unidos por el bien común. La religión jugó un papel determinante, aunque hoy se le regatee su lugar, alegando un laicismo que es más un ateísmo que una benéfica laicidad. No pretendemos que se imponga una única religión, sino que todos nos reconozcamos como hermanos y nos respetemos, en vez de que haya tanta confrontación y linchamiento a los que piensan en forma diferente.

PENSAR

El Papa Francisco, en un oportuno mensaje para esta ocasión, nos dice: “Celebrar la independencia es afirmar la libertad, y la libertad es un don y una conquista permanente. Por eso, me uno a la alegría de esta celebración y, al mismo tiempo, deseo que este aniversario tan especial sea una ocasión propicia para fortalecer las raíces y reafirmar los valores que los constituyen como Nación.

En esta conmemoración, es bello recordar que la imagen de la Virgen de Guadalupe tomada por el Padre Hidalgo del Santuario de Atotonilco, simbolizó una lucha y una esperanza que culminó en las “tres garantías” de Iguala impresas para siempre en los colores de la bandera. María de Guadalupe, la Virgen Morenita, dirigiéndose de modo particular a los más pequeños y necesitados, favoreció la hermandad y la libertad, la reconciliación y la inculturación del mensaje cristiano, no sólo en México sino en todas las Américas. Que Ella siga siendo para todos ustedes la Guía segura que los lleve a la comunión y a la Vida plena en su Hijo Jesucristo. Que Jesús bendiga a todos los hijos e hijas de México, y la Virgen santa los cuide y ampare con su manto celestial. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí”.

ACTUAR

¿Qué podemos hacer para que en el país gocemos de esas tres garantías: independencia, unión y religión? En vez de desgastar energías en criticar y lamentar, seamos mejores en la familia y en la comunidad, siendo agentes de cambio, no eternas plañideras.   (Felipe Arizmendi, El Sol de México, P. 17)

##

Objeción de conciencia/Arnoldo Kraus

Partiendo de la autonomía del ser humano, debe aceptarse que la objeción de conciencia es un derecho humano

El Universal

¿Qué significa objeción de conciencia? El término es confuso: ¿quien objeta lo hace porque así lo dicta su conciencia?, a quién se dirige: ¿a sí misma(o)?, ¿a la sociedad? Recopilo datos y agrego ideas. La siguiente definición, considero, reproduce la médula de la acción: “Razón o argumento de carácter moral o religioso que una persona aduce para incumplir u oponerse a disposiciones oficiales como llevar a cabo el servicio militar, saludar a la bandera de un país, practicar el aborto o ayudar a morir”. Agrego: objeción de conciencia (OC) es un derecho que apela a las convicciones íntimas de la persona, sobre todo morales o religiosas; en el ámbito médico, los objetores se recargan en su filosofía y suelen no tratar a un homosexual contagiado por VIH/Sida, ayudar a un enfermo terminal a morir, o bien, no colaborar, aún cuando la vida corra peligro por hemorragias incoercibles, con una mujer que, ante el rechazo de las autoridades médicas, se auto produjo un aborto.

Cuando el brete se relaciona con convicciones personales en contra de dictados emanados del Poder tales como cumplir con el servicio militar, o perseguir y maltratar indocumentados, o a quienes buscan asilo para huir de la muerte, privan los motivos sociales, agrupados bajo el rubro desobediencia civil (DC). Entre una miríada de ejemplos hoy somos testigos de invocar la DC como un bien social, tanto en nuestro Norte, léase Biden, como en nuestro Sur, léase López Obrador.

La objeción de conciencia ha adquirido importancia a raíz de la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación —21 de septiembre— al declarar la invalidez de la objeción de conciencia del personal sanitario frente al aborto, que estaba contemplada por la Ley General de Salud de México. De acuerdo a la Suprema Corte, “El alto tribunal insta al Congreso a revisar la norma actual al no fijar límites claros para el ejercicio de esa facultad ‘sin poner en riesgo los derechos humanos de otras personas”, amén de, agrega, “…el derecho a la objeción de conciencia no puede prevalecer frente a los derechos de terceros, especialmente el derecho a la salud”. El dictamen anterior se acordó dos semanas después de que la Corte adoptará la decisión de despenalizar el aborto.

La OC y la DC son temas vigentes, universales y controversiales. Partiendo de la autonomía del ser humano, condición inapelable en cualquier sociedad moderna, debe aceptarse, guste o no, que la objeción de conciencia es un derecho humano. De hecho, la Corte Europea de los Derechos Humanos ha señalado que negar el derecho de ser objetor de conciencia viola la libertad religiosa. La afirmación previa se sustenta en la libertad de ejercer cualquier religión y en el derecho de actuar acorde con razones personales.

El meollo del asunto radica en el principio de autonomía. Los objetores merecen respeto; sin embargo, cuando se trata de la salud y en ocasiones de la vida de otras personas, quienes se oponen a seguir determinado camino deberían tener la obligación de referir a quien busca ayuda a profesionales no objetores. Comparto dos inquietudes. ¿Tienen derecho las Instituciones de solicitar a los médicos su postura acerca de la OC?; ¿tienen derecho los pacientes de conocer la postura de los médicos en relación a la OC? Ambas preguntas no se limitan al tema del aborto. Deben incluir la posición del galeno e incluso de la Institución adonde se labora frente a la eutanasia, la fertilización in vitro, la esterilización, etcétera. Las preguntas previas deben repensarse y las instituciones deberían fijar sus posturas siempre a favor de los enfermos. Se agotó el espacio. Retomo las ríspidas cuestiones y otras notas la próxima semana.

Médico y escritor

 ##

¡Que siga la fiesta!/ Sara Sefchovich

El Universal

Cuando hace algunos meses la revista Ibero nos preguntó a varios escritores sobre lo que pensábamos que serían los cambios que traería la pandemia, respondí lo siguiente: Estoy segura de que cuando esto pase, lo olvidaremos y muy pronto estaremos haciendo nuestras vidas como si nada hubiera pasado.

Mi respuesta tiene un fundamento histórico. En un estudio hecho por una universidad checa, se muestra que los humanos olvidamos en un tiempo bastante corto y por eso nos vuelven a suceder desgracias que podrían haberse evitado si tan solo se conservara el recuerdo. Pone como ejemplo inundaciones que arrasaron con las viviendas junto al río, lo cual llevó a las personas a darse cuenta de que era mejor construirlas más arriba, pero pocos años después, ya estaban otra vez abajo, pues habían olvidado lo que podía suceder.

Una revista cuenta algo parecido: en 1965 hubo un huracán en Nueva Orleans, cuyos daños fueron tan severos, que el gobernador del estado aseguró que haría lo necesario para que jamás volviera a suceder algo así. Pero cuarenta años después, otro huracán causó gran destrucción porque no se había hecho nada de lo que se debió (y se prometió) hacer.

Sin embargo, la mayoría los pensadores y escritores a quienes se les hace esa pregunta, piensan diferente: Según Slavoj Zizek, se acabará el capitalismo porque no podemos continuar por el camino que estábamos recorriendo hasta ahora y es necesario un cambio radical; según John Gray, no habrá más globalización; según Angela Davis, será imposible regresar a la así llamada normalidad, y según Cristina Rivera Garza, será un cambio tan radical, tan diseminado por todas las esquinas del planeta, como para llamarlo un cambio estructural. No tengo espacio para incluir a otros que piensan lo mismo, como Rob Riemen, Amos Oz, Amin Maalouf. Todos están convencidos de que como dice Tony Judt, no podemos seguir viviendo como vivimos, habiendo hecho una virtud de la búsqueda del beneficio material, y con la falta de sentido de todo.

¿Por dónde va a ir el cambio anunciado?

Rita Segato dice que se va a iniciar un mundo de solidaridades extendidas, en el cual la conciencia de nuestra mutua interdependencia material y afectiva incluirá de manera central a la Tierra.Y la revista The Economist, asegura que tenderemos a ahorrar, que nos replantearemos las metas personales, de trabajo, de salud, de dinero y espirituales, pues esta es una oportunidad para cambiar nuestros pensamientos y valores, y que muchos comportamientos se transformarán y nunca regresarán.

En síntesis, que puras cosas maravillosas van a suceder después de la pandemia.

Lamento contradecir a esos pensadores, pues por lo menos en lo que a México se refiere, están equivocados. Basta voltear a ver lo que está sucediendo para darse cuenta de que aquí todo volverá a ser como era.

Los ejemplos sobran: actividades culturales y políticas como si no hubiera pandemia ni los problemas económicos que ella dejó. Desde la cátedra Vargas Llosa en Guadalajara hasta la escenificación por la consumación de la independencia en el Zócalo.

No es que uno piense que ya no hay que organizar encuentros ni hacer fiestas, pero si se le cree a los arriba citados, supondríamos que habría menos derroche y excesos, pero evidentemente no es así. Aquí solo fue cosa de esperar un poco de tiempo para continuar la vida exactamente igual que antes.

Escritora e investigadora en la UNAM. [email protected] www.sarasefchovich.com

 ##

La mentira del retorno voluntario/José Miguel Vivanco

en REFORMA, 

Desde mediados de septiembre, los gobiernos de Estados Unidos y México han expulsado a miles de migrantes y solicitantes de asilo, en su mayoría haitianos, de campamentos improvisados en Del Río, Texas, y Ciudad Acuña, Coahuila. Estados Unidos ha expulsado aproximadamente a 6 mil 500 personas a Haití sin permitirles solicitar asilo político.

Ahora, las autoridades migratorias de México han anunciado el inicio de «retornos humanitarios» para todos los haitianos que «voluntariamente deseen regresar a su país». Hay motivos sólidos para dudar que estos retornos sean auténticamente voluntarios o humanitarios.

Haití atraviesa por una serie de crisis políticas, humanitarias y de seguridad que han hecho que el gobierno no pueda atender las necesidades básicas de su población. Estos hechos incluyen el asesinato del Presidente en el mes de julio y un terremoto de gran magnitud en agosto. Cientos de organizaciones de derechos humanos, incluyendo Human Rights Watch, instaron recientemente al gobierno de Biden a cesar las deportaciones a Haití en razón de la crisis por la que atraviesa el país. Los titulares de la propia Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados y la oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados han insistido en que México no debería ordenar el retorno de haitianos a su país por el mismo motivo.

Human Rights Watch y otras organizaciones hemos documentado evidencias que demuestran que los agentes migratorios de México a menudo presionan a migrantes y solicitantes de asilo para conminarlos a firmar documentos que autorizan su retorno «voluntario» a su país de origen, aun si están huyendo de un contexto de violencia o persecución y merecen la protección internacional. De hecho, funcionarios de migración mexicanos han admitido abiertamente ante Human Rights Watch que se refieren a casi todas las deportaciones que no han sido ordenadas por una corte como «retornos asistidos», independientemente que sean voluntarias o no. De los más de 54 mil migrantes que México deportó entre enero y julio de este año, alrededor de 53 mil fueron clasificados como «retornos asistidos» por el gobierno mexicano.

Curiosamente en el sistema migratorio mexicano abundan este tipo de eufemismos. Los migrantes no son aprehendidos, sino «rescatados». No son detenidos, sino «presentados». Y no permanecen en centros de detención, sino en «estaciones migratorias». Así, las deportaciones se convierten sin más en «vuelos de retorno humanitario». Pero es importante recordar que no lo son.

El Presidente López Obrador ordinariamente se describe a sí mismo como el líder de un «gobierno humanista». Y a menudo elogia a los migrantes mexicanos que se han visto forzados a abandonar sus hogares y establecerse en los Estados Unidos. Su desidia en lo que respecta a la protección de la vida y los derechos de los migrantes en México es vergonzosa, hipócrita y todo menos humanitaria.

El autor es director para las Américas de Human Rights Watch.

 ##

Volver a Gómez Morin/Enrique Krauze

en REFORMA, 03 Oct. 2021;

Tras el desaguisado de los legisladores que firmaron una alianza con VOX, el partido xenófobo y fascista de España, el Partido Acción Nacional tiene una sola salida constructiva: volver a la tradición democrática que representó su principal fundador, Manuel Gómez Morin. Pero uno se pregunta, ¿saben quién fue?

Nacido en Batopilas, Chihuahua, en 1897, Gómez Morin fue quizá el personaje más notable de la «Generación de 1915», cuya vocación fue fundar un nuevo orden después de la cruenta década de la Revolución Mexicana. Fue el creador del Banco de México (1925) y del Banco de Crédito Agrícola (1926). Un año más tarde, ya distanciado del gobierno, comenzó a sondear la posibilidad de una asociación política independiente. Tras el asesinato de Obregón en julio de 1928, el presidente Calles decretó que el país pasaba «de la era de los caudillos a la de las instituciones» y poco después fundó el Partido Nacional Revolucionario (el partido de los militares). También Gómez Morin vislumbró entonces un partido (en su caso, obviamente, civilista) para lo cual necesitaba sumar al filósofo y educador José Vasconcelos, que recorría el país en su campaña presidencial. Vasconcelos se negó a considerar esa posibilidad. Fue una desventura para México, que habría comenzado su vida política institucional con un bipartidismo.

Entre 1933 y 1934, como rector de la Universidad Nacional, Gómez Morin dio una prueba suprema de institucionalidad. Condenada a la inanición por el régimen que buscaba imponer la educación socialista, la UNAM se salvó gracias a su liderazgo. Gómez Morin logró una racionalización integral, administrativa y académica, que permitió su sobrevivencia. El tema de fondo era la libertad de cátedra, que los marxistas y gobiernistas despreciaban como un lujo burgués y que Gómez Morin defendió como un valor cardinal de la enseñanza y la investigación.

Gómez Morin fue un crítico severo del régimen cardenista y en 1939 retomó su proyecto de fundar un partido. Pero las circunstancias eran muy distintas. En 1928, el mundo no vivía una etapa de encono y polarización. Una década después, se dividía entre fascistas y comunistas, sin espacio casi para una alternativa liberal.

El PAN nació con un proyecto contradictorio. Por un lado, defendía la democracia maderista; por otro, simpatizaba en diverso grado con corrientes autoritarias europeas. Se inspiró, no hay duda, en Action Française, el partido nacionalista de Charles Maurras, pensador antisemita. Varios miembros del PAN que habían manifestado su repudio a la República Española, mostraron adhesión a Franco. Pero muy pocos llegaron al extremo de Vasconcelos que, sin ligas con el PAN o Gómez Morin, y volteando la espalda a su magnífico legado educativo y cultural, integró todas sus intolerancias (catolicismo ultramontano, franquismo, fascismo, antisemitismo, nazismo) en las páginas de la revista Timón, pagada directamente por la embajada nazi en México, que dirigió en 1940.

No fue, ni remotamente, el caso de Gómez Morin. Si bien fue hispanista (en el sentido cultural y espiritual más que político) y criticó (de manera injusta y equivocada) a los intelectuales españoles exiliados en México, reiteradamente se desvinculó de manera personal e institucional del franquismo. Tampoco fue antisemita, ni fascista y mucho menos filonazi. En la nutrida correspondencia (más de tres mil cartas) publicada de Gómez Morin con Efraín González Luna -el otro fundador del PAN- hay una sola mención suya a Hitler. En cuanto al nazismo, hay la referencia a un reportaje que acusaba al PAN de tener esa proclividad. Gómez Morin la desmintió.

Como su biógrafo, estimé mucho a Gómez Morin y admiro su obra institucional. Como historiador, tengo diferencias con su visión de Cárdenas. Como liberal, lamenté siempre las inspiraciones autoritarias del PAN pero mucho más las de los sinarquistas, fascistas mexicanos, hermanos totalitarios de los comunistas. Como demócrata, reconozco que el PAN que presidió Gómez Morin entre 1939 y 1949 fue el único verdadero partido de oposición. En esos años propuso una ley de registro ciudadano y la creación de un tribunal federal electoral. Ninguno de sus proyectos se aprobó ni dictaminó pero anticiparon las reformas políticas de las décadas siguientes.

Gómez Morin cumple cincuenta años de muerto el próximo 19 de abril de 2022. El PAN tiene la oportunidad única de organizar un homenaje que recobre su trayectoria y su pensamiento. Y así, quizá, seguir siendo una alternativa digna.

Te pueden interesar

47 min de lectura
31 min de lectura
35 min de lectura