3 de diciembre de 2021

COLUMNAS DE OPINIÓN

Las columnas políticas hoy, sábado 28 de agosto de 2021

Bajo Reserva

Aviso al nuevo secretario de Gobernación

La política en México ha estado muy movida y llena de sorpresas. Este jueves 26 y viernes 27 de agosto serán recordados en la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador como las 48 horas donde ocurrieron cosas inéditas. Primero, el mandatario informó de la salida de Olga Sánchez Cordero de la Secretaría de Gobernación, la primera mujer en el cargo en la historia de México, y en su lugar la llegada de su amigo y paisano Adán Augusto López, en ese momento aún gobernador en funciones de Tabasco. Luego, en menos de 24 horas, en Chiapas, la camioneta del presidente López Obrador sería inmovilizada por integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Como bien dijo un maestro disidente, esto fue la bienvenida del grupo magisterial al nuevo secretario de Gobernación, quien mañana visitará la entidad para acompañar a López Obrador. ¿Tendrá el exgobernador tabasqueño una solución en el panorama para el problema de la CNTE? Después de ser aliado de los disidentes, López Obrador ahora padece, como sus antecesores, la rijosidad de la Coordinadora.

La papa caliente magisterial

Nos cuentan que cuando llegó la titular de la SEP, Delfina Gómez, al cónclave de Morena en el Senado, muchos de los legisladores estaban molestos por el maltrato de la CNTE a la figura presidencial en Tuxtla Gutiérrez. Ya era el mediodía y nadie se había solidarizado con el presidente López Obrador, por lo que un grupo de ellos empezó a redactar una carta de apoyo que rápidamente fue firmada por todos los presentes. Ricardo Monreal no desaprovechó la oportunidad de mandar más señales a Palacio Nacional y criticó la intolerancia del magisterio disidente. La profe Delfina no le quedó más remedio que hacer lo propio y reprochar el cero en conducta de su gremio. Durante los últimos años algunos optimistas en el oficialismo pensaban que, ya sin reforma educativa y sin los chantajes millonarios que eso le daba a la CNTE, sus integrantes se disolverían en el aire. Mostraron que, aun sin ser decenas de miles, todavía quieren hacer ruido.

Amor y paz en Morena

Ante el retorno de Olga Sánchez Cordero al Senado, la prioridad en la Plenaria de la bancada de Morena fue cerrar el paso a las especulaciones y mandar un mensaje de unidad. La forma es fondo, y en ese sentido la exsecretaria de Gobernación recibió el respaldo unánime, a mano alzada, de sus compañeros del Grupo Parlamentario, además de que fue sentada al lado del coordinador, Ricardo Monreal. Ambos afirmaron que trabajarán juntos en la consolidación de la Cuarta Transformación y reconocieron la necesidad de dialogar con la oposición para no naufragar en su propósito de sacar adelante las reformas que le interesan al Presidente. Ya se verá a partir del 1 de septiembre, cuando inicie la nueva legislatura, si el discurso se acompaña con hechos.

Ajedrez tamaulipeco

Habiendo tantos panistas que lo han defendido y han metido las manos al fuego por el gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, causó algo de extrañeza entre algunos de sus correligionarios que hubiera nombrado al perredista Guadalupe Acosta Naranjo como su representante en la CDMX. El político capitalino es bien conocido como un impulsor del Pacto por México del sexenio pasado, razón por la que ha sido cuestionado desde la izquierda, junto con muchos personajes, así como por escándalos mediáticos como cuando denunció un supuesto espionaje cuando fue líder de la Cámara de Diputados. ¿Será que el gobernador teje alianzas más allá del PAN rumbo al ocaso de su administración? (El Universal, A2, p.2)

Templo Mayor

MUY PREOCUPANTES resultan las más de dos horas que Andrés Manuel López Obrador pasó ayer encerrado en una camioneta en medio de un bloqueo de integrantes de la CNTE en Chiapas.

MÁS ALLÁ de ponerse en riesgo por una decisión personal, parece que al tabasqueño se le olvidó o no le importó poner en riesgo al presidente de la República y, por lo tanto, colocar en una posición de alta vulnerabilidad a todo el Estado mexicano.

PEOR AÚN es que ni su equipo de logística ni el secretario de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, quien estaba a unos cuantos metros en una surrealista conferencia de prensa presidencial sin Presidente, hicieran algo para sacar al jefe de Estado de esa situación.

¿O SERÁ que sí lo intentaron pero AMLO, fiel a su estilo, no escuchó razones y se quedó en un vehículo sin blindaje para, según él, protestar porque no le gustaron “los modos” de los trabajadores de la educación? Es pregunta que sí mide las consecuencias.

-…-

FELICES andan muchos en Tabasco con la llegada de Adán Augusto López a la Segob y no porque se sientan orgullosos del ascenso de su gobernador, más bien porque ya no tendrán que padecerlo.

EN SU PASO por Quinta Grijalva impuso decisiones que debilitaron la democracia estatal, como el recorte por la mitad de los diputados plurinominales, lo que reduce la representación de quienes se oponen a Morena, y la derogación de la elección democrática de los delegados municipales que ahora son designados discrecionalmente por los alcaldes.

Y EN LA mejor tradición de Gustavo Díaz Ordaz, también impulsó una ley que castigaba con cárcel la protesta social y que el pleno de la Suprema Corte de Justicia echó para abajo de manera unánime porque violaba las garantías individuales.

CON ESAS referencias, a ver si no resulta que el otro López tabasqueño llega con el objetivo de hacerle a todo México lo mismo que le hizo a Tabasco y convertir al florero en que se había transformado Gobernación ¡en un garrote!

-…-

VAYA que la 4T tiene dos varas para medir a los amigos y a los enemigos. A Manuel Bartlett la Función Pública lo exoneró cuando surgieron dudas sobre su patrimonio, con el argumento de que sus 23 casas y 12 empresas estaban a nombre de quien ha sido su pareja desde hace 20 años y de sus hijos.

PERO a Ricardo Anaya lo quieren meter a la cárcel por una casa que le donó su suegra a su esposa y por otra que le donó su mamá a él, con todo y que ambas propiedades son parte del patrimonio familiar desde hace más de 25 años. Y luego piden tener confianza en la “justicia” mexicana. (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p.8)

Trascendió

Que la Junta de Gobierno de la UNAM convocó a Iván Ruiz García a comparecer sobre sus dichos de que el feminicidio es “un acto de pasión y amor”, escuchó las opiniones de los consejos interno del Instituto de Investigaciones Estéticas y técnico de Humanidades, en atención a la solicitud del rector Enrique Graue Wiechers, y ayer mismo, “por la gravedad de las declaraciones en torno a la apología de la violencia”, removió al directivo de su cargo.

Que este sábado el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que encabeza Felipe Fuentes Barrera, resolverá la elección de la gubernatura de Tlaxcala y las últimas impugnaciones sobre representación proporcional para la Cámara de Diputados que comenzará nueva legislatura el próximo miércoles. El caso de Campeche, donde andan enredados Morena y Movimiento Ciudadano con sus símiles sobre “la caza de jaguar”, pasará hasta el próximo miércoles.

Que el Partido Acción Nacional en Senado no se quedará de brazos cruzados y exigirá que este año le toque presidir la Mesa Directiva por ser la primera fuerza de oposición. En la práctica, en las anteriores legislaturas había existido alternancia, pero no ha ocurrido en la presente, en la que Morena ha mandado desde 2018 y quiere repetir, ahora con Olga Sánchez Cordero. (Milenio, Al Frente, p.2)

Tres en Raya / Aerolínea Gansito, Patito, Bolita; pa’l caso da lo mismo

Imaginemos aviones color Morena con un logo de un ganso ya cansado. ¿O será uno con aquel otro mamut, pero con alas? ¿Importa acaso?

La línea aérea del Estado será uno de los gastos más superfluos, innecesarios y estrambóticos de la presente administración. Sí, hay lo que se llama equivocaciones y luego otras cosas peores.

¿Pero qué se puede esperar cuando imperó la necedad de construir un aeropuerto que no servirá y de pagar por la destrucción del que sí serviría?

La creación de la aerolínea obedece a que se requiere una para poder operar la terminal de Santa Lucía, poco importa si para ello es necesaria la asociación del gobierno con un grupo de empresarios (modelo criticado de neoliberal por la Cuarta Transformación). Tampoco que uno de los socios está dirigiendo Altán Redes, empresa que además de trabajar con el actual gobierno para llevar “internet para todos”, se encuentra en un proceso de concurso mercantil. Esto es, que está quebrada. La instrucción presidencial ha sido dada y debe cumplirse…

Todo demuestra que este tipo de inversiones gubernamentales, al convertir la libre competencia en esfera de control de una empresa paraestatal, ofrece como retorno pérdidas para todos los actores, empezando por los consumidores y para quienes pagamos impuestos.

¡N’hombre, unos genios! Pensar en establecer una nueva aerolínea cuando, a nivel mundial, la gran mayoría de ellas se encuentra recortando personal, el número de vuelos y solicitando apoyos gubernamentales.

La Aerolínea Gansito quiere operar 60 aviones cuando ni siquiera hay estudios de mercado de cuántas personas desearán volar desde Santa Lucía, y a qué destinos. Sin olvidar que también deberán manejar precios “competitivos”, incluyendo los traslados (ida y vuelta) hasta dicha terminal.

Con los antecedentes de genialidades ideadas por la Cuarta Transformación —gas bienestar, fertilizantes del gobierno, Banco del Bienestar, sin olvidar la empresa de internet del gobierno que no funciona—, ahora tendremos una aerolínea del malestar….

La ocurrencia requerirá de aviones que repelen a otros aviones y pondrá en brete a muchas de las operaciones aéreas del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Seguramente anunciarán que el vuelo inaugural será en el avión presidencial rifado sin rifar, y que desde Santa Lucía el presidente Andrés Manuel López Obrador tomará todos sus vuelos para realizar sus giras en el país. Si los demás presidentes sólo tenían un avión, él tendrá toda una flota y un aeropuerto para él solito.

En mayo pasado, la agencia internacional de aeronáutica rebajó la calificación de seguridad aérea de México. Ello significa que no podrá haber un mayor número de operaciones aéreas mexicanas en el mercado estadounidense. En ese sentido, será imposible que la nueva aerolínea del Estado pueda realizar viajes más allá de nuestras fronteras. A menos, claro está, que se desee ir a Bolivia o a Ecuador, por ejemplo.

Las incongruencias para lanzar este proyecto incluyen la contratación de mil 200 exempleados de Mexicana, un aeropuerto civil manejado en su totalidad por el Ejército, la participación económica del gobierno cuando los recursos son escasos y un problema de conectividad con el aeropuerto de la Ciudad de México.

Hasta ahora, el pretexto más caro del mundo —que no lo tuvo ni Obama— ha sido el avión presidencial. Si la aerolínea del ganso cansado se logra, pasará a ser la ocurrencia más absurda de la historia; una que, junto con la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya del sureste mexicano, terminará por arruinar la economía nacional. (Verónica Malo Guzmán El Heraldo de México, Estados, p.13)

Política Irremediable / Anaya no quiere ser Rosario

Pregúntenle ustedes a Rosario Robles cómo vive su cotidianidad en la cárcel. A diferencia de los individuos dotados del espíritu previsor que necesitamos los mexicanos para afrontar los embates de doña justicia, la mujer no se escabulló cuando los emisarios de la Fiscalía le enviaron una atenta invitación para comparecer en la primera audiencia de un proceso en su contra sino que, confiando en la probidad de los jueces y acogiéndose a las (supuestas) certezas que brindan las leyes de este país, se apareció en persona —o sea, en vivo y en directo, en tiempo real, en carne y hueso y de cuerpo presente— en la correspondiente agencia ministerial para aclarar el tema de su posible culpabilidad.

Pues, miren, resultó que un permiso de conducir falsificado por terceros y una interesada (y arbitraria e ilegal) reclasificación del catálogo de delitos merecedores de encarcelamiento puro y duro llevaron a que la antigua alcaldesa de la capital de Estados Unidos Mexicanos no volviera ya a disfrutar, a partir del mismísimo momento en que terminó su voluntaria y aquiescente comparecencia, de las bondades de la vida hogareña sino que fuera, como se dice, “privada de su libertad”.

Tal fue el desenlace, hasta nuevo aviso, de la historia legal de una distinguida personalidad, miembro (me resisto, con perdón, a las ridículas e imbéciles imposiciones que pretenden universalizar los sectarios militantes del “lenguaje inclusivo” —otra más de las arremetidas de los nuevos inquisidores para asfixiarnos a todos e instaurar un mundo de permanentes restricciones— y, en mi condición de escribidor a sueldo, me permito calificar a la señora Rosario de miembro, no “miembra”, de una cofradía, y me otorgo, a la vez, la facultad de no emplear, para situarla a ella en ese particular universo, el esclavizador palabro de “miembre”) de la clase política que exhibía sus fueros en el régimen del denostado Enrique Peña.

El tema viene a cuento precisamente por lo de Ricardo Anaya. Acusado de contravenciones que le asegurarían 30 años de estancia en una piojosa cárcel, el adversario directo del actual presidente de la República en las pasadas elecciones decidió no confiar en la justicia que se imparte en estos pagos y, debidamente aconsejado por sus abogados y oportunamente inspirado por su propio sentido común, decidió exiliarse, al igual que tantos y tantos de los perseguidos que pueblan las páginas de nuestra historia patria.

La experiencia de la prisión, cuando no resulta de una epopeya personal dirigida a consagrar los derechos supremos y las libertades merecidas por los ciudadanos de una nación sino de la tramposa e interesada ofensiva del poder gubernamental, no es otra cosa que la vivencia de una incomprensible adversidad. Rosario ya lo sabe. Los demás estań advertidos. (Román Revueltas Retes, Milenio, Política, p.7)

Doble Fondo / La leona del Senado y las “hienas traidoras”

Olga Sánchez Cordero llegó al Senado para sacar adelante y consolidar todas las agendas legislativas del Presidente. Y lo va a hacer sin pretextos, sin acudir al “no conseguí los votos”, sin optar por el tramposo “no hay condiciones”.

Pero sobre todo,  Olga Sánchez Cordero va al senado para neutralizar de una buena vez a Ricardo Monreal, quien ya es visto, sin matices, como un ser desleal a Andrés Manuel López Obrador.

—Eres un traidor… —le espetó el Presidente a Monreal hace no tanto: ocurrió en Palacio Nacional luego de los comicios del 6 de junio.

Y aquí difieren ligeramente mis dos fuentes: una dice que Monreal, que siempre ha tuteado al Presidente, respondió hablándole de tú, mientras que la otra afirma que optó por contestarle de usted:

—No le permito que me llame así, Presidente…

—No te permito que me llames así, Andrés…

En cualquier caso, el Presidente dio por terminada la discusión, el regaño, el reclamo, y por tanto, lo corrió.

En política nadie muere para siempre, hay desapariciones más o menos prolongadas, pero parece que Monreal está políticamente liquidado en la 4T. En el despacho presidencial no quieren saber nada de él.

Nada. Y ni siquiera vio venir el zarpazo: él estaba operando, como si nada, quién iba a ser nombrada presidenta del Senado al día siguiente, cuando… le avisaron que se detuviera, que ni le moviera más, que ahí le iba la ex ministra, y que ella presidiría. Punto. Solo le quedó la opción de, impertérrito, sonreír para la foto como solo él lo hace: congelado.

Ahora Olga Sánchez Cordero es la nueva interlocutora presidencial en el Legislativo. Es la nueva representante de la 4T presidencial, porque hay muchas 4T, tantas como el número de aspirantes y suspirantes presidenciales de Morena. Ella es la buena, la del Presidente, la que hablará por Palacio Nacional. Monreal se acabó de aquí a que termina el sexenio, aunque él no se haya dado cuenta, o esté en estado de negación. Solo le queda plegarse, o intentar una revuelta que lo marginará del movimiento.

¿Cómo empezó esto? En Palacio Nacional, me confirman tres fuentes relevantes, le atribuyen haber jugado contra Morena en varias partes de Ciudad de México durante los recientes comicios. Tal cosa, atentar contra la joya del movimiento, no se le perdona.

Pero no solo eso: también le imputan haber operado en Nuevo León a favor del priista Adrián de la Garza. Doble traición. Imperdonable.

Y la gota que derramó el vaso: le atribuyen que no haya gestionado los acuerdos políticos necesarios (que no haya conseguido los votos, pues, que ni siquiera se haya esforzado en obtenerlos) para aprobar un periodo extraordinario que permitiera gestionar la ley que reglamente el ejercicio de consulta de revocación de mandato que es tan importante, que es vital para el Presidente. Un voto faltó. Inaudito. Triple traición. No habrá perdón ni mucho menos olvido de su osadía, de su altanería.

La exministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se va al Senado para probarse a sí misma y al Presidente que es una elegante, hábil y depredadora leona en la selva de la política. Esa es la imagen que usan los cercanos al núcleo presidencial para describir este movimiento de López Obrador. La ex ministra es una contundente leona que será rodeada y atacada sin misericordia por una pandilla de “hienas” azuzadas por Monreal, a quienes tendrá que neutralizar con la ayuda de una manada de leones, fieles incondicionales de López Obrador y la 4T.

¿Jaque mate del Presidente?

BAJO FONDO

Sánchez Cordero le había pedido al Presidente, cuando la invitó al gabinete, que la dejara irse al Senado en el quinto año de gobierno. Le había implorado que le permitiera terminar su carrera política al menos con un año de residencia en el Legislativo. Le había rogado que no la metiera en la sucesión, que ella no quería estar en 2023 en medio de los golpes y zancadillas, todos esos pleitos internos de callejón que se desatarán, porque ella tiene afectos por Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard y no quería (no quiere) inmiscuirse ni tomar partido por una u otro.

El Presidente le dijo que sí, pero… la sucesión se desbocó. Ante la tragedia del Metro y las actitudes protagónicas de Monreal, todo se desató. La sucesión fue espoleada por el mandatario cuando sintió heridos a sus dos principales candidatos (Línea 12 del Metro) y cuando se sintió traicionado por Monreal, cuando no consiguió los resultados que hubiera deseado en los comicios, las mayorías absoluta y calificada en la Cámara de Diputados y en Ciudad de México, y percibió que Monreal podría desestabilizar el momento más importante del final del sexenio, su momento cumbre para continuar con su sueño transexenal: elegir a quien cree que puede sucederlo en la Presidencia de la República.

Monreal no entendió la magnitud de eso, de “la misión presidencial” rumbo al 2024, y creyó que podría desafiar al Presidente y apuntarse en la boleta aunque López Obrador lo hubiera omitido en la lista de sus posibles sucesores. Y ahora, me dicen, la va a pagar con la marginación que le impondrán, con el cerco político que sutilmente le irán levantando a su alrededor.

EN EL FONDO

 No fue fácil para Sánchez Cordero haber estado en Gobernación. Resistió de todo. A machos, a misóginos en el gabinete, a quienes la insultaban espetándole que era “un florero”. Y la verdad es que no sabían que ella operaba discretamente, eficazmente. Luego del 6 de junio, todos los grupos en Morena y la 4T —que no son lo mismo— se golpeaban unos a otros por esos resultados electorales. La entonces secretaria de Gobernación procurada mediar por todos lados, poner orden sin aspavientos, mientras era grillada una y otra vez en otro frente, porque no había estado de acuerdo con la gestión de la pandemia de Hugo López-Gatell, cuyos errores tenía que componer constantemente con los gobernadores. Ella tampoco coincidía con la forma fallida en que Palacio Nacional había tratado los temas de feminismo y la violencia contra las mujeres, ni con los métodos contemplativos y de no intervención en la estrategia de seguridad.

Ya se curtió. Ahora Olga Sánchez Cordero tiene la misión política de su vida: impulsar la 4T en el Senado, todas las agendas presidenciales, y hacerlo sin matices. Y simultáneamente, neutralizar de forma aterciopelada a Monreal. A ver cómo caza la leona del Senado…

AL FONDO

El Presidente ha hecho un movimiento sucesorio que podría ser definitivo: al nombrar como secretario de Gobernación al hasta ahora gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, prevalece el grupo de Los Duros de la 4T, Los Puros, la gente de Claudia Sheinbaum, por encima de Los Liberales, los de Marcelo Ebrard.

Olga Sánchez Cordero y López Hernández son un fuerte mensaje sucesorio de ese animal político que es López Obrador: si usted vio su mensaje, su video para anunciar estos movimientos de ajedrez, se habrá percatado de su felicidad, de su euforia, de su placidez, de lo exultante que estaba en su tablero. Me dicen que hacía ya mucho tiempo que no se sentía tan a sus anchas, tanto que hasta improvisó su mañanera desde su camioneta mientras era cercado por la CNTE en Chiapas.

HASTA EL FONDO

¿Cuándo se perdió Monreal? Todo empezó en 1999, cuando alguien le metió en la cabeza, entres sus aduladores y colaboradores, que él no estaba para cosas grandes, sino para las más inconmensurables tareas patrias. Que el gobierno de Zacatecas era solo un escalón, un aperitivo; que la delegación Cuauhtémoc era una botanita. Que no necesitaba ser Jefe de Gobierno porque  el Legislativo era el mejor pedestal para demostrar su calidad de estadista.

Pero todo inició en 1999 cuando le dieron una especie de reconocimiento por la revista TIME y la Cadena CNN como “Líder Latinoamericano para el Nuevo Milenio”. Y se lo creyó: que él era el líder del milenio que México requería. Luego, del año 2000 al 2003 fue integrante de la sección “Líderes Globales del Mañana en el Mundo” en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza y bueno, el mundo era pequeño para él, tal vez luego de ser presidente mexicano podría estar en la ONU. En fin, los ego trip de la política mexicana… (Juan Pablo Becerra-Acosta M., El Universal, A2, p.2)

Arsenal / El secuestro relámpago del Presidente

Dos horas veinte minutos estuvo secuestrado el Presidente por maestros de la sección siete de la CNTE, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. No pudo asistir a la mañanera. Maestros rebeldes, médicos que han sido despedidos, familiares de presos y hasta madres de desaparecidos, impidieron que su camioneta avanzara hacia las instalaciones de la Séptima Región Militar.

Cualquier cosa pudo haber pasado en ese lapso en las narices del Ejército. Nadie se movió para liberar al Presidente. Son las instrucciones que él mismo dio de no responder a “provocaciones”. ¿Aunque el jefe de la nación corra peligro? Es pregunta.

López Obrador, visiblemente molesto, confrontó a los maestros. Bajó el vidrio de la camioneta Suburban en la que viajaba para pedirles que lo dejaran pasar. Les dijo a los inconformes: “No acepto el chantaje. Primero me respetan y luego hablamos”. Sus palabras nos recordaron el larguísimo bloqueo de avenida Reforma en el 2006, para protestar por lo que él aún llama el “fraude electoral” que llevó a Felipe Calderón a la Presidencia. ¿Ese bloqueo también fue “chantaje”? Es pregunta.

*La CNTE asegura que se suspendieron las pláticas que sostenían en Palacio Nacional. La última se celebró en diciembre de 2020. Delfina Gómez, titular de la SEP, explicó que las negociaciones se detuvieron por la pandemia. “No es posible una situación de tener como rehén a alguien”, comentó la maestra, en la reunión plenaria de los senadores de Morena.

El propio Grupo Parlamentario de Morena hizo público un pronunciamiento para rechazar la actitud del “grupo de personas” que bloquearon el convoy presidencial. “Es un Presidente cercano a la sociedad que no ha hecho uso del aparato de represión que acompañaba a los anteriores gobiernos… creemos injusta esta acción que lo detuvo”, señala el documento.

*Los maestros quieren una “mesa resolutiva”. Gritaban consignas en contra de la 4T: “Antes decía que todo cambiaría, pero mentira, mentira, es la misma porquería”. Vandalizaron, incluso, una camioneta que formaba parte del convoy. Al gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, no lo bajaban de corrupto.

La demanda de los maestros es la abrogación de la reforma educativa. Dicen que ese compromiso no se ha cumplido.  Reclaman también la reinstalación de compañeros despedidos y una solución a su fondo de ahorro. Más tarde, ya en San Cristóbal de las Casas, el Presidente amplió sus comentarios sobre el caso. Señaló: “no son buenos modos, siempre los hemos atendido. Ellos tienen otros propósitos”.

Dijo más: “no tengo nada de qué avergonzarme. Al contrario, ayudamos a cancelar la mal llamada reforma educativa, se ha respetado al magisterio, no se les maltrata. Los que fueron despedidos con la reforma educativa ya están reinstalados”.

La CNTE, por cierto, rechaza el regreso a clases el próximo lunes. Según ellos, más de 80% de los padres de familia han dicho que no mandarán a sus hijos a clases presenciales. Aseguran, además, que alrededor de 60 maestros han fallecido por covid sólo en Chiapas.

.-.-.-.-.-

*A mano alzada, los senadores de Morena propusieron al pleno de la Cámara alta a Olga Sánchez Cordero como presidenta de la Mesa Directiva. La obediencia ciega los llevó a aplaudir una decisión tomada en Palacio Nacional, en detrimento de las cuatro senadoras de Morena que estaban propuestas.

Ellas son Marybel Villegas, Ana Lilia Rivera, Imelda Castro y Berta Caraveo. Por semanas cabildearon para llegar a ese cargo, trabajaron duro. De nada sirvió.

Doña Olga no será una presidenta de consenso. El PAN anunció que buscará la Mesa Directiva. Exige alternancia en la presidencia de la Mesa Directiva. “Morena debe trabajar con alternancia y pluralidad, no bajo indicaciones del Presidente”, destacó la bancada azul en un comunicado.

.-.-.-.-

*A Ricardo Anaya, acusado de recibir sobornos a cambio de aprobar la Reforma Energética, no se le han congelado las cuentas porque “no hay indicios” para proceder en este momento. Lo admitió el jefe de la UIF, Santiago Nieto, ante los senadores de Morena que lo invitaron a su reunión plenaria.

No quiso defraudarlos. Para devolverles el ánimo añadió unas palabras de consuelo: “seguimos trabajando en las investigaciones”. Otro invitado a la plenaria de ese grupo parlamentario fue el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero. También habló del caso Anaya:

Se trata, dijo, de un “caso de corrupción a nivel del Estado para entregar los bienes de la nación a cambio de recibir prebendas, de recibir dinero. Eso es, quizá, uno de los escándalos en contra de la integridad y del patrimonio de nuestro país más importantes”. (Francisco Garfias, Excélsior, Nacional, p.4)

Serpientes y Escaleras / Adán, Olga y el paraíso dividido de la 4T

Aunque los cambios los decidió desde el sábado 21 de agosto en la tranquilidad de su rancho en Palenque, López Obrador tenía previsto anunciar el relevo en Gobernación y el regreso de Olga Sánchez Cordero hasta el lunes de la próxima semana. Pero algo sucedió que, sin decir agua va, el jueves al mediodía el Presidente ordenó que se hicieran los movimientos y enroques en su gabinete, tomando por sorpresa a los mismos involucrados que tuvieron que hacer malabares para aparecer sonrientes en el video grabado en Palacio Nacional donde se anunciaron las salidas y llegadas en el gobierno de la 4T.

A Olga Sánchez Cordero la tuvieron que sacar de un evento que encabezaba con mujeres en el centro cultural Los Pinos, en donde había gobernadoras, juezas, secretarias, alcaldesas y diversas representantes de la lucha de género en la 4T. El evento lo organizó con semanas de anticipación y de pronto, cuando la secretaria de Gobernación estaba a punto de dar su discurso sobre el avance de las mujeres y el reconocimiento de los derechos de género en este gobierno, un asistente se acercó a ella y le dijo al oído: “El Presidente le pide que vaya urgente a Palacio”.

Para Adán Augusto López, el tema no fue tan sorpresivo, porque ya el Presidente le había anunciado el sábado en Palenque su incorporación al gabinete y le había pedido que fuera definiendo a quién dejaría como gobernador sustituto en Tabasco. Pero cuando el gobernador de Tabasco llegó a Palacio Nacional, poco antes de las 12 del día de ese jueves, en realidad iba a comentarle al Presidente cómo haría su sustitución y cuándo pensaba presentar su solicitud de licencia. En eso sí sorprendió Andrés Manuel a su paisano, cuando le dijo que el anuncio de su llegada a Gobernación se haría en ese mismo momento y le dijo que ya venía Olga Sánchez en camino para que grabaran los tres juntos el video con el que se haría el anuncio de los cambios.

El acelere de los tiempos tomó tan desprevenido al gobernador tabasqueño que, para empezar, había llegado sin corbata para su cita con el Presidente. Por eso cuando le dijeron que se iba a grabar en ese mismo momento el video, el gobernador comentó con cierta pena que no tenía corbata y el Presidente le dijo que no se preocupara. “Tráiganle una de mis corbatas a Adán Augusto. ¿Qué color la quieres?”, ordenó el Presidente. Y los ayudantes presidenciales le trajeron una corbata color guinda (como el color de Morena), que es con la que aparece el nuevo secretario de Gobernación en la grabación que ese mismo día fue difundida por la Presidencia.

PROBLEMAS EN EL PARAÍSO

La premura y las prisas con las que el Presidente decidió hacer ese movimiento estratégico en su gabinete, tuvo que ver con lo que estaba aconteciendo en el Senado, donde Ricardo Monreal, el líder de la mayoría morenista, se aprestaba a definir la presidencia de la Mesa Directiva, en una sesión en la que los senadores votarían entre 4 candidatas: Maribel Villegas, Ana Lilia Rivera, Imelda Castro y Bertha Caraveo. Malú Micher se bajó antes de la competencia y de entre esas senadoras, Maribel y Ana Lilia eran las que tenían mayores posibilidades y la primera era la candidata cercana a Monreal. Desde Palacio mandaron claramente la “línea” para que la próxima presidente del Senado no fuera alguien afín a Monreal.

Pero ese mismo jueves al mediodía, cuando ya estaba en su despacho Adán Augusto López, el presidente llamó a Ricardo Monreal para pedirle que le ayudara a operar la llegada de Olga Sánchez Cordero al Senado. “Se trata de que la reciban bien los senadores del partido y de que tenga una salida digna de Gobernación”, le pidió el Presidente a Monreal en la primera llamada que el zacatecano recibía desde la oficina presidencial después de varias semanas sin comunicación con el Presidente.

Como buen político de colmillo largo, el líder morenista en el Senado comenzó a preparar todo para el regreso de la exministra y le pidió a la Mesa Directiva de la Permanente, encabezada por Eduardo Ramírez de Aguilar, que procesara de inmediato la solicitud para reincorporarse a su escaño. Así, mientras afuera todos los análisis apuntaban a que la llegada al Senado de Doña Olga era un golpe directo para él y que el Presidente la mandaba para ser su nueva operadora de leyes y reformas con la bancada de su partido, Ricardo Monreal aparecía en un video que subió a redes sociales dándole la “bienvenida a la doctora Sánchez Cordero”, a quien se refería como “una mujer con prestigio y con talento que contribuirá al trabajo legislativo que estamos desarrollando”.

Monreal leía muy bien el movimiento y si bien estaba contento porque el mismo Presidente le llamó para pedir que lo operara, también sabía como buen político que la orden de Palacio, de subir a Olga Sánchez Cordero como la candidata “de la línea” a la Mesa Directiva, era todo un mensaje con el que no pensaba confrontarse. “Yo no me peleo con la historia”, dijo el senador cuando le preguntaron si tenía alguna diferencia o distanciamiento con el Presidente, al mismo tiempo que desestimaba y se reía cuando le preguntaban si le estaban mandando una “cuña” desde Palacio Nacional.

El zacatecano sabe bien que, por más que haya la intención de minar su liderazgo o de mandar mensajes de que el Presidente ya no le tiene la misma confianza, él sigue teniendo el control mayoritario de la bancada y bajo esa lógica seguirá operando. Aun cuando desde Gobernación mandaban mensajes sobre que doña Olga volvía al Senado “para operar directamente las reformas e iniciativas de ley del Presidente” y se referían a la exsecretaria como la nueva operadora de Palacio ante el Congreso, la realidad es que la experiencia política de Monreal y la ascendencia que aún mantiene entre muchos senadores no sólo de Morena sino también de la oposición, harán que cualquier intento por desplazarlo no sea tan sencillo para el Presidente ni para sus nuevos operadores.

Eso también lo sabe bien la nueva presidenta del Senado que tras haber sido electa por la mayoría de senadores de Morena, que la votaron a mano alzada, respondió a la cortesía política de Monreal y, demostrando que también ha aprendido a hacer política, doña Olga le dijo al zacatecano tras su designación: “Ricardo, tú te legitimas día a día como el gran líder de esta bancada; te legitimas por tus acciones, por tu institucionalidad, por el gran compañerismo que has construido a lo largo de estos tres años, porque todo el mundo te respetamos, te queremos y eres un gran líder”.

Así, mientras cada vez son más claras y evidentes las señales de que la división ya se asomó al paraíso de la 4T, tras la aparición de la manzana envenenada de la sucesión presidencial, y de que el Presidente tiene a su favorita y a su plan B —incluso ahora muchos empiezan a ver a Adán como el plan C—, pero no cuenta con Ricardo Monreal para el 2024, dentro del grupo gobernante la lucha por la sucesión se empieza a volver soterrada y silenciosa. Por afuera sonrisas, elogios y palabras de unidad, mientras adentro empiezan las rupturas, las patadas, codazos y hasta navajazos, en la lucha anticipada de los personajes y grupos que quieren recibir la estafeta de la continuidad del proyecto político lopezobradorista.

NOTAS INDISCRETAS…

Para documentar el optimismo y que nadie se haga bolas, como dijera el clásico, el presidente López Obrador empezó ayer a “placear” a su pupila y favorita para la sucesión, Claudia Sheinbaum, a la que invitó a su gira por Chiapas con el pretexto de que iban a revisar un “programa nacional de reconstrucción” sobre los sismos de 2017. La misma Jefa de Gobierno hizo notoria su presencia como invitada en la gira presidencial subiendo un video a redes sociales en donde se grabó en la plaza principal de San Cristóbal de las Casas, para anunciar que estaría en el evento del Presidente y que luego regresaría a la Ciudad de México “hoy mismo”, dijo como para que no la cuestionaran por ausentarse de sus responsabilidades. ¿Será que ahora veremos cada vez más a la gobernante capitalina salir a los estados del país donde por cierto casi no la conocen y tiene un nivel de conocimiento muy bajo a nivel nacional para ser considerada la “delfina” de este sexenio

En medio de los apuros y prisas con las que tuvieron que resolver la licencia y sustitución del gobernador de Tabasco, se hicieron maniobras políticas y constitucionales bastante dudosas para poder poner al sustituto que quería Adán Augusto López. Como según la Constitución de Tabasco, tras la ausencia definitiva del gobernador por licencia, le correspondía asumir la gubernatura interina al secretario de Gobierno, José Antonio Vega Asmitia, en lo que el Congreso procedía al nombramiento de un gobernador sustituto, los morenistas tabasqueños pusieron el grito en el cielo porque “cómo iba a ser gobernador un panista”, en referencia al pasado de Vega Asmitia como militante del PAN.

Y con tal de no permitirlo hicieron que el delegado de Programas Federales de la 4T, Carlos Merino, renunciara a su cargo federal, luego lo nombraron secretario del gabinete estatal por un par de horas, para así habilitarlo como gobernador interino. Al final, aunque se supone que todavía el Congreso debe reunirse para nombrar al gobernador sustituto que termine el sexenio, ayer el propio Adán Augusto, antes de partir a la Ciudad de México para ocupar a partir del lunes el despacho de Bucareli, dictó la linea y movió el dedo divino al señalar: “Carlos no es un gobernador para unas horas”.

Así que es casi seguro que al señor Merino, que pasó en unas horas de ser funcionario federal a secretario estatal y luego gobernador de Tabasco, lo ratifique la mayoría morenista del Congreso local para quedar con el sustituto con todo y la bendición de Adán…Y hablando de gobernadores morenistas, al que se le va a caer el cielo es al chiapaneco Rutilio Escandón. La inédita escena que ayer vivió el presidente en Tuxtla Gutiérrez, donde manifestantes lo cercaron y le impidieron el paso para tratar de dialogar con él sobre sus demandas y quejas, sólo confirma lo que ya sabían en Palacio Nacional: Chiapas es un estado sin gobernabilidad, en la que el mandatario estatal no está resolviendo los problemas ni atendiendo las tensiones sociales, tanto que un asunto local, como los problemas de una Caja Popular, le estallaron ayer al Presidente en su visita y lo tuvieron retenido por dos horas haciéndolo suspender su reunión de gabinete y su conferencia mañanera a la que nunca había faltado López Obrador en sus dos años y medio de gobierno. Parte fue la falta de operación y previsión del gobernador Rutilio y parte también a la decisión que tomó el Presidente de no moverse del lugar donde lo cercaron los manifestantes y permanecer ahí, dentro de su camioneta Suburban del año, hasta que los maestros, médicos y madres de desaparecidos le permitieran avanzar.

Así pasaron dos horas en las que el Presidente de México estuvo retenido, encapsulado en su camioneta y sin dialogar con los inconformes, algo nunca visto en la historia del presidencialismo mexicano. Ayer algunas voces afines destacaban la actitud del Presidente de no utilizar la fuerza pública ni a los militares que estaban en la novena región militar para dispersar a los manifestantes y que le abrieran paso, pero también otras voces cuestionaban que la seguridad presidencial haya permitido esta situación en la que claramente el Jefe del Ejecutivo estuvo expuesto y vulnerable a cualquier situación por casi dos horas, con todo lo que eso puede significar para la seguridad nacional. En todo caso lo que quedó claro ayer fueron dos cosas: al Presidente le están fallando los gobernadores de su partido, que no son capaces ni de evitarle un momento tan riesgoso en sus visitas, y en las giras presidenciales que antes eran pura miel, selfies y apapachos para la popularidad y el ego presidencial, cada vez se van a volver más turbulentas ante los reclamos sociales no resueltos y el desgaste del gobierno…

Directivos de comunicación del Grupo Alfa se comunicaron con esta columna para aclarar que la empresa Newpek, que es parte del conglomerado Alfa, “ha operado o participado en la operación de plataformas marítimas en México”, con lo cual aseguraron que ni el consorcio ni ninguna de sus empresas tuvieron relación alguna con el reciente accidente ocurrido en la plataforma Ku-Alfa, en la sonda de Campeche, en la que murieron 5 trabajadores, dos más estaban desaparecidos y encontraron restos calcinados de otras víctimas fatales que aún no son contabilizados… A un gobernador electo, hermano de un notable senador, le escucharon decir en estos días algo que inquietó a quienes lo oyeron salir de su boca: “Entre el proyecto de mi hermano y el del Presidente, me quedo con el Presidente”. Así del paraíso dividido de la 4T, de la llegada de Adán y la manzana envenenada de la sucesión, ¿pasaremos a la historia de Caín y Abel?…Los dados mandan Serpiente Doble. Mal termina la semana. (Salvador García Soto, El Universal, Nación, p.9)

Retrovisor / Un paisano conciliador en Gobernación

Ajeno al trato apasionado que sus paisanos desbordan, Adán Augusto López Hernández es un tabasqueño atemperado, proclive al diálogo y a la perseverancia.

Así lo describen quienes conocen los atributos del nuevo secretario de Gobernación, formado en el PRI, donde militó durante 25 años.

Cuentan que, siendo funcionario estatal, López Hernández consiguió en el 2000 el visto bueno del Congreso local para convertirse en gobernador interino, un logro que el experimentado Roberto Madrazo desactivó sorprendido ante la capacidad de negociación y convencimiento de quien meses después se afiliaría al PRD.

Hijo del notario Payambé López Falconi, quien apoyó jurídicamente las batallas perredistas y estatales de Andrés Manuel López Obrador, el también abogado y notario que ya mañana se incorporará a la gira presidencial como titular de la Secretaría de Gobernación se sumó a su equipo político y electoral desde 2006, asumiendo la coordinación de la campaña de sureste de la República. Se volvió, a partir de entonces, en parte de sus leales operadores.

Posteriormente fue diputado local y federal y senador por el PRD en el sexenio de Peña Nieto, cuando los legisladores obradoristas dejaron las filas perredistas para participar de lleno en la campaña presidencial vencedora de 2018. Adán Augusto López Hernández compitió por la gubernatura de Tabasco. Y arrasó.

De 57 años, lector de novela política, literatura española, salmos y proverbios y coleccionista de refranes —como su padre—, el segundo secretario de Gobernación del sexenio estudió derecho en la universidad estatal y una maestría en ciencias políticas en la Sorbona, en París.

Pregunto a un testigo de la historia de los tabasqueños ahora en el pináculo del poder, cuáles son los atributos del hombre a quien este jueves el presidente López Obrador describió con palabras de tanto cariño y confianza, sin ocultar la alegría de su nombramiento.

“Es un amigo del Presidente desde su juventud”, recuerda.

Y enumera sus características: “Se distingue por ser muy proclive al diálogo y a la tolerancia con sus correligionarios y adversarios. Su temperamento atemperado le permite ejercer una paciencia natural para escuchar a sus interlocutores y, a su vez, respetarlos. La búsqueda del consenso en él es natural. Adán Augusto es un político muy perseverante, un operador político por excelencia. Y goza de la confianza absoluta del Presidente”.

Temperamento y origen, me recuerda el cronista de esta nueva clase gobernante, son definitorios en el ejercicio del poder. Frente a este perfil y justo en la mitad del sexenio, la pregunta es obligada: ¿viene un giro en la relación presidencial con los otros poderes y niveles de gobierno? ¿Retribuirá López Obrador a los despachos de Bucareli el rol que tuvieron en lo que él denomina el viejo régimen?

Nuestra fuente no lo duda: Adán Augusto, resume, viene a construir los acuerdos para concretar las transformaciones pendientes.

Hay quienes desde el Congreso, menos optimistas, asumen que se trata de una señal de endurecimiento de López Obrador ante los pleitos sucesorios en Morena y la necesidad de contar con una mano izquierda incondicional que detecte a tiempo aquellas jugadas de los aspirantes que puedan ser adversas al control presidencial y a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, tanto en la cancillería de Marcelo Ebrard como en el Senado, donde Ricardo Monreal, ante el descuido gubernamental, ha cultivado y capitaliza con creces la interlocución con PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano.

Otros observadores del empoderamiento de los mandatarios morenistas del sureste subrayan la cercanía familiar del secretario de Gobernación con el mandatario de Chiapas, su cuñado, Rutilio Escandón, y con su antecesor, el ahora coordinador del PVEM en el Senado, Manuel Velasco, actor fundamental para garantizar que este aliado no active su gen de alternancias convenientes cuando se considera escasamente retribuido. Y un actor vinculado, además, en el episodio de los videos de los hermanos del Presidente recaudando fondos para causas aún no aclaradas.

Por lo pronto, las primeras declaraciones del secretario Adán Augusto acreditan la descripción de que es un político templado: “Un tabasqueño no puede fallarle ni regatearle nada al Presidente”.

Eso ha dicho López Hernández al enumerar que será un secretario funcional que, con discreción y firmeza, tejerá relaciones con todos los actores políticos y sociales, estará a cargo de “un prudente equilibrio de poderes” y pondrá orden al interior del gobierno.

Escuchando los propósitos del nuevo secretario de Gobernación, la duda punza: ¿Volveremos al diálogo institucional del responsable de la política interior con dirigentes y legisladores de la oposición, ésa que en el discurso presidencial cotidiano no merece más que señalamientos críticos?

O es sólo el espejismo de las buenas formas del paisano atípico del Presidente. (Ivonne Melgar, Excélsior, Nacional, p.9)

Presidente: ¿hay respuesta?

Entre los problemas que provocan mayor angustia figura la inseguridad prevaleciente. El crimen ha puesto en jaque nuestra vida. De esto dan cuenta las noticias, que no son fruto de la imaginación ni de una conspiración llamada a oscurecer los “éxitos” de una transformación fallida. No importa si esa criminalidad surgió hace unos siglos o unos meses. Está aquí. Para enfrentarla no basta con endosar al pasado la responsabilidad por el presente y el futuro. Se necesita verdadera solución, aquí y ahora.

Los lectores de EL UNIVERSAL estamos familiarizados con la geografía del horror a través de los artículos de Alejandro Hope y Héctor de Mauleón. Informan sobre el auge del crimen y la ineficacia del gobierno para enfrentarlo. Las “políticas” (sic) de prevención y defensa social son quimeras de las que penden nuestro sueño y nuestras menguadas expectativas de paz y seguridad. Esa es la realidad, que no se modifica con los “otros datos”, pan de cada día lanzado a la nación desde la burbuja del Palacio Nacional.

A tres años de 2018, es hora de que se nos diga qué podemos esperar de este gobierno en materia de seguridad. Creímos con ingenuidad las promesas que figuraron en planes, discursos y reformas constitucionales. Pero el candor ha cesado frente al desbordamiento de la delincuencia, una ola tan irresistible y letal como la pandemia que tampoco hemos podido contener.

En este orden, no olvidamos la criminalidad desenfrenada que cundió en la coyuntura del proceso electoral. Y tampoco ignoramos los comentarios del primer mandatario sobre el “comportamiento” de algunos sectores en aquella circunstancia. El crimen organizado —dijo— se portó bien. Los criminales de cuello blanco —reprochó— se portaron mal. Esta segunda expresión acompañó la condena favorita en la matinée: contra la clase media, los fifís, los conservadores, destinatarios permanentes del furor presidencial. ¿Y la primera expresión? ¿Qué se quiso decir al asegurar que la delincuencia organizada se había “portado bien” en el proceso electoral? Esa buena conducta, ¿tiene que ver con el oscuro corredor del Occidente y con los números acumulados en otros escenarios?

Los partidos políticos aliados frente al poder desbocado denunciaron ante una instancia internacional los hechos criminales que oscurecieron el proceso electoral. Supongo que lo hicieron movidos por la certeza de que el gobierno nacional no puede, no quiere o no sabe responder a la demanda de seguridad, cuya desatención envenenó los comicios. El recurso a medios internacionales sólo procede cuando no hay respuestas satisfactorias en el orden interno, que es el primer obligado a responder ante la nación. Por eso vale insistir, reiterar, reclamar: Presidente, ¿hay respuesta —verdadera, sin elusión— a este clamor de sus compatriotas que exigen y esperan la seguridad que usted ofreció en su acceso al poder?

Presidente: su Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024 proclamó: “la seguridad de la gente es la razón primordial de la existencia del poder público”; el pacto básico entre éste y la población implica que el poder público adquiere el “compromiso de garantizar la vida, la integridad física y el patrimonio de los individuos”. Es verdad. La autoridad responde de que las palabras se trasladen a los hechos.

Hoy, usted es la suprema autoridad de la República. Por eso decimos: Presidente, ¿qué respuesta ofrece a la nación para que no se invoque fuera lo que debemos resolver dentro? No queremos que nuestras cuitas lleguen a otras instancias. La instancia nacional debe estar expedita y ser competente, diligente. ¿Lo está? Presidente: ¿hay respuesta? (Sergio García Ramírez, El Universal, Opinión, p.10)

Dinero del diablo

La necesidad de efectivo, en un momento en que por la pandemia y la austeridad del gobierno la circulación del dinero se ha visto reducida, disminuyendo ventas y cancelando plazas de trabajo, han obligado a muchas personas a recurrir a diversas fuentes de financiamiento, entre las que las más socorridas son las casas de empeño y las otorgadoras de créditos o préstamos.

Como por la crisis buena parte de la gente ha perdido sus empleos o ha dejado de pagar tarjetas bancarias, son multitud quienes caen en el gancho de ofrecimiento de préstamos fáciles sin tener que comprobar ingresos o estar en buena situación crediticia.

Sin embargo, a las modalidades tradicionales de ofrecimiento de préstamos (mediante volanteo, anuncios pegados en las calles, por recomendación de boca en boca o incluso publicados en prensa), los defraudadores han encontrado nuevos recursos para allegarse de víctimas: por redes sociales y a través de aplicaciones o apps para teléfono celular, que resultan el punto de partida para una cadena de extorsión.

Se trata de una industria sin regulación que ofrecen grandes cantidades de dinero prácticamente al que va pasando en la calle y sin probar que tiene con qué garantizar el pago de lo prestado o sin consulta del Buró de Crédito, que es la instancia a la que recurren las compañías financieras para cerciorarse si la personas a la que le van a dar un crédito o préstamo, no tiene otras deudas o si ha sido buena pagadora.

Las autoridades encargadas de regular o sancionar estos servicios fraudulentos, pese a que estos se promueven en la calle y por redes sociales, se abstienen de investigarlas o perseguirlas aduciendo que como no están registradas ante ellos, queda fuera de su competencia intervenir.

Además, las apps que se pueden descargar desde plataformas legalmente consolidadas son prueba de que éstas últimas no investigan o se preocupan sobre qué uso van a tener las aplicaciones, ni el estatus legal o financiero, o la calidad moral de quienes las suben.

Una vez en contacto con la víctima e incluso sin haber recibido el préstamo, inicia la intimidación en todas sus formas, desde la psicológica hasta la amenaza directa de daño físico. Para algunos las presiones, el acoso o las intimidaciones son tan severas, que llevan a la descomposición del tejido familiar o a ideas o intentos suicidas.

Si bien las autoridades recomiendan investigar primero la existencia real de la institución, persona o firma que se lo está ofreciendo, y desconfiar en especial de aquellas entidades que ofrezcan grandes sumas con mínimos pagos y sin consulta del Buró de Crédito, también correspondería al gobierno hacer una vigilancia más severa de todas estas modalides de fraude. (El Universal, Editorial, p.10)

##

El cementerio de los imperios/Jorge Ramos Ávalos

en REFORMa, 28 Ago. 2021;

Desesperación. Nada tan trágico como acercarse a las rejas del aeropuerto de Kabul para tratar de escapar de Afganistán y que una bomba acabe con tu vida. Decenas murieron así el jueves, incluyendo 13 militares estadounidenses. O tan desesperante como intentar aferrarse al fuselaje de un avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos cuando está a punto de despegar y luego caer desde el aire. Cientos trataron y media docena fallecieron en el intento.

Caos. Eso es lo que está marcando la salida de los soldados estadounidenses, miembros de su embajada y sus aliados luego de casi 20 años de guerra en Afganistán. Los talibanes tomaron por sorpresa a la principal potencia militar del planeta y llegaron hasta la capital, Kabul, mucho antes de lo que sugerían los ingenuos pronósticos militares.

La pregunta es obligatoria: si el gobierno del presidente Joe Biden ya había tomado la decisión de sacar a todas sus tropas de Afganistán, ¿por qué no lo hizo de una forma ordenada y sin poner en peligro la vida de tantos civiles? Hay acusaciones de incompetencia y falta de preparación en la tan anunciada salida de Afganistán.

El presidente Biden, lejos de disculparse, reafirmó su decisión de terminar su participación en la guerra en un discurso a la nación. «Les dimos todo lo que necesitaban», dijo refiriéndose al gobierno de Afganistán, cuyo Presidente huyó a los Emiratos Árabes Unidos. «Pagamos sus salarios. Nos encargamos del mantenimiento de sus aviones». Y luego hizo una pregunta que resume su argumento para irse de ahí: «¿Cuántas más generaciones de hijas y de hijos estadounidenses quieren que envíe a luchar en la guerra de Afganistán cuando las tropas afganas ya no lo quieren hacer?».

El problema central de Biden no fue su decisión de salir de Afganistán, sino cómo lo hizo.

Afganistán es conocido como el «cementerio de los imperios», como mencionó en un discurso el Presidente. A lo largo de la historia, Gran Bretaña, la Unión Soviética y ahora Estados Unidos han invadido Afganistán para ser obligados, años más tarde, a salir de ahí.

Ese país, al que conocí durante la guerra en el 2001, tiene una rebeldía y resistencia que ningún imperio ha logrado descifrar. Me impresionaron las terribles condiciones de vida de muchos de sus habitantes cerca de las montañas de Tora Bora, donde se escondía Osama bin Laden. Vivían en chozas de barro sin agua potable o electricidad, como si nada hubiera cambiado en dos milenios. Y ahí pensé que Afganistán era en realidad un país inmanejable. Lo fue para los británicos y los rusos, y ahora también para los estadounidenses. Las diferencias entre más de una docena de grupos étnicos, la arisca geografía y los resentimientos centenarios lo hacían ingobernable.

Eso no ha cambiado. Cada vez que se intenta el uso de la fuerza en Afganistán, las cosas salen mal. Y hoy, el brutal control de los talibanes presagia muerte y abusos para todos aquellos que no coinciden con su forma de pensar y, en particular, para las mujeres y niñas del país. Esa es una verdadera tragedia humanitaria.

«Soy una periodista y no puedo trabajar», dijo Khadija Amin, una conductora de la televisión afgana, en un reportaje de The New York Times. «¿Qué voy a hacer ahora? La próxima generación no tendrá nada; todo lo que hemos logrado en los últimos 20 años se va a ir. Los talibanes son los talibanes. Ellos no han cambiado». Lo que es impensable e inexcusable es que nos quedemos callados y pasivos ante la tragedia de tantas mujeres. ¿Qué hacer? A corto plazo, los países del mundo tienen la obligación de recibir la mayor cantidad posible de refugiados afganos. Y México dio un gran ejemplo recibiendo a un grupo grande de periodistas afganos y sus familias, y a cinco mujeres afganas integrantes de un equipo de robótica. Más de esto.

La guerra -toda guerra- es el fracaso. Habla de nuestra incapacidad para resolver los conflictos de otra manera. Y la de Afganistán no es la excepción. Pero además de la tragedia de los muertos y de la violencia, tenemos la triste convicción de que las cosas no mejorarán para millones de afganos. Democracia y derechos humanos no están en el vocabulario talibán.

Afganistán no solo es el cementerio de los imperios. También es hoy la tumba de las ilusiones.

#

El caso Anaya

LINOTIPIA / Peniley Ramírez

en REFORMA, 28 Ago. 2021

En los días previos a que grabó su video anunciando que estará fuera de México, Ricardo Anaya ya sabía que la Fiscalía General de la República iba por él. Los indicios comenzaron un año antes. El exdirector de Pemex Emilio Lozoya denunció una supuesta trama corrupta, de la que Anaya formaría parte. Sobre Anaya, Lozoya dijo que éste aceptó 6.8 millones de pesos en sobornos de la constructora Odebrecht para aprobar la reforma energética en 2013.

Obtuve una copia de esa denuncia. Anaya ya no era diputado cuando supuestamente recibió el soborno y la reforma ya estaba aprobada. La Fiscalía adelantó que uno de sus indicios consiste en que dos excolaboradores del gobierno confirmaron que Anaya y otros panistas se reunieron con Lozoya varias veces en Pemex.

En abril de este año, el asunto dejó de ser solo una declaración de Lozoya. Un juez dictó prisión preventiva al exsenador Jorge Luis Lavalle por los delitos de asociación delictuosa, cohecho y lavado de dinero. Aunque no se conocen hasta ahora los detalles de la acusación específica contra Anaya, el caso forma parte del otro, por el que ya imputaron a Lavalle. Y parece, también, la reedición de otro caso político que también tocó a Anaya, bajo el gobierno peñista.

En 2018, cuando era candidato presidencial del PAN, la entonces Procuraduría General de la República acusó a Anaya de formar parte de una red que habría lavado dinero a través de la compra de propiedades inmobiliarias en Querétaro y empresas en Jalisco. Una de esas propiedades era una casa a nombre de su suegra y otra a nombre de su madre.

Pocos meses después de que Anaya perdió la elección, él, otras siete personas y 10 empresas que formaban la alegada trama corrupta, recibieron un documento de «no ejercicio de la acción penal». Con eso se cerraba el caso y él podía continuar su carrera política, según documentos que revisé para esta columna. Ahora, después de las declaraciones de Lozoya, esas casas parecen estar de nuevo en una investigación oficial.

Después de su video del sábado 21 de agosto anunciando que estaría fuera del país, Anaya recibió una comunicación oficial en su domicilio en Querétaro. Le anunciaban que estaba en calidad de «imputado» en un caso. Le decían que debía presentarse a una audiencia virtual el jueves 26 de agosto y le comunicaban un correo electrónico, un número de teléfono fijo y un celular para que hablara con la Fiscalía y le dieran acceso a la carpeta, para enterarse de qué se debía defender.

Dos fuentes cercanas al caso me dijeron que en el celular y el teléfono contestaron un par de veces, con evasivas. En la Fiscalía le dijeron a su abogado que no podían darle acceso, porque temían que en realidad no fuera un litigante sino un periodista. En una reunión con legisladores panistas, un colaborador del fiscal general dijo que no podían entregarles copias de la carpeta porque tenían problemas con la fotocopiadora.

El jueves la audiencia duró poco más de una hora. El juez determinó que no discutirían siquiera si Anaya ya está fuera de México, como anunció el Instituto Nacional de Migración. El único punto en la agenda sería posponer la audiencia, ya que la defensa del panista no ha accedido a la carpeta de investigación. El juez recalcó a Anaya que debe estar en la misma circunscripción donde está revisándose su caso judicialmente, y pospuso la audiencia para el 4 de octubre, sin dictar orden de aprehensión ni alguna medida cautelar. Al menos 15 días antes del 4 de octubre los abogados deberán tener acceso a la carpeta. Solo entonces sabrán exactamente de qué se le acusa.

Por ahora, la Fiscalía solo ha dicho oficialmente que Anaya habría recibido sobornos, que están dispuestos a hacer públicas las diligencias de la investigación «que evidencian una línea clara y consecuente de hechos delictivos» y que tienen dos testigos colaboradores que les ayudarán a sostener el caso.

Veremos en las siguientes semanas si hay algo más concreto en la acusación. Mientras tanto, varios litigantes opinan que ya existe en el caso un «efecto corruptor» en el que buena parte de la sociedad mexicana da por culpable al panista.

##

Palabras de terror: fuga de capitales

Néstor Ojeda/El Uniersal 28/08/2021   

En su nota principal de ayer, nuestra casa EL UNIVERSAL da cuenta de que inversionistas y empresarios sacaron de México seis mil 939 millones de dólares en el segundo trimestre del año (abril-junio) en una nota firmada por la reportera Leonor Flores que registra que según el Banco de México esto tiene origen en el incremento de la inflación y la tercera ola de Covid-19. Y al leerla a mi cabeza llegaron palabras terroríficas: ¡FUGA DE CAPITALES!

Y son terroríficas porque viví mi infancia y adolescencia oyendo las palabras de los resultados económicos de los gobiernos populistas de Luis Echeverría y José López Portillo, fallos económicos que tuvo que enfrentar Miguel de la Madrid, quien junto con Carlos Salinas, Ernesto Zedillo y su maldecido neoliberalismo construyó y sentó las bases de la estabilidad que vivimos los mexicanos durante tres décadas.

CRISIS, CARESTÍA, FUGA DE CAPITALES, INFLACIÓN, DESEMPLEO… Esas eran las palabras que escuchaba todos los días en la televisión y la radio y leía en los puestos de periódicos cuando caminaba de mi amada escuela primaria pública Plan de Ayutla y cruzaba la colonia Romero Rubio para llegar a la casa de mi tabasqueña abuela en mi también amada y odiada Ciudad de México.

Fueron tiempos terribles, cuando por ejemplo en mi caso un buen día se definía porque mi madre podía poner un huevo frito sobre mi arroz con frijoles y tortillitas. Tiempos en que no había dinero para comprar zapatos y veía a mi vieja llorar de miedo, angustia y frustración.

Y es que las cosas no van bien por más que nuestro Presidente diga que es el suyo el mejor gobierno de la historia. Y las cifras no mienten aunque diga que el tiene otros datos.

Por ejemplo, especialistas laborales han advertido que la inflación es un factor para las empresas que se encuentran negociando salarios en sus contratos colectivos de trabajo, pues el índice se ha proyectado en 5.81% -a julio 2021-. En lo que va de 2021 se han resuelto 2,859 revisiones salariales que involucraron a 966,616 trabajadores, quienes tuvieron incrementos promedio de 4.7% en términos nominales pero de -0.2% en términos reales.

Otro dato, hasta el mes de agosto, 2.5 millones de trabajadores de un total de 5 millones que laboraban en empresas de subcontratación, han dejado el outsourcing para pasar a sus patrones reales. De ellos, el salario subió de 471 pesos a 528 pesos en promedio, un incremento de 12%, esto se va a impuestos. Sin embargo, el 23% de esos trabajadores fueron migrados a un salario menor.

Presume AMLO qué hay nuevos trabajos, qué hay inversión y así nos recuperamos, pero el caso es que en México, según la ENOE del INEGI la recuperación del empleo se está dando a costa de reducir las prestaciones laborales, disminuir la protección social y emplear sin contrato escrito.

La salida de casi siete mil millones de dólares de empresarios e inversores y la caída en términos reales del salario de los mexicanos son dos signos de alerta que nos acercan a los escenarios del terror económico del populismo de los años 70, ese que hoy habita en Palacio Nacional.

Un día escuché que no hay nada más cobarde que un millón de dólares, y sí. Afortunados los que pueden sacar su dinero a un país con un gobierno estable y confiable. El resto nos quedamos más pobres y por desgracia no se puede comer de otros datos.

Te pueden interesar

40 min de lectura
55 min de lectura
14 min de lectura