26 de octubre de 2021

COLUMNAS DE OPINIÓN…

del viernes 17 de septiembre de 2021

TEMPLO MAYOR/en REFORMA

¡VIVA el Che Guevara y viva Cristo Rey! Ese bien podría haber sido el grito de Andrés Manuel López Obrador, quien aprovechó la principal fiesta patria para echarle bravata a Estados Unidos, invisibilizar la violación de derechos humanos en Cuba y llegar al extremo de comparar a Miguel Hidalgo… ¡con Jesucristo!

ANTE la imposibilidad de arreglar el presente, el tabasqueño se aferra al pasado. De esa manera exalta las culturas prehispánicas, para no responder por el aumento de la pobreza en su gobierno; exige disculpas a España, para no tener que dar explicaciones de sus propias decisiones, y beatifica a Hidalgo, para justificar que lo que importa es la intención y no los resultados; el «pueblo», antes que la Nación.

ES CURIOSO que el jefe del Ejecutivo, llevando como telón de fondo el despliegue de las Fuerzas Armadas, haga un «respetuoso» llamado a mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Como que el mensaje no concuerda mucho con la imagen. Y mucho menos con aquello de la «no intervención».

OJALÁ que esa vocación humanitaria y de solidaridad López Obrador también la tuviera con los haitianos y centroamericanos a los que manda moler a palos y patadas en la frontera sur.

.-.-.-.-

POR CIERTO que con su discurso en favor del gobierno de la isla, AMLO seguramente se echó encima a la poderosa comunidad cubanoamericana. Antes de encender ese fuego debió escuchar el reciente discurso del senador republicano por Florida Marco Rubio, para conocer cómo ven de aquel lado el famoso embargo.

EN TAN SÓLO ocho minutos, el congresista desmonta la mayoría de los mitos procastristas. Por ejemplo, explica que no es Estados Unidos quien impide el envío de remesas a Cuba, sino que es el propio gobierno comunista quien les cierra la llave a sus ciudadanos al querer acaparar los dólares y entregarles a cambio pesos cubanos. Y en servicio de internet, igual: AT&T o Verizon podrían entrar mañana… pero Díaz-Canel quiere tener en la mano el switch para desconectar la red a su gusto. Es el régimen el que bloquea a la sociedad, por una sola razón: seguir controlando a las y los cubanos.

EN ESE DISCURSO Rubio advierte que quienes repiten «como loros» el tema del embargo «no saben de lo que están hablando… o son mentirosos». ¡Ouch!

.-.-.-.-

ALLÁ en Aguascalientes, las cosas andan ídem dentro del PAN, pues todavía falta un año pero ya empezaron los tironeos por la candidatura al gobierno estatal. Quien se perfila con mayor claridad como abanderada panista es la ex alcaldesa de la capital Teresa Jiménez. Jiménez ha mantenido total independencia del gobernador, lo cual no le ha gustado nada a Martín Orozco. De ahí que ya andan diciendo que si ella se convierte en candidata, que nadie se sorprenda si el senador panista Juan Antonio Martín del Campo se pasa a Morena y compite… con tooodo el apoyo del mandatario estatal. Ni en la Feria de San Marcos juegan tan sucio.

#

Ebrard, el que se mueve sí sale en la foto

Bajo Reserva/EL UNIVERSAL

Casi por comenzar el desfile cívico militar, el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard cedió su lugar a la presidenta del Senado Olga Sánchez Cordero. El canciller y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, compartían la primera línea en la ceremonia de desfile cívico militar por el 211 aniversario de la Independencia de México. Pero la presidenta de la Cámara Alta arribó con unos minutos de retraso, por lo que el canciller Ebrard dio su lugar y le colocaron una silla atrás del presidente Andrés Manuel López Obrador y su homólogo de Cuba, Miguel Díaz-Canel. El detalle de don Marcelo, al final fue recompensado, pues en la mayoría de las tomas que se hacían a los dos presidentes durante la transmisión del acto como en las fotografías que dan registro del mismo aparece el canciller. En este caso, el que se movió sí salió en la foto.

La canción y cantante favorita de AMLO

Nos comentan que si había una duda de quién es la cantante favorita del presidente Andrés Manuel López Obrador, esta quedó despejada la noche del Grito del 15 de septiembre. Nos detallan que a pocos causó sorpresa que Lila Downs haya sido la invitada de amenizar la ceremonia del Grito de Independencia de este miércoles, pues se sabía que el Ejecutivo federal gusta de su música; sin embargo, destaca que en menos de dos meses la cantante oaxaqueña haya sido invitada a dos conmemoraciones oficiales. En julio pasado cantó en la celebración del 238 natalicio de Simón Bolívar realizada en el Castillo de Chapultepec. Y también destaca que la intérprete haya cantado “Latinoamérica” en ambas celebraciones. Esta canción, original de Calle 13 —otro de los grupos favoritos de AMLO—, exalta la lucha y resistencia de la región latinoamericana. ¿Preámbulo a la reunión que sostendrá la CELAC?

Tras el descanso, la batalla por las comisiones en San Lázaro

Al regresar de su largo puente, los diputados vivirán la primera batalla de la nueva legislatura. Se trata, nos dicen, de la repartición de las comisiones más importantes. La importancia de estas designaciones es que en estos órganos legislativos comenzará el debate, y en su caso, aprobación de los proyectos de mayor relevancia de la autollamada Cuarta Transformación para la segunda mitad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Nos cuentan que la primera aduana es ver qué bancada se queda con comisiones como Presupuesto, Hacienda, Gobernación, Puntos Constitucionales y Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, pues por estos órganos pasan los dictámenes más importantes. A esto se suma la queja de diputadas y diputados “nuevos” porque los legisladores reelectos se han “agandallado” los espacios más importantes y no los quieren soltar; aseguran que les están dejando los órganos legislativos menos importantes y que no participarán en los debates y aprobaciones más importantes de la 65 Legislatura. “Nos están dando nuestra bienvenida”, confió un diputado a este espacio.

Segob: apremio por reunirse con gobernadores

Una de las instrucciones que tiene el nuevo secretario de Gobernación, Adán Augusto López, es estrechar y robustecer la relación del gobierno federal con los gobernadores de todos los partidos políticos. Por ello, en los próximos días veremos al funcionario asistir a la toma de protesta de algunos de los nuevos gobernadores, como lo ha venido haciendo. Otros mandatarios estatales estarán visitando al secretario en sus oficinas de Bucareli, como lo hizo la semana pasada el de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca. También mantuvo ya un encuentro con el gobernador electo de Nuevo León, Samuel García. Nos dicen que don Adán Augusto tiene prisa por reunirse con cada uno de los 32 jefes y jefas de los ejecutivos estatales y por lo pronto, el próximo jueves 23 de septiembre encabezará una reunión virtual para hablar de temas como salud y educación.

##

Trascendió/Milenio

Que resulta por lo menos peculiar que el mismo día que el embajador Ken Salazar declara a Azucena Uresti que Estados Unidos ve para adelante y quiere darle “reset” a la relación, su jefe, Joe Biden, firma un memorando en el que se mete a México en la lista negra de países infiltrados por el narcotráfico, sea como terreno de tránsito o de producción. Y como si algo faltara, un día después AMLO se pone a abogar por Cuba, con Miguel Díaz-Canel de invitado especial, y le dice a Washington que “se ve mal” con el bloqueo a la isla.

Que hablando del desfile militar, el secretario de Defensa, Luis Crescencio Sandoval, llamó a “la unidad nacional” pese a la existencia natural de diferencias de pensamiento, porque solo así se cumplirán aspiraciones y objetivos nacionales en la búsqueda de un México con progreso, bienestar social, justicia y estado de derecho. Un discurso instando a la tolerancia al que siguió un agrio debate entre seguidores y detractores de la 4T por la invitación al presidente de Cuba.

Que antenoche, durante la ceremonia del Grito de Independencia, el presidente Andrés Manuel López Obrador se reencontró con la senadora Olga Sánchez Cordero, con quien no había hablado desde que ella dejó la Secretaría de Gobernación y a la que, con sana distancia, saludó poniéndose la mano derecha a la altura del corazón mientras ella respondía de igual manera. La ministra en retiro usó una falda bordada por mujeres oaxaqueñas y un rebozo de telar hecho por artesanas chiapanecas.

Que tras el papelón protagonizado por el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla; la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, y la cónsul en Estambul, Isabel Arvide, lanzando vivas al Presidente como parte del Grito de Independencia, la fracción del PRD en la Cámara de Diputados, encabezada por Luis Cházaro, alista ya un punto de acuerdo para exigir un comportamiento institucional de los servidores públicos al encabezar las ceremonias sin comparar a líderes del presente con los héroes nacionales.

##

A qué le juegas, mexicano

Estrictamente Personal /Raymundo Riva Palacio

La deferencia política que hizo el gobierno de México al presidente de Cuba, Miguel-Díaz Canel, llegó en un momento nada ideal y está haciendo tropezar al presidente Andrés Manuel López Obrador. En sus arengas en el Grito, López Obrador gritó vivas a la democracia. Doce horas después, el Parlamento Europeo votó, casi a razón de dos a uno, una resolución contra la represión del gobierno cubano contra sus ciudadanos el 11 de julio, acusándolo de haber violado los derechos humanos, en particular la libertad de expresión, ante una protesta en 40 ciudades que no había visto La Habana desde 1994. El defensor de la democracia y las libertades, como se presentó López Obrador, defendiendo al represor de la democracia y las libertades, como señalaron a Díaz-Canel. Esta suma de dos no dio cuatro.

La Secretaría de Relaciones Exteriores le debe haber advertido al Presidente de la existencia de ese proyecto de resolución y de la posibilidad de que se votara este jueves, pero López Obrador no alteró sus planes. Invitó a Díaz-Canel al desfile militar del 16 de septiembre, y le abrió un espacio inédito en esta fecha icónica de las fiestas patrias, para pronunciar un discurso. De manera sincronizada, los dos coincidieron en criticar al gobierno de Estados Unidos. Díaz-Canel tuvo en Palacio Nacional una tribuna privilegiada para hacerlo y dejarse escuchar, y López Obrador utilizó el momento para fijar una posición y aspirar, lo haya pensado o no, al liderazgo regional, abrigado por los países del eje antiestadounidense y por la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que se quiere sea el dinamo de una nueva Organización de Estados Americanos.

Si la semana pasada fue la de la pérdida de soberanía ante Estados Unidos, esta será la de la recuperación de soberanía frente a Estados Unidos. López Obrador, con ese lenguaje moral que utiliza para todo, dijo que “se veía mal” que el gobierno de Estados Unidos utilizara el bloqueo a Cuba para impedir el bienestar de su pueblo, repitiendo por tercera vez en menos de tres meses la exigencia al fin del embargo. López Obrador se alineó con Cuba, Venezuela y Bolivia, las tres naciones con mayor antagonismo actual frente a Washington.

López Obrador hizo chicanas discursivas, responsabilizando al embargo de que el pueblo cubano, “obligado por la necesidad”, tuviera que enfrentarse a su propio gobierno, como parte de una “perversa estrategia” de Estados Unidos. Esta justificación de la represión traerá muchas críticas al Presidente, que sigue acumulando puntos para que lo encasillen en el grupo de presidentes autócratas. Sin embargo, es refractario al disenso, que lo endurece y radicaliza. Su problema de fondo es con Estados Unidos.

Jugar en los dos campos, que son antagónicos, pensando en caer de pie, es una apuesta muy alta. Y cuando se apuesta alto, o se gana mucho, o se pierde mucho. Aquí, lo que tiene que analizar con cuidado el presidente mexicano, es cuál es su margen real de maniobra frente a un país del cual depende en más de 85 por ciento la economía mexicana y de donde han llegado en catarata las remesas que han impedido un brote social. Los principios no pueden ser químicamente puros cuando existe una dependencia como la que hay de Estados Unidos, pero esa misma genera ventanas de oportunidad si se actúa con inteligencia y oficio político.

Hasta ahora, por lo que se sabe de su forma de procesar, ha sido muy simplista, lo que provoca a Biden, quien no ha llegado a la agresividad del expresidente Donald Trump contra Cuba, desmantelando lo avanzado por su antecesor Barack Obama. López Obrador ha comentado internamente que Biden no se atrevería a hacer nada contra él por sus altos niveles de popularidad. Bajo esa lógica, si fuera sujeto de un ataque de Washington, habría una respuesta negativa en México contra Estados Unidos. No obstante, existe una alta probabilidad de que López Obrador tenga un diagnóstico tan romántico como equivocado.

Las protestas contra Estados Unidos en los 70, la década donde está anclado su mundo, no modificaron las acciones de Washington. Lo que provocó cambios fue la presión política y diplomática, sin bravuconadas públicas, como sucedió con el Tratado del Canal de Panamá, que López Obrador utilizó como un modelo moral que podría seguir Biden, aunque en realidad no es un ejemplo análogo, ni por su origen, ni por su historia, ni por la unanimidad en América Latina en contra de ese enclave estadounidense, muy diferente a la dialéctica política con Cuba.

Si López Obrador quiere ayudar a Cuba eficazmente, no son los desplantes de macho como lo logrará. Eso no conducirá a ningún lado con los cubanos, y dañará al mismo tiempo la relación de Estados Unidos con México. Pero si revisa el pasado, no para efectos de propaganda, sino para encontrar ideas de cómo actuar, puede analizar el gran esfuerzo del Grupo Contadora, una idea del gobierno de Miguel de la Madrid, que contuvo una invasión de Estados Unidos a Centroamérica y allanó el camino a la paz regional negociada, resistiendo las presiones sin pelearse públicamente, o la Iniciativa de la Cuenca del Caribe, donde participó el gobierno de Carlos Salinas, para estimular el desarrollo de esa región mediante una especie de Plan Marshall respaldado por Estados Unidos.

Biden, como Obama, es proclive a mejorar sustancialmente la relación con Cuba, pero el país que gobierna está en condiciones más difíciles para un nuevo acercamiento, gracias a la polarización que provocó Trump. López Obrador tiene que considerar ese contexto y actuar con inteligencia si quiere allanar el camino a una negociación entre los dos países, pero con discreción, si es que habla seriamente. De otra forma, atado a su protagonismo inmediatista, quedará arrinconado en el lugar que el mundo destina a los populistas autócratas, y como un socio norteamericano mal agradecido y poco confiable, a quien, cuando se den las condiciones para hablar con Cuba, todos ignorarán.

##

La sobrina de AMLO y la tragedia de Tula/Carlos Loret de Mola

Si el criterio de la “4T ” para la tragedia en el hospital del IMSS en Tula es el mismo que para la guardería ABC del IMSS, estarán en problemas Zoé Robledo y Luisa Obrador

El Universal,

Luisa Obrador Garrido, sobrina del presidente de México, tiene un muy buen puesto en el IMSS. Es titular de la Unidad de Evaluación de Delegaciones. Es la jefa directa de todos los delegados, encargada de supervisar a las delegaciones del IMSS, entre ellas, la delegación en Hidalgo, que hoy está bajo la lupa por la tragedia en el hospital de Tula, que dejó 16 personas muertas, ahogadas.

¿Es ella culpable de la muerte de 16 personas? Quizá habría que preguntarle a su tío, Andrés Manuel López Obrador, o a su jefe, el director general del IMSS, Zoé Robledo. Porque cuando se trató de la tragedia de niños quemados en la guardería ABC de Sonora, López Obrador y Zoé Robledo culparon no sólo a los altos mandos del IMSS, sino incluso a su director general, al gobernador del estado y al presidente de México. Aquí las pruebas:

El 5 de junio de 2014, cuando era líder opositor, de gira por Colima, López Obrador responsabilizó de la desgracia en la guardería ABC al que era gobernador, el priista Eduardo Bours, y al que era presidente, el panista Felipe Calderón. “Se tiene que castigar a los responsables de la cúpula del PRI y del PAN”, exigió.

El 5 de junio de 2019, ya instalado el obradorismo en el gobierno federal, Zoé Robledo declaró en la conferencia mañanera, que el “documento orientador” para hacer justicia en el caso ABC es el proyecto que realizó sobre el tema el ministro Arturo Zaldívar, hoy presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. “La disposición, el planteamiento, como ya lo ha señalado el presidente (AMLO), es que es documento y esa investigación sea la que sea tomada como guía… se llegan a señalar a once personas en el primer informe preliminar y después se integran a siete funcionarios más”. Entre esas personas están dos directores generales del IMSS, el que dio los permisos de las guarderías y el que estaba al frente cuando el incendio. El proyecto del ministro Zaldívar —que aunque fue rechazado por el pleno de la Corte, Zoé Robledo lo define como su guía— señala responsabilidades al más alto nivel.

Si el criterio de la “4T” para la tragedia en el hospital del IMSS en Hidalgo es el mismo que para la guardería del IMSS en Sonora, estarán en problemas Zoé Robledo y Luisa Obrador, otra pariente del presidente. Pero seguro ese no va a ser el criterio. Porque si en algo ha sido consistente López Obrador es en que mide con una vara distinta a los suyos que a los demás. Y todo lo que criticaba antes, es lo que hace hoy. Todo lo que rechazaba es en lo que se ha convertido.

SACIAMORBOS

Y a todas estas, ¿es legal que una sobrina del presidente tenga un alto mando en el gobierno? Digo, más allá del “ya no hay nepotismo”…

[email protected]

##

Pobreza y muerte a ‘mitad del fracaso’/ Ricardo Alemán

El mayor fracaso de gobierno alguno en la historia. | Ricardo Alemán

[email protected]

Siempre mentirosa, la retórica oficial se regodea en el facilón eslogan de que el gobierno de López Obrador transita por «la mitad del camino».

Es decir, una suerte de pausa que pretende explicar que, a pesar de todo, aún falta medio trecho por recorrer.

Sin embargo, lo cierto es que en lugar de la «chabacana» retórica del «medio camino» se debe reconocer que vivimos «a mitad del fracaso».

¿Por qué?

Porque a pesar de los buenos deseos y las buenas intenciones oficiales lo cierto es que todo en el gobierno de López Obrador ha sido un fracaso, en los primeros 32 meses de gestión.

En efecto, si apelamos a los «datos duros», podemos concluir que estamos ante un fracaso de escándalo.

¿Lo dudan?

Aquí ejemplos que lo confirman.

1.- Según el reporte del Coneval del 2020, el 56.7% de la población mexicana vive en pobreza.

Pero la cifra más aterradora es que entre 2019 y 2020, el organismo calcula que entre 9 y 10 millones de mexicanos cayeron en pobreza extrema: «pobreza por ingreso»; los nuevos mexicanos pobres.

Es decir, el fracaso del poderoso eslogan de «primero los pobres».

2.- Según el Banco de México, entre 2019 y 2020, los empleos perdidos de tiempo completo superan los 20 millones de puestos de trabajo.

De esos 20 millones, casi 8 millones de personas quedaron en el «subempleo», lo que significa recorte de salario, o de jornada laboral.

Fracaso del gobierno de AMLO en la creación de empleo.

3.- La danza de muerte a causa de la pandemia empezó en México al arranque del 2020, cuando el gobierno federal calculó que sería trágico llegar a 60 mil muertos. Hoy la cifra oficial alcanza 270 mil vidas perdidas, sin contar con los muertos en exceso, que suman casi 600 mil decesos.

Fracaso del gobierno de AMLO en preservar la salud y la vida.

4.- El Banco Mundial reportó que la resiliencia frente a la Covid-19 muestra a México como el peor país del mundo para vivir en pandemia.

Fracaso y crimen de Estado del gobierno de López Obrador.

5.- Según la reputada Universidad Johns Hopkins, a 18 meses de que se reportó el primer paciente de Covid-19, México es el primer lugar de los 20 países más afectados por la pandemia, en cuando a la tasa de letalidad.

Es decir, en México mueren 8 personas de cada 100 contagiados.

Fracaso del gobierno de López Obrador en la lucha contra la pandemia.

6.- Según Amnistía Internacional, México sigue ocupando el primer lugar en la muerte de personal médico, a causa de la pandemia. Los médicos, enfermeras y trabajadores de la salud, en general, superan los 5 mil fallecidos.

Fracasa AMLO en la defensa de sus profesionales de la salud.

7.- Y para entender el tamaño del horror que se vive en México, la paradoja es que, por ejemplo, en países como Australia, es mínimo el número de trabajador de la salud fallecido a causa de la pandemia.

Otro crimen de Estado a los ojos del mundo.

8.- Según la secretaria de Salud, en México se produce un contagio por Covid-19 cada 20 segundos; la mayor propagación viral en 100 años.

México es el hazmerreír del mundo por el mal manejo de la pandemia.

9.- Durante los últimos 12 años –de 2006 a 2018–, López Obrador convirtió la violencia criminal en escándalo electorero para combatir a los gobiernos de Calderón y Peña. Por eso López Obrador prometió que ni uno más.

Hoy, a 32 meses, la cifra de muertes violentas está cerca de 100 mil mexicanos fallecidos; tres veces más que en el gobierno de Calderón y dos veces las muertes violentas que con Peña Nieto.

Fracaso monumental y el gobierno más violento de la historia.

10.- Pero no es todo. Durante el gobierno de AMLO, en México se han cometido más de mil feminicidios; un promedio de 10 mujeres muertas al día.

Fracaso de escándalo y desdén a las mujeres mexicanas.

11.- En el mismo gobierno de López Obrador, al día son asesinados, en promedio, tres niñas, niños y/o adolescentes.

Fracaso y terror en la protección de los niños.

12.- El de los niños muertos por la falta de medicamentos contra el cáncer es otro escándalo internacional. Según la OMS, es una tragedia lo que ocurre en México ya que son casi 5 mil los niños muertos por esa causa.

Fracaso y crimen de lesa humanidad.

13.- A su vez, la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer, reporta que a diario mueren seis niños a causa del cáncer en México, la mayoría por la falta de medicamentos; que niega el gobierno.

Fracaso y aborrecible crimen de Estado.

14.- En campaña, López Obrador prometió ni un periodista más asesinado. Según informes periodísticos, en México han sido asesinados –en el gobierno de López Obrador–, por lo menos 30 periodistas.

Fracaso en la defensa de los periodistas.

15.- Al inicio de su gestión, López Obrador prometió poner fin a las masacres.

A tres años el número de masacres en México supera los 80 eventos, en todo el territorio nacional, Es decir, 2.5 masacres mensuales.

Fracaso en la contención de la violencia.

16.- Pero esa violencia sin freno también aparece en los procesos electorales. La elección de junio pasado concluyó con 600 eventos violentos en torno a las elecciones y con la muerte de por lo menos un centenar de aspirantes a puestos de elección.

Fracasa la democracia y se instalan los narco-gobiernos estatales.

17.- Según el diario El País, en los primeros dos años del gobierno de AMLO, en México murieron un millón de empresas de todos los ramos, con el consecuente desploma de empleo, inversión y crecimiento económico.

La muerte también alcanza a las empresas, de todos tamaños y giros.

18.- Según el INEGI, en dos años del gobierno de AMLO, el PIB cayó menos 8.5%, el mayor descalabro económico en México en 90 años.

El mayor fracaso económico en un siglo.

19.- Según el secretario de Hacienda del primer año de López Obrador, el hoy articulista Carlos Urzúa, las finanzas mexicanas están en quiebra, como no ocurría en un siglo.

¿Así o más claro?

En efecto, con López Obrador asistimos al mayor fracaso de gobierno alguno en la historia y, sobre todo, a la quiebra del país.

Al tiempo.

##

Escogiendo amigos

Bitácora del director /Pascal Beltrán del Río

“¡Viva la democracia!” fue una de las arengas que lanzó el presidente Andrés Manuel López Obrador en el Grito de Independencia del miércoles. No es la primera vez que el mandatario hace un elogio de la democracia. Parte central de su discurso ha sido pedir “que el pueblo decida”.

Suena extraño para un demócrata tener como invitado de honor en la principal ceremonia cívica para los mexicanos al presidente de un país que tiene un sistema político de partido de Estado y en el que las elecciones son una simulación, muy a semejanza de lo que pasaba en México en los tiempos de la hegemonía priista. Me refiero a Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, quien pronunció un discurso en el Zócalo, previo al desfile del 16 de septiembre.

Tomemos, como ejemplo de la “democracia” cubana, los resultados de los comicios para gobernadores y vicegobernadores celebrados en la isla el 18 de enero de 2020, organizados en el contexto de la reforma de 2019 a la Constitución.

“Reflejo de un ejercicio legítimo de votación, los delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular, constituidos en colegios electorales, eligieron estos cargos a propuesta del presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez”, se puede leer en la página del Consejo Nacional Electoral.

Allí mismo puede uno ver los resultados de las elecciones, provincia por provincia. Los porcentajes de votación para los candidatos a gobernadores fluctúan entre 94.73 y 99.85% y a vicegobernadores, entre 93.67 y 99.68 por ciento.

La última vez que Cuba celebró una elección real –o, por lo menos, pluripartidista y competida– fue en 1948. Esa vez, el candidato de Partido Auténtico, Carlos Prío Socarrás, obtuvo 45.8% de los votos contra 30.3% de Ricardo Núñez, del Partido Liberal, y Eduardo Chibás, del Ortodoxo.

Pese a haber quedado en tercer lugar, Chibás fue la sorpresa de las elecciones, impulsado por simpatizantes jóvenes, entre los que se encontraba un estudiante de derecho llamado Fidel Castro. Se pensaba que se beneficiaría electoralmente cuando muchos de sus seguidores alcanzaran la mayoría de edad y que eso lo llevaría a la presidencia en 1952.

Implacable denunciador de la corrupción, Chibás protagonizó una polémica cuando no pudo sostener una acusación contra un funcionario del gobierno de Prías. Ante la imposibilidad de encontrar pruebas de sus dichos, se suicidó en 1951.

Para entonces, ya había comenzado la efervescencia electoral. El expresidente Fulgencio Batista anunció su candidatura. Por el oficialismo destacaba el canciller Carlos Hevia y por los ortodoxos, el sociólogo Roberto Agramonte, sucesor natural de Chibás. Viendo que era imposible ganar, Batista dio un golpe de Estado, cuando faltaba un semestre para que terminara el gobierno de Prío, acusando a éste de fraguar un fraude electoral.

La dictadura de Batista acabó con la democracia cubana, cosa que se mantuvo luego del triunfo de los revolucionarios encabezados por Castro. Tanto Hevia como Agramonte –efímero canciller del nuevo régimen– vivieron el resto de su vida en el exilio.

Para un presidente que alaba la democracia, como Andrés Manuel López Obrador, la invitación a Díaz-Canel resulta una enorme contradicción.

El tabasqueño parecía estar siguiendo el libreto del viejo PRI, en el que México apoyaba a Cuba para no ser avasallado por Estados Unidos. Pero ya no son esos tiempos. Para Washington, la presencia en México del líder cubano habrá parecido una excentricidad más que una molestia real.

Al condenar el embargo comercial contra la isla –“bloqueo”, le llamó–, López Obrador calcó la vieja retórica que siempre deja de lado que esa política estadunidense es una de las razones por las que el Partido Comunista sigue en el poder.

Y decir que las protestas que se vivieron este verano en la isla son parte de un plan malévolo para “enfrentar al pueblo de Cuba con su gobierno” fue una auténtica bofetada a quienes allá luchan por la democracia, como aquí lo hizo López Obrador durante los años del autoritarismo priista.

No creo que haya un foco rojo en la relación de México con Estados Unidos por ese tipo de desplantes. Pero si éstos se acumulan, quién sabe.

##

Independencia… entre dictadores

De naturaleza política /Enrique Aranda

Bozal en Donceles… para (oír) a la regenta.

Más allá de lo contradictoria y ofensiva que en sí misma resultó la presencia del dictador y presunto genocida Miguel Díaz-Canel en los festejos por el 211 aniversario del inicio de la gesta libertaria, el discurso que previo al inicio de la tradicional parada militar alentó su presencia en su anfitrión Andrés Manuel López Obrador constituyó, a su vez, no sólo un despropósito político, sino también un grave desliz diplomático cuyas consecuencias no tardaremos en conocer y perdón, más aún en lamentar.

Y esto, no sólo por la utilización del mensaje central de las fiestas patrias para criticar al gobierno estadunidense, al presidente Joe Biden en particular, por mantener el bloqueo económico contra la isla cuando ningún estado tiene derecho a someter a otro pueblo y que, sostuvo, provoca tal situación de precariedad en Cuba que alienta la oposición de la población contra el régimen opresor, heredero de los también dictadores y asesinos hermanos Fidel y Raúl Castro.

Ello, además de invitar a la Casa Blanca, a su principal inquilino, se entiende, a actuar con una grandeza similar a la que, dijo, exhibió su antecesor Jimmy Carter cuando, en septiembre de 1977, “supo entenderse con el (también dictador) general Omar Torrijos para devolver a Panamá el canal y su soberanía luego que, en su oportunidad, su incómodo invitado destacara que Cuba enfrenta ahora “una agresiva campaña de odio, desinformación, manipulación y mentiras montadas por plataformas digitales –no hablaba de México, que conste– que desconocen los límites de la ética” y le agradeciera la ayuda recibida en insumos médicos y alimentos para paliar efectos combinados del acoso económico y la pandemia.

Sólo faltó al tabasqueño hacer un elogio puntual de los inexistentes alcances libertarios y democráticos de un gobierno que, amén de enfrentar a cubanos contra cubanos, impide la existencia de partidos opositores, elecciones libres, medios independientes, la abierta manifestación de ideas y hasta el conocimiento de información vía redes sociales…

Triste y contradictoria jornada libertaria e independentista pues la de ayer en que, lejos de exaltar los valores que en ese ámbito caracterizan al pueblo mexicano y avanzar propuestas para consolidar y/o ampliar los mismos, la autoridad se concentra en defender un régimen represor ¡aun a riesgo de asumir costos altísimos!

ASTERISCOS

* Difícil, a la vista de los excesos cometidos durante el festejo del Grito la asignación del premio Lamebotas 2021 aunque, a decir verdad, la puja está entre la impresentable cónsul en Estambul, Isabel Arvide, que agregó a YSQ a los héroes patrios; la fracasada Layda Sansores, aue sumó la 4T y la edil de Iztapalapa, Clara Brugada, que, futurista, subió a la regenta. Todas de Morena, sí.

* Debió ser una diputada del partido del gobierno, ella sí indígena, Inés Parra Juárez, la que repudiara la “reubicación caprichosa” de la estatua de Cristóbal Colón en Reforma para sustituirla por una escultura de una mujer indígena. “Representaría un daño al patrimonio cultural urbano del siglo XIX” y nada aliviaría el daño que en su época se hizo a las culturas originarias. Upsss.

Veámonos el domingo con otro asunto De naturaleza política.

##

Díaz-Canel según Yoani Sánchez

DÍA CON DÍA /HÉCTOR AGUILAR CAMÍN

La de Díaz-Canel a México es la invitación que nunca debió cursarse, dice Yoani Sánchez, la periodista cubana emblema de la resistencia y de la independencia en la isla.

Sus razones tienen la fuerza de quien las ha sostenido con riesgo de su libertad y de su vida. Hago mías sus palabras:

“Aunque desde su llegada a la silla presidencial, Díaz-Canel ha estado rodeado por las críticas de no haber sido elegido en las urnas, el gobernante llegó a gozar de la simpatía de quienes aseguraban, aliviados, que ‘al menos no llevaba el apellido Castro’».

“Las cábalas políticas lo mencionaban como un hombre de una generación con menos culpas y ‘sin las manos manchadas de sangre’, a diferencia de sus antecesores”.

“Sin embargo, las mismas cabeceras de los diarios que hasta hace poco lo tildaban como un respiro , ahora difunden las imágenes de los policías golpeando a ciudadanos desarmados, los puños levantados al grito de «libertad» y las madres de rostro lloroso con sus hijos encerrados, sin respeto alguno a sus garantías procesales”.

“Todo el arsenal publicitario dirigido a mostrarlo como un eficiente administrador, populachero y moderno quedó inoperante tras aquella jornada».

“Los mandatarios que antes le apretaban la mano o le palmeaban la espalda ahora le huyen y le increpan. Solo López Obrador ha sido capaz de extenderle una invitación a este gobernante al que su pueblo le dijo, alto y claro, que no lo quiere”.

“¿A qué viene este gesto del líder de Morena? ¿Acaso es el pago de una vieja deuda ideológica? ¿Busca incomodar a sus adversarios políticos o a algún gobierno vecino?”.

“El calor y la simpatía que le profese su anfitrión aclarará mucho de este viaje: si se trata de una simple formalidad o de un sonado espaldarazo político a un dictador rechazado por su pueblo, y que convocó a un enfrentamiento fratricida”.

“López Obrador ha elegido el triste papel de apoyar a un hombre que pasará a la historia cubana como una marioneta que el día en que pudo haberse cortado los hilos y actuar con la grandeza de un estadista, prefirió la represión… La vieja práctica del golpe y la mordaza de los Castro”.

( https://bit.ly/3lNs61B).

[email protected]

##

La 4T, de espaldas al pueblo cubano

EL ASALTO A LA RAZÓN/Carlos Marín

Deplorable: en el año 200 de la consumación de la Independencia, en la ceremonia previa al desfile por el aniversario 211 del inicio de la gesta, al presidente de Cuba no solo se le distinguió como invitado especial, sino se le permitió perorar con absoluta desvergüenza, como si sus gobernados vivieran, al igual que nosotros, en un país emancipado y no sujeto a una tiranía.

Oportunista, Miguel Díaz-Canel aprovechó los rencorosos y tardíos azuzamientos antiespañoles y filomexicas de la 4T para elogiar la bella “tierra que habitaban los aztecas valientes” (según alguno de sus paisanos), “abriendo una fascinante puerta a ese mundo nuestro, muy anterior al de la terrible conquista que iniciaron siglos después, con matanza y destrucción sin freno, las tropas españolas…”, omitiendo que éstas no sumaron más de mil aventureros reclutados por Cortés, apoyados por alrededor de 100 mil indígenas de otras naciones locales que ya no soportaban el férreo y sanguinario imperialismo tenochca y que fueron los decisivos autores materiales de la conquista.

Con su país crónica y sucesivamente dependiente de España, Estados Unidos, la (extinta) Unión Soviética y la “bolivariana” Venezuela chavista-madurista, el inexplicable “invitado especial” se refirió al “proceso independentista mexicano” sin confesar que de lo mismo no puede ufanarse Cuba.

“No olvidaremos nunca que, gracias, al apoyo de muchos amigos mexicanos, zarpó el yate Granma de Tuxpan, Veracruz, el 25 de noviembre de 1956”, dijo sin mentir. Uno de aquellos fue determinante: el capitán retirado del Ejército Fernando Gutiérrez Barrios (a quien Fidel Castro vivió siempre agradecido) quien, siendo policía en la siniestra y desaparecida Dirección Federal de Seguridad, simpatizó con los revolucionarios asilados que planearon el derrocamiento de Fulgencio Batista y, pudiendo evitarlo, les permitió partir.

“Tampoco olvidamos que, a solo unos meses del histórico triunfo de la revolución, en 1959, nos visitó el general Lázaro Cárdenas”, recordó Díaz-Canel, sin aclarar que de quien hablaba, a diferencia de Castro, se aseguró de que México pagara a las empresas extranjeras por la expropiación petrolera (y la población contribuyó hasta con joyitas y gallinas).

Como era de esperarse, insistió en el falaz “bloqueo criminal” a Cuba (en realidad embargo comercial porque jamás fueron indemnizadas las industrias incautadas), ocultando que buena parte de los alimentos que se consumen en su país (granos y pollo principalmente, así como productos electrodomésticos) provienen de Estados Unidos, mediante un explicable y riguroso pago en efectivo.

Disparate sin precedente (jamás un mandamás extranjero había echado rollo el 16 de septiembre), la distinción a Díaz-Canel (en julio dio la “orden de combate” contra sus opositores) es un ominoso espaldarazo al régimen que encarcela lo mismo a sus adversarios que a quienes tienen la osadía de comerciar con sus vecinos un trozo de vaca, una triste gallina o un pinche manojito de verduras…

[email protected]

##

Elogios a la tiranía

Arsenal /Francisco Garfias

Palabras duras de López Obrador hacia Estados Unidos. Elogios desmedidos al sistema cubano, en presencia del presidente de ese país, Miguel Díaz-Canel, en una fecha simbólica para los mexicanos: 16 de septiembre.

Al tabasqueño no parece importarle la ausencia de libertades en la isla. Lo tiene sin cuidado el hecho de que el pueblo de Cuba no tiene más opción de gobierno que el partido comunista de hace seis décadas.

Ni una palabra en el discurso del mandatario mexicano sobre las manifestaciones del 11 de julio. Ni una línea a la represión y las desapariciones que se reportaron, luego de que los inconformes protestaron en las calles.

Nada tampoco sobre el encarcelamiento de opositores que salieron a la calle a reclamar ¡libertad!, libertad de movimiento, libertad de credo, libertad de expresión, libertad de elegir a las autoridades. ¿Eso quiere el Presidente para México? ¡Aguas!

* Va textual una parte de lo que dijo el presidente López Obrador en su discurso, al pedir “respetuosamente” a Joe Biden levante el embargo a Cuba. 

“Se ve mal que el gobierno de Estados Unidos utilice el bloqueo para impedir el bienestar del pueblo de Cuba con el propósito de que éste, obligado por la necesidad, tenga que enfrentar a su propio gobierno. 

“Si esta perversa estrategia lograse tener éxito —algo que no parece probable por la dignidad a que nos hemos referido—, se convertiría en un triunfo pírrico, vil y canallesco. En una mancha de ésas que no se borran ni con toda el agua de los océanos…

“Podemos estar de acuerdo o no con la Revolución Cubana y con su gobierno, pero el haber resistido 62 años sin sometimiento es una indiscutible hazaña histórica”.

Al Presidente se le olvidó mencionar, obvio, que hoy por hoy Estados Unidos es el principal proveedor de medicinas y alimentos en la isla.

* El hecho de dar a Díaz-Canel la calidad de invitado de honor y cederle la palabra durante la celebración de la Independencia, es una señal hostil hacia el presidente Biden. 

Lo es también culpar exclusivamente a la Unión Americana de la falta de bienestar en Cuba.

En su discurso de ayer, el Presidente de México asumió como propios los argumentos de un régimen que no ha logrado llevar a su pueblo al “paraíso comunista” que prometió desde 1959.

* ¿Cuál es la apuesta de López Obrador frente al presidente Biden? ¿Qué busca al endurecer el tono?

Habla el excanciller Jorge Castañeda: “No creo que busque nada. Es su estado natural. Es lo que siempre ha creído. Se siente cómodo. Es un gran admirador de Fidel Castro y de la Revolución Cubana. 

“Se cuidaba con Trump. Ahorita siente que ya no se tiene que cuidar. Tiene agarrado a Biden de los h… con el tema de los migrantes. Es procubano. La gente no lo entiende.

“Biden va a aceptarle todo mientras no deje entrar a los migrantes. Lo demás no le importa. Los senadores cubanos, los senadores republicanos pueden empezar a patalear. Pero sólo ellos: Menéndez, Rubio, Cruz, Salazar…”.

La misma pregunta le hicimos a la periodista Beatriz Pagés, una de las cabezas de la organización Sí por México. Nos dijo: 

“Vamos a ver cómo le cae tanto ladrido a Estados Unidos. Es evidente que está más interesado en los reflectores que en la política fina para destrabar el bloqueo”.

Con esto, agregó, “está colocando a México en medio de una lucha de potencias. Muy peligroso”.

El político y abogado del PRI, Héctor Yunes, reaccionó también al discurso de López Obrador.

“Escoja mejor a sus enemigos, señor Presidente. Pelearse con EU por defender a un gobierno repudiado por su propio pueblo es una mala apuesta diplomática”, resumió.

* Tan a gusto se siente con el tema que López Obrador insistió en que Cuba merece el “premio de la dignidad”, y que la isla debe ser considerada como “la nueva Numancia” por su ejemplo de resistencia. Propone, incluso, que sea declarada Patrimonio de la Humanidad.

¿Qué pasó en Numancia, pueblo de Castilla, que desafió el poderío de Roma?

Cito a Wikipedia: “La ciudad se rindió en el verano de 133 A.C., tras once meses de aislamiento. El hambre había diezmado a la población, que, según la leyenda, se alimentó de carne humana. Muchos numantinos prefirieron poner fin a sus vidas y a las de sus familias antes que caer en manos de sus enemigos. El resto pasó a la esclavitud”.

¿Por qué será que muchos cubanos prefieren arriesgar su vida en frágiles balsas para llegar a otros países, en busca de una vida más digna? Les dejo la pregunta.

##

La violencia, la justicia, la impunidad

Razones /Jorge Fernández Menéndez

Van cien mil muertes en el sexenio y la violencia y la inseguridad siguen imparables. Este lunes pasado fue uno de los días con mayor número de asesinatos en el país: se cometieron 100, poco más de cuatro por hora, una muerte cada 14 minutos. El martes 7 de septiembre hubo 105 asesinatos y en los primeros trece días del mes, los homicidios sumaron mil 75. A nivel federal ya estamos en cien mil asesinatos, aproximadamente unos 100 diarios promedio durante cada día de lo que va del sexenio. Muchos más que en el mismo periodo en los gobiernos de Fox, Calderón o Peña Nieto.

Con todo, ése no es el mayor problema: mucho mayor que esta ola incontenible de crímenes es la impunidad con la que se cometen. Casi ninguno de los autores de esos cien mil asesinatos o de los 300 mil que se sumaron entre los sexenios de Fox, Calderón y Peña Nieto, o de los autores de decenas de miles de desapariciones, ha sido detenido y condenado. Nunca antes en la historia del país, matar había salido tan barato. Aquello de que la vida no vale nada, nunca ha estado tan vigente como hoy en día.

Mientras persista la impunidad se impone el empoderamiento de los grupos criminales. Y si la impunidad va acompañada de una política de contención y de no enfrentamiento, el empoderamiento criminal es mucho más notorio aún.

En este escenario se comenzó a aplicar, desde el miércoles pasado, la amnistía que ha otorgado el gobierno federal a cientos de personas encarceladas, unas 625 aproximadamente en todo el país. Entre los liberados no estuvo el secuestrador Israel Vallarta, líder de la banda de Los Zodiaco, porque no se demostró que haya sido torturado y tiene varios procesos abiertos en su contra, acusado de distintos delitos. Vallarta, célebre por haber sido la pareja de Florence Cassez (liberada por fallas al debido proceso y por la fuerte presión diplomática del gobierno francés, no porque fuera inocente de los delitos de los que se la acusaba), como otros delincuentes, incluyendo algunos de los que cometieron los mayores crímenes década y media atrás, trató de liberarse argumentando, también, que ha pasado tanto tiempo de su detención y que aún no tiene condena.

Y es verdad, lo mismo que en muchos otros casos, pero lo cierto es que ésa es una estrategia legal a la que han optado muchos de estos personajes para tratar de así evadir la acción de la ley. El secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, anunció que Vallarta seguiría en la cárcel, dando así un giro de 180 grados a la tendencia que se había impulsado en Gobernación para la liberación de éste y otros personajes acusados de graves secuestros argumentando tortura o falta de condena judicial. Ojalá éesta comience a ser la norma y no la excepción.

Cuando se ejerce la justicia, las penas para estos sujetos pueden ser durísimas, por eso tratan de retrasarla todo lo posible. Esta misma semana uno de los responsables del secuestro y muerte de Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro Martí, fue condenado a 542 años de prisión, por la pena acumulada de varios secuestros y asesinatos.

Otro caso en el que se brindó sentencia esta semana fue el del narcotraficante Vicente Carrillo Fuentes, condenado a 28 años de prisión. Había sido detenido desde el 2014. Apenas ahora se dictó sentencia. Vicente es el hermano de Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos, el más importante capo del narcotráfico hasta su muerte, en 1997, asesinado durante una operación estética por sus propios médicos, en una conjura interna del cártel que Amado encabezaba.

La sucesión de Amado Carrillo dividió a lo que era entonces el cártel hegemónico, con epicentro en Ciudad Juárez. El control se lo quedaron El Chapo Guzmán; El Azul Esparragoza y El Mayo Zambada. Hubo dos grupos que exigieron su lugar en la mesa de dirección de esa organización criminal. Unos fueron los Beltrán Leyva, los otros los hermanos de El Señor de los Cielos. La ruptura fue inevitable después de que uno de los hermanos Beltrán Leyva, apodado El Mochomo (cuyo hijo, por cierto, acaba de obtener una liberación anticipada) fue detenido por fuerzas federales (los Beltrán Leyva siempre dijeron que fue delatado por la gente de El Chapo) y que Rodolfo, el hermano menor de los Carrillo Fuentes, fuera asesinado junto con su esposa en un centro comercial en Culiacán. Los Beltrán, Vicente Carrillo y Los Zetas se unieron en una alianza para desafiar al Cártel de Sinaloa. Desde entonces, el proceso comenzó en 2004, la violencia desatada por la guerra entre cárteles ha sido incontenible.

¿Podría cambiar esto con una justicia mucho más rápida y expedita, con sentencias más duras como las que se aplicaron al secuestrador de Fernando o a Vicente Carrillo? Por supuesto que sí, en buena medida el que existan condenas y se haga justicia reduce el empoderamiento criminal y aumenta la percepción ciudadana de que se combate al crimen: los grupos se podrán fragmentar y seguir ejerciendo violencia, pero también es verdad que se debilitan. Hoy ni los Beltrán Leyva ni Los Zetas ni el Cártel de Juárez de los Carrillo Fuente son lo que eran, quedan remanentes de todos ellos, pero están lejos de ser cárteles tan poderosos como lo fueron en el pasado. Combatirlos y aplicar la justicia es imprescindible para hacerle frente al crimen, organizado o no.

##

Historias de una Cuba bloqueada y su endurecido régimen

Raúl Rodríguez Cortés/El Universal, 

Gracias a este maravilloso quehacer tuve la fortuna de atestiguar momentos cruciales de la relación entre Cuba y México que explican dónde están hoy, tras el explícito y hasta innecesariamente rudo llamado que AMLO hizo ayer al gobierno de Estados Unidos para que levante el embargo económico que ha aplicado a la isla durante más de sesenta años. 

Una multitud de cubanos irrumpió el 4 de abril de 1980 en la embajada de Perú en La Habana. Reclamaban un salvoconducto para salir del país, asfixiados —según sus razones — por la represión política y la crisis económica. 

Para la cobertura de aquellos hechos que el mundo entero seguía atónito, la embajada cubana en México otorgó la única visa de trabajo al Canal 13 de la televisión mexicana. Este reportero llegó con ella hasta la sede diplomática ocupada. Lo que se veía impactaba: la embajada peruana rodeada por militares y adentro, hacinados, miles de cubanos clamando por libertad. 

Para el régimen cubano eran contrarrevolucionarios, basura social. Muchos, ciertamente, podían encuadrar en semejante descripción, pero muchos otros eran gente de bien, médicos, profesionistas, familias enteras hartas del racionamiento alimentario de todos los días. 

La segunda noche en La Habana, funcionarios del Departamento para las Américas del Partido Comunista Cubano llegaron hasta mi habitación del hotel Habana Rivera. Solicitaron la entrega del material videograbado. No había palabras que matizaran la crudeza de las imágenes, así que, tras una negociación de horas, accedieron a que el material se largara a México si era revisado y editado en la televisión cubana. Era eso o nada. 

Aquella crisis terminó con la salida de miles de cubanos, primero a países como Perú y España; y después, con el éxodo en lanchas enviadas al Puerto de Mariel por familiares de los solicitantes de asilo, desde Miami. 

En el ínterin ocurrió una visita oficial a Cuba del entonces presidente de México. Fue cuando José López Portillo, mientras Estados Unidos realizaba maniobras militares en el Golfo de México, declaró: “Nada soportaremos que se le haga a Cuba porque sentiríamos que se nos hace a nosotros mismos”. 

La declaración no solo reflejaba los vínculos históricos y culturales de la relación, sino también la reiterada exigencia de respeto a la soberanía cubana como defensa y eco de la reiterada exigencia de respeto a la nuestra, obligados, como históricamente ha sido, por el asimétrico vínculo vecinal con Estados Unidos. 

Once años después, el 26 de diciembre de 1991, se desintegraba la Unión Soviética y con ella el apoyo económico que daba al régimen castrista y con el que contrarrestó los devastadores efectos del bloqueo comercial de Estados Unidos que sigue vigente. Visitas a Cuba durante lo que llamaron el “periodo especial”, permitieron que me percatara de las dramáticas condiciones de sobrevivencia de los cubanos y el endurecimiento del régimen para contener el descontento generado por la desesperada situación. 

El 19 de marzo de 2002, escuchábamos en Monterrey a Fidel Castro en la Conferencia Internacional para el Financiamiento del Desarrollo, cuando el líder cubano soltó la frase que cambiaría los términos de la relación entre ambos países: “No puedo continuar acompañándolos debido a una situación especial creada por mi participación en esta cumbre y me veo obligado a regresar de inmediato a mi país”.  

La primera explicación que se filtró entre los periodistas fue que se le había pedido retirarse para no incomodar al entonces mandatario estadounidense George W. Bush que estaba por arribar. El presidente Vicente Fox lo negó reiteradamente hasta que Castro hizo pública la conversación telefónica previa en la que el mexicano le decía “vienes, comes y te vas”.  Aquel exabrupto llevó las relaciones con Cuba casi hasta la ruptura. 

Recuperé estos episodios para asumir como hechos incontrovertibles que el embargo estadounidense a Cuba ha tenido para su pueblo consecuencias devastadoras y su resistencia, sin duda, ha sido heroica. Pero esa resistencia endureció al régimen castrista al grado de reprimir libertades a niveles violatorios de los más elementales derechos humanos. 

El llamado que hizo ayer AMLO a Estados Unidos para que levante el bloqueo debe verse a través de esa lupa, pero sin menoscabo de que el alineamiento con La Habana anunciado, podría llevarnos inevitablemente a un enfriamiento de consecuencias impredecibles con nuestros vecinos del norte. 

Instantáneas:     

1. RECIBIDO. Quien esto escribe acusa recibo de las cartas enviadas a EL UNIVERSAL por Santiago Creel Miranda y Santiago Creel Garza Ríos. En ellas consideran “falsa e inexacta” la información aquí publicada bajo el título “Santiago Creel y ¿sus empresas factureras?, y rechazan ser o haber sido socios o tenido alguna relación con el despacho Álvarez Puga o vínculo con las empresas mencionadas en la columna. Ya publicadas íntegras las dos misivas en la edición de ayer de este diario, me permito hacer algunas consideraciones. La columna, desde su encabezado, pregunta, no afirma, a partir de evidencia razonable publicada hace once años con declaraciones de Gabriel Reyes Orona, entonces Procurador Fiscal, lo que el propio Creel reconoce al señalar en la carta que “su contenido ha sido de igual forma desmentido en diversas ocasiones”. La columna añadió la denuncia hecha a este reportero por una presunta víctima de defraudación de alguna de esas empresas, quien pidió el anonimato y prometió asumir la carga de la prueba y mostrarla. Ya veremos.     

2. ¿SERÁ, como afirman algunos malosos que se dicen bien informados, que el senador del Verde, Manuel Velasco Coello y familiares adquirieron trece departamentos en Miami a través del ahora prófugo de la justicia Víctor Manuel Álvarez Puga? Solo es pregunta al senador.  

3. EMBAJADORES. Dicen que ahora que se ha vuelto a poner de moda el nombramiento de políticos en cargos diplomáticos para mostrar cogobierno con la oposición o para mandar lejos a personajes incómodos a la 4T, Velasco Coello podría ser un prospecto. La rumorología insiste en que tal procedimiento podría incluir a personajes con aspiraciones presidenciales. Son rumores, son rumores.  

4. CUMBRE. Con una cena en el Palacio Nacional iniciará hoy la sexta Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC). Anoche parecía confirmado que el presidente de Argentina, Alberto Fernández no viene. La razón, no oficial, es que no quiso dejar al país en manos de la vicepresidenta y exmandataria Cristina de Krichner con quien sostiene un enfrentamiento que ya se convirtió en crisis política.  

5. CAMPECHE. El excomisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, ya fue propuesto por la nueva gobernadora de Campeche, Layda Sansores, como Fiscal General del Estado. Sales Heredia, quien también fuera subprocurador de Justicia en la Ciudad de México, declinó su candidatura al gobierno de Campeche por el PT para apoyar las aspiraciones de Sansores. 

[email protected] 

@RaulRodriguezC 

##

AMLO nos cuenta un cuento

Coordenadas/Enrique Quintana

Las festividades patrias de este año han reafirmado la nueva narrativa del gobierno de López Obrador, con la cual tratará de mantener su ventaja en la perspectiva del proceso electoral de 2024.

La ‘sorpresa’ que tenía reservada AMLO para la noche del Grito fue el inscribir su gobierno en una épica de 500 años de resistencia de los pueblos originarios a los opresores, los conquistadores, los conservadores… o como se les quiera llamar.

Tras incorporar ‘vivas’ a las culturas prehispánicas en su arenga desde el balcón central de Palacio, pudimos observar una reelaboración de la historia, desde la fundación de Tenochtitlan hasta la guerra de independencia, la cual fue caracterizada por los narradores como “la primera transformación” de México.

Esa historia de los humildes, los pobres, luchando en contra de los ricos, los fifís de todas las épocas, es una narrativa poderosa que se complementa con la de la lucha de nuestros países de América Latina contra los colonizadores.

Cuánto hubiera deseado AMLO que, en lugar de Díaz-Canel, el presidente cubano, hubiera asistido a la ceremonia de Independencia Fidel Castro, para que el simbolismo fuera pleno.

La presencia y el protagonismo de Díaz-Canel son un gesto de desafío a Estados Unidos, de la misma forma que lo fue su propuesta para desaparecer la OEA.

Ese discurso volverá a hacerse presente en la Cumbre de la CELAC este sábado.

AMLO piensa que la realización del trabajo sucio en el control migratorio le da ciertos derechos, para convertirse en antiyanqui en la retórica.

De otra manera, la narrativa estaría coja. Ésta trata de la lucha de los pobres contra los opresores y de la de los pueblos contra las potencias que quieren quitarles su soberanía.

El resultado de las elecciones del 6 de junio dio a López Obrador la evidencia de que las clases medias que tres años antes lo respaldaron, están en retirada.

En su libro A la mitad del camino, escribe: “La degradación de las clases medias se agudizó en nuestro país a lo largo del periodo neoliberal. En estos últimos tiempos el individualismo se extendió como forma de vida y dañó la gran reserva de valores que ha sido heredada de nuestras civilizaciones ancestrales. Antes del neoliberalismo había menos desintegración familiar y se aplicaba más el sencillo pero profundo principio de hacer el bien sin mirar a quién; era malo robar o aprovecharse del poder”.

La nueva narrativa que al paso de los meses ha perfilado AMLO virtualmente da por perdidos a estos sectores, y por lo mismo ya no necesita guiños para tratar de atraerlos.

Lo que ahora requiere es que el respaldo de los más pobres sea más sólido y generalizado.

Por eso, debe existir una solución de continuidad entre el respaldo a Morena hoy día y la lucha que comenzó con la resistencia indígena a la conquista.

Ese debe ser el cuento, perdón, la historia a ser contada.

En un par de semanas más, al conmemorarse los 200 años de la consumación de la Independencia, se volverá a fortalecer esta narrativa.

AMLO sabe que el respaldo que hoy tiene y que ha mantenido en medio de la crisis de salud y de la economía, no deriva de los resultados de su gestión, sino de que aún una mayoría de la población se reconoce en López Obrador.

No lo apoya por lo que hace o deja de hacer en el gobierno, sino por quien es.

Mientras no haya otra historia que conmueva y atraiga más que la que el presidente cuenta, es probable que siga preservando ese respaldo mayoritario.

El problema con opositores y críticos es que hasta ahora hablan a su público, a quienes ya están en contra de AMLO, pero no a quienes lo respaldan.

Y, por lo pronto, estos todavía son más.

##

Desfile militar y el bumerán geopolítico/Marcela Gómez Zalce

Jugar con los intereses geopolíticos en la región son ligas mayores y el gobierno de México no está en una posición ideal ante la crisis de la problemática doméstica

El Universal, 

Si las políticas públicas funcionan como símbolos que calman las ansiedades de grandes grupos de personas desorganizadas, ya que la percepción es que el gobierno se está haciendo cargo de resolver sus agravios, esta administración tiene enormes pendientes. Uno ya distintivo es en materia de seguridad cuya estrategia de abrazar a la delincuencia organizada para enfrentar la violencia y el trasiego de ilícitos, ha resultado ser un estrepitoso fracaso y un asunto que no es abordado con la seriedad pertinente. Los resultados están a la vista pese a que el tema no es algo que amerite mucha atención presidencial gracias al maquillaje de los “otros datos” sin embargo, no dejan de ser inquietantes algunos símbolos en la comunicación bilateral reciente.

La función política del vocabulario del Ejecutivo, sus palabras por sí mismas, generan efectos políticos. Una vez que ha establecido que una frase connota una amenaza se convierte en un estímulo para desencadenar energías. Y López Obrador construye diariamente su agenda de asuntos y con ello aparta la atención de un sinfín de situaciones que están comprometiendo la viabilidad de su transformación.

En el marco de los festejos del CCXI Aniversario de la Independencia, Estados Unidos y México han intercambiado señales que parecen ir más allá de “resetear” la relación bilateral. López Obrador ha decidido pintar su raya cuatroté con el régimen de Biden sin importar que una gran parte de la tensión se debe a dos factores estratégicos para la seguridad binacional; por un lado su promesa en 2018 a miles de migrantes de tener frontera abierta, visados y promesas de empleo y por el otro, canales abiertos de negociación con organizaciones delictivas llámese Cártel de Sinaloa o CJNG.

Y en el reciente canje de señales, López Obrador invita como orador en los festejos patrios al presidente cubano Díaz-Canel, blanco de señalamientos internacionales por sus recientes actos represivos y violación de los derechos humanos contra la población civil —algo que la cacareada cuatroté simula repudiar— y el gobierno de Joe Biden confirma que éste no irá a México y en su lugar asistirá a fines de mes, Anthony Blinken. En esta coyuntura el Departamento de Estado emitió su lista de países con alta penetración criminal, productores y exportadores de droga identificando a México como uno de ellos lo que será punta de lanza para seguir apretando esa agenda. Y sin fecha para la reapertura de la frontera terrestre ni para una reunión entre ambos presidentes, al buen entendedor pocas señales.

Empero abrir el micrófono compartiendo podium entre nuestras fuerzas armadas y su homólogo cubano, que aprovechó para construir su agenda y denunciar una campaña sucia contra su país, tiene otra dimensión. Algo así como un desafío con tintes geopolíticos que de paso laceró el significado y protagonismo castrense de la celebración.

López Obrador desde el desfile militar lanzó un mensaje “respetuosamente” provocador a Estados Unidos sobre la política estadunidense y el embargo —no bloqueo— a la isla y al diablo la palabrería de la no intervención.

Sin tamices ni filtros el presidente mexicano terminó de pisotear el espíritu de la conmemoración patria ante atónitos oídos castrenses y sentado a lo lejos, el recién estrenado embajador en nuestro país, Ken Salazar.

El hecho nuevamente no pasará desapercibido al interior y habrá ¿sutil? respuesta por parte de los Estados Unidos. Jugar con los intereses geopolíticos en la región son ligas mayores y el gobierno de México no está en una posición ideal ante la crisis de la descontrolada problemática doméstica.

¿No hubiera sido mejor fijar postura sobre su visión de Cuba “patrimonio de la Humanidad” en la tribuna de la próxima Asamblea General de Naciones Unidas?##

#

Van por el dueño del Banco Accendo/Mario Maldonado

Los hermanos Reyes de la Campa arrastran acusaciones por manejos turbios

El Universal, 

Francisco Javier Reyes de la Campa, aún presidente de Banco Accendo, arrastra una historia empresarial inmersa en conflictos con exsocios y fondeadores de la institución financiera que está en el ojo del huracán por malos manejos. 

En 2016, cuando el principal socio del banco Inverlat, Carlos Djemal, fue detenido en Estados Unidos por presunto lavado de dinero en Estados Unidos, la institución ya enfrentaba acusaciones por malos manejos financieros que hacían inviable su operación. 

Fue entonces que apareció Javier Reyes, un ejecutivo con estudios de economía y administración en el ITAM, recordado por utilizar la tarjeta bancaria de una de sus parejas, dejándola sin fondos en su época de estudiante. La misma historia la repetían sus hermanos Óscar y Luis Reyes de la Campa, empresarios cuestionados en su desarrollo personal y en los negocios. 

Justo en ese tiempo los asesores externos de los Reyes de la Campa recomendaron cambiar el nombre de Inverlat por el de Accendo, con el objetivo de limpiar la imagen reputacional del banco. El entonces director, Gustavo Vergara, se encargó de impulsar la creación de la nueva fachada de esta institución ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), donde también anunció la inyección de capital fresco. 

De acuerdo con las propias palabras de Javier Reyes de la Campa, todo lo había logrado gracias a las gestiones de sus amigos José Antonio Meade y Ernesto Cordero, a quienes incluso mencionaba como parte de sus asesores externos. 

Y aunque ningunos de los exsecretarios de Hacienda está relacionado directamente con Accendo, la incursión de Reyes de la Campa no se explicaría sin la ayuda de funcionarios y exservidores públicos de primer nivel de Hacienda, ya que no tenía ni el dinero ni la experiencia para manejar una institución financiera. 

El capital llegó en ese momento gracias a Moisés Cosío, propietario de la sofom Credipresto, a quien Javier Reyes prometió hacerlo socio si inyectaba más de 360 millones de pesos para salvar a la institución. Los accionistas minoritarios presentaron demandas por la falta de transparencia y cumplimiento de las obligaciones de los directivos al autorizar esa operación. 

Con el paso de los años se demostró que el capital sólo fue utilizado para pagar las deudas de Inverlat-Accendo, además de que Javier Reyes y sus hermanos jamás le permitieron a Moisés Cosío tener el control del banco y de la inversión realizada. El tema está ahora en litigio, pues Cosío busca recuperar una inversión que supera mil millones de pesos. 

El modus operandi de los Reyes de la Campa se convirtió en un escándalo para el sistema bancario nacional, ya que a partir de 2020 comenzaron a replicar la estafa al buscar más empresarios a quienes prometían capitalizar su inversión mediante acciones de Accendo. Con el paso de los meses, los fondeadores que inyectaron recursos se dieron cuenta de que fueron engañados, por lo que inmediatamente dieron aviso a las autoridades. 

Los hermanos Reyes de la Campa arrastran acusaciones por manejos turbios, situación que derivó en que la CNBV, de Juan Pablo Graf, intervenga en los próximos días a la institución al encontrar evidencias de lavado de dinero, manejos inusuales del capital, transferencias irregulares y el uso de mecanismos financieros como bitcoin. A este escándalo se suman una oleada de demandas de empresarios que inyectaron recursos a la institución. 

Desde hace un mes la autoridad hacendaria revisa las transacciones que captó el banco de firmas como Rappi, de Alejandro Solís, y los movimientos que gestionó Lumo, de Luis Montaño, un proveedor del gobierno federal que participó en una transacción millonaria gestionada por Javier Reyes. 

En cualquier momento la Secretaría de Hacienda congelará las cuentas de los hermanos Reyes de la Campa y dará aviso a la Fiscalía General de la República, de Alejandro Gertz Manero, pues los empresarios intentan huir de México. Javier Reyes busca desesperadamente nuevos inversionistas para captar y llevarse más dinero antes de ser aprehendido. 

Otro escándalo en Segalmex 

Segalmex, de Ignacio Ovalle, difirió para el próximo lunes 20 de septiembre el fallo de la licitación LA-008VST977-E67-2021, con la que pretender adquirir canastillas de polietileno de alta densidad para transportar recipientes de leche de los programas sociales y de abasto alimentario, una operación que ronda 17 millones de pesos. 

Desde el inicio, el concurso puso en jaque al organismo que agrupa a Liconsa y Diconsa, pues el diseño de los artículos está patentado ante el IMPI, de Alfredo Rendón, bajo el título de registro 60072 y con derechos para la compañía Saurot Comercial S.A. de C.V. 

Esto significa que, de entregar el contrato por licitación a una empresa diferente, Seguridad Alimentaria Mexicana tendría que pagar regalías por el uso de los moldes, o bien desde el gobierno de la 4T se estaría prácticamente fomentando la piratería. 

Otro escándalo dentro de este organismo plagado de corrupción, pero intocable hasta ahora por la relación de amistad y compadrazgo del presidente Andrés Manuel López Obrador con Ignacio Ovalle. 

##

¿AMLO: ¿autócrata de clóset?/José Antonio Crespo

El Universal, 

Al gran maestro y amigo Enrique González Pedrero.

Gran torpeza de los senadores panistas que se reunieron con Vox para firmar una carta formalmente inofensiva, pero anacrónica (contra el comunismo). Lo grave para la opinión pública mexicana no fue la carta en sí, sino con quién se firmó. No pudieron detectar esos panistas el momento y ambiente político que vive México, y que abrirían un gran flanco a su partido. El control de daños pasaría por la remoción del coordinador Rementería. Pero nada. Error tras error.

Pero eso no contraviene el hecho de que en el lado “izquierdo” gobierne un presidente también extremista, sobre todo en estilo y estrategia; polarizar, confrontar, descalificar, calumniar, insultar a sus críticos y adversarios. Así lo reconoce; genéricamente sus críticos y disidentes, que son heterogéneos, para él son conservadores, retrógradas, rayando en traición no sólo al pueblo (que sólo él encarna) sino a la Patria misma. Todos están en el mismo costal ultraderechista. Ahora, habiéndose exhibido como extremista una parte del PAN (que desde que surgió ha tenido un ala muy conservadora), AMLO aplica su visión en blanco y negro para acusar que todo el PAN, así como sus simpatizantes, comparten el ideario ultraconservador de Vox.

“Son hipócritas”, afirma, pues se presentan como liberales, moderados y demócratas sin serlo. No hay nada en medio, no hay matices ni posiciones intermedias. A su vez, quienes son de izquierda moderada y democrática (socialdemócratas) y ya no se identifican con Morena, en realidad son también neoliberales o conservadores de clóset. Se está con el movimiento o contra él, no hay medias tintas. Discurso típico de los extremismos de izquierda o derecha. “El centro es la derecha”, decían los leninistas a los mencheviques; “Conmigo o contra mí”, espetaba Mussolini.

Así pues, se arma escándalo por la carta firmada con Vox, pero nada sucede cuando Morena celebra oficialmente los aniversarios de las revoluciones cubana y china, como si de democracias prístinas se tratara. Ni porque haya firmado un gran número de documentos dentro del bolivariano Foro de Sao Paulo. Ahí los partidos miembros se declaran contra el neoliberalismo y el antiimperialismo yanqui, pero sobre todo se despliega una estrategia claramente antidemocrática que han seguido puntualmente Venezuela, Bolivia y Nicaragua, al menos. Dice un documento de 2017 —en el que se exaltan las figuras de Lenin, Castro y el Che Guevara—, que “una fuerza política y socialmente organizada, se define por una posición política empeñada en acceder al… control de las instituciones públicas del Estado: gobierno, parlamento, alcaldías, poder judicial y electoral, fuerzas armadas, una estrategia a superar la democracia liberal burguesa”. Concentración total del poder, es decir, una autocracia revolucionaria (pero ahora accediendo al poder por vía pacífica, aprovechando la democracia vigente).

AMLO trata bien a sus aliados bolivarianos, pero no habla de seguir su modelo, sino que mantiene un discurso democrático y liberal mientras intenta apoderarse o desaparecer las instituciones autónomas. Lo ha hecho con algunas, lo busca con las que siguen en pie, como el INE y el TEPJF, instituciones clave. He preguntado a colegas y conocidos morenistas qué opinan de la estrategia planteada en el Foro; algunos lo niegan y dicen que al contrario, la democracia apenas se inauguró en 2018, pues antes era mera simulación. Pero otros, más sinceros (como dice AMLO), sostienen que desde luego es indispensable concentrar el poder para realizar a fondo el proyecto transformador de Morena.

El discurso de AMLO respalda la democracia y Estado de Derecho, pero en los hechos ha buscado la concentración del poder, aunque con tiento y no de golpe, pues políticamente sería imposible. Es decir, AMLO sí pretende la estrategia autocrática prevista por el Foro, pero no lo reconoce; en eso es de clóset. La hipocresía no es sólo doctrina de la derecha, milita en todos los partidos; condena en el ojo ajeno lo que en el propio se justifica o de plano se niega.

Profesor afiliado del CIDE.  

@JACrespo1

##

Poder y humildad

JAQUE MATE / Sergio Sarmiento

«Humildad es la vergüenza que sientes cuando les dices

a los demás lo maravilloso que eres»…Laurence J. Peter

 El presidente López Obrador se ha preciado varias veces de su humildad. «Yo me veo pequeño, pero no estoy acomplejado, soy republicano -dijo en un video el 24 de agosto de 2020-. El poder es humildad». Comparó su humildad con la extravagancia de sus predecesores: «Estos parecían reyes, miren los lujos que se daban», afirmó al mostrar el avión presidencial ya rifado, pero todavía no vendido.

Algunos de quienes han logrado cargos de poder al amparo del Presidente, sin embargo, tienen otros datos y colocan a su jefe en un Olimpo y lo imaginan merecedor al culto que se rinde a los héroes nacionales. «¡Viva López Obrador!», gritó la cónsul en Estambul, Isabel Arvide, en la ceremonia del 15 de septiembre, después de lanzar un viva también a Miguel Hidalgo, con lo que provocó abucheos y cuestionamientos de algunos asistentes. Una indignada mujer le espetó que respeta a López Obrador, y espera que termine su sexenio bien, pero: «México no es López Obrador… Él no va con los héroes de independencia».

Se entiende el agradecimiento de Arvide. Apenas el 9 de enero de 2020 llegó a la conferencia de prensa mañanera para pedirle al Presidente dinero de publicidad gubernamental para su portal de internet. No sé si el régimen de la austeridad le aprobó el chayote, pero el Presidente la nombró cónsul en Estambul pese a no tener experiencia ni conocimientos diplomáticos.

No es Arvide la única funcionaria que aprovechó la ceremonia del grito de este año para rendir culto al Presidente. Clara Brugada, alcaldesa de Iztapalapa, fue un paso más allá en la lambisconería y lanzó vivas no solo a López Obrador sino a Claudia Sheinbaum. El gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, también pidió un viva para Andrés Manuel. Layda Sansores lanzó uno para la Cuarta Transformación, aunque después se fue a celebrar ante el retrato de su padre, el exgobernador Carlos Sansores Pérez, El Negro, uno de los más poderosos caciques regionales del siglo XX, quien además fue presidente nacional del PRI.

La admiración de los allegados por su líder es siempre sorprendente. Irma Eréndira Sandoval, cesada como secretaria de la Función Pública el 21 de junio de 2021, afirmó el 23 de febrero de 2020 que AMLO era el «Presidente más feminista de la historia contemporánea». A pesar de sus declaraciones de humildad, el propio Presidente no ha estado exento de sobrevalorarse a sí mismo. «Les voy a presumir -dijo el 7 de julio de 2021-, ofrezco disculpas, que no se ofendan mucho nuestros adversarios… Les voy a informar sobre una encuesta que se hace a nivel mundial sobre los presidentes. ¿Y qué creen? El de Tepetitán [su pueblo de nacimiento], ya saben quién, está en primer lugar de aprobación. Nosotros estamos arriba con 66 por ciento…». En su tercer informe de gobierno, el 1o. de septiembre de 2021, presumió una serie de presuntos récords económicos que concluyó con la frase: «Es como para decir a los tecnócratas neoliberales: ‘Tengan para que aprendan'».

Yo prefiero al Presidente que presume de humildad. Me preocupa mucho el culto a la personalidad. Los gobernantes en cualquier lugar pierden piso con facilidad y dejan de ver sus errores y los problemas que afectan a la población. Esperemos que López Obrador descarte las adulaciones cortesanas y recupere esa humildad de la que tanto ha presumido.

· EL DICTADOR

Ayer, mientras el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ofrecía un discurso en nuestros festejos patrios, el Parlamento Europeo aprobaba una resolución condenando a su gobierno por reprimir violentamente a los cubanos. Estoy de acuerdo con AMLO cuando pide el cese del embargo económico, que no ha servido más que para fortalecer a la dictadura, pero no en invitar al dictador para que nos hable de independencia y libertad.

@SergioSarmiento

##

Mejor que el rating/Juan Villoro

Durante cerca de veinte años, Guillermo Ochoa dominó la televisión matutina con su programa Hoy mismo. Pero la diosa Fortuna cambia de favoritos y ahora su nombre se confunde con el del portero que acaba de llegar de Japón con una medalla olímpica. Las cosas eran muy distintas en 2004, cuando Memo Ochoa debutó con el América; a tal grado que «El Perro» Bermúdez lo bautizó como «El Periodista». Con el tiempo, el guardameta se singularizó lo suficiente para que el apodo cayera en el olvido.

El «otro Ochoa» se alejó de las pantallas de alto rating, pero no del periodismo. En su podcast La vida va sigue narrando las crónicas que merecieron un elogio de bienvenida al gremio del legendario José Alvarado y que animaron las páginas de Siempre, Novedades y Excélsior. Julio Scherer encontró en él a una de las voces para transformar un periódico donde el astro de las ocho columnas había sido el corrupto Carlos Denegri (magistralmente retratado por Enrique Serna en su novela El vendedor de silencio). Ochoa dirigió El Universal y era difícil imaginarlo lejos del periodismo escrito. Sin embargo, el desenfado con que volvía ameno lo importante en las tertulias de periodistas de las calles de Balderas y Bucareli lo había adiestrado para conducir con enorme éxito un programa donde supo ser ligero sin volverse trivial.

Hace unos meses coincidimos con amigos comunes en casa del periodista deportivo Francisco Javier González. La conversación giró en torno al complicado oficio de dar bien malas noticias. Alguien le preguntó a Ochoa por el rating de su célebre programa. El veterano sonrió como un tahúr que dispone de una carta decisiva. Más afecto a las historias que a las estadísticas, contó que en una ocasión presentó en Hoy mismo una fotografía que hizo época. El 2 de abril de 1950 se disputó la Oreja de Oro en la Plaza México. Las mejores faenas estuvieron a cargo de Rafael Rodríguez «Volcán de Aguascalientes» y Antonio Velázquez «Corazón de León». Sin embargo, ambos fallaron con la espada y el juez de plaza tomó la controvertida decisión de favorecer a Velázquez. Los seguidores del «Volcán» decidieron hacerle un desagravio y lo sacaron del ruedo en hombros. La foto en cuestión, tomada por Jenaro Olivares, registra el momento en que el matador de terno ensangrentado es sostenido por un hombre de camisa a cuadros y saco de oficinista. Se trata de Jorge López Yáñez, estudiante de ingeniería a quien apodaban «El Vago». Lo interesante es que, mientras el primer espada recibe la ovación del graderío, un chico le roba la cartera al esforzado López Yáñez. Junto a ellos, un policía pone los ojos donde no sucede nada. La imagen de gloria y despojo apareció en la revista Hoy y fue reproducida en Estados Unidos por Life.

Cuando Ochoa la mostró en su popular programa, recibió de inmediato una llamada del torero, que habló de su tarde triunfal. Luego llamó «El Vago», a quien la admiración le salió cara, pues perdió en el lance la cartera. No recuerdo si también el policía habló al estudio, aunque lo más posible es que siguiera distraído. Por último, vino una llamada inesperada. El ladrón no resistió las ganas de hacerse presente: aceptar el delito era menos grave que quedar fuera del aire. «Eso es rating», sonrió Ochoa.

El conocido refrán «una foto dice más que mil palabras» se refuta a sí mismo, pues esa idea sólo puede ser dicha con palabras. Ciertas imágenes deben ser platicadas. La escena taurina captada por Jenaro Olivares condensó una situación de triunfo y ultraje que no podía ser vista en silencio. Muchos años después, todos los participantes hablaron a un programa de televisión para volver a estar dentro de la foto.

El relato de Guillermo Ochoa siguió un orden moral. Primero habló el festejado, luego la víctima y por último el culpable. De los tres testimonios, el más confiable era el del ladrón, pues nadie podía dudar de una sinceridad que lo incriminaba.

La anécdota fue una perfecta descripción del rating, momento de simultaneidad en el que todos quieren estar presentes. Pero también brindó una lección de mayor calado: la memoria importa más que el rating.

La fama televisiva es un fulgor que se desvanece. ¿Qué queda de ese instante del que todos estuvieron pendientes? De no ser por las palabras, se perdería para siempre.

Sólo dura lo que se convierte en una historia.

##

Después de la lluvia/Alma Delia Murillo

en REFORMA, 17 Sep. 2021

Sé que ahora vamos a la ciencia como antes íbamos a misa pero cómo negar que estamos igual de desamparados. No quiero sublevar a nadie contra los métodos rigurosos o los datos verificados, y sin embargo, ahí está septiembre. Con el temblor de días recientes mi hermana y yo nos pusimos a recordar cómo mi abuela predecía con tino infalible los sismos: está lloviendo mucho, estas aguas sólo se van a levantar ahora que tiemble. Y sí, temblaba y la lluvia se iba.

Otras veces no era la lluvia, sino el color del cielo o la forma de las nubes lo que le permitía soltar su alerta sísmica que sonaba con días de anticipación en esa voz ronca que siempre me sedujo. No era magia, desde luego, era observación atenta, constante; el método deductivo más viejo de cuantos existen para conocer el mundo.

Pero no podía hacerlo mientras estaba en esta ciudad monstruo, «ya se van a su México», decía cuando nos despedíamos de ella y se quedaba al pie de su casa michoacana suspirando no sé si con tristeza o llena de compasión por nosotros que insistíamos en volver a esta ratonera donde ni el cielo veíamos.

Ella era así, rumiaba maldiciones contra esta ciudad día y noche, se burlaba de nuestros aires citadinos, de nuestros zapatos lustrosos, de nuestro teléfono «cedular» que no soltábamos ni para ir a cagar. Iba a decir que con perdón pero es que ella no pediría perdón por decir eso ni por las heridas más grandes que causó en su vida, nunca supo qué era aquello de pedir perdón. ¿Y por qué habría de rebajarse a la ignominia del perdón quien puede leer el cielo?

Ahora que la sombra del miedo telúrico está de regreso y me ha hecho volver a poner la mochila de emergencia junto a la salida, dormir sin los aterradores cerrojos de la puerta echados y a medio vestir, me pregunto qué diría mi abuela pitonisa de la coincidencia de las fechas, de los dos sietes de septiembre, de los dos diecinueves.

No la observé suficiente, carajo. Pude aprender a leerla a ella como ella leía el cielo de puritito contemplarla, de pura disciplina de espía; pero no fui capaz, no lo entendí a tiempo. Y me pasé sus últimos años mirando la pantalla del teléfono en lugar de observarla a ella. A veces cometemos estupideces cuya dimensión sólo comprendemos a la vuelta de los años.

Pude haber anotado todo lo que decía, las injurias rítmicas y preciosas contra esta urbe que nos regalaba; las habladurías del pueblo que convertía en lecciones vitales; las infinitas anotaciones sobre el cielo, la lluvia, los rosales, las gallinas, los ladridos de los perros, la tierra, el color del fuego, la noche, el amor, los hombres.

Porque mi abuela era un liceo, un ateneo de carnes secas y nariz prominente, una prestigiosa academia de cien años.

Mi abuela doña Paz como el tío Celerino de Rulfo habría podido crear una corriente literaria, no tengo pruebas pero tampoco dudas.

Y estoy segura que algo sabría de las sincronías de septiembre, algo habría podido iluminar.

Cientos de memes catárticos y diez días después del temblor, vuelvo a escuchar a mi abuela, «no sé qué le ven a su México». Para ella así se llamaba este lugar, nunca dijo Distrito Federal, ni de efe, ni Ciudad de México.

Qué le veo, me cuestiono. Por qué sigo aquí. Viene la eterna pregunta, ¿por qué no me voy?, converso con amigos sobre la posibilidad de largarnos, de dejar esto. Pero es que dejar esto es como dejar una relación cuya intensidad revuelca para volver a atraernos al epicentro de este estado de alerta al que somos adictos. Así que aunque converso sobre la posibilidad de irme, sé que estoy mintiendo; aunque me lo pregunto mientras escribo esto, sé que estoy mintiendo; aunque le declaro mi odio a esta ciudad cada dos noches, sé que estoy mintiendo y que volveré a amarla mañana cuando el alba sea alba y no chorro de insultos, como dice el poema de Efraín Huerta. «Te declaramos nuestro odio perfeccionado a fuerza de sentirte cada día más inmensa».

Cómo extraño a mi abuela que, para su desgracia, murió aquí, bajo este anticielo que detestaba. Cómo me asustan los días que le quedan al mes.

Pero después de la lluvia y del temblor, el corazón sabe dónde está su pulso.

Ojalá que aprendamos a leer septiembre. Que no nos falte el alba renovada, y los abrazos y los memes del bolillo tranquilizador, tampoco.

@AlmaDeliaMC

Frentes Políticos/Excelsior

1.  Orgulloso anfitrión. Justo cuando México celebra el mes patrio, el nombre del país se posiciona internacionalmente con la presencia de representantes de los Estados latinoamericanos y del Caribe. Este sábado será sede de la sexta reunión de la Celac, en Palacio Nacional, donde los recibirá el presidente Andrés Manuel López Obrador. Los temas en la agenda son un abanico de necesidades regionales y la presencia de invitados es nutrida. El canciller Marcelo Ebrard ha hecho guiños diplomáticos a diversos organismos como la Cepal, de Alicia Bárcena, y Charles Michel, presidente del Consejo Europeo de la UE. Sumar aliados es lo más oportuno. A todos conviene, y México les abre las puertas de su casa. Bienvenidas sean las ideas.

2.  Hermanados. La escritora e investigadora Beatriz Gutiérrez Müller calificó de espectacular el desfile militar conmemorativo del 211 aniversario de la Independencia. En redes sociales se congratuló de la presencia del presidente de Cuba, durante el evento. “El desfile del 16 de septiembre ha sido espectacular. Gracias a todos los organizadores y a quienes desfilaron por su esmero, brillantez. Gracias al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel y a su esposa, Lis Cuesta, por acompañarnos en esta fecha tan significativa para todos los mexicanos”, escribió. La cercanía con el pueblo cubano es ancestral. Y hoy es más estrecha que nunca, para bien de ambas naciones.

3.  Bola de cristal. Alejandro Moreno, líder del PRI, ha insistido en su propuesta de echar del partido al gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, en caso de aceptar el cargo de embajador en España. “No vamos a permitir que Morena divida la coalición ni al PRI”, advirtió hace unos días. Muchos se preguntan por qué hoy sí y antes no, quienes desacaten los procesos establecidos por el partido, deberán enfrentarse a la posibilidad de perder la militancia. Hay que recordar que en el gobierno foxista, Rosario Green fue embajadora en Argentina y después se convirtió en secretaria general del PRI. Exacto, no la expulsaron porque las reglas eran otras. Con Quirino es diferente debido a una normativa, aprobada el año pasado. Así de claro.

4.  Los tiempos cambian. Gran ejemplo desde el sur del país. Al conmemorar el 211 aniversario de la Independencia de México, el gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, gritó: “Viva la equidad de género, los derechos humanos, los pueblos indígenas, la justicia y la democracia”. En el balcón del Palacio de Gobierno, ondeó la bandera y clamó los nombres de quienes lideraron el movimiento independentista y nos dieron patria y libertad. Nombró al padre de la patria, Miguel Hidalgo y Costilla, a José María Morelos y Pavón, Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario, Ignacio Allende, Juan Aldama, Mariano Matamoros, Vicente Guerrero y a los próceres chiapanecos Fray Matías de Córdova y Belisario Domínguez. Hay quienes sí entienden la transformación. Más que bien.

5.  Defensa central. El gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco desmintió estar involucrado en actos de lavado de dinero. Precisó que dichos señalamientos fueron esclarecidos en su momento por autoridades de la Unidad de Inteligencia Financiera. El mandatario estatal indicó que está tranquilo, “es una cuestión que quieren revivir y ustedes saben, es sobre el caso Primavera, no voy a permitir que destruyan mi imagen y la de mi familia, analizamos un procedimiento legal”. Afirmó que durante su actividad como funcionario público se ha conducido con legalidad, honestidad y transparencia, con el compromiso de servir a la sociedad, además de mantener la disponibilidad de colaborar con autoridades federales para cualquier aclaración. No se vale enlodar sólo porque sí.

##

Te pueden interesar

47 min de lectura
31 min de lectura
35 min de lectura