23 de septiembre de 2021

Columnas de Opinión

Columnas políticas del domingo 5 de septiembre de 2021

Templo Mayor

AUNQUE tras las elecciones de junio hubo un momento en el que parecía que se iban a salir del redil de la 4T, ya quedó claro que los senadores del PVEM seguirán a las órdenes de Palacio Nacional para lo que se ofrezca y hasta para lo que no.

TRAS reunirse con el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, el coordinador de la bancada verde, Manuel Velasco, anunció que seguirán siendo aliados en el “esfuerzo de unidad republicana impulsado por el Presidente”.

TAL PARECE que el trancazo que le soltó Andrés Manuel López Obrador a Velasco al acusarlo de estar detrás de los profesores de la CNTE que le impidieron el paso a un cuartel en Tuxtla Gutiérrez sirvió para ablandar al ex gobernador de Chiapas, quien ya dobló las manos a pesar de que en junio hablaba de la necesidad de valorar su alianza con Morena.

-´-´-´-´-

LA MULTA a Morena por el diezmo que cobraba a burócratas de Texcoco le pegó en la línea de flotación a la secretaria de Educación, Delfina Gómez, pero también afecta a otros miembros de su tribu política, el Grupo de Acción Política.

ESPECIALMENTE al senador Higinio Martínez, otro ex edil texcocano, quien lidera ese grupo y ya se destapó para buscar la gubernatura del Edomex en el 2023. Se llama karma.

´-´-´-´-´-

EN MEDIO de una crisis en la frontera sur de México cuyas dimensiones y gravedad crecen cada día, muchos se preguntan en dónde anda la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra.

PORQUE, fuera de un tibio llamado que hizo a la Conferencia Nacional de Migración el 27 de agosto para “coordinar esfuerzos”, ha guardado sepulcral silencio ante la situación en Chiapas en donde la frontera ha sido desbordada.

 PERO HAY otros a quienes ni siquiera les extraña la ausencia de Piedra, pues consideran que difícilmente se va a meter en un asunto en el que tendría que criticar al gobierno federal.

.-.-.-.-.-.-

APENAS va terminando el proceso electoral federal 2021 y el INE, que encabeza Lorenzo Córdova, entra a la recta final de la selección de nuevos consejeros electorales para los organismos estatales de la mayor parte del país.

EN EL CASO de la Ciudad de México, a quien se estará eligiendo en fecha próxima es ni más ni menos que al próximo presidente del Instituto Electoral local, toda vez que el 30 de septiembre termina el periodo de siete años de Mario Velázquez.

ESO SÍ, falta ver si en el INE lograrán sacar el proceso a tiempo para que quien va a quedar al frente de la organización de los comicios en la CDMX pueda tomar posesión el 1o. de octubre, pues cuentan por ahí que se les cuatrapeó un poco el calendario y es muy probable que el IECM se quede acéfalo durante un mes. ¡Ups!  (F. Bartolomé, Reforma, p. 9)

Bajo Reserva

 Panistas aliados de Vox, ¿sin castigo?

Este jueves un grupo de senadores panistas, entre ellos su coordinador, Julen Rementería, se reunieran con Santiago Abascal, líder del partido español de ultraderecha VOX, y firmaron la “Carta de Madrid” para “detener el avance del comunismo en la Iberoesfera”, lo que les generó una avalancha de críticas dentro y fuera de su instituto político. Debido a esta ola de reacciones, no faltó quien dentro del panismo cuestionara la permanencia en el cargo de Rementería. Pero, contrario a lo que pudiera pensarse, ocurrió lo opuesto: una defensa del legislador. Cercanos al veracruzano lanzaron la etiqueta en las redes sociales #YoConJulen para defenderlo y hablar bien de él, con el objetivo de mejorar su mala imagen.

Nos recuerdan que Julen fue nombrado por Marko Cortés, líder nacional con licencia, porque Cortés buscará la reelección en su cargo; sin embargo, ahora que el secretario General, Héctor Larios, es quien quedó al frente del PAN, las cosas no parecen favorecer tanto al coordinador blanquiazul, pues Larios lanzó un twitter desde el jueves por la noche donde dijo que el PAN no comparte con VOX sus propuestas que violentan derechos humanos. ¿Será que Héctor Larios mantendrá en su posición a Rementería? ¿Qué pesará más en el PAN, el malinchismo o la decencia?

El INE y la sanción a Delfina

Muy activo se vio al consejero electoral Ciro Murayama en sus redes sociales para destacar la multa que el INE impuso a Morena por el ya famoso agandalle que se cobró a 550 trabajadores del Ayuntamiento de Texcoco; hechos en los que se involucra a la actual secretaria de Educación, Delfina Gómez.

En específico, don Ciro quiso dejar claro a los que “no saben contar” que la sanción fue aprobada en el pleno por una mayoría de 10 votos a 1, y no por la voluntad de “solo dos consejeros”, como le señalaron algunos seguidores del oficialismo. No obstante, lo que no mencionó el consejero es que la multa impuesta por la autoridad electoral es mucho menor que la que impulsaban precisamente esos dos consejeros; pues lo aprobado por el Consejo General fue un monto de 4.5 millones de pesos para el partido del presidente López Obrador, y no los más de 28 millones que se buscaban.

Expolicías federales temen ser los siguientes

La detención de ocho expolicías federales por el caso Tanhuato, agitó las aguas al interior de la Guardia Nacional. Nos comentan que muchos elementos, provenientes de las divisiones de Fuerzas Federales y Gendarmería de la extinta Policía Federal, que se enfrentaron al narco en los sexenios pasados, comenzaron a solicitar los trámites de salida.

En ellos hay preocupación de ser llevados con engaños a la Base de Iztapalapa y ser detenidos por agentes de la Fiscalía General de la República (FGR), como pasó con uno de los ocho aprehendidos hace unos días. Nos comentan que estos guardias nacionales ya quieren renunciar porque sienten que el gobierno los tiene en la mira por la animadversión a la Policía Federal y al exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, preso en Estados Unidos.

Ensayos de silencio

Tras una movida semana que incluyó su III Informe de Gobierno y ajustes en su gabinete, el presidente Andrés Manuel López Obrador comenzó a practicar una jornada de silencio, previo a la veda que será la antesala al ejercicio de revocación de mandato, de llegar a concretarse.

Desde el viernes pasado el mandatario realiza una gira de trabajo por el sureste, donde ayer se encontró con el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila (PAN), con quien supervisó los avances de la construcción del Tren Maya en su tramo 3 que va Calkiní a Izamal. ¿Cuánto tiempo durará la contención?   (Bajo Reserva, El Universal, p. 2)

Sacapuntas

Reuniones clave

Muy activo está el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, consolidando la 4T. No lleva ni 10 días en el puesto, pero, en aras de empujar las reformas faltantes ya se reunió con los actores clave: el líder de la Jucopo del Senado, Ricardo Monreal, el presidente de Morena, Mario Delgado, y el coordinador de los senadores del PVEM, Manuel Velasco.

Morón… ¿en Segob?

Por cierto, nos hacen ver que en la Segob crece la versión de la incorporación de Raúl Morón, a quien las autoridades electorales le retiraron la candidatura al gobierno de Michoacán. Nadie está seguro del cargo que ocuparía, pero la dirigente de Morena en Michoacán, Ana Lilia Guillén, asegura que el ex alcalde de Morelia ya despacha en Bucareli.

Mujeres son mayoría

Arranca la LXI Legislatura mexiquense, y es noticia porque es la primera del país con más mujeres legisladoras que hombres. La preside Ingrid Krasopani Schemelensky, y nos anticipan que a nadie debe extrañar verlas unidas y sororas, sobre todo porque van decididas a impulsar iniciativas de salud y mejores oportunidades para las mujeres de la entidad.

Se le cae el teatro

Sin elementos probatorios resultó la acusación del gobierno de Chihuahua contra la próxima gobernadora, Maru Campos, por supuesto uso ilegal de atribuciones y cohecho. La Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, de Gema Guadalupe Chávez, reveló que se desistieron tres “testigos”. Evidenció, pues, la saña del actual mandatario, Javier Corral.

 Guiño de Dante a Porfirio

Nos cuentan que la propuesta del coordinador de MC en el Senado, Dante Delgado, para entregar la medalla Belisario Domínguez a la senadora de Morena Ifigenia Martínez, es visto como un guiño directo a Porfirio Muñoz Ledo. Y es que la legisladora es parte del “Movimiento por la República” que encabeza el ex diputado. O sea, Dante lo quiere cerca.   (Sacapuntas, El Heraldo de México, LA2; p. 2)

Frentes Políticos

  1. Números reales. La Sedatu, a cargo de Román Meyer Falcón, no le falla al proyecto de transformación. En tres años, han actualizado 66 planes municipales de desarrollo urbano, con la intención de llegar a 500 al finalizar el sexenio. Además, se presentó el programa de Ordenamiento Territorial para la región de Santa Lucía, y avanzan los programas de la región del Tren Maya y del Corredor Interoceánico, que estarían listos a finales de este año. En el sector agrario se apoya a los ejidos y comunidades del país. A través del Registro Agrario Nacional se entregaron en el último año 140 mil documentos, entre títulos de propiedad y certificados parcelarios, además de otros trámites que beneficiaron a más de 1.3 millones de personas. Ganas, trabajo, resultados.
  2. Hay niveles. Querétaro no tiene observaciones por solventar ni importes pendientes a reintegrar, de acuerdo con la Secretaría de la Función Pública, aseguró Alfonso Chávez Fierro, contralor estatal, durante su comparecencia ante la LIX Legislatura por la glosa del Sexto Informe de Gobierno de Francisco Domínguez Servién. Destacó que, pese a que a nivel nacional hay más de 55 mil mdp por solventar, las entidades paraestatales y el gobierno estatal mantienen todo en orden, muestra de que la administración no dejará cuentas que impacten económicamente a la administración entrante. Tres auditorías al gobierno estatal y a sus áreas cercanas, y todas aprobaron. ¿Por qué sólo algunos gobernadores cumplen a cabalidad?
  3. El desentendido. Hasta su despacho llegan los reclamos, pero Carlos Miguel Aysa González, gobernador de Campeche, los ignora. Desde hace dos semanas tiene afuera de Palacio de Gobierno a integrantes del Movimiento Antorchista que le exigen cumpla el ofrecimiento que les realizó de apoyarlos con insumos agrícolas y beneficios de diversos programas sociales. A ellos, los más necesitados en la escala social, son a quienes más quedará a deber. Y ya nada lo puede resarcir, pues está a semana y media de concluir sus tres años de gobierno, trienio de caos, de olvido, de desatención a la gente humilde, de beneficios para los amigos y familiares. Ni duda, de lo peor que ha sufrido la entidad.
  4. Tensión innecesaria. Mario Delgado, líder nacional de Morena, aseguró que el acercamiento del PAN con Vox, partido de la ultraderecha española, representa una traición a la patria. Sostuvo que el encuentro demuestra su verdadera inclinación política e ideológica. “Que les quede claro a los mexicanos el tipo de partido que es Acción Nacional, que ahora se pronuncia por una injerencia española y su inclinación por el autoritarismo de la derecha”. Exhortó a esos panistas a disculparse frente a los mexicanos, “ya que este encuentro representa un insulto a la historia de nuestro país”. Caro les salió el atrevimiento. Y, para colmo, justo en el proceso interno de reconstrucción…
  5. Efecto colateral. Como resultado de una discusión legislativa inconclusa, que lleva meses en el Senado, para regular el uso lúdico de la mariguana, y respaldados por la senadora Jesusa Rodríguez, grupos empezaron a congregarse desde 2019, todas las tardes y noches, en el parque Luis Pasteur, ubicado a un lado de la Cámara alta, en Reforma e Insurgentes. El sitio es una zona “franca”, donde se vende o se da el trueque de bolsitas de la yerba, incluso en las jardineras hay sembradas plantas de cannabis. Miembros de clubs cannábicos, promotores de una ley que regule el consumo de la planta, se han apoderado de ese espacio. Los legisladores dicen que ahora sí descongelarán el tema más manoseado del sexenio. Se están tardando.   (Frentes Políticos, Excélsior, Opinión p. 17)

¿Hacia dónde?

Tres años de un gobierno con claridad de propósito pero sin más proyecto que el de imponerlo dogmáticamente, a rajatabla y sin miramiento. Las circunstancias van cambiando pero el presidente persiste en su camino, sin preocuparse por las consecuencias. ¿No era eso lo que el propio presidente y sus seguidores les reclamaban a los tecnócratas: que querían ajustar la realidad a sus teorías? A tres años de iniciado el gobierno, ya es posible vislumbrar lo que sigue y no es atractivo. Como escribió Thomas Sowell, “los daños a una sociedad pueden ser mortales sin ser inmediatos”.

Los daños son palpables. En un sentido inmediato, cuando se comparan las cifras de 2021 con las de 2018 (para evitar el año de la pandemia) se puede observar la gravedad de lo que estamos viviendo: comparado con 2018, el ingreso de los hogares disminuyó en 5.8%, mientras que la economía (PIB) se encuentra 4% abajo en el primer trimestre de este año.

El daño es enorme y comenzó con la decisión de suspender el nuevo aeropuerto. En un mundo en que la información fluye instantáneamente, cada acción (y hasta declaración) de un gobernante tiene consecuencias y, para México, esas acciones han sido todas perniciosas para el crecimiento de la economía y, por lo tanto, para el logro de los objetivos que el presidente se propuso en términos de crecimiento, desigualdad y pobreza. Lo único que ha atenuado la caída ha sido el crecimiento en las remesas, producto de las enormes transferencias que el gobierno americano ha venido realizando con motivo de la pandemia a toda su población.

Los daños en el terreno político institucional son también palpables, pero estos son, en buena medida, resultado de la estrategia de confrontación que ha sido característica del presidente. Convencido de que su camino es el único que vale, el presidente no ha visto necesario (o útil) negociar con los integrantes de partidos de la oposición o de otros actores sociales.

Aunque de vez en cuando reconoce públicamente las carencias que ha provocado su estrategia (como cuando habló de la seguridad como el mayor reto del país o en su encuentro con empresarios para promover la inversión privada), la línea general de su gobierno no ha cambiado ni en una coma.

El presidente no reconoce que es imposible aislar un fenómeno del conjunto y que, en esta era, todo afecta a todo lo demás, lo que implica que debe haber plena congruencia entre el discurso gubernamental y su actuar cotidiano. El efecto de que no exista coherencia es que todo siga paralizado, con los consecuentes daños tanto económicos como políticos y sociales.

Muchos, sobre todo los creyentes acríticos del presidente, podrán pensar que se trata de costos menores en el camino a la redención o que hay factores (como la pandemia) que han impedido el cambio profundo que prometía la 4T, pero nadie puede evitar ver el deterioro que se va acumulando. Como dice Sowell, el daño puede ser mortal aunque no se perciba en lo inmediato.

La pregunta clave es cómo lidiar con las consecuencias de este periodo de deterioro sistemático, claramente autoinfligido. La ciudadanía ganó libertades efectivas, especialmente en materia de expresión, cuando se dio la alternancia de partidos en el gobierno en 2000, mismas que ahora se han venido mermando por la intimidación que, desde el púlpito presidencial, se propicia día a día. Desde luego, muchas de esas libertades son un tanto abstractas para familias que viven al día y que requieren satisfactores indispensables.

A esto se suma la ubicuidad de la información, que genera expectativas imposibles de ser satisfechas, máxime cuando se exige satisfacción instantánea. ¿Qué ocurrirá cuando las expectativas alimentadas por el presidente hacia esa (todavía enorme) población resulten insatisfechas?

El presidente ha lanzado una campaña para “recuperar” a las clases medias urbanas (a las mismas que tilda de ignorantes) sin reconocer que el fenómeno no se puede resolver con sus tácticas clientelares favoritas. Dado que su objetivo es la subordinación de todos los sectores de la sociedad, le es imposible recurrir a los mecanismos que serían susceptibles de efectivamente “recuperar” a esos sectores de la sociedad.

La contradicción, y paradoja, es flagrante: quien se asume como de clase media ha logrado una estabilidad económica mínima que le permite no depender del gobierno, razón por la cual tratar de conquistarla con dádivas clientelares resulta contraproducente.

Lo que realmente atraería a ese segmento social sería un entorno real de seguridad, mejores servicios públicos y de salud, escuelas que permitan la movilidad social y acción efectiva en materia de corrupción. Al presidente le puede parecer muy atractivo atacar presidentes de hace cuatro décadas, pero la mayoría de los ciudadanos, por edad, no tiene más memoria que la del predecesor al que el presidente protege. Las contradicciones no dejan de ser emblemáticas.

Tres años dedicados a intentar recrear un obsoleto e irreproducible sistema de control social y político. Tres años de deterioro sistemático y tres más que vienen adelante: el daño será inconmensurable. Es posible, aunque no certero, que el presidente evite una crisis financiera, pero no el resultado de un sexenio de daños potencialmente mortales.   (Luis Rubio, Reforma, p. 8)

AMLO: el solitario poderoso

Una serie de movimientos determinados por el presidente López Obrador arrojan la certeza de que presenciamos no una crisis política, tampoco una convulsión en el gabinete o el simple afán de concentrar mayor poder. Lo que vemos es a un hombre dominado por la desconfianza hacia su equipo que vuelve la mirada a sus orígenes en busca de lealtad a toda prueba. Así intenta sanar de un mal que infectó a sus antecesores en Palacio: la soledad.

La salida de Julio Scherer Ibarra y de Olga Sánchez Cordero —por motivos diferentes, las dos piezas más emblemáticas del gobierno— incluyó un largo distanciamiento presidencial con Ricardo Monreal, coordinador de la bancada de Morena en el Senado.

Ahora sabemos que la atmósfera en torno a estos cuatro personajes se fue envenenando al menos desde marzo, por encargos de López Obrador hacia los mencionados —“¿puedes o no puedes?”, les decía, según testimonios confiados a este espacio— que resultaron imposibles de atender, ya fueran temas electorales —lograr el triunfo en Nuevo León, o arrasar en la ciudad de México, por ejemplo—, políticos o legislativos, como lograr un nuevo periodo extra en el Congreso donde se aprobara la ley de revocación de mandato.

Tras sucesivos acercamientos con este último asunto en el Senado, la señora Sánchez Cordero planeó intentarlo nuevamente el jueves 26. Pero la noche anterior recibió la instrucción presidencial de presentar su renuncia. Por la mañana de ese jueves López Obrador llamó a Monreal para indicarle reunirse con ella e impulsarla a la presidencia de la cámara alta. Acabó así el accidentado camino de la primera mujer en la historia al frente de la Secretaría de Gobernación.

La caída de Julio Scherer Ibarra, compañero de batallas por más de 20 años, quedó sellada días atrás cuando López Obrador regresó de un receso en su rancho de Palenque, donde usualmente se hacía acompañar del entonces gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, un amigo de juventud, hijo de un acreditado notario de la región, Payambé López, hombre de condición desahogada, al que se le atribuyen apoyos de diversas modalidades hacia el ahora Presidente.

Cuando López Hernández fue presentado como responsable de toda la operación política del gobierno, empezó a correr la cuenta regresiva para Scherer Ibarra, que presentó su renuncia el día 31, ridículamente negada el día 1 y confirmada por el propio Presidente 24 horas después.

Un nuevo ciclo empieza a correr en el ánimo de López Obrador y su gobierno. Difícilmente se pueden esperar logros resonantes desde Gobernación en las próximas semanas. Por ahora es impredecible la respuesta que ello traerá del Presidente, el poderoso solitario de Palacio.

Apuntes: Un sector del PAN, que incluye a su líder senatorial, el veracruzano Julen Rementería, decidió hacer evidente una alianza con el partido español Vox, cuyos líderes tienen nexos claros con el fascismo y el neonazismo europeo. Algo se está pudriendo en la política española, cada vez más permisiva hacia lo que Vox representa: una podredumbre que se alimenta de los sentimientos más envilecidos de un electorado harto de la incompetencia y la corrupción de sus representantes.

La reunión del dirigente de Vox, Santiago Abascal, con quienes los panistas firmaron un manifiesto contra el “comunismo”, traerá consecuencias entre nosotros. Vox no delibera ni debate: vocifera. Crece en los entornos tóxicos. Y aquí ya sembró su semilla. Es el huevo de la serpiente que ha sido puesto a empollar. Ningún deslinde podrá ser tomado en serio en el partido que preside Marko Cortés —hoy en campaña para ser reelecto en noviembre— si no pasa al menos por la destitución inmediata de Rementería.   (Roberto Rock L., El Universal, Nación, p. A9)

Los servicios de Inteligencia en la democracia

Dominic Raab, Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno del Primer Ministro, Boris Johnson, en su comparecencia en el Parlamento Británico el pasado 31 de agosto. Allí, de forma pública, reconoció que la información recolectada por los servicios de inteligencia desplegados dentro y fuera de Afganistán, había adolecido de dos serios problemas.

El primero, elevar la confianza y optimismo en la continuidad de la presencia de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, sin tener bases para semejante afirmación. El segundo, que es un hecho, que los informes, análisis y productos generados, por los servicios de inteligencia no eran leídos por los tomadores de decisiones.

En un informe dado a conocer durante la misma sesión, un parlamentario cito el titulado “Riesgo principal”, con fecha del 22 de julio. Se reconoce que no hay suficientes elementos para suponer que el Talibán, se hará de la capital Kabul, “al menos durante este año” además que los recursos armados con los que contaba en el momento “no eran suficientes”. La sorpresa como se sabe, es que aún y con la presencia de los militares de la Organización del Tratado Atlántico Norte y de los Estados Unidos, la milicia, no tardó ni una semana en llegar a Kabul y hacerse en la práctica, del control de la mayor parte del país.

Los servicios de inteligencia, su función principal, es generar productos, que le permitan a los tomadores de decisiones, evaluar los riesgos que cada determinación implica y cómo pueden atenuarse los efectos negativos. En este caso, se trata de una prolongada guerra, en donde nunca se pudo en 20 años, conducir a ni a una situación de negociación equilibrada ni menos aún, a la rendición de el Talibán.

Así, al sobredimensionar las capacidades militares, se dejó de lado lo que significa la Inteligencia pata comprender el funcionamiento de los sistemas sociales, que aportan los elementos indispensables, en la formulación de las operaciones de estabilización luego de las intervenciones militares.

Con el paso de los meses, seguirán ventilándose las condiciones que llevaron a cometer esos errores y sobre todo, dilucidar las responsabilidades en la toma de decisiones, en una prolongada guerra que amenaza con continuar en un ambiente de desestabilización en esa amplia zona de Asia.

Si bien es cierto, que conforme a lo expresado con el Presidente Joseph Biden, el objetivo principal se logró, es decir, evitar la organización y ejecución de atentados terroristas desde suelo afgano, la atención de Estados Unidos y sus aliados, seguirá concentrada en lo que los remanentes del Estado Islámico pueda hacer.

Mientras tanto, las lecciones aprendidas, pueden contribuir a recuperar, al menos en el corto plazo, algunas condiciones de paz y por lo tanto de estabilidad. Desde luego, que está en marcha una revisión, evaluación y análisis de fondo respecto de la fallas en los servicios de inteligencia tanto de la OTAN como de los Estados Unidos. Un debate que ha comenzado a darse.   (Javier Oliva, El Sol de México, P. 17)

AL: la peor crisis educativa

El estado de un Estado heredado//Ni siquiera las grandes revoluciones lograron deshacer todo lo que suponían inaceptable en el viejo orden. Esa tarea es mucho más ardua cuando se intenta por la vía pacífica, institucional, como es el caso de México. Aquí y hoy la transformación es lenta y parcial pues los intereses creados por generaciones cuentan con vastos recursos para su defensa y el contraataque. Esos intereses disponen de medios económicos propios del carácter oligárquico del sistema del que surgieron, pero también cuentan con el apoyo de sectores sociales, partidos, medios de comunicación y enclaves dentro del propio aparato de gobierno.

Como el dios romano Jano, el Estado al que dio forma el viejo régimen adquirió pronto una naturaleza contradictoria. Por una parte, una cara que expresaba una fuerza sin precedentes, pero —semi oculta por un buen tiempo— estaba otra de notable debilidad.

A mediados del siglo pasado, el mexicano era uno de los sistemas políticos más estables en América Latina. Estaba asentado en lo que parecían bases corporativas sólidas —sindicatos, organizaciones campesinas y de clase media— y un modus operandi predecible: el presidente controlaba todas las partes de lo que en teoría era un sistema de división de poderes, pero donde sólo había uno efectivo: el suyo. Y esa presidencia había institucionalizado un proceso de sucesión centrado en la no reelección que, entre otras cosas, amortiguaba las pugnas internas y aseguraba una renovación controlada de la élite política.

En la práctica había un solo partido político que pretendía representar no a una parte sino a la totalidad del conjunto social. El empresariado no era formalmente un sector del partido, pero sus organizaciones rara vez desafiaban la voluntad presidencial. La policía política (DFS) vigilaba y actuaba contra “subversivos”, a los medios de comunicación les redituaba auto controlarse, el conservadurismo de las iglesias era funcional para el sistema y el ejército siempre actuó en los momentos en que fallaron los controles no violentos.

Finalmente, desde 1928 la potencia hegemónica en la región apoyó, por ser eficaz y conveniente, a este sistema.

Pero el Jano estatal tenía otra cara. Sus elecciones carecieron de contenido y no le generaron legitimidad. El fisco nunca recabó los impuestos que hubiera podido. En 2019 la OCDE calculó que apenas equivalían al 16.5% del PIB, la proporción más baja de los 35 países de su membresía.

Una corrupción sistémica minó la eficacia de casi cualquier política pública y finalmente desembocó en fallas que afectaron la esencia misma del Estado: la expansión de organizaciones criminales llegó al punto de arrancarle el control de regiones enteras e incapacitarle para proteger al ciudadano. Hoy la lista de desaparecidos suma 90 mil y la tasa de homicidios de 27 por cien mil habitantes destaca frente a los 13 de Haití, 15.3 de Guatemala, 5 de Cuba o 3.7 de Chile, (ONU, Oficina contra las Drogas y el Delito, cifras de 2020).

Las debilidades del Estado mexicano del viejo régimen se empezaron a mostrar con la crisis del 68, el fraude evidente de 1988, el desafío del EZLN en 1994 y se hicieron inocultables tras el fracaso de la “guerra contra el narco” de 2006-2012.

Es justo con la legitimidad ganada en buena lid en las urnas (y de la que carecieron sus antecesores) y los programas sociales, pero con un Estado herido en sus partes vitales, que la presidencia de hoy intenta modificar la naturaleza corrupta y oligárquica del viejo régimen para transformarlo en uno menos hostil y más afín a los intereses de las mayorías y políticamente más democrático ¿Hasta dónde se podrá llegar en este empeño histórico? Sólo el tiempo lo dirá.   (Lorenzo Meyer, El Universal, Opinión, p. A10)

Te pueden interesar