23 de septiembre de 2021

COLUMNAS DE OPINIÓN

COLUMNAS POLÍTICAS del viernes 3 de septiembre de 2021

AMLO se volverá “el socialdemócrata que siempre han querido”, promete el nuevo de Hacienda/Carlos Loret de Mola

Rogelio Ramírez de la O es quizá el más fifí de todos los integrantes del gabinete, para ponerlo en términos de su propio jefe, el presidente López Obrador. Su robusta y prestigiada empresa consultora le permitió gozar de una vida francamente desahogada, recursos más que suficientes y la posibilidad de moverse a sus anchas entre México y Nueva York. Un financiero muy exitoso.

No era la primera vez que su amigo Andrés Manuel, el presidente, le pedía ser su secretario de Hacienda. Pero las reglas no escritas de la política marcan que no se le puede decir que no tantas veces a un presidente. Y Rogelio Ramírez de la O finalmente le dio el sí. Aceptó ser su tercer secretario de Hacienda.

No me imagino que un hombre con la vida que llevaba el nuevo titular de las finanzas nacionales hubiera aceptado dejar todo para instalarse como otro florero de un gabinete en el que López Obrador es el verdadero secretario de todo. Y eso les ha dicho Ramírez de la O a empresarios y financieros con quienes se ha reunido para empezar a tender puentes y tejer alianzas: él cree que todavía se puede construir confianza en el manejo económico del país, él va a tener margen de maniobra, él va a poder darle la vuelta.

En una de las reuniones con empresarios, según me confiaron asistentes, su frase fue: en los tres años que faltan, “van a ver al López Obrador socialdemócrata que siempre han querido”. Prometió que en lo que resta del sexenio, el presidente se parecerá mucho más al jefe de Gobierno moderado de hace 20 años que al radical que ha sido en Palacio Nacional.

Les confió que tiene el visto bueno de López Obrador para tomar control de la secretaría de Hacienda y del sector energético. En lo que toca a Hacienda, para poner a todos los mandos que él considere y que todos le respondan a él (ya empezó con buenos perfiles); y especialmente para restructurar la Oficialía Mayor, esa obesa y rebasada oficina que acaparó todo el manejo del dinero público hasta atrofiar el funcionamiento del gobierno. Y en lo que toca al sector energético, no necesariamente cambiando a los titulares de las dependencias, pero sí metiendo a gente de su confianza en las áreas financieras para reordenar y tener control.

El nuevo secretario de Hacienda, según las mismas fuentes, sabe que no puede cambiar el agresivo discurso nacionalista y estatizador de su jefe cuando habla de energía, pero prometió a los empresarios que sí puede organizarlo, matizarlo y, sobre todo, encapsularlo, para que no contamine la confianza en el resto de la economía mexicana. Suena complicadísimo. Veremos.

SACIAMORBOS.— Cuentan que cuando le pidió dejar Gobernación, él le ofreció otras dos secretarías: Trabajo y Semarnat. Ella solicitó presidir el Senado. 

[email protected]

##

Templo mayor

MUY CLARO fue el magistrado Reyes Rodríguez al asumir la presidencia del Tribunal Electoral cuando habló de la necesidad de apagar las presiones externas y fortalecer la autonomía de ese organismo con una reforma profunda.

MÁS ALLÁ del raspón a su compañero José Luis “El Magistrado Billetes” Vargas, quien se ganó la fama de operar en favor de Morena y sus aliados, todo indica que el mensaje tenía como destinatario al inquilino de Palacio Nacional, quien ha traído en la mira a los magistrados durante meses.

YA SE VERÁ si Rodríguez, quien fue elegido para un periodo de tres años, logra su objetivo de reformar desde adentro al Trife antes de que la reforma política que se busca imponer desde la Presidencia termine por desmantelarlo.

***

PARA NADA es una blanca palomita, al contrario, pero vaya que al presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Rubén Moreira, le tocó ayer sentir lo que duele recibir un descontón en la mañanera.

APENAS va llegando a San Lázaro y Andrés Manuel López Obrador ya acusó al también coordinador de la fracción del PRI de haber sido beneficiario del pago de “viáticos” por parte del tristemente ilustre empresario Alonso Ancira.

Y CON ESO de que en su nuevo libro “A la mitad del camino” el Presidente deja ver que su relación con Donald Trump era bastante mejor de lo que aparentaba, hay quienes se preguntan si no le aprendió al ex mandatario de EU esas tácticas de “negociación” que comienzan por ablandar al adversario a base de golpes mediáticos.

***

CUENTAN que en el estacionamiento de la Secretaría de Salud hay una camioneta plateada y grandota de esas que tienen nombre de pueblo nativo norteamericano que lleva dos semanas parada en el cajón número 19.

Y A VARIOS les llamó la atención el hecho, pues dicen que era el vehículo que usaba el subsecretario Hugo López-Gatell, a quien, desde entonces, han visto a bordo de un auto también color plata, pero que es un sedán de gama baja.

DE AHÍ que hay quienes se preguntan si al doctor le tocó la austeridad republicana, si nada más quiere aparentarla o si de plano sus bonos han bajado tanto que ya no le alcanza ni para que le asignen una camioneta.

***

SI EL PAN en el Senado quiere espantar a los votantes del centro político, va por muy buen camino. Mal cálculo hizo Julen Rementería al recibir al líder de VOX, el partido de ultraderecha en España, Santiago Abascal.

MUY POCOS votos le sumará al PAN -y le restará varios- tomarse la foto con el heredero del fascismo español y vaya que ese acto con la versión contemporánea del franquismo es un regalo con moño para Morena y la 4T. (F. Bartolomé, Reforma, Opinión, p. 8)

Trascendió

Que el ingreso del secretario de Gobernación, Adán Augusto López, al salón de sesiones de San Lázaro para entregar el tercer Informe el pasado 1 de septiembre estuvo precedido de un cabildeo del coordinador de los diputados de Morena, Ignacio Mier, con sus pares del bloque opositor, pues existía la inquietud de que la deferencia se interpretara como el destape de otro presidenciable. Finalmente se acordó allanarle el paso, como no lo había tenido ningún otro responsable de la política interna para entregar el documento, a condición de que solo lo dejara y expusiera el fundamento constitucional.

Que un día después del tercer Informe, la agenda en Palacio Nacional estuvo apretada pues además de los personajes involucrados en los cambios en el gabinete, llegaron el nuncio apostólico, Franco Coppola, y el dueño de Vidanta, Daniel Chávez, para hablar con AMLO.

Que “yo con Vox, ni a la esquina”, tuiteó Xóchitl Gálvez en relación con la “Carta Madrid” que firmaron senadores del PAN, encabezados por Julen Rementería, con Santiago Abascal, presidente del ultraderechista Vox de España, en la que acuerdan luchar, hágame usted favor, “contra el avance del comunismo”. Otro que dijo “paso” fue Gustavo Madero.

Que las pugnas al interior del PRD en Edomex fueron resueltas luego de que el Órgano de Justicia Intrapartidaria declaró “nulas” las diversas reuniones de consejeros estatales que intentaron destituir a Cristian Campuzano, resolutivo con lo que se le confirma como el único dirigente estatal perredista en esa entidad. (Milenio Diario, Al frente, p. 2)

Sacapuntas

Despedida de hermanos

Como su “hermano” calificó el presidente López Obrador a Julio Scherer, ayer, en la oficialización de su salida del gabinete. Nos hacen notar la deferencia y el cariño del mandatario hacia el hijo de don Julio Scherer García, lo cual hace con muy pocos. De hecho, hasta ahora, sólo a él y a Olga Sánchez Cordero los ha llenado de elogios y muestras de afecto.

Rosa Icela lidera operativo

Toca a Puebla un operativo especial de vacunación contra el COVID-19, similar al aplicado en los estados de la frontera norte hace algunas semanas. La coordinación la encabeza la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez. Inclusive, la Secretaría de Salud, de Jorge Alcocer, ya envió las dosis solicitadas por la funcionaria para acelerar la encomienda.

Cuenta nueva

Rindió frutos el primer día de reuniones entre la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y alcaldes electos de oposición. Por ejemplo, el de Benito Juárez, Santiago Taboada, llamó a darle vuelta a la página de los diferendos, y trabajar de manera coordinada en favor de la ciudadanía. Y Lía Limón agradeció el encuentro y se mostró dispuesta a mantener el diálogo.

Sembrando rumores 

A cinco días de entregar el gobierno de Chihuahua a la panista Maru Campos, se nota a Javier Corral muy desesperado. Sus cercanos, nos cuentan, se están encargado de sembrar rumores sobre una supuesta incorporación al gabinete del presidente López Obrador, y hasta lo quieren apuntar para la SCT. Pero eso es más un sueño guajiro que una versión apegada a la realidad.

Se acabó el G5

Cerró filas el TEPJF con su nuevo presidente, Reyes Rodríguez, quien, al tomar protesta, llamó a fortalecer la autonomía e independencia de ese órgano. Nos dicen que su elección, de manera unánime, sella el fin del llamado G5, pues ahora las y los siete integrantes de la Sala Superior pretenden caminar en un mismo sentido; sí con discrepancias, pero codo a codo. (El Heraldo de México, La dos, p. 2)

Estrictamente personal // Scherer, desterrado

Las imágenes de la cara de Julio Scherer en el momento en que el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó su renuncia a la Consejería Jurídica de la Presidencia durante la mañanera, mostraron al siempre energético exfuncionario totalmente abatido. Debió haber sido muy difícil mantener su decisión de irse, porque el Presidente no quería que renunciara, y durante todo el miércoles se dio un tour de force entre dos personalidades duras y complejas. La conclusión fue muy cruel, cuando se observan las cosas y no sólo se ven. Si Scherer sintió que tras su plática del martes la relación había quedado en muy buenos términos y sería un asesor externo del Presidente, ayer debió haberse dado cuenta de que la realidad sería muy diferente.

López Obrador lo despidió de Palacio Nacional como si fuera el mejor colaborador que hubiera tenido en el sexenio, invitándolo a la mañanera donde dijo que era “como su hermano”. Quizá, como Abel. El Presidente le fue quitando rápidamente atribuciones y dejó de escucharlo en los últimos días. Scherer le ganó la batalla política a Olga Sánchez Cordero, quien fue destituida como secretaria de Gobernación, pero el consejero jurídico no pudo convencer al Presidente para que nombrara a quien él proponía. López Obrador se volteó para otro lado y lo ignoró.

Jesús Ramírez Cuevas, el vocero presidencial y uno de los operadores políticos de López Obrador, le sugirió mantener la estrategia diseñada para la segunda parte del sexenio y rodearse sólo de incondicionales. Adán Augusto López, amigo de su juventud, cuyo padre acogió en su casa a López Obrador, sería el nuevo secretario de Gobernación. Político con experiencia y derecho de picaporte en el despacho presidencial, Scherer leyó bien el mensaje de que su papel como secretario de Gobernación de facto, como lo fue sobre Sánchez Cordero, había concluido.

La relación con el Presidente se había venido desgastando, como se ha comentado en este espacio, y el conflicto con Sánchez Cordero lo escaló. Hubo fuertes discusiones en Palacio Nacional donde ella se quejó del consejero jurídico, haciendo eco de señalamientos entre políticos y empresarios sobre presuntos abusos de Scherer, que parecían no haber tenido eco en el Presidente. Sánchez Cordero se fue de Gobernación, humillada por Scherer, pero dejó en Palacio un expediente que reforzaba sus dichos. A la senadora, a cuya cámara la regresó el Presidente, todavía le colocó un clavo adicional al exconsejero, al ser ella quien primero comenzó a filtrar el martes que Scherer había presentado su renuncia.

El Presidente no le aceptó la renuncia de inmediato a su consejero, pero la filtración hizo que se saliera de las manos de todos en Palacio Nacional el manejo discreto de lo que había sucedido, en buena parte porque López Obrador quería que se quedara su consejero, aunque totalmente descabezado políticamente, y lo trataría de convencer. Scherer comenzó a confirmar que, en efecto, había renunciado ese mismo martes, y desde Palacio Nacional trataron de minimizar lo que estaba tomando vuelo como escándalo, buscando que en la prensa prendiera la especie de que el Presidente quería nominarlo a la Suprema Corte de Justicia, donde la silla del ministro Fernando Franco quedará vacante en unos meses.

La decisión de Scherer de renunciar tiene el componente familiar y el político. Se quiso adelantar al Presidente con su carta, pero fue López Obrador quien en la mañanera del martes, al describir las funciones que tendría el nuevo secretario de Gobernación, lo despojó públicamente de toda la operación política, enviando un mensaje claro a todos los que interactuaban con él, quién era con el que tendrían, desde ese momento, que establecer comunicación y relación. La negociación que vino después, donde el Presidente no logró que se quedara para hacer únicamente lo que hace un consejero jurídico, debió haber provocado frustración. Personas muy cercanas al Presidente estaban seguras todavía el miércoles por la noche de que Scherer se quedaría en Palacio Nacional.

No fue así, y la molestia, semióticamente disfrazada, fue políticamente contundente. En la mañanera del jueves, el Presidente llevó a Scherer a mostrarse ante todos con esa cara desencajada y agotada. A nadie que hubiera despedido lo llevó a ese escenario desde donde gobierna, pero no fue un reconocimiento, sino una exhibición de poder y humillación. El Presidente lo colmó primero de elogios, y hasta dijo que era “como mi hermano”, para luego maltratarlo en su despedida. “Ha decidido dejar el cargo y el encargo”, dijo el Presidente de Scherer, señalando que se iba de su trabajo pero no sería su asesor externo, “porque va a reincorporarse a sus actividades como abogado”.

Esta última precisión prendió inmediatamente las alertas. ¿Regresará a su despacho de abogado quien es el autor de la ley lopezobradorista que inhabilita por 10 años a cualquier funcionario en todo aquello que signifique un conflicto de interés? Las tareas de Scherer en la Presidencia tenían que ver con asuntos legales, políticos y económicos; es decir, con todo lo relevante en la vida política y económica. ¿Fue una advertencia codificada al gobierno y empresarios por parte de López Obrador para cerrar cualquier posibilidad de relación profesional y comercial con Scherer?

Su salida, que se vio cálida, fue más de ruptura, contrario a lo que pensaba Scherer, pese a que las palabras del Presidente fueron rociadas con bálsamo. Cuando renunció Alfonso Romo a la Jefatura de Oficina de la Presidencia en diciembre, López Obrador difundió una fotografía desayunando con él y dijo que seguiría siendo su principal enlace con el sector privado. “Poncho está más en mi visión de que lo importante no es el cargo, sino el encargo”, dijo entonces López Obrador. “Él me ha ayudado y me seguirá ayudando”. Romo le es funcional. Scherer dejó de serlo por decisión presidencial, y el trato que recibió fue el de una persona desterrada del Olimpo del poder, uno que acumuló como muy pocos en el pasado, y que perdió, literalmente, de la noche a la mañana. (Raymundo Riva Palacio, El Financiero, Nacional, p. 40)

En privado // Dinamitó su único puente

Ayer le contaba que de confirmarse, como se confirmó, que a la renuncia de Julio Scherer Ibarra a la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador perdería a su principal operador, confidente, voz crítica, elemento de equilibrio de su gobierno, y sus interlocutores al único puente confiable hacia Palacio Nacional.

El lunes escuchó la línea del Presidente al nuevo secretario de Gobernación, su amigo y paisano Adán Augusto López: Adán me va a ayudar para hacerse cargo de todos los asuntos público-políticos: la relación con gobernadores, la relación respetuosa con la Fiscalía General de la República, con el Poder Judicial, en especial con la Suprema Corte de Justicia, y lo que se tiene que atender en el Poder Legislativo, que era el área de Julio, y por la tarde le presentó la renuncia, lo que trascendió el martes por la noche y el miércoles descalificó el vocero presidencial, Jesús Ramírez, diciendo que eran rumores que había publicado la prensa, reaccionando, como siempre, contra los medios, no ante la realidad, que desconocía.

La carta renuncia de Scherer Ibarra es impecable, pero no idéntica al mensaje, también intachable, que leyó en la mañanera de ayer, en un hecho inédito en el que el reconocimiento del Presidente a años de lealtad lo redujo a la exaltación de la fraternidad y de tarea cumplida, no de lo vivido, que al final es lo que debe contar en una relación como esa, siempre y cuando ésta no sea con un iluminado para quien la lealtad es solo de abajo hacia arriba.

Pero me refiero a seres humanos, no a quienes hablan de su misión en la Tierra y dicen dejar su destino en manos del Creador, por lo escuchado, su único interlocutor. En fin, que Julio se fue en agosto y se confirmó en septiembre. Su padre, don Julio Scherer García, como muchos hoy, debe estar orgulloso. (Joaquín López Dóriga, Milenio Diario, Al frente, p. 3)

Arsenal // La escoba que no barre de arriba para abajo

“La corrupción se barre como las escaleras, de arriba para abajo…”, suele repetir AMLO cada vez que se le ofrece. Pero todo ha quedado en palabras con los casos de corrupción denunciados desde que se instaló la 4T, en diciembre de 2018.

La escoba no ha funcionado con personajes ligados al presidente López Obrador que todos conocemos: los hermanos, la prima, miembros de su gabinete legal y ampliado. Pero también se quedó atorada con un funcionario  del régimen anterior involucrado en el caso de Odebrecht: Emilio Lozoya.

El exdirector de Pemex se acogió a una figura que ha evitado que pise la cárcel: el criterio de oportunidad (algo así como el testigo protegido en Estados Unidos)

El Presidente tiene ahora una nueva oportunidad de cumplir ese compromiso: El INE acreditó que altos funcionarios de su gobierno incurrieron en irregularidades para  financiar a Morena en el Estado de México.

Se trata de Delfina Gómez, titular de la SEP, y Héctor Duarte, administrador de Aduanas del SAT. Ella fue alcaldesa de Texcoco entre 2013 y 2015; él fungía como secretario del ayuntamiento. El instituto también involucró a Higinio Martínez, quién ya alzó la mano para buscar la candidatura de Morena al gobierno del Estado de México en 2023. (Francisco Garfias, Excélsior, Nacional, p. 4)

Razones // El adiós de Julio Scherer

La salida de Julio Scherer Ibarra de la Consejería Jurídica del gobierno federal no es una buena noticia. Deja a la administración López Obrador sin el principal interlocutor con diversos actores y sectores sociales, desde empresarios hasta comunicadores, desde legisladores hasta gobernadores, ministros y magistrados, del propio oficialismo y de la oposición. Dejará satisfechos a los sectores duros de la 4T, que consideran que imaginan la política con una lógica de imposición.

Scherer era, es, una de las personas más cercanas y leales al presidente López Obrador. Una frase de su carta lo define: “hay compromisos finitos, los de la lealtad y la amistad son irrenunciables”. Eso es lo que hizo a Scherer diferente en esta primera mitad de la administración a buena parte del resto del equipo presidencial. No es sólo que tuviera acceso al poder, que varios lo tienen, sino que lo utilizara para allanar problemas, no para provocarlos, para establecer líneas de diálogo incluso con adversarios, para establecer líneas rojas que no se pudieran cruzar, ni por los de adentro ni los de afuera. Y al mismo tiempo para escuchar y ser escuchado sin intermediarios por el Presidente, un hombre, a su vez, que no tiene personalmente interlocución con muchos de esos actores.

No sé quién podrá jugar ese papel, más allá de la buena voluntad política. Porque para eso se necesita conocer y ser conocido, saber que la palabra empeñada se va a cumplir y que en política los acuerdos, las negociaciones, incluso hasta los distanciamientos o rupturas se dialogan. Cuando se ven las reacciones de actores y factores de poder ante la renuncia de Scherer, incluso de los más lejanos a la 4T, se puede aquilatar el tamaño de la pérdida que su salida implica para la administración federal. (Jorge Fernández Menéndez, Excélsior, Nacional, p. 12)

Plata o plomo // Los otros datos del informe

Nunca veo y rara vez leo los informes de gobierno. En esta administración o en las anteriores, son monumentos a la autocomplacencia, muy difíciles de tragar para los que no son fieles adeptos del presidente en turno.

Sin embargo, los anexos estadísticos que los acompañan son francamente útiles y contienen información que sería de difícil acceso en otras circunstancias. Por eso, los reviso cada año para encontrar datos interesante Les comparto algunos:

  1. En términos administrativos formales, la Guardia Nacional es mucho más pequeña de lo que presume el gobierno. En el informe, el presidente López Obrador afirmó que el nuevo cuerpo tiene ya 100,000 elementos. Pero, de acuerdo al anexo estadístico del Informe (p. 69, Anexo), cuenta con 37,664 plazas, exactamente el mismo número que hace un año. Sumando plazas que (misteriosamente) aún se asignan a la Policía Federal (un órgano administrativo que ya no existe), se alcanza un total de 40,218 ¿Como se llega de ese número a la cifra que dio el presidente? Añadiendo a soldados y marinos, comisionados en la GN, que el propio gobierno reconoce que no son parte de la nueva corporación.
  2. El punitivismo de la actual administración federal ya está cobrando factura. Por primera vez desde 2016, hay sobrepoblación en el sistema penitenciario a nivel nacional. A junio de 2021, había 220,393 personas privadas de la libertad. En el agregado, los penales del país cuentan con 217,064 espacios (p.64). Esto es resultado del aumento de internos procesados (no sentenciados) del fuero común: desde 2018, el número de personas en esa condición ha crecido 34%, pasando de 60,653 a 81,597. Ese dato no puede achacarse a ningún gobierno previo: es consecuencia directa de la decisión de triplicar (en esta administración) el número de delitos que detonan prisión preventiva oficiosa. El resultado ha sido retacar las prisiones de personas sin sentencia y generar un problema de hacinamiento.
  3. En 2020, la erradicación de amapola fue ligeramente mayor a la registrada en 2019, pero se mantuvo en niveles históricamente bajos, a la mitad de lo registrado en 2018 (p. 74, Anexo). Asimismo, el volumen decomisado de goma de opio fue el menor en lo que va del siglo. El volumen incautado de heroína se ubicó en su punto más bajo desde 2012. Probablemente, esto no es resultado de un cambio en la política pública, sino un reflejo de la sustitución de la heroína por fentanilo en el mercado estadounidense (como lo han descrito, entre otros, los investigadores de Noria Research).
  4. Si la heroína va en caída, la cocaína va en ascenso. En 2020, se incautó más cocaína en México que en cualquier año desde 2009 (p. 74, anexo). En total, fueron decomisadas 21.2 toneladas, un número que recuerda a las cifras de la primera década del siglo y que significa un notable cambio de tendencia: con respecto al año previo, hay un crecimiento de 110%. Ese hecho podría ser reflejo de una mayor producción de cocaína en Colombia y un incremento en el trasiego por territorio mexicano. Las cifras preliminares de 2021 apuntan a un total anual similar al del año pasado. Es decir, esto parece ser una tendencia firme y no un dato pasajero.

En resumen, hay mucha carne en el anexo estadístico. Mucha más que en el informe, ciertamente. Y permite diagnósticos cercanos a la realidad. (Alejandro Hope, El Universal, Nacional, p. 5)

Nunca otro Tanhuato

Seis años han transcurrido desde la ejecución colectiva de criminales en Tanhuato, Michoacán, y apenas la FGR actuará contra quienes resulten responsables de haber ordenado o participado en el operativo que resultó en la muerte de 42 integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) a mediados de la administración anterior.

En ese entonces, la desaparecida Comisión Nacional de Seguridad (CNS) emitió lo que resultó una sospechosa narrativa oficial de los hechos y que destacaba por la evidente desproporción en el saldo de bajas en cada bando (42 muertos del lado agresor y solo uno por parte de la Policía Federal) tras la irrupción en el Rancho del Sol y el enfrentamiento contra civiles armados en mayo de 2015, que incluyó el uso de un helicóptero artillado que disparó indiscriminadamente sobre presuntos delincuentes.

En una investigación que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) presentó más de un año después, se revelaron, entre otras cosas, que no se había tratado de un enfrentamiento o persecución como se afirmó en un inicio, sino un asalto planeado y orquestado contra una base de operaciones clandestina del CJNG.

Según acusó la CNDH, ese día se sembraron armas, se manipuló evidencia y se emitieron falsos testimonios, constituyendo todo un catálogo de procedimientos ilegales de trato a delincuentes, en los que lo más lamentable es que también implicaron torturas y ejecuciones arbitrarias contra detenidos.

El organismo explicó que en Tanhuato no se aplicaron los protocolos de actuación contra crimen organizado, pues se constató que hubo rendiciones de delincuentes que terminaron en ejecuciones, lo que convierte a los oficiales involucrados en algo muy similar a lo que supuestamente trataron de combatir.

Cierto es que las fuerzas del orden también son objeto de emboscadas y que en muchas resulta palpable la desproporción entre el armamento y protecciones que portan, contra los que emplean los grupos delincuenciales, pero en Tanhuato hubo uso desproporcionado de la fuerza y no respuesta a ataques o uso racional de la fuerza.

A emblemáticos seis años de esa masacre, el llamado es a no dejar seguir pasando el tiempo y sí a dar respuestas satisfactorias y apegadas lo más posible a lo que en realidad sucedió, así como castigo a los responsables, pero también revisión y análisis de las condiciones de trabajo y seguridad de las fuerzas públicas para evitar que haya más Tanhuatos. (Editorial, El Universal, Nación, p. 10)

Astillero

AN se confiesa ultraderechista // Sesión con líder de Vox // Suscriben Carta de Madrid // México nunca será comunista

na porción de la élite del Partido Acción Nacional (PAN) dio ayer un paso abierto hacia la ultraderecha confesa y militante, en un contexto de alianzas internacionales contra el comunismo, que promueve y lidera el fascistoide partido español Vox, dirigido por Santiago Abascal, quien ayer se reunió con poco más de la mitad de los senadores de Acción Nacional, algunos diputados blanquiazules e incluso el priísta guerrerense Manuel Añorve Baños.

Este jueves, a las 2:16 pm, la cuenta tuitera de los senadores panistas (@senadoresdelPAN) puso el siguiente mensaje: Por la defensa de la democracia, la libertad y la propiedad privada, hoy firmamos la Carta de Madrid para detener el avance del comunismo. México nunca será comunista, nunca.

Luego, en la página de Internet de esos legisladores, se le dio carácter institucional al acto: El grupo parlamentario de Acción Nacional en el Senado se unió con el representante español Santiago Abascal, para firmar la Carta de Madrid, contra el avance del comunismo en la Iberoesfera (https://bit.ly/38ykBFs). (Julio Hernández López, La Jornada, Política, p. 8)

Te pueden interesar